Vermont, noveno estado de EEUU en legalizar la marihuana

Después de Alaska, California, Colorado, Maine, Massachusetts, Nevada, Oregon y Washington, Vermont se suma a la creciente lista de estados de Estados Unidos que han legalizado el uso recreativo de la marihuana.

 

El caso de Vermont tiene la particularidad de que es el primer estado en hacerlo por la vía legislativa, al contrario del resto de estados en donde la medida fue resultado de votaciones populares. Vermont legaliza así el consumo, posesión y cultivo con las siguientes restricciones: las personas mayores de 21 años podrán poseer hasta una onza (28,35g) de marihuana y cultivar hasta seis plantas, de las cuales solo dos podrán estar en estado de maduración. Con esta ley, que entrará en vigor el 1 de julio, la venta comercial no está permitida.

El ambiente de progresiva liberalización del cannabis a nivel estatal choca de frente con la iniciativa del Fiscal General del Estado Jeff Sessions para rescindir las políticas sobre la marihuana de la era Obama, que permiten a los diferentes estados implementar sus propias leyes sobre la marihuana sin interferencia federal.

Si la iniciativa de Sessions progresa, el choque con el gobierno federal está garantizado. La liberación de la marihuana es una conquista social hacia la modernidad, y cualquier paso hacia atrás en este sentido no sería muy diferente de la vuelta a los tiempos en los que muchas libertades civiles de cajón brillaban por su ausencia.

Las palabras que emitió Phil Scott, gobernador del estado de Vermont, cuando firmó la legalización del uso privado de la marihuana el pasado lunes, bien podrían aplicarse a cualquier sustancia, afición o práctica:

“-Personalmente creo que lo que los adultos hagan a puerta cerrada y en una propiedad privada es su elección, mientras no impacte negativamente la salud y la seguridad de los demás, especialmente de los niños.”

Estas palabras inducen una reflexión evidente: al mismo tiempo que en casi todo el mundo podemos consumir alcohol a puertas abiertas y en cantidades no reguladas por ninguna ley, siendo una sustancia muchísimo más peligrosa que el cannabis según cualquier estudio comparativo del impacto de las drogas en la salud, todavía tenemos que lidiar con justificaciones que en realidad son una perogrullada cuando se trata del cannabis.

Si puedes fumar cigarrillos en tu casa y beber hasta el coma etílico con el beneplácito de la Ley, ¿cómo se explica la situación de la marihuana? Las palabras de Phil Scott no dejan de ser una llamada de atención a la inmadurez política al mismo tiempo que una reivindicación de la madurez social. Las sociedades modernas del s. XXI están más que preparadas para la liberación de la marihuana, y es algo que algunos países con las sociedades libres más avanzadas del mundo, como Holanda o Canadá, nos están enseñando.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *