Tailandia legaliza el cannabis medicinal

Ya sabemos cual es el primer país del sudeste asiático en legalizar el cannabis, Tailandia legaliza el cannabis medicinal. El consumo recreativo de cannabis continuará siendo ilegal, como viene siendo desde que, en los años 30, se ilegalizara. Hasta entonces el cannabis también formaba parte de la medicina tradicional tailandesa.

 

Varias décadas después, incluso un país donde podías pasar hasta diez años en prisión por la posesión de pequeñas cantidades de marihuana, ha pasado a ser a uno en el que los consumidores podrán portar cantidades específicas con fines medicinales si poseen una receta médica o un certificado, es decir, Tailandia legaliza el cananbis medicinal. El avance es considerable, dado que el sudeste asiático sigue siendo una de las regiones del mundo donde las leyes contra el cannabis son más duras.

Por ejemplo, recientemente un ciudadano británico, Pip Holmes, que fue detenido en Bali, Indonesia, por poseer aceite de cannabis que usaba para tratar su artritis, se enfrenta a una pena de 15 años de prisión. Todo por 31g de aceite de THC, incluyendo el peso de las botellitas (28g). En Indonesia hay vigentes penas de muerte por delitos de narcotráfico, al igual que ocurre en otros países de la región.

Hasta hace poco, en uno de esos países, Malasia, a Muhammad Lukman, un joven musulmán, le condenaron a morir en la horca en agosto de este año por vender aceite de cannabis a enfermos de cáncer, pero gracias a la presión internacional y a un gobierno más progresista, no solo se anuló la sentencia, sino que provocó la abolición de la pena de muerte en general en el país. Es un caso revolucionario de cómo el cannabis puede influir en la modificación profunda de las penas que un país impone, y una muestra espectacular de los cambios que la revisión de las políticas del cannabis están provocando en el mundo.

Es más, este caso también ha provocado que Malasia esté más abierto a revisar su política de drogas, particularmente en lo que concierne al uso medicinal del cannabis, algo que también podría lograr impulso tras la reciente aprobación del cannabis medicinal en Nueva Zelanda y en Tailandia.

 

 

Regalo de Año Nuevo

Junto a la legalización del cannabis medicinal, Tailandia ha legalizado también el kratom, una planta autóctona con propiedades estimulantes y analgésicas usada en la medicina tradicional. El pasado martes la nueva ley fue aprobada con unos aplastantes 166 votos a favor y 13 abstenciones.

“Este es un regalo de Año Nuevo de la Asamblea Legislativa Nacional al gobierno y al pueblo tailandés”, dijo el presidente del comité de redacción Somchai Sawangkarn, en una sesión parlamentaria.

Por supuesto, algunos perciben en este paso un avance hacia la despenalización del consumo recreativo de cannabis. “Este es el primer pequeño paso adelante”, afirma Chokwan Chopaka, activista de Highland Network, un grupo que lucha por la legalización del cannabis en el país.

 

 

Si Tailandia legaliza el cannabis medicinal, ¿por qué no España?

Que un país como Tailandia tome la delantera en este terreno a países como España resulta sorprendente. No queremos hacer una lectura lastimera, sino ayudar a abrir los ojos de nuestras autoridades, o exponer el ridículo al que nos van relegando cualesquiera que sean los intereses que hay detrás del inmovilismo en materia de regulación del cannabis medicinal. Solo en nuestro país hay decenas de miles de usuarios de cannabis medicinal que se ven abocados al uso de productos sin ningún tipo de regulación o directamente al mercado negro, tal y como denuncia el Observatorio Español del Cannabis Medicinal.

Cada día que pasa sin poner solución a esta cuestión, más nos arrinconamos en un lugar opuesto al futuro. No tiene mucho sentido que denunciemos la falta de libertades civiles o de igualdad de derechos en otros países, mientras permitimos que 120 mil españoles vivan en una inseguridad sanitaria y jurídica pasmosa, impropia de un país moderno del siglo XXI.

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *