Entradas

Bloque de cáñamo - Foto: Commons Wikipedia

El uso del cáñamo para la construcción de edificios

Medicinal, terapéutico y recreativo. Enfermedades crónicas cuyos estigmas son mitigados por su consumo. Ropa. Papel. Incluso forma parte de la historia: Cristobal Colón y su Niña,Pinta y Santa María navegaron el Atlántico para descubrir América con velas hechas de dicho material. ¿Alguien da más? Sí, el propio cannabis aún sirve para algo más. El uso del cáñamo para la construcción de edificios

Ocurrió a principios de los años 90. En Francia, donde no había ningún tipo de prohibición se levantaron algunos edificios con materiales derivados del cannabis. Los típicos ladrillos de toda la vida son sustituidos por bloques de cáñamo. Los motivos, además del obvio del ecológico, es porque se trata de un regulador de la temperatura, un material transpirable y resistente al fuego y la humedad. Otras ventajas que ofrecen estos bloques es que no requieren de estructuras verticales para el levantamiento de las paredes. Es por ello que este material se puede utilizar también para proyectos de rehabilitación. Y todo ello utilizando un producto biológico.

‘Cannabric’ es un estudio de arquitectura ecológica que emplea materiales biológicos para todos sus proyectos, y el material estrella no es otro que el cáñamo. La empresa fue fundada en 1999 por Monika Brümmer, una alemana afincada en Granada que defiende con fervor el uso del cannabis para la construcción: “Cada vez surgen productos nuevos, como los pellets de elevada densidad 100% vegetales, que se utilizan para soleras secas o aislamiento acústico-térmico entre las plantas o en paredes con cámara. Es como una piel que nos protege de radiaciones, de ruidos y de la intemperie”.

Estados Unidos, posiblemente ligado a la apertura que está viviendo en tema cannábico, también está comenzando a trabajar con este material para la construcción de casas. Según la propia Brümmer, que estuvo presente en las conferencias del pasado ‘Expocáñamo’ de Sevilla, lo poco extendidas que están este tipo de viviendas se debe al desconocimiento: “Si hubiera más conciencia, todo el mundo viviría en una casa sana y no seguiría gastándose dinero en casas mal hechas, sufriendo sensaciones de malestar, enfermando y pagando facturas de mantenimiento y energía para su climatización”.

Entre los últimos trabajos de ‘Cannabric’ se encuentran la construcción de un portal de tapial de cáñamo en una fachada. La empresa, siempre representada por Monika Brümmer, también ha participado en la ‘Cumbre del clima del Mediterráneo’ celebrada en Tanger.

Push House, la primera casa de cáñamo industrial, creada por Anthony Brenner para Push Design en Carolina del Norte (Estados Unidos)

Push House, o la casa de cáñamo en la que matarías por vivir

Imagina un material de construcción ecológico, resistente a la humedad, al fuego y a las plagas, no tóxico y encima buen aislante térmico. Imagina un material de construcción 7 veces más fuerte que el cemento  (como David el gnomo) y tres veces más elástico, con lo que podría resistir un terremoto. Por si fuera poco, este maravilloso material imaginario es el doble de ligero que el clásico cemento. Ahora imagina una planta de cannabis. Fusiona estas dos imágenes en tu cabeza. ¿Cuál es el resultado?

Algo así debieron pensar los creadores del hempcrete, una palabra que fusiona los términos ingleses hemp (cáñamo) y concrete (hormigón).

La búsqueda de este supermaterial sostenible y resistente a inclemencias climatológicas comenzó hace una década, tras el desastre del huracán Katrina, que dejó a miles de personas sin hogar o en refugios temporales hechos con materiales tóxicos. Cinco años después, cuando el terremoto de Haití hizo que miles de víctimas murieran aplastadas bajo casas de cemento derruido, la necesidad de encontrar una forma de construcción alternativa se hizo apremiante. Y resultó que ese material pluscuamperfecto ya existía: no es otro que la fibra de cáñamo. Aquí es donde entra el superhéroe de la peli, el hempcrete.  

Interior casa de cáñamo

Push House, la primera casa de cáñamo industrial, creada por Anthony Brenner para Push Design en Carolina del Norte (Estados Unidos) – Fuente: Inhabitat.com

A pesar de lo que pueda sugerir su nombre, el hempcrete no es un hormigón como tal, sino más bien un conglomerado de fibras de cáñamo mezclado con cal hidráulica y agua. La razón de que esté haciendo las delicias de los más eco es que es un material de carbono negativo: durante su producción se destruye más dióxido de carbono del que se genera. Esto es debido a que el cáñamo es una de las plantas que más CO2 es capaz de absorber durante su cultivo, lo que compensa el que se genera durante la producción del hempcrete. Parece magia, ¿verdad?

Ahora mismo te estarás preguntando por qué no tiramos a la basura todo el cemento del mundo y levantamos los cimientos  de un nuevo mundo con nuestra planta favorita. Lo cierto es que el hempcrete está relativamente extendido en algunos países de Europa, especialmente Reino Unido, Francia, Suiza y Bélgica. Pero al otro lado del charco, en el país yanki, la producción industrial de cáñamo está prohibida, lo que no impide la existencia de un movimiento a favor de este tipo de construcción, con buenos ejemplos en Hawaii, Texas, Idaho y Carolina del Norte, entre otros.

No sabemos qué opinarás, pero nosotros mataríamos por acabar el día en una choza así…¿qué te parece?

5 fotos para descubrir que la casa de tus sueños puede estar construida con cáñamo

5 fotos para descubrir que la casa de tus sueños puede estar construida con cáñamo

Aunque el medio ambiente se relaciona instintivamente con la ecología y el desarrollo sostenible, incluye también cualidades como la estética, la acústica o la calidad del aire. Es por ello que el cáñamo es un material tan apreciado para la construcción de una casa. Además de sus credenciales medioambientales, regula la humedad y contribuye a la comodidad dentro de un edificio ya que tiene una superficie porosa que absorbe el sonido y contribuye a una agradable acústica dentro de una habitación.

Diseñada por el estudio ‘Steffen Welsch Architects’, esta casa ubicada en Melbourne (Australia) fue construida con una combinación de tierra apisonada, madera y paredes de hempcrete (bloques de cáñamo).  

El hormigón hecho con fibras de cáñamo es un material de construcción rentable y amigable con el medio ambiente

Foto: Steffen Welsch Architects

Foto: Steffen Welsch Architects

El hempcrete mezcla de agua, cáñamo y un aglutinante a base de cal

Foto: Steffen Welsch Architects

Foto: Steffen Welsch Architects

Los bloques de cáñamo son capaces de absorber grandes cantidades de C02

Foto: Steffen Welsch Architects

Foto: Steffen Welsch Architects

Un metro cuadrado hempcrete nos permite un ahorro de 140 kg de CO2 por metro cuadrado

Foto: Steffen Welsch Architects

Foto: Steffen Welsch Architects

Este material ecológico comienza a extenderse en Reino Unido, Holanda y Alemania

Foto: Steffen Welsch Architects

Foto: Steffen Welsch Architects