Entradas

Imagen: Takahiro Imamura

Animal Collective, Flaming Lips, Tame Impala y otros gurús de la psicodelia aromatizada por la hierba

El cannabis se ha hecho notar puntualmente en las obras de los capitostes de la lisergia moderna: Animal Collective, Flaming Lips o Tame Impala

Hace un par de años, Noah Lennox -uno de los cuatro componentes de Animal Collective– daba a conocer “Marijuana Makes My Day”, una composición a nombre de su proyecto Panda Bear. Bueno, en realidad era Sonic Boom, el productor con quien estaba trabajando en las sesiones de su siguiente álbum como Panda Bear, quien la difundió por las redes. Se trataba de una pista densa y de textura casi oleaginosa -marca de la casa- ,con la que se especuló que podría estar incluida en Panda Bear Meets The Grim Reaper (Domino, 2015), el que iba a ser su inminente nuevo álbum.

El tema finalmente vio la luz de forma oficial un año más tarde, pero dentro del EP Crosswords(Domino, 2015), y con el nombre definitivo de “Cosplay”, bajo una apariencia ligeramente cambiada respecto a la versión en formato demo que se había dado a conocer un año antes. Fue, en cualquier caso, el momento en el que el cannabis irrumpió con más fuerza en la órbita de la banda de Baltimore. Al menos desde 2007, momento en el que editaron Strawberry Jam (Domino), el álbum que situó a Animal Collective como una banda de referencia en el panorama alternativo mundial. Porque en aquel álbum destacaba también una canción titulada “For Revered Green”. Se ha especulado mucho acerca de si ese reverendo verde al que se refieren es en realidad la marihuana. Hay incluso foros de debate en los que se habla del personaje interpretado por Michael Smiley en la película ‘Bienvenidos al fin del mundo‘ (Edgar Wright, 2013), algo ciertamente curioso si uno echa un vistazo a su fecha de estreno. Mientras, otros dicen que se trata del sobrenombre de Brad Truax, su road manager, a quien hubieran rendido su particular tributo. E incluso hay quien habla del legendario soulmanAl Green. En cualquier caso, poco importa cuál sea su origen real, porque las cosas no suelen ser exactamente lo que parecen en los discos de Animal Collective. Así  que no es de extrañar que el misterio esté servido.

La banda está ahora de actualidad por la edición del notable Painting With (Domino, 2016), un disco con el que ya no sorprenden pero con el que reafirman una vez más su fórmula, de manera muy reconocible, a través de un prisma con el que filtrar singularmente varios condimentos sonoros que tienen su nexo común en una visión renovada de la psicodelia. No son los únicos, claro, porque bandas como Tame ImpalaPondAmen DunesGrizzly Bear,Fuck Buttons y muchos otros han tomado el relevo en esas lides, que tienen mucho de continuación de lo que a finales de los 90 y principios de los 2000 hacían Mercury Rev o The Flaming Lips, sobre todo cuando se aliaban con el productor Dave Fridmann.

La psicodelia, en esencia, ni se crea ni se destruye, tan solo se transforma. Así ha sido desde finales de los años 60. Y es obvio es que su capacidad para plasmar en sonidos los estados alterados de la mente ha tenido siempre más relación con el consumo de LSD y drogas alucinógenas que con la ingesta de cannabis. En cualquier caso, no son pocos los músicos adscritos a los sonidos lisérgicos que han asumido su influencia. Es el caso, sin ir más lejos, de los Flaming Lips, quienes se aliaron hace un año con la controvertida Miley Cyrus, ex estrella adolescente reconvertida a la provocación fumeta, en aquel experimento que fue Miley Cyrus & Her Dead Petz, 2015, irregular y deslavazado pero no exento de unos cuantos focos de interés, inesperados de parte de una ex estrella de la factoría Disney.

En una entrevista reciente para la revista High Times, su líder, Wayne Coyne, se explaya hablando de su insospechada colaboración con la ex Hannah Montana y de los efectos beneficiosos que el consumo de marihuana puede tener a la hora de facturar nuevas canciones. También Kevin Parker, el líder de Tame Impala, ha asegurado en alguna entrevista que el fumar cannabis puede potenciar la creatividad. De hecho, la primera canción de su álbum Innerspeaker (Modular, 2010), el trabajo con el que se dieron a conocer, ya decía aquello de “She doesn’t like the life that I lead, doesn’t like sand stuck on her feet, or sitting around smoking weed” (“A ella no le gusta la vida que llevo, no le gusta que se le pegue la arena en los pies o estar tirado fumando hierba”).

Imagen: The get down (Netflix)

Rimas y humos, una combinación al alza

Los guiños a la marihuana por parte de la comunidad hip hop son cada vez más frecuentes, hasta el punto de que capitalizan la oferta de algunas de las citas cannábicas señeras

Es cierto que no hay género que quede al margen de la reivindicación cannábica: desde el reggae al metal, pasando por el country, el rock and roll clásico o la electrónica. Pero de un tiempo a esta parte está incrementándose de forma exponencial la visibilidad de las proclamas respecto a la marihuana por parte de un estilo, como el hip hop, que si bien hace muchos años ya expuso evidentes conexiones (Dr. Dre Snoop Dogg han sido sus principales valedores en las últimas dos décadas), suele quedar relegado en los medios de orientación cannábica ante otras músicas teóricamente más orientadas a incentivar la calma y el sosiego. También nos hemos hecho eco desde estas mismas páginas de algunos de los brotes de activismo de Cypress Hill o Tone Loc, por poner un ejemplo, pero eran por lo general jalones en el camino, más que constataciones de una tendencia generalizada.

Es por eso que echar un vistazo a la programación musical de algunos de los más destacados eventos cannábicos de la actualidad sorprende, porque ahora prácticamente todas sus estrellas provienen del mundo del hip hop. Ese ha sido el caso de la última edición de SoCal Medical Cannabis Cup, celebrada en San Bernardino (California), en la que actuaron De La SoulRedmanMethod Man Wiz Khalifa. Precisamente este último ha sido uno de los músicos célebres que se han aventurado a lanzar su propia línea de productos para el consumo de marihuana. El autor de Rolling Papers 2: The Weed Album (¿es el título suficientemente explícito?), un álbum de aparición anunciada para este 2016, compartía así escenario con algunos veteranos del género, como los son las leyendas del rap colorista y floreado (De La Soul), y dos supervivivientes históricos de la dialéctica Coesta Oeste-Costa Este que marcó el hip hop de los 90 (Method Man y Redman). En este videoclip , correspondiente a uno de los singles de su aclamado Khalifa (Atlantic, 2016), recién editado, Wiz Khalifa hace un proselitismo evidente: sus labios apenas se despegan del joint.

The Get Down narra los inicios del hip hop. Sí, fuman mucho - Imagen: The Get Down (Netflix)

The Get Down narra los inicios del hip hop. Sí, fuman mucho – Imagen: The Get Down (Netflix)

Publicaciones del ramo como ‘Cannabis Culture’ también están centrando sus actividades paralelas en el hip hop. Como lo prueba el ‘Culture Lounge’ que albergaron hace un par de semanas en Vancouver (Canadá), con Creed TaylorFinch & Julius o Isaac Ford. Y los últimos en facturar una colaboración de campanillas con el cannabis como excusa han sido evitaN, el dúo formado por Andres Dres Titus (Black Sheep) y Jarobi (A Tribe Called Quest). Ambos son dos leyendas del género: formaron parte del colectivo neoyorquino Native Tongues con sus respectivas bandas (precisamente junto a otras como De La Soul) a finales de los 80 y principios de los 90, promoviendo una versión ecléctica (incorporando elementos del jazz), positiva (repleta de llamadas a la unidad) e integradora (afrocéntrica y deudora de la Zulu Nation de Afrika Bambaataa, pero abierta al hermanamiento interracial) del hip hop, alejada de los pendencieros modos que desde el otro extremo de la nación alentaban NWA y toda su descendencia.

“Higher”, que así se llama el imponente single que acaban de editar, es otra de las muchas muestra de la ingente conexión entre hip hop y cannabis, con esa apelación a las alturas como recurrente metáfora.

John Lennon y Mick Jagger - Imagen: PINTEREST

Critical + 2.0 y Moby Dick Auto, los Beatles y los Stones de Dinafem

Escarabajos o las Satánicas Majestades. La dicotomía Beatles y Stones renació durante este 2015 con Dinafem y las semillas autoflorecientes más populares: Critical + 2.0 y Moby Dick Auto

Fueron hijos de un mismo dios y a la vez tan distintos. Los Beatles y los Stones emergieron en la Inglaterra de los años sesenta, bebiendo del rock and roll clásico de los 50 que, de adolescentes, explotaron las cabezas de LennonMcCartneyRichards o Jagger. Nacidas de DinafemCritical + 2.0 Moby Dick Autoflowering provocan el mismo efecto. Su popularidad y sus características las convierten en los “bunkers pesados” de la marca. Dos tipos de semillas autoflorecientes que hacen que nos tengamos que decantar por un bando, al igual que pasó con The Rolling Stones y The Beatles. ¿Critical + 2.0 o Moby Dick Auto? ¿John Lennon o Keith Richards? ¿Paul McCartney o Mick Jagger?

Por un lado tenemos la variedad Moby Dick Auto, ejemplo de genes autoflorecientes de gran excelencia. Una versión automática de la Moby Dick que ofrece a esos cultivadores que luchan contra las inclemencias del tiempo la opción de cultivar cosechas de calidad. El resultado es una preciosa planta de marihuana fuerte, con floración corta y de estatura media. Un golpe seco, fuerte, tres acordes y la sugerente voz de Mick Jagger. El riff de Richards se infiltra en tu mente y cuerpo, al igual que la Moby Dick Auto. Deliciosos aromas y sabores que te van impregnando sin que te des cuenta. Sencillo y efectivo, como el rock de los Stones.

Ante el salvajismo sexual de la música de los Stones, estaban las melodías pop y los juegos corales a tres voces de los de Liverpool. Una primera etapa clásica y romántica de los Beatles que dio paso a la psicodelia del Sgt. Peppers y el Revolver. Introducidos a la marihuana de la mano del mismísimo Bob Dylan, Lennon y los suyos jugaron con la introspección, los arreglos vocales y los ritmos orientales. Al final de su carrera, lo mismo habían (medio) inventado el heavy con Helter Skelter que nos habían retorcido el alma con Across the universe o jugado con nuestra imaginación en Lucy in the sky with diamonds. Una versatilidad y adaptabilidad cercana a la de la Critical + 2.0. Una variedad ideal para el descanso y la relajación o, por el contrario, para activar la mente y prepararla para un largo día. Sí, igual que la discografía de los Fab Four.

Sus cannábicas majestades - Imagen: PINTEREST

The Rolling Stones: Sus cannábicas majestades

Es el grupo que englobó (o aún lo hace) todos los tópicos del rock and roll salvo uno: el de vivir rápido, morir joven y dejar un bonito cadáver. The Rolling Stones, por mucho que hayan vivido velozmente (que lo están haciendo mucho), para nada morirán jóvenes y, ni mucho menos, dejarán tampoco ese precioso cuerpo inerte que reza el lema. Otra cosa es ya el “sexo, drogas y rock and roll”, el cual han podido cumplir las últimas cinco décadas

La relación de los Rolling Stones con las sustancias les ha supuesto diversos encontronazos con la ley a lo largo de toda su carrera. Mick Jagger, Keith Richards, Ron Wood o el fallecido Brian Jones han sido detenidos varias veces por posesión de diferentes drogas. Y como un riff del “Gimme Shelter”, la marihuana siempre ha estado presente.

Es 12 de febrero de 1967 y Keith Richards invita a su casa de campo de Redlands a Mick Jagger, Marianne Faithfull, George Harrison, Pattie Boyd, Robert Fraser y David Schneiderman. Para hacerse una idea del tipo de fiesta que era, basta decir que al último nombrado en la lista de invitados lo conocen como “el rey del ácido”. Aunque Schneiderman no era amigo de Jagger o Richards, el hecho de que viniera desde San Francisco con nuevas drogas que probar le supuso la invitación inmediata.

La “reunión” se va alargando y Harrison se marcha acompañado de su pareja Pattie Boyd. En la casa de Richards comienza a sonar el “Blonde on blonde” de Bob Dylan cuando la policía, bajo orden de registro, irrumpe en la mansión. Se trata de un registro anti-droga y lo que encuentran es, efectivamente, drogas: cuatro anfetas de Mick Jagger, pastillas de heroína del galerista Robert Fraser, hachís, hierba… Los Stones acaban en comisaría.

Sus cannábicas majestades tomando un inocente café - Imagen: PINTEREST

Sus cannábicas majestades tomando un inocente café – Imagen: PINTEREST

Tres meses después, el 10 de mayo, Mick Jagger y Keith Richards son acusados por posesión de anfetaminas y marihuana, respectivamente. Casi al mismo tiempo, Brian Jones es arrestado por posesión de marihuana y permitir el consumo en su casa. Exactamente igual que Richards.

El 27 de junio Richards y Jagger se vuelven a sentar en el banquillo. Leslie Block, un juez al que tachan de “ultraconservador”, los declara culpables de los cargos. Mick es condenado a tres meses de prisión y Keith a un año. Además, ambos tienen que pagar una multa de 100 libras.

Pocos días después de entrar en prisión, los dos Rolling Stones, sin antecedentes previos, pagan una fianza de 5 mil libras y con ello compran su libertad. Tan sólo eran los inicios de sus problemas legales con las drogas y la justicia.

Imagen promocional de algunos productos de Marley Natural

Marley Natural se estrena en sociedad

La marca de cannabis oficial de Bob Marley es propiedad de varios de los vástagos del genial músico fallecido

El pasado miércoles 24 de agosto fue la fecha escogida por Marley Natural para dar a conocer sus productos. La marca representativa de Bob Marley se presentó en Portland (Oregon), dónde la marihuana recreativa es legal, para lanzar su línea comercial basada en el estilo de vida del músico.

Además de cannabis, la marca presentó todo tipo de productos relacionados con la marihuana: champú, lociones corporales, jabón, aceites y pomada para los labios, en precios que van desde los ocho hasta los 25 dólares. También hay pipas y demás herramientas para fumar y portar hierba, que oscilan entre los 35 y 162 dólares. Así mismo, en la presentación se entregó el primer número de la revista bianual “dedicada al cannabis, vida limpia, y el legado de Bob Marley “.

Los artículos de Marley Natural, propiedad de los hijos del cantante, relacionados con el cannabis se podrán obtener en dispensarios de Oregon y no estarán disponibles vía online.

El grupo ha sacado su propia marca de marihuana - Foto: Youtube

La banda de electro-rap Die Antwoord saca su propia marca de cannabis

El conjunto originario de Ciudad del Cabo, que ya se atrevió con el cine a través de su participación en ‘Chappie’, se lanza al mercado de cannabis con ‘Zef Zo’

Mientras preparan el lanzamiento de su nuevo disco, a la banda sudafricana Die Antwoord le ha dado tiempo a anunciar otro tipo de estreno: El grupo formado por Ninja, Yo-Landi y DJ Hi-Tek sacará al mercado ‘Zef Zo’, su propia marca de cannabis.

El dúo ha colaborado con ‘Natural Cannabis’, el proveedor de productos cannábicos terapéuticos con sede en California del Norte, para crear una línea de productos de marihuana que cuenta con vaporizadores, comestibles, sprays bucales o bálsamos labiales. El anuncio de esta nueva marca coincide intencionadamente con el estreno de su nuevo single, “We Have Candy”, avance del que será su nuevo trabajo ‘Mount Ninji and Da Nice Time Kid’.

Con la salida al mercado de ‘Zef Zo’, Die Antwoord dará un paso más en su carrera multifacética que, aparte de la música, también tantea el cine. Sus integrantes Ninja y Yo-Landi hicieron su debut como actores en ‘Chappie’, película de ciencia ficción dirigida por Neill Blomkamp y protagonizada por estrellas de la talla de Hugh Jackman o Sigourney Weaver. Además, el grupo puso la banda sonora del film.