Entradas

BioIncube, la empresa que convierte tus cenizas en plantas

Bios Incube: Las urnas biodegradables que transforman las cenizas en plantas

Bios Incube ha desarrollado unas urnas biodegradables que utilizan las cenizas de un difunto para cultivar el árbol que más te guste. La empresa, dirigida por dos catalanes, Gerard y Roger Moliné, se ayudó del crowdfunding para financiarse.

En el inevitable ciclo de la vida todo ser humano llega al punto de no retorno llamado muerte. Salvo contadas excepciones como Jordi Hurtado, las personas morimos y dejamos atrás a nuestros seres queridos con su luto y un cuerpo inerte que enterrar, donar a la ciencia o incinerar. En caso de escoger la última opción, la más ecológica y sostenible, has de conocer la empresa catalana Bios Incube.

Gerard y Roger Moliné

Gerard y Roger Moliné creadores de Bios Incube

Esta empresa, desarrollado una urna biodegradable que da un paso más en una industria que avanza constante sin hacer mucho ruido en el común de los seres humanos que ‘viven’. Y es que, por lo general, no queremos saber mucho del sector funerario hasta que no hay más remedio. Su filosofía empresarial es clara:

La muerte y el proceso del duelo a menudo se esterilizan y se evitan en las conversaciones por miedo al tabú. Eso es lo que queremos cambiar. La Bios Incube es un diseño independiente que pretende fomentar la interacción y el diálogo” 

Por ello, Bios Incube ha desarrollado unas urnas biodegradables que utilizan las cenizas de tus difuntos para cultivar un árbol o una planta al que puedes monitorizar a través del smartphone. El recipiente contiene la semilla de un árbol en su mitad superior que germina antes de que las raíces crezcan a través de la sección que contiene las cenizas en la mitad inferior. Pero lo más novedoso son los sensores incluidos que sirven para supervisar el crecimiento de la plantación a través de una aplicación móvil.

Bios Incube - Imagen: Bios

Sensor y App de Bios Incube

La idea de la startup, que se ayudó del crowdfunding en Kickstarter para conseguir los 73.631 euros que necesitaba para su arranque, no es otra que aplicar la máxima del ciclo natural de la vida al transformar la muerte en nueva vida a través de la naturaleza.

¿Os imagináis que esa nueva vida fuera la de tu variedad de marihuana favorita? En las oficinas de Nekwo ya hay algunos compañeros pensando en cual se convertirían.

 

Mowgli Holmes - ADN

En búsqueda del ADN de la marihuana

A Mowgli Holmes lo llaman el científico loco de la marihuana porque quiere secuenciar el ADN del cannabis. Para alcanzar su meta ha recogido casi 2000 muestras de todo el mundo

De una manera universal y genérica la marihuana se ha clasificado en dos tipos: sativa e índica. Mientras la primera provoca euforia, estimulación y “colocón”, la segunda induce a la somnolencia y tiene un efecto más sedante. Hoja ancha vs hoja estrecha. Esta clasificación comenzó en 1970 y a día de hoy todavía sigue siendo vigente. Pero estas nomenclaturas y etiquetas pueden cambiar en un futuro no muy lejano, cuando un investigador al que ya llaman el “científico loco de la marihuana” acabe de mapear el genoma de la planta. Mowgli Holmes se ha propuesto secuenciar el ADN de cada tipo de cannabis que hay en el mundo, algo que podría cambiar todo lo que se conoce actualmente de la marihuana.

Foto: Youtube

Foto: Youtube

Holmes, que había enfocado su carrera en el estudio de los virus (en especial el VIH), volvió a su Oregón natal en 2013, justo en plena eclosión cannábica que desembocó el pasado año en la legalización del consumo recreativo. Trescientos dispensarios a lo largo del estado que pueden comercializar marihuana a cualquier persona mayor de 21 años. Una nueva industria que estaba “estallando” y que tenía un riesgo para el científico: encasillar su carrera al estudio de la hierba. De hecho, la etiqueta ya se la ha ganado. Otros peros se los encontró a nivel legislativo. La marihuana sigue siendo ilegal a nivel federal, por lo que la única manera de investigar de una manera lícita era usando muestras cultivadas en el ‘Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas’, en Missisipi. Una marihuana que según Mowgli Holmes es una “célebre porquería”. Pero los incentivos eran aún mayores. Todo un reto laboral y con cotas casi artísticas: “Aquí tenemos un organismo completo sobre el cual, en esencia, no existe un cuerpo de conocimientos… Esto es algo que no sucede en la ciencia. Una planta como esta que ha estado fuera de límites para la investigación”.

El laboratorio de Holmes, bautizado como ‘Phylos Bioscience’, y sus diez empleados se encuentra en la ‘Universidad de Salud y Ciencias’ de Oregón. El equipo de investigación ha recogido casi 2000 muestras de todo el mundo e  ingresado 1500 en el programa de software que organiza el ADN en distintos grupos y que muestra a modo de constelación de estrellas las cepas. De esta manera y con un simple vistazo pueden comprobar cómo están relacionadas entre sí.

Apuntes de Mowgli Holmes - Foto: Youtube

Apuntes de Mowgli Holmes – Foto: Youtube

Colombia, Tailandia, México, Afganistán, India, Uruguay o Namibia son algunos de los países de donde provienen algunas de las plantas más raras, valiosas y antiguas. Son variedades que provienen de coleccionistas, herbarios o museos. Ahora mismo Holmes tiene un objetivo en su punto de mira: una cepa de 2700 años que proviene del norte de China.

Algunos de los objetivos que tiene el científico son, una vez acabe el mapa de ADN, resolver algunas enigmas como conocer dónde se originaron las plantaciones de marihuana nativas de los Estados Unidos (actualmente provienen de cepas afganas y tailandesas introducidas de contrabando en la década de los 60) o hacer entender tanto a cultivadores como a consumidores que están produciendo y consumiendo. Pero sobre todo, desarrollar variantes específicas con fines, sobre todo medicinales. Marihuana a la carta.

Las bolas de dragón de THC - Foto: PINTEREST

Las bolas de dragón de THC

No fueron sólo la obsesión de Goku o Bulma. Se convirtieron en el tesoro más buscado de todos los niños y adolescentes crecidos a lo largo de los años noventa. Millones de personas anduvieron detrás de ellas de generación en generación. Las siete bolas de dragón, quizás uno de los McGuffin más famosos de la historia de la televisión, convertidas en THC puro

La empresa x-Tracted, afincada en Seattle, se ha especializado en la extracción de hidrocarburos ligeros, fabricando productos hechos de patata y aceite de hachís. Aprovechando la coyuntura legal del estado de Washington, donde es legal el consumo de marihuana, este laboratorio ofrece al consumidor “productos de cannabis potentes, limpios y sostenibles”.

 


Su equipo de científicos y profesionales se han ayudado de nuevas técnicas para crear unas revolucionarias y muy estéticas esferas. ‘The Clear’ es una extracción de aceite translúcido que contiene hasta el 96% de THC. Se realiza mediante un cuidadoso y detallista proceso de extracción en el cual se despoja los cannabinoides de la planta. El resultado es tan asombroso que incluye otras cualidades del cannabis como el olor.

Con estas esferas de THC se define a la perfección la filosofía de la empresa. x-Tracted fijó en sus ideales un compromiso con la ciencia, a la que intenta conectar con la cultura y la industria del cannabis. ¿Y qué mejor ejemplo que estas bolas de dragón?

Dragon Ball, una fuente de inspiración para ‘The Clear’

Traducida a infinitos idiomas, incluyendo dentro de países multi-lingues como España, ‘Dragon Ball’ marcó la infancia de varias generaciones de chavales que, a diferentes horas del día, se agolpaban delante del televisor para disfrutar de las aventuras de Goku. Una variopinta tropa de personajes que convirtieron una serie de animación basada en un manga en una obra de culto mainstream. El anime creado por Akira Toriyama se valió de un estupendo Mcguffin como detonante para crear todo un universo de diferentes mundos, razas, monstruos, cybors, extraterrestres o humanoides. El concepto que arrancaba la trama eran unas esferas mágicas que, al juntar todas, permitían invocar a un dragón gigante, Shenlong, el cual era capaz de concederte un deseo. Obviamente el poder de las Bolas de Dragón era ansiado por todos los personajes de la serie, hasta el punto que las primeras temporadas giraban en torno a ellas, su búsqueda y su poder.

Tanto ‘Dragon Ball’ como sus personajes se quedaron para siempre en el imaginario colectivo, convirtiéndose en el anime más popular de la historia. Como elemento metafórico y representativo quedaron estas bolas de dragón que un par de décadas después han dado nombre a uno de los productos cannábicos más sorprendentes que se han visto.

The Body shop

Arte, aceite de cannabis y solidaridad: La fórmula ganadora de The Body Shop

The Body Shop lleva desde 1998 en el mercado. El prestigioso artista Ben Eine ha diseñado el packaging de su producto estrella. El cannabis es mainstream.

O al menos, esa impresión nos da al ojear el catálogo The Body Shop’. Su línea cosmética basada en el hidratante y reparador cáñamo lleva desde 1998 en los neceseres de las pieles más secas y maltratadas, y por algo será. El gigante cosmético nacido en 1976 bajo la convicción de su fundadora, Anita Roddick, de que los negocios pueden ser una fuerza positiva, lleva casi dos décadas ofreciendo al gran público las bondades del aceite de cáñamo prensado en frío.  

¿Por qué se lanzó esta gran firma a cultivar el nuevo oro líquido? Parece que la respuesta está en la ecología: el cáñamo es 4 veces más eficaz capturando CO2 que un árbol, y según ‘The Body Shop’, el cáñamo que cultivan desde 1992 contribuye a la biodiversidad local porque su cultivo no necesita pesticidas ni herbicidas. ¿El resultado? Una mejora en el hábitat para la fauna que le rodea.

Crema de manos cáñamo The Body Shop

Diseño de la Crema de manos de cáñamo de The Body Shop, edición limitada Eine. Fuente: The Body Shop

Pero la firma británica no se ha conformado con crear una línea basada en un ingrediente tan controvertido como beneficioso para nuestra piel, sino que este año ha querido vincularse con el mundo del arte para llamar la atención y sacudir mentalidades obsoletas. El encargado de materializar tanto idealismo fue el prestigioso artista urbano Ben Eine, que utilizó su arte para rediseñar el packaging de la estrella del equipo: la crema de manos de aceite de semillas de cáñamo. Lo de estrella no nos lo hemos inventado nosotros: esta crema es un producto superventas en todo el mundo, y en 2015 se vendió un tubo cada 9 segundos.

Utilizando la icónica tipografía de Eine, la edición limitada de la crema de manos de cáñamo, que estuvo disponible desde febrero hasta junio de 2016, transmite un mensaje positivo y potente: la necesidad de CAMBIO. Haciéndose eco de la misión de The Body Shop, que se basa en marcar una diferencia positiva en la vida de las personas a nivel mundial, el londinense Eine pone el poder del cambio al alcance de nuestras manos. Y nunca mejor dicho.

Desde sus inicios, Eine mostró interés en lo que después se conocerá como el ADN de su arte: el alfabeto. Se centró en desarrollar tipografías estéticas fácilmente identificables que se diferenciaran de las clásicas firmas graffiteras que inundaban las calles. Durante su dilatada trayectoria profesional, Eine ha trabajado con las tipografías Shutter, Neon, Elton, Vandalism, Wendy y, la más famosa y reconocida, Circus.

El personal estilo de Eine lleva 30 años dominando las calles de Londres, Pekín y Los Ángeles, entre otras capitales mundiales.  Desde sus inicios firmando obras en Londres, hasta las exitosas exposiciones en galerías de todo el mundo, la obra de Eine no ha hecho más que subir como la espuma, adquiriendo prestigio y popularidad. Buena muestra es la colaboración con el gigante de la moda Louis Vuitton en 2013, o la presente con ‘The Body Shop’.

La trayectoria artística del londinense se refleja en este envase metálico puesto al servicio de la solidaridad y la innovación: sus colores vibrantes, sus formas simples y sus líneas rectas anuncian a gritos la identidad del autor. Y el susodicho parece satisfecho con esta colaboración:

“Me siento orgulloso de poder utilizar mi arte para lanzar mensajes de positividad por todo el mundo. Siempre que puedo, me gusta trabajar con gente de cada lugar, para que todo el mundo pueda involucrarse en el cambio de su entorno”.

Lo que nos gusta de esta iniciativa (aparte del cáñamo) es que va más allá de un packaging artístico y trendy: por la compra de cada edición limitada de esta crema de manos de cáñamo, se donan 2€ a ‘The Body Shop Foundation’. Y como ocurre con la casilla de la declaración de la renta, el comprador puede elegir a qué causa destinar esa cifra: desde la defensa de los derechos humanos, hasta campañas para protección de las especies en peligro de extinción y los océanos.

Desde Nekwo nos imaginamos perfectamente a Eine hidratando sus maltratadas  manos tras decorar los muros de las ciudades de medio planeta. Esta colaboración es todo un ejercicio de buena imagen de marca al servicio del arte, la positividad y la innovación. Justo como nos gusta a nosotros.

 

Interior de Alfa Romeo Giulia, fabricado con fibra de cáñamo - Foto: Web de Alfa Romeo

La industria del automóvil ya se fija en el cáñamo

Faurecia, empresa que desarrolla equipamiento para coches, ha incorporado el cáñamo como material de fabricación
Marcas punteras como Peugeot y Alfa Romeo ya utilizan cáñamo en algunos de sus modelos

El diseño y la aerodinámica de los coches no es solo algo de la Fórmula 1. Motivada por la crisis y la disminución de las ventas en estos últimos años, la industria del automóvil se ha puesto las pilas para reducir los costes de producción y el gasto a largo plazo de los vehículos. Es por ello que la industria automotriz halló en el cáñamo un nuevo uso que han aplicado en la producción de sus coches.

La empresa francesa ‘Faurecia usa toneladas de una variación de la planta del cáñamo para extraer la fibra y producir biomateriales. Parte de los beneficios de usar este tipo de biomateriales en los vehículos es la reducción del peso de los componentes, algo que permite ahorrar combustible. Además, la fibra de cáñamo, al ser de origen vegetal, es renovable y tiene un menor nivel de energía incorporada en comparación con las fibras sintéticas. También es menos costosa, tiene mayores propiedades específicas y es menos dañina para el medio ambiente durante su manipulación.

Modelos como el Alfa Romeo Giulia y el Peugeot 308 incorporan fibra de cáñamo en los tableros y paneles de sus puertas gracias a un acuerdo comercial entre ‘Faurecia’ y la cooperativa de agricultores ‘Interval’ a la que han bautizado como ‘APM’: “El cannabis es una fibra que al mezclarse con resinas plásticas, como el polipropileno, se convierte en un material muy resistente y ligero”, ha comentado Pierre Demortain, gerente de ventas y mercadotecnia de APM. Por ejemplo, el tablero del Alfa Romero Giulia pesa un 17% menos que el tipo de tablero estándar. Por su parte, el panel de puerta del citado Peugeot 308 es hasta un 25% más ligero que los demás.

El objetivo de ‘Faurecia’ es la producción de vehículos hechos en un 100% de fibras naturales  para el año 2020.

La revolución del color

La revolución del color ha llegado al imperio del cannabis

A estas alturas ya te habrás dado cuenta de que, gracias a la progresiva tendencia a su legalización, el cannabis es el nuevo mundo de los negocios. Y donde hay pasta, hay diseño e imagen de marca. Por eso, diseñadores, realizadores y consultores ya están manos a la obra para mejorar la imagen de las marcas del sector

Uno de los principales bastiones en los que se está apoyando esta nueva era del cannabis empresarial es la psicología del color, tras numerosos estudios que señalan su gran importancia. Y no son estudios de pacotilla: los investigadores de la ‘Universidad de Missouri-Columbia’ han demostrado que los tonos empleados en el logo de una compañía tienen un impacto significativo en cómo se percibe ese logo, y por ende la marca en su conjunto. Dicho estudio encontró  una marcada relación entre los colores de los logos y el sentimiento de la gente con respecto a las marcas. En otro estudio similar, conocido como Impact of Color in Marketing, se demostró que el 93% de los decisiones instantáneas de compra se basan únicamente en el color del producto en cuestión. 

Por eso, en su carrera por la atención del consumidor, los dueños de las empresas cannábicas están empleando tiempo y dinero en seleccionar minuciosamente los colores corporativos de sus logos, de su packaging, de sus locales…Esto marca un punto y aparte en el sector, en el que hasta hace muy poco no pasábamos de una iconografía y colores clásicos: la hoja de marihuana, color verde por todas partes, alguna bandera rasta que otra…En resumen, estereotipos a cascoporro y escasa o nula originalidad.

Otro uso bastante clásico de la escala cromática es la variación de tonos fríos y cálidos para representar los efectos de las diferentes variedades de cannabis. Normalmente, los azules, verdes y morados suelen emplearse para representar a las relajantes y sosegadas indicas, mientras que los brillantes colores cálidos, como rojos, naranjas y amarillos tienden a representar a las energéticas sativas. Una vez más, la psicología del color se emplea de forma metafórica para reforzar la comunicación de la marca.

La investigación Exciting red and competent blue también confirma esta teoría de la influencia del color en la intención de compra de los usuarios. Otras investigaciones han revelado que nuestros cerebros prefieren marcas identificables, lo que hace que el papel del color sea fundamental para la identidad de la marca. Pero por otro lado, también se ha descubierto que es de importancia primordial que las nuevas marcas se diferencien de la competencia a través de los colores de su logo.

Dispensario Paper Leaf

Estética del dispensario Paper Leaf, en Washington. Fuente: Paper Leaf

En la industria ya hay ejemplos de empresas que están saliendo por la tangente con sus elecciones cromáticas. Mary’s Medicinals se diferencia de la competencia con un look vintage que toma fuerza gracias al empleo del blanco y el negro como principales colores corporativos. De hecho, incluso su eslogan hace hincapié en la importancia de la gama cromática: for us, it’s simply black and white. Otro buen ejemplo es la boutique especializada en cannabis medicinal Paper&Leaf. Este dispensario de Washington se desmarca de la competencia con un look&feel totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados a ver en tiendas relacionadas con el sector:  tonos naturales, mucha madera y una estética que recuerda más a un supermercado gourmet o a una exclusiva cafetería.

El futuro ha llegado al mundo del cannabis, y es multicolor.

 

Surfface Mag

12 marcas cannábicas que necesitamos que existan ya

La revista  Surface propuso a 12 estudios punteros de diseño que adaptaran la imagen de la marihuana a las tendencias sociales y culturales de nuestra época

Los días de raperos fumados y puritanismo anticannábico ya quedan lejos en el imaginario colectivo de los estadounidenses. La percepción de la marihuana ha cambiado de forma radical desde 2012, gracias a la regulación y legalización del consumo en Colorado y Washington, y la visión se ha ampliado hacia nuevos horizontes. Por eso, la actualización de las marcas del sector se hace más necesaria que nunca. En esto de manejar los atributos de marca de forma magistral hay algún pionero interesante, como ‘Leaf’ del rapero Snoop Dogg o Marley Natural, pero un buen porcentaje de los proyectos del sector siguen anclados en una imagen predecible y desactualizada.

Precisamente con ese propósito de modernización en mente, la revista ‘Surface’ propuso a 12 estudios punteros de diseño que adaptaran la imagen de  la marihuana a las tendencias sociales y culturales de nuestra época. Las normas de juego fueron simples: cread una marca ficticia y aspiracional alrededor de la marihuana. El futuro Starbucks de la hierba, para que nos hagamos una idea. Con este reto, que bautizaron como ‘High Design’, Surface no  pretendía otra cosa que impulsar la conversación sobre el papel del diseño en el nuevo sector del cannabis.

¿El resultado? 12 marcas de estética y concepto impecable que nos encantaría tener en la tienda de debajo de casa: tres marcas denominadas ‘Hi’ (una curiosa coincidencia), un té cannábico o un agua infusionada con cannabis pensada para las madres trabajadoras. Pasen y vean.

HI, DE BRUCE MAU DESIGN (LOS ANGELES)

Hi by Bruce Mau Design

Hi, la propuesta de Bruce Mau Design para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

BMD propone “hi.”, un servicio de suscripción mensual que aspira a democratizar la experiencia de fumar, simplificando y desmitificando el producto de forma amigable y sencilla.  Los consumidores piden online sus BudBoxes o cajas de semillas, escogiendo el tipo de experiencia  que desean tener (Soothe, Relax, Passion, Energy o Focus), y en unos días una caja personalizada llega a su puerta con los productos escogidos y dosificados con mimo.

Gracias a los colores brillantes y a las tipografías sencillas, “hi.” transmite un sentimiento de diversión y sencillez a la hora de tomar decisiones que de otro modo hubieran sido más complicadas. Su imagen casual y amigable hace que “hi.” destaque entre una competencia plagada de marcas esotéricas y/o con tintes medicinales.

OKAY, DE BASE DESIGN (NUEVA YORK)

Okay by Base Design (Nueva York)

Okay la propuesta de Base Design para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Con OKAY quisimos imaginar cómo sería el mundo de la marihuana en 10, 20 o 30 años. Envisionamos Okay como un modificador del estado de ánimo, como un aditivo tan socialmente aceptado como la manzanilla o el café – en esencia, una versión un tanto menos siniestra del SOMA de Aldous Huxley. Consideradlo un producto de masas que se ha convertido en el Kleenex de su categoría”.

SPRANKLES, DE FRANKLYN (NUEVA YORK)

Sprankles by Franklyn, New York

Sprankles, la propuesta de Franklyn para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Sprankles es el condimento de cannabis definitivo. Una mezcla Premium optimizada para destacar su efecto medicinal o psicoactivo. Sprankles es una fusión de los términos sprinkles (espolvorear) y “dank” (marihuana de alta calidad). También suena un poco hip hop, cosa que nos gusta. La identidad visual es limpia, moderna, discreta, un poco irrevente, y centrada en resaltar la mezcla herbal”.

L’ENFER EST VOLONTAIRE DE KARLSSONWILKER (NUEVA YORK)

L'Enfer est Volontaire by Karlssonwilker, New York

L’Enfer est Volontaire , la propuesta de los neoyorkinos Karlssonwilker. Fuente: Surface Mag

“El nombre de nuestra marca es francés. Y rima. Es bastante largo, indomable y agradablemente pretencioso. Significa que el infierno solo es opcional, que cada uno tiene la opción de vivir en él o no. Los productos accesibles y de calidad de L’EEV  te dan esa opción. El primero es una bolsa de patatas fritas artesanales ahumadas con aroma de marihuana orgánica de las Montañas Rocosas. Comparado con una bolsa de patatas fritas al uso, añadir este humo de marihuana no  supone un mayor gasto de energía o recursos en la cadena de producción”.

HI, DE MGMT (BROOKLYN)

hi by MGMT, Brooklyn

hi, le propuesta de MGMT, Brooklyn. Fuente: Surface Mag

“Nuestra marca es como un conserje personal que facilita un servicio online de envío  de una selección mensual de productos orgánicos a base de hierba de alta calidad. Los productos varían mes a mes, dando un enfoque artesanal a los snacks clásicos: tabletas de chocolate con sal del Himalaya, ositos de chuchería ecológicos, chips de kale… La estética podría ser descrita como una lámpara de lava post modernista. Entre nuestras fuentes de inspiración están Karel Martens o Gabriel Orozco. Desafortunadamente, ningún producto fue degustado durante la creación de esta imagen ”.

SKUNK, DE ORIGINAL CHAMPIONS OF DESIGN (NUEVA YORK)

Skunk by Original Champions of Design, New York

Skunk, la propuesta de Original Champions of Design, New York. Fuente: Surface Mag

“El envase perforado de Skunk deleita el sentido del olfato desde el primer contacto. A través de una miscelánea de productos, el aroma y la sensación trabajan de la mano para afectar al estado de ánimo. Tanto el diseño de la marca como el del envase reflejan cómo se sentirá el consumidor cuando pruebe Skunk. En la cultura del cannabis, skunk designa a las variedades de aroma más potente. Nos gustó el concepto, así que lo adoptamos”.

WATER WATER DE OMNIVORE (BROOKLYN, PORTLAND Y LOS ANGELES)

Water Water, la propuesta de Omnivore para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

Water Water, la propuesta de Omnivore para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Water Water está infusionada con cannabis, es ecológica y tiene menos calorías que el alcohol. Los sabores se combinan con suplementos alimenticios y tres niveles distintos de THC para acentuar los tres pilares principales de la vida de la mujer trabajadora: el trabajo (“Aire,-poder), los hijos (“Tierra”, equilibrio) y la pareja y las relaciones (“Fuego”-amor). Water Water nació de la observación de nuestras propias vidas como madres trabajadoras. Queríamos inyectarle un toque de diversión a nuestro sueño de “hacerlo todo” sin sacrificar nada”.

HI, DE OPEN (NUEVA YORK)

Hi by Open, New York

Hi, la propuesta de Open para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

La tercera Hi del grupo es una marca amable. “ Siempre animamos a las empresas a hablar directamente con sus clientes , a hacerles sentirse cómodos y bienvenidos. ¿Cuál es la mejor forma de hacer esto? Diciendo “Hola”. Hi vende cigarrillos, snacks y vaporizadores a gente que quiere disfrutar de la hierba, pero sin darle más importancia de la necesaria. Pero aunque queríamos hacer de Hi una marca colorida y luminosa, uno de nuestros diseñadores nos recordó que la marihuana no es para niños. Así que, aunque Hi emplea colores brillantes, solo es apta para adultos”.

ALLAY, DE PEARLFISHER (NUEVA YORK Y LONDRES)

Allay by Pearlfisher (New York, London)

Allay, la propuesta de Pearlfisher para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Allay es una gama de productos que emplea las propiedades calmantes del cannbis para aliviar síntomas recurrentes de estrés y dolor. Con una diversidad de formatos pensados para un estilo de vida en continuo movimiento, incluyendo una muñequera, un aceite comestible y pastillas efervescentes, la selección está diseñada para relajar y sedar, administrando dosis medicinales controladas y customizadas. La estética es simple, relajante y pura, desafiando al lenguaje tradicional y funcional de la industria farmacéutica”.

FLOAT DE PUBLIC LIBRARY (PORTLAND Y LOS ANGELES)

Float by Publicl Library (Los Angeles, Portland)

Float, la propuesta de Public Library para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Al pensar en el nombre de la marca, buscábamos una palabra que reflejara la emoción que deseábamos transmitir. Significado, sonido y grafías fueron elementos con los que queríamos trabajar conjuntamente para reforzar el concepto: una onomatopeya abstracta y visual. En el diseño hay un gran juego de texturas, opacidad, y colores tenues. Es la versión madura de una nostálgica experiencia de instituto”.

BOTÁNICA 1545 DE SAATCHI & SAATCHI DESIGN (NUEVA YORK)

Botanica 1545 by Saatchi&Saatchi Design (New York)

Botanica 1545, la propuesta de Saatchi&Saatchi Design para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Cannabis y té se combinan en Botánica 1545 para crear una gama de tés botánicos infusionados con cannabis. El nombre no es fortuito: 1545 es el año en el que el cannabis llegó oficialmente al Nuevo Mundo, a bordo de un barco español. Curiosamente, parece que el té empezó a abrirse camino hacia el continente americano alrededor de las mismas fechas. La conexión histórica con España inspiró tanto el nombre como la forma y el diseño de la botella”.

HAZE, DE WAX STUDIOS (BROOKLYN)

Haze by Wax Studios (Brooklyn)

Haze, la propuesta de Wax Studios para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Pensamos en responder a esta propuesta con humor, así que creamos una entrada falsa de Wikipedia sobre la situación de nuestra marca en el año 2036: “A principios de 2016, Green Seed Ventures, Inc., se asoció con  Haze Corporation para inyectar una inversión de 12 millones de dólares de capital al incipiente sector del comercio minorista de marihuana. Apenas 8 meses después, Haze se convirtió en la primera multinacional cannábica, diversificando su industria hacia menaje del hogar, moda, software y consultoría financiera. Haze ahora es dueño de amazehaze.com (antes Amazon), Goldman Shaze (antes el grupo Goldman Sachs) y Starhaze (antes Starbucks)”.

 

Clipper: Roll in style

Clipper: Roll in style

Nunca un papel de fumar fue tan cool. La idea detrás de la campaña de lanzamiento de la nueva gama de papel Clipper es precisamente esa: ir más allá. Conseguir que cada paquete de papel de fumar se convierta en un cotizado complemento de moda

Con este objetivo en mente, la agencia catalana somos usted creó un cóctel con ingredientes cuidadosamente escogidos y alineados con el ADN de la marca Clipper: una web con diseño e usabilidad óptimos, un impecable vídeo promocional con aires de videoclip y unas colaboraciones con artistas de primera. El resultado son siete tipos de papel de alta calidad y cinco colecciones de edición limitada por cada uno: Unreal, Memphis, Marble, Nebula y Brush.

Para el diseño de las distintas gamas, Clipper escogió a cinco artistas punteros para que jugaran con colores, texturas y técnicas, creando diseños inimitables y aportando su toque personal en el proceso.

Colección Marble de Clipper

Colección Marble, de Clipper. Fuente: Clipper

El resultado es una colección de más de 30 diseños únicos que conectan con el público por su aire contemporáneo, por su frescura y por desmarcarse de la competencia. Los cinco primeros artistas escogidos para diseñar los envases han sido Mau Morgó, Biel Capllonch, Pink Morro, Mireia Ruiz y Montse Buxó, pero la idea es añadir periódicamente nuevas colecciones para multiplicar las posibilidades de elección.

En cuanto al diseño de la web, desde somosusted explican que “No queríamos que el site corporativo fuera de esos que sólo se visitan una vez. Le hemos dado mucho valor al diseño y a la experiencia de navegación. Y también lleva alguna sorpresa”.  

Vídeo promocional de Clipper

Pero lo que nos ha cautivado en Nekwo es el vídeo corporativo, que no podemos parar de poner en replay. “La audiencia de este producto no ve anuncios. Ve videoclips. En el nuestro, Darrell Cole se marca unas estrofas”, explica la agencia. Bajo el título Fire yoself up” (enciéndete), las explosiones de colores, la música, los tempos, las miradas…conforman una amalgama perfecta que transmite de un plumazo el espíritu atrevido y original de la marca.  

El resultado de este trabajo es una imagen de marca contemporánea, diferente y, sobre todo, con estilo. Con estas nuevas colecciones es más fácil que nunca llevar una obra de arte en el bolsillo. Como bien reza su eslogan: Limited editions. Unlimited style.

EazeMD, la app medicinal

EazeMD: La app que que suministra marihuana medicinal bajo receta médica

-> Conseguir una tarjeta médica en California para consumir marihuana medicinal cuesta unos 100 dólares y dos semanas de espera
-> EazeMD es la app dedicada a la distribución legal de cannabis que rebaja ese coste a 25 dólares y unos quince minutos

El auge de las startups relacionadas con la marihuana en Estados Unidos se ha visto reflejada en los smartphones de los americanos. Muchas de estas incipientes empresas se dedican a crear apps que, de una u otra manera, ayudan al consumidor de cannabis. Pueden ser de una manera más trivial o lúdica como el ‘Who is happy’, el software que permite saber dónde se puede fumar un porro sin que nadie te moleste, o con un fin más trascendental. Este es el caso de ‘EazeMD’, la app válida para iOS y Android dedicada a la distribución legal de marihuana medicinal en el estado de California.

Conseguir una tarjeta médica en California implica la búsqueda de un médico, el pago de entre 50 y 100 dólares (según el condado donde residas) y la espera de un par de semanas para recibirla. ‘EazeMD’ permite al usuario registrado realizar todos los pasos del proceso, desde la consulta hasta la compra, una vez descargado el programa en tu smartphone.

Con ‘EazeMD’ se puede realizar una videoconferencia con un médico titulado que determinará si el paciente es apto para recibir una receta de cannabis medicinal. En caso afirmativo, la propia app rellenará los formularios que requiere el estado de California. A continuación, el paciente podrá escoger la marihuana que más le guste y la recibirá en casa en un periodo de quince minutos. La app economiza todo el proceso original de obtener la tarjeta médica. El pago de 100 dólares originales se reduce a 25.

En lo que California, el estado más poblado de USA que legalizó la marihuana para fines médicos en 1996, decide si hace lo propio con el consumo recreativo, aplicaciones como ‘EazeMD’ hacen más fácil la vida de los pacientes que requieren de cannabis medicinal.

Cartel promocional de Rolling Papers

Rolling Papers: Cuando la industria de la marihuana se convirtió en papel

-> La legalización del cannabis en Colorado hizo que The Denver Post creará una sección dedicada única y exclusivamente a la marihuana
-> The cannabist es el primer blog cannábico creado por un medio generalista
-> Rolling Papers es el documental de Netflix sobre la historia que hay detrás de ‘The cannabist’

En un ejercicio casi de metaficción, nos encontramos viendo un documental de Netflix sobre periodismo y marihuana en el que hay una escena donde el dependiente de un dispensario le vende hierba a un periodista mientras el equipo audiovisual graba el momento. Durante la transacción, el comercial dice: “Te sello la marihuana y ya puedes irte a casa a ver Netflix, ¿vale?”

Es decir, un redactor de un medio cannábico español está viendo en Netflix un documental sobre periodismo y marihuana donde se muestra a un dependiente de dispensario vendiendo hierba a un redactor de un medio americano mientras le apremia con que vaya a casa a ver Netflix. Un trabalenguas irónico, pero también muy metafórico.

Cuando los defensores de la legalización de la marihuana lanzan al mundo las razones y motivos por las que regularizar la planta y el consumo, cada vez es más frecuente leer o escuchar una muy determinada: el cannabis no sólo se limita al cultivo de una planta que luego se comercializa con ella. Existen todo tipo de negocios paralelos que se pueden crear a través de cambiar la legislación vigente. ‘Rolling Paper’ es un documental de Netflix que trata sobre uno de estas acciones relacionadas que traería la legalización de la hierba. Una muy concreta y muy especial: el periodismo cannábico.

Cuando el 1 de enero de 2014 se empezó a comercializar de manera legal la marihuana en Colorado, había un periodista del ‘The Denver Post’ para cubrirlo, Ricky Baca. ‘The Cannabist’, el blog especializado en cannabis, nació como la respuesta lógica a lo que los directivos del periódico suponían como un cambio en el paradigma de su estado. La legalización de la hierba iba a traer consecuencias políticas, económicas, legales y sociales. Por ello, pusieron a un redactor musical, pero con experiencia en el tema, a dirigir una sección dedicada al tema. Y bajo su manto, nació la primera redacción stoner dentro de un medio generalista norteamericano.

Mitch Dickman, director del documental, realiza un viaje divertido y distendido en esta nueva vía de periodismo que Colorado creó con la legalización. Desde las mismas entrañas del ‘The Denver Post’, vemos cómo se organiza una redacción de periodistas que hablan de marihuana (aunque no la fuman) y varios freelances que se dedican a realizar reseñas de variedades. Aderezado con un ritmo trepidante y una banda sonora a base de hip hop o funky, también se muestra el estado actual del periodismo. Un negocio que vive su propia “reconversión industrial”, con la transición del papel a lo online y que hasta gigantes como el medio de Colorado del que se habla en el documental vive azotado por la amenaza del cierre.

‘Rolling Papers’ ignora los debates filosóficos, morales y legales de la legalización de la planta más famosa del planeta. Se centra en cómo el negocio de la marihuana se ha entrelazado con el del periodismo. Vemos a los periodistas de ‘The Cannabist’ trabajando el día a día en una especie de viaje que acaba con una visita de Rick Baca, el redactor jefe, a Uruguay. El lugar donde la industria de la hierba ha dado un paso más.