Entradas

BioIncube, la empresa que convierte tus cenizas en plantas

Bios Incube: Las urnas biodegradables que transforman las cenizas en plantas

Bios Incube ha desarrollado unas urnas biodegradables que utilizan las cenizas de un difunto para cultivar el árbol que más te guste. La empresa, dirigida por dos catalanes, Gerard y Roger Moliné, se ayudó del crowdfunding para financiarse.

En el inevitable ciclo de la vida todo ser humano llega al punto de no retorno llamado muerte. Salvo contadas excepciones como Jordi Hurtado, las personas morimos y dejamos atrás a nuestros seres queridos con su luto y un cuerpo inerte que enterrar, donar a la ciencia o incinerar. En caso de escoger la última opción, la más ecológica y sostenible, has de conocer la empresa catalana Bios Incube.

Gerard y Roger Moliné

Gerard y Roger Moliné creadores de Bios Incube

Esta empresa, desarrollado una urna biodegradable que da un paso más en una industria que avanza constante sin hacer mucho ruido en el común de los seres humanos que ‘viven’. Y es que, por lo general, no queremos saber mucho del sector funerario hasta que no hay más remedio. Su filosofía empresarial es clara:

La muerte y el proceso del duelo a menudo se esterilizan y se evitan en las conversaciones por miedo al tabú. Eso es lo que queremos cambiar. La Bios Incube es un diseño independiente que pretende fomentar la interacción y el diálogo” 

Por ello, Bios Incube ha desarrollado unas urnas biodegradables que utilizan las cenizas de tus difuntos para cultivar un árbol o una planta al que puedes monitorizar a través del smartphone. El recipiente contiene la semilla de un árbol en su mitad superior que germina antes de que las raíces crezcan a través de la sección que contiene las cenizas en la mitad inferior. Pero lo más novedoso son los sensores incluidos que sirven para supervisar el crecimiento de la plantación a través de una aplicación móvil.

Bios Incube - Imagen: Bios

Sensor y App de Bios Incube

La idea de la startup, que se ayudó del crowdfunding en Kickstarter para conseguir los 73.631 euros que necesitaba para su arranque, no es otra que aplicar la máxima del ciclo natural de la vida al transformar la muerte en nueva vida a través de la naturaleza.

¿Os imagináis que esa nueva vida fuera la de tu variedad de marihuana favorita? En las oficinas de Nekwo ya hay algunos compañeros pensando en cual se convertirían.

 

Las bolas de dragón de THC - Foto: PINTEREST

Las bolas de dragón de THC

No fueron sólo la obsesión de Goku o Bulma. Se convirtieron en el tesoro más buscado de todos los niños y adolescentes crecidos a lo largo de los años noventa. Millones de personas anduvieron detrás de ellas de generación en generación. Las siete bolas de dragón, quizás uno de los McGuffin más famosos de la historia de la televisión, convertidas en THC puro

La empresa x-Tracted, afincada en Seattle, se ha especializado en la extracción de hidrocarburos ligeros, fabricando productos hechos de patata y aceite de hachís. Aprovechando la coyuntura legal del estado de Washington, donde es legal el consumo de marihuana, este laboratorio ofrece al consumidor “productos de cannabis potentes, limpios y sostenibles”.

 


Su equipo de científicos y profesionales se han ayudado de nuevas técnicas para crear unas revolucionarias y muy estéticas esferas. ‘The Clear’ es una extracción de aceite translúcido que contiene hasta el 96% de THC. Se realiza mediante un cuidadoso y detallista proceso de extracción en el cual se despoja los cannabinoides de la planta. El resultado es tan asombroso que incluye otras cualidades del cannabis como el olor.

Con estas esferas de THC se define a la perfección la filosofía de la empresa. x-Tracted fijó en sus ideales un compromiso con la ciencia, a la que intenta conectar con la cultura y la industria del cannabis. ¿Y qué mejor ejemplo que estas bolas de dragón?

Dragon Ball, una fuente de inspiración para ‘The Clear’

Traducida a infinitos idiomas, incluyendo dentro de países multi-lingues como España, ‘Dragon Ball’ marcó la infancia de varias generaciones de chavales que, a diferentes horas del día, se agolpaban delante del televisor para disfrutar de las aventuras de Goku. Una variopinta tropa de personajes que convirtieron una serie de animación basada en un manga en una obra de culto mainstream. El anime creado por Akira Toriyama se valió de un estupendo Mcguffin como detonante para crear todo un universo de diferentes mundos, razas, monstruos, cybors, extraterrestres o humanoides. El concepto que arrancaba la trama eran unas esferas mágicas que, al juntar todas, permitían invocar a un dragón gigante, Shenlong, el cual era capaz de concederte un deseo. Obviamente el poder de las Bolas de Dragón era ansiado por todos los personajes de la serie, hasta el punto que las primeras temporadas giraban en torno a ellas, su búsqueda y su poder.

Tanto ‘Dragon Ball’ como sus personajes se quedaron para siempre en el imaginario colectivo, convirtiéndose en el anime más popular de la historia. Como elemento metafórico y representativo quedaron estas bolas de dragón que un par de décadas después han dado nombre a uno de los productos cannábicos más sorprendentes que se han visto.