Entradas

Larry Sanders antes de retirarse - Foto: Flickr

Larry Sanders: Activismo cannábico en la NBA

Larry Sanders tenía un contrato con los Bucks de Milwauke por 4 temporadas a razón de 44 millones de dólares, pero su afición a la marihuana hizo que lo perdiera. Te contamos la historia del pivot. Activismo pro-cannabis en la NBA

“El estigma de la marihuana es que es ilegal. Es algo que odio. Pero una vez que sea legal, todo eso va a desaparecer”. 

No fue un activista, un político o un músico. Quien dijo estas palabras fue una estrella de la NBA. Larry Sanders es un pivot de 2,11 metros y una envergadura de 2,34. Unas condiciones excelentes para la práctica del baloncesto. Elegido en la posición 15 del Draft de 2010, Sanders ha jugado toda su carrera profesional en el mismo equipo, Milwaukee Bucks, hasta que la política anti-drogas de la NBA frenó su carrera.

En los últimos tiempos se está creando una especie de mantra. Los jugadores de la NBA quieren que la marihuana medicinal deje de estar prohibida en la competición: Si tienes una receta de tu médico ¿por qué no ibas a poder consumirla? es totalmente ridículo. A la gente deben permitirle tener su medicina”, comentaba un jugador durante un sondeo anónimo que realizó la cadena TMZ. Pero Larry Sanders no se oculta. Hasta diez partidos se perdió el jugador debido a castigos causados por su consumo de cannabis. Unas sanciones que cansaron a los Bucks, con los que tenía un contrato de 4 temporadas a razón de 44 millones de dólares, dejándolo sin equipo a mitad del curso anterior y poniendo en peligro su continuidad en la mejor liga de baloncesto del mundo. Y todo por su afición a la marihuana, sustancia que no le supone ninguna superioridad física por delante de sus compañeros y rivales.

Por todo ello, el jugador decidió el pasado mes de febrero retirarse temporalmente de la NBA. Para Larry Sanders “hay cosas más importantes que el baloncesto”. Si el jugador se refugió en la marihuana fue con un propósito puramente medicinal, ya que su personalidad tranquila y paciente no encaja con la presión a la que están sometidas las estrellas de la NBA, siempre aparentando, siempre intentando mostrar ser los más fuertes del lugar. Para mitigar esta presión, Larry fumaba marihuana. Por fumar esa sustancia, fue retirado de la liga. Irónico, ¿verdad?

Nunca ha perseguido el objetivo de ganar mucho dinero en la vida y siento que tengo que dejarme llevar por la intuición”. De esta manera anunciaba el jugador a través de un emotivo vídeo su renuncia a seguir jugando al baloncesto pero sin descartar volver a la liga cuando se encuentre espiritualmente: “Ese es mi propósito en la vida”.

Cliff Robinson, empresario del cannabis - Imagen: PINTEREST

Cliff Robinson, de jugador de la NBA a empresario del cannabis

Cliff Robinson, ex jugador de la NBA, se marca un Snoop Dogg y crea su propia empresa relacionada con la marihuana

Le llamaban Uncle Cliffy. Una especie de juego de palabras que se derivaba de Uncle Spliffy, que, traducido del inglés, quiere decir “tío porreta”Cliff Robinson, jugador de la NBA durante 18 temporadas, fue sancionado en una ocasión por consumo de marihuana. Su pasión, sin embargo, no le dificultó una longeva carrera en la competición de básquet más dura del mundo donde fue All Star (1994), mejor Sexto hombre en el año 1993 y elegido en el segundo mejor quinteto defensivo (2000). Una media de 14.2 puntos y 4.6 rebotes son los fríos datos de un ala-pivot que pasó la mayoría de su carrera en los Portland Trail Blazers y los Phoenix Suns.

“Quiero destilar el estigma alrededor del cannabis, la mala interpretación de que los atletas y el cannabis son incompatibles”.

En un alarde irónico del destino, aquello que le reportó una sanción se ha convertido ahora en su nuevo paso empresarial. Cliff Robinson, imitando a celebrities top como Snoop Dogg y Rihanna, ha querido introducirse en el negocio de la marihuana con una empresa de venga legal de cannabis para uso terapéutico para deportistas: Uncle Spliffy.

Cliff Robinson, de la NBA al cannabis - Imagen: PINTEREST

Cliff Robinson, de la NBA al cannabis – Imagen: PINTEREST

La empresa de Cliff Robinson de cultivo y venta de marihuana operará en el estado de Oregón, donde es legal desde el 2014 la manufacturación, procesamiento y venta de cannabis. Uncle Spliffy se define como “la primera marca cannábica deportiva del mundo”. Robinson piensa que en el futuro el deporte será el tercer mayor nicho de la marihuana, tan sólo detrás del consumo recreativo y medicinal: “Es una oportunidad para mí de salir afuera y decirle a las personas un poco sobre mí fuera del baloncesto. Las personas en Oregón me conocen como un hombre de baloncesto, pero quiero destilar el estigma alrededor del cannabis, la mala interpretación de que los atletas y el cannabis son incompatibles”

Robinson, que fue portavoz en la ‘Conferencia Colaborativa de Cannabis’ en Oregón durante el mes de febrero, critica la contradicción que supone sancionar a atletas por consumo de marihuana cuando no es algo que reporte ningún beneficio deportivo: “El cannabis es definitivamente una alternativa positiva que farmacéuticos al final del día. Esas son sintéticas. Hablo de algo que es natural y puede tener el resultado que esperas, al hablar de tensión en los músculos o relajación”.

Uncle Spliffy dispone de una web ya operativa pero en la que sólo puedes registrar tu correo electrónico en una newsletter que promete “no enviar spam”. Mientras esperamos con expectación el lanzamiento de la “primera marca de cannabis y deporte”, Cliff Robinson se erige como el mayor embajador del deporte y la marihuana medicinal.

Ross Rebagliati durante una entrevista - Imagen: Common Wikipedia

Ross Rebagliati: El campeón olímpico que vive del cannabis

¿Cómo convertir la retirada de una medalla de oro por positivo de marihuana en una empresa rentable? Ross Rebagliati tiene la respuesta

De un lado, el auge del cannabis en Estados Unidos. Por otra parte, la normalización de esta sustancia con su consumo terapéutico. La regularización de la marihuana en estados como Colorado y Washington han servido de detonante para muchas cabezas pensantes que han visto en la hierba un modelo de negocio. Pero más allá de emprendedores anónimos que pueden invertir sus ahorros en startups, existe una especie de clase alta que ha querido “salir del armario” cannábico para entonar un “yo también consumo… e invierto”.

Es el caso de Ross Rebagliati, un snowboarder nacido en Canadá y que fue campeón olímpico en los Juegos de Nagano en 1998. De hecho, Rebagliati se convirtió en el primer campeón de la historia en eslalon gigante de snowboard. Con tan solo 27 años se vio con el mundo a sus pies (y a su tabla), pero estuvo a punto de perderlo todo debido a un positivo por dopaje de marihuana. El ‘Comité Olímpico Internacional’ (COI) le retiró el oro y el rider se defendió aferrándose a una “zona gris del reglamento”. Su recurso esgrimía que el tetrahydrocannabinol (THC) no se encontraba dentro de la lista de sustancias prohibidas por el COI. Además, el medalla de oro negó cualquier tipo de consumo durante muchos años, hasta que directamente se adentró en la industria del cannabis.

“Empecé a competir en 1988, así que supuso la culminación al trabajo de una década, con más de 200 días en la nieve por temporada, con un vida social mínima. Me costó mi tiempo, pero debía ser honesto conmigo mismo”, declaró tiempo después el campeón olímpico al que le fue devuelta su merecida medalla.

Rebagliati pasó de negar el consumo a fundar su propia empresa relacionada con el cannabis, allá por enero de 2013, cuando junto a su socio Patrick Smyth fundó una distribuidora de marihuana medicinal a la que bautizó irónicamente como Ross´GoldAproveché el cambio normativo en Canadá… y mi popularidad tras el escándalo. Producimos cannabis con licencia para su uso terapéutico. Montamos una tienda online y la entregamos por correo. Vi las legalizaciones Colorado y Washington, así que me animé”, comentó el snowboarder.

Hasta la fecha, la empresa de Ross Rebagliati ha creado cuatro tipos distintos de marihuana: Ross Platinum, Gold, Silver y Bronze. La Platinum cuenta con los niveles más altos de THC (+20%). La Bronze, con apenas nada. La visión empresarial, aprovechando su historial con el deporte y el cannabis, le ha llevado a fabricar también pipas de cristal, papel de liar o sprays.

A día de hoy, el campeón olímpico reivindica los beneficios del cannabis a viva voz: Se trata del mejor método contra el jet lag, eleva al máximo tu apetito, proporciona un sueño de calidad y es, posiblemente, uno de los antiinflamatorios más potentes”. Aunque es posible que de no haberse producido su positivo nunca le hubiera llegado esta aventura empresarial, Ross Rebagliati invita al COI a que la marihuana desaparezca de la lista de productos dopantes.

Imagen de Keith Allison - Flickr

Larry Sanders podría volver a la NBA

Larry Sanders se retiró de la práctica deportiva tras ser sancionado por consumo de cannabis

Larry Sanders, ex integrante de los Milwauke Bucks, anunció el pasado mes de febrero que dejaba la competición. El pívot acababa de ser cortado por su franquicia tras ser castigado con diez partidos por dar positivo en consumo de marihuana.

Aunque parecía ser el adiós a una incipiente carrera y a un contrato de 44 millones de dólares, Sanders ha dejado caer que podría volver a la mejor liga de baloncesto del mundo. Según informa el reputado periodista norteamericano Steve Kyler en Basketball Insiders el jugador se encuentra en California entrenándose diariamente mientras medita si retoma su faceta deportiva. En caso afirmativo, tendría que aceptar el salario mínimo profesional impuesto por la NBA

La Agencia Mundial Antidopaje aumenta el umbral para dar positivo por marihuana

El deporte se prepara para la marihuana

La Agencia Mundial Antidopaje elevó el nivel de cannabis permitido en la sangre de los deportistas para estos recién clausurados JJ.OO de Río de Janeiro

Desde la creación de la ‘Agencia Mundial Antidopaje’ (AMA) en 1999, el cannabis ha sido considerado como una sustancia prohibida cuyo consumo inhabilita la presencia de los deportistas en las competiciones profesionales. Sin embargo, poco antes de los Juegos Olímpicos, la ‘AMA’ elevó el umbral de THC permitido en sangre hasta diez veces, pasando de 15 a 150 nanogramos por mililitro. Un aumento que puede parecer sólo un detalle, pero que también podría significar el punto de inflexión que marque el futuro de la relación entre la marihuana y el deporte.

Con el nuevo escenario permitido por la ‘AMA’ no se repetiría el caso de Ross Rebagliati que, tras proclamarse campeón olímpico de snowborad en 1998, dio positivo por consumo de cannabis. Los resultados de su test arrojaron un 17,8 ng/ml de cannabis en sangre, apenas tres puntos por encima de lo permitido.

Otro ilustre atleta sancionado por consumo de marihuana fue Michael Phelps. El mejor nadador de la historia fue penalizado tres meses en 2008 después de ser fotografiado fumando.

El cercano estreno de las competiciones de monopatín en los próximos JJ.OO que se celebrarán en Tokio en el año 2020 posiblemente haya tenido que ver, ya que la relación entre la marihuana y la cultura skater es más que conocida. Con la nueva tasa establecida por la ‘AMA’, habrá que ser consumidor diario para ser sancionado.