Entradas

El airBnB del THC

Travel THC, el AirBnB de los amantes de la marihuana

¿Es que a nadie se ha ocurrido crear una especie de AirBnB para fumadores de marihuana? ¡Pues sí!

En Colorado se legalizó el consumo de la marihuana con fines recreativos el 1 de enero de 2014. Desde entonces, la industria en torno a esta preciada planta se disparó, y uno de los principales beneficiados es sin duda el sector turístico de la zona. Pero a pesar de esta ligereza de cascos con respecto al cannabis, la ley del estado de Colorado establece que solo un 25% de las habitaciones de los hoteles pueden ser ocupadas por fumadores.

Además, aunque el consumo y la venta sean legales, una de los requisitos es que debe consumirse de forma exclusiva en lugares privados y con permiso del propietario. Así que nos encontramos con el problema de una horda de turistas que acuden a Denver y alrededores como abejas a la miel, pero que no disponen de un sofá donde disfrutar de sus manjares cannábicos favoritos como es debido.

¿Es que a nadie se ha ocurrido crear una especie de AirBnB para fumadores de marihuana? ¡Pues sí! La idea le surgió hace unos años a Greg Drinkwater, uno de los cofundadores de airTHC, cuando visitó Denver y se encontró que como turista no tenía ningún sitio donde fumarse sus souvenirs. Y así nació airTHC, que un tiempo después se rebautizó como TravelTHC.

En TravelTHC, siempre que el propietario esté de acuerdo, se permite que los inquilinos le den al mechero de forma ilimitada, como si estuvieran en su propia casa. En cambio, Travel THC no permite vender el producto de forma legal, ya que solo los minoristas con licencia pueden hacerlo. Pero no hay ninguna ley que impida que el casero invite a sus inquilinos, así que todos contentos…

Los alojamientos disponibles en TravelTHC varían desde chaletazos de lujo hasta habitaciones individuales o acogedoras cabañas a pie de pista de ski. Pero lo que diferencia a TravelTHC de su prima hermana AirBnB, además de su vocación 420 friendly (en alusión a la relación íntima que está cifra mantiene con el mundo de la marihuana), es que la primera recomienda a sus clientes los mejores conciertos, restaurantes y dispensarios de marihuana de la zona.

“Queremos que la gente de todo el mundo tenga un sitio legal y seguro para disfrutar de la marihuana”, explica Jordan Conner, cofundador de la empresa. Pero Conner y Drinkwater idearon TravelTHC como mucho más que una web donde buscar alojamiento para fumadores de marihuana. “Hablamos de cervecerías, de estaciones de ski. Al crearlo pensamos en ser un servicio de conserjería, y no solo de temas relacionados con marihuana. Queremos acabar con las connotaciones negativas”.

Parece que su idea ha calado (y nunca mejor dicho), porque cada vez más propietarios forman parte de esta red de alojamientos: lo que empezó en Denver, capital del estado de Colorado, se ha extendido a Washington, Oregon y Alaska. Con respecto al futuro, TravelTHC tiene altura de miras: según su web, esperan que “mediante la promoción del uso legal y responsable de la marihuana, el movimiento de un paso adelante”.  

Viaje a lugares cannábicos

4 planazos vacacionales cannábicos que no te dejarán indiferente

Desde Nekwo nos encanta todo lo que huela a innovación, y los planes vacacionales no podían ser menos. Nuestro objetivo no es recomendarte sitios donde fumar a gusto, sino susurrarte al oído esos lugares que tienen ese je ne sais quoi que volvería loco a cualquier amante del cannabis. No te pierdas nuestra selección, adaptada a todo tipo de gustos y aficiones

Para los espirituales: Ganja yoga retreat

Ganja Yoga Retreats

Practicar yoga y fumar a la vez ya es una realidad en los Ganja Yoga Retreats de Twisted Sisters.

En Colorado todo vale, y algunos profesores de yoga ya han visto la gallina de los huevos de oro en la fusión de las bondades del Hatha Yoga con las de la planta más popular de la zona, tanto en clases regulares como en retiros de yoga y meditación.  La idea de esta mezcla bizarra es “profundizar en la práctica de yoga y meditación con la ayuda de una de las plantas sagradas de la naturaleza”. En las clases se fuma, se medita y se practica la milenaria disciplina del yoga. Solo hay un requisito: tener como mínimo 21 años, cifra que marca el comienzo de la mayoría de edad en Estados Unidos. Si te va el rollo y decides acudir a su retiro Ganja, disfrutarás de un fin de semana de clases de yoga diarias en un paraje espectacular, aderezadas con visitas a los mejores distribuidores de hierba de la zona. Namasté.

Para los tradicionales: Amsterdam 

Ciudad de Amsterdam

Amsterdam. Fuente: Flickr

Coffee shops a destajo, pintorescos canales y el museo Van Gogh. ¿Hay que explicar algo más?

Para los atrevidos: ruta del hachís por el Rif de Marruecos

Ruta del Rif, en Marruecos

Ruta del Rif, en Marruecos. Fuente: Guiademarruecos.com

El 80% del hachís que se consume en Europa proviene de Marruecos, y probablemente de esta región norteña, tierra de bereberes. Parece que el Rif se rige por sus propias reglas, unas reglas marcadas por una suerte de mafia mediterránea de la droga que controla a una población con el cultivo masivo de marihuana como principal fuente de sustento desde hace casi tres décadas. La planta del cannabis es perfecta para cultivar en este enclave montañoso porque tiene unas necesidades de espacio mínimas que redundan en beneficios inigualables para otros cultivos.  Eso sí, esta zona no se caracteriza por la excesiva hospitalidad de los lugareños, ya sea por miedo o por pura hostilidad. Para hacernos una idea, El Periódico de Extremadura visitó la zona hace unos años y recibió una advertencia poco amigable de un policía de la zona:  “Aquí se puede venir, pasar la noche, comprar hachís y partir, pero rechazamos a la gente que nos visita solo para oler”. Si vas, cuéntanoslo, pero luego no digas que no te hemos advertido…

Para los amantes del “todo incluido”

Planes cannábicos de 420 tours

La agencia My 420 Tours ofrece talleres de sushi aderezados con marihuana. Fuente: my420tours.com

Volvemos a Denver, como no podía ser de otra manera. El invierno pasado, un estudio encargado por la Oficina de Turismo de Colorado descubrió que casi la mitad de la gente entrevistada afirmó que las leyes permisivas del estado en lo que respecta a la marihuana habían influido en su decisión de venir de visita.

La infraestructura turística que ha surgido en este estado norteamericano se basa en un principio bastante sencillo: todo es mejor cuando vas muy fumado. Bajo esta premisa, una de las compañías para turistas del cannabis más conocidas de Colorado, My 420 Tours, organiza experiencias cannábicas de las de pulserita: clases de cocina con cannabis, masajes terapeúticos, rutas en autobuses turísticos aptos para fumadores, visitas a plantaciones o cenas de 4 platos con chefs exclusivos son algunas de las opciones disponibles en estos tours cannábicos.

La revolución del color

La revolución del color ha llegado al imperio del cannabis

A estas alturas ya te habrás dado cuenta de que, gracias a la progresiva tendencia a su legalización, el cannabis es el nuevo mundo de los negocios. Y donde hay pasta, hay diseño e imagen de marca. Por eso, diseñadores, realizadores y consultores ya están manos a la obra para mejorar la imagen de las marcas del sector

Uno de los principales bastiones en los que se está apoyando esta nueva era del cannabis empresarial es la psicología del color, tras numerosos estudios que señalan su gran importancia. Y no son estudios de pacotilla: los investigadores de la ‘Universidad de Missouri-Columbia’ han demostrado que los tonos empleados en el logo de una compañía tienen un impacto significativo en cómo se percibe ese logo, y por ende la marca en su conjunto. Dicho estudio encontró  una marcada relación entre los colores de los logos y el sentimiento de la gente con respecto a las marcas. En otro estudio similar, conocido como Impact of Color in Marketing, se demostró que el 93% de los decisiones instantáneas de compra se basan únicamente en el color del producto en cuestión. 

Por eso, en su carrera por la atención del consumidor, los dueños de las empresas cannábicas están empleando tiempo y dinero en seleccionar minuciosamente los colores corporativos de sus logos, de su packaging, de sus locales…Esto marca un punto y aparte en el sector, en el que hasta hace muy poco no pasábamos de una iconografía y colores clásicos: la hoja de marihuana, color verde por todas partes, alguna bandera rasta que otra…En resumen, estereotipos a cascoporro y escasa o nula originalidad.

Otro uso bastante clásico de la escala cromática es la variación de tonos fríos y cálidos para representar los efectos de las diferentes variedades de cannabis. Normalmente, los azules, verdes y morados suelen emplearse para representar a las relajantes y sosegadas indicas, mientras que los brillantes colores cálidos, como rojos, naranjas y amarillos tienden a representar a las energéticas sativas. Una vez más, la psicología del color se emplea de forma metafórica para reforzar la comunicación de la marca.

La investigación Exciting red and competent blue también confirma esta teoría de la influencia del color en la intención de compra de los usuarios. Otras investigaciones han revelado que nuestros cerebros prefieren marcas identificables, lo que hace que el papel del color sea fundamental para la identidad de la marca. Pero por otro lado, también se ha descubierto que es de importancia primordial que las nuevas marcas se diferencien de la competencia a través de los colores de su logo.

Dispensario Paper Leaf

Estética del dispensario Paper Leaf, en Washington. Fuente: Paper Leaf

En la industria ya hay ejemplos de empresas que están saliendo por la tangente con sus elecciones cromáticas. Mary’s Medicinals se diferencia de la competencia con un look vintage que toma fuerza gracias al empleo del blanco y el negro como principales colores corporativos. De hecho, incluso su eslogan hace hincapié en la importancia de la gama cromática: for us, it’s simply black and white. Otro buen ejemplo es la boutique especializada en cannabis medicinal Paper&Leaf. Este dispensario de Washington se desmarca de la competencia con un look&feel totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados a ver en tiendas relacionadas con el sector:  tonos naturales, mucha madera y una estética que recuerda más a un supermercado gourmet o a una exclusiva cafetería.

El futuro ha llegado al mundo del cannabis, y es multicolor.

 

Surfface Mag

12 marcas cannábicas que necesitamos que existan ya

La revista  Surface propuso a 12 estudios punteros de diseño que adaptaran la imagen de la marihuana a las tendencias sociales y culturales de nuestra época

Los días de raperos fumados y puritanismo anticannábico ya quedan lejos en el imaginario colectivo de los estadounidenses. La percepción de la marihuana ha cambiado de forma radical desde 2012, gracias a la regulación y legalización del consumo en Colorado y Washington, y la visión se ha ampliado hacia nuevos horizontes. Por eso, la actualización de las marcas del sector se hace más necesaria que nunca. En esto de manejar los atributos de marca de forma magistral hay algún pionero interesante, como ‘Leaf’ del rapero Snoop Dogg o Marley Natural, pero un buen porcentaje de los proyectos del sector siguen anclados en una imagen predecible y desactualizada.

Precisamente con ese propósito de modernización en mente, la revista ‘Surface’ propuso a 12 estudios punteros de diseño que adaptaran la imagen de  la marihuana a las tendencias sociales y culturales de nuestra época. Las normas de juego fueron simples: cread una marca ficticia y aspiracional alrededor de la marihuana. El futuro Starbucks de la hierba, para que nos hagamos una idea. Con este reto, que bautizaron como ‘High Design’, Surface no  pretendía otra cosa que impulsar la conversación sobre el papel del diseño en el nuevo sector del cannabis.

¿El resultado? 12 marcas de estética y concepto impecable que nos encantaría tener en la tienda de debajo de casa: tres marcas denominadas ‘Hi’ (una curiosa coincidencia), un té cannábico o un agua infusionada con cannabis pensada para las madres trabajadoras. Pasen y vean.

HI, DE BRUCE MAU DESIGN (LOS ANGELES)

Hi by Bruce Mau Design

Hi, la propuesta de Bruce Mau Design para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

BMD propone “hi.”, un servicio de suscripción mensual que aspira a democratizar la experiencia de fumar, simplificando y desmitificando el producto de forma amigable y sencilla.  Los consumidores piden online sus BudBoxes o cajas de semillas, escogiendo el tipo de experiencia  que desean tener (Soothe, Relax, Passion, Energy o Focus), y en unos días una caja personalizada llega a su puerta con los productos escogidos y dosificados con mimo.

Gracias a los colores brillantes y a las tipografías sencillas, “hi.” transmite un sentimiento de diversión y sencillez a la hora de tomar decisiones que de otro modo hubieran sido más complicadas. Su imagen casual y amigable hace que “hi.” destaque entre una competencia plagada de marcas esotéricas y/o con tintes medicinales.

OKAY, DE BASE DESIGN (NUEVA YORK)

Okay by Base Design (Nueva York)

Okay la propuesta de Base Design para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Con OKAY quisimos imaginar cómo sería el mundo de la marihuana en 10, 20 o 30 años. Envisionamos Okay como un modificador del estado de ánimo, como un aditivo tan socialmente aceptado como la manzanilla o el café – en esencia, una versión un tanto menos siniestra del SOMA de Aldous Huxley. Consideradlo un producto de masas que se ha convertido en el Kleenex de su categoría”.

SPRANKLES, DE FRANKLYN (NUEVA YORK)

Sprankles by Franklyn, New York

Sprankles, la propuesta de Franklyn para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Sprankles es el condimento de cannabis definitivo. Una mezcla Premium optimizada para destacar su efecto medicinal o psicoactivo. Sprankles es una fusión de los términos sprinkles (espolvorear) y “dank” (marihuana de alta calidad). También suena un poco hip hop, cosa que nos gusta. La identidad visual es limpia, moderna, discreta, un poco irrevente, y centrada en resaltar la mezcla herbal”.

L’ENFER EST VOLONTAIRE DE KARLSSONWILKER (NUEVA YORK)

L'Enfer est Volontaire by Karlssonwilker, New York

L’Enfer est Volontaire , la propuesta de los neoyorkinos Karlssonwilker. Fuente: Surface Mag

“El nombre de nuestra marca es francés. Y rima. Es bastante largo, indomable y agradablemente pretencioso. Significa que el infierno solo es opcional, que cada uno tiene la opción de vivir en él o no. Los productos accesibles y de calidad de L’EEV  te dan esa opción. El primero es una bolsa de patatas fritas artesanales ahumadas con aroma de marihuana orgánica de las Montañas Rocosas. Comparado con una bolsa de patatas fritas al uso, añadir este humo de marihuana no  supone un mayor gasto de energía o recursos en la cadena de producción”.

HI, DE MGMT (BROOKLYN)

hi by MGMT, Brooklyn

hi, le propuesta de MGMT, Brooklyn. Fuente: Surface Mag

“Nuestra marca es como un conserje personal que facilita un servicio online de envío  de una selección mensual de productos orgánicos a base de hierba de alta calidad. Los productos varían mes a mes, dando un enfoque artesanal a los snacks clásicos: tabletas de chocolate con sal del Himalaya, ositos de chuchería ecológicos, chips de kale… La estética podría ser descrita como una lámpara de lava post modernista. Entre nuestras fuentes de inspiración están Karel Martens o Gabriel Orozco. Desafortunadamente, ningún producto fue degustado durante la creación de esta imagen ”.

SKUNK, DE ORIGINAL CHAMPIONS OF DESIGN (NUEVA YORK)

Skunk by Original Champions of Design, New York

Skunk, la propuesta de Original Champions of Design, New York. Fuente: Surface Mag

“El envase perforado de Skunk deleita el sentido del olfato desde el primer contacto. A través de una miscelánea de productos, el aroma y la sensación trabajan de la mano para afectar al estado de ánimo. Tanto el diseño de la marca como el del envase reflejan cómo se sentirá el consumidor cuando pruebe Skunk. En la cultura del cannabis, skunk designa a las variedades de aroma más potente. Nos gustó el concepto, así que lo adoptamos”.

WATER WATER DE OMNIVORE (BROOKLYN, PORTLAND Y LOS ANGELES)

Water Water, la propuesta de Omnivore para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

Water Water, la propuesta de Omnivore para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Water Water está infusionada con cannabis, es ecológica y tiene menos calorías que el alcohol. Los sabores se combinan con suplementos alimenticios y tres niveles distintos de THC para acentuar los tres pilares principales de la vida de la mujer trabajadora: el trabajo (“Aire,-poder), los hijos (“Tierra”, equilibrio) y la pareja y las relaciones (“Fuego”-amor). Water Water nació de la observación de nuestras propias vidas como madres trabajadoras. Queríamos inyectarle un toque de diversión a nuestro sueño de “hacerlo todo” sin sacrificar nada”.

HI, DE OPEN (NUEVA YORK)

Hi by Open, New York

Hi, la propuesta de Open para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

La tercera Hi del grupo es una marca amable. “ Siempre animamos a las empresas a hablar directamente con sus clientes , a hacerles sentirse cómodos y bienvenidos. ¿Cuál es la mejor forma de hacer esto? Diciendo “Hola”. Hi vende cigarrillos, snacks y vaporizadores a gente que quiere disfrutar de la hierba, pero sin darle más importancia de la necesaria. Pero aunque queríamos hacer de Hi una marca colorida y luminosa, uno de nuestros diseñadores nos recordó que la marihuana no es para niños. Así que, aunque Hi emplea colores brillantes, solo es apta para adultos”.

ALLAY, DE PEARLFISHER (NUEVA YORK Y LONDRES)

Allay by Pearlfisher (New York, London)

Allay, la propuesta de Pearlfisher para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Allay es una gama de productos que emplea las propiedades calmantes del cannbis para aliviar síntomas recurrentes de estrés y dolor. Con una diversidad de formatos pensados para un estilo de vida en continuo movimiento, incluyendo una muñequera, un aceite comestible y pastillas efervescentes, la selección está diseñada para relajar y sedar, administrando dosis medicinales controladas y customizadas. La estética es simple, relajante y pura, desafiando al lenguaje tradicional y funcional de la industria farmacéutica”.

FLOAT DE PUBLIC LIBRARY (PORTLAND Y LOS ANGELES)

Float by Publicl Library (Los Angeles, Portland)

Float, la propuesta de Public Library para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Al pensar en el nombre de la marca, buscábamos una palabra que reflejara la emoción que deseábamos transmitir. Significado, sonido y grafías fueron elementos con los que queríamos trabajar conjuntamente para reforzar el concepto: una onomatopeya abstracta y visual. En el diseño hay un gran juego de texturas, opacidad, y colores tenues. Es la versión madura de una nostálgica experiencia de instituto”.

BOTÁNICA 1545 DE SAATCHI & SAATCHI DESIGN (NUEVA YORK)

Botanica 1545 by Saatchi&Saatchi Design (New York)

Botanica 1545, la propuesta de Saatchi&Saatchi Design para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Cannabis y té se combinan en Botánica 1545 para crear una gama de tés botánicos infusionados con cannabis. El nombre no es fortuito: 1545 es el año en el que el cannabis llegó oficialmente al Nuevo Mundo, a bordo de un barco español. Curiosamente, parece que el té empezó a abrirse camino hacia el continente americano alrededor de las mismas fechas. La conexión histórica con España inspiró tanto el nombre como la forma y el diseño de la botella”.

HAZE, DE WAX STUDIOS (BROOKLYN)

Haze by Wax Studios (Brooklyn)

Haze, la propuesta de Wax Studios para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Pensamos en responder a esta propuesta con humor, así que creamos una entrada falsa de Wikipedia sobre la situación de nuestra marca en el año 2036: “A principios de 2016, Green Seed Ventures, Inc., se asoció con  Haze Corporation para inyectar una inversión de 12 millones de dólares de capital al incipiente sector del comercio minorista de marihuana. Apenas 8 meses después, Haze se convirtió en la primera multinacional cannábica, diversificando su industria hacia menaje del hogar, moda, software y consultoría financiera. Haze ahora es dueño de amazehaze.com (antes Amazon), Goldman Shaze (antes el grupo Goldman Sachs) y Starhaze (antes Starbucks)”.

 

Estatua de la libertad - Foto: Pixabay

El futuro más próximo de la marihuana

Su dedo señala el camino. 2016 es año de elecciones en los Estados Unidos y de su próximo presidente puede depender el futuro legal del cannabis. De momento parece que la DEA se está planteando reclasificar la marihuana dentro del listado de sustancias controladas

Junto a la heroína, el LSD, el peyote o el MDMA, la marihuana lleva clasificada durante décadas como droga de ‘Clase I’ en los Estados Unidos. Hasta la cocaína está considerada menos peligrosa por parte de la DEA. Para que el cannabis haya recibido este “privilegio”, ha tenido que ser considerada como una sustancia con “alto potencial para el abuso”, sin “ningún tipo de uso médico” y con una “ausencia de seguridad y supervisión médica”.

Es decir, la Administración para el Control de Drogas de los Estados Unidos considera a la marihuana como una droga top. Lo peor en abuso, en consumo y en un hipotético uso médico nulo. Contradictorio, ¿verdad?

A pesar de que 23 estados norteamericanos permitan el consumo de la marihuana a nivel medicinal, y Colorado y Washington a nivel recreativo, la ley federal de los EEEU la mantiene ilegalizada. Paradojas de un país multiestatal que provocan, por ejemplo, que en los lugares donde sí es legal el cannabis no se permitan transacciones bancarias o el pago con tarjeta de crédito.

Votante norteamericano pro-legalización - Foto: Neon Tommy

Votante norteamericano pro-legalización – Foto: Neon Tommy

Pero todo podría cambiar en este crucial curso político del 2016. Aunque Barack Obama saldrá de la Casa Blanca el próximo mes de noviembre, nos vienen unos apasionantes meses por delante que pueden presentarse como vitales para la situación legal de la marihuana. Pero antes de una cita de tal magnitud, ya vamos conociendo  algunas pistas sobre el futuro del cannabis. Según Gary Johnson, ex gobernador del estado de Nuevo México y firme defensor de la descriminalización,  “Obama quitará la marihuana de la lista como narcótico Clase I”.

Unas declaraciones que se emparentan con la carta mandada durante el pasado 2015 por ocho senadores a la DEA. En ella se instaba al gobierno federal a que facilitase la investigación sobre los beneficios médicos de la marihuana con la intención de que la agencia anti-drogas norteamericana la reclasificara entre las categorías de la Ley de Sustancias Controladas.

De la respuesta de la DEA, una carta firmada por el administrador interino Chuck Rosenberg, se concluye que en el futuro esta reclasificación podría estar más cerca que en 2001 y 2006, años en los que se enviaron unas peticiones similares: “La DEA entiende el gran interés en la pronta solución a estas peticiones y espera lanzar su determinación en la primera mitad del 2016”.

Cartas de la DEA aparte, habrá que esperar también a conocer al próximo presidente de los Estados Unidos. Una administración del pro-cannabis Bernie Sanders (“Debemos terminar la llamada guerra contra las drogas”) hubiera sido perfecta para los intereses de la despenalización. Ahora, que la contienda ha quedado entre dos candidatos que no acaban de definir del todo sus posturas: Hillary Clinton y Donald Trump.

El futuro del cannabis, ¿en manos del votante norteamericano?

Ross Rebagliati durante una entrevista - Imagen: Common Wikipedia

Ross Rebagliati: El campeón olímpico que vive del cannabis

¿Cómo convertir la retirada de una medalla de oro por positivo de marihuana en una empresa rentable? Ross Rebagliati tiene la respuesta

De un lado, el auge del cannabis en Estados Unidos. Por otra parte, la normalización de esta sustancia con su consumo terapéutico. La regularización de la marihuana en estados como Colorado y Washington han servido de detonante para muchas cabezas pensantes que han visto en la hierba un modelo de negocio. Pero más allá de emprendedores anónimos que pueden invertir sus ahorros en startups, existe una especie de clase alta que ha querido “salir del armario” cannábico para entonar un “yo también consumo… e invierto”.

Es el caso de Ross Rebagliati, un snowboarder nacido en Canadá y que fue campeón olímpico en los Juegos de Nagano en 1998. De hecho, Rebagliati se convirtió en el primer campeón de la historia en eslalon gigante de snowboard. Con tan solo 27 años se vio con el mundo a sus pies (y a su tabla), pero estuvo a punto de perderlo todo debido a un positivo por dopaje de marihuana. El ‘Comité Olímpico Internacional’ (COI) le retiró el oro y el rider se defendió aferrándose a una “zona gris del reglamento”. Su recurso esgrimía que el tetrahydrocannabinol (THC) no se encontraba dentro de la lista de sustancias prohibidas por el COI. Además, el medalla de oro negó cualquier tipo de consumo durante muchos años, hasta que directamente se adentró en la industria del cannabis.

“Empecé a competir en 1988, así que supuso la culminación al trabajo de una década, con más de 200 días en la nieve por temporada, con un vida social mínima. Me costó mi tiempo, pero debía ser honesto conmigo mismo”, declaró tiempo después el campeón olímpico al que le fue devuelta su merecida medalla.

Rebagliati pasó de negar el consumo a fundar su propia empresa relacionada con el cannabis, allá por enero de 2013, cuando junto a su socio Patrick Smyth fundó una distribuidora de marihuana medicinal a la que bautizó irónicamente como Ross´GoldAproveché el cambio normativo en Canadá… y mi popularidad tras el escándalo. Producimos cannabis con licencia para su uso terapéutico. Montamos una tienda online y la entregamos por correo. Vi las legalizaciones Colorado y Washington, así que me animé”, comentó el snowboarder.

Hasta la fecha, la empresa de Ross Rebagliati ha creado cuatro tipos distintos de marihuana: Ross Platinum, Gold, Silver y Bronze. La Platinum cuenta con los niveles más altos de THC (+20%). La Bronze, con apenas nada. La visión empresarial, aprovechando su historial con el deporte y el cannabis, le ha llevado a fabricar también pipas de cristal, papel de liar o sprays.

A día de hoy, el campeón olímpico reivindica los beneficios del cannabis a viva voz: Se trata del mejor método contra el jet lag, eleva al máximo tu apetito, proporciona un sueño de calidad y es, posiblemente, uno de los antiinflamatorios más potentes”. Aunque es posible que de no haberse producido su positivo nunca le hubiera llegado esta aventura empresarial, Ross Rebagliati invita al COI a que la marihuana desaparezca de la lista de productos dopantes.

Cartel promocional de Rolling Papers

Rolling Papers: Cuando la industria de la marihuana se convirtió en papel

-> La legalización del cannabis en Colorado hizo que The Denver Post creará una sección dedicada única y exclusivamente a la marihuana
-> The cannabist es el primer blog cannábico creado por un medio generalista
-> Rolling Papers es el documental de Netflix sobre la historia que hay detrás de ‘The cannabist’

En un ejercicio casi de metaficción, nos encontramos viendo un documental de Netflix sobre periodismo y marihuana en el que hay una escena donde el dependiente de un dispensario le vende hierba a un periodista mientras el equipo audiovisual graba el momento. Durante la transacción, el comercial dice: “Te sello la marihuana y ya puedes irte a casa a ver Netflix, ¿vale?”

Es decir, un redactor de un medio cannábico español está viendo en Netflix un documental sobre periodismo y marihuana donde se muestra a un dependiente de dispensario vendiendo hierba a un redactor de un medio americano mientras le apremia con que vaya a casa a ver Netflix. Un trabalenguas irónico, pero también muy metafórico.

Cuando los defensores de la legalización de la marihuana lanzan al mundo las razones y motivos por las que regularizar la planta y el consumo, cada vez es más frecuente leer o escuchar una muy determinada: el cannabis no sólo se limita al cultivo de una planta que luego se comercializa con ella. Existen todo tipo de negocios paralelos que se pueden crear a través de cambiar la legislación vigente. ‘Rolling Paper’ es un documental de Netflix que trata sobre uno de estas acciones relacionadas que traería la legalización de la hierba. Una muy concreta y muy especial: el periodismo cannábico.

Cuando el 1 de enero de 2014 se empezó a comercializar de manera legal la marihuana en Colorado, había un periodista del ‘The Denver Post’ para cubrirlo, Ricky Baca. ‘The Cannabist’, el blog especializado en cannabis, nació como la respuesta lógica a lo que los directivos del periódico suponían como un cambio en el paradigma de su estado. La legalización de la hierba iba a traer consecuencias políticas, económicas, legales y sociales. Por ello, pusieron a un redactor musical, pero con experiencia en el tema, a dirigir una sección dedicada al tema. Y bajo su manto, nació la primera redacción stoner dentro de un medio generalista norteamericano.

Mitch Dickman, director del documental, realiza un viaje divertido y distendido en esta nueva vía de periodismo que Colorado creó con la legalización. Desde las mismas entrañas del ‘The Denver Post’, vemos cómo se organiza una redacción de periodistas que hablan de marihuana (aunque no la fuman) y varios freelances que se dedican a realizar reseñas de variedades. Aderezado con un ritmo trepidante y una banda sonora a base de hip hop o funky, también se muestra el estado actual del periodismo. Un negocio que vive su propia “reconversión industrial”, con la transición del papel a lo online y que hasta gigantes como el medio de Colorado del que se habla en el documental vive azotado por la amenaza del cierre.

‘Rolling Papers’ ignora los debates filosóficos, morales y legales de la legalización de la planta más famosa del planeta. Se centra en cómo el negocio de la marihuana se ha entrelazado con el del periodismo. Vemos a los periodistas de ‘The Cannabist’ trabajando el día a día en una especie de viaje que acaba con una visita de Rick Baca, el redactor jefe, a Uruguay. El lugar donde la industria de la hierba ha dado un paso más.

Imagen: Taxcredits.net

Tokken, una posible solución al problema del dinero en metálico

-> La marihuana está considerada a nivel federal como droga ilegal de tipo 1
-> Esta clasificación sólo permite a las empresas trabajar en “cash”
-> Tokken ha desarrollado una aplicación que facilita la compra-venta legal de cannabis

Cada vez que se habla de la situación cannábica en Estados Unidos se alaban los beneficios de la vertiente medicinal o el panorama de Colorado, donde la compra-venta y consumo de marihuana recreativa es legal y aplaudida. Sin embargo, a veces se olvida que a nivel federal el cannabis sigue siendo una droga ilegal de tipo 1. Es decir, el Gobierno la sitúa a la misma altura de la cocaína, la heroína o la metanfetamina. Las consecuencias de esta clasificación se traducen en que los dispensarios, los cultivadores, los distribuidores y otros negocios relacionados sólo pueden realizar transacciones en metálico. El uso de la VISA y Mastercard queda descartado y la mayoría de bancos no abren cuentas para estos empresas, lo que obliga a los propietarios y empleados a manejar todas las operaciones con dinero en efectivo.

En California, donde es legal la marihuana medicinal y que decidirá a finales del 2016 si legaliza el consumo recreativo, su ‘Agencia Tributaria’ y otros organismos públicos del estado se encuentran con situaciones de pagos en metálico de hasta 400 mil dólares. Los empresarios se ven obligados a llevar numerosas cantidades de billetes por la calle, lo cual ha creado un clima de miedo y pánico a los actos delictivos, como el que sucedió el pasado enero cuando tres hombres secuestraron al dueño de un dispensario del que sospechaban que había escondido grandes cantidades de dinero. Los acusados llevaron a la víctima hasta el desierto y lo torturaron para hacerle hablar.

Foto: 401kcalculator.org

“¿Pagarás la hierba en cash o con tarjeta?” – Foto: 401kcalculator.org

Para solucionar estos problemas con el dinero en metálico, Lamine Zarrad, ex empleado de bancos federales, ha creado la empresa Tokken. Zarrad ha ideado un sistema de pagos electrónicos que no dependen de las compañías de tarjetas de crédito ni de las redes de débito. Tokken usa ACH, un sistema de transferencias electrónicas que mueve el dinero de la cuenta bancaria de un cliente a la cuenta de Tokken, la cual tendrá subcuentas para cada dispensario, con lo cual no será necesario que los bancos traten directamente con ellos.

Zarrad quiere hacer de su experiencia en el sector financiero (trabajó como asesor de la compañía financiera ‘Merrill Lynch’ y en la organización que regula los bancos nacionales) un activo para que su Tokken arraigue en la industria de la marihuana y conseguir acabar con el problema de las transacciones en metálico.

Times Square, Nueva York

EE.UU podría recaudar 12 mil millones en impuestos si legalizara el cannabis

El estudio realizado por las economistas Liana Jacobi y Michelle Sovinsky, de las universidades de Melbourne y Mannheim determina que el consumo de la sustancia entre adultos mayores de 30 años crece en los estados donde es legal

Hasta 12 mil millones de dólares podría recaudar el gobierno norteamericano en caso de cambiar el status quo que la marihuana tiene a nivel federal, donde aún se le considera una sustancia clasificada como tipo 1. Es decir, una droga sin ningún tipo de aplicación medicinal y con alto potencial para el abuso. Así lo ha determinado un informe económico publicado en la edición de agosto de la revista académica ‘American Economic Review’. La investigación se ha basado en el tipo de impuesto aplicado en Colorado, donde se agravan las ventas de la droga legal con un 25%.  De esta manera, la administración estadounidense podría recaudar entre 4 y 12 mil millones de dólares.C

“Marijuana on Main Street  Estimating Demand in Markets with Limited Access”, que traducido del inglés significa “¿Marihuana en la calle principal? Calculando demanda en mercados con acceso limitado”, indica además que este impuesto aumentaría los ingresos por tasas fiscales sin riesgo a incentivar el mercado negro.

El ensayo indica además que su consumo se incrementaría “modestamente” entre la población menor de 30 años en caso de aprobarse su regularización. Por el contrario, mucho más positivo sería el repunte entre la muestra de personas mayores de 30. En total y, bajo este escenario, se estima que el 19,4 por ciento de los adultos norteamericanos consumirían la hierba si fuera legal.

Foto: Commons Wikipedia

Pennsylvania se plantea la descriminalización de la marihuana

El gobernador Thomas Wolf piensa que se puede hacer más por disminuir los arrestos por pequeñas posesiones

En pleno proceso de legalización de la marihuana con fines terapéuticos, el gobernador de Pennsylvania ha declarado su deseo de despenalizar la posesión de pequeñas cantidades de cannabis para dejar de saturar el sistema carcelario.

El estado inició este pasado mes de abril el camino que le puede llevar al cannabis medicinal. El propio Wolf firmó el proyecto que se alargará, según el Departamento de Salud, hasta 2018. Mientras tanto, el gobernador ha expresado en una entrevista a una emisora de radio local que “hay demasiadas personas que van a la cárcel a causa de la utilización de cantidades muy modestas o que transportan pequeñas cantidades de cannabis, lo que provoca la obstrucción de nuestras prisiones, la destrucción de las familias y se hace daño a nuestra economía. Así que creo que la despenalización es el primer paso”.

Aunque el político demócrata es un reconocido defensor de la marihuana medicinal, ha señalado que prefiere ver primero lo que sucede en Colorado, Washington y Oregón para tomar cualquier decisión respecto a una posible legalización completa del cannabis en el también conocido como Keystone State.