Entradas

The Body shop

Arte, aceite de cannabis y solidaridad: La fórmula ganadora de The Body Shop

The Body Shop lleva desde 1998 en el mercado. El prestigioso artista Ben Eine ha diseñado el packaging de su producto estrella. El cannabis es mainstream.

O al menos, esa impresión nos da al ojear el catálogo The Body Shop’. Su línea cosmética basada en el hidratante y reparador cáñamo lleva desde 1998 en los neceseres de las pieles más secas y maltratadas, y por algo será. El gigante cosmético nacido en 1976 bajo la convicción de su fundadora, Anita Roddick, de que los negocios pueden ser una fuerza positiva, lleva casi dos décadas ofreciendo al gran público las bondades del aceite de cáñamo prensado en frío.  

¿Por qué se lanzó esta gran firma a cultivar el nuevo oro líquido? Parece que la respuesta está en la ecología: el cáñamo es 4 veces más eficaz capturando CO2 que un árbol, y según ‘The Body Shop’, el cáñamo que cultivan desde 1992 contribuye a la biodiversidad local porque su cultivo no necesita pesticidas ni herbicidas. ¿El resultado? Una mejora en el hábitat para la fauna que le rodea.

Crema de manos cáñamo The Body Shop

Diseño de la Crema de manos de cáñamo de The Body Shop, edición limitada Eine. Fuente: The Body Shop

Pero la firma británica no se ha conformado con crear una línea basada en un ingrediente tan controvertido como beneficioso para nuestra piel, sino que este año ha querido vincularse con el mundo del arte para llamar la atención y sacudir mentalidades obsoletas. El encargado de materializar tanto idealismo fue el prestigioso artista urbano Ben Eine, que utilizó su arte para rediseñar el packaging de la estrella del equipo: la crema de manos de aceite de semillas de cáñamo. Lo de estrella no nos lo hemos inventado nosotros: esta crema es un producto superventas en todo el mundo, y en 2015 se vendió un tubo cada 9 segundos.

Utilizando la icónica tipografía de Eine, la edición limitada de la crema de manos de cáñamo, que estuvo disponible desde febrero hasta junio de 2016, transmite un mensaje positivo y potente: la necesidad de CAMBIO. Haciéndose eco de la misión de The Body Shop, que se basa en marcar una diferencia positiva en la vida de las personas a nivel mundial, el londinense Eine pone el poder del cambio al alcance de nuestras manos. Y nunca mejor dicho.

Desde sus inicios, Eine mostró interés en lo que después se conocerá como el ADN de su arte: el alfabeto. Se centró en desarrollar tipografías estéticas fácilmente identificables que se diferenciaran de las clásicas firmas graffiteras que inundaban las calles. Durante su dilatada trayectoria profesional, Eine ha trabajado con las tipografías Shutter, Neon, Elton, Vandalism, Wendy y, la más famosa y reconocida, Circus.

El personal estilo de Eine lleva 30 años dominando las calles de Londres, Pekín y Los Ángeles, entre otras capitales mundiales.  Desde sus inicios firmando obras en Londres, hasta las exitosas exposiciones en galerías de todo el mundo, la obra de Eine no ha hecho más que subir como la espuma, adquiriendo prestigio y popularidad. Buena muestra es la colaboración con el gigante de la moda Louis Vuitton en 2013, o la presente con ‘The Body Shop’.

La trayectoria artística del londinense se refleja en este envase metálico puesto al servicio de la solidaridad y la innovación: sus colores vibrantes, sus formas simples y sus líneas rectas anuncian a gritos la identidad del autor. Y el susodicho parece satisfecho con esta colaboración:

“Me siento orgulloso de poder utilizar mi arte para lanzar mensajes de positividad por todo el mundo. Siempre que puedo, me gusta trabajar con gente de cada lugar, para que todo el mundo pueda involucrarse en el cambio de su entorno”.

Lo que nos gusta de esta iniciativa (aparte del cáñamo) es que va más allá de un packaging artístico y trendy: por la compra de cada edición limitada de esta crema de manos de cáñamo, se donan 2€ a ‘The Body Shop Foundation’. Y como ocurre con la casilla de la declaración de la renta, el comprador puede elegir a qué causa destinar esa cifra: desde la defensa de los derechos humanos, hasta campañas para protección de las especies en peligro de extinción y los océanos.

Desde Nekwo nos imaginamos perfectamente a Eine hidratando sus maltratadas  manos tras decorar los muros de las ciudades de medio planeta. Esta colaboración es todo un ejercicio de buena imagen de marca al servicio del arte, la positividad y la innovación. Justo como nos gusta a nosotros.

 

La revolución del color

La revolución del color ha llegado al imperio del cannabis

A estas alturas ya te habrás dado cuenta de que, gracias a la progresiva tendencia a su legalización, el cannabis es el nuevo mundo de los negocios. Y donde hay pasta, hay diseño e imagen de marca. Por eso, diseñadores, realizadores y consultores ya están manos a la obra para mejorar la imagen de las marcas del sector

Uno de los principales bastiones en los que se está apoyando esta nueva era del cannabis empresarial es la psicología del color, tras numerosos estudios que señalan su gran importancia. Y no son estudios de pacotilla: los investigadores de la ‘Universidad de Missouri-Columbia’ han demostrado que los tonos empleados en el logo de una compañía tienen un impacto significativo en cómo se percibe ese logo, y por ende la marca en su conjunto. Dicho estudio encontró  una marcada relación entre los colores de los logos y el sentimiento de la gente con respecto a las marcas. En otro estudio similar, conocido como Impact of Color in Marketing, se demostró que el 93% de los decisiones instantáneas de compra se basan únicamente en el color del producto en cuestión. 

Por eso, en su carrera por la atención del consumidor, los dueños de las empresas cannábicas están empleando tiempo y dinero en seleccionar minuciosamente los colores corporativos de sus logos, de su packaging, de sus locales…Esto marca un punto y aparte en el sector, en el que hasta hace muy poco no pasábamos de una iconografía y colores clásicos: la hoja de marihuana, color verde por todas partes, alguna bandera rasta que otra…En resumen, estereotipos a cascoporro y escasa o nula originalidad.

Otro uso bastante clásico de la escala cromática es la variación de tonos fríos y cálidos para representar los efectos de las diferentes variedades de cannabis. Normalmente, los azules, verdes y morados suelen emplearse para representar a las relajantes y sosegadas indicas, mientras que los brillantes colores cálidos, como rojos, naranjas y amarillos tienden a representar a las energéticas sativas. Una vez más, la psicología del color se emplea de forma metafórica para reforzar la comunicación de la marca.

La investigación Exciting red and competent blue también confirma esta teoría de la influencia del color en la intención de compra de los usuarios. Otras investigaciones han revelado que nuestros cerebros prefieren marcas identificables, lo que hace que el papel del color sea fundamental para la identidad de la marca. Pero por otro lado, también se ha descubierto que es de importancia primordial que las nuevas marcas se diferencien de la competencia a través de los colores de su logo.

Dispensario Paper Leaf

Estética del dispensario Paper Leaf, en Washington. Fuente: Paper Leaf

En la industria ya hay ejemplos de empresas que están saliendo por la tangente con sus elecciones cromáticas. Mary’s Medicinals se diferencia de la competencia con un look vintage que toma fuerza gracias al empleo del blanco y el negro como principales colores corporativos. De hecho, incluso su eslogan hace hincapié en la importancia de la gama cromática: for us, it’s simply black and white. Otro buen ejemplo es la boutique especializada en cannabis medicinal Paper&Leaf. Este dispensario de Washington se desmarca de la competencia con un look&feel totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados a ver en tiendas relacionadas con el sector:  tonos naturales, mucha madera y una estética que recuerda más a un supermercado gourmet o a una exclusiva cafetería.

El futuro ha llegado al mundo del cannabis, y es multicolor.

 

Surfface Mag

12 marcas cannábicas que necesitamos que existan ya

La revista  Surface propuso a 12 estudios punteros de diseño que adaptaran la imagen de la marihuana a las tendencias sociales y culturales de nuestra época

Los días de raperos fumados y puritanismo anticannábico ya quedan lejos en el imaginario colectivo de los estadounidenses. La percepción de la marihuana ha cambiado de forma radical desde 2012, gracias a la regulación y legalización del consumo en Colorado y Washington, y la visión se ha ampliado hacia nuevos horizontes. Por eso, la actualización de las marcas del sector se hace más necesaria que nunca. En esto de manejar los atributos de marca de forma magistral hay algún pionero interesante, como ‘Leaf’ del rapero Snoop Dogg o Marley Natural, pero un buen porcentaje de los proyectos del sector siguen anclados en una imagen predecible y desactualizada.

Precisamente con ese propósito de modernización en mente, la revista ‘Surface’ propuso a 12 estudios punteros de diseño que adaptaran la imagen de  la marihuana a las tendencias sociales y culturales de nuestra época. Las normas de juego fueron simples: cread una marca ficticia y aspiracional alrededor de la marihuana. El futuro Starbucks de la hierba, para que nos hagamos una idea. Con este reto, que bautizaron como ‘High Design’, Surface no  pretendía otra cosa que impulsar la conversación sobre el papel del diseño en el nuevo sector del cannabis.

¿El resultado? 12 marcas de estética y concepto impecable que nos encantaría tener en la tienda de debajo de casa: tres marcas denominadas ‘Hi’ (una curiosa coincidencia), un té cannábico o un agua infusionada con cannabis pensada para las madres trabajadoras. Pasen y vean.

HI, DE BRUCE MAU DESIGN (LOS ANGELES)

Hi by Bruce Mau Design

Hi, la propuesta de Bruce Mau Design para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

BMD propone “hi.”, un servicio de suscripción mensual que aspira a democratizar la experiencia de fumar, simplificando y desmitificando el producto de forma amigable y sencilla.  Los consumidores piden online sus BudBoxes o cajas de semillas, escogiendo el tipo de experiencia  que desean tener (Soothe, Relax, Passion, Energy o Focus), y en unos días una caja personalizada llega a su puerta con los productos escogidos y dosificados con mimo.

Gracias a los colores brillantes y a las tipografías sencillas, “hi.” transmite un sentimiento de diversión y sencillez a la hora de tomar decisiones que de otro modo hubieran sido más complicadas. Su imagen casual y amigable hace que “hi.” destaque entre una competencia plagada de marcas esotéricas y/o con tintes medicinales.

OKAY, DE BASE DESIGN (NUEVA YORK)

Okay by Base Design (Nueva York)

Okay la propuesta de Base Design para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Con OKAY quisimos imaginar cómo sería el mundo de la marihuana en 10, 20 o 30 años. Envisionamos Okay como un modificador del estado de ánimo, como un aditivo tan socialmente aceptado como la manzanilla o el café – en esencia, una versión un tanto menos siniestra del SOMA de Aldous Huxley. Consideradlo un producto de masas que se ha convertido en el Kleenex de su categoría”.

SPRANKLES, DE FRANKLYN (NUEVA YORK)

Sprankles by Franklyn, New York

Sprankles, la propuesta de Franklyn para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Sprankles es el condimento de cannabis definitivo. Una mezcla Premium optimizada para destacar su efecto medicinal o psicoactivo. Sprankles es una fusión de los términos sprinkles (espolvorear) y “dank” (marihuana de alta calidad). También suena un poco hip hop, cosa que nos gusta. La identidad visual es limpia, moderna, discreta, un poco irrevente, y centrada en resaltar la mezcla herbal”.

L’ENFER EST VOLONTAIRE DE KARLSSONWILKER (NUEVA YORK)

L'Enfer est Volontaire by Karlssonwilker, New York

L’Enfer est Volontaire , la propuesta de los neoyorkinos Karlssonwilker. Fuente: Surface Mag

“El nombre de nuestra marca es francés. Y rima. Es bastante largo, indomable y agradablemente pretencioso. Significa que el infierno solo es opcional, que cada uno tiene la opción de vivir en él o no. Los productos accesibles y de calidad de L’EEV  te dan esa opción. El primero es una bolsa de patatas fritas artesanales ahumadas con aroma de marihuana orgánica de las Montañas Rocosas. Comparado con una bolsa de patatas fritas al uso, añadir este humo de marihuana no  supone un mayor gasto de energía o recursos en la cadena de producción”.

HI, DE MGMT (BROOKLYN)

hi by MGMT, Brooklyn

hi, le propuesta de MGMT, Brooklyn. Fuente: Surface Mag

“Nuestra marca es como un conserje personal que facilita un servicio online de envío  de una selección mensual de productos orgánicos a base de hierba de alta calidad. Los productos varían mes a mes, dando un enfoque artesanal a los snacks clásicos: tabletas de chocolate con sal del Himalaya, ositos de chuchería ecológicos, chips de kale… La estética podría ser descrita como una lámpara de lava post modernista. Entre nuestras fuentes de inspiración están Karel Martens o Gabriel Orozco. Desafortunadamente, ningún producto fue degustado durante la creación de esta imagen ”.

SKUNK, DE ORIGINAL CHAMPIONS OF DESIGN (NUEVA YORK)

Skunk by Original Champions of Design, New York

Skunk, la propuesta de Original Champions of Design, New York. Fuente: Surface Mag

“El envase perforado de Skunk deleita el sentido del olfato desde el primer contacto. A través de una miscelánea de productos, el aroma y la sensación trabajan de la mano para afectar al estado de ánimo. Tanto el diseño de la marca como el del envase reflejan cómo se sentirá el consumidor cuando pruebe Skunk. En la cultura del cannabis, skunk designa a las variedades de aroma más potente. Nos gustó el concepto, así que lo adoptamos”.

WATER WATER DE OMNIVORE (BROOKLYN, PORTLAND Y LOS ANGELES)

Water Water, la propuesta de Omnivore para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

Water Water, la propuesta de Omnivore para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Water Water está infusionada con cannabis, es ecológica y tiene menos calorías que el alcohol. Los sabores se combinan con suplementos alimenticios y tres niveles distintos de THC para acentuar los tres pilares principales de la vida de la mujer trabajadora: el trabajo (“Aire,-poder), los hijos (“Tierra”, equilibrio) y la pareja y las relaciones (“Fuego”-amor). Water Water nació de la observación de nuestras propias vidas como madres trabajadoras. Queríamos inyectarle un toque de diversión a nuestro sueño de “hacerlo todo” sin sacrificar nada”.

HI, DE OPEN (NUEVA YORK)

Hi by Open, New York

Hi, la propuesta de Open para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

La tercera Hi del grupo es una marca amable. “ Siempre animamos a las empresas a hablar directamente con sus clientes , a hacerles sentirse cómodos y bienvenidos. ¿Cuál es la mejor forma de hacer esto? Diciendo “Hola”. Hi vende cigarrillos, snacks y vaporizadores a gente que quiere disfrutar de la hierba, pero sin darle más importancia de la necesaria. Pero aunque queríamos hacer de Hi una marca colorida y luminosa, uno de nuestros diseñadores nos recordó que la marihuana no es para niños. Así que, aunque Hi emplea colores brillantes, solo es apta para adultos”.

ALLAY, DE PEARLFISHER (NUEVA YORK Y LONDRES)

Allay by Pearlfisher (New York, London)

Allay, la propuesta de Pearlfisher para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Allay es una gama de productos que emplea las propiedades calmantes del cannbis para aliviar síntomas recurrentes de estrés y dolor. Con una diversidad de formatos pensados para un estilo de vida en continuo movimiento, incluyendo una muñequera, un aceite comestible y pastillas efervescentes, la selección está diseñada para relajar y sedar, administrando dosis medicinales controladas y customizadas. La estética es simple, relajante y pura, desafiando al lenguaje tradicional y funcional de la industria farmacéutica”.

FLOAT DE PUBLIC LIBRARY (PORTLAND Y LOS ANGELES)

Float by Publicl Library (Los Angeles, Portland)

Float, la propuesta de Public Library para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Al pensar en el nombre de la marca, buscábamos una palabra que reflejara la emoción que deseábamos transmitir. Significado, sonido y grafías fueron elementos con los que queríamos trabajar conjuntamente para reforzar el concepto: una onomatopeya abstracta y visual. En el diseño hay un gran juego de texturas, opacidad, y colores tenues. Es la versión madura de una nostálgica experiencia de instituto”.

BOTÁNICA 1545 DE SAATCHI & SAATCHI DESIGN (NUEVA YORK)

Botanica 1545 by Saatchi&Saatchi Design (New York)

Botanica 1545, la propuesta de Saatchi&Saatchi Design para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Cannabis y té se combinan en Botánica 1545 para crear una gama de tés botánicos infusionados con cannabis. El nombre no es fortuito: 1545 es el año en el que el cannabis llegó oficialmente al Nuevo Mundo, a bordo de un barco español. Curiosamente, parece que el té empezó a abrirse camino hacia el continente americano alrededor de las mismas fechas. La conexión histórica con España inspiró tanto el nombre como la forma y el diseño de la botella”.

HAZE, DE WAX STUDIOS (BROOKLYN)

Haze by Wax Studios (Brooklyn)

Haze, la propuesta de Wax Studios para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Pensamos en responder a esta propuesta con humor, así que creamos una entrada falsa de Wikipedia sobre la situación de nuestra marca en el año 2036: “A principios de 2016, Green Seed Ventures, Inc., se asoció con  Haze Corporation para inyectar una inversión de 12 millones de dólares de capital al incipiente sector del comercio minorista de marihuana. Apenas 8 meses después, Haze se convirtió en la primera multinacional cannábica, diversificando su industria hacia menaje del hogar, moda, software y consultoría financiera. Haze ahora es dueño de amazehaze.com (antes Amazon), Goldman Shaze (antes el grupo Goldman Sachs) y Starhaze (antes Starbucks)”.

 

Clipper: Roll in style

Clipper: Roll in style

Nunca un papel de fumar fue tan cool. La idea detrás de la campaña de lanzamiento de la nueva gama de papel Clipper es precisamente esa: ir más allá. Conseguir que cada paquete de papel de fumar se convierta en un cotizado complemento de moda

Con este objetivo en mente, la agencia catalana somos usted creó un cóctel con ingredientes cuidadosamente escogidos y alineados con el ADN de la marca Clipper: una web con diseño e usabilidad óptimos, un impecable vídeo promocional con aires de videoclip y unas colaboraciones con artistas de primera. El resultado son siete tipos de papel de alta calidad y cinco colecciones de edición limitada por cada uno: Unreal, Memphis, Marble, Nebula y Brush.

Para el diseño de las distintas gamas, Clipper escogió a cinco artistas punteros para que jugaran con colores, texturas y técnicas, creando diseños inimitables y aportando su toque personal en el proceso.

Colección Marble de Clipper

Colección Marble, de Clipper. Fuente: Clipper

El resultado es una colección de más de 30 diseños únicos que conectan con el público por su aire contemporáneo, por su frescura y por desmarcarse de la competencia. Los cinco primeros artistas escogidos para diseñar los envases han sido Mau Morgó, Biel Capllonch, Pink Morro, Mireia Ruiz y Montse Buxó, pero la idea es añadir periódicamente nuevas colecciones para multiplicar las posibilidades de elección.

En cuanto al diseño de la web, desde somosusted explican que “No queríamos que el site corporativo fuera de esos que sólo se visitan una vez. Le hemos dado mucho valor al diseño y a la experiencia de navegación. Y también lleva alguna sorpresa”.  

Vídeo promocional de Clipper

Pero lo que nos ha cautivado en Nekwo es el vídeo corporativo, que no podemos parar de poner en replay. “La audiencia de este producto no ve anuncios. Ve videoclips. En el nuestro, Darrell Cole se marca unas estrofas”, explica la agencia. Bajo el título Fire yoself up” (enciéndete), las explosiones de colores, la música, los tempos, las miradas…conforman una amalgama perfecta que transmite de un plumazo el espíritu atrevido y original de la marca.  

El resultado de este trabajo es una imagen de marca contemporánea, diferente y, sobre todo, con estilo. Con estas nuevas colecciones es más fácil que nunca llevar una obra de arte en el bolsillo. Como bien reza su eslogan: Limited editions. Unlimited style.