Supositorios vaginales de CBD

Fumado, ingerido a través de productos comestibles o bebibles, aplicado sobre la piel en forma de cremas y aceites… muchas son las formas en las que hoy se puede consumir cannabis, particularmente en aquellos lugares donde, gracias a la progresiva relajación de las leyes, se está desarrollando una economía de esta polémica planta.


Pero hoy hablaremos de una forma de consumo muy inusual y limitada a las mujeres: los supositorios vaginales de CBD.

 

No, no se trata de una forma poco ortodoxa de colocarse, sino de juntar las propiedades medicinales del cannabinoide CBD, con una vía de absorción rápida y directa, como lo es la mucosa vaginal.

 

El CBD es un cannabinoide que no presenta efectos psicoactivos, pero al que se le asocian múltiples propiedades terapéuticas como analgésico, antiemético, antiinflamatorio, relajante muscular, etc. La idea de un supositorio vaginal de CBD es combatir los dolores asociados a la menstruación, pero hoy por hoy no existe ningún producto de cannabis aprobado por las autoridades sanitarias que pueda ser insertado en la vagina.

 

La doctora en ginecología y osbtetricia Carolyn DeLucia, miembro del Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos, está especializada en tratamientos vaginales, entre los cuales se encuentran productos de CBD. “La vagina es un excelente lugar para que cualquier cosa sea absorbida por tu sistema”, explica DeLucia. “La pared vaginal es un área porosa y mucosa del cuerpo, lo que significa que cualquier medicamento (como medicamentos hormonales o métodos anticonceptivos) que se aplica por vía intravaginal se absorbe directamente en el torrente sanguíneo”, continúa.

 

En apenas veinte minutos un supositorio intravaginal de CBD comienza a hacer efecto en el organismo, proporcionando una sensación general de calma y relax y pudiendo producir cierto adormecimiento. También podría aliviar temporalmente el dolor debido a las propiedades analgésicas del CBD.

 

Pero ojo, los productos de CBD siguen sin estar convenientemente regulados, situación de la que algunos fabricantes se aprovechan para ofrecer productos sin ninguna garantía de calidad que podrían perjudicarte. El CBD se ha convertido en tendencia, y no son pocos los que exageran sus bondades para darte gato por liebre. Si se va consumir cualquier medicamento, lo recomendable es asegurarse de que cumple ciertas garantías de seguridad y de qué sirve para lo que se supone que sirve, especialmente si se va a aplicar por vías como la vagina.

Esta zona del cuerpo es muy sensible a los cambios de pH, y cualquier cosa podría alterarlo. En principio técnicamente el aceite de coco empleado como emoliente en un supositorio de CBD no debería interactuar químicamente con la mucosa vaginal dado que es neutro, pero sin las máximas garantías de un mecanismo regulador como la FDA, podría haber ingredientes ocultos que podrían generar problemas.

 

Por ello el uso de supositorios vaginales de CBD debería siempre estar avalado y monitorizado por un especialista. Faltan todavía estudios y criterios que establezcan un sistema de dosificación adecuada para cada condición, y, a pesar de lo que vamos conociendo del CBD, es muy poco probable que sirva para tratar los dolores menstruales con mayor eficiencia que un ibuprofeno.

 

Por último, igual algunos os estaréis preguntando si existen supositorios rectales de CBD. La respuesta es sí. De hecho, dado el carácter neutro del emoliente, la mayoría de supositorios vaginales también se pueden aplicar por vía rectal (¡¡lee siempre el prospecto!!), la cual es una vía de administración de medicamentos muy eficiente, dado que evita los ataques químicos del tracto digestivo, así como el filtro del hígado, y alcanza el torrente sanguíneo de forma directa en apenas 10 minutos.

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *