El Senado de Canadá aprueba la ley del cannabis, pero se retrasa su implementación

Tras su aprobación definitiva por el Senado de Canadá, la implementación de la nueva ley del cannabis recreativo se retrasa hasta el 17 de octubre.

 

Inicialmente se habían propuesto 12 semanas para hacer efectiva la nueva legislación tras su aprobación definitiva el pasado miércoles por el Senado, pero las autoridades provinciales se han dado cuenta de que necesitan algo más de tiempo para garantizar una transición suave hacia el nuevo estatus del cannabis, y asegurar así que el sistema de distribución esté en perfectas condiciones.

 

El Primer Ministro Justin Trudeau afirma que “estos es algo que queremos hacer bien”, y añade que “aunque reconocemos que la legalización de la marihuana es un proceso, y no un evento de un solo día, esperamos que, al dar a las provincias más tiempo para asegurar que estén plenamente preparadas para el día de la entrada en vigor de esta legislación, resultará un éxito sin contratiempos en todos los sentidos que podemos prever”.

 

El diputado del NDP Don Davis propueso el pasado miércoles una moción para “proporcionar de inmediato indultos a aquellos con antecedentes penales por delitos de cannabis que pronto serán legales”. Lamentablemente la moción no gozó de unanimidad y no fue aprobada. “No tiene sentido buscar indultos mientras la vieja ley está en los libros”, dijo al respecto Trudeau. “Una vez que la ley entre en vigor, empezaremos a examinar el tema de los indultos y los antecedentes penales.”

 

Mientras tanto, la ministra de justicia Jody Wilson-Raybould recuerda a los canadienses que “el cannabis para uso no médico aún no es legal” y que “la ley sigue siendo la ley”.

 

Con respecto al autocultivo, Quebec y Manitoba se oponen, pero la ministra Wilson-Raybould opina que esto puede suponer problemas legales interprovinciales, por ejemplo si un consumidor es sorprendido con marihuana cultivada en una provincia donde el autocultivo es legal, en una provincia donde es ilegal.

 

“Sabemos que está permitido hacer tu propio vino, hacer tus propios cigarrillos, cultivar tu propio tabaco. Muy pocas personas hacen esto, pero algunas lo hacen. Lo hacen de una manera controlada y regulada por la ley. Así que si la gente quiere cultivar plantas para consumo personal, será necesario disponer de las medidas para contrarrestar el crimen organizado”, dijo en este sentido Wilson-Raybould.

 

Canadá se convertirá así, tras Uruguay, en el segundo país del mundo en legalizar el consumo recreativo del cannabis. Tras la decisión de antes de ayer del Senado, Trudeau se manifestó así: “Ha sido demasiado fácil para nuestros jóvenes conseguir marihuana y para los criminales cosechar las ganancias. Hoy cambiamos eso. Nuestro plan para legalizar y regular la marihuana acaba de ser aprobado por el Senado”.

 

Tomemos nota el resto del mundo civilizado sobre la coherencia y racionalidad ejemplares en esta nueva actitud hacia el cannabis que inició Uruguay y ahora asume Canadá. Al contrario que en EE.UU., donde los diferentes estados implementan leyes al respecto con la oposición del gobierno federal, en Canadá el Estado trabaja codo con codo con las provincias para hacer realidad este proyecto a nivel nacional.

 

Fuente: The Globe and Mail

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *