Portugal legaliza el cannabis medicinal

Por mayoría parlamentaria y con la única abstención del CDS-PP, Portugal legaliza el cannabis medicinal, aunque excluye el autocultivo

 

Portugal acaba de dar otro paso significativo en lo que respecta a la regulación del cannabis. No solamente implementó en 2001 un sistema para regular las drogas basado en el tratamiento y la prevención, en lugar de en la sanción y la criminalización, sino que acaba de aprobar el viernes pasado la regulación del uso medicinal del cannabis. La ley, presentada por el bloque de Izquierda, fue aprobada en primera lectura por todos los grupos parlamentarios salvo por la abstención del derechista CDS-PP.

 

Lamentablemente, y a pesar de los avances racionales en la materia, nuestro vecino luso se mantiene muy inflexible respecto al autocultivo de cannabis, aspecto que tuvo que ser retirado del proyecto de ley para su aprobación definitiva por mayoría parlamentaria. En este sentido Portugal sigue siendo uno de los pocos países europeos que criminaliza la posesión de semillas y prohíbe la venta de equipos destinados al cultivo de cannabis, actitud contradictoria e incompatible con su política de no criminalización, al vetar a los consumidores la posibilidad de acceder a su propia sustancia, teniendo que recurrir al mercado negro.

 

La regulación aprobada también estipula que los pacientes podrán únicamente recurrir a esta sustancia en caso de que otros tratamientos convencionales fracasen, y siempre bajo una receta médica especial. El medicamento podrá dispensarse en farmacias en forma de distintos preparados, desde la flor deshidratada hasta aceites.

 

La legalización del cannabis medicinal en Portugal plantea aun muchos problemas

 

A pesar de la aprobación, asociaciones cannábicas como Cannativa lo consideran solo un éxito parcial y exponen una serie de problemas alos que la nueva ley no da solución. Por ejemplo, la ley solo prevé la prescripción médica en caso de que los tratamientos convencionales fallen, sin cuestionarse de entrada la posibilidad de que un tratamiento basado en el cannabis sea específicamente más eficaz para la condición de un paciente. En este sentido, la asociación también llama la atención sobre el hecho de que sean los criterios reguladores los que se atenpongan al criterio médico para establecer la conveniencia de un tratamiento, obligando a pacientes a experimentar tratamientos que puedan ser de entrada inconvenientes o contraindicados para dolencias específicas, solo porque la ley establece que han de fracasar primero para poder tener acceso legítimo al cannabis. De igual forma, Cannativa apela a la urgencia de esclarecer el estatus legal del CBD, un cannabinoide no psicoactivo y  con múltiples propiedades terapéuticas de las que podrían beneficiarse los pacientes inmediatamente.

 

Cannativa también considera que la falta de formación de los profesionales de la salud dificultará el acceso de los pacientes al cannabis. Por ello la asociación ha promovido la realización de Lisbon Medical Cannabis, la Primera Conferencia Internacional sobre el cannabis medicinal en Portugal, que tendrá lugar en Lisboa el 9 y 10 de noviembre, un evento que incluye formación acreditada para médicos, enfermeros, farmacéuticos y veterinarios.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *