El Parlamento de Navarra quiere llevar al Congreso una proposición de ley para regular las asociaciones de cannabis

Después de la anulación del Constitucional el año pasado de la ley foral de regulación de asociaciones de cannabis de 2014, el Parlamento de Navarra lo intentará en el Congreso. 

Por un lado tenemos a Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra. Por otro a UPN y PPN. Los primeros han firmado una proposición de ley para regular las asociaciones consumidoras de cannabis que el Legislativo foral ha aprobado para su consideración, mientras que los segundos se han opuesto. Lo de siempre, dos Españas, una intentando llevarnos hacia adelante, la otra aguantando los caballos del progreso, cerrándoles bien las gríngolas.

Si tras los trámites de la comisión parlamentaria finalmente es ratificada, cosa bastante probable, la proposición aterrizará en el Congreso de los Diputados. Y no, no será la primera proposición de este tipo que una comunidad autónoma remite al Congreso.

Esta proposición surge como reacción a la anulación que el Constitucional llevo a cabo en 2017 de una ley foral aprobada en 2014 por el Parlamento de Navarra sobre esta materia. La razón: que esta ley vulneraba la competencia exclusiva del Estado en materia de legislación penal.

Según el mismo texto de la nueva proposición de ley, su finalidad es proteger, promover y mejorar la salud pública de la población mediante una política orientada a minimizar los riesgos y daños del consumo del cannabis” y “establecer los mecanismos para la protección de la salud de las personas consumidoras de cannabis, en especial el control y la información sobre la calidad y las características y efectos del producto que consumen”, además de promover “la debida información, educación y prevención sobre las consecuencias tanto de los efectos perjudiciales como terapéuticos y medicinales vinculados al consumo de esta sustancia”. También se pretende “establecer un marco de seguridad jurídica para las actividades de las asociaciones de consumidores de cannabis” y “garantizar los derechos de los socios que integran estas asociaciones”.

Pero es mejor dar voz a los protagonistas para ver con más claridad el panorama. Os intercalamos entre la cal dos paladas de arena:

Mikel Buil, Podemos: (En nuestro programa ya incluimos) la despenalización del cultivo y la tenencia de cannabis a nivel personal y colectivo y la regulación de la actividad de los clubes de cannabis a través de una propuesta que garantice las libertades y derechos fundamentales de los consumidores y que contemple la regulación de la producción, distribución y consumo de cannabis, porque creemos que el cannabis puede contribuir a cambiar el modelo productivo de este país.

Patxi Leuza, de Geroa Bai: “(Tenemos que) convertir en legal lo que en la sociedad es normal. (…) Nos posicionamos a favor de que el poder político legisle con claridad, porque los clubes de consumidores son la única alternativa al mercado negro.”

Carlos García Adanero, de UPN: “(…) hay documentos del Gobierno de Navarra que dicen que esto no es inocuo para la salud y hay que tener cuidado con la imagen que se traslada.”

Maiorga Ramírez, EH Bildu: “llegará un momento en el que nos plantearemos con sorpresa que hubo un tiempo en el que todavía se estaba debatiendo sobre estas cosas.

Ana Beltrán, PPN: “estamos hablando de cosas muy serias, estamos hablando de una droga y por eso es ilegal. Es absolutamente perjudicial para la salud y tenemos que proteger mucho y a muchos con el consumo del cannabis. Por eso nos oponemos radicalmente a esta ley”.

Inma Jurío, PSN: “(Esta es) una iniciativa en la línea de libertades que defiende el Partido Socialista (…). (Se trata de) dotar de garantías jurídicas y sanitarias el consumo del cannabis.”

José Miguel Nuin, Izquierda-Ezkerra: “(Tenemos que dotar de un) marco de seguridad jurídica a los clubes de cannabis. Es escandaloso que el Gobierno central no regule esta materia. Si al PP no le vale el marco de Navarra para que esto se regule, vamos a ver si le vale el del Congreso de los Diputados”.

Desde Nekwo, obviamente solo podemos plantear objeciones a los argumentos de UPN y PPN, a saber, que el cannabis “es una droga y por eso es ilegal” (¿en serio ese es el nivel de argumentación?) de cuyo consumo nos tienen que proteger las autoridades y que “no es inocua para la salud”. A los portavoces de ambas formaciones les recomendaríamos que revisasen con datos estadísticos y científicos el papel que juega el alcohol en nuestra sociedad. Según su argumentación el alcohol debería ser ilegal porque “es una droga absolutamente perjudicial para la salud” (además en varios órdenes de magnitud peor que el cannabis) de cuyo consumo nos deberían proteger las autoridades. Lo que no puede ser es que a estas alturas, con el nivel de información que tenemos hoy sobre el cannabis, los datos científicos y la experiencia de sociedades menos mojigatas, tengamos que lidiar con argumentos tan infantiles y posturas tan ridículamente paternalistas e hipócritas.

Quizá sea porque estamos estancados en una monarquía en pleno siglo XXI, con todo el desequilibrio en la balanza política que eso supone, por lo que las cosas de palacio van despacio en nuestro país. Para empezar, no deberíamos tener palacios, sino dejar que nuestra sociedad se modernizase al nivel que se espera de democracias modernas y libres, cosa que intentan, no sin muchísimo esfuerzo, algunos grupos políticos que pretenden solucionar de forma razonable, y de una vez por todas, una realidad social que es la de los consumidores de cannabis. En vez de mirar hacia afuera, en España nos emperramos en esa endogamia de ideas que nos empantanan y hacen que reaccionemos tarde y mal a muchos cambios sociales de los que nunca somos pioneros.

En cualquier caso nos alegramos por esta iniciativa y esperamos que prospere.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *