Estudiantes realizando un examen

Los mejores estudiantes son más propensos a fumar cannabis y beber alcohol

Según un estudio realizado por expertos de la Facultad de Medicina de Londres y publicado en la British Medical Journals los mejores estudiantes y los más inteligentes tienden a fumar cannabis en pos de beber menos alcohol y fumar menos tabaco.

Es curioso que conforme más se estudia el cannabis, sus modelos de consumo y sus efectos  van rompiendo falsos mitos que van aportando una visión diferente de esta planta. Hace unos días, la revista especializada British Medical Journals publicaba un estudio en el que afirman que los estudiantes más inteligentes y con mejores notas, tienden a fumar menos tabaco, y a consumir más marihuana y/o alcohol que sus coetáneos menor dotados académicamente.

Los investigadores, tras comprobar que el uso de sustancias como el tabaco, el cannabis o el alcohol entre adolescentes es algo habitual, decidieron realizar mediante test y cuestionarios una muestra representativa de los hábitos de consumo de estas sustancias, así como intentar comprobar si había vínculos entre inteligencia y el uso de estas sustancias.

Consumo de cannabis

Consumo de cannabis

Pues bien, los estudiosos comenzaron a hacer las pruebas en más de 800 escuelas y colegios en Londres a niños a partir de 11 años a los que les hicieron además de los cuestionarios, un seguimiento hasta los 19 o 20 años.

A partir de las respuestas que indicaban cada año, sobre lo que consumen o los hábitos que éstos tienen, comenzaron a ir analizando caso por caso y creando perfiles en base a diferentes factores; uso de sustancia, hábito de uso y notas académicas definidas en la ‘Key Stage 2, una especie de reválida que se les hace a los niños de 11 años y que evalúa su habilidad varias asignaturas.

Los datos fueron bastante sorprendentes.

Los estudiantes inteligentes eran menos propensos a fumar cigarrillos en pos de un mayor consumo de alcohol y cannabis.

En concreto, los estudiantes aventajados eran un 25 por ciento  más propensos a consumir cannabis que el resto y en concreto un 53 por ciento más de posibilidades de fumarlo persistentemente que aquellos que no fumaban.

A pesar de que los estudiosos advierten que es un estudio observacional, dotan al análisis sociológico de un valor bastante cualitativo.

Las razones por las que creen que es debido son sencillas, según James Williams y Gareth Hagger-Johnson (coautores del estudio):

“La capacidad cognitiva está asociada con la apertura a nuevas experiencias y con mayores niveles de aburrimiento debido a la falta de estimulación mental en el colegio”

El dato que acabó por sorprender a los autores del estudio, es que además los estudiantes más talentosos empiezan más tarde a consumir este tipo de sustancias debido a que son muy conscientes de los efectos inmediatos y a largo plazo que implica tanto consumir como violar la ley.

Realmente el estudio no cuenta si esta capacidad intelectual aminora, o hace que rindan menos los estudiantes a largo plazo. Lo que si que se puede afirmar, rompiendo un tabú y un estigma más del cannabis, es que el consumo de marihuana no tiene porqué estar reñido al abandono escolar o a las malas notas.

La revolución del cannabis ya está en marcha. Con datos como estos, poco a poco iremos normalizando la situación. Que continúe la racha.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *