Fármacos psiquiátricos

Los fármacos psiquiátricos no siempre curan más que dañan

Peter Gotzsche especialista en ensayos clínicos y científico investigador en la Universidad de Copenhague aboga por la reducción del uso de fármacos agresivos contra enfermedades psiquiátricas.

Hace unos días leíamos en un artículo publicado en el periódico El País una entrevista a uno de los investigadores especialistas de la universidad de Copenhague más afamados del momento, el científico Peter Gotzsche. La fama de este reputado investigador se debe al impulso que está dándole a las nuevas investigaciones en psiquiatría, sobre todo, en el área de terapias con fármacos. De hecho, su último libro titulado “Psicofármacos que matan y denegación organizada” analiza cuál es el estado actual de la psiquiatría para justificar las carencias tanto de las terapias y diagnósticos que se hacen como de los fármacos que se recetan y sus efectos que, para él, están haciendo más daño que bien.

Peter Gotzsche

Peter Gotzsche

Para Gotzsche, no existen desequilibrios químicos en el cerebro que generen trastornos psiquiátricos ya que nunca se ha demostrado que haya diferencia biológica entre un paciente psicótico y una persona sana. El problema viene a la hora de diagnosticar y prescribir.

Según Peter, al no haber un desequilibrio químico, no se puede diagnosticar un fármaco basado en este concepto:

“Cuando tienes diabetes te falta insulina y cuando a ti te dan algo que te falta es un buen tratamiento. Con las enfermedades psiquiátricas, no te falta de nada así que basar el tratamiento en una comparación con otra enfermedad es erróneo.”

Otra de las afirmaciones que más nos sorprendieron de este científico en la entrevista fue la parte en la que habla de los daños colaterales de fármacos como por ejemplo los antipsicóticos.

“Los antipsicóticos son algunos de los medicamentos más tóxicos que existen a parte de la quimioterapia para el cáncer. Producen daño cerebral permanente incluso después de un breve consumo y hacen más difícil que la gente vuelva a una vida plena.”

Este punto es muy interesante, y en Nekwo queremos detenernos en esta parte. Si como dice este científico, parte de los fármacos que se recetan para enfermedades psiquiátricas producen daños cerebrales permanentes y siempre según estudios certificados, ¿por qué son legales? ¿No es ese uno de los argumentos que se esgrime para decir no a la legalización del cannabis?

Recientemente se han publicado estudios por la revista ‘Neuropsicopharmacology European’ en los que hablan de las capacidades que tiene el cannabis para contrarrestar el sesgo negativo interfiriendo en el procesamiento de las emociones de forma positiva en los usuarios. Entonces, ¿por qué no experimentar con nuevos tratamientos para estas enfermedades con cannabis? ¿Por qué no estudiar bien estos casos? Probablemente serían menos tóxicos y no serían tan agresivos para los cuerpos de los pacientes, pero a la vez, menos rentables para las grandes empresas farmacéuticas.

Es un tema muy interesante y que requiere de un largo análisis y un largo debate. Pero es gracioso que continúen habiendo fármacos o consumibles normalizados que son mucho más perjudiciales para el cuerpo que el consumo de cannabis, teniendo a la vez muchas cosas beneficiosas que el resto de consumibles. El cannabis no es la panacea, pero merece ser tratado, al menos, como cualquier otro consumible.

1 comentario
  1. Oscar Armas
    Oscar Armas Dice:

    Muchas Personas no logran asimilar que el cannabis no es malo, es como todo en esta vida en exceso todo siempre sera malo, pero si sabes controlar esto puedes ayudarte a mejorar tu vida, para muchas personas el cannabis es necesario sea por una enfermedad o para controlar algunas patologias, por eso los clubs de cannabis se han puesto de moda ya que te ayudan a regular y controlar esta etapa de tu vida.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *