Leche de cáñamo - Foto: PINTEREST

Leche de cáñamo: Llega la revolución a tu supermercado

-> Un vaso con 8 onzas de cáñamo puede aportar casi el 50% de la cantidad de calcio recomendada al día
-> Se está convirtiendo en la tendencia de moda en el mundo de los lácteos

Sin apenas darnos cuenta, de una manera sutil y progresiva, un hecho tan cotidiano y sencillo como comprar leche se ha complicado debido al aumento del nivel de exigencia por parte del consumidor. Las industrias lácteas han ido a la par, perfeccionando su elaboración para poder ofrecer diferentes tipos que se adapten a nuestros gustos y/o necesidades. Porque este producto hace tiempo que pasó de ser sólo básico para convertirse en algo más.

Aparecieron la leche de soja, de almendras o de coco para llenar las estanterías de los supermercados de un estilo de vida saludable. Términos como aminoácidos, omega-3, ácido graso, fitoesteroles aparecieron en nuestro vocabulario. Se acababa así la única duda que había antes: ¿leche entera, semi o desnatada? Pero aún hay más. La revolución puede que no haya llegado.  

La nueva alternativa viene de la mano de la leche de cáñamo, la nueva tendencia más saludable que la leche de vaca tradicional. Con 900 mg de ácido graso omega-3, 2800 mg de ácidos graros omega-6, un vaso con ocho onzas representa el 46% de la dosis diaria de calcio recomendada para un adulto. Una variedad que también tiene potasio, fósforo, riboflavina, vitaminas A, E, B12 y D, ácido fólico, magnesio, hierro, zinc, 4 gramos de proteína digerible y, apuntemos bien grande, nada de colesterol.

En una sociedad en la que cada vez se tiene más en cuenta el cómo se elaboran los alimentos que se consumen y de dónde provienen, la leche de cáñamo encontraría un nicho importante en los veganos, ya que estos podrían consumirla al estar hecha a partir de semillas de cáñamo y agua. Y para los detractores, y aunque resulte demasiado obvio tener que matizarlo, la tasa de THC es tan baja que el riesgo de tener efectos psicoactivos es nulo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *