La Universidad de La Rioja debate sobre el futuro del cannabis

La Universidad de La Rioja acogió el pasado fin de semana unas jornadas sobre el futuro del cannabis en España con especialistas y representantes políticos, en las que se presentó la propuesta de ley de regulación que Podemos pretende introducir el próximo año.

 

Con el título “El Futuro del Cannabis”, las jornadas consistieron en varias mesas de debate que cubrieron los diferentes aspectos de la regulación y la realidad del cannabis: modelo de libertades y sociedad civil, modelo terapéutico y derechos de los pacientes, impacto en el sistema judicial y penitenciario, modelo sociopolítico, modelo rural y productivo… Hubo incluso una mesa sobre la cuestión de género en el ámbito del cultivo y consumo de cannabis con el nombre de “Cannabis en femenino”, lo que da una idea de la amplitud de perspectivas que el debate sobre el cannabis está generando.

También se presentó la Propuesta 264, un borrador de la ley para legalizar y regular el cannabis que Unidos Podemos pretende introducir en el Congreso a comienzos del próximo año.

Estas jornadas en La Rioja suponen la tercera edición de una serie de jornadas promovidas por la GUE y Podemos Europa, que anteriormente se celebraron en el Parlamento Europeo y en Santander y que, junto al foro de debate que tuvo lugar el pasado 18 de octubre en el Congreso, tienen como finalidad, según Cantrabrana, “llevar a la sociedad civil el debate sobre la posible regulación integral del cannabis”.

Cantabrana resumía a LaRioja.com las múltiples razones por las que la legalización del cannabis es fundamental. “Podemos tener una cantidad de ingresos por impuestos que se podrían revertir en mejorar nuestros servicios sociales, en mejorar nuestra sanidad, en mejorar nuestra educación”. Sobre la seguridad del producto, Cantabrana añadía que “la calidad del producto sería muy superior”. También apuntó el hecho de que, en aquellas regiones donde el cannabis se ha legalizado, se ha constatado un acceso más tardío de los jóvenes a la droga. Además de ello, la regulación reduciría el poder de las mafias y la criminalidad y violencia asociadas al tráfico y al menudeo.

 

Elevar a ley lo que es normal en la calle

Desde el comienzo de las jornadas, casi a modo de eslogan, estuvo presente la idea que el secretario general de Podemos, Pablo iglesias, lanzó hace tres semanas en la presentación del foro “Hacia la regulación integral del cannabis” en el Congreso: “El debate no es si hay que legalizar el cannabis, sino cuándo y cómo”.

En consonancia con esta idea, Cantabrana reflexionaba en el cierre de la primera jornada acerca de la realidad del cannabis en España y el fracaso del prohibicionismo. Tras incidir en que, efectivamente, el cannabis no es un producto inocuo y que su regulación debe venir acompañada de una pedagogía, de un sistema de educación social de prevención e información, que se financiaría con el mismo impuesto al cannabis, recalcó la importancia de la regulación para proteger a la juventud de los daños potenciales de su consumo.

“Elevemos a ley lo que es normal en la calle”, dijo Cantabrana citando una conocida frase de Adolfo Suárez. “Creo que todos los que estamos aquí hemos visto a la gente de nuestras cuadrillas, nuestros amigos y conocidos consumiendo cannabis lúdicamente, recreativamente, cuando les apetecía. En España es uno de los productos más fáciles de conseguir, lo cual demuestra que la guerra contra las drogas, el prohibicionismo, nunca ha logrado el efecto para el que estaba pensado. ¿Qué se ha logrado? Muchas sanciones, muchos efectos recaudatorios, pero realmente muy poco efecto a la hora de proteger a la ciudadanía”, se lamentaba.

“Solo veo ventajas en una regulación integral del cannabis, para que deje de haber vacíos legales que permiten aparte de ese acoso a los consumidores y su criminalización”.

 

Educar e informar a la sociedad

Hugo Azcona, portavoz del Círculo Cannábico en La Rioja, destacó en la jornada de la Universidad de La Rioja, la falta de información y de educación sobre el cannabis en cualquier estamento de población, así como la estigmatización social del consumidor. “Si empezamos a educar y a formar a la gente de manera correcta, sin esos prejuicios, yo creo que esto realmente podría cambiar”.

En estrecha relación con la falta de educación social sobre el cannabis, en las jornadas salieron a relucir en no pocas ocasiones las recientes declaraciones desafortunadas de la Ministra de Sanidad María Luisa Carcedo, quien afirmó contradiciendo la vasta literatura científica al respecto, que no hay evidencia científica sobre las propiedades terapéuticas del cannabis, en particular como analgésico.

La Fundación Daya de Chile, centrada en los usuarios terapéuticos, también estuvo presente en las jornadas mediante videoconferencia, a través de la cual su directora ejecutiva, Ana María Gazmuri, expuso los esfuerzos y los logros que su organización está realizando en el camino de la legalización del cannabis en el país americano, además de los problemas que está afrontando por la todavía vigente criminalización de los usuarios a pesar de la Ley 20000.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *