La OMS recomienda reducir la clasificación del cannabis

Una votación en marzo podría poner el broche de oro a la recomendación que la OMS ha emitido a la ONU de eliminar el cannabis de la lista IV de la Convención Única de la ONU sobre Estupefacientes.

 

La noticia ya es histórica de por sí. Desde aquel 30 de marzo de 1961 en que se firmó la convención en Nueva York, han pasado ya 57 años, 10 meses, y 7 días en los que el cannabis forma parte de una lista en la que figuran sustancias como la heroína, la etorfina y otros opioides más potentes que la morfina, una lista que supone la categoría de control más estricto.

 

En todos estos años, a los que se suman casi una treintena desde que comenzó el efecto dominó de prohibición mundial del cannabis, no son pocas las voces, incluidas las científicas, que han llamado la atención sobre el tratamiento absurdo y exageradamente mojigato que se ha dispensado a una sustancia a la que no solo no se le desconocen aplicaciones terapéuticas, sino que su potencial en medicina comienza a perfilarse como inmenso. ¿No os lo venían diciendo desde hace rato?

 

El informe de recomendación es fruto de una reunión el pasado noviembre de la ECDD, el comité de expertos en drogodependencia de OMS, que reconocen el potencial terapéutico del cannabis para el tratamiento de la epilepsia, la esclerosis múltiple o el dolor, entre otras muchas afecciones. ¿En serio el comité de expertos en drogas de la OMS ha necesitado más de medio siglo para constatar algo que no solo la cultura popular, sino la mismísima ciencia ha podido constatar una y otra vez en cada ocasión que se lo han permitido?

En marzo veremos la capacidad de influencia que el comité de expertos en drogas de la máxima autoridad sanitaria conocida en el mundo tiene sobre los gobiernos miembros de la ONU, cuando se someta a votación la recomendación de retirar al cannabis de una lista a la que nunca debió haber pertenecido, en el 62º período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes (CND) en Viena, Austria.

 

Quizá la recomendación no nazca tanto de los méritos del mismo comité, que parece que ha hecho poco esfuerzo en casi 58 años por revisar la situación del cannabis, situación que ha producido una increíble tasa de injusticias, criminalizaciones innecesarias, dramas familiares y MUERTES, sino del trabajo comprometido y constante de quienes han mantenido viva la cultura del cannabis, de quienes no han dejado de aportar evidencias y luchado contra los oscuros intereses que han estado ahogando la llama cannábica durante décadas.

 

Con todo, obviamente esto no se trata de darle la vuelta a la situación del cannabis, sino de una reclasificación, de la lista IV a la lista I, que no es poco.  La diferencia estriba básicamente en que, según la nueva recomendación, sí que se le reconoce al cannabis potencial terapéutico. Una votación favorable podría afectar definitivamente a la clasificación de esta sustancia en la lista federal de fiscalización de EE.UU., lo que podría cambiar radicalmente las cosas, si tenemos en cuenta dónde nació el prohibicionismo histórico.

 

«El Comité ha reconocido los daños a la salud pública que presentan estas sustancias, así como su potencial de uso terapéutico y científico», declara la OMS. «En consecuencia, el Comité recomendó un sistema más racional de fiscalización internacional en relación con el cannabis y las sustancias relacionadas con el cannabis que permitiera prevenir los daños relacionados con las drogas, asegurando al mismo tiempo la disponibilidad de preparados farmacéuticos derivados del cannabis para uso médico».

 

La recomendación también incluye eliminar los extractos y tinturas derivados del CBD completamente de la lista de sustancias fiscalizadas, dado que al no ser una sustancia psicoactiva ni presentar potencial de adicción alguno, no hay razón por la que deba estar sometida a fiscalización internacional.

 

«Estas recomendaciones tienen una importancia monumental, ya que pueden llevar a superar las barreras a la investigación, mejorar el acceso de los pacientes a la medicina basada en el cannabis y permitir el libre comercio internacional de productos de cannabis», dijo Ethan Russo, del Instituto Internacional de Cannabis y Cannabinoides, al semanal Newsweek.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *