Instantánea al cannabis un lunes de diciembre

Mientras vemos cómo invariablemente las noticias sobre el cannabis en España desaparecen del foco mediático tan pronto como surgen, al menos podemos echar un ojo al panorama en el resto del mundo.

En líneas generales, la discusión sobre la legalización no deja de crecer y, acompañándola, en algunos lugares del mundo progresivamente se van relajando las leyes. Sobre todo, parece claro que la aceptación de la dimensión medicinal del cannabis parece ser una puerta para la regulación, y ayuda a cambiar poco a poco la imagen de estigmatización de la planta.

Echemos pues un vistazo al mundo del cannabis en este lunes de diciembre.

 

EE.UU., cada vez un poco más verde

El estado de Michigan en EE.UU. se está preparando para la legalización del consumo recreativo de cannabis, convirtiéndose en el primer estado del medio oeste en implementar la medida y sumándose así a la decena de estados en los que esta regulación ha tenido lugar.

Si todo va bien, el próximo 6 de diciembre entrará la regulación en vigor en Michigan, después de que la medida fuese aprobada por sufragio popular. Los habitantes de Michigan mayores de 21 años podrán poseer y consumir legalmente marihuana en propiedades privadas, pero la venta no estará regulada hasta el Departamento de Licencias y Asuntos Regulatorios de Michigan establezca la reglamentación para ello, algo que se espera que ocurra comienzos de 2020.

El cannabis medicinal ya estaba regulado en el estado desde 2008.

 

Nueva Zelanda quiere una reforma sobre el cannabis

En otro rincón del mundo, Nueva Zelanda, la gente parece querer también revisar de una vez la cuestión del cannabis. Según una reciente encuesta llevada a cabo por la NZ Drug Foundation, dos tercios de los votantes neozelandeses están a favor de una revisión de las obsoletas leyes sobre el cannabis en el país, siendo la legalización la opción más popularmente aceptada.

“Estos resultados muestran que los neozelandeses están preparados para un futuro en el que el cannabis esté regulado. La gente se da cuenta de que la forma en que estamos lidiando actualmente con el cannabis no está funcionando“, asegura Ross Bell, Director Ejecutivo de NZ Drug Foundation.

“El apoyo a la legalización y a la despenalización ha seguido creciendo. Esta es una buena noticia para aquellos que apoyan el tratamiento del uso de drogas como un asunto de salud, no como un asunto criminal. Esta es una señal de que la gente está lista para votar por un cambio en el referéndum sobre el cannabis que tendrá lugar en o antes de las elecciones de 2020″.

 

Regular el cannabis recreativo, una meta del nuevo gobierno de Luxemburgo

No se trata de un objetivo a largo plazo, ni de un plan vago de esos que se procrastinan ad infinitum, sino de un compromiso al que han llegado los tres partidos que conforman la coalición del nuevo gobierno luxemburgués, el Partido Democrático, el Partido de Trabajadores Socialistas de Luxemburgo y los Verdes.

El pasado jueves anunciaban en rueda de prensa que legalizarán el cannabis recreativo y su distribución comercial, lo que le convertiría en pionero en Europa en tomar esta medida.

“Si la reforma permite las ventas a no residentes, el impacto sería masivo”, contaba a Marijuana Business Daily Bill Wirtz, analista de políticas del Consumer Choice Center. “Sería una gran noticia para los consumidores y el comienzo de una nueva era de la política de drogas en la UE”. Sin embargo, añadía, “si la reforma termina dejando a los no residentes fuera del mercado, el gobierno podría incluso enfrentar demandas antidiscriminatorias. Además, si realmente se quiere resolver el problema del mercado negro, se tiene que abrir las ventas a cualquiera.”

Primera paciente con receta legal de cannabis en Reino Unido

Después de que el pasado mes Reino Unido legalizara el cannabis para uso medicinal, Carly Barton, una mujer que sufre dolores crónicos de la fibromialgia que desarrolló tras un ataque hace 12 años, ha recibido la primera receta de cannabis en el país por parte de un médico privado especializado en el tratamiento del dolor.

No obstante, el sistema nacional de salud no cubre este tratamiento, por lo que la esperanza de Barton es que resulte lo suficientemente efectivo como para que el gobierno decida integrarlo en el sistema de salud. A Barton le va a salir caro: 2500 libras (unos 2815€) por un tratamiento de tres meses. Por ello teme que, si el Sistema Nacional de Salud no subvenciona los tratamientos con cannabis, surja un “sistema de dos niveles” en el que los pacientes que no pueden permitirse el lujo de pagar el tratamiento, tengan que seguir recurriendo al mercado negro.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *