Imagen: David Shankbone - FLICKR

La historia de amor de Duncan Jones

Eres el hijo de David Bowie pero nunca utilizas su nombre. Pones patas arriba Hollywood con tu primera película de ciencia-ficción. Pero, de repente, tu vida se desmorona cuando a tu pareja le diagnostican cáncer de mama. ¿Qué haces?

En 2009 una película de ciencia ficción sorprendió al mundo. Era distinta, introspectiva, artesanal e independiente. Mucho antes de que Matt Damon se perdiera en ‘The Martian’, Sam Rockwell ya nos había mostrado la soledad del astronauta en misión espacial. La gente se preguntó quién estaba detrás de ‘Moon’, el film que narraba el aislamiento de Rockwell durante tres años en una excavación minera en la Luna. El director respondía al nombre de Duncan Jones y podía no suponer ningún respingo. Pero si se rascaba un poco más en su biografía, se descubría que se trataba del mismísimo hijo de David Bowie.

Nominada a los Bafta y por varias asociaciones de críticos norteamericanos, ‘Moon’ fue una de esas pequeñas joyas que cada año inundan las carteleras de manera silenciosa y creativa. Duncan Jones pasó a ser uno de los directores jóvenes más solicitados para nuevos proyectos y en 2010 reapareció con ‘Source code’, una historia sobre viajes especiales, misiones anti-terroristas y protagonizada por Jake Gyllenhaal. El film no funcionó como lo esperado y el boom de Duncan Jones se disipó de alguna manera.

Pero más allá dela tibia acogida de ‘Código fuente’, algo mucho más importante le hizo pausar su faceta de director. Un par de años después de este segundo film, a su pareja Rodene Ronquillo le dijeron que tenía cáncer de mama. A partir de aquí comenzó una lucha por vencer la enfermedad en la que Duncan se posicionó claramente. Decidió casarse con ella tres días después de ser diagnosticada, se afeitó la cabeza, abandonó su labor cinematográfica y la ayudó con un tipo de tratamiento diferente y complementario al de la quimioterapia: marihuana medicinal

Duncan Jones y Rodene Ronquillo

Duncan Jones y Rodene Ronquillo

“Aquellos que tienen un problema con la marihuana para uso medicinal, lo único que puedo decirles es que no tienen idea de lo que significa. Es una bendición para el tratamiento del dolor del cáncer”. 

Rodene Ronquillo tenía sólo 32 años cuando su pareja Duncan Jones le notó un bulto en su pecho. Hacía un par de meses que Rodene había pasado por su chequeo médico anual, en el cual no le habían detectado nada. Volvió a la consulta y, tras una exploración más profunda, se confirmó la mala noticia. Ronquillo fue diagnosticada con cáncer de mama triple negativo. Una operación y año y medio de dura lucha contra la enfermedad que contó con el apoyo incondicional de su nuevo marido, que nunca se alejó de su lado, y de la marihuana medicinal, la cual supuso un “mundo de alivio”. 

“Ha sido maravilloso y a veces hilarante ver a Rodene encontrar un mundo de alivio del cáncer a través de estas drogas”.

Rodene y Duncan, afincados en California, pudieron beneficiarse de la legislación del estado, la cual permite el uso de marihuana con fines terapéuticos. Seis meses después de la recuperación de Ronquillo, David Bowie enfermaba. La lucha volvió a comenzar, aunque esa batalla no pudo ser ganada y el genial músico fallecía tras 18 meses combatiendo contra el cáncer. Pero el ciclo de la vida volvía a empezar.

Duncan Jones y Rodene Ronquillo, que habían congelado embriones durante la enfermedad de Rodene, esperan su primer hijo para junio. Una historia de amor y de lucha por la vida con un final feliz.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *