Funcionaria contra el autocultivo de cannabis: “Quieren enfermar a la sociedad”

Cuando se trata de la salud, e incluso de la vida de seres humanos, hacer demagogia sobre el cannabis resulta especialmente patético, especialmente si se ejerce desde la autoridad de personas presuntamente competentes.

Es el caso de la Directora Ejecutiva de la Agencia para la Prevención y Asistencia de Adicciones de la Provincia de Río Negro en Argentina, Mabel Dell Orfano, que parece estar determinada a perpetuar el peor formato de política para gestionar la relación de esta planta con la sociedad: el prohibicionismo.

De hecho, sin pretenderlo, Dell Orfano, en su crítica a quienes persiguen el fomento del autocultivo, no hace sino dar razones de peso para justificar la necesidad de una regulación integral.

En Argentina, casi como en cualquier otra parte el mundo, la guerra contra las drogas y el prohibicionismo de la marihuana han demostrado ser vías inútiles para evitar su consumo o sacarla de la calle. El cannabis sigue siendo la droga ilegal más accesible, pero sin regulación, sin educación ni información, muchos consumidores no saben exactamente qué están consumiendo.

Existe en Argentina un fuerte movimiento que lucha por la regulación del autocultivo de cannabis medicinal que ha decidido tomar cartas en un asunto que las autoridades se niegan a abordar, ofreciendo cursos de capacitación para el prensado del aceite, e incluso ofreciendo medios para analizarlo y determinar así dosis para tratamientos que también algunos médicos empiezan a recomendar, dado que, a pesar de la legalidad del cannabis con fines medicinales, el acceso al aceite terapéutico sigue siendo excesivamente caro y complicado y de ninguna forma facilitado por el Estado.

 

“Quieren enfermar a la sociedad”

Los legisladores Daniela Agostino (ARI-Cambiemos) y Nicolás Rochás (FPV) presentaron recientemente un proyecto para autorizar el autocultivo de marihuana a aquellos pacientes que tengan recetado el uso de aceite de cannabis, noticia de la que se hizo eco el diario La Mañana de Cipolletti, y que Dell Orfano valoraba de esta forma:

“Es una vergüenza que los diarios sigan publicando estas noticias, sin tener lectura sobre la evidencia científica y todas las consecuencias como los efectos colaterales graves que pueden existir en personas que se hagan su propia medicina, sin saber qué moléculas están más concentradas en el aceite que fabrican, o si pueden estar contaminados con fertilizantes o insecticidas de consecuencia tóxicos”.

A continuación, arremetía con una frase a caballo entre el populismo y la conspiratoria: “La verdad que quieren enfermar más la sociedad”, para luego rematar con la idea de que la presión social que se está ejerciendo sobre el asunto del cannabis en la actualidad persigue “hacerles el caldo gordo a las multinacionales que quieren legalizar la marihuana en el mundo, planteando que no hace nada como decían del tabaco.”

Della Orfano, concluye su embestida asegurando que una eventual regulación del cannabis desencadenaría una idiotización de la sociedad: “Menos mal que ya tengo muchos años y no voy a alcanzar a padecer una sociedad rionegrina idiotizada”.

 

Rapapolvo de una autocultivadora a Dell Orfano

A la luz de estos comentarios y argumentaciones, uno se pregunta si no será ella una representante de esta sociedad idiotizada que teme para el futuro de la provincia. Pero dejaremos que sea Maria Eugenia Sar, a quien la justicia federal autorizó el cultivo de cannabis para la producción de aceite para su nieto Joaquín, que padece síndrome de Tourette, quien le ponga los puntos sobre las íes a Della Orfano, con esa elocuencia provinciana imbatible que creemos necesario reproducir íntegramente:

“Vergüenza es tener una funcionaria como usted, Dell Orfano, a cargo de la Agencia para la Prevención y Asistencia del Abuso de Sustancias y de las Adicciones. Personalmente usted y el ministro de Gobierno, Luis Di Giácomo (médico psiquiatra), nos denigraron cuando, en una reunión de comisión ampliada a la que nos invitaron los legisladores a usuarios e investigadores de Cannabis Medicinal”

“Cuando terminamos nuestro relato, Di Giácomo expresó sus condolencias y dijo ‘pero la marihuana se ha cobrado muchas muertes’ y acto seguido pasaron un video ilustrativo con los carteles colombianos y mejicanos. En conclusión, fuimos invitados a hablar de una medicina y ustedes nos trataron de narcos. No le alcanzó y en el pasillo, ya sin argumentos que fundamentaran las supuestas muertes me refutó que los intoxicados por cannabis provocaban accidentes de tránsito. Revise qué le hace el clonazepan a la gente, usted lo debe recetar”.

“En la segunda oportunidad que fuimos a la Legislatura con el abuelo de Joaquín, usted se acercó de entre las sombras y nos preguntó, no sé si con preocupación o con perversidad, si no teníamos miedo de darle marihuana a un niño. Miedo le tengo a Monsanto, a los antisicóticos, a los desinformados que nos ponen piedras en el camino, al Estado que no avanza, a eso le tengo miedo”.

“Usted es simplemente impresentable, los comentarios que hace son de una gran irresponsabilidad (“sin saber qué moléculas están más concentradas en el aceite que fabrican…”), sí señora, yo sé lo que tiene el aceite que toma Joaquín, sé cuáles y cuántas moléculas tienen, de las que se puede saber. Y lo sé porque tenemos el privilegio de tener un amparo y acceso a los cromatógrafos que tienen algunas universidades de la provincia de Buenos Aires. Todos y cada uno de los que usan cannabis deberían poder medirlo, pero claro, con funcionarios como ustedes, eso está lejos de ser realidad”.

‘… o si pueden estar contaminados con fertilizantes o insectisidas de consecuencia Tóxicos..’. “Todos los días comemos verduras y frutas con sustancias tóxicas, ¿le suena el glifosato? Ocúpese de eso en vez de escribir barbaridades y meterle miedo a la gente. Ocúpese de que se suspendan las publicidades como la de la difenhidramina que se ofrece por TV como somnífero de venta libre”.

“Y usted sabe las reacciones adversas en un niño de 5 años que puede provocar la Risperidona, o el Clonazepan, o el Valcote?. Le recuerdo algunas de la Risperidona: Infección del tracto respiratorio superior, neumonía, bronquitis, sinusitis, infección del tracto urinario, gripe; hiperglucemia, aumento de peso, aumento del apetito, disminución de peso, disminución del apetito; insomnio, depresión, ansiedad, trastornos del sueño, agitación; parkinsonismo, cefalea, sedación/somnolencia, y 20 más que aparecen en el prospecto. Nada, pero nada de eso le pasa a quien toma 6, o 10 o 20 gotas diarias de Aceite de Cannabis.”

‘…La presión social para hacerles el caldo gordo a las multinacionales que quieren legalizar la marihuana en el mundo…’. “La presión es corporativa, es de las multinacionales, de los laboratorios y del narcotráfico, no de los padres o abuelos que tuvimos que aprender a cultivar esta noble planta y las tenemos escondidas en un placar o en el fondo de un patio, siempre con el miedo de ir presos. También tuvimos que aprender a hacer aceites, tinturas, a descarboxilar, a diluir, a titular.”

Porque el Estado no se ocupa de lo que se tiene que ocupar, de la salud, de respetar el tratamiento que el médico y el paciente elijan. Bue, bien clarito, como usted que es funcionaria y escribe comentarios de cuarta en un diario regional. Ocúpese señora, haga lo que tiene que hacer y déjenos a nosotros tranquilos que ya tenemos suficiente con atender a nuestros enfermos, plantar, cosechar, hacer el aceite, ayudarnos y contenernos entre nosotros y pelear todos los días porque no haya más presos por plantar y porque el autocultivo sea ley.”

“Porque la salud no puede esperar a que funcionarios como usted salgan de su cómodo sillón, dejen de escribir estupideces y se ponga a trabajar seriamente en una Ley de Cannabis Medicinal como se merece nuestra provincia”.

 

Piden la renuncia de Dell Orfano

Por “la ignorancia en materia de cannabis medicinal” que se desprende de las declaraciones de Dell Orfano, el legislador Nicolás Rochás pide su renuncia, declaraciones que además expresan “la más recalcitrante y retrógrada posición que se pueda tener sobre este tema”, y denuncia que “esta penosa posición ideológica beneficia a las multinacionales por encima de la salud y la urgencia de las familias”.

 

Fuente: ADN Río Negro

Imagen: Noticias Río Negro

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *