Formación profesional en cannabis

Una escuela de formación en la Outaouais, Canadá, ofrecerá una formación profesional en cannabis, especialista en control de calidad y procesamiento del cannabis a partir de septiembre.

Las cosas van tan despacio en nuestro país en lo que respecta al cannabis que no nos queda más que mirar hacia fuera, babeando ante el savoir faire de sociedades que nos están dejando atrás, y maravillándonos de las posibilidades de progreso que la regulación y legalización del cannabis trae consigo. En España hoy por hoy es impensable una titulación de formación profesional de “experto técnico en cannabis”, pero en Canadá no. En concreto, la escuela de formación profesional (CÉGEP) de la Outaouais en Gatieneau, planea un curso para la formación de técnicos y tecnólogos para la industria del cannabis. La titulación acreditaría a quienes la obtuviesen como “especialistas en control de calidad y procesamiento del cannabis”.

Si el Ministerio de Educación de Quebec aprueba el programa, el CÉGEP podría estar acogiendo su primera clase el próximo septiembre. Comenzaría con unos 15 estudiantes que seguirían un programa de entre 12 y 18 meses de duración. “Vemos que la demanda será bastante alta”, dijo Jacqueline Lacasse, directora de estudios del CÉGEP. “A pesar de que la inscripción no está abierta, ya he tenido a quien me ha llamado pidiéndome que ponga su nombre en la lista de espera.”

El CÉGEP de la Outaouais se ha asociado con una empresa productora de cannabis medicinal de Masson-Angers llamada Hydropothecary. Lacasse explica que acudieron a Hydropothecary para saber cuáles eran sus necesidades profesionales, al mismo tiempo que les explicó lo que los graduados en esta formación podrían aportar. Entonces saltó a la vista la necesidad de formar trabajadores capacitados para una industra en rápido crecimiento. Hydropothecary comenzó a aportar datos y análisis de sus puestos de trabajo para demostrar la necesidad de una formación profesional.

Entre los 120 empleados actuales de Hydropothecary hay desde científicos doctorados a trabajadores manuales, según su director de recursos humanos Andrée St-Cyr. “Actualmente estamos contratando entre dos y tres personas a la semana. Probablemente terminaremos el año con cerca de 300 empleados. Después de este año, habrá una necesidad constante. La industria está literalmente en auge” dijo St-Cyr, quien calcula que entre el 35 y el 40 por ciento de los trabajadores de Hydropothecary pertenecerán a la categoría de la formación que ofrece el CÉGEP.

La CÉGEP planea añadir una diplomatura de tres años que certifique a quien la supere para trabajar en control de calidad y procesamiento del cannabis. Según LaCasse, “ahí es donde están las mayores necesidades. (En Hydropothecary) ya tienen personas con doctorados en bioquímica y farmacéutica”.

Una industria que no está haciendo más que transformarse y crecer, está, lógicamente, demandando profesionales titulados. Mimi Carrier, asesora educativa del CÉGEP, consciente de la incipiente legalización del cannabis recreativo en Canadá, consideraba que se debían tomar medidas a nivel formativo porque “de lo contrario la búsqueda de trabajo se hará con personas que hayan adquirido cierta experiencia en el mercado negro o en Internet con una formación falsa. Eso no es lo que queremos”.

¿Cual es la situación actual de la formación profesional en cannabis?

Cada vez hay más instituciones postsecundarias en Canadá ofreciendo cursos de certificación en diferentes áreas de la industria del cannabis. Por ejemplo, la Universidad McGill anunciaba el mes pasado la organización de talleres profesionales de un día sobre producción industrial y control de calidad del cannabis. También la Politécnica de Kwantlen (Columbia Británica), está ofreciendo cursos online sobre producción, comercialización y financiación del cannabis. El New Brunswick Community College imparte cursos de cultivo y el Niagara College planea un certificado en producción de marihuana a partir de septiembre.

Mientras, en España, nos tenemos que quedar en el andén con cara de bobos viendo cómo se nos escapa un tren tras otro.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *