Ropa de cáñamo - Foto: Nekwo

Fibra de cáñamo, la moda más sostenible

La fibra de cáñamo tiene mayor resistencia térmica, mejor absorción de la humedad, su cultivo no necesita riego y su industria artesanal es toda una generadora de empleo. Pero, ¿por qué la moda no apuesta por este material? Entrevistamos a Silvia Muñoz Valera, presidenta de la ‘Asociación de Moda Sostenible de Andalucía’, para comprender mejor la situación actual

Imagina un tipo de tejido que proporciona calor a la vez que suavidad. Que mantiene la temperatura en invierno y que a la vez es fresco y transpirable en verano. Que tiene gran durabilidad a la vez que es sostenible y no requiere de productos químicos. Un tipo de tejido que es tan versátil que se puede utilizar en ropa, muebles, complementos, zapatos, textil para el hogar o construcción de viviendas. Imagina que este tipo de tejido existe. Ahora deja de imaginar y abre los ojos. Este tipo de tejido existe y se llama cáñamo.

Si la moda sostenible tiene dos vertientes, el respeto por el medio ambiente (hablamos de una fibra que utiliza menos recursos que otros materiales) y por los derechos laborales de las personas que elaboran la ropa, el cáñamo y su industria cumplen ambos requisitos.

Ropa hecha con fibra de cáñamo, la moda sostenible - Foto: Nekwo

Ropa hecha con fibra de cáñamo, la moda sostenible – Foto: Nekwo

Comparada con el algodón, la fibra de cáñamo tiene mayor resistencia térmica y mejor absorción y dispersión de la humedad, mientras que su alta tasa de absorción de gases tóxicos la hace excelente para el uso en textiles para el hogar. Mezclado con seda no tiene nada que envidiar a otros tipos de tejidos. Además, y si consideramos el consumo de agua como un parámetro de sostenibilidad, no necesita riego mientras que el algodón sí.

Tal y como lo estamos describiendo, podríamos pensar que el cáñamo es el material con el que se fabrican los sueños. Entonces, ¿por qué no está totalmente extendido entre las grandes marcas? ¿Por qué no se produce a niveles industriales?

Silvia Muñoz Valera es la presidenta de la ‘Asociación de Moda Sostenible de Andalucía’ (AMSA). Aprovechando la feria de ‘Expocáñamo’ hablamos con ella para que nos explicara mejor la situación actual de la fibra de cáñamo en la industria de la moda. Como todo en esta vida, el primer pero viene de la mano de la economía: “Los precios no son caros comparativamente, pero se podrían abaratar mucho más si la fibra se extendiera”. La solución más sencilla es mayor apoyo de lo público y una mayor apuesta. “Se necesita un impulso”, comenta Muñoz Valera.

Cáñamo y ropa ecológica - Foto: Nekwo

Cáñamo y ropa ecológica – Foto: Nekwo

La presidenta de ‘AMSA’ confirma las bondades de una industria artesanal y de su gusto por el detalle. Los diseñadores cosen su propia ropa y si el negocio prospera se convierte en una producción local. “En Andalucía está el Plan de Moda Ética dirigida por Antonio Mengual y en el que trabajan con mujeres en exclusión social a las que se les forma”. Se busca que el diseño, la producción y la comercialización sea regional, buscando la conversión local. De esta manera, además, se evita utilizar el transporte. Como se ve, el objetivo total es el máximo ahorro de recursos.

La apuesta por el cáñamo y la moda sostenible significaría una transformación total. Pero como bien dice Silvia Muñoz Valera: “La revolución se hace con alegría”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *