El cáñamo como sustituto del grafeno

El grafeno ya tiene sustituto: el cáñamo

Según recientes estudios, el cáñamo podría funcionar a la perfección como sustituto del grafeno en baterías de almacenamiento de energía, además ofrecería un menor coste y mas sostenible.

En la búsqueda de materiales que fueran menos costosos de conseguir, contaminen menos y sean mucho más sostenibles con el medio ambiente, en materia de almacenamiento de energía, se ha demostrado que el cáñamo puede solucionar muchos de los problemas que tienen otros materiales como el grafeno. Lo mejor de todo es que rinde de igual forma, cuesta menos dinero el hecho de producirlo y es mucho más respetuoso con el planeta en el que vivimos.

Condensadores de energía hechos con cáñamo

Condensadores de energía hechos con cáñamo serían más sostenibles

Hace apenas unos años en la Universidad de Alberta en Canadá, el equipo de investigación del Instituto Nacional de Nanotecnología desarrolló un sistema por el cual pueden convertir los residuos de las plantas de cáñamo en nano-láminas de carbono para los condensadores de energía de alto rendimiento. De este modo el cáñamo podría ver aumentada su demanda gracias a que funcionaría como un perfecto sustituto del grafeno utilizado tanto en smartphones, tablets u ordenadores, como en coches eléctricos.

Universidad de Alberta en Canadá, encargada del estudio que le busca un sustituto al grafeno

Universidad de Alberta en Canadá, encargada del estudio que le busca un sustituto al grafeno

Más barato que el grafeno, con el mismo rendimiento

El mayor problema del grafeno es su coste de producción. Para conseguir obtener un gramo de grafeno de alta calidad, hacen falta en costes alrededor de unos 2000 dólares. Este motivo ha sido lo que ha hecho que los científicos de universidades y empresas se pongan manos a la obra en la búsqueda de materiales que funcionen de forma similar pero simplifiquen su modo de producción.

Plantación de cáñamo en Canadá

Plantación de cáñamo en Canadá

Cuando los científicos de Alberta vieron los costes de producción que tenía el cáñamo, hasta a la hora de simplificarlo en fibras para su posterior reutilización en láminas para estos condensadores de los que hablamos, alucinaron, ya que por apenas 500 dólares, puedes conseguir una tonelada de fibra de cáñamo.

El mismo David Mitlin, director del proyecto de investigación, lo explicaba en la web de la Sociedad Americana de Química (ACS en sus siglas e inglés):

‘La ventaja de nuestras nano-láminas de cáñamo es que sus electrodos están hechos a partir de (bio)residuos mediante un proceso muy simple, por lo que nuestro material acaba siendo mucho más barato que el grafeno’

El único problema que se le pone, es el rango de grados centígrados en el que puede funcionar, ya que es en lo único que le supera el grafeno (resistiendo mejor las inclemencias de la temperatura), pero esperan solucionarlo. El cáñamo nunca dejará de sorprendernos.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *