El cáñamo podría salir de la lista de sustancias controladas en EEUU

El líder de la mayoría en el senado Mitch McConnell planea presentar un proyecto de ley para desclasificar el cáñamo como sustancia controlada de clase I

 

El gambito de la prohibición del cannabis con la Ley de Impuestos sobre la Marihuana de 1937 y su introducción como sustancia peligrosa de clase I por la Drug Enforcement Administration de EEUU con la Ley de Sustancias Controladas de 1970, fue toda una jugada maestra para servir a los intereses de algunas industrias, que veían su hegemonía amenazada por la versatilidad del cáñamo, particularmente la industria papelera, que se quitó de un plumazo un serio competidor. En otras palabras, los autores del prohibicionismo se curaron en salud, haciendo pasar chinos por japoneses y churras por merinas, y metieron en el saco de las drogas malísimas a una planta, el cáñamo, tan inocente como una lechuga.

Y es que la diferencia entre cannabis y cáñamo es un asunto primordial para entender la proposición de ley que el senador Mitch McConnell pretende introducir. Aunque ambas plantas pertenecen al mismo género y especie Cannabis sativa, se trata de diferentes variedades con diferentes características. La variedad con elevado contenido de cannabinoides, particularmente de THC, una sustancia psicoactiva, es la que habitualmente conocemos como marihuana, mientras que la variedad con muy bajas concentraciones de cannabinoides, sin efectos psicoactivos, es la que generalmente denominamos cáñamo industrial. Pues bien, ambas variedades recibieron el mismo trato mediante las leyes prohibicionistas, lo que evidencia intereses que trascienden la mera protección de la salud pública.

81 años después de la prohibición de 1937 y 48 años tras la clasificación de 1970, el senador de Kentuchy Mitch McConnell tiene la intención de devolver el esplendor del cultivo del cáñamo industrial a EEUU mediante un proyecto de ley que retire esta variedad de la lista de sustancias controladas. Aunque ya se ha ido reintroduciendo el cultivo del cáñamo de forma experimental en varios estados durante los últimos años, los trámites para obtención de permisos federales siguen siendo un engorro que dificultan su desarrollo. McConnell parece determinado: “Ya es hora de dar el paso final y legalizar este cultivo”, dijo a Associated Press.

El estado de Kentucky, por el cual McConnell es senador, está liderando el retorno del cáñamo en EEUU, donde las autoridades agrícolas han aprobado casi 5000 hectáreas de este cultivo para este año. Los granjeros aplauden el apoyo político que la propuesta del senador MacConnell confiere a unas demandas que vienen extendiéndose durante años. Hasta ahora el cultivo de cáñamo se autoriza solo para fines de investigación, pero hubo un pasado en el que este cultivo fue grandioso en Kentucky, que servía de materia prima para la industria textil, cosmética y culinaria, además de la construcción y la industria energética.

La perspectiva es tal, que el cáñamo podría rivalizar o incluso superar los cultivos de tabaco por los que este estado es conocido. “Todo lo que tenemos que hacer es que el gobierno se quite de en medio y nos deje cultivar” dijo Brian Furnish, miembro de la octava generación de cultivadores de tabaco, que ha comenzado a cambiarse al cáñamo. De hecho la transición es fácil, dado que los aparejos y maquinaria necesarios para el cultivo del tabaco son perfectamente útiles para el cultivo del cáñamo.

McConnell planea discutir el proyecto con el Fiscal General Jeff Sessions para aclararle la diferencia entre las dos plantas. Y es que Sessions es un hueso duro de roer, dado que es el responsable de los pasos hacia atrás que EEUU está dando a nivel federal con respecto a la marihuana.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *