Marc y Jodie Emery en la entrevista realizada por Nekwo

De la celebración al arresto: Marc Emery es detenido tras abrir ocho dispensarios cannábicos

Bastante movidito ha sido este fin de semana para los Emery. El viernes os contábamos que Marc Emery, tras el anuncio de la legalización del cannabis en Canadá, había abierto 8 dispensarios en Montreal. Hoy os contamos (como ya preveíamos) que duraron muy poco tiempo abiertos.

Todo comenzó el viernes como un ejercicio más de desobediencia civil, de los ya practicados por la pareja Emery. Con la apertura de los 8 locales, su intención era la de siempre, suministrar cannabis a todo aquel mayor de edad que lo requiera, ya sea para uso medicinal o recreativo. Esta vez, enmarcada en el contexto de la más que cercana legalización en Canadá este próximo abril. Su idea era la de crear conciencia en torno a visibilizar cómo y de que forma sería la normalización del cannabis. Además, también tenían por objetivo darle un impulso a la comercialización local de la mano de los productores autóctonos de la zona.

Cannabis Culture Stores con Marc Emery

Cannabis Culture Stores con Marc Emery

Por todo ello, hicieron realidad el anuncio, que emitieron desde su revista ‘Cannabis Culture’, en el que informaban de la apertura y comenzaron a vender a todo aquel que se pasaba por ahí. En la rueda de prensa, pidieron colaboración ciudadana con el proyecto y la no actuación de la policía:

‘Invitamos a los adultos a buscar medicina o recreación. A que vengan a Cannabis Culture para que apoyen nuestro movimiento de activismo, y para que pidan tanto a políticos como a la policía que, por favor, dejen operar a estos negocios, que ofrecen oportunidades económicas a las ciudades que lo legalizan’

Pero poco caso fue el que les hicieron tanto políticos como policías. Al rato de la rueda de prensa, el alcalde de Montreal, Denis Correde, declaraba en redes sociales tolerancia cero al cannabis, al menos, hasta que fuera legalizado en primavera.  Pondrían todos sus medios disponibles para luchar contra los que, ahora, no querían respetar la ley. Y así fue.

Al final de la tarde del viernes, tras unas horas abiertos, los nuevos dispensarios serían clausurados. El Servicio de Policía de la Villa de Montreal (SPVM) procedía a realizar simultáneamente redadas en los establecimientos abiertos, incautando alrededor de 18 kilos de hierba seca, dinero y deteniendo a 10 personas, entre las que se encontraba Marc.

La única consideración que se tuvo, fue la de no detener a ninguno de los clientes que estaban en los locales en el momento de las redadas. Lo malo, fue que todos los detenidos se encuentran bajo cargos de tráfico y de posesión de estupefacientes para su futura comercialización.

La propia empresa de los Emery ha puesto a disposición de los trabajadores detenidos asesoramiento judicial y abogados. Jodie Emery, esposa de Marc, incluso comentó ayer que se estaban planteando volver a abrir esta semana, para continuar en la lucha por la legalización desobedeciendo civilmente. Según comentaban ya se imaginaban que habría consecuencias, pero no les importa, ya que creen que su lucha es justa.

El diario canadiense ‘La Presse’ esa misma noche, publicaba en su edición digital que a las 22 horas, fueron liberados nueve de los diez detenidos, bajo la condición de presentarse ante el tribunal en un futuro. El único que permaneció detenido hasta el sábado fue Marc por negarse a firmar esta condición de libertad.

Las malas lenguas hablan de que pudiera ser una buena estrategia de marketing, para volver a la palestra del mundo cannábico y obtener de esta forma relevancia para sus nuevos establecimientos, generando una buena repercusión mediática que sirva como plataforma de salida al mercado. Pero lo cierto, es que nos encontramos ante un activista que tiene 58 años, de los cuales, 20, los lleva peleando por la normalización del cannabis, ya sea creando una revista de renombre (‘Cannabis Culture’) o incluso, creando un partido político.

Oficinas de Cannabis Culture

Oficinas de Cannabis Culture

Tal vez hubiera sido mejor esperar a primavera para ver el sueño realizado. Tal vez esto sirva para acelerar el proceso, o tal vez tan sólo quede en un mal trago. Lo que está claro es que el binomio cannabis – delito tiene que dejar de existir. Noticias como esta, no hacen más que avivar la idea de que la demonización de la hierba lo único que aporta a la sociedad son personas entre rejas.

No nos gusta hablar de detenciones, pero en este caso, y al ser uno de los activistas más importantes por la legalización del cannabis hemos creído necesario hablar de lo ocurrido. Esperamos que no haya consecuencias, que se resuelva pronto y que todo vuelva a su cauce, la lucha en Canadá está ganada, solo hay que ser paciente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *