Crece el consumo de cannabis en ancianos y maduros

Cuanto más se revisa la histórica “prisión permanente” del cannabis en los últimos tiempos, ya sea en Canadá, una decena larga de estados en EE.UU., Uruguay, Luxemburgo o México, mayor es el crecimiento de un mercado dentro del mundo del cannabis que venía pasando bastante desapercibido. Nos referimos a personas maduras y ancianas, particularmente la generación de baby boomers, es decir, los nacidos entre el final de la II Guerra Mundial y mediados de los años 60.

No, no se trata de una afirmación capciosa para activar el consumo entre la gente mayor, o de una observación anecdótica, sino de un hecho constatado por un estudio publicado el año pasado en la revista Drug and Alcohol Dependence, con datos de 17.608 adultos mayores de 50 años que participaron en la Encuesta nacional sobre consumo de drogas y salud en EE.UU.

El resultado mostró que la cantidad de baby boomers que consume cannabis se había duplicado desde 2006, es decir, el consumo de cannabis en ancianos se ha duplicado.  Según los doctores Benjamin Han y Joseph Palamar de la Universidad de Nueva York, directores del estudio, el resultado no es tan sorprendente.

«Aunque los usuarios actuales son más propensos a ser adultos jóvenes” señalan Han y Palamar, “la generación de los Baby Boomer es única, ya que ha tenido más experiencia con la marihuana en comparación con cualquier generación anterior».

En cualquier caso, con o sin baby boom, la regulación del mercado de cannabis pone sobre la mesa la necesidad de cubrir adecuadamente las necesidades de un perfil de consumidor al que rara vez apuntan los productores de cannabis y fabricantes de productos, más concentrados en los millennials y la llamada generación Z, es decir, los mayores consumidores de productos de cannabis por grupos de edad.

 

El consumo de cannabis en ancianos: Los beneficios de cubrir el sector de la tercera edad

Pero al emprendedor avispado no se le debería escapar el sector de la tercera edad y fijarse en el consumo de cannabis en ancianos. Quien mejor cubra su demanda y ofrezca productos específicamente adaptados a las necesidades y particularidades de este sector demográfico, tiene mucho que ganar.

Aquí pinta mucho el cannabis medicinal y en particular el CBD. La mejora de la educación sobre el cannabis y la superación del tabú, hacen que cada vez más mayores se atrevan a preguntar abiertamente por lo que intuyen son productos que pueden suponer una alternativa a tomar seriamente en cuenta, para tratar los achaques propios de la edad, como la artritis.

El consumo de cannabis en ancianos pasa desapercibido en las campañas publicitarias

El hecho de que este sector demográfico sea apabullantemente ignorado por los publicistas, los cuales destinan apenas un 5% de sus presupuestos para centrarse en él, puede ser una oportunidad para quien les tome más en serio: los ancianos no solo son el perfil demográfico que más invierte en medicamentos, sino que también son los que tienen mayores ingresos disponibles. Por si fuera poco, algo inherente a su condición es que siempre tienen algún tipo de achaque para el cual la marihuana puede ser un bálsamo.

El empresario que quiera cubrir este sector debería abordar su estrategia de forma radicalmente diferente a como se aborda normalmente el marketing de un nuevo producto de cannabis. Las redes sociales no pintan prácticamente nada cuando se trata de gente mayor. A estos potenciales clientes hay que ganarlos en la tienda, ofreciéndoles una experiencia segura, cómoda, sin las estridencias y reclamos juveniles, de tú a tú. Generalmente se sentirán más atraídos por productos discretos que se puedan tomar oralmente o aplicar sobre la piel, y si viene en unidades con dosis prefijadas, mejor aún.

Seguro que hay un interesantísimo mundo de branding, packaging y loquese-ing que desarrollar entorno a este sector poco atendido. Quien rellene el hueco con éxito tendrá la suerte de comprobar la fidelidad de la gente mayor, que cuando encuentra algo bueno no lo suelta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *