El Capitolio por Tom chai

El Congreso de EE.UU. crea una comisión para estudiar la regularización del cannabis

Más allá de las posibles políticas sobre el cannabis de la administración Trump, el Congreso de Estados Unidos creó a finales del pasado febrero una comisión para estudiar una posible regularización cannábica mínima a nivel federal (Congressional Cannabis Caucus). La idea es establecer una regularización mínima que no entre en conflicto con la regularización establecida en muchos estados.

El Congreso de Estados Unidos anunció el pasado febrero una comisión de cuatro miembros para estudiar una posible regularización del cannabis a nivel federal. Dicha comisión o caucus, como es nombrado en EE.UU., estará formada por dos miembros del Partido Demócrata y dos del Partido Republicano. La intención de esta comisión es establecer una legislación que no entre en contradicción con los estados que están dando pasos para regularizar el cannabis. Actualmente 8 estados y el Distrito de Columbia han legalizado el cannabis, de una manera u otra, para uso lúdico. Otros 28 estados la han regularizado para uso terapéutico.

Los cuatro miembros de la comisión serán, por el Partido Demócrata, Jared Polis y Earl Blumenauer; y por el Partido Republicano, Dana Rorhabacher y Don Young. El propio Young, al ser preguntado sobre la comisión y su relación con la legislación de los distintos estados relató (él representa a Alaska):

“Creo en los derechos de los estados. Alaska votó para legalizarla, con un margen bastante grande. El gobierno federal debe mantenerse al marge, punto.”

Otros objetivos de la comisión

Los cuatro miembros de la comisión incidieron en su poca relación con el cannabis y en algunos de los objetivos que se quieren conseguir en relación al cannabis. Uno de los objetivos es que el gobierno federal no bloquee investigaciones médicas que tengan que ver con el uso del cannabis. Por otra parte, la comisión también quiere tratar el tema del dinero en relación a los nuevos negocios cannábicos alrededor de todo EE.UU, ya que muchos de ellos no pueden aceptar tarjetas de débito y crédito por el miedo de los bancos a que se produzca un lavado de dinero. Lo mismo sucede con las deducciones fiscales, muy difíciles de llevarse a cabo hasta la fecha en esta industria floreciente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *