El CBD y el futuro del mercado del cáñamo en EEUU.

Cuando se trata de hablar de cannabis, de poco sirve hacer proyecciones exageradamente optimistas para luego llevarse decepciones en forma de inversiones mal hechas o de expectativas incumplidas. Es el caso de un análisis publicado por The Brightfield Group acerca del mercado de cáñamo en EE.UU. y en concreto de la producción de CBD a partir de cáñamo industrial.
Por un lado, el resumen del informe elaborado por esta empresa de investigación de mercado asegura que “entre 2017 y 2018, el mercado de cáñamo de EE.UU. casi se ha duplicado en tamaño, pero las proyecciones de crecimiento a cinco años para este mercado son ahora dramáticamente más altas de lo que eran hace un año. Esto se debe a que la legalización completa del CDB derivado del cáñamo es ahora una perspectiva real y probable después de la reciente propuesta del republicano Mitch McConnell sobre la Ley de Agricultura del Cáñamo de 2018 (Farm Bill). Esta legislación -que probablemente se aprobará a finales de este año- legalizaría clara e inequívocamente el cáñamo, así como sus derivados, extractos y cannabinoides, incluido el CBD de cáñamo”.

 

No obstante, para Cristina Buccola, empresaria del mundo del cannabis y abogada, el reporte de The Brightfield Group es exagerado y “carece de una visión precisa del panorama legal actual y propuesto, y no da un análisis de los factores reales del mercado en juego, lo que pone en duda las cifras proyectadas que contiene”.

 

La principal objeción de de Buccola es que la aprobación de la enmienda no implica necesariamente que los diferentes estados se vayan a poner a desarrollar una agricultura del cáñamo, dado que no están obligados. La enmienda es más bien un permiso para hacerlo.

El informe continúa: “La voluntad de legalizar el cáñamo no ha cambiado y se espera que se apruebe una Ley de Cáñamo similar después de las elecciones de 2018. Los anteriores pronósticos de mercado asumían que el statu quo continuaría, y el movimiento de base del CDB del cáñamo se mantendría como tal, con un crecimiento limitado por un sistema regulador oneroso y unos canales mínimos de venta al por menor y de comercialización. En cambio, nuestros pronósticos ahora anticipan la aprobación del proyecto de ley y preparan el camino para que las principales cadenas minoristas, fabricantes e inversores entren al mercado e impulsen un rápido crecimiento”.

 

Contradicciones y limitaciones del cáñamo en EEUU

 

Aunque suene prometedor, parece que el informe no tiene las decisiones que se han tomado con respecto al CBD de cáñamo en Ohio y California, donde las agencias responsables de la aprobación de este producto establecen ciertos límites al mercado que ponen en cuestión las previsiones del informe de The Brightfield Group. Estas estipulaciones además ponen de manifiesto algunas contradicciones interesantes con respecto al CBD. Por ejemplo. La División de Alimentos y Drogas del Departamento de Salud Pública de California estipula que el uso de CBD de origen industrial de cáñamo está prohibido como aditivo alimentario, ingrediente o suplemento dietético; sin embargo, por otro lado, permite la fabricación y venta de productos de cannabis, incluidos los comestibles.
Con respecto a Ohio, la Junta de Farmacia estipula que el CBD derivado del cáñamo sólo puede ser vendido legalmente en dispensarios de cannabis medicinal con licencia. Sin embargo el informe afirma que “el CDB también se libera de gran parte del estigma y de los desafíos logísticos asociados regularmente con el cannabis (es decir, las empresas están dispuestas a enviar cáñamo CBD a través de las fronteras estatales; pueden estar en los estantes de las tiendas de todos los días sin necesidad de visitar un dispensario), lo que hace que el acceso de los clientes sea más conveniente y pone las marcas del CDB de cáñamo a la vista del público”.

Por último, refiriéndose de nuevo a la propuesta de ley del senador Mitch McConell de mediados de 2018 para eliminar el cáñamo de la lista de sustancias controladas, el informe dice que “la decisión también se vio probablemente influenciada por la decisión pendiente de la FDA (Administración de alimentos y medicamentos) en 2018 sobre el uso de Epidiolex (que contiene CBD derivado de plantas de cannabis) para tratar la epilepsia”, y continúa: “La decisión de la FDA de aprobarlo puede provocar una reclasificación (del cáñamo y el CBD) por parte de la DEA (Administración para el control de drogas) en los próximos meses”.

 

Si se aprueba la enmienda de cáñamo en la la Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos, se abrirá la posibilidad de que la FDA regule el CBD. La enmienda explícitamente sigue dejando la última palabra a la FDA, pero si Epidolex es finalmente aprobado, el mercado podría cambiar.

 

Fuente: Forbes

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *