Noticias sobre CBD

Noticias sobre cbd, toda la actualidad CBD que está pasando en el mundo. Conoce las últimas noticias CBD, todo sobre este cannabidol y los beneficios del CBD

Hemp Business Day analizará el nuevo mercado del cáñamo y CBD

Hemp Business Day analizará temas tan interesantes como el protagonismo del cáñamo como actor principal en la lucha contra el cambio climático, las nuevas aperturas empresariales, el marco legal y los avances en las actuales aplicaciones médicas, cosméticas y alimentarias.

 

La I edición del HEMP BUSINESS DAY se celebrará el viernes 26 de abril en el recinto Ferial FICOBA (Irun, Euskadi).

El próximo viernes 26 de abril en FICOBA se celebrará el HEMP BUSINESS DAY, el primer Congreso del Cáñamo y el CBD del Sur de Europa. Este innovador evento pretende visibilizar y dar respuestas a las necesidades informativas que numerosas personas afines y profesionales de este sector se plantean debido a las increíbles oportunidades generadas en este nuevo mercado, ofreciendo las herramientas adecuadas para hacer frente a los retos que de él se derivan.

Los ponentes y expertos invitados al Congreso harán un repaso a todas esas diferentes aplicaciones con las que cuenta este sector, desde los sectores de la alimentación, textil y energético (biocombustibles) hasta el de la construcción o las aplicaciones médicas y farmacéuticas del CBD.

 

Cáñamo contra el cambio climático

Dentro del panel 3 del HEMP BUSINESS DAY se discutirá, entre otros asuntos, las opciones que ofrece esta industria para poner solución a una enorme cantidad de problemas relacionados con la ecología. Muchas voces reclaman el protagonismo del cáñamo como actor principal en la lucha contra el cambio climático. En este panel, de la mano de especialistas como el canadiense Carl Martel, se discutirán aspectos como la reducción de la deforestación y el uso de pesticidas que el cultivo de cáñamo podría propiciar, y a su potencial para sustituir en gran parte a la madera en muchos de sus usos (papel, construcción, combustible).

El cáñamo en la industria textil y en la construcción

Se analizarán además las posibilidades de esta planta para atender las necesidades de la industria textil, ya que el cáñamo está considerado como la fibra textil de origen vegetal más resistente, larga y suave y podría sustituir fácilmente el cultivo de algodón.

También se plantearán las diferentes posibilidades del cáñamo como material de construcción, ya que países como Reino Unido, Holanda o Alemania ya lo tienen en cuenta como uno de los principales materiales de construcción por sus características aislantes y con gran inercia térmica, además de ser un material de carbono negativo, dado que durante su producción puede llegar a absorber y fijar más dióxido de carbono del que genera.

 

Medicina, cosmética y alimentación

Una de las aplicaciones más destacables de este sector es el de los medicamentos. En la mesa 2 del HEMP BUSINESS DAY se hará un repaso a las diferentes aplicaciones médicas de esta industria, además de las cosméticas o alimentarias. En ella, ponentes como Arnaud Cohen, de la empresa británica Harmony o Simon Anderfuhren, investigador suizo, nos ofrecerán algunas de las claves de este mercado revolucionario del CBD y sus aplicaciones médicas o terapéuticas.

Estudios clínicos avalan al CBD como elemento eficaz para combatir el dolor de la artritis, la fibromialgia, la esclerosis múltiple, las migrañas, la molestia en las articulaciones y en los huesos en general, sin ningún tipo de efecto psicotrópico.

 

La cambiante situación legal del cáñamo

Las explicaciones de todas estas aplicaciones vendrán acompañadas de una panorámica del marco legal de este tipo de productos, el cual está en total efervescencia y está cambiando más rápidamente de lo que muchos pueden asimilar en un escenario que se va construyendo día a día.

Para ello ponentes de la talla del checo Tomas Sadilek o de la estadounidense Shawn Hauser repasarán el estado actual de estos mercados desde el punto de vista legal, explicando las tendencias en Europa y Estados Unidos.

Además, de la mano de expertos como el eslovaco Boris Banas, y otros responsables de empresas del sector se hará un acercamiento a los avances que han tenido lugar en este mercado con cambios tan significativos como la regulación a nivel federal del cáñamo en EEUU (la aprobación de la Farm Bill), el reciente pronunciamiento de la Organización Mundial de la Salud sobre el CBD o la aprobación del primer medicamento basado en este cannabinoide: el Epidiolex.

El HEMP BUSINESS DAY brinda una oportunidad única tanto al profesional como a las personas afines interesadas en este sector, un espacio de acercamiento al mercado actual del Cañamo y el CBD, aún desconocido en España, pero con un prometedor futuro por su potencial para generar riqueza y empleo.

Los profesionales, empresas y personas interesadas en asistir al HEMP BUSINESS DAY (HBD) deberán inscribirse mediante la web oficial: www.hempbusinessday.com. El aforo de este evento único es limitado.

 

Los 4 mitos del CBD más comunes

La rápida popularización del CBD, uno de los principales compuestos de la planta del cannabis, está desvelando para el gran público la gran serie de propiedades que lo hacen atractivo para la industria farmacológica y cosmética. Pero al mismo tiempo está poniendo de manifiesto una serie de mitos del CBD e ideas equivocadas.

 

Veamos a continuación 4 de los mitos del CBD más comunes:

 

1. El CBD es para uso médico y el THC para uso recreativo

De todos los mitos del CBD quizá sea este el más extendido. Aunque sus efectos distan mucho de la psicoactividad del THC, el efecto relajante y tranquilizador del CBD puede ser buscado por mero placer, y no por necesidades terapéuticas. Análogamente, del THC se conocen algunas propiedades potencialmente terapéuticas, como su capacidad de inhibir la placa amiloide, el principal marcador de la enfermedad de Alzheimer. También se reconoce su capacidad para estimular el apetito y reducir la náusea, por lo que puede ser útil en el tratamiento de síntomas asociados a la quimioterapia en pacientes de cáncer. Medicamentos como Sativex y Marinol contienen THC.

 

2. Segundo mito del CBD: El THC es malo y el CBD bueno

Relacionada directamente con el mito anterior está la idea de que el THC es el cannabinoide malo mientras que el CBD es bueno. En realidad, esta simplificación moralista es una estrategia del prohibicionismo, que encuentra en el hecho de que el CBD no coloca un punto de apoyo para demonizar al cannabis en general. Es más, aunque el CBD tiene propiedades terapéuticas maravillosas, no son pocas las aplicaciones que precisan de su interacción con el THC para ser efectivas, tal y como explica el estudio “Una historia de dos cannabinoides: El fundamento terapéutico para combinar el tetrahidrocannabinol y el cannabidiol”, lo que pone ya seriamente en duda, desde un nivel médico y farmacológico, la idea de que el THC sea malo per se.

 

3. Tercer mito del CBD: El CBD es más eficiente sin el THC

De nuevo, concatenamos un mito que se desprende del anterior. Una vez que nos hemos deshecho de la idea de que hay cannabinoides malos y buenos, estamos en mejor disposición para comprender la sinergia que se establece entre estos dos cannabinoides, de forma que la presencia de uno puede ayudar a potenciar los efectos terapéuticos del otro. Por ejemplo, un estudio realizado sobre animales para dilucidar la capacidad de los cannabinoides para tratar la colitis, encontró que “los efectos de estos fitocannabinoides fueron aditivos”. En concreto, “el CDB aumentó algunos efectos de una dosis ineficaz de THC al nivel de una dosis efectiva” y concluía que “la combinación de CBD y THC podría ser beneficiosa desde el punto de vista terapéutico, mediante efectos aditivos o potenciadores”. Esto no quiere decir que para cualquier tratamiento se dé esta sinergia, pero parece que la ciencia está comenzando a acotar aquellos marcos terapéuticos en los que determinadas combinaciones de ambos cannabinoides son más efectivas que cada cannabinoide aislado.

 

 

4. La psicoactividad es un efecto adverso

Y por último y no menos importante de los mitos del CBD vemos que antes apuntábamos cómo la ausencia de efectos psicoactivos del CBD puede ser usada por los detractores del cannabis para demonizar la planta en su conjunto. Por supuesto, para ello hay que convencer a la gente de que los efectos eufóricos del THC son el mal a combatir. En realidad, no hay manera por dónde agarrar la idea de que los efectos moderadamente eufóricos que puede producir el THC combinado adecuadamente con el CBD puedan ser en sí un efecto adverso, no deseado o anti-terapéutico, sobre todo si estamos tratando con pacientes que sufren. Además, resulta que el CBD, al igual que puede potenciar determinados efectos terapéuticos del THC, es capaz de modular el colocón del THC. En el libro “Smoke Signals: A Social History of Marijuana”, su autor Marin A. Lee cita al Dr. Mikuriya, psiquiatra y autor del mítico Marijuana Medical Papers:

“Deberíamos pensar primero en el cannabis como una medicina que tiene algunas propiedades psicoactivas, como muchas medicinas, en lugar de como un intoxicante que tiene algunas propiedades terapéuticas adicionales”.

 

 

El mercado de CBD en Europa, mejor de lo esperado

Este “Renacimiento del Cannabis” que estamos experimentando en los últimos tiempos parece querer florecer también en Europa. A la corriente escéptica que piensa que todo esto se debe a meros tejemanejes de la industria, le convendría tener en cuenta la respuesta de los consumidores, la cual parece sugerir que un asentamiento del mercado de CBD en Europa es algo que también queremos los europeos.

Los analistas de Canaccord Genuity Inc., una compañía global de servicios financieros y banca de inversión especializada en compañías en crecimiento, afirman que el cannabidiol, popularmente conocido como CBD, se ha convertido en el “ingrediente de moda” en un gran número de productos de consumo, comenzando a aumentar su visibilidad en estanterías de farmacias y droguerías.

Según las estimaciones de Canaccord, el mercado del CBD movió durante 2018 entre 750 y 1000 millones de euros, es decir, hasta cinco veces más que las estimaciones que emitió en agosto.

De forma análoga, el cannabis medicinal está experimentando un crecimiento en la forma del aumento de recetas médicas. Es el caso de Alemania, Países Bajos y Dinamarca, los países que lideran el mercado del cannabis medicinal en el viejo continente, donde este crecimiento ha sido de más del doble durante 2018. Las ventas totales durante el año pasado fueron un 60% mayores de lo estimado, alcanzando los 160 millones de euros.

 

Adquisiciones y asociaciones: no solo el mercado del CBD en Europa se mueve

 

A pesar de que el mercado de CBD en Europa aún es pequeño si lo comparamos con EE.UU. o Canadá, algunas compañías grandes comienzan a relacionarse con él, como el gigante multinacional belga Anheuser-Busch InBev, el fabricante de cerveza más grande del mundo, y la farmacéutica suiza Novartis, que se han asociado recientemente con la compañía cannábica canadiense Tilray.

 

Movimientos en el mercado de CBD en Europa

Otros movimientos recientes en Europa son la adquisición por parte de EMMAC (European Independent Medical Cannabis Company) de la compañía líder de productos de CBD suiza Blossom. Antonio Costanzo, CEO de EMMAC, se hacía eco también del crecimieno del mercado: “El mercado europeo de productos para la salud de CBD está experimentando un crecimiento explosivo y estamos encantados de adquirir un líder en el mercado de productos de CBD de primera calidad. EMMAC se centrará en consolidar la posición de liderazgo de Blossom en Suiza y en maximizar el potencial de la cartera en otros mercados europeos clave”.

El pasado noviembre Columbia Care LLC se convertía en la primera compañía estadounidense de cannabis en obtener una licencia para operar en la Unión Europea, en concreto en Malta, desde donde la compañía planea acceder a otros mercados en Europa. Esta licencia autoriza a Columbia Care a importar, exportar, cultivar, procesar y distribuir cannabis medicinal.

“Con el deseo de realizar nuestra misión sin importar la geografía, esperamos alterar el statu quo fuera de los EE.UU. y llevar nuestra experiencia al resto del mundo”, expresaba Nicholas Vita, director ejecutivo de Columbia Care.

Michael Bianchi, director de Solea Limited, la empresa socia de Columbia Care en Malta, valoraba así el movimiento: “La expansión de Columbia Care en Europa es significativa, dada su bien ganada reputación como la compañía líder de cannabis medicinal en los EE.UU. Estoy convencido de que la compañía continuará demostrando la máxima excelencia, profesionalidad e innovación en Europa y mantendrá su reputación impecable a nivel internacional”.

 

Hemp Business Day en Irún

Irún acoge “Hemp Business Day 2019”, el mayor evento de la industria del cañamo y del CBD del sur de Europa

Acompañando el enorme crecimiento que está experimentando el sector en los últimos años, esta primavera tendrá lugar el primer gran Congreso sobre la Industria del Cáñamo y el CBD en España. Bajo el nombre de HEMP BUSINESS DAY, su primera edición será el 26 de abril de 2019.

Esta nueva cita se desarrollará en el marco de la Feria Expogrow, que aglutinará, por octavo año consecutivo, a todo el sector dedicado a la industria del cannabis y del cáñamo industrial durante los días 26, 27 y 28 de abril en el Recinto Ferial de Ficoba en la localidad guipuzcoana de Irún.

El HEMP BUSINESS DAY (HBD) pretende convertirse en el primer Congreso Internacional de referencia del Cáñamo Industrial y el CBD en el sur de Europa. El compromiso de HBD con esta incipiente y creciente industria es al 100% y su objetivo principal es ofrecer toda la información veraz y de primera mano en sus diferentes ámbitos, desde el legal y jurídico, hasta el puramente comercial o técnico.

De la mano de los especialistas internacionales del sector, y de las empresas punteras que operan actualmente a nivel global, las diferentes mesas programadas en el HEMP BUSINESS DAY (HBD) profundizarán en cuestiones relativas al Cáñamo Industrial y el CBD. Ésto hará más accesible conocer las experiencias a nivel nacional e internacional en las cuestiones relativas a la regulación de esta industria y a las diversas oportunidades que ofrece actualmente. Aplicaciones en industrias tales como la alimentaria, cosmética, medicinal, de la construcción o las bioenergías, sus tendencias y oportunidades serán algunos de los temas que se traten durante la jornada, la cual tendrá lugar en sesión de mañana y tarde entre las 9am y las 5pm. El congreso, de aforo limitado, ofrecerá traducción simultánea y acceso para personas con movilidad reducida.

Entre los invitados confirmados se encuentran:

GIANPAOLO GRASSI: investigador Jefe de CREA-CI, el único centro de investigación italiano que cuenta con el permiso oficial del Ministerio de Salud para producir cannabis a gran escala para fines de investigación. Grassi obtuvo las tres primeras variedades de cañamo industrial en Italia.

SHAWN HAUSER: especialista en cañamo industrial del Bufete norteamericano Vicente Sederberg, expertos en ayudar a las empresas especializadas a navegar por las intersecciones entre las leyes estatales y federales, licencias, representación comercial, etc. Shawn es un referente internacional en este mercado.

BORIS BANAS: activista y empresario, ayudó a presionar al gobierno eslovaco para que adoptara las normas de la UE relacionadas con el cultivo del cañamo. Co-fundador de Hemp Seed Oil Europe Ltd, proveedor líder de semillas de cañamo a granel para diversos sectores industriales.

TOMAS SADILEK: Director de Asuntos Gubernamentales, Instituto Internacional de Cannabis y Cannabinoides, cuenta con una amplia experiencia en el campo de las drogas legales e ilegales.

CARL MARTEL: Científico e Investigador, estudia y desarrolla un sistema de gestión post-cosecha y productos de valor añadido de residuos agrícolas.

SIMON ANDERFUHREN: del grupo suizo de investigación en adicciones. Profesor e investigador postdoctorado en relaciones internacionales, es uno de los profesionales más capacitados para explicar el caso suizo con el CBD, uno de los países que está consiguiendo avanzar más hacia una regulación de este cannabinoide en Europa, aun sin formar parte de la UE.

La entrada para el Congreso permitirá asistir a los tres días de la Feria EXPOGROW, que tendrá lugar los días 26, 27 y 28 de abril en el mismo recinto ferial de Ficoba.

La organización agradece el interés y la confianza mostrados por la Fundación CANNA, quien  como viene haciendo con este tipo de eventos divulgativos tan importantes para avanzar en estas industrias, apoyará el Congreso en forma de sponsor principal.

Los profesionales, empresas y personas interesadas en asistir al HEMP BUSINESS DAY (HBD) deberán inscribirse mediante la web oficial: www.hempbusinessday.com

 

CBD contra la ansiedad

La ansiedad es quizá uno de los desórdenes mentales más prevalentes en las sociedades modernas. En este contexto, las investigaciones sobre las propiedades ansiolíticas del cannabidiol o CBD, adquieren una gran importancia.

La revisión de la legalidad del cannabis y sus componentes en determinadas partes del mundo es un fenómeno más que anecdótico: se trata de una tendencia que además está estimulando la investigación científica en un campo tan prometedor como el de los cannabinoides.

En un informe de 500 páginas de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina acerca de los efectos sobre la salud del cannabis y los cannabinoides, se determinó que existe “fuerte evidencia de ensayos controlados aleatorios para apoyar la conclusión de que el cannabis o los cannabinoides son un tratamiento efectivo” contra el dolor crónico, náusea y vómitos, la espasticidadasociada a la esclerosis múltiple y otras condiciones.

Sobre el potencial del cannabis para tratar la ansiedad, si bien la evidencia es limitada según el reporte, es suficiente como para sugerir la conveniencia de seguir indagando en esa dirección.

El reporte cita uno de los estudios más confiables sobre el uso medicinal del cannabis, consistente en una revisión sistemática y meta-análisis de 79 ensayos, uno de los cuales indagaba la capacidad del CBD para reducir la ansiedad, hallando que el CBD resultaba más efectivo que el placebo.

 

El gran potencial del CBD contra la ansiedad

Neurotherapeutics publicó en 2015 un informe “para determinar el potencial del CBD contra la ansiedad, es decir, como tratamiento para los trastornos relacionados con la ansiedad”, encontrando que “el CBD tiene un potencial considerable como tratamiento para los trastornos de ansiedad múltiple dadas sus propiedades ansiolíticas, panicolíticas y anticompulsivas, así como una disminución en la expresión condicionada del miedo, el aumento de la extinción del miedo, el bloqueo de la reconsolidación y la prevención de los efectos ansiolíticos a largo plazo del estrés”.

A pesar de que el informe sugiere “necesidad de estudios adicionales de los efectos crónicos y terapéuticos en las poblaciones clínicas relevantes”, parece ser que podría perfilarse no solo el CBD contra la ansiedad, sino también como un remedio para reducir la gravedad de ataques de pánico, el miedo y el estrés.

El CBD puede perfilarse como un tratamiento complementario para ayudar a reducir el consumo de otros medicamentos cuyos efectos secundarios pueden ser desde molestos a devastadores. En 2016, un estudio que evaluaba la respuesta de una niña de 10 años con estrés postraumático a un tratamiento con aceite de CBD, halló resultados prometedores. Antes de cumplir los 5 años la niña había sufrido abusos sexuales y maltrato, y comenzó a recibir un tratamiento farmacológico que, en el mejor de los casos le producía alivio a corto plazo, pero los efectos secundarios comenzaron a ser intolerables.

Sin embargo, bajo el tratamiento con aceite CBD la niña comenzó a experimentar “una disminución sostenida de la ansiedad y una mejora constante en la calidad y cantidad del sueño”.

 

Limitaciones en las investigaciones del CBD contra la ansiedad

Sin embargo, este tipo de casos revela una de las muchas limitaciones que todavía padece la investigación médica de los cannabinoides, más consecuencia de la situación legal del cannabis que de la competencia de los investigadores. La mayoría de estudios se apoya en reportes personales o anecdóticos, o en muestras de población muy pequeñas. Además, prácticamente no existen estudios que determinen la relación entre dosis y efectos.

Mientras la necesaria investigación continúa desarrollándose, conocemos ya algunos de los mecanismos de interacción del CBD con nuestro sistema endocannabinoide que nos permiten establecer su capacidad para reducir la ansiedad:

Por un lado, el CBD retrasa la señalización de la serotonina, lo que impulsa sus propiedades antidepresivas, ansiolíticas, antiadictivas y antieméticas, además de facilitar el sueño. Por otro lado el CBD es un modulador alostérico, lo que le permite cambiar la forma del GABA-A (Gamma-Aminobutírico), un neurotransmisor inhibitorio, de manera que mejora los efectos sedantes del receptor.

En conclusión, aunque la ciencia todavía no es concluyente, la evidencia acumulada apunta en una dirección clara: el CBD posee la capacidad de reducir la ansiedad. Por supuesto, ahora de lo que se trata es de mejorar la calidad de las investigaciones con estudios poblacionales amplios a largo plazo, determinando dosis y vías de administración, para conocer el alcance de las propiedades del CBD contra la ansiedad.

Los beneficios de vaporizar CBD

A diferencia de lo que ocurre con el THC, el cannabinoide de la marihuana responsable de los conocidos efectos psicotrópicos de esta antigua compañera de la especie humana, nadie consume en principio su otro cannabinoide principal, el CBD o cannabidiol, con fines recreativos. Al menos no para “colocarse”, porque aunque el CBD puede consumirse por puro placer, sus efectos son muy diferentes a los del THC y, en cualquier caso, distan mucho de un “colocón”.

Generalmente el consumidor de CBD lo hace por razones terapéuticas, ya sea para relajarse, eliminar la ansiedad, combatir dolores de cabeza u otras múltiples molestias para las cuales el CBD se está demostrando como un eficaz tratamiento.

Con el aumento de la popularidad de este cannabinoide y el surgimiento de un amplio repertorio de productos, se le presenta al consumidor un amplio abanico de formas de administración del CBD, ya sea mediante vaporizadores, láminas y sprays sublinguales, ungüentos y cremas, gominolas o los clásicos porros. Pero la cuestión es: ¿hay una forma óptima de consumir CBD? Si de lo que se trata es de obtener los beneficios terapéuticos del CBD, la dosis va a depender muchísimo de la forma de administración. A continuación, vamos a conocer las razones por las que vaporizar CBD es la mejor vía de administración.

 

Comprendiendo la biodisponibilidad

La biodisponibilidad es un concepto farmacotécnico con el que se mide la relación entre la dosis y vía de administración de un fármaco, y la fracción del mismo y la velocidad con que alcanza su “diana terapéutica”.

Es decir, del total de la dosis que consumes de un fármaco, solo una fracción será capaz de entrar en tu circulación sistémica para producir sus efectos activos. Es esta fracción la que se conoce como biodisponibilidad. Por ejemplo, el CBD consumido por vía oral tiene una biodisponibilidad muy baja, de alrededor del 15%. Esto significa que, de una dosis ingerida de CBD de 100 mg, solo 15 mg alcanzarán tu torrente sanguíneo, medio a través del cual llegará a su objetivo: el cerebro.

Las razones de la baja biodisponibilidad del CBD son fundamentalmente dos:

1) El CBD es hidrofóbico, es decir, presenta una solubilidad en agua muy baja, lo que hace que no pueda mezclarse bien con el torrente sanguíneo y acabe expulsado para acumularse en tejidos grasos. De esta forma, solo una pequeña fracción del CBD ingerido puede penetrar en tu circulación sistémica y resultar efectivamente bioactivo.

2) Cuando cualquier compuesto orgánico entra en tu sistema digestivo ha de pasar la barrera del hígado, que es como un gran agente de aduanas que decide qué puede y qué no entrar en tu sistema circulatorio. Es en esta frontera donde gran parte del CBD ingerido se reduce por absorción o por descomposición química mediante enzimas hepáticas en un proceso conocido como efecto de primer paso o metabolismo presistémico.

A pesar de que existen maneras de mejorar la biodisponibilidad del CBD ingerido haciéndolo menos hidrofóbico o, dicho de forma positiva, haciéndolo más soluble en agua o hidrofílico, estas resultan al final muy complicadas, por lo que es mejor prestar atención a vías de administración que se salten la aduana del efecto de primer paso.

 

Vaporizar CBD, la forma más eficiente de administración

Mientras que a través de la digestión a los compuestos activos no les queda otra que pasar por el filtro del hígado para acceder al sistema circulatorio mayor, donde se ven drásticamente reducidos, a través de la inhalación es posible saltarse directamente esta barrera. De esta forma, al vaporizar CBD, este entra directamente en el sistema circulatorio a través de los pulmones evitando completamente el efecto de primer paso.

Así, la biodisponibilidad del CBD inhalado mediante vaporización es hasta cuatro veces mayor (del 50 al 60 por ciento) que la del CBD ingerido, lo cual implica que se pueden lograr los mismos efectos terapéuticos con una dosis cuatro veces menor.

Pero la mejor biodisponibilidad no solo se trata de la notablemente mayor fracción de CBD que alcanza el torrente sanguíneo para llegar al cerebro, sino de la velocidad con que lo hace. Dado que por vía pulmonar el CBD no ha de pasar los lentos trámites de la digestión, puede alcanzar su objetivo entre 30 y 60 mintuos antes que por vía oral, lo que convierte a la vaporización en una vía altamente eficiente de administración.

Dicho esto, conviene advertir al consumidor de CBD acerca de las desventajas de la falta de regulación de este cannabinoide. Sin los adecuados controles regulatorios, proliferan los productos comerciales cuyas concentraciones o composición son inconsistentes con el etiquetado, llegando incluso a contener trazas de lementos dañinos. Solo un pequeño puñado de fabricantes ha demostrado poder mantener una solución homogénea y consistente, por lo que recomendamos a los usuarios informarse bien acerca de los productos que consumen.

Los criterios que debes tener en cuenta para vaporizar CBD con seguridad merecen un artículo propio que pronto os ofreceremos en Nekwo.

¿Sobredosis de CBD?

Con la popularización del CBD y la perspectiva de que eventualmente se regule su consumo, surgen cuestiones inevitables que giran en torno a su seguridad como: ¿Sobredosis de CBD? ¿Qué nos ocurriría si consumiésemos una sobredosis de este cannabinoide?

 

El CBD o cannabidiol es uno de los cannabinoides más frecuentes que se encuentran en el cannabis. No es tóxico y no tiene efectos secundarios relevantes. Si bien el CBD no es psicotrópico (por lo que no esperes poder colocarte consumiéndolo), tiene una amplia gama de aplicaciones, entre las que destacan las terapéuticas.

Tras los cambios que están teniendo lugar en el mundo del cannabis en los últimos tiempos es muy probable que, en los próximos años, veamos cómo medicamentos y productos de consumo con CBD van poblando poco a poco nuestros botiquines y despensas.

Aunque en Europa todavía no hay una regulación clara que permita el CBD en productos de consumo humano, 2019 será sin duda el año del CBD, al menos en EE.UU., tras la reciente firma de la Ley del Cáñamo a finales del año que recién terminamos. Esta medida pone fin a casi un siglo de prohibición de la agricultura del cáñamo, lo que permitirá desarrollar la investigación sobre el CBD y sus efectos a largo plazo.

Precisamente debido al retraso científico que más de 80 años de prohibición impusieron a la investigación del cannabis, aun no existe certeza científica acerca de los efectos que el consumo continuado de CBD pudiese provocar a largo plazo.

¿Se puede tomar demasiado y tener sobredosis de CBD?

Su inocuidad en el consumo moderado y ocasional no son indicativo de seguridad absoluta, pero según un estudio publicado en 2011 en la revista Current Drug Safety, se necesitaría consumir una dosis de 20 mil miligramos de aceite de CBD en un tiempo muy breve para sentir efectos tóxicos. El estudio afirma que hay reportes de que “el uso crónico y dosis altas de hasta 1,500 mg/día son bien toleradas en humanos”, además de que, basándose en los recientes avances en la administración de cannabinoides en humanos, “el CBD controlado puede ser seguro en humanos y animales”. No obstante “se necesitan estudios adicionales para aclarar los efectos secundarios reportados in vitro e in vivo.”

Mientras la ciencia dilucida los detalles sobre el consumo a largo plazo de CBD, a pesar de su seguridad, conviene informarse bien y respetar las dosis. También hay que tener en cuenta si tienes niños en casa, que quizá las gominolas y dulces de CBD no sean el formato más adecuado para consumir este cannabinoide, además de que puedes, sin querer, tomar más de lo que necesitas. El CBD también se puede consumir mediante gotas, aerosoles, aplicadores, vaporizadores, píldoras, etc.

Para controlar mejor su consumo, prácticamente todos los fabricantes recomiendan comenzar por una dosis pequeña, como la que ofrecen las píldoras o cápsulas blandas de gelatina, que tienen la ventaja de ofrecer una dosis fija de CBD. De esta manera se puede determinar mejor a partir de qué dosis se comienza a percibir los efectos deseados, que pueden ser desde el alivio de una migraña a la desaparición de un episodio de ansiedad.

Una vez se adquiera cierta experiencia sobre dosis y efectos, se pueden probar otras vías de administración que se ajusten mejor a las necesidades del consumidor.

En resumen, es poco probable que alguien pueda tomar suficiente o una sobredosis de CBD como para poner en riesgo su salud, sobre todo accidentalmente. Como mucho, una dosis demasiado alta, en términos moderados, puede producir ansiedad o confusión. Otros reportan somnolencia e incluso algunos estudios relacionan el consumo excesivo de CBD con diarreas, alteraciones del apetito y fatiga. También hay que tener en cuenta que existen reportes de interacciones entre el CBD y algunos medicamentos, por lo que conviene consultar con un médico en caso de que se esté tomando un tratamiento.

 

Fuente: Bustle.com

5 usos potenciales del CBD que no conocías

El CBD es el principal cannabinoide no psicoactivo del cannabis. En los últimos años está ganando popularidad debido al aumento de investigaciones médicas que sugieren un amplio abanico de propiedades terapéuticas de gran potencial para desarrollar tratamientos. También comienza a usarse cada vez más como aditivo en productos de consumo y cosméticos. A pesar de todo, el CBD todavía adolece de una falta clara de regulación, por lo que conviene informarse muy bien antes de emplear cualquier producto o tratamiento que lo incluya. No obstante, se trata de una sustancia relativamente segura dado que no produce efectos psicoactivos ni presenta un perfil como sustancia de adicción.

 

A continuación, os contamos 5 usos potenciales del CBD que posiblemente no conocías.

Para mejorar el sueño

Ocasionalmente se pueden aprovechar los efectos secundarios de una sustancia para ampliar el rango de sus posibilidades terapéuticas. No es extraño que un alérgico haya descubierto que puede aprovecharse de la somnolencia que producen algunos anti-histamínicos para combatir un episodio de insomnio.

De esta forma, el CBD también se perfila como un efectivo inductor del sueño administrado convenientemente. Mucha gente asocia anecdóticamente el consumo de CBD a una mejora de la calidad del sueño, por lo que un efecto secundario a priori negativo como la somnoliencia podria utilizarse a favor de ciertos desórdenes.

Según Project CBD, el CBD en dosis bajas induce un moderado estado de alerta dado que activa los mismos receptores de adenosina que la cafeína, pero según informan algunos pacientes, su consumo unas horas antes de dormir produce un efecto equilibrante que mejora el sueño.

Como tratamiento casero anti-acné

Dadas las propiedades antiinflamatorias del CBD y su capacidad de reducir la producción de grasa capilar, este cannabinoide se perfila también como un potencial tratamiento para el acné, una condición que afecta a alrededor de un 9% de la población. Un estudio de laboratorio de 2014 halló que el aceite de CBD evita que las células de las glándulas sebáceas segreguen un exceso de sebo, ejerce acciones antiinflamatorias e impide la activación de agentes “pro acné” como las citoquinas inflamatorias.

Un estudio posterior de 2016 viene a confirmar el potencial del CBD como tratamiento anti-acné dadas sus propiedades antiinflamatorias.

Para dejar de fumar, otro de los usos potenciales del CBD

Un reciente estudio publicado en la revista Addiction sugiere con datos científicos, que el CBD “puede ser un prometedor y novedoso tratamiento para dejar de fumar debido a sus propiedades ansiolíticas, efectos secundarios mínimos e investigaciones que demuestran que puede modificar la prominencia de la ansiedad a las drogas.“

“Podría ser particularmente efectivo cuando los fumadores abstinentes están expuestos a señales que desencadenan una recaída, como cuando están con un amigo que enciende un cigarrillo, o en un lugar en particular que asocian con el tabaquismo”, explica uno de los autores, el Dr. Tom Freeman, un académico del King’s College de Londres.

Este estudio viene a confirmar otro estudio de doble ciego aleatorizado y con control de placebo de 2013 que ofrecía hallazgos preliminares sobre el potencial del CBD como tratamiento anti-tabaco. Dicho estudio constató una reducción del consumo de tabaco de un 40% en aquellos sujetos que se sometieron al tratamiento con CBD.

Para tratar la presión arterial alta

Generalmente siempre se ha asociado el consumo de cannabis a un aumento de la presión arterial, cuando se consideran sus efectos a corto plazo. El responsable de ello es fundamentalmente el THC, el principal cannabinoide psicoactivo de la marihuana. Pero el CBD, además de modular los efectos psicoactivos del THC, parece equilibrar también el incremento de presión arterial.

Así, consumido de forma aislada, reduce la presión arterial, según un estudio publicado en el Journal of Clinical Investigation. “Los datos muestran que la administración aguda de CBD reduce la presión arterial en reposo y el incremento de la presión arterial al estrés en humanos, asociada con un aumento de la frecuencia cardíaca”, concluye el artículo. “Estos cambios hemodinámicos deben ser considerados para las personas que toman CBD” aunque, afirman los autores, harían falta futuros estudios para determinar el papel del CBD en el tratamiento de afecciones cardíacas.

 

Para tratar algunos desórdenes neurológicos

Quizá esta sea el área en la que la investigación del CBD se muestra más prometedora. Ya se han desarrollado medicamentos con CBD, como Sativex, para tratar la espasticidad en la esclerosis múltiple en pacientes en los que los medicamentos convencionales no funcionan.

También empieza a haber evidencias preliminares sobre el potencial terapéutico del CBD en el tratamiento de otros desórdenes neurológicos como la enfermedad de Parkinson o el Alzheimer y comienza a aplicarse en el caso de epilepsias refractarias, para reducir la incidencia y gravedad de los ataques, o para el tratamiento de psicosis y la ansiedad, dadas sus propiedades neuroprotectoras.

La crema de CBD más concentrada de España

La empresa valenciana Hemps Pharma ha elaborado una línea de cremas de CBD con una elevada concentración de este cannabinoide, hasta tres veces mayor que la de productos similares. Sus mismos creadores aseguran que posee “la mayor concentración de CBD de España y de parte de Europa”.

 

“Hemos logrado un producto tópico de gran efectividad cuyo secreto es la alta concentración en CBD que triplica a productos similares que actualmente existen en el mercado”, relataba a Europa Press la directora ejecutiva de Hemps Pharma, Blanca Otegui.

Se trata de CBD Balm, una crema concebida para descontracturar, relajar y aliviar el dolor muscular, aprovechando las propiedades analgésicas y antiinflamatorias del CBD o cannabinol, el cannabinoide del cannabis con más propiedades terapéuticas científicamente reconocidas y sin efectos psicoactivos.

Hemps Pharma extrae directamente el CBD de plantas de cáñamo industrial, que, aunque pertenece a la misma especie que la marihuana, se diferencia fundamentalmente de esta en sus bajas concentraciones de THC, el principal componente psicoactivo de la planta. Los laboratorios de Hemp Pharma aíslan el CBD directamente de una variedad de cáñamo con una genética rica en este cannabinoide, mediante un proceso para el que han dedicado dos años de investigación en colaboración con otros centros de investigación.

Este CBD de gran pureza es introducido en la formulación de CBD Balm, que se presenta en envases de 50 ml. Hay dos variantes del producto: CBD Balm 400, con una concentración de 8mg/ml de CBD, y CBD Balm 800, con 16mg/ml de CBD, con un precio de 48,50€ y 74,90€ respectivamente.

Aunque todavía no son concluyentes, algunos estudios sugieren que la aplicación tópica del CBD podría ser más eficiente que la oral, lo que la hace especialmente atractiva para tratar dolores crónicos localizados en músculos, articulaciones y huesos, y para su empleo por deportistas.

“Durante estos años hemos estado trabajando sobre el tipo de planta y sus características fitoquímicas, para poder extraer los cannabinoides con la máxima pureza, y rigurosidad. El cannabis, es una planta que tiene muchísimas propiedades, muchas de ellas todavía desconocidas”, asegura Otegi.

Por ahora CBD Balm está disponible para la venta en su página web y en algunas farmacias, pero según Otegi esperan ampliar los puntos de venta en los próximos meses.

 

Incautaciones de CBD como complemento alimenticio

Recientemente ha habido en España una serie de incautaciones de productos de CBD en grow-shops y distribuidores por parte de las autoridades, dado que el cannabinol, como comlemento alimenticio, no está admitido desde el pasado mes de marzo en virtud del Real Decreto 130/2018 que modifica el Real Decreto 1487/2009.

En este sentido, las disposiciones de este Real Decreto (RD) no se aplican a productos de uso externo o cosmético, como los que comercializa Hemps Pharma. Como explicita en su web, el CBD que emplea ‘es obtenido en la Unión Europea, y cumple con todos los requisitos legales de “semilla a la venta” especialmente en la fase de extracción de flores de cáñamo’ además de que ‘dispone de todos los certificados exigibles`.

El problema es la falta de regulación relativa a la fabricación de complementos alimenticios que contengan sustancias distintas de vitaminas y minerales, como es el caso del CBD, el cual no está definido en la Directiva 2002/46 / CE del Parlamento Europeo como complemento alimenticio autorizado, directiva que aparece reflejada en el RD 1487/2009 y modificada en el RD 130/2018.

El CBD se encuentra pues en un vacío legal y todavía no aparece registrado como un complemento alimenticio en la “lista de suplementos alimenticios autorizados” de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Antes de la modificación, el RD impedía su fabricación, pero no su comercialización, mientras se obtuviese la autorización correspondiente a través de estado miembro y el correspondiente reconocimiento mutuo, pero recientemente la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) informó a todos los países miembros de la Unión Europea a través de AECOSAN (Agencia para Asuntos del Consumidor, Seguridad Alimentaria y Nutrición), que es su agencia correspondiente en España, la inmovilización de todos los productos calificados como suplementos alimentarios que contienen CBD hasta que Europa los regule.

El CBD no es droga

La revisión de la clasificación del CBD como sustancia estupefaciente debe ser realizada con urgencia, dado que no solo está demostrada su seguridad como producto de consumo, sino que sus potenciales aplicaciones terapéuticas son numerosas. Además no produce intoxicación ni efectos psicoactivos, ni tiene potencial como sustancia de abuso.

El CDB está actualmente clasificado en la Lista 1 de acuerdo con la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961 y la Ley de Prevención y Control del Uso Indebido de Drogas de los Estados Unidos. La Ley de Sustancias Controladas (CSA, por sus siglas en inglés) define las sustancias de la Lista I como que presentan “un uso médico no aceptado en la actualidad, una falta de seguridad aceptada para su uso bajo supervisión médica y un alto potencial de abuso”, características atribuidas al CBD demostradamente falsas.

 

 

cbd reduce adicción a la cocaína

El CBD podría reducir la adición a la cocaína

Una investigación llevada a cabo por el grupo de Neurobiología del Comportamiento (GReNeC-NeuroBio) de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) en Barcelona, demuestra que el CBD tiene el potencial de reducir los efectos adictivos de la cocaína

 

Varios estudios han demostrado que el CBD o cannabidiol, el principal componente no psicoactivo del cannabis, tiene un valor terapéutico potencial para una amplia gama de trastornos, incluyendo ansiedad, psicosis y depresión, pero también para el tratamiento de adicciones a drogas como la heroína y la cocaína.

 

En el resumen del artículo de investigación que ha sido publicado en la revista Neurophamacology bajo el título de “El tratamiento repetido con Cannabidiol reduce la ingesta de cocaína y modula la proliferación neuronal y la expresión de CB1R en el hipocampo de ratones.”, leemos que “los derivados cannabinoides han mostrado resultados prometedores para el tratamiento de trastornos neuropsiquiátricos, incluida la adicción a las drogas.“

Para determinar la capacidad del CBD para atenuar el refuerzo de la cocaína, se administró cocaína a ratones, los cuales tenían la posibilidad de autoadministrarse CBD presionando una palanca. Se observó que el CBD reducía el consumo voluntario de cocaína. Esto, junto a las observaciones que se realizaron en el cerebro de los ratones, sugiere que el CBD “puede modular algunas manifestaciones conductuales y moleculares del refuerzo de la cocaína”, lo que “proporciona nuevas perspectivas para utilizar el CDB como una herramienta terapéutica.”

 

Olga Valverde, directora del estudio, apunta que el CBD “incrementa la expresión de factores neurotróficos mediante un mecanismo que involucra a los receptores cannabinoides CB1 y promueve la proliferación de nuevas células en el hipocampo, área cerebral relacionada con las funciones de la memoria.”

 

El artículo de Valverde y sus colegas, del cual se ha hecho eco la Delegación de Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas en su cuenta de Twitter, viene a contrastar con un estudio previo publicado en la Journal of Psychopharmacology en 2017, según el cual no se había observado este efecto del CBD en ratas macho (recordamos que el estudio de Valverde et al. fue hecho en ratones) y concluía que era necesario realizar “más investigación, utilizando una más amplia gama de dosis y vías de administración, de regímenes de tratamiento y pruebas de comportamiento para aclarar el potencial del cannabidiol como tratamiento para el desorden de abuso de sustancias.”

 

 

La necesidad de revisar la clasificación del CBD

 

También en 2017, dos autores españoles, Jorge Manzanares y María Salud García Gutiérrez, del Instituto de Neurociencias de la Universidad Miguel Hernández-CSIC se preguntaban en un pequeño artículo de investigación si el CBD podría ser potencialmente útil para el tratamiento de desórdenes neuropsiquiátricos y de adicción a las drogas. Tras citar una serie de estudios que vienen a confirmar las propiedades ansiolíticas del CBD entre otras, su capacidad para modular los efectos del THC y de destacar su potencial para tratar adicciones, incluida la heroína, el artículo se detiene en una crítica a la clasificación del cannabis y, en particular, del CBD como sustancia sin valor terapéutico, según la Convención Única sobre Estupefacientes de la ONU y la Ley de Sustancias Controladas de EE.UU. Vale la pena reproducir el fragmento:

“A pesar de la gran cantidad de evidencias que sugieren el potencial del uso terapéutico del CDB, existe cierta controversia con respecto a su perfil como droga de abuso que dificulta significativamente el desarrollo ulterior de estudios básicos y clínicos.

El CDB está actualmente clasificado en la Lista 1 de acuerdo con la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961 y la Ley de Prevención y Control del Uso Indebido de Drogas de los Estados Unidos. La Ley de Sustancias Controladas (CSA, por sus siglas en inglés) define las sustancias de la Lista I como que presentan “un uso médico no aceptado en la actualidad, una falta de seguridad aceptada para su uso bajo supervisión médica y un alto potencial de abuso”. Además, el CDB está clasificado como una droga de la Lista 2 de acuerdo con la Ley de Drogas y Sustancias Controladas, implicando también “un alto potencial de abuso que puede conducir a una severa dependencia psicológica o física”.

Sin embargo, no hay evidencia que apoye estas consideraciones. Por otra parte, el CDB no está sujeto a ninguna restricción especial en Europa. A diferencia del THC, el CBD no provoca euforia ni intoxicación. La falta de actividad psicoactiva parece estar relacionada con su baja afinidad con los receptores CB1 (100 veces menos que el THC). Curiosamente, estudios recientes llevados a cabo en nuestro laboratorio demostraron que el CBD no induce preferencia por lugares condicionados, signos de abstinencia o autoadministración oral, lo que sugieran su falta de propiedades como droga de abuso.”

Los investigadores concluyen así que, dada la falta de evidencias que sugieran que el CBD tiene potencial de abuso, sumado a los abrumadores indicios científicos sobre su potencial terapéutico, se hace urgente y necesaria una reclasificación de esta sustancia para facilitar su investigación y su uso.

 

 

El cannabis reduce los problemas asociados a opiáceos y alcohol 

 

En otra ocasión os referíamos un artículo de la Sociedad para el Estudio de las Adicciones que concluía que “la marihuana no tiene ninguna influencia causal sobre la iniciación en las drogas duras”. Además de ello, aumenta la evidencia de que el cannabis puede ser usado como una transición para abandonar dependencias de sustancias más peligrosas como los opioides, el alcohol, medicamentos, cocaína y tabaco.

 

Por ejemplo, en aquellas jurisdicciones donde el consumo de marihuana es legal, las investigaciones han constatado una reducción constante del abuso de opioides y la mortalidad asociada.

 

Poco después de la legalización, las muertes asociadas a opiáceos y heroína se redujeron un 20% según datos de la Journal of the American Medical Association. En general, los investigadores concluyen que “los estados con leyes sobre el cannabis medicinal tienen una tasa media anual de mortalidad por sobredosis de opiáceos un 24,8 por ciento menor que la de estados sin leyes sobre el cannabis medicinal”.

 

Los datos publicados el pasado mes de abril en la revista Drug and Alcohol Dependence también reportan una dramática disminución en las hospitalizaciones relacionadas con analgésicos opiáceos después de la legalización.

 

 

El cannabis como droga de salida

 

En conexión con todo ello, no podíamos dejar de hacer referencia a High Sobriety, una clínica de Los Angeles cuyo concepto parte de sustituir una adicción letal por otra no letal usando el cannabis. A pesar de la controversia aparente, según datos de la SAMHSA (Substance Abuse & Mental Health Services Administration), solo un 25% de las personas que siguen programas basados en la abstinencia no vuelven a recaer, por lo que High Sobriety está pensado para el 75% restante.

“No hay ninguna razón científica para creer que es mejor ser completamente miserable estando sobrio que consumir cannabis de vez en cuando, o incluso con bastante regularidad, como adulto, y ser funcional, feliz y productivo”, opina el Dr. Reiman, consultor no remunerado de High Sobriety.