Usos ancestrales del cannabis como medicina

¿Conoces los usos ancestrales del cannabis como medicina en el mundo?

Desde hace milenios muchas de las diferentes civilizaciones que han morado en nuestro planeta tierra, han usado como medicina el cannabis para diferentes afecciones. Conócelas en el artículo que te presentamos a continuación.

El uso de las plantas como remedio de las enfermedades no es una moda que haya llegado ahora para implantarse en la sociedad. La botánica y la fitorremediación han sido técnicas que, aunque de forma más primitiva, se han ido usando a lo largo de la historia. Por ello, hemos querido echar un vistazo atrás (y no tan atrás) para demostrar que el cannabis, cuando todos los que habitamos el presente actual y por aquel entonces todavía no estábamos ni pensados, ya ayudaba en el tratamiento de diferentes patologías o enfermedades como medicina.

Para ello, queremos hacer un recorrido por casi toda la geografía terrestre en este artículo para poner de manifiesto como el cannabis llega miles de años ayudando a prevenir, curar o paliar muchas dolencias. Empecemos este recorrido.

Asia y el uso de cannabis como paliativo del dolor

China y su relación con el cannabis desde hace mucho tiempo

China y su relación con el cannabis desde hace mucho tiempo

Se le empieza a conocer como la cuna de origen del cannabis, sobre todo por la cantidad de restos que se están encontrando en yacimientos de hace más de 4000 años antes de Cristo (en Nekwo os contamos el último).

Si rebuscamos un poco más concretamente alrededor del uso medicinal, podemos encontrar registros escritos del año 2700 a.C. en los que ya se hablaba de los beneficios de utilizar la raíz seca y molida del cannabis para crear una pasta con la que reducir el dolor causado por fracturas o golpes. Por lo que se puede decir claramente, que desde hace miles de años el cannabis, se utiliza como analgésico y paliativo del dolor.

Como dato curioso, debéis de saber que uno de los lugares con mayor tasa de longevidad del mundo se encuentra en la localidad China de Bama Yao, donde los foráneos del lugar, desde hace muchas generaciones, basan su dieta en semillas de cáñamo.

Sadhus, sabios hindús que desde muchas generaciones atrás usan el cannabis como remedio medicinal

Sadhus, sabios hindús que desde muchas generaciones atrás usan el cannabis como remedio medicinal

No sólo China utilizaba el cannabis en Asia como medicina en la India por ejemplo, los Shadus, monjes ascetas en penitencia, ya usaban hace más de 2000 años el cannabis como relajante, o para combatir problemas estomacales.

África: prevención de parásitos intestinales, sedante y anestésico

Pigmeos

Pigmeos

En Nekwo hemos hablado ya de la relación del cannabis con la región del norte de África y, por ejemplo, el pueblo pigmeo. Contamos como usan el cannabis para protegerse de los parásitos intestinales, que a menudo, suelen aquejar los habitantes del continente africano.

Pero no sólo esta etnia usa en la región el cannabis como remedio medicinal. Los bereberes en la zona del Rif y al norte de Marruecos, desde tiempos remotos han usado la hierba como sedante o anestésico para cualquier tipo de operación que hicieran con sus rudimentarias y primitivas técnicas.

El pueblo beréber de la zona del Rif también ha usado el cannabis como remedio medicinal

El pueblo beréber de la zona del Rif también ha usado el cannabis como remedio medicinal

Las Américas (Norte y Sur): problemas psíquicos y relacionados con el estómago

Tanto los pueblos indígenas de la parte norte de América, como pueden ser los Sioux (de los que os hablamos hace ya algún tiempo) o los Cherokee , como las tribus prehispánicas suramericanas, ya hacían uso y conocían las propiedades digestivas del cannabis, el cual usaban sobre todo para ciertos rituales.

Los Sioux, índios nativos de América del norte

Los Sioux, índios nativos de América del norte

Por su parte, los  pueblos post-aztecas, en el sur de América, aunque después de las incursiones hispánicas en el lugar también lo utilizaban para llegar a estados de euforia, o superar depresiones y conseguir un bienestar psíquico que les permitiera estar bien emocionalmente antes por ejemplo de la batalla. El que permitía que se usara, a modo de médico actual, era el chamán del poblado, ya que, generalmente, su uso y distribución de la ‘medicina cannabica’ recaía en sus manos.

Europa: infusiones para curar heridas, hemorragias y dolores de cabeza

Del periodo romano y griego se tiene mucha documentación escrita en torno al uso del cannabis como medicina. Por ejemplo, el famoso médico griego Galeno, habló sobre tratamientos con infusiones de cannabis para la gonorrea o las hemorragias severas.

Fresco romano del año 70, en el que se intuye una ánfora llena de cannabis

Fresco romano del año 70, en el que se intuye una ánfora llena de cannabis

Plinio el viejo, investigador botánico del emperador Titus, también se refirió, en el año 77, al cannabis como remedio para múltiples enfermedades en el libro ‘Historia Naturalis’.

“Se dice que la semilla reduce el semen masculino, el aceite de cáñamo expulsa los gusanos de los oídos, y la raíz cocinada alivia los dolores de las articulaciones y de la cabeza”

Sea como fuere, lo que bien es cierto es que, por una fatídica lucha de intereses suprasociales, la sociedad se ha visto en el último siglo vetada del uso de uno de los remedios naturales más usados por las diferentes civilizaciones que han cohabitado en el transcurso de la evolución social. En Nekwo sabemos que la tendencia está cambiando, pero echando una vista atrás, se nos queda mal cuerpo. El cannabis sintetizado y tratado es medicina, puede cambiar vidas, vidas de enfermos que en otra etapa, tal vez ya estarían tratándose con un medicamento más sano y natural.

Omar Martin recorriendo 20.000km por el cannabis medicinal

20.000 Kilómetros por la legalización del aceite de CBD en Argentina

Omar Martín recorrerá 20.000 km en bicicleta por toda Argentina para juntar firmas para que se apruebe una Ley que permita el uso medicinal del aceite de cannabis en el país.

Montarte en bicicleta y hacerte 20.000 kilómetros por las carreteras y caminos de Argentina no es moco de pavo. Si encima, lo haces representando todo un pueblo y abanderando la legalización del cannabis medicinal de todo un país, amigo mío, estamos ante uno de esos pequeños héroes del día a día.

Miembros de la cruzada por el cannabis medicinal en Argentina

Miembros de la Cruzada por el Cannabis Medicinal en el centro Omar Martín.

Omar Martín, el ciclista encargado de recorrer todos esos kilómetros por Argentina, tiene el objetivo, como bien explicó ayer en una entrevista para la radio bonaerense FM Andina, de conseguir las firmas suficientes para que llegue a debate en el Senado la cuestión de la legalización del cannabis medicinal en el país y se acabe aprobando una ley que regule el cultivo con fines medicinales.

“Pretendemos que se pueda crear el primer cultivo de cannabis medicinal a nivel estatal con los organismos gubernamentales presentes junto al mejor asesoramiento y apoyo científico”

Por ahora, ya llevan unas cuantas etapas recorridas y ya han pasado por diferentes pueblos y regiones en los que han podido recoger ya unas cuantas firmas y hablar y concienciar a la gente de estas regiones acerca de los beneficios que tiene el cannabis y los cannabinoides como fármaco gracias al libro “Sin dolor” del doctor y profesor de medicina en la Universidad de la Plata, Marcelo Morante, porque como explicaba Omar en su última entrevista:

“el uso del cannabis como medicina siempre tiene que estar controlado por médicos en tanto que la planta debe estar controlada por científicos y farmacéuticos”

El viaje finalizará en la capital de Buenos Aires, donde harán una concentración frente al Obelisco junto a la mayoría de organizaciones civiles a favor del cannabis medicinal en Argentina.

Omar Martín representa el proyecto de todo un pueblo

La idea de este viaje surgió fruto de la idea que tuvo el Concejo Deliberante local del pueblo argentino General de la Madrid, situado al sudoeste de la provincia de Buenos Aires (a unos 450km) de aprobar una resolución en la que se pedía al estado la despenalización del cultivo de cannabis con fines terapéuticos.

Esto se produjo debido a la aceptación que tuvo entre los habitantes de LaMadrid tras la realización de un curso de cannabis medicinal en el pueblo a manos del doctor oriundo de la región Marcelo Morante. Tras esta charla, según contaría Morante “hasta el párroco me pregunto después. La gente se quedó muy interesada y pocos días después estaría ya todo en marcha”.

El proyecto de un pueblo

El proyecto de un pueblo

Gracias a la concienciación y a la visibilización de la nueva cultura y el conocimiento que se tiene en materia de cannabis, a día de hoy se pueden dejar de lado los estigmas obsoletos y los prejuicios irracionales para permitir que la solidaridad de unos cuantos nos haga progresar, en este caso en materia medicinal.

Desde Nekwo estaremos muy atentos del avance de esta ruta cannábica solidaria que nos ha encantado y que podéis seguir en su página de Facebook.

¡Mucho ánimo desde aquí Omar!

Patrick Stewart en la promo de 'Logan'.

Patrick Stewart habló sobre su enfermedad y su tratamiento con cannabis medicinal

A principios de este mes, en una entrevista concedida para Esquire, el actor que interpreta a Charles Xavier en X-Men, Patrick Stewart, habló de su problema en las manos y su tratamiento con un spray de cannabis medicinal.

Hace poco más de una semana, justo antes del estreno de Logan (la nueva película de la saga X-Men) para una promo de la película, el actor Patrick Stewart concedió una entrevista a la edición británica del medio norteamericano Esquire.

Escena de la película 'Logan'.

Escena de la película ‘Logan’.

Para empezar la entrevista, comenzaron preguntándole sobre su papel en la última película de la saga X-Men y los miedos a los que se enfrenta el personaje al que representa (un Charles Xavier que se afronta los problemas de la vejez en sus últimos años de vida), el actor de forma muy graciosa contestó:

“Llega una edad en la vida en la que entras a la consulta de tu médico, le dices la edad que tienes y él encoge los hombros y te contesta ‘Oh, ¿es ese el problema?’ Quiero decir, mi mayor problema está en las manos, no funcionan muy bien, pero gracias al cannabis ahora trabajan mucho mejor. Gracias a las leyes de California para usarlo tan solo tengo que utilizar un spray para tomarlo.”

El entrevistador, acto seguido, le preguntó qué pasaría una vez volviera a Inglaterra, país del que proviene el actor. Sin mediar palabras, el propio actor respondió con un escueto no puedo responder a esa pregunta’, imagino que sabe de primera mano que, sólo por utilizar ese fármaco que le ayuda en su dolor de manos, sería sancionado o incluso tratado como un delincuente en su país.

En la entrevista hablaron de todo, obviamente centrados en la película pero sin obviar toda la actualidad que la engloba; desde Trump, a inmigración o su preocupación por las enfermedades mentales.

Patrick Stewart promocionando 'Logan'.

Patrick Stewart promocionando ‘Logan’.

Es bonito ver como poco a poco se va normalizando la situación del cannabis. Como, aunque se le intenten poner todas las trabas del mundo, paso a paso se van alzando las voces que admiten sin miedo tener una relación con el cannabis que nada tiene que ver con los referentes sociales que hasta hace poco se tenían adoptados como dogma.

Poco a poco, paso a paso.

 

Parte del cultivo de la Fundación Daya

Os enseñamos las instalaciones del cultivo de Fundación Daya

En Diciembre pudimos viajar a Chile donde estuvimos en la región de Quinamavida con Pablo Meléndez, Director de Operaciones de producción de Fundación Daya, con el que pudimos visitar sus instalaciones de cultivo.

Como ya sabréis, en Diciembre un equipo de Nekwo se desplazó hasta Chile para conocer de primera mano en qué estado se encuentra el panorama cannábico en la región. Además de ir a la Expoweed, allí tuvimos el placer de poder estar con nuestros amigos de Fundación Daya para que nos enseñaran sus instalaciones de cultivo en Quinamavida y pudiéramos charlar un rato con ellos para que nos contaran un poco cuáles eran sus proyectos a medio-corto plazo.

Uno de los grupos de trabajo de Fundación Daya

Uno de los grupos de trabajo de Fundación Daya

La visita al cultivo que tuvimos el placer de realizar fue guiada por uno de los activos más importantes de la propia fundación, Pablo Meléndez, Director de Operaciones y encargado de gestionar todas las instalaciones de cultivo.

Pablo Melendez director de operaciones de la Fundación Daya

Pablo Meléndez director de operaciones de la Fundación Daya

Nos contó y enseñó todo, desde quiénes conforman el grupo, a qué se dedican los grupos de trabajo, cuáles son sus instalaciones, para qué es esa cosecha y un sin fin de temas interesantes que desgranaran cuál es el trabajo de esta fundación en su cultivo.

La organización que poseen como grupo humano y el trabajo que desempeñan unidos al magnetismo del lugar, plagado de zonas frondosas y de montaña, hacen del cultivo ‘Tierra Santa’ un lugar en el que no sólo se cultiva cannabis, si no que se cultiva compañerismo e ilusión. Ilusión por estar desempeñando un proyecto que promete y compañerismo porque están abiertos a cualquiera que quiera saber un poco más de la planta como medicina.

La visita tuvo de todo, nos trataron genial y esperamos no tardar mucho en volver. Aquí os dejamos un vídeo de cómo fue todo, esperamos que os guste y lo disfrutéis tanto como nosotros.

Norman Reedus en una de las promociones para The Walking Dead

Norman Reedus y su relación con CannaKids

El actor californiano Norman Reedus no sólo se divierte matando zombis. La semana pasada finalizó una recaudación de fondos en la que colaboró, dirigida a reunir dinero para la fundación pediátrica CannaKids.

El afamado actor Norman Reedus, conocido sobre todo por su papel como Daryl en la serie ‘The Walking Dead’ no pasa todo el tiempo protegiéndonos de innumerables hordas de zombis. Hace tan solo unos días, finalizó una recaudación benéfica en la que el participó que tenía como protagonistas a la fundación Cannakids y a sus niños enfermos tratados con terapias cannábicas (muchos de ellos pacientes de cáncer, epilepsia o similares).

La fundación californiana CannaKids se encarga de estudiar y tratar medicinalmente con extractos y aceites de cannabis a pacientes, normalmente menores, con enfermedades graves. En ocasiones, debido a  a la infraestructura que se necesita para paliar los efectos de alguna de las enfermedades que tienen los niños que allí van a curarse, hacen recaudaciones de dinero para ayudar a financiar los costes de las terapias.

A finales de diciembre, Reedus se enteró por un amigo que tiene en CannaKids que se estaban planteando hacer una colecta para poder empezar el año con dinero con el que poder contribuir e investigar en mejoras de las terapias para los niños que allí tienen. En una entrevista para un medio local, la madre de una de las niñas y creadora de la propia fundación contó como sucedió:

“Norman no tardó nada en aceptar la propuesta de colaboración en cuanto nos conoció a fondo. Muchos de los vídeos y emails de pacientes que fue viendo en torno al trabajo que realizamos en la fundación con ellos, realmente le tocaron el corazón. Nunca nos esperamos esa rapidez en su respuesta, y para los niños ha sido todo un privilegio y una increíble experiencia poder contar con su apoyo.”

La contribución del actor fue simple. Consistió en la firma de diez objetos de merchandising de ‘Walking Dead’ firmados por el propio Norman que se sortearon entre todas las personas que donaron al menos una vez 5 dólares (por cada cinco dólares conseguías una participación) en la cuenta de apoyo a la fundación.

La recaudación fue todo un éxito ya que tenían por objetivo reunir 15000 dólares y acabaron con una recaudación de algo más de 17000. Una vez finalizó la campaña benéfica, fue el propio actor el que anunció a los diez afortunados en su propio perfil de Facebook.

Imagen: David Shankbone - FLICKR

La historia de amor de Duncan Jones

Eres el hijo de David Bowie pero nunca utilizas su nombre. Pones patas arriba Hollywood con tu primera película de ciencia-ficción. Pero, de repente, tu vida se desmorona cuando a tu pareja le diagnostican cáncer de mama. ¿Qué haces?

En 2009 una película de ciencia ficción sorprendió al mundo. Era distinta, introspectiva, artesanal e independiente. Mucho antes de que Matt Damon se perdiera en ‘The Martian’, Sam Rockwell ya nos había mostrado la soledad del astronauta en misión espacial. La gente se preguntó quién estaba detrás de ‘Moon’, el film que narraba el aislamiento de Rockwell durante tres años en una excavación minera en la Luna. El director respondía al nombre de Duncan Jones y podía no suponer ningún respingo. Pero si se rascaba un poco más en su biografía, se descubría que se trataba del mismísimo hijo de David Bowie.

Nominada a los Bafta y por varias asociaciones de críticos norteamericanos, ‘Moon’ fue una de esas pequeñas joyas que cada año inundan las carteleras de manera silenciosa y creativa. Duncan Jones pasó a ser uno de los directores jóvenes más solicitados para nuevos proyectos y en 2010 reapareció con ‘Source code’, una historia sobre viajes especiales, misiones anti-terroristas y protagonizada por Jake Gyllenhaal. El film no funcionó como lo esperado y el boom de Duncan Jones se disipó de alguna manera.

Pero más allá dela tibia acogida de ‘Código fuente’, algo mucho más importante le hizo pausar su faceta de director. Un par de años después de este segundo film, a su pareja Rodene Ronquillo le dijeron que tenía cáncer de mama. A partir de aquí comenzó una lucha por vencer la enfermedad en la que Duncan se posicionó claramente. Decidió casarse con ella tres días después de ser diagnosticada, se afeitó la cabeza, abandonó su labor cinematográfica y la ayudó con un tipo de tratamiento diferente y complementario al de la quimioterapia: marihuana medicinal

Duncan Jones y Rodene Ronquillo

Duncan Jones y Rodene Ronquillo

“Aquellos que tienen un problema con la marihuana para uso medicinal, lo único que puedo decirles es que no tienen idea de lo que significa. Es una bendición para el tratamiento del dolor del cáncer”. 

Rodene Ronquillo tenía sólo 32 años cuando su pareja Duncan Jones le notó un bulto en su pecho. Hacía un par de meses que Rodene había pasado por su chequeo médico anual, en el cual no le habían detectado nada. Volvió a la consulta y, tras una exploración más profunda, se confirmó la mala noticia. Ronquillo fue diagnosticada con cáncer de mama triple negativo. Una operación y año y medio de dura lucha contra la enfermedad que contó con el apoyo incondicional de su nuevo marido, que nunca se alejó de su lado, y de la marihuana medicinal, la cual supuso un “mundo de alivio”. 

“Ha sido maravilloso y a veces hilarante ver a Rodene encontrar un mundo de alivio del cáncer a través de estas drogas”.

Rodene y Duncan, afincados en California, pudieron beneficiarse de la legislación del estado, la cual permite el uso de marihuana con fines terapéuticos. Seis meses después de la recuperación de Ronquillo, David Bowie enfermaba. La lucha volvió a comenzar, aunque esa batalla no pudo ser ganada y el genial músico fallecía tras 18 meses combatiendo contra el cáncer. Pero el ciclo de la vida volvía a empezar.

Duncan Jones y Rodene Ronquillo, que habían congelado embriones durante la enfermedad de Rodene, esperan su primer hijo para junio. Una historia de amor y de lucha por la vida con un final feliz.

Balón de la NBA

El cannabis en el deporte profesional americano

De un tiempo a esta parte está aumentando la polémica sobre el uso del cannabis que hacen los deportistas americanos de las distintas ligas deportivas profesionales: NBA, NFL…

Con la legalización del cannabis de manera lúdica y medicinal en varios de los estados más poblados de EE.UU., se empieza a dar la contradicción de jugadores que pueden consumir legalmente en su estado pero luego pueden dar positivos en los distintos controles antidoping. Y, a diferencia de lo que muchas veces se piensa, el uso de estupefacientes en el deporte profesional americano viene de largo; y en la mayoría de ocasiones de manera más terapéutica de lo que pudiera parecer.

El alto ritmo de partidos cada pocos días que se da en ligas como la NBA conlleva que los problemas traumatológicos sean muy habituales y la necesidad de una rápida recuperación o, como mínimo, una disminución de los dolores, hace que los deportistas usen de manera muy habitual estupefacientes de todo tipo, algunos no permitidos ni siquiera en la normativa FIBA.

Con la expansión del cannabis medicinal en gran parte de EE.UU., las investigaciones sobre sus efectos en la mejora de traumatologías son cada vez más abundantes, las cuales parecen indicar que el THC y, sobre todo, el CBD tienen una gran influencia en las lesiones y enfermedades de carácter óseo. Este excelente artículo de Sensi Seeds nos indica que el cannabis puede ser útil para múltiples patologías óseas.

Por otra parte, ya son varios los jugadores que están poniendo el grito en el cielo sobre la necesidad de hablar sobre el uso del cannabis en la normativa de la NBA, ya que su uso parece que es incluso más extenso de lo que se pensaba. Por ejemplo, el exjugador de Chicago Bulls Jay Williams, que trató sus problemas de rodillas con cannabis, ha declarado:

“En la NBA el 80% de los jugadores usa marihuana”

Jay Williams (izquierda) trabajando como comentarista como Kevin Connors

Jay Williams (izquierda) trabajando como comentarista

La NFL no se ve ajena a estas polémicas relacionadas con el consumo del cannabis. El pasado marzo, la leyenda de la NFL Tony Parrish, declaraba con cierta ironía respondiendo a Jay Williams:

“80% es mucho… en la NFL sólo fuma marihuana el 40 o el 50%”

Pero en EE.UU. la relación entre cannabis y deporte profesional no se queda en estas dos grandes ligas, luchadores como Nick Díaz de la UFC han sacado su propia línea de productos relacionados con el cannabis y es un ferviente defensor de su regularización.

Parece que la marihuana legal ha llegado para quedarse en EE.UU. y el deporte, como termómetro social que es, no es ajeno a la influencia a este gran cambio en la sociedad americana.