Cannabis Energy Drink, el Red Bull de la marihuana

Cannabis Energy Drink, la bebida energética que incluye aceite de cannabis

Se popularizaron a mitad de los años 90 y desde entonces son los refrescos más mediáticos que existen. Las bebidas energéticas tienen tantas variedades que ya existe hasta el Cannabis Energy Drink, que incluye aceite de cannabis

En 1962, la compañía ‘Taisho’ introdujo el Lipovitan D, una bebida energética con un alto contenido de taurina y cafeína. Pero no fue hasta los años ochenta, cuando ejecutivos japoneses lo adoptaron como “combustible” para mantener su alto ritmo de trabajo. Luego llegó el “Red Bull te da aaaaaaalaaaas”, un slogan convertido en un clásico moderno. Las bebidas energéticas, un invento de mitad del siglo XX, se popularizaron a principios de los años 90 aunque la propia Red Bull existía de años antes. En la actualidad, su éxito y variedad es tal, que hasta se ha creado una variedad con cannabis.

‘Cannabis Energy Drink’ es un tipo bebida energética que combina el aceite de esta planta con cafeína, taurina, azúcar y extracto de cáñamo, el cual contiene ácidos linoleico y linolénico que “ayudan al cuerpo a luchar con los problemas de obesidad, diabetes, colesterol alto y alta presión sanguínea”.

Según reza su página web, toda una oda a la marihuana y con la hoja de la planta como símbolo, “los estudios realizados por la Autoridad de Seguridad Alimentaria Europea confirman los efectos positivos para la salud en relación a los ingredientes de ‘Cannabis Energy Drink’: el extracto de semilla de cáñamo, la cafeína, el complejo de vitaminas B y el agua de manantial de Los Alpes”.

Concebida en Holanda y producida en Austria, ‘Cannabis ED’ cruzó el charco hasta Chile, donde ya se comercializan bebidas con envase clásico de 250 mililitros.

Cannabis Energy Drink quiere aprovechar la popularidad que este tipo de bebidas alcanza. Según un estudio de la ‘Agencia Europea de Seguridad Alimentaria’, a un 30% de los adultos, de entre 18 y 65 años, un 68% de los adolescentes, de entre 10 y 18 años, y un 18% de los niños, de entre 3 y 10 años.