Leche de cáñamo - Foto: PINTEREST

Leche de cáñamo: Llega la revolución a tu supermercado

-> Un vaso con 8 onzas de cáñamo puede aportar casi el 50% de la cantidad de calcio recomendada al día
-> Se está convirtiendo en la tendencia de moda en el mundo de los lácteos

Sin apenas darnos cuenta, de una manera sutil y progresiva, un hecho tan cotidiano y sencillo como comprar leche se ha complicado debido al aumento del nivel de exigencia por parte del consumidor. Las industrias lácteas han ido a la par, perfeccionando su elaboración para poder ofrecer diferentes tipos que se adapten a nuestros gustos y/o necesidades. Porque este producto hace tiempo que pasó de ser sólo básico para convertirse en algo más.

Aparecieron la leche de soja, de almendras o de coco para llenar las estanterías de los supermercados de un estilo de vida saludable. Términos como aminoácidos, omega-3, ácido graso, fitoesteroles aparecieron en nuestro vocabulario. Se acababa así la única duda que había antes: ¿leche entera, semi o desnatada? Pero aún hay más. La revolución puede que no haya llegado.  

La nueva alternativa viene de la mano de la leche de cáñamo, la nueva tendencia más saludable que la leche de vaca tradicional. Con 900 mg de ácido graso omega-3, 2800 mg de ácidos graros omega-6, un vaso con ocho onzas representa el 46% de la dosis diaria de calcio recomendada para un adulto. Una variedad que también tiene potasio, fósforo, riboflavina, vitaminas A, E, B12 y D, ácido fólico, magnesio, hierro, zinc, 4 gramos de proteína digerible y, apuntemos bien grande, nada de colesterol.

En una sociedad en la que cada vez se tiene más en cuenta el cómo se elaboran los alimentos que se consumen y de dónde provienen, la leche de cáñamo encontraría un nicho importante en los veganos, ya que estos podrían consumirla al estar hecha a partir de semillas de cáñamo y agua. Y para los detractores, y aunque resulte demasiado obvio tener que matizarlo, la tasa de THC es tan baja que el riesgo de tener efectos psicoactivos es nulo.

Myschyf, licor de cáñamo

El “jager” de cáñamo

Alrededor del Jägermeister y el gin-tonic se ha creado una nueva cultura mainstream del beber. Ayudadas por las redes sociales,las bebidas nocturnas se han convertido en parte imprescindible del ocio, transformando al público en verdaderos sibaritas del licor. La nueva vuelta de tuerca viene de la mano de Myschyf, un licor elaborado a base de cáñamo

Los consumidores, ávidos de sabores nuevos, demandan sorpresas y novedades a pesar de estar abonados a marcas como Jägermeister y copas clásicas como el gin-tonic. Fruto de esta moda ha surgido una nueva bebida que cumple con todos los requisitos para convertirse en la nueva sensación del mercado. El licor elaborado a base de cáñamo.

‘Myschyf’ nace de las mentes de Garett Hagan y Drew Shprintz, dos empresarios de la noche que trabajaban juntos en clubes nocturnos del sur de Florida. Horas y horas detrás de las barras que, tras una conversación sobre licores, les empujó a crear su propia bebida elaborada a base de cáñamo.

Tras experimentar con diferentes sabores de emparejamiento, algo difícil debido al desconocimiento que se tiene con el sabor de cáñamo, finalmente se estableció en pistacho. Un año de desarrollo antes de presentarlo a unas autoridades que de primeras sugirieron que la palabra “cáñamo” fuera retirada del envase.

‘Myschyf’ se ha convertido en una bebida popular en más de 150 bares, restaurantes y tiendas. Aunque fue diseñado para ser consumido directamente, la bebida se está mezclando en un cóctel con jugo de piña, naranja, crema de coco y una rama de canela. Un nuevo licor que, según sus creadores, tiene menos de un gramo de azúcar por onza. Lo que le convierte en una copa más ligera que una de vodka.

Jägermeister, ¿el ejemplo a seguir?

El actual rey de la noche - Imagen: Jägermeister

El actual rey de la noche – Imagen: Jägermeister

Poco antes de la II Guerra Mundial, un cazador llamado Curt Mast crea un licor elaborado hasta con 56 tipos de hierbas y un 35% de alcohol. Lo fabrica para hacer más llevaderas las frías noches de cacería. El conflicto bélico estalla y las tropas nazis lo utilizan como remedio contra la tos y los problemas digestivos. Nada que hiciera presagiar que, ochenta años después, otra tropa (esta vez de hipsters y millennials) iba a convertirla en la octava marca de bebidas premium más vendida del mundo. Esta es la breve historia de Jägermeister, la cual parece resistirse a que acabe su momento. Tras el boom comercial que vivió en Estados Unidos en la década de los noventa, “el Jäger” invadió las noches de Europa con la llegada del nuevo siglo y vive un romance que parece no tener fin. Festivales, garitos, bares… No hay reducto nocturno y ocioso que no tenga la impronta del ciervo sobre una luz roja.

‘Myschyf’, aunque apenas ha arrancado en una centena y media de establecimientos, ya parte de un punto mucho más avanzado de cómo nació “el Jäger”. ¿Conseguirá alcanzar la misma popularidad?

Cannabis Energy Drink, el Red Bull de la marihuana

Cannabis Energy Drink, la bebida energética que incluye aceite de cannabis

Se popularizaron a mitad de los años 90 y desde entonces son los refrescos más mediáticos que existen. Las bebidas energéticas tienen tantas variedades que ya existe hasta el Cannabis Energy Drink, que incluye aceite de cannabis

En 1962, la compañía ‘Taisho’ introdujo el Lipovitan D, una bebida energética con un alto contenido de taurina y cafeína. Pero no fue hasta los años ochenta, cuando ejecutivos japoneses lo adoptaron como “combustible” para mantener su alto ritmo de trabajo. Luego llegó el “Red Bull te da aaaaaaalaaaas”, un slogan convertido en un clásico moderno. Las bebidas energéticas, un invento de mitad del siglo XX, se popularizaron a principios de los años 90 aunque la propia Red Bull existía de años antes. En la actualidad, su éxito y variedad es tal, que hasta se ha creado una variedad con cannabis.

‘Cannabis Energy Drink’ es un tipo bebida energética que combina el aceite de esta planta con cafeína, taurina, azúcar y extracto de cáñamo, el cual contiene ácidos linoleico y linolénico que “ayudan al cuerpo a luchar con los problemas de obesidad, diabetes, colesterol alto y alta presión sanguínea”.

Según reza su página web, toda una oda a la marihuana y con la hoja de la planta como símbolo, “los estudios realizados por la Autoridad de Seguridad Alimentaria Europea confirman los efectos positivos para la salud en relación a los ingredientes de ‘Cannabis Energy Drink’: el extracto de semilla de cáñamo, la cafeína, el complejo de vitaminas B y el agua de manantial de Los Alpes”.

Concebida en Holanda y producida en Austria, ‘Cannabis ED’ cruzó el charco hasta Chile, donde ya se comercializan bebidas con envase clásico de 250 mililitros.

Cannabis Energy Drink quiere aprovechar la popularidad que este tipo de bebidas alcanza. Según un estudio de la ‘Agencia Europea de Seguridad Alimentaria’, a un 30% de los adultos, de entre 18 y 65 años, un 68% de los adolescentes, de entre 10 y 18 años, y un 18% de los niños, de entre 3 y 10 años.