Taza Brewbudz en fondo blanco

Brewbudz: Café con THC para gourmets

Siguiendo la línea de productos nuevos relacionados con el cannabis, os queremos presentar otra forma de beber tanto café como infusiones o incluso un chocolate calentito. La empresa californiana Brewbudz ha elaborado una gama de cafés, de tés y de chocolates en cápsulas monodosis con THC.

La legalización del cannabis en California hace apenas un mes, dio vía libre a un sinfín de oportunidades de negocio que poco a poco están presentándose como una novedosa tendencia, enmarcada en el auge del verde. La idea según comenta el vicepresidente de la marca y jefe de ventas, Jeffrey Paul, en una entrevista publicada recientemente, fue la de crear una fusión de dos rituales de vida; tomarse un café/té y fumarse un canuto. En Estados Unidos, se estima que aproximadamente un 60% de los adultos se toma de 1 a 3 tazas al día, ya sea de café o de té. Por ello, nada más llegó la normalización recreativa a su ciudad, en Brewbudz se pusieron manos a la obra.

Café Brewbudz

Café Brewbudz

Hay cápsulas de los dos tipos básicos de hierba, sativa e índica. Éstas, contienen entre 10 y 50mg de THC, en función de cual sea su uso, desde tomarte un té para relajarte y dormir mejor (que emplearías una índica), o todo lo contrario, el típico café que te despeje de buena mañana.

Muchas de las personas que consumen cannabis en Estados Unidos prefieren hacerlo ingerido, ya que son muchos los consumibles derivados que hay en mercado. Por eso, este café se presenta como una alternativa sin humos y mucho más discreta para consumir cannabis. Con él, se puede degustar un buen café en el sofá, o un chocolate caliente, saboreando el gusto de una buena hierba ya que en su composición, consiguen preservar los terpenos para obtener todo el sabor. De esta forma, se están convirtiendo en el producto estrella para todos aquellos a los que les gusta el verde pero no fumarlo.

Las únicas pegas que han recibido ha sido su precio, que gira en torno a los 7$ por café/té/chocolate, y la poca compatibilidad de sus envoltorios, que solo sirven para una máquina en concreto.

Su intención es la de expandirse por todos los países que tengan legalizado el cannabis en cuanto consoliden su mercado en Estados Unidos.

Green cocktail

3 Cocteles cannábicos para el fin de semana

Si queréis probar cosas nuevas, y os apetece este fin de semana beber algo diferente, es un buen momento para conocer tres propuestas cannábicas en forma de cocteles que desde Nekwo os vamos a presentar.

Debéis saber que para cualquiera de los que hablaremos hoy, necesitareis o un licor cannábico, leche cannábica o algún tipo de extracto esencial de cannabis. Si no sabéis donde adquirir cualquiera de estos podéis encontrar en la red diversa información acerca de como producirlo de forma artesanal. Por último simplemente recordar ser precavidos con las cantidades y no querer abusar.

 

Hawai Green Ice 

Hawai Green Ice

Hawai Green Ice

Adaptación del archiconocido Blue Hawai. En este caso, y como bien explica su nombre, debido a que en vez de Curaçao contiene sirope de marihuana, es verde y no azul. El ron es el pilar fundamental del coctel, y puedes añadirle como adorno cualquier fruta que se te antoje. Es ideal entre comidas, sobre todo para acompañarlo después del almuerzo.

Ingredientes:

  • 6cl de Ron
  • 3cl de Sirope Cannábico
  • 3cl de zumo de Naranja
  • 3cl de Zumo de Piña
  • 2 hielos

Mezclar en coctelera, y servir en un vaso normal. Puedes adornarlo con una rodaja de la fruta que más te guste, y acompañarlo del típico paragüitas. Una buena elección.

 

The Last Pot

The Last Pot Cocktail

The Last Pot

La versión cannábica creada en Nekwo del famoso The Last Word. Este coctel, nació durante la ley seca en Detroit y resurgió y se popularizó en el Seattle mas underground de finales de los 90. En su composición se encuentra el licor francés Charteuse que tiene su origen en los monasterios del siglo XVIII. Este brebaje estaba conformado por más de 130 extractos herbales. El nuestro, contiene 131.

Ingredientes:

  • 5cl de Ginebra
  • 2cl de Zumo de Lima
  • 3cl de Charteuse (sirve cualquier licor de hierbas)
  • 2cl de licor de Marrasquino
  • 2 hielos picados
  • Un par de gotas de aceite de extracto cannábico

Servir frío y en vaso de Martini. Si resulta muy ácido a vuestro paladar, siempre podéis endulzarlo con un poco de azúcar.

 

White and Green Russian

White Russian

White Russian

Perfecto para después del postre en una cena entre colegas y el preferido por la jefa de producción de Nekwo. Probablemente el nombre os suene, ya que si habéis visto el Gran Leboswki , el White Russian era la bebida favorita de El Nota. Nuestra versión tan solo dista de la original en la leche, ya que nosotros hemos utilizado leche cannábica. Mientras escribía estas líneas, en la redacción se nos planteó una pregunta a la que todavía no le hemos encontrado respuesta ¿Cómo no se le ocurrió a El Nota mezclar sus dos pasiones (el White Russian y la hierba) en uno?

Ingredientes:

  • 5cl de Vodka
  • 2cl de licor de café
  • 3cl de leche cannábica
  • 2 hielos enteros

Se sirve también frio, en vaso de whisky.

Vino cannábico, confluencia de propiedades

La normalización del cannabis abre las puertas a múltiples oportunidades de negocio en los lugares en los que el consumo comienza a regularse. Son muchos los consumibles derivados de la marihuana los que comienzan a aparecer en escena contribuyendo a una mejor visibilización y dotando de una naturalidad a la hierba que, poco a poco, comienza a derribar el tabú social que gira entorno a ella.

En la búsqueda de alternativas de consumo que colaboran en esta normalización, encontramos diferentes productos (desde geles de baño o aceites, a café o infusiones con extractos de cannabis) que van en la línea de lo antes explicado, pero en concreto, en el que nos vamos a detener, es en los vinos cannábicos.

Lo primero que te habrá venido a la cabeza al pensar en vino y cannabis, será el pelotazo que deberías de pillar al juntar THC con alcohol, pero evidentemente, no van por ahí los tiros del producto que queremos reseñar, y se aleja por completo de la visión que nos proponen muchas de las empresas dedicadas a ello, ya que si poseen THC, lo hacen en forma de una mísera porción (no superior al 0,2%) y por lo general, no son psicoactivos, según como comentan casi todos los viticultores de esta clase. La principal virtud que tienen estos vinos es la fusión que hacen de las mejores propiedades que tienen tanto las uvas, como el CBD, porque estimado lector, ambos tienen propiedades casi únicas que, combinadas, son una bomba medicinal.

Y os preguntaréis, ¿cuáles son esas propiedades de las que hablas? Pues muchas, tantas como aplicaciones medicinales contra enfermedades crónicas tienen. Estos vinos son antiinflamatorios, vaso relajantes, inhiben el crecimiento de las células cancerígenas, reducen el nivel de azúcar en sangre así como las convulsiones, los vómitos y náuseas de algunas enfermedades crónicas, funcionan como analgésico y promueve el crecimiento bacterial, entre un sinfín de cualidades que ayudan a paliar muchos de los efectos de numerosas dolencias.

La tendencia a fusionar sendos productos, tanto vino como cannabis, es lógica, ya que tanto enófilos como cannáfilos están acostumbrados a analizar sus frutos fetiches desde planos mucho más elevados; cualquier cambio en sus maridajes, en sus curados, o sus formas de producirlo, crean una serie de connotaciones al paladar o en sus propias cualidades, que entendidos de uno u otro palo pueden apreciar, dado que ambos mundos comparten casi todo.

En la actualidad ya son varias las compañías vitivinícolas que se empiezan a lanzar y producir su propia gama de vinos cannábicos, incluso aquí en España tenemos ya una. Esperamos desde Nekwo que la expansión, la evolución y la aparición de este tipo de productos, ayuden a que la visión, los referentes sociales y la imagen social entorno a la hierba desde el mainstream, den un total viraje y confluyan en la normalización/legalización del cannabis.

Leche de cáñamo - Foto: PINTEREST

Leche de cáñamo: Llega la revolución a tu supermercado

-> Un vaso con 8 onzas de cáñamo puede aportar casi el 50% de la cantidad de calcio recomendada al día
-> Se está convirtiendo en la tendencia de moda en el mundo de los lácteos

Sin apenas darnos cuenta, de una manera sutil y progresiva, un hecho tan cotidiano y sencillo como comprar leche se ha complicado debido al aumento del nivel de exigencia por parte del consumidor. Las industrias lácteas han ido a la par, perfeccionando su elaboración para poder ofrecer diferentes tipos que se adapten a nuestros gustos y/o necesidades. Porque este producto hace tiempo que pasó de ser sólo básico para convertirse en algo más.

Aparecieron la leche de soja, de almendras o de coco para llenar las estanterías de los supermercados de un estilo de vida saludable. Términos como aminoácidos, omega-3, ácido graso, fitoesteroles aparecieron en nuestro vocabulario. Se acababa así la única duda que había antes: ¿leche entera, semi o desnatada? Pero aún hay más. La revolución puede que no haya llegado.  

La nueva alternativa viene de la mano de la leche de cáñamo, la nueva tendencia más saludable que la leche de vaca tradicional. Con 900 mg de ácido graso omega-3, 2800 mg de ácidos graros omega-6, un vaso con ocho onzas representa el 46% de la dosis diaria de calcio recomendada para un adulto. Una variedad que también tiene potasio, fósforo, riboflavina, vitaminas A, E, B12 y D, ácido fólico, magnesio, hierro, zinc, 4 gramos de proteína digerible y, apuntemos bien grande, nada de colesterol.

En una sociedad en la que cada vez se tiene más en cuenta el cómo se elaboran los alimentos que se consumen y de dónde provienen, la leche de cáñamo encontraría un nicho importante en los veganos, ya que estos podrían consumirla al estar hecha a partir de semillas de cáñamo y agua. Y para los detractores, y aunque resulte demasiado obvio tener que matizarlo, la tasa de THC es tan baja que el riesgo de tener efectos psicoactivos es nulo.

Myschyf, licor de cáñamo

El “jager” de cáñamo

Alrededor del Jägermeister y el gin-tonic se ha creado una nueva cultura mainstream del beber. Ayudadas por las redes sociales,las bebidas nocturnas se han convertido en parte imprescindible del ocio, transformando al público en verdaderos sibaritas del licor. La nueva vuelta de tuerca viene de la mano de Myschyf, un licor elaborado a base de cáñamo

Los consumidores, ávidos de sabores nuevos, demandan sorpresas y novedades a pesar de estar abonados a marcas como Jägermeister y copas clásicas como el gin-tonic. Fruto de esta moda ha surgido una nueva bebida que cumple con todos los requisitos para convertirse en la nueva sensación del mercado. El licor elaborado a base de cáñamo.

‘Myschyf’ nace de las mentes de Garett Hagan y Drew Shprintz, dos empresarios de la noche que trabajaban juntos en clubes nocturnos del sur de Florida. Horas y horas detrás de las barras que, tras una conversación sobre licores, les empujó a crear su propia bebida elaborada a base de cáñamo.

Tras experimentar con diferentes sabores de emparejamiento, algo difícil debido al desconocimiento que se tiene con el sabor de cáñamo, finalmente se estableció en pistacho. Un año de desarrollo antes de presentarlo a unas autoridades que de primeras sugirieron que la palabra “cáñamo” fuera retirada del envase.

‘Myschyf’ se ha convertido en una bebida popular en más de 150 bares, restaurantes y tiendas. Aunque fue diseñado para ser consumido directamente, la bebida se está mezclando en un cóctel con jugo de piña, naranja, crema de coco y una rama de canela. Un nuevo licor que, según sus creadores, tiene menos de un gramo de azúcar por onza. Lo que le convierte en una copa más ligera que una de vodka.

Jägermeister, ¿el ejemplo a seguir?

El actual rey de la noche - Imagen: Jägermeister

El actual rey de la noche – Imagen: Jägermeister

Poco antes de la II Guerra Mundial, un cazador llamado Curt Mast crea un licor elaborado hasta con 56 tipos de hierbas y un 35% de alcohol. Lo fabrica para hacer más llevaderas las frías noches de cacería. El conflicto bélico estalla y las tropas nazis lo utilizan como remedio contra la tos y los problemas digestivos. Nada que hiciera presagiar que, ochenta años después, otra tropa (esta vez de hipsters y millennials) iba a convertirla en la octava marca de bebidas premium más vendida del mundo. Esta es la breve historia de Jägermeister, la cual parece resistirse a que acabe su momento. Tras el boom comercial que vivió en Estados Unidos en la década de los noventa, “el Jäger” invadió las noches de Europa con la llegada del nuevo siglo y vive un romance que parece no tener fin. Festivales, garitos, bares… No hay reducto nocturno y ocioso que no tenga la impronta del ciervo sobre una luz roja.

‘Myschyf’, aunque apenas ha arrancado en una centena y media de establecimientos, ya parte de un punto mucho más avanzado de cómo nació “el Jäger”. ¿Conseguirá alcanzar la misma popularidad?

Cannabis Energy Drink, el Red Bull de la marihuana

Cannabis Energy Drink, la bebida energética que incluye aceite de cannabis

Se popularizaron a mitad de los años 90 y desde entonces son los refrescos más mediáticos que existen. Las bebidas energéticas tienen tantas variedades que ya existe hasta el Cannabis Energy Drink, que incluye aceite de cannabis

En 1962, la compañía ‘Taisho’ introdujo el Lipovitan D, una bebida energética con un alto contenido de taurina y cafeína. Pero no fue hasta los años ochenta, cuando ejecutivos japoneses lo adoptaron como “combustible” para mantener su alto ritmo de trabajo. Luego llegó el “Red Bull te da aaaaaaalaaaas”, un slogan convertido en un clásico moderno. Las bebidas energéticas, un invento de mitad del siglo XX, se popularizaron a principios de los años 90 aunque la propia Red Bull existía de años antes. En la actualidad, su éxito y variedad es tal, que hasta se ha creado una variedad con cannabis.

‘Cannabis Energy Drink’ es un tipo bebida energética que combina el aceite de esta planta con cafeína, taurina, azúcar y extracto de cáñamo, el cual contiene ácidos linoleico y linolénico que “ayudan al cuerpo a luchar con los problemas de obesidad, diabetes, colesterol alto y alta presión sanguínea”.

Según reza su página web, toda una oda a la marihuana y con la hoja de la planta como símbolo, “los estudios realizados por la Autoridad de Seguridad Alimentaria Europea confirman los efectos positivos para la salud en relación a los ingredientes de ‘Cannabis Energy Drink’: el extracto de semilla de cáñamo, la cafeína, el complejo de vitaminas B y el agua de manantial de Los Alpes”.

Concebida en Holanda y producida en Austria, ‘Cannabis ED’ cruzó el charco hasta Chile, donde ya se comercializan bebidas con envase clásico de 250 mililitros.

Cannabis Energy Drink quiere aprovechar la popularidad que este tipo de bebidas alcanza. Según un estudio de la ‘Agencia Europea de Seguridad Alimentaria’, a un 30% de los adultos, de entre 18 y 65 años, un 68% de los adolescentes, de entre 10 y 18 años, y un 18% de los niños, de entre 3 y 10 años.