Bill Nye salva el mundo… con marihuana

¿Os imagináis a Goyo Jiménez comprando 14 gramos de marihuana para hacer un especial sobre el cannabis en Órbita Laika? No, claro, nosotros tampoco. Sin embargo, dada la apertura social y cultural hacia el cannabis en EE.UU., no resulta tan difícil imaginarnos al presentador ganador de un Emmy, Bill Nye, haciéndolo para “Bill Nye saves the world”, un programa de divulgación científica que emite Netflix.

Con un formato desenfadado y siempre en tono de humor, Billy Nye invita a expertos y famosos para explorar cuestiones científicas que afectan directamente a la sociedad. La segunda temporada del exitoso programa se estrenó en diciembre de 2017 con un episodio dedicado a la marihuana, que supone un reflejo de la noramalización social de la planta en la sociedad estadounidense.

El episodio comienza con el mismo Bill Nye entrando en un dispensario de Los Angeles, el Hollywood High Grade, para comprar cannabis. Dado que el programa se grabó antes de la entrada en vigor de la ley estatal que permite el consumo recreativo de cannabis en California, Nye tuvo que presentar su credencial de paciente de cannabis medicinal para comprar 14 gramos de cannabis y aceites de THC y CBD.

Una vez en el plató, y tras presentar el programa con un “soy Bill Nye y he venido a salvar el mundo… con marihuana”, realiza una seria crítica a los obstáculos a la investigación científica sobre el cannabis en EE.UU. debido a su clasificación en la lista 1 de sustancias controladas, a pesar de la abundante evidencia científica que sugiere su potencial terapéutico en un amplio espectro de condiciones.

 

Israel, líder en la investigación del cannabis medicinal

Después de un sucinto repaso a la historia del cannabis, desde sus usos comunes desde los orígenes de la agriculutra hace 8000 años hasta la prohibición en el s. XX, Nye da paso al reportaje que Derek Muller, colaborador del programa, realizó en Israel, líder mundial en la investigación del cannabis medicinal. En este apartado aprendemos que Israel fue el primer país del mundo en aprobar el uso medicinal del cannabis en 1996.

Muller visita el cultivo de cannabis más grande del país perteneciente a la empresa productora de cannabis medicinal Tikkun Olam, cuyo CEO, Aharon Lutzky, afirma que la marihuana “es un medicamento maravilloso con efectos secundarios mínimos”, algo que, asegura, también suscribe el bioquímico Raphael Mechoulam, el “padre de la investigación cannábica”, título que se ganó por ser quien aisló e identificó or primera vez la molécula responsable de los efectos psicoactivos del cannabis, el tetrahidrocannabinol o THC, en 1964.

Derek Muller consigue entrevistar al mismísimo Mechoulam, que cuenta cómo los principios activos de otras sustancias como la cocaína o el opio ya habían sido aislados en el pasado, pero el cannabis seguía siendo un misterio. “Sin concoer lo que contenía, no se podía progresar” cuenta Mechoulam a Muller.

Muller visita también las instalaciones de CannRX, una compañía israelí donde se investigan posologías y formas de administración de cannabis medicinal donde nos muestran “la forma científica de fumar marihuana”, entre otros sorprendentes avances.

De vuelta en el estudio, Billy Nye, a pesar de reconocer que no se lleva bien con el cannabis, realiza una defensa de su liberación, no solo por sus aplicaciones terapéuticas, sino por sus múltiples usos industriales, entre los que destaca la elaboración de cuerdas resistentes y tejidos de gran calidad.

 

Cinco años de legalización y el cielo no se ha caído

A continuación entrevista en bloque a la Dra. Tiva Cooper, de la Universidad de Columbia, a Kevin Smith, actor y director de cine, y a Rick Garza,  Director del Consejo del Alcohol y el Cannabis del estado de Washington, para explorar las ventajas, desventajas y efectos de la legalización del cannabis en la sociedad.

Quizá el dato más llamativo lo aporta Garza, afirmando que, tras la legalización del consumo recreativo de cannabis en el estado hace cinco años, no se ha constatado un aumento del consumo entre los jóvenes, sino que lo que han aumentado considerablemente son las arcas públicas. En todo este tiempo tras la legalización “el cielo no se ha caído” sentencia Garza. Por su parte Tiva Cooper subraya la importancia de retrasar lo máximo posible la edad de inicio del consumo de cannabis, dada su incidencia en el desarrollo del cerebro cuando aun no ha terminado de madurar.

El programa termina con un divertido “experimento” sobre los efectos del cannabis en la práctica del ultimate frisbee, deporte al que Nye es aficionado. Un equipo completamente sobrio, se enfrenta a otro que acaba de consumir marihuana, del que Nye forma parte, con un resultado desastroso para los fumetas.

En resumen, el programa transmite una imagen del cannabis muy alejada de imagen maligna que el prohibicionismo se dedicó a promover, expone la contradicción del nivel de clasificación que tiene a nivel federal y muestra cómo las políticas regulatorias mejoran la situación social en realción al cannabis, además de reportar cuantiosos ingresos públicos a través de los impuestos.

“Pata verde”: cerdos alimentados con cannabis

Si a este lado del Atlántico tenemos jamón pata negra, podríamos decir que, en el otro lado, y más concretamente en Forest Grove, Oregon, tienen un “pata verde”, por ponerle un nombre.  En la granja de cannabis Moto Perpetuo se usa el desbrozado de la marihuana para alimentar a sus cerdos.

 

Uno de sus granjeros, Dave Tyson, explicaba a Eater.com un 25% de la dieta de sus cerdos procede de ramas frondosas recortadas de plantas de cannabis, cepellones viejos y tallos que de otro modo se desperdiciarían.

Por supuesto, una de las primeras cuestiones que nos asaltan es si los cerdos se colocan con esta alimentación, algo que sin duda plantearía una serie de problemas éticos. La respuesta, tal y como aclara Tyson, es no: “Los cerdos tienen un sistema de receptores cannabinoides muy similar al de los humanos”, aclara. “Para que cualquier cantidad mínima de THC que hay en estas partes de la planta sea psicoactiva, hay un proceso por el que el THC tendría que pasar.”

“Estas plantas ya han sido podadas varias veces, así que si dejas que la planta crezca silvestre, desarrolla un follaje realmente denso, se vuelve un arbusto loco, con un montón de niveles más bajos, flores más pequeñas, así que podamos mucho material, y eso es con lo que nos visteis alimentar esta mañana a los cerdos”, contaba Tyson al equipo de Eater.com.

La granja Moto Perpetuo han encontrado un equilibrio perfecto entre las necesidades de sus laboratorios para desarrollar flores de cannabis de gran calidad cultivadas al sol y la gestión del desbrozado, dado que es mucho más barato que los piensos comerciales. Pero económico no significa aquí de baja calidad, dado que el cultivo de las plantas de las que procede este desbrozado es 100% orgánico y libre de OMG, al contrario que los “productos básicos estándar baratos”.

Tyson aclara que “parte de la razón por la que usamos los cerdos, es que no compostamos este material devolviéndolo al sistema. Estamos en un estado de cannabis recreativo legal, lo que nos permite hacer esto, pero también nos permite contar la historia más grande de un sistema de granja integrado, y de lo que creemos sobre cómo criar nuestros animales, y producir nuestro cannabis y nuestros vegetales.”

Vitaly Paley, chef y propietario del restaurante Imperial en Portland, obtiene el cerdo para su cocina de Moto Perpetuo.

“Esta es la historia para mí”, conviene con Tyson. “Esta integración, este sistema de agricultura que funciona únicamente en Oregón”.

 

Pero, ¿sabe el cerdo a cannabis?

“No, no sabe a marihuana”, asegura Ben Turley, de Eater.com, tras probar junto a su compañero Brent Young el cerdo secretto con romesco en el restaurante de Paley. “Pero cualquier animal es más saludable con ensalada en su dieta, y los cerdos no son diferentes.”

El chef Matthew del Imperial, quien preparó el plato a sus invitados de Eater.com suscribe las palabras de Turley: “Diría que (la dieta) realmente no imparte el sabor de la marihuana (a los cerdos) o lo que entendemos que es ese sabor. Lo que sí saboreo es un animal más sano.”

A propósito de la dieta y la calidad de vida de los cerdos de Moto Perpetuo con que elabora sus platos, el chef Matthew se refirió a los cerdos ibéricos mientras preparaba el secretto con romesco a sus comensales: “(…) cuando pruebas cerdos de España, el famoso para negra, realmente saboreas lo terroso de las bellotas que comen al final de su vida o a lo largo de ella.”

Una dimensión sobre la voluntad de normalización del cannabis entre los cultivadores del estado de Oregón nos la ofrece Tyson de Moto Perpetuo: “Yo no soy un agricultor de cannabis, soy un agricultor. Y esta es una parte activa e importante de un sistema de agricultura diversificada que funciona en mi escala de operaciones, la cual es muy pequeña”, dice señalando la fronda de cannabis que le rodea.

El estado de Oregón es uno de los estados pioneros en muchas facetas relacionadas con la liberación del prohibicionismo del cannabis. Fue el primer estado en descriminalizar la posesión de pequeñas cantidades de cannabis en 1973 y uno de los primeros en autorizar su consumo con fines medicinales. En 2014 legalizó el consumo recreativo de cannabis, después de Colorado y Washington y, como en otros estados que han tomado esta medida, se ha podido constatar una declinación en el consumo entre adolescentes.

 

Imagen: Eater.com

La crema de CBD más concentrada de España

La empresa valenciana Hemps Pharma ha elaborado una línea de cremas de CBD con una elevada concentración de este cannabinoide, hasta tres veces mayor que la de productos similares. Sus mismos creadores aseguran que posee “la mayor concentración de CBD de España y de parte de Europa”.

 

“Hemos logrado un producto tópico de gran efectividad cuyo secreto es la alta concentración en CBD que triplica a productos similares que actualmente existen en el mercado”, relataba a Europa Press la directora ejecutiva de Hemps Pharma, Blanca Otegui.

Se trata de CBD Balm, una crema concebida para descontracturar, relajar y aliviar el dolor muscular, aprovechando las propiedades analgésicas y antiinflamatorias del CBD o cannabinol, el cannabinoide del cannabis con más propiedades terapéuticas científicamente reconocidas y sin efectos psicoactivos.

Hemps Pharma extrae directamente el CBD de plantas de cáñamo industrial, que, aunque pertenece a la misma especie que la marihuana, se diferencia fundamentalmente de esta en sus bajas concentraciones de THC, el principal componente psicoactivo de la planta. Los laboratorios de Hemp Pharma aíslan el CBD directamente de una variedad de cáñamo con una genética rica en este cannabinoide, mediante un proceso para el que han dedicado dos años de investigación en colaboración con otros centros de investigación.

Este CBD de gran pureza es introducido en la formulación de CBD Balm, que se presenta en envases de 50 ml. Hay dos variantes del producto: CBD Balm 400, con una concentración de 8mg/ml de CBD, y CBD Balm 800, con 16mg/ml de CBD, con un precio de 48,50€ y 74,90€ respectivamente.

Aunque todavía no son concluyentes, algunos estudios sugieren que la aplicación tópica del CBD podría ser más eficiente que la oral, lo que la hace especialmente atractiva para tratar dolores crónicos localizados en músculos, articulaciones y huesos, y para su empleo por deportistas.

“Durante estos años hemos estado trabajando sobre el tipo de planta y sus características fitoquímicas, para poder extraer los cannabinoides con la máxima pureza, y rigurosidad. El cannabis, es una planta que tiene muchísimas propiedades, muchas de ellas todavía desconocidas”, asegura Otegi.

Por ahora CBD Balm está disponible para la venta en su página web y en algunas farmacias, pero según Otegi esperan ampliar los puntos de venta en los próximos meses.

 

Incautaciones de CBD como complemento alimenticio

Recientemente ha habido en España una serie de incautaciones de productos de CBD en grow-shops y distribuidores por parte de las autoridades, dado que el cannabinol, como comlemento alimenticio, no está admitido desde el pasado mes de marzo en virtud del Real Decreto 130/2018 que modifica el Real Decreto 1487/2009.

En este sentido, las disposiciones de este Real Decreto (RD) no se aplican a productos de uso externo o cosmético, como los que comercializa Hemps Pharma. Como explicita en su web, el CBD que emplea ‘es obtenido en la Unión Europea, y cumple con todos los requisitos legales de “semilla a la venta” especialmente en la fase de extracción de flores de cáñamo’ además de que ‘dispone de todos los certificados exigibles`.

El problema es la falta de regulación relativa a la fabricación de complementos alimenticios que contengan sustancias distintas de vitaminas y minerales, como es el caso del CBD, el cual no está definido en la Directiva 2002/46 / CE del Parlamento Europeo como complemento alimenticio autorizado, directiva que aparece reflejada en el RD 1487/2009 y modificada en el RD 130/2018.

El CBD se encuentra pues en un vacío legal y todavía no aparece registrado como un complemento alimenticio en la “lista de suplementos alimenticios autorizados” de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Antes de la modificación, el RD impedía su fabricación, pero no su comercialización, mientras se obtuviese la autorización correspondiente a través de estado miembro y el correspondiente reconocimiento mutuo, pero recientemente la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) informó a todos los países miembros de la Unión Europea a través de AECOSAN (Agencia para Asuntos del Consumidor, Seguridad Alimentaria y Nutrición), que es su agencia correspondiente en España, la inmovilización de todos los productos calificados como suplementos alimentarios que contienen CBD hasta que Europa los regule.

El CBD no es droga

La revisión de la clasificación del CBD como sustancia estupefaciente debe ser realizada con urgencia, dado que no solo está demostrada su seguridad como producto de consumo, sino que sus potenciales aplicaciones terapéuticas son numerosas. Además no produce intoxicación ni efectos psicoactivos, ni tiene potencial como sustancia de abuso.

El CDB está actualmente clasificado en la Lista 1 de acuerdo con la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961 y la Ley de Prevención y Control del Uso Indebido de Drogas de los Estados Unidos. La Ley de Sustancias Controladas (CSA, por sus siglas en inglés) define las sustancias de la Lista I como que presentan “un uso médico no aceptado en la actualidad, una falta de seguridad aceptada para su uso bajo supervisión médica y un alto potencial de abuso”, características atribuidas al CBD demostradamente falsas.

 

 

Tokyo Smoke y la contribución del lujo a la legalización

Quién la ha visto y quién la ve. Nos referimos a la yerba, a la mota a María. Acostumbrados a verla embutida en un botecito de carrete de fotos o en un chivato cuando íbamos a buscarla los que no teníamos la suerte ni los medios de cultivarla… y hoy, en algunas partes del mundo, puedes comprarla en un establecimiento que se parece más a un Apple Store que a otra cosa, o incluso online, con un packaging a la altura de las grandes marcas de lujo.

Quizá no queríamos aspirar a tanto, pero la regulación, lógicamente, lleva asociados unos criterios de calidad, salubridad e información al consumidor, precisamente para garantizar que el este no acabe envenenado o con un colocón de campeonato que no buscaba. Y por eso la regulación implica un mercado legal, por lo que no es de extrañar que el lujo busque acaparar un pedazo del mismo. Y oigan, no nos parece mal, mientras sea una opción para quien pueda o quiera permitírsela. En realidad, resulta fascinante encontrarnos a esta antigua compañera proscrita vestida con las mejores galas reposando en una vitrina como una joya de la corona.

No, no exagero: el lujo hace tiempo que llegó al cannabis, pero con la reciente legalización del consumo recreativo en Canadá, este hecho comienza ser más aparente y seguro que le hará explotar la cabeza a más de un acérrimo detractor de la marihuana.

 

Tokyo Smoke. El lujo también ayuda a la normalización

Es el caso de marcas como Tokyo Smoke, compañía creada en 2015 en Toronto, que hizo una apuesta fuerte por el lujo en un producto entonces ilegal, dado que nada hacía sospechar que tres años después la legalidad del consumo recreativo de cannabis iba a ser una realidad en Canadá. Es más, aunque lo nuestro no sea el lujo y aunque haya quien entre nosotros reniegue del cannabis como producto de mercado, hemos de reconocer la enorme influencia que este tipo de iniciativas ha tenido en el cambio de percepción social del cannabis y en la legalización en Canadá.

“Hemos estado cambiando la percepción pública del cannabis desde sus inicios a través de productos bien diseñados y una venta al por menor cautivadora. Hemos recorrido un largo camino, siempre con la creencia de que el uso intencional de cannabis puede mejorar la vida de las personas. Tokyo Smoke permite a los consumidores tomar decisiones bien informadas sobre productos seguros y de alta calidad”, leemos en la web de Tokyo Smoke.

Eso es: no solo quitarle los harapos a la marihuana y vestirle bien, sino crear una gama de productos de calidad, seguros y acompañados de la más rigurosa información para los consumidores. Pero para hacer que esto funcionase, primero había que crear una marca y hacer que los potenciales consumidores se familiarizasen con ella, mientras se consolidaba la regulación del cannabis.

Su fundador, Alan Gertner, abandonó su trabajo en Google y se adentró en esta aventura junto con su padre Lorne Gertner. Su intención, desde el principio, fue crear un entorno cannábico para aquellas personas que no se identificaban con los entornos disponibles.

 

Crear marca y apuntar a un consumidor objetivo

Una manera de hacerlo según contaba a strategy Josh Lyon, director de marketing y asociaciones de Tokyo Smoke, era a través de los consumidores medicinales. A pesar de representar un pequeño grupo, el consumo medicinal de cannabis ya era legal en Canadá desde comienzos de siglo, por lo que suponía una oportunidad ideal para construir la marca a la espera de que se implementase el consumo recreativo. Otra estrategia consistió en la apertura de una flagship store en Toronto como foco del debate sobre la comercialización del cannabis, donde se vendía café y merchandising para dar a conocer la marca.
Actualmente Tokyo Smoke vende cannabis, accesorios y kits a precios en línea con la posición de mercado de lujo, con el que pretende poner sus productos en manos de médicos, abogados y consumidores “con gustos exigentes”, desmarcándose de la más tradicional línea juvenil y urbana que abunda en el mercado legal. Según Lyon, dirigirse a estos consumidores de gama alta es un intento de normalizar el uso de la marihuana en el mercado de consumo en general. Tomamos nota

clientes comprando cannabis legal en Canadá

Aspectos clave de la legalización del cannabis en Canadá

Con la legalización del cannabis en Canadá, comenzamos a conocer otros detalles acerca de las particularidades de la regulación.

Si bien a nivel nacional el límite de posesión es de 30 gramos de cogollos de cannabis y el consumo está exclusivamente limitado a mayores de edad, tras la legalización del cannabis en Canadá cada provincia posee sus propias reglas en lo referente a forma de distribución, lugares de consumo y autocultivo.

Actulamente, la legalización del cannabis en Canadá trae que los cogollos de marihuana son la única forma del producto cuyo comercio está por ahora permitido, pero durante el próximo año se determinará la venta de productos alternativos basados en el cannabis como comestibles y bebidas, concentrados y cartuchos de vapeador. Hay otros aspectos de la legalización que todavía están por determinar, por lo que toda la situación inaugurada ayer se presenta como provisional mientras se afinan los detalles.

 

Aspectos clave en la legalización del cannabis en Canadápara para el consumidor

Algunos aspectos clave que debes conocer si viajas a Canadá y vas a comprar, transportar y consumir cannabis son los siguientes:

No se te ocurra cruzar la frontera con EE.UU. transportando marihuana, aunque sea ha realizado legalización del cannabis en Canadá y se trata de un estado donde el consumo recreativo es legal. Te arriesgarías a una condena dura, dado que a nivel federal la marihuana sigue siendo una sustancia absolutamente ilegal en EE.UU. Incluso a los ciudadanos canadienses que trabajan legítimamente en empresas del sector del cannabis, podría prohibírseles acceder al país vecino si se descubre que trabajan en dicho sector. Desde el punto de vista de la ley estadounidense, el trabajador legal del cannabis es considerado un delincuente.

No se te ocurra conducir bajo los efectos del cannabis o habiéndolo consumido recientemente. Las leyes a este respecto se han endurecido muchísimo. No te la juegues ni, por supuesto, pongas en riesgo la salud o la vida de los demás. Conducir con una concentración de cinco nanogramos de THC o más por mililitro de sangre se penaliza a tres niveles: una multa mínima de 1.000 dólares por el primer delito; una pena mínima de 30 días de prisión por un segundo delito; y un mínimo de 120 días de prisión por el tercero y posteriores. Por supuesto, las penas se agravan si se hiere o mata a otra persona por conducir con estas concentraciones de THC, desde dos años hasta cadena perpetua. Entre 2.5 y 5ng de THC pueden implicar hasta 1000 dólares de multa.

Cuidado cuando salgas del país en avión. Si bien en los vuelos domésticos podrás transportar hasta el máximo legal permitido de 30 gramos, transportar cualquier cantidad de cannabis en un vuelo internacional podría acarrearte un problema muy serio. Revisa muy bien tu equipaje y deshazte de cualquier resto antes de abandonar Canadá.

Sobre la posesión, el límite de 30 gramos se refiere a la cantidad máxima que puedes comprar de una vez y/o transportar en un espacio público. Ten en cuenta que tu propio coche será considerado también como “espacio público”. Llevar más de esa cantidad podría ser castigado hasta con cinco años de prisión.

 

Tras la legalización del cannabis en Canadá, cada provincia tiene sus reglas

Por lo demás, deberás atender las particularidades de la regulación en las provincias que vayas a visitar. Esta pequeña guía no solo te dará una idea de cuán dispares pueden ser las reglas entre territorios, sino que te orientará sobre los aspectos más generales. No obstante es conveniente que te informes bien sobre los detalles cuando visites las distintas provincias:

Alberta

Mayoría de edad: 18 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial, privado y por internet.

Cultivo en casa: Sí, sólo en interiores

Consumo público: exactamente igual que el tabaco

 

Columbia Británica

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial, privado y por internet.

Cultivo en casa: Sí; Hasta cuatro plantas

Consumo público: Allá donde se permita el tabaco, nunca en patios de recreo, campos de deportes, pistas de skate y otros lugares frecuentados por menores.

 

Manitoba

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permiten las ventas al por menor, privadas y por internet.

Cultivo en casa: Sólo con licencia médica

Consumo público: No se permite fumar o vapear en las calles, parques, campamentos ni en casi cualquier otro tipo de lugar público, pero no se mencionan explícitamente los comestibles.

 

Nuevo Brunswick

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial y por internet.

Cultivo en casa: Sí

Consumo público: Sólo en propiedad privada

 

Terranova y Labrador

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial, privado y por internet.

Cultivo en casa: Por determinar

Consumo público: Sólo en propiedad privada

 

Territorios del Noroeste

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Tiendas de licores privadas y ventas al por menor por internet administradas por el gobierno.

Cultivo en casa: Sí

Consumo público: Propiedad privada y en senderos, autopistas, calles, caminos y parques cuando no estén siendo utilizados para eventos públicos.

 

Nueva Escocia

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial y por internet.

Cultivo en casa: Sí

Consumo público: Exactamente igual que el tabaco

 

Nunavut

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor por internet.

Cultivo en casa: Sí

Consumo público: Exactamente igual que el tabaco

 

Ontario

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial y por internet

Cultivo en casa: Sí, hasta cuatro plantas por hogar

Consumo público: Sólo en propiedad privada

 

Isla del Príncipe Eduardo

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial y por internet.

Cultivo en casa: Por determinar

Consumo público: Sólo en propiedad privada

 

Quebec

Mayoría de edad: 18 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial y por internet.

Cultivo en casa: No

Consumo público: Exactamente igual que el tabaco

 

Saskatchewan

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permiten las ventas al por menor privadas y por internet.

Cultivo en casa: Sí, hasta cuatro plantas

Consumo público: Sólo en propiedad privada y nunca delante de menores de edad

 

Yukon

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta en establecimientos administrados por el gobierno y las ventas al por menor por internet.

Cultivar en casa: Sí

Consumo público: Sólo en propiedad privada

 

¿Está Pepsi interesada en el cannabis?

¿Está Pepsi realmente interesada en el cannabis?

Hace unos días saltó la noticia de que Coca Cola estaba considerando estudiar la posibilidad de desarrollar productos con cannabis infusionado. Poco después, no pocos medios han comenzado a asegurar que Pepsi Cola también está echando el ojo al mercado del cannabis. Pero, ¿es cierto esto?

 

Una tendencia que estamos observando en la industria de las bebidas, es la de asociarse con productores de cannabis para desarrollar un nuevo mercado de bebidas. Es el caso de Constellation Brands Molson Coors Brewing Co., que se han asociado con compañías cannábicas como Canopy Growth e Hydropothecary respectivamente. Por su parte Lagunitas, la compañía cervecera que adquirió Heineken, comercializa Hi-Fi Hops, una bebida con THC y CBD infusionados, y también la canadiense Province Brands está desarrollando una cerveza fementada directamente con cannabis.

 

Quizá por ello y, tras saberse que Coca Cola está interesada en el potencial del cannabinoide CBD como ingrediente para desarrollar bebidas, a nadie le sorprendía que Pepsi Cola mirase en la misma dirección.

 

Sin embargo, a pesar de lo que estos días muchos medios están transmitiendo, no parece que Pepsi Cola esté realmente interesada en el cannabis. Así se desprende de las declaraciones de su CEO Hugh Johnston quien, respondiendo a una cuestión al respecto de un analista en una reunión con los inversores de la empresa tras publicar sus resultados trimestrales, dijo que “es razonable decir que nos fijamos en todo, pero ciertamente no tenemos planes en este momento de hacer nada“, debido parcialmente a la cuestión de la regulación.

Pepsi no tiene planes con el cannabis

Más adelante, en una entrevista en la CNBC, Johnston sugirió que consideraría echarle un ojo al tema críticamente. Quizá fuese esta respuesta la que disparase la confusión en muchos medios, que la han interpretado de forma demasiado optimista. En cualquier caso parece claro que PepsiCo no está preparada para pronunciarse de forma oficial acerca de una posible aproximación a un mercado que podría tener un potencial análogo al de las bebidas energéticas, como lo sería el de las bebidas infusionadas con CBD.

No obstante, el enorme crecimiento de las acciones del cannabis comienza a preocupar a los inversores, con el asunto de la regulación todavía poco claro e incertidumbre acerca del impacto real que el CBD puede tener en la industria.

En este sentido Duane Stanford, director ejecutivo de la revista Beverage Digest, se preguntaba en una entrevista en el Business Insider si esto “¿va a ser algo parecido a las bebidas energéticas, una nueva categoría que al principio está de moda y que en realidad se ha convertido en un negocio significativo a largo plazo? ¿O va a ser una especie de moda?”.

Fuentes: Bloomberg, Business Insider

El primer museo de cannabis interactivo abre en Las Vegas

Abre en Las Vegas un museo interactivo del cannabis

El pasado 20 de septiembre se inauguró en Las Vegas el Cannabition, el primer museo interactivo del cannabis en todo el mundo

 

Las Vegas, la ciudad del pecado. Parece el sitio ideal para abrir un museo del cannabis. Aunque no es el único en su especie, el Cannabition, el museo interactivo del cannabis, se promociona con la particularidad de ofrecer una experiencia inmersiva, algo que asegura poder lograr a pesar de que el visitante no podrá consumir cannabis en el museo, dado que en el estado de Nevada su consumo público es ilegal, aunque el consumo recreativo privado es legal desde julio del año pasado.

 

En la web del museo leemos que el equipo de veteranos de la industria del cannabis de Cannabition ha “adoptado la regulación y la normalización para crear experiencias únicas que permiten a las audiencias conectarse, participar y vivir realmente la cultura del cannabis, incluso si nunca antes han fumado o consumido cannabis”.

La experiencia del Cannabition abarca tres áreas principales: Educación, Cultura y Arte. Consiste en veinte exposiciones de carácter interactivo, cada una de las cuales cuenta un aspecto diferente sobre la planta del cannabis, desde las técnicas de cultivo a la floreciente cultura de la legalización en EE.UU.

 

“Mientras que los museos tradicionales se sienten estáticos y anticuados, el museo de arte inmersivo Cannabition de Las Vegas es el primero de su tipo. Nuestras dinámicas exposiciones son animadas por la participación de nuestras marcas asociadas de cannabis y cada exposición está diseñada para crear recuerdos poderosos e perdurables”, afirma la web del museo.

 

Las exposiciones pretenden mostrar “lo que se siente al consumir cannabis y estar colocado”, haciendo un recorrido por la normalización de la planta, comenzando por las raíces de la cultura 420 (de hecho los recorridos comienzan a las 4:20 de la tarde y se extienden hasta después de medianoche), pasando por la Sala de las Semillas, el Crecimiento, la Cosecha, la Sala de Fumar… La propuesta se las ingenia para, a través del arte y la interacción, acercarnos a los efectos que producen las diferentes variedades de cannabis.

 

El bong más grande del mundo

Bongzilla

Bongzilla, un auténtico bong de dos pisos de altura

 

Una de las mayores atracciones del museo es su bong gigante. No se trata de una escultura o una recreación, sino de un auténtico bong funcional de cristal que debe calentarse con un soplete y a cuya boquilla se ha de acceder mediante un andamio. Conocido como Bongzilla (nombre que ya pertenecía a la banda de stoner metal de Wisconsin), esta joya de la corona del Cannabition es un monstruo de más de 7 metros encargado a Jerome Bakers Designs, un fabricante de parafernalia de cristal, diseñado por su fundador Jason Harris y realizado en Seattle en colaboración con otros artesanos del cristal. Con Bongzilla se pretende celebrar por todo lo alto el reciente amanecer de la cultura del cannabis en Nevada y en todo el país.

 

Durante el año siguiente a la legalización del consumo recreativo de cannabis en Nevada, el estado ha recaudado en impuestos 69,8 millones de dólares que se destinarán a financiar la regulación local y estatal de la industria del cannabis, a educación y a fondos generales.
“Toda la experiencia de legalizar la marihuana ha sido más exitosa de lo que jamás hubiéramos pensado”, afirma el senador del estado de Nevada Tick Segerblom, uno de los autores de la campaña a favor de la legalización del consumo recreativo de cannabis en el estado, tras la masiva aprobación pública en una consulta en 2016. “Este museo, esta idea de crear una experiencia alrededor del cannabis, lleva todo al siguiente nivel.”

 

Fuentes: CNN, Cannabition

Menú diario completo con cannabis en Arizona

Tempe, Arizona, abrirá una cocina con menú diario para consumidores de cannabis medicinal. Hasta ahora todo lo que se podía encontrar eran snacks empaquetados o productos conservados en las estanterías de los dispensarios.

 

La comida fresca, recién cocinada con cannabis, ya no será exclusiva de algunos platos de restaurantes selectos, o de eventos exclusivos, sino que The Mint Dispensary, uno de los dispensarios de cannabis más grandes de EE.UU. en Tempe, Arizona, ofrecerá a partir del próximo mes de Octubre desayunos, comidas y cenas con cannabis, a cargo de su chef y jefe ejecutiva del dispensario Carylann Principal, superviviente de cáncer, para todos aquellos clientes que posean una tarjeta de paciente de cannabis medicinal.
La propuesta no consiste pues en mezclar alegremente la comida con cannabis, sino que se adaptará la receta a las necesidades del consumidor.
“Nuestra cocina es única”, dice Principal. “Es un lugar donde el arte se encuentra con la ciencia. Además de comprender la diversidad de sabores que las diferentes variedades de cannabis pueden proporcionar a cualquier plato, también estamos calculando cuidadosamente las dosis de cannabis de forma personalizada”.

 

“Nuestra industria continúa evolucionando a un ritmo exponencial”, dice Eivan Shahara, CEO de The Mint Dispensary. “Vimos una gran necesidad insatisfecha por parte de los pacientes que visitaban regularmente nuestro dispensario; buscaban acceso a alimentos frescos y saludables infusionados con cannabis. Sabemos que los tipos adecuados de alimentos saludables pueden ayudar a las personas a combatir una variedad de enfermedades, desde el cáncer y la epilepsia hasta las enfermedades de Parkinson y Alzheimer. Estamos utilizando nuestros conocimientos sobre alimentación y nutrición para ayudar a los pacientes en su búsqueda de snacks frescos y saludables y comidas infusionadas”.

 

Mientras los medios que se hacen eco de la noticia aseguran que se trata del primer negocio de este tipo en EE.UU., parece ser que en California ya disfrutaban de propuestas similares desde hace años, como la de Elevation VIP Cooperative.

 

En cualquier caso es cierto que la propuesta de The Mint Dispensary es muy completa y no tan orientada a lo exclusivo: además de los menús del día, el establecimiento ofrecerá pizzas, pasta, hamburguesas artesanales, tacos y patatas fritas entre otros productos.

 

Abierto de 8 a.m. a 10 p.m. todos los días de la semana, The Mint Dispensary también ofrecerá servicio a domicilio los días festivos, menús especiales para fechas señaladas como el Día de Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo y, por si fuera poco, a partir de Noviembre proveerá servicios de catering para eventos medicados como bodas, cumpleaños y funerales (tal y como lo expresa Telemundo Arizona)… sí, habéis leído bien: eventos medicados… ¿cómo funerales?

¿Eventos medicados o fiestones con cannabis en Arizona?

 

Y es que aquí no podemos dejar de hacer un comentario sobre el concepto de paciente de cannabis medicinal en EE.UU. Si bien es cierto que muchísimas personas dependen del cannabis o de medicamentos basados en él para tratar sus dolencias, también lo es el hecho de que la clientela de la cocina de The Mint  Dispensary no va a consistir fundamentalmente en enfermos. El concepto de “cannabis medicinal” es un comodín para el que no tenemos equivalente en Europa. Es la forma en la que muchos estados de EE.UU. han conseguido hacerle un bypass al prohibicionismo.

 

La mayor parte de poseedores de un carnet de paciente de cannabis medicinal son simples consumidores de cannabis que no tienen otro remedio para ejercer sus derechos de forma legal. Hecha la ley, hecha la trampa. Solo necesitas un médico comprensivo que esté dispuesto a hacerte una receta. Así pues, lo de evento medicado no es más que un eufemismo para hacer que un fiestón lleno de risas y jolgorio suene más políticamente correcto.

 

Fuente: Financial Post
Imagen: Business Wire

La Mar de Músicas desplegó sus mil y un sonidos

Rubén Blades, Gregory Porter, Salvador Sobral o Alba Molina lucieron la semana pasada en el festival de La mar de Músicas que acoge Cartagena desde hace 24 años

 

 

Esta vida pide otra, que decían los maños Tachenko. Al menos mientras alguien no patente el teletransporte o el desdoble de almas. Apenas anda uno recuperándose de un festival, enseguida lo empalma con otro del que apenas puede degustar menos de la mitad de su programación, porque su semana de conciertos se ensarta con precisión en nuestro saturadísimo calendario entre dos fines de semana que sustancian dos de las citas más concurridas de la costa mediterránea. El cartagenero La Mar de Músicas llegaba este año a su vigesimocuarta edición (vaya, las mismas que el FIB, cuyo inicio coincidía en fechas) con la misma fidelidad a sus principios, los que ha mantenido durante casi un cuarto de siglo: cartel ecléctico, muy internacional y con preferencia por sonidos de latitudes que nos son muy lejanas (este año era Dinamarca el país invitado), siempre acercando su oferta al público (los conciertos gratuitos de la Plaza del Ayuntamiento, las proyecciones cinematográficas y los talleres infantiles) y apostando por nombres fiables pero no demasiado trillados.

 

Quien esto firma no llegó a tiempo – por aquello tan viejo de la imposible multiplicación de los panes, los peces y los hombres – de ver conciertos como el del enorme Rubén Blades y la imponente Nathy Peluso, pero tanto sus actuaciones en los Jardines de Viveros de Valencia como en el recinto del FIB (respectivamente) nos aportaron pruebas como para dar crédito a quienes cuentan que fueron de lo mejor de un cartel que gozó de una nómina variopinta: Morcheeba, Texas, The Human League, Songhoy Blues, Fatoumata Diawara o Soleá Morente con Napoleón Solo (todos ubicados en la parte más noble de su cartelería, por decirlo de algún modo).

 

La forma en la que La Mar de Músicas se imbrica en la ciudad portuaria – y muy castrense – es uno de sus principales atractivos: si hasta el año pasado un antiguo cuartel de artillería acogía en su patio algunos de sus mejores conciertos, en esta ocasión fue un reformado cuartel de instrucción de marinería (que nació como cárcel a finales del siglo XVIII) el que abrigó actuaciones tan imponentes como la de Alba Molina, recreando de forma emocionada – y emocionante – el repertorio de Lole y Manuel con la aportación de excepción de su madre, Lole Montoya.

 

No deja de ser en cierto modo una bendita paradoja del destino que un recinto que se ideó para enmanillar con grilletes a legiones enteras de combatientes haya acabado acunando espectáculos en los que si algo se plasma es una innegociable libertad creativa. La misma que lucieron allí mismo dos de los nombres más proteicos de ese pequeño país que es Dinamarca, y del que tan poco conocemos más allá de un diminuto puñado de artistas como Efterklang, Mew o The Raveonettes, que con tanta frecuencia nos visitan.

 

El flamígero rock psicodélico de The Savage Rose, liderado por la veteranísima Annisette Koppel (69 años, lo más parecido a una Janis Joplin danesa) o la propuesta híbrida de la singular cantautora feroesa (de islas Feroe, vaya) Eivør fueron dos de sus estimulantes presencias. Otro punto cardinal que sumar a la confluencia de sonidos de La Mar de Músicas, tradicionalmente escorada a Latinoamérica y África. El extraordinario e hipnótico concierto de los malienses Bamba Wassoulou Groove en la plaza del ayuntamiento, por cierto, fue otro de los buenos momentos que pudimos disfrutar.

 

La misma buena acogida se les dispensó a Gregory Porter o a Salvador Sobral en el auditorio del Parque Torres, en lo alto de la colina que preside la ciudad. Con el primero ocurre algo parecido a lo que pasa tras ver un partido de la selección francesa de fútbol: despliega su vozarrón con la misma suficiencia, pero a la vez con similar carencia de fantasía. Complace, pero no enamora. Es un portento, pero no se aparta ni un milímetro de los convencionalismos de una fórmula soul jazz satinada a la que no le vendría mal un meneo, un chute de lo que sea, un arrebato de genio.

 

Más aún si además remata la faena con versiones sumamente reverentes de Nat King Cole. Salvador Sobral, por contra, seduce desde el arrullo, y no desde la potencia. El rango expresivo de su jazz vocal escanciado con la saudade del fado tampoco es la panacea, pero derrochó el encanto personal de quien se encuentra con la notoriedad prácticamente sin quererlo, por la vía menos – en su caso – deseada, la que le brindó su triunfo en Eurovisión 2017. Acompañado por trío básico de jazz (piano, contrabajo y percusión), el lisboeta se metió al público en el bolsillo por versatilidad y por esa ausencia de pretensiones con la que lo aborda todo, complacido de estar gozando de una bola extra tras su inesperado éxito y la viabilidad del trasplante de corazón al que fue sometido.

Los suplementos deportivos a base de cannabis hacen un fichaje estelar

La empresa líder estadounidense Medical Marijuana Inc. contrató como representante de su subsidiaria Kannaway a la estrella del fútbol americano Andre Reed para dar a conocer los suplementos deportivos a base de cannabis.

Son varios los deportistas que en los últimos tiempos han expresado públicamente que utilizan CBD como suplemento para mejorar la recuperación muscular y calmar los dolores asociados a la práctica de actividades físicas. Los luchadores de artes marciales mixtas Gina Mazany y Nate Díaz, que compiten en el Ultimate Fighter Championship (UFC) lo han hecho, e incluso Díaz utilizó un vaporizador en vivo durante una conferencia de prensa. En la liga profesional de Fútbol Americano, la NFL, los jugadores Leonard Marshall, Eugene Monroe y Derrick Morgan aseguraron que lo usan, y este último apoya la campaña Bright Lights, que busca incentivar las investigaciones científicas sobre los beneficios del CBD en el deporte. Ahora, es el ex – jugador Andre Reed, una leyenda dela NFL, quien se sumó al apoyo al CBD, pero esta vez como representante oficial de los productos de Kannaway, una subsidiaria de Medical Marijuana, la primera compañía cannábica estadounidense en cotizar en bolsa.

Reed, que fue ingresado al Salón de la Fama del Fútbol Profesional, es el nuevo vocero de Kannaway, y sostiene que usa regularmente los productos de CBD de la marca. El CEO de Medical Marijuana, el Dr. Stuart Titus, expresó: “Estamos encantados de trabajar con individuos como Andre Reed, quien no solo ha tenido una gran experiencia con este suplemento tan beneficioso, sino que también quiere ayudar a compartir su experiencia con otros. Esperamos que este apoyo y difusión nos ayude a incrementar el conocimiento público de los beneficios del CBD para la salud y el bienestar”.

El negocio de los suplementos deportivos a base de cannabis

El negocio de los suplementos nutricionales y deportivos es altamente lucrativo: de acuerdo a la consultora Zion Market Research, se trata de un mercado que alcanzaba los 28 mil trescientos setenta millones de dólares en 2016, pero se anticipa que llegue a los 45 mil doscientos setenta para 2022. No es de extrañarse, entonces, que Kannaway busque obtener una parte, y atletas reconocidos tales como Reed permiten legitimar al CBD y alejarlo de la imagen negativa que los años de prohibición le dieron a los cannabinoides.

Por otro lado, no son solo los deportistas quienes contribuyen al cambio de paradigma con respecto al cannabis y el deporte. Desde el primero de enero de este año, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que está a cargo del testeo de drogas en los Juegos Olímpicos, la UFC y otros eventos deportivos, removió al CBD de las listas de sustancias no permitidas. De acuerdo a la agencia, el CBD no cumple ninguno de los criterios que pueden llevar a que una droga sea vetada: no actúa como un potenciador del desempeño, no representa riesgo de salud para los atletas y no viola el espíritu deportivo.

Por su parte, si bien la NFL sigue considerando al cannabis una sustancia prohibida, la liga se comprometió a estudiar sus efectos positivos, y los equipos sencillamente no tienen gran interés por penalizar a los consumidores. Según aseguró el recientemente retirado Martellus Bennett, “cerca del 89%” de los jugadores consumen marihuana medicinal para ayudarlos con los dolores musculares y la inflamación que producen los golpes propios de este deporte. Además, existen estudios que sugieren que el cannabis podría ayudar a combatir la Encefalopatía Traumática Crónica, una enfermedad neurodegenerativa que se produce cuando se reciben múltiples lesiones cerebrales traumáticas, y que es muy común en el fútbol americano.

El apoyo de los atletas es clave para que el CBD pueda ser aceptado en todas las competiciones, dado que ellos son los principales interesados en usarlo para cuidar su salud. Kannaway ha tomado nota, y se ha sumado un punto importante al contratar a Reed como su vocero. Y tanto en las competiciones deportivas como en las comerciales, sumar puntos tempranamente puede ser decisivo.