clientes comprando cannabis legal en Canadá

Aspectos clave de la legalización del cannabis en Canadá

Con la legalización del cannabis en Canadá, comenzamos a conocer otros detalles acerca de las particularidades de la regulación.

Si bien a nivel nacional el límite de posesión es de 30 gramos de cogollos de cannabis y el consumo está exclusivamente limitado a mayores de edad, tras la legalización del cannabis en Canadá cada provincia posee sus propias reglas en lo referente a forma de distribución, lugares de consumo y autocultivo.

Actulamente, la legalización del cannabis en Canadá trae que los cogollos de marihuana son la única forma del producto cuyo comercio está por ahora permitido, pero durante el próximo año se determinará la venta de productos alternativos basados en el cannabis como comestibles y bebidas, concentrados y cartuchos de vapeador. Hay otros aspectos de la legalización que todavía están por determinar, por lo que toda la situación inaugurada ayer se presenta como provisional mientras se afinan los detalles.

 

Aspectos clave en la legalización del cannabis en Canadápara para el consumidor

Algunos aspectos clave que debes conocer si viajas a Canadá y vas a comprar, transportar y consumir cannabis son los siguientes:

No se te ocurra cruzar la frontera con EE.UU. transportando marihuana, aunque sea ha realizado legalización del cannabis en Canadá y se trata de un estado donde el consumo recreativo es legal. Te arriesgarías a una condena dura, dado que a nivel federal la marihuana sigue siendo una sustancia absolutamente ilegal en EE.UU. Incluso a los ciudadanos canadienses que trabajan legítimamente en empresas del sector del cannabis, podría prohibírseles acceder al país vecino si se descubre que trabajan en dicho sector. Desde el punto de vista de la ley estadounidense, el trabajador legal del cannabis es considerado un delincuente.

No se te ocurra conducir bajo los efectos del cannabis o habiéndolo consumido recientemente. Las leyes a este respecto se han endurecido muchísimo. No te la juegues ni, por supuesto, pongas en riesgo la salud o la vida de los demás. Conducir con una concentración de cinco nanogramos de THC o más por mililitro de sangre se penaliza a tres niveles: una multa mínima de 1.000 dólares por el primer delito; una pena mínima de 30 días de prisión por un segundo delito; y un mínimo de 120 días de prisión por el tercero y posteriores. Por supuesto, las penas se agravan si se hiere o mata a otra persona por conducir con estas concentraciones de THC, desde dos años hasta cadena perpetua. Entre 2.5 y 5ng de THC pueden implicar hasta 1000 dólares de multa.

Cuidado cuando salgas del país en avión. Si bien en los vuelos domésticos podrás transportar hasta el máximo legal permitido de 30 gramos, transportar cualquier cantidad de cannabis en un vuelo internacional podría acarrearte un problema muy serio. Revisa muy bien tu equipaje y deshazte de cualquier resto antes de abandonar Canadá.

Sobre la posesión, el límite de 30 gramos se refiere a la cantidad máxima que puedes comprar de una vez y/o transportar en un espacio público. Ten en cuenta que tu propio coche será considerado también como “espacio público”. Llevar más de esa cantidad podría ser castigado hasta con cinco años de prisión.

 

Tras la legalización del cannabis en Canadá, cada provincia tiene sus reglas

Por lo demás, deberás atender las particularidades de la regulación en las provincias que vayas a visitar. Esta pequeña guía no solo te dará una idea de cuán dispares pueden ser las reglas entre territorios, sino que te orientará sobre los aspectos más generales. No obstante es conveniente que te informes bien sobre los detalles cuando visites las distintas provincias:

Alberta

Mayoría de edad: 18 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial, privado y por internet.

Cultivo en casa: Sí, sólo en interiores

Consumo público: exactamente igual que el tabaco

 

Columbia Británica

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial, privado y por internet.

Cultivo en casa: Sí; Hasta cuatro plantas

Consumo público: Allá donde se permita el tabaco, nunca en patios de recreo, campos de deportes, pistas de skate y otros lugares frecuentados por menores.

 

Manitoba

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permiten las ventas al por menor, privadas y por internet.

Cultivo en casa: Sólo con licencia médica

Consumo público: No se permite fumar o vapear en las calles, parques, campamentos ni en casi cualquier otro tipo de lugar público, pero no se mencionan explícitamente los comestibles.

 

Nuevo Brunswick

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial y por internet.

Cultivo en casa: Sí

Consumo público: Sólo en propiedad privada

 

Terranova y Labrador

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial, privado y por internet.

Cultivo en casa: Por determinar

Consumo público: Sólo en propiedad privada

 

Territorios del Noroeste

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Tiendas de licores privadas y ventas al por menor por internet administradas por el gobierno.

Cultivo en casa: Sí

Consumo público: Propiedad privada y en senderos, autopistas, calles, caminos y parques cuando no estén siendo utilizados para eventos públicos.

 

Nueva Escocia

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial y por internet.

Cultivo en casa: Sí

Consumo público: Exactamente igual que el tabaco

 

Nunavut

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor por internet.

Cultivo en casa: Sí

Consumo público: Exactamente igual que el tabaco

 

Ontario

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial y por internet

Cultivo en casa: Sí, hasta cuatro plantas por hogar

Consumo público: Sólo en propiedad privada

 

Isla del Príncipe Eduardo

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial y por internet.

Cultivo en casa: Por determinar

Consumo público: Sólo en propiedad privada

 

Quebec

Mayoría de edad: 18 años

Tiendas: Se permite la venta al por menor a nivel provincial y por internet.

Cultivo en casa: No

Consumo público: Exactamente igual que el tabaco

 

Saskatchewan

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permiten las ventas al por menor privadas y por internet.

Cultivo en casa: Sí, hasta cuatro plantas

Consumo público: Sólo en propiedad privada y nunca delante de menores de edad

 

Yukon

Mayoría de edad: 19 años

Tiendas: Se permite la venta en establecimientos administrados por el gobierno y las ventas al por menor por internet.

Cultivar en casa: Sí

Consumo público: Sólo en propiedad privada

 

¿Está Pepsi interesada en el cannabis?

¿Está Pepsi realmente interesada en el cannabis?

Hace unos días saltó la noticia de que Coca Cola estaba considerando estudiar la posibilidad de desarrollar productos con cannabis infusionado. Poco después, no pocos medios han comenzado a asegurar que Pepsi Cola también está echando el ojo al mercado del cannabis. Pero, ¿es cierto esto?

 

Una tendencia que estamos observando en la industria de las bebidas, es la de asociarse con productores de cannabis para desarrollar un nuevo mercado de bebidas. Es el caso de Constellation Brands Molson Coors Brewing Co., que se han asociado con compañías cannábicas como Canopy Growth e Hydropothecary respectivamente. Por su parte Lagunitas, la compañía cervecera que adquirió Heineken, comercializa Hi-Fi Hops, una bebida con THC y CBD infusionados, y también la canadiense Province Brands está desarrollando una cerveza fementada directamente con cannabis.

 

Quizá por ello y, tras saberse que Coca Cola está interesada en el potencial del cannabinoide CBD como ingrediente para desarrollar bebidas, a nadie le sorprendía que Pepsi Cola mirase en la misma dirección.

 

Sin embargo, a pesar de lo que estos días muchos medios están transmitiendo, no parece que Pepsi Cola esté realmente interesada en el cannabis. Así se desprende de las declaraciones de su CEO Hugh Johnston quien, respondiendo a una cuestión al respecto de un analista en una reunión con los inversores de la empresa tras publicar sus resultados trimestrales, dijo que “es razonable decir que nos fijamos en todo, pero ciertamente no tenemos planes en este momento de hacer nada“, debido parcialmente a la cuestión de la regulación.

Pepsi no tiene planes con el cannabis

Más adelante, en una entrevista en la CNBC, Johnston sugirió que consideraría echarle un ojo al tema críticamente. Quizá fuese esta respuesta la que disparase la confusión en muchos medios, que la han interpretado de forma demasiado optimista. En cualquier caso parece claro que PepsiCo no está preparada para pronunciarse de forma oficial acerca de una posible aproximación a un mercado que podría tener un potencial análogo al de las bebidas energéticas, como lo sería el de las bebidas infusionadas con CBD.

No obstante, el enorme crecimiento de las acciones del cannabis comienza a preocupar a los inversores, con el asunto de la regulación todavía poco claro e incertidumbre acerca del impacto real que el CBD puede tener en la industria.

En este sentido Duane Stanford, director ejecutivo de la revista Beverage Digest, se preguntaba en una entrevista en el Business Insider si esto “¿va a ser algo parecido a las bebidas energéticas, una nueva categoría que al principio está de moda y que en realidad se ha convertido en un negocio significativo a largo plazo? ¿O va a ser una especie de moda?”.

Fuentes: Bloomberg, Business Insider

El primer museo de cannabis interactivo abre en Las Vegas

Abre en Las Vegas un museo interactivo del cannabis

El pasado 20 de septiembre se inauguró en Las Vegas el Cannabition, el primer museo interactivo del cannabis en todo el mundo

 

Las Vegas, la ciudad del pecado. Parece el sitio ideal para abrir un museo del cannabis. Aunque no es el único en su especie, el Cannabition, el museo interactivo del cannabis, se promociona con la particularidad de ofrecer una experiencia inmersiva, algo que asegura poder lograr a pesar de que el visitante no podrá consumir cannabis en el museo, dado que en el estado de Nevada su consumo público es ilegal, aunque el consumo recreativo privado es legal desde julio del año pasado.

 

En la web del museo leemos que el equipo de veteranos de la industria del cannabis de Cannabition ha “adoptado la regulación y la normalización para crear experiencias únicas que permiten a las audiencias conectarse, participar y vivir realmente la cultura del cannabis, incluso si nunca antes han fumado o consumido cannabis”.

La experiencia del Cannabition abarca tres áreas principales: Educación, Cultura y Arte. Consiste en veinte exposiciones de carácter interactivo, cada una de las cuales cuenta un aspecto diferente sobre la planta del cannabis, desde las técnicas de cultivo a la floreciente cultura de la legalización en EE.UU.

 

“Mientras que los museos tradicionales se sienten estáticos y anticuados, el museo de arte inmersivo Cannabition de Las Vegas es el primero de su tipo. Nuestras dinámicas exposiciones son animadas por la participación de nuestras marcas asociadas de cannabis y cada exposición está diseñada para crear recuerdos poderosos e perdurables”, afirma la web del museo.

 

Las exposiciones pretenden mostrar “lo que se siente al consumir cannabis y estar colocado”, haciendo un recorrido por la normalización de la planta, comenzando por las raíces de la cultura 420 (de hecho los recorridos comienzan a las 4:20 de la tarde y se extienden hasta después de medianoche), pasando por la Sala de las Semillas, el Crecimiento, la Cosecha, la Sala de Fumar… La propuesta se las ingenia para, a través del arte y la interacción, acercarnos a los efectos que producen las diferentes variedades de cannabis.

 

El bong más grande del mundo

Bongzilla

Bongzilla, un auténtico bong de dos pisos de altura

 

Una de las mayores atracciones del museo es su bong gigante. No se trata de una escultura o una recreación, sino de un auténtico bong funcional de cristal que debe calentarse con un soplete y a cuya boquilla se ha de acceder mediante un andamio. Conocido como Bongzilla (nombre que ya pertenecía a la banda de stoner metal de Wisconsin), esta joya de la corona del Cannabition es un monstruo de más de 7 metros encargado a Jerome Bakers Designs, un fabricante de parafernalia de cristal, diseñado por su fundador Jason Harris y realizado en Seattle en colaboración con otros artesanos del cristal. Con Bongzilla se pretende celebrar por todo lo alto el reciente amanecer de la cultura del cannabis en Nevada y en todo el país.

 

Durante el año siguiente a la legalización del consumo recreativo de cannabis en Nevada, el estado ha recaudado en impuestos 69,8 millones de dólares que se destinarán a financiar la regulación local y estatal de la industria del cannabis, a educación y a fondos generales.
“Toda la experiencia de legalizar la marihuana ha sido más exitosa de lo que jamás hubiéramos pensado”, afirma el senador del estado de Nevada Tick Segerblom, uno de los autores de la campaña a favor de la legalización del consumo recreativo de cannabis en el estado, tras la masiva aprobación pública en una consulta en 2016. “Este museo, esta idea de crear una experiencia alrededor del cannabis, lleva todo al siguiente nivel.”

 

Fuentes: CNN, Cannabition

Menú diario completo con cannabis en Arizona

Tempe, Arizona, abrirá una cocina con menú diario para consumidores de cannabis medicinal. Hasta ahora todo lo que se podía encontrar eran snacks empaquetados o productos conservados en las estanterías de los dispensarios.

 

La comida fresca, recién cocinada con cannabis, ya no será exclusiva de algunos platos de restaurantes selectos, o de eventos exclusivos, sino que The Mint Dispensary, uno de los dispensarios de cannabis más grandes de EE.UU. en Tempe, Arizona, ofrecerá a partir del próximo mes de Octubre desayunos, comidas y cenas con cannabis, a cargo de su chef y jefe ejecutiva del dispensario Carylann Principal, superviviente de cáncer, para todos aquellos clientes que posean una tarjeta de paciente de cannabis medicinal.
La propuesta no consiste pues en mezclar alegremente la comida con cannabis, sino que se adaptará la receta a las necesidades del consumidor.
“Nuestra cocina es única”, dice Principal. “Es un lugar donde el arte se encuentra con la ciencia. Además de comprender la diversidad de sabores que las diferentes variedades de cannabis pueden proporcionar a cualquier plato, también estamos calculando cuidadosamente las dosis de cannabis de forma personalizada”.

 

“Nuestra industria continúa evolucionando a un ritmo exponencial”, dice Eivan Shahara, CEO de The Mint Dispensary. “Vimos una gran necesidad insatisfecha por parte de los pacientes que visitaban regularmente nuestro dispensario; buscaban acceso a alimentos frescos y saludables infusionados con cannabis. Sabemos que los tipos adecuados de alimentos saludables pueden ayudar a las personas a combatir una variedad de enfermedades, desde el cáncer y la epilepsia hasta las enfermedades de Parkinson y Alzheimer. Estamos utilizando nuestros conocimientos sobre alimentación y nutrición para ayudar a los pacientes en su búsqueda de snacks frescos y saludables y comidas infusionadas”.

 

Mientras los medios que se hacen eco de la noticia aseguran que se trata del primer negocio de este tipo en EE.UU., parece ser que en California ya disfrutaban de propuestas similares desde hace años, como la de Elevation VIP Cooperative.

 

En cualquier caso es cierto que la propuesta de The Mint Dispensary es muy completa y no tan orientada a lo exclusivo: además de los menús del día, el establecimiento ofrecerá pizzas, pasta, hamburguesas artesanales, tacos y patatas fritas entre otros productos.

 

Abierto de 8 a.m. a 10 p.m. todos los días de la semana, The Mint Dispensary también ofrecerá servicio a domicilio los días festivos, menús especiales para fechas señaladas como el Día de Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo y, por si fuera poco, a partir de Noviembre proveerá servicios de catering para eventos medicados como bodas, cumpleaños y funerales (tal y como lo expresa Telemundo Arizona)… sí, habéis leído bien: eventos medicados… ¿cómo funerales?

¿Eventos medicados o fiestones con cannabis en Arizona?

 

Y es que aquí no podemos dejar de hacer un comentario sobre el concepto de paciente de cannabis medicinal en EE.UU. Si bien es cierto que muchísimas personas dependen del cannabis o de medicamentos basados en él para tratar sus dolencias, también lo es el hecho de que la clientela de la cocina de The Mint  Dispensary no va a consistir fundamentalmente en enfermos. El concepto de “cannabis medicinal” es un comodín para el que no tenemos equivalente en Europa. Es la forma en la que muchos estados de EE.UU. han conseguido hacerle un bypass al prohibicionismo.

 

La mayor parte de poseedores de un carnet de paciente de cannabis medicinal son simples consumidores de cannabis que no tienen otro remedio para ejercer sus derechos de forma legal. Hecha la ley, hecha la trampa. Solo necesitas un médico comprensivo que esté dispuesto a hacerte una receta. Así pues, lo de evento medicado no es más que un eufemismo para hacer que un fiestón lleno de risas y jolgorio suene más políticamente correcto.

 

Fuente: Financial Post
Imagen: Business Wire

La Mar de Músicas desplegó sus mil y un sonidos

Rubén Blades, Gregory Porter, Salvador Sobral o Alba Molina lucieron la semana pasada en el festival de La mar de Músicas que acoge Cartagena desde hace 24 años

 

 

Esta vida pide otra, que decían los maños Tachenko. Al menos mientras alguien no patente el teletransporte o el desdoble de almas. Apenas anda uno recuperándose de un festival, enseguida lo empalma con otro del que apenas puede degustar menos de la mitad de su programación, porque su semana de conciertos se ensarta con precisión en nuestro saturadísimo calendario entre dos fines de semana que sustancian dos de las citas más concurridas de la costa mediterránea. El cartagenero La Mar de Músicas llegaba este año a su vigesimocuarta edición (vaya, las mismas que el FIB, cuyo inicio coincidía en fechas) con la misma fidelidad a sus principios, los que ha mantenido durante casi un cuarto de siglo: cartel ecléctico, muy internacional y con preferencia por sonidos de latitudes que nos son muy lejanas (este año era Dinamarca el país invitado), siempre acercando su oferta al público (los conciertos gratuitos de la Plaza del Ayuntamiento, las proyecciones cinematográficas y los talleres infantiles) y apostando por nombres fiables pero no demasiado trillados.

 

Quien esto firma no llegó a tiempo – por aquello tan viejo de la imposible multiplicación de los panes, los peces y los hombres – de ver conciertos como el del enorme Rubén Blades y la imponente Nathy Peluso, pero tanto sus actuaciones en los Jardines de Viveros de Valencia como en el recinto del FIB (respectivamente) nos aportaron pruebas como para dar crédito a quienes cuentan que fueron de lo mejor de un cartel que gozó de una nómina variopinta: Morcheeba, Texas, The Human League, Songhoy Blues, Fatoumata Diawara o Soleá Morente con Napoleón Solo (todos ubicados en la parte más noble de su cartelería, por decirlo de algún modo).

 

La forma en la que La Mar de Músicas se imbrica en la ciudad portuaria – y muy castrense – es uno de sus principales atractivos: si hasta el año pasado un antiguo cuartel de artillería acogía en su patio algunos de sus mejores conciertos, en esta ocasión fue un reformado cuartel de instrucción de marinería (que nació como cárcel a finales del siglo XVIII) el que abrigó actuaciones tan imponentes como la de Alba Molina, recreando de forma emocionada – y emocionante – el repertorio de Lole y Manuel con la aportación de excepción de su madre, Lole Montoya.

 

No deja de ser en cierto modo una bendita paradoja del destino que un recinto que se ideó para enmanillar con grilletes a legiones enteras de combatientes haya acabado acunando espectáculos en los que si algo se plasma es una innegociable libertad creativa. La misma que lucieron allí mismo dos de los nombres más proteicos de ese pequeño país que es Dinamarca, y del que tan poco conocemos más allá de un diminuto puñado de artistas como Efterklang, Mew o The Raveonettes, que con tanta frecuencia nos visitan.

 

El flamígero rock psicodélico de The Savage Rose, liderado por la veteranísima Annisette Koppel (69 años, lo más parecido a una Janis Joplin danesa) o la propuesta híbrida de la singular cantautora feroesa (de islas Feroe, vaya) Eivør fueron dos de sus estimulantes presencias. Otro punto cardinal que sumar a la confluencia de sonidos de La Mar de Músicas, tradicionalmente escorada a Latinoamérica y África. El extraordinario e hipnótico concierto de los malienses Bamba Wassoulou Groove en la plaza del ayuntamiento, por cierto, fue otro de los buenos momentos que pudimos disfrutar.

 

La misma buena acogida se les dispensó a Gregory Porter o a Salvador Sobral en el auditorio del Parque Torres, en lo alto de la colina que preside la ciudad. Con el primero ocurre algo parecido a lo que pasa tras ver un partido de la selección francesa de fútbol: despliega su vozarrón con la misma suficiencia, pero a la vez con similar carencia de fantasía. Complace, pero no enamora. Es un portento, pero no se aparta ni un milímetro de los convencionalismos de una fórmula soul jazz satinada a la que no le vendría mal un meneo, un chute de lo que sea, un arrebato de genio.

 

Más aún si además remata la faena con versiones sumamente reverentes de Nat King Cole. Salvador Sobral, por contra, seduce desde el arrullo, y no desde la potencia. El rango expresivo de su jazz vocal escanciado con la saudade del fado tampoco es la panacea, pero derrochó el encanto personal de quien se encuentra con la notoriedad prácticamente sin quererlo, por la vía menos – en su caso – deseada, la que le brindó su triunfo en Eurovisión 2017. Acompañado por trío básico de jazz (piano, contrabajo y percusión), el lisboeta se metió al público en el bolsillo por versatilidad y por esa ausencia de pretensiones con la que lo aborda todo, complacido de estar gozando de una bola extra tras su inesperado éxito y la viabilidad del trasplante de corazón al que fue sometido.

Los suplementos deportivos a base de cannabis hacen un fichaje estelar

La empresa líder estadounidense Medical Marijuana Inc. contrató como representante de su subsidiaria Kannaway a la estrella del fútbol americano Andre Reed para dar a conocer los suplementos deportivos a base de cannabis.

Son varios los deportistas que en los últimos tiempos han expresado públicamente que utilizan CBD como suplemento para mejorar la recuperación muscular y calmar los dolores asociados a la práctica de actividades físicas. Los luchadores de artes marciales mixtas Gina Mazany y Nate Díaz, que compiten en el Ultimate Fighter Championship (UFC) lo han hecho, e incluso Díaz utilizó un vaporizador en vivo durante una conferencia de prensa. En la liga profesional de Fútbol Americano, la NFL, los jugadores Leonard Marshall, Eugene Monroe y Derrick Morgan aseguraron que lo usan, y este último apoya la campaña Bright Lights, que busca incentivar las investigaciones científicas sobre los beneficios del CBD en el deporte. Ahora, es el ex – jugador Andre Reed, una leyenda dela NFL, quien se sumó al apoyo al CBD, pero esta vez como representante oficial de los productos de Kannaway, una subsidiaria de Medical Marijuana, la primera compañía cannábica estadounidense en cotizar en bolsa.

Reed, que fue ingresado al Salón de la Fama del Fútbol Profesional, es el nuevo vocero de Kannaway, y sostiene que usa regularmente los productos de CBD de la marca. El CEO de Medical Marijuana, el Dr. Stuart Titus, expresó: “Estamos encantados de trabajar con individuos como Andre Reed, quien no solo ha tenido una gran experiencia con este suplemento tan beneficioso, sino que también quiere ayudar a compartir su experiencia con otros. Esperamos que este apoyo y difusión nos ayude a incrementar el conocimiento público de los beneficios del CBD para la salud y el bienestar”.

El negocio de los suplementos deportivos a base de cannabis

El negocio de los suplementos nutricionales y deportivos es altamente lucrativo: de acuerdo a la consultora Zion Market Research, se trata de un mercado que alcanzaba los 28 mil trescientos setenta millones de dólares en 2016, pero se anticipa que llegue a los 45 mil doscientos setenta para 2022. No es de extrañarse, entonces, que Kannaway busque obtener una parte, y atletas reconocidos tales como Reed permiten legitimar al CBD y alejarlo de la imagen negativa que los años de prohibición le dieron a los cannabinoides.

Por otro lado, no son solo los deportistas quienes contribuyen al cambio de paradigma con respecto al cannabis y el deporte. Desde el primero de enero de este año, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que está a cargo del testeo de drogas en los Juegos Olímpicos, la UFC y otros eventos deportivos, removió al CBD de las listas de sustancias no permitidas. De acuerdo a la agencia, el CBD no cumple ninguno de los criterios que pueden llevar a que una droga sea vetada: no actúa como un potenciador del desempeño, no representa riesgo de salud para los atletas y no viola el espíritu deportivo.

Por su parte, si bien la NFL sigue considerando al cannabis una sustancia prohibida, la liga se comprometió a estudiar sus efectos positivos, y los equipos sencillamente no tienen gran interés por penalizar a los consumidores. Según aseguró el recientemente retirado Martellus Bennett, “cerca del 89%” de los jugadores consumen marihuana medicinal para ayudarlos con los dolores musculares y la inflamación que producen los golpes propios de este deporte. Además, existen estudios que sugieren que el cannabis podría ayudar a combatir la Encefalopatía Traumática Crónica, una enfermedad neurodegenerativa que se produce cuando se reciben múltiples lesiones cerebrales traumáticas, y que es muy común en el fútbol americano.

El apoyo de los atletas es clave para que el CBD pueda ser aceptado en todas las competiciones, dado que ellos son los principales interesados en usarlo para cuidar su salud. Kannaway ha tomado nota, y se ha sumado un punto importante al contratar a Reed como su vocero. Y tanto en las competiciones deportivas como en las comerciales, sumar puntos tempranamente puede ser decisivo.

Netflix presenta el primer concurso de cocina basada en el cannabis

 “Colocados en la cocina” (“Cooking on high” en original y “Cocina a las hierbas” en Latinoamérica) es el nuevo concurso de cocina que ha lanzado Netflix, en el que el ingrediente principal es el cannabis.

La primera temporada cuenta con 12 capítulos de una duración inferior al cuarto de hora, y su formato es muy simple:

Dos concursantes con experiencia en la cocina deben cocinar en 30 minutos un plato que incluya cannabis. El plato estará inspirado en un tema tipo “delicias vespertinas” o “Francia frita”, que da título a cada capítulo. Un pequeño jurado formado generalmente por artistas californianos tipo raperos o humoristas se encarga de probar los platos y, tras un THC Timeout (una pausa para que el THC del cannabis, el componente psicoactivo responsable del colocón, haga sus efectos en los comensales), cuando todos están contentos y felices, con los ojillos entornados y una plácida sonrisa perenne en la cara, se procede a la valoración, puntuando cada creación en una escala del 1 al 10. El ganador se lleva la “olla dorada” (golden pot) que, si bien consiste en eso, en una olla dorada, lo que están haciendo es un gracioso juego de palabras, dado que pot también significa marihuana en lenguaje coloquial.

El programa está presentado por Josh Leyva, un popular youtuber con más de dos millones de suscriptores, y cuenta con la colaboración de Ngaio Bealum, el experto en cannabis del programa que, tanto por su aspecto como por su forma de actuar, parece un reverendo evangelista del cannabis, que se dedica a presentar la variedad que se va a emplear en cada ocasión, exponiendo algunas de sus características, para luego se quedarse allí sentado en la cocina, charlando con los cocineros y el jurado y echándose unas risas.

Y prácticamente eso es todo: menos de 15 minutos no dan para más. El que se esté esperando un Masterchef Cannabis Edition se desilusionará: aquí no vas a aprender cocina de altos vuelos ni ingeniosos trucos de chefs. No esperes esferificaciones, nitrógeno líquido ni roner, sino platos más directos y prosaicos, aunque algunos bastante elaborados y desde luego con un aspecto muy prometedor. Los cocinillas echaréis de menos un poco de atención a ingredientes, tiempos y proporciones para poder elaborar vosotros mismos los platos, aunque es posible que alguna idea puedas extraer (¿ensalada de coliflor con jugo de lima?).

En realidad, como concurso de cocina, “Colocados en la cocina” deja bastante que desear: en 15 minutos no da tiempo para profundizar en nada ni generar la empatía y la tensión necesarias para que resulte emocionante. La finalidad es, claramente, otra: entretener y echarse unas risas viendo a una pandilla de fumados divirtiéndose, al mismo tiempo que aporta otro granito de arena a la normalización del cannabis. Podemos imaginar que el formato es más exitoso en EE.UU. que en Europa, no solo por el estatus legal del cannabis, sino por las continuas referencias a la cultura popular local que prácticamente se nos escapan a este lado del charco.

En este sentido queremos apuntar y alabar el esfuerzo que hace Netflix. Absolutamente a contracorriente, en un mundo donde plataformas como Facebook o Youtube ponen continuamente la zancadilla a la cultura cannábica, Netflix apuesta sin ningún tipo de tapujo por darle visibilidad, no solo mediante la difusión de producciones externas sobre el cannabis, sino mediante la creación de contenidos originales, como “Colocados en la cocina” o incluso la creación de sus propias variedades.

Para finalizar, os dejamos con el disclaimer que parece al final de cada programa, porque nos parece tremendamente gracioso:

“Toda la cocina cannábica ofrecida en este programa estaba destinada únicamente a fines medicinales y fue prescrita, preparada y consumida de acuerdo con las leyes locales.

Sin embargo, todos los individuos que consumieron la cocina medicada, de repente han sentido la necesidad de relajarse y ver la televisión”.

Julian Marley & The Uprising se suman a la edición más internacional del Iboga Summer Festival

Más de 70 artistas internacionales y 50.000 asistentes acudirán al Iboga Summer Festival en Tavernes de la Valldigna (Valencia) para disfrutar de cinco apasionantes días cargados de buena música y gran entretenimiento.

Julian Marley, hijo del rey del reggae, Bob Marley, también conocido como Ju-Ju (por el nombre de su marca especializada en productos de cannabis JUJU Royal Premium Marijuana) y, su banda The Uprising, inaugurarán la sexta edición del Iboga Summer Festival que se celebrará del 25 al 30 de julio en Tavernas de la Valldigna (Valencia). A partir de las 22:20 del día 27 de julio, el londinense-jamaicano colmará el escenario principal con su reggae más espiritual para deleitar a todos los amantes de este género que acudan al evento.

Músico, cantautor, productor, rastafari y activista, Julian Marley, desde muy pequeño destacó por su destreza artística y, pronto empezó a componer y tocar varios instrumentos. Criado entre Londres y Kington adquirió una gran formación musical que no ha dejado de ampliar con el paso de los años.

El artista destaca por su ferviente defensa del uso cultural, espiritual y religioso de la marihuana. Como Rastafari, afirma que la hierba es un sacramente sagrado, algo que Dios puso en la Tierra de forma natural, por lo que si está ahí no puede ser malo.

Julian Marley & The Uprising compartirá escenario con más artistas reconocidos que componen el extenso cartel del Iboga Summer Festival

Ambos artístas comparten escenario con Fatoumata Diawara, Kitty, Daisy & Lewis, The Skatalites, Club Des Belugas, La Caravane PasseRusskajaGeneral Levy, La Phaze o La P’Tite Fumeé, entre otras muchas bandas.

La organización, además tiene prevista una Gran Closing Party para el domingo 29 de julio, que pondrá punto y final al festival y,  contará con la actuación de Grison Beatbox, campeón nacional de Beatbox e internacional de Loopstation Roland; con una fiesta de disfraces; la novedad del Pogo Zorbing, un sistema de nebulización para un refresco permanente y, muchas más sorpresas.

El municipio valenciano se prepara ya para acoger al festival con más artistas internacionales de nuestro país. Un evento donde la música nunca acaba, lleno de energía, cargado de emoción y rebelión. Iboga se ha convertido uno de los festivales de referencia en España para los amantes de la música balkanswingska, gypsy-punk, reggae, electro-swing y otros estilos embriagadores. Estos ritmos comparten un denominador común: el baile, así que… ¡¡será imposible no moverse!!

La música es el ingrediente principal, sin embargo, la cultura y el arte juegan también un papel muy importante en este festival. Los asistentes podrán disfrutar de una programación diaria de actividades, charlas y talleres lúdicos-formativos. Entre ellos, podremos encontrar el taller de cocina vegana, de sexualidad, de yoga o de parkour.

En esta edición, cabe destacar, el estreno de la nueva Zona Kids, creada para que las familias puedan pasar unas vacaciones juntos en un lugar lleno de fantasía, donde podrán realizar actividades en la escuela de circo, escuchar a los cuenta cuentos o divertirse con juegos acuáticos.

El festival promueve un estilo de vida que busca alcanzar un uso eficiente de la naturaleza para vivir en consonancia con todo lo que nos rodea, creando así un mundo más consciente y solidario. Destaca por su colaboración con CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado) para ofrecer la oportunidad a los refugiados de asistir a esta experiencia y, con Ecoembes en el eje medioambiental

Los asistentes podrán acceder a todos los servicios e infraestructuras del recinto, como la zona de acampada, la zona de relax o los aseos de lujo con limpieza 24 horas, rodeados de un espléndido paraje natural a pie de una cálida playa. Si queréis acudir al Iboga Summer Festival, no esperéis más, ya pueden comprarse los abonos por solo 54€ hasta el próximo 7 de julio.

Más información disponible en http://www.ibogasummerfestival.com/

 

Lagunitas presenta Hi-Fi Hops, un refresco infusionado con cannabis y lúpulo

Si ayer os hablábamos de mate con cannabis en Uruguay, os nos vamos unos miles de kilómetros más al norte, a California, donde Lagunitas, una marca de cervezas adquirida por Heineken, acaba de presentar un agua con gas infusionada con cannabis y lúpulo.

Lagunitas se asoció con el productor de cannabis CannaCraft para crear Hi-Fi Hops, y todo apunta a que este tipo de bebidas van a ser tendencia en los próximo tiempos. Prueba de ello es la adquisición de un 9,9% de la productora canadiense de cannabis Canopy Growth Corporation por parte de Constellation Brands, a la que pertenecen marcas como Corona.

Por supuesto, ciertos sectores de mercado están muy atentos a los cambios de legislación con respecto al cannabis como el que acaba de tener lugar en Canadá, y están metiendo la patita en el mundo del cannabis conscientes del enorme potencial que tiene esta planta para generar nuevos productos.

También hay que tener en cuenta que los grandes fabricantes de bebidas alcohólicas están empezando a ser conscientes del potencial del cannabis para desplazar al alcohol,  por lo que de esta forma se están asegurando no perder tanto mercado (algo similar en el sector energético es el reciente movimiento de Repsol, que se ha pasado a invertir en electricidad y gas).

Hi-Fi Hops estará disponible a partir de julio en dos versiones: una con 10mg de THC, para los que busquen un efecto más embriagador, y otra con 5mg de THC y 5mg de CBD, para los que persigan un efecto más moderado y lúcido.

Maria Stipp, directora general de Lagunitas Brewing Company, dijo con respecto a Hi-Fi Hops que “no es el primer capítulo de la historia de amor entre el cannabis y Lagunitas, pero es uno de los más emocionantes.” Se está refiriendo a que anteriormente ya habían introducido una bebida con cannabis, una cerveza con terpenos de la planta.

“La idea de ser parte de una bebida sin calorías infusionada con cannabis parecía el siguiente paso perfecto en la innovación de nuestros productos y una forma natural de casar nuestro pasado con nuestro futuro”, añadió.

Por su parte, el maestro cervecero de Lagunitas, Jeremy Marshall, dijo que “nos hemos dado cuenta de que nuestra pasión por el lúpulo supone una gran parte de nuestra pasión por la cerveza.

“A menudo soñamos con lúpulos y su primo cannabis celebrando juntos una reunión familiar y queríamos dar vida a esta fiesta con una bebida.

“Creemos que ya era hora de que una buena cerveza inspirase una alternativa no alcohólica de sabor provocativo pero refrescante: burbujeante, aromática, amarga, afrutada y herbácea, sin gluten, sin carbohidratos y con un poco de cannabis californiano cultivado al sol en cada sorbo”.

 

Fuente: Foodbev Media

Yerba mate con cannabis en Uruguay

Dos empresas uruguayas, Cosentina y La Abuelita, comercializarán a partir de julio yerba mate con cannabis. Como no podía ser de otra forma, la liberación del cannabis no hace más que poner en evidencia el espíritu creativo inherente a la especie humana.

 

La yerba mate es un producto muy característico de Uruguay, Paraguay, Argentina, el sur de Brasil y, en mucha menor medida, en Chile (por la influencia británcia que impuso el té en detrimento del mate), que se toma en infusión caliente (mate) o fría (tereré) según la región o la época del año. Presenta cafeína, la sustancia psicoactiva más consumida del mundo (a la que también se conoce como mateína cuando se extrae de la yerba mate, teína cuando se extrae del té y guaranina cuando se extrae del guaraná), y produce un efecto de lucidez y atención muy particular.

 

Los aficionados a la yerba mate (como un servidor desde que un buen amigo y también colaborador de Nekwo me la presentara hace 15 años) y al cannabis, bien sabemos la sinergia que se llega a producir entre las dos plantas. Pero en el caso de las yerbas comercializadas por Cosentina y La Abuelita, no habrá efectos psicoactivos más allá del de la mateína propia del producto, porque el cannabis añadido no contendrá THC sino cannabidiol o CBD que, aunque carece de propiedades psicoactivas, sí presenta múltiples y reconocidas propiedades terapéuticas.

 

Pero vamos, que siendo el cannabis para consumo recreativo legal en Uruguay, no hay nada que no te permita añadir el cannabis de tu gusto al mate para hacer tu propia mezcla personal.

 

El nuevo producto intentó su comercialización el año pasado, pero el Ministerio de Salud Pública lo retiró al no cumplir con los certificados estipulados. Superados los trámites, la yerba mate con cannabis “light” estará disponible a un coste solo un 10% superior a la yerba común. El diseño del empaquetado incluirá hojas de cannabis para facilitar su identificación.

 

Tras más de un año de legalización del cannabis en Uruguay, aun gran parte de los consumidores recurren al mercado negro debido a las dificultades de acceso al producto. Por un lado las entidades bancarias no están dispuestas a permitir mantener cuentas abiertas a negocios que vendan cannabis, y por otro estos negocios han de afrontar muchos problemas de seguridad en un país que está enfrentando un aumento de robos, por lo que, del millar de farmacias del país (que son el tipo de establecimiento que puede dispensar cannabis), solo 7 están han aceptado vender cannabis.