Barack Obama, defensor del cannabis - Imagen: Glyn Lowe

10 veces que Barack Obama ha normalizado el consumo de marihuana

Estados Unidos vive un proceso de normalización de la marihuana en el que varios estados ya han legalizado su consumo recreativo y medicinal. ¿Tendrá algo que ver Barack Obama en el american weed of life?

Aaron Sorkin, el genial guionista creador de ‘El ala oeste de la Casa Blanca’ lo definió así: “Lo importante no es que sea negro, es que sea listo. Por fin tenemos a una de las 1000 personas más inteligentes del país como presidente”. Y es que, Barack Obama ha trascendido más allá del color de su piel. Sí, Estados Unidos por fin ha tenido a su presidente negro como llevaba décadas soñando, pero a nivel socio-cultural y más allá de la política, si por algo destaca Obama es por su pose cool, su lado más pop y ese punto transgresor que siempre se ha gastado.

Barack Obama lo mismo te encesta un triple durante una pachanga con los Chicago Bulls que canta por Frank Sinatra en el ‘Saturday Night Live’. La vertiente más showman del presidente de los Estados Unidos siempre ha ido acompañada por una especie de honestidad en la que Obama no se ha dejado influir por la típica corrección política. Y esto se ha extrapolado a la hora de narrar sus aventuras con el consumo de cannabis:

10 veces que Barack Obama ha normalizado el consumo de marihuana

10 veces que Barack Obama ha normalizado el consumo de marihuana

1. En una entrevista para la revista ‘New Yorker’ declaró: “Como ya se sabe fumé ‘maría’ cuando era joven y lo considero un mal hábito, un vicio, no muy distinto de los cigarrillos que fumaba cuando era joven y buena parte de mi vida adulta”.

2. En otra entrevista que concedió en 2007, antes de su elección volvió a confesar: “Cuando era joven inhalaba con frecuencia”.

3. En una biografía publicada en 2012 se narra la fama de Barack Obama a la hora de liderar los experimentos con marihuana en su época universitaria. Al parecer, Barack inventó el “Total Absorption”. Se trataba de fumar dentro de un coche con las ventanas bajadas. Cuando se acababa el porro se inhalaba el humo que aún permanecía en el vehículo para así “aprovechar doblemente la hierba”.

4. Obama también era conocido por una costumbre algo “gorrona”: Se aprovechaba de cualquier despiste de sus amigos para fumar caladas de sus porros al grito de “¡interceptado!”.

5. David Maraniss, amigo de la universidad y premio ‘Pulitzer’ en 1993, narra otra de las costumbres que tenía el político: “Cuando estabas con Barack y sus colegas, si exhalabas un preciado pakalolo (jerga de Hawai para referirse a la marihuana) en lugar de absorberlo complemente en tus pulmones, se te imponía un castigo y tu turno era saltado hasta que el porro daba la vuelta”.

6. Siendo ya presidente electo  y tras ver los procesos de Colorado y Oregón declaró que “no tendría sentido ver como una prioridad el perseguir a los consumidores de marihuana recreativa en estados que ya han determinado que es legal”.

7. En una charla que Obama dio en la ‘Northwestern University’ en 2004 declaró: La guerra contra las drogas ha sido un total fracaso. Necesitamos descriminalizar nuestras leyes sobre la marihuana”.

8. Obama escribió en una carta escrita en 2006: Soy consciente del argumento que defiende la legalización de la marihuana como medida para frenar la violencia asociada a la venta de una sustancia ilegal. También sé apreciar a los médicos que creen que la marihuana medicinal puede ser útil para algunos pacientes”.

9. En 2007 comentó a un activista durante un encuentro en New Hampshire: No utilizaría alDepartamento de Justicia para perseguir y asaltar a los usuarios de marihuana medicinal”.

10. Cuando se convirtió en Presidente de Estados Unidos, Obama instruyó al Departamento de Justicia para detener el ataque de dispensarios en estados donde la marihuana medicinal es legal.

Charlie Sheen, variedad de cannabis - Imagen: Dos hombres y medio

Fúmate un famoso

Es posible  que estemos ante una nueva tendencia. Si eres famoso, es posible que aparte de un perfume, una calle en el barrio donde naciste y una estrella de la fama en Hollywood, también quieras una variedad de cannabis con tu nombre

Al final resultó ser un fake. Una noticia falsa con ínfulas de rumor promovido por  alguna web de estas que se dedican a sembrar el caos viral. Rihanna nunca sacó su propia línea de variedades de cannabis. Su publicista, Allison P. Davis, se encargó de desmentirlo a Leafly para berrinche de los medios cannábicos, ávidos siempre de aunar a las celebreties con la marihuana. Pero aunque Riri, la reina del Caribe, no haya entrado a este paseo de la fama stoner, no quita que sí que existan otros famosos que hayan dado nombre a alguna variedad.

Ya sea para homenajear o premiar a reconocidos activistas y cultivadores del mundo  cannábico o para aprovecharse de la fama de algunas celebrities, existen variedades de marihuana con un nombre propio. Una firma que puede proporcionar una impronta y un empujón comercial. Lo que al principio eran homenajes a Jack Herer, activista cannábico americano, con la Jack #47 o la Ed Rosenthal Super Bud, con el paso de los años se convirtió en otro tipo de bautizos más mediáticos.

Charlie Sheen

Charlie Sheen en 'Dos hombres y medio'

Charlie Sheen en ‘Dos hombres y medio’

El Charlie Sheen intérprete es hijo de actor y hermano de actor. También es el adicto al sexo y a las drogas más famoso de todo Hollywood. La Charlie Sheen variedad es un híbrido descendiente de Green Crack, OG Kush y Blue Dream con fragancia a limón y un regusto kush. Sus efectos son relajantes y vigorizantes y se diluyen en una prolongada somnolencia perfecta para aliviar el dolor y el insomnio. Por supuesto, el Charlie Sheen actor probó al Charlie Sheen variedad y quedó prendado del resultado.

Bob Marley

Bob Marley en directo - Imagen: Flickr

Bob Marley en directo – Imagen: Flickr

Del mito está todo dicho y de su pasión por la marihuana también. Por eso era sólo cuestión de tiempo que se creará una variedad que rindiera tributo al músico. La Marley´s Collie es el resultado del cruce entre las viejas variedades jamaicanas escogidas por Sensi Seeds a la hora de elaborarla. Aromas tropicales a ritmo de reggae.

Snoop Dogg

Snoop Dogg, el rapero de los mil nombres y una sola cara - Imagen: Bob Bekian

Snoop Dogg, el rapero de los mil nombres y una sola cara – Imagen: Bob Bekian

Calvin Cordozar Broadus Jr. Bigg Snoop Dogg. D-O-Double-G. The Doggfather. Grand Dogg Doggy. Snoop Doggy Dogg. Snoop Lion. Snoopzilla. Snoop Dogg. El rapero de los mil nombres pero solo un rostro ha hecho de su capa un sayo, de su carrera musical un referente y de su pasión por la hierba un imperio empresarial. Con su propia línea de productos de cannabis súper elegantes que parecen más artesanales y de coleccionista que de dispensario, ‘Leafs by Snoop’ refleja el cambio de imagen que celebrities como él están intentando impregnar en la marihuana. Además, y por si fuera poco, el gangsta también cuenta con su propio Nekwo: ‘Merry Jane‘.

Tommy Chong

Tommy Chong de joven en la primera película

Tommy Chong de joven en la primera película “stoner” – Imagen: Up in the smoke

‘Up in smoke’, estrenada en 1978, está considerada  la primera película “fumeta” de la historia. Un film protagonizado por el dúo stoner Cheech & Chong. La mitad de ellos, Tommy Chong, es un reconocido activista y consumidor que desde 2012 padece un cáncer que trata a base de los poderes curativos del cannabis. Mientras lucha como un titán y con una sonrisa por su vida, Chong regenta su propia línea de productos relacionados con la marihuana, incluyendo la variedad Chong Star.

Wiz Khalifa

Wiz Khalifa - Imagen: Flickr

Wiz Khalifa – Imagen: Flickr

La marca blanca de Snoop Dogg no es sólo otro gran fan del cannabis y un rapero, sino que también tiene su propia línea de productos relacionados con la hierba. Khalifa, que creció en Pittsburgh rodeado de porros, admite que su pasión por la marihuana le vino más tarde, cuando descubrió la cultura que se asociaba a ella. Su variedad, Khalifa Kush o Wiz Khalifa OG, es un híbrido creado específicamente para él y que no está a disposición del público. Los pocos que la han podido probar señalan que sus efectos provocan un buen colocón.

Woodstock 1970 - Imagen: PINTEREST

Los orígenes del 4/20

El número de sustancias activas de la planta. La hora del té en Holanda (¿en serio, Holanda?). El cumpleaños de Adolf Hitler. El número de letras de alguna canción random de Bob Dylan, Janis Joplin o Jimmi Hendrix. El código de la policía norteamericana por delitos de posesión o consumo. Las teorías sobre el origen del  4/20 y su relación con la marihuana alcanzan casi la propia cifra de 420. ¿Cuál es su verdadero significado?

Para todos los fans de ‘Lost’ (los resentidos y los que no), los números 4 8 15 16 23 42 significaron un gran enigma durante seis años. Seis temporadas de teorías, referencias, humo negro, John Locke y osos polares que acabaron en una absurda explicación (sí, somos fans resentidos). Extrapolado al mundo cannábico y stoner, el 4/20 es el equivalente a aquella mágica cifra de ficción.

Cada 20 de abril, los fumadores de hierba, las empresas del sector, los defensores del cáñamo y Snoop Dogg celebran a lo largo de todo el mundo el día mundial de la marihuana. Mientras en España el 90% de las personas postean en sus redes sociales la canción de Celtas Cortos, en el resto del planeta se festeja y/o reivindica esta efeméride dedicada a la planta más contracultural que existe.

Pero, ¿por qué el 20 de abril? Haciendo un rápido repaso a las efemérides del día, nos encontramos con nacimientos tan dispares como el de Adolf Hitler, Joan Miró o Tito Puente. Nada que pueda llevarnos al cannabis y su consumo. Tratándose de un símbolo que aúna reivindicaciones sociales, contraculturales y libertarias, sería de lógica pensar que existe una intrahistoria en el nacimiento de esta celebración.

Dependiendo de los recuerdos nebulosos que las fuentes puedan tener, el origen del 4/20 te lleva a dos corrientes predominantes. Otra vez como en ‘Lost’ y los habitantes de la isla, ¿estaban muertos o vivos?

Según la edición de mayo de 1991 de la revista ‘High Times’, el 4/20 comenzó en algún lugar de San Rafael, California, durante la década de los 70. El artículo firmado por Steven Bloom hablaba de que 420 era el código que utilizaba la policía para informar de un posible delito por consumo de hierba. Pero la realidad no tenía nada que ver con un código policial, aunque sí con la población californiana de San Rafael.

Hippies en los 70

Hippies en California – Imagen: PINTEREST

Un grupo de estudiantes de la High School autodenominados Los Waldos recibieron la noticia en otoño de 1971 de que un miembro del servicio de Guardacostas ya no podía cuidar su cultivo marihuana cerca de la península de Point Reyes. Al grupo de amigos se le encendió la bombilla y, como en tantas expediciones de ‘Lost’ o ‘Los Goonies’ con su mapa del tesoro, tramaron su propia aventura.

Los Waldos acordaron reunirse después de sus prácticas deportivas (eran todos atletas) en la estatua de Loius Pasteur que había fuera de la escuela. ¿La hora? Las 4:20.

Aunque las incursiones nunca tuvieron éxito ni encontraron el cultivo escondido, el grupo continuó quedando a la misma hora, las 4:20. Obviamente, todas estas quedadas iban acompañadas de porros, caladas y humo.  Y como suele ocurrir en tantos grupos de amigos, convirtieron la hora de quedada en una palabra clave. Una manera de poder comunicarse entre ellos y saber que iban a fumar. Decir “420” era decir “¿Quieres fumar?”. Ni el resto de estudiantes, ni los profesores, ni sus padres podían identificar de qué estaban hablando.

magen: Pinterest - © Jim Marshall Photography LLC

Janis Joplin y Jimmy Hendrix en los 70 – Imagen: Pinterest – © Jim Marshall Photography LLC

La clave, 420, comenzó a difundirse de manera espontánea y natural por todo San Rafael y posteriormente otras partes del estado de California. Para cuando el mundo entró en la década de los 90, el término ya se había propagado por lugares inesperados: Ohio, Florida o Canadá.

La internacionalización del 4/20 corrió a cargo de ‘High Times’. Su editor Steve Hager lo incorporó a todos los grandes eventos que organizaban, como la ‘Cannabis Cup’. Todo un mundo alrededor del 420. La publicidad que la revista dio es lo que lo convirtió en un concepto global.

Y de aquí, del 420, se sacó el día internacional de la marihuana. Tan sólo hubo que fijar una fecha a esa cifra de una manera lógica. Según el calendario estadounidense 4/20 es el 20 de abril. Así de fácil fue, no como ocurrió en ‘Lost’.