Eduardo Van den Eynde

Entrevistamos a Eduardo Van Den Eynde

Probablemente ya lo conozcas. Diputado en el parlamento cántabro por el Partido Popular y activista por el cannabis medicinal y los derechos de los pacientes, Eduardo Van Den Eynde habla claro para Nekwo.

Hace apenas unos días, hablábamos en Nekwo sobre la medida que había tomado el parlamento cántabro sobre aprobar el cannabis medicinal en la comunidad y llevar esta medida hasta el congreso de los diputados. Pues bien, hemos querido preguntarle a la persona que convenció a todo el Parlamento en Cantabria y al encargado de trasladar a Madrid, en el congreso de los diputados, la medida que pretende pedir una regulación y un marco normativo claro para el cannabis medicinal en nuestro país; entrevistamos a Eduardo Van den Eynde.

Eduardo Van Den Eynde

Eduardo Van Den Eynde

Hola Eduardo, lo primero de todo, gracias por guardarnos un rato de tu tiempo y responder a estas breves preguntas que te queremos hacer. En Nekwo estamos al tanto de todo lo que ocurre dentro y fuera de nuestro país en torno al cannabis. Si se analiza de forma rápida el panorama cannábico a nivel internacional, podemos comprobar cómo la tendencia reguladora está en aumento. ¿A qué crees que se debe esto ahora?

Eduardo: Realmente no lo sé, pero supongo que el hecho de que cada vez haya mayores evidencias científicas sobre su utilidad terapéutica en patologías severas, unido al hecho demostrado de que tiene menos efectos adversos que muchas otras sustancias legales lúdicas (alcohol y tabaco) o farmacológicas (ansiolíticos, opioides), que toleramos socialmente y, afortunadamente, hemos regulado sin prohibiciones basadas en prejuicios, ha debido tener su influencia.

En el caso de España, el hecho de que otros países desarrollados –que son nuestro referente en muchos otros aspectos- estén desarrollando programas de cannabis medicinal, creo que está cambiando la tradicional aversión irracional ante este tema.

Aquí en España, estamos viendo como el activismo cannábico comienza a hacerse palpable para los que no son cannáfilos, de forma que, gracias a propuestas como las del Parlamento Cántabro de la que formas parte, o de otras organizaciones, partidos políticos o actores pro cannabis que están llegando tanto al Congreso como al Senado comienzan a tener alguna posibilidad. ¿Cómo ves tu la situación actual?

E: De alguna forma tengo una sensación agridulce. Por un lado, el que personas de todo el panorama ideológico estemos de acuerdo en que hay que regular el cannabis con fines medicinales, y que poner barreras a un potencial agente terapéutico, y ponerlas contra toda evidencia científica, es absurdo, es un paso muy positivo; por otro lado, tengo cierto miedo a que los avances legales, que son muy urgentes, se demoren en exceso en la tramitación parlamentaria, por lo que es necesario un impulso sostenido desde todos los actores que podemos tener cierta influencia: (políticos, sociedad civil, investigadores, médicos, asociaciones de pacientes, etc.)

Eduardo Van den Eynde hablando para los micrófonos de El Mundo

Eduardo Van den Eynde hablando para los micrófonos de El Mundo

Sinceramente, me sorprendí al conocer tu historia y ver que había un diputado del Partido Popular que pedía abiertamente la legalización del cannabis. Extrañarme que fumara alguien con esa tendencia política no me sorprendió, porque fumar, fuma todo tipo de personas, pero si que me asombró que lo hicieras tan abiertamente. ¿Preguntaste primero a la sede central de tu partido o simplemente fue algo que llevasteis para delante desde Cantabria?

E: No, no pregunté a nadie, ni creo que tenga que hacerlo. Suelo preguntar sobre aquello que no tengo una opinión formada o información insuficiente, pero de este tema tengo experiencia personal y conocimientos como para tener un criterio perfectamente formado. Todo nace de una carta que publiqué en Facebook, y de la que se hizo eco la prensa regional y luego la nacional. No dije nada que no piense la mayoría de la gente sensata, pero tuvo muchísimo impacto al venir de alguien de la derecha con un cargo institucional.

Fue un poco como un arrebato de rabia, ya que si yo estaba notando de forma evidente que el cannabis me estaba aliviando durante la quimioterapia, pensé que decirlo podría ayudar a otras personas. Pero no es menos cierto que, aunque alguno me ha acusado de hacer pública mi opinión por la situación de mi salud, ya publiqué hace bastantes años (y siendo ya diputado del PP) que había que abordar la regulación del cannabis, no sólo con uso medicinal, sino por decenas de razones muy poderosas, siendo la principal que la ausencia de regulación sólo trae problemas asociados, porque la gente lo ha consumido siempre y lo va a seguir haciendo.

En este sentido, el ejemplo de la Ley Seca en EEUU debería ser ilustrativa de cómo una prohibición, lejos de evitar los problemas, los agranda -y suma muchos otros- que no existen en mercados regulados dentro de un marco legal.

Desde tu perspectiva, ¿cuál puede ser el motivo por el que se tenga tanta reticencia desde sectores más conservadores a legalizar el cannabis y todos sus usos sabiendo como se sabe a día de hoy que el cannabis tiene efectos menos perjudiciales que el tabaco o el alcohol?

E: Una suma de ignorancia y prejuicios, que desgraciadamente en las fuerzas conservadoras o más tradicionalistas están más arraigados, pero que existen dentro de casi todo el espectro político.

Me ha sorprendido la actitud reticente de una parte de la izquierda, y por eso creo que hay que separar la ideología de este debate, para que la gente use la razón, la información y no el sectarismo político a la hora de abordar esta problemática.

He discutido a menudo con gente que se escandaliza de que alguien fume marihuana, cuando a ellos les han sacado “a gatas” de muchos bares en un estado de embriaguez etílica importante, pero como socialmente somos muy tolerantes con el alcohol…Si eres una persona liberal, como es mi caso, que cree que la defensa de las libertades individuales son el fundamento real del sistema democrático, es lógico creer que el derecho a la propia salud y a la propia calidad de vida debe ser algo prioritario. Si algo alivia mi sufrimiento y me produce menos daño que otros fármacos de consumo habitual, no creo que nadie, ni siquiera el Estado, tenga derecho a privarme de ello, ya que es una decisión que afecta exclusivamente a mi ámbito personal.

En Nekwo creemos que España por la situación geográfica que tiene, se disfruta de unas condiciones climatológicas excepcionales tanto para la producción como para el disfrute del cannabis. Con el boom cannábico que se está produciendo de manera internacional, se están generando un mercado que de momento tiene mucha demanda, pero poca oferta legal. ¿Por qué nuestros políticos no dan pie ni a investigaciones o análisis del impacto social que tendría para regular y legislar una cuestión que puede servir de ayuda para muchos sectores de la sociedad nacional? Podría ayudarnos a mejorar nuestra economía y a darnos valor en este nuevo mercado que esta surgiendo. ¿Cómo lo ves?

E: Yo lo tengo clarísimo. Hay muchos factores por los que apoyar una regulación del cannabis, y uno de ellos es la regulación de la producción, que debería siempre fomentar a los pequeños productores. Es un nicho de mercado, que podría generar importantes ingresos a los productores legales, y por tanto recursos sociales y fiscales, lo que sumado al control sanitario es, además, una garantía para la salud pública. Creo que ese argumento debe de resaltarse especialmente al abordar el tema de la regulación. En mi humilde opinión, regulación es sinónimo de más salud, más seguridad, más riqueza lícita, y más empleo, además es una actividad sostenible desde el punto de vista ambiental.

Eduardo Van den Eynde en una rueda de prensa con su partido

Eduardo Van den Eynde en una rueda de prensa con su partido

Por último y acabando ya con el cuestionario ¿Cómo crees que irán tanto la subcomisión de Sanidad en el Congreso de los diputados sobre el cannabis medicinal como la propuesta en el Senado sobre la regulación del cannabis que están ahora mismo sobre la mesa política de nuestro país?

E: Dependerá de la presión social y mediática. Hace falta dar visibilidad a los enfermos que lo utilizan, a los investigadores que trabajan esta área y a los médicos. Lo que me da miedo de esta situación es que, una vez pasado el primer impacto mediático, el tema vuelva a quedar en el olvido, porque la tramitación parlamentaria depende exclusivamente de la voluntad política, y puede ser rápida y eficiente, si hay presión pública, o lenta y desesperante si dicha presión no existe o es residual.

Por eso vuestra labor, la de los medios, y la de todos los colectivos implicados no debe desfallecer: constancia, paso a paso y sumando gente, utilizando información veraz y testimonios independientes y cualificados, se puede conseguir. Además, como decías, es un movimiento internacional, global, que se está imponiendo y que no se va a detener, simplemente porque la situación actual prohibicionista es estúpida desde cualquier perspectiva que se aborde. El problema ahora no es si se va a conseguir,- que eso es seguro- sino trabajar para que se produzca lo antes posible por el bien de tantas y tantas personas que no pueden esperar.

Muchas gracias por contestar a nuestras preguntas, estaremos en contacto y esperamos que te recuperes pronto. ¡Mucha fuerza! Gracias por el trabajo que estas haciendo por muchos enfermos.

Gracias a vosotros.

Bhang Lassi, el batido de cannabis hindú

Bhang Lassi: El mayor vicio de Shiva, ahora en tu nevera

El Bhang Lassi es una bebida a base de cannabis, que desde hace siglos se ha convertido en el ingrediente secreto de todas las festividades hindús dedicadas a Shiva y con el que muchos Sadhus consiguen alcanzar estados elevados.

Bhang Lassi, la bebida de Shiva

Bhang Lassi, la bebida de Shiva – Fuente: Ekplate.com

Como vimos ayer, la historia del cannabis esta ligada en gran medida a la historia social de la humanidad. En la India como en otros lugares, su uso ha estado siempre muy unido a dos principalmente: el medicinal y el ritual. Ayer hablamos del medicinal, hoy, queremos centrarnos en el uso ritual mediante la bebida conocida como Bhang Lassi.

Monjes hindús bebiendo Bhang Lassi durante el Shirivatri

Monjes hindús bebiendo Bhang Lassi durante el Shirivatri

El Bhang Lassi, si nos fuéramos al sentido literal de la traducción sería algo así como un batido de cannabis. Y cierto es; el Bhang, es la forma popular con la que allí se conoce a una comida preparada con marihuana, y Lassi, es un tipo de batido de yogurt muy característico del país, que se toma dulce o salado, mezclándose con infinidad de cosas, como en este caso, hierba.

El Bhang en la tradición hindú

Shiva preparando el Bhang Lassi para el resto de mortales

Shiva preparando el Bhang Lassi para el resto de mortales

La bebida además, tiene una rica historia en torno al folklore hindú. Según la tradición, el Bhang era la comida favorita con la que se alimentaba el dios más poderoso de todo el hinduismo, Shiva. Conocedor de sus beneficios y propiedades, quiso que el común de los mortales pudiera disfrutar de ellas. Para ello, creo un brebaje y lo dispuso en las montañas del Himalaya para que aquél que osara llegar a las puertas del cielo, pudiera obtener aquel deseado premio.

Debido a esto, los monjes de esta religión, entre otras cosas, usan el cannabis como potenciador de la meditación y como puerta de entrada a estados mentales elevados con los que puedan acercarse a los dioses. Además (como sabréis por nuestro anterior artículo), lo usan como principal remedio para muchas de las pequeñas enfermedades que puedan contraer.

Bola de Bhang

Bola de Bhang

Su uso es muy típico por tanto en las festividades dirigidas a Shiva (por ejemplo el famoso Holi Festival o el Shivatri), y sobre todo, en las ciudades más religiosas de todo el territorio hindú, como pueden ser Varanasi, Puhskar o Jailsharmer.

Receta del Bhang Lassi

Si estas vacaciones tenéis tiempo libre y excedente de flor seca con la que experimentar y probar nuevas bebidas, os vamos a explicar de una forma muy simple como hacer vuestro propio Bhang Lassi. Los ingredientes son muy habituales en cualquier despensa o supermercado en nuestro país, así que no tienes excusa.

Ingredientes:

  • Bhang (cannabis) – 15 gr
  • Semillas de cáñamo – 2gr
  • Leche – 2 vasos aproximadamente
  • Azúcar – 100 gr
  • Leche de Coco – 1 cucharada
  • Almendras picadas – 1 cucharada
  • Jengibre en polvo – 1 cuchara pequeña
  • Garam Masala – 1 pellizco
  • Granadina – Media cuchara

El modo de cocinarlo es muy simple. Pones agua en una cazuela, la dejas hervir y una vez rompa a burbujear, añades las flores secas. Las dejas durante 10 minutos. Una vez pase este tiempo, extraemos la hierba del agua, la picamos en un mortero y añadimos dos cucharadas de leche mezclándolo todo junto y conformando una pasta verde muy característica. Repite este proceso 2 o 3 veces.

Bhang Lassi para estas pascuas

Bhang Lassi para estas pascuas

Una vez hecho este proceso varias veces, añade las almendras picadas y mézclalo todo junto de nuevo mientras lo machacas en el mortero con la leche y el cogollo picado y molido. Le añades la leche restante, la cucharada de leche de coco, la granadina, las semillas de cáñamo y un vaso de agua en una sartén. Lo llevas todo a ebullición de nuevo mientras lo remueves y añades el resto de especias que faltan. Lo dejas durante 15 minutos aproximadamente hirviendo y una vez transcurrido ese tiempo, lo retiras del fuego, y una vez se enfríe lo suficiente, lo metes en la nevera durante 3 o 4 horas, listo para consumirlo.

Recomendamos que se ingiera muy frío ya que el sabor, aunque va a gustos, es muy fuerte. ¡Disfrutad!

Usos ancestrales del cannabis como medicina

¿Conoces los usos ancestrales del cannabis como medicina en el mundo?

Desde hace milenios muchas de las diferentes civilizaciones que han morado en nuestro planeta tierra, han usado como medicina el cannabis para diferentes afecciones. Conócelas en el artículo que te presentamos a continuación.

El uso de las plantas como remedio de las enfermedades no es una moda que haya llegado ahora para implantarse en la sociedad. La botánica y la fitorremediación han sido técnicas que, aunque de forma más primitiva, se han ido usando a lo largo de la historia. Por ello, hemos querido echar un vistazo atrás (y no tan atrás) para demostrar que el cannabis, cuando todos los que habitamos el presente actual y por aquel entonces todavía no estábamos ni pensados, ya ayudaba en el tratamiento de diferentes patologías o enfermedades como medicina.

Para ello, queremos hacer un recorrido por casi toda la geografía terrestre en este artículo para poner de manifiesto como el cannabis llega miles de años ayudando a prevenir, curar o paliar muchas dolencias. Empecemos este recorrido.

Asia y el uso de cannabis como paliativo del dolor

China y su relación con el cannabis desde hace mucho tiempo

China y su relación con el cannabis desde hace mucho tiempo

Se le empieza a conocer como la cuna de origen del cannabis, sobre todo por la cantidad de restos que se están encontrando en yacimientos de hace más de 4000 años antes de Cristo (en Nekwo os contamos el último).

Si rebuscamos un poco más concretamente alrededor del uso medicinal, podemos encontrar registros escritos del año 2700 a.C. en los que ya se hablaba de los beneficios de utilizar la raíz seca y molida del cannabis para crear una pasta con la que reducir el dolor causado por fracturas o golpes. Por lo que se puede decir claramente, que desde hace miles de años el cannabis, se utiliza como analgésico y paliativo del dolor.

Como dato curioso, debéis de saber que uno de los lugares con mayor tasa de longevidad del mundo se encuentra en la localidad China de Bama Yao, donde los foráneos del lugar, desde hace muchas generaciones, basan su dieta en semillas de cáñamo.

Sadhus, sabios hindús que desde muchas generaciones atrás usan el cannabis como remedio medicinal

Sadhus, sabios hindús que desde muchas generaciones atrás usan el cannabis como remedio medicinal

No sólo China utilizaba el cannabis en Asia como medicina en la India por ejemplo, los Shadus, monjes ascetas en penitencia, ya usaban hace más de 2000 años el cannabis como relajante, o para combatir problemas estomacales.

África: prevención de parásitos intestinales, sedante y anestésico

Pigmeos

Pigmeos

En Nekwo hemos hablado ya de la relación del cannabis con la región del norte de África y, por ejemplo, el pueblo pigmeo. Contamos como usan el cannabis para protegerse de los parásitos intestinales, que a menudo, suelen aquejar los habitantes del continente africano.

Pero no sólo esta etnia usa en la región el cannabis como remedio medicinal. Los bereberes en la zona del Rif y al norte de Marruecos, desde tiempos remotos han usado la hierba como sedante o anestésico para cualquier tipo de operación que hicieran con sus rudimentarias y primitivas técnicas.

El pueblo beréber de la zona del Rif también ha usado el cannabis como remedio medicinal

El pueblo beréber de la zona del Rif también ha usado el cannabis como remedio medicinal

Las Américas (Norte y Sur): problemas psíquicos y relacionados con el estómago

Tanto los pueblos indígenas de la parte norte de América, como pueden ser los Sioux (de los que os hablamos hace ya algún tiempo) o los Cherokee , como las tribus prehispánicas suramericanas, ya hacían uso y conocían las propiedades digestivas del cannabis, el cual usaban sobre todo para ciertos rituales.

Los Sioux, índios nativos de América del norte

Los Sioux, índios nativos de América del norte

Por su parte, los  pueblos post-aztecas, en el sur de América, aunque después de las incursiones hispánicas en el lugar también lo utilizaban para llegar a estados de euforia, o superar depresiones y conseguir un bienestar psíquico que les permitiera estar bien emocionalmente antes por ejemplo de la batalla. El que permitía que se usara, a modo de médico actual, era el chamán del poblado, ya que, generalmente, su uso y distribución de la ‘medicina cannabica’ recaía en sus manos.

Europa: infusiones para curar heridas, hemorragias y dolores de cabeza

Del periodo romano y griego se tiene mucha documentación escrita en torno al uso del cannabis como medicina. Por ejemplo, el famoso médico griego Galeno, habló sobre tratamientos con infusiones de cannabis para la gonorrea o las hemorragias severas.

Fresco romano del año 70, en el que se intuye una ánfora llena de cannabis

Fresco romano del año 70, en el que se intuye una ánfora llena de cannabis

Plinio el viejo, investigador botánico del emperador Titus, también se refirió, en el año 77, al cannabis como remedio para múltiples enfermedades en el libro ‘Historia Naturalis’.

“Se dice que la semilla reduce el semen masculino, el aceite de cáñamo expulsa los gusanos de los oídos, y la raíz cocinada alivia los dolores de las articulaciones y de la cabeza”

Sea como fuere, lo que bien es cierto es que, por una fatídica lucha de intereses suprasociales, la sociedad se ha visto en el último siglo vetada del uso de uno de los remedios naturales más usados por las diferentes civilizaciones que han cohabitado en el transcurso de la evolución social. En Nekwo sabemos que la tendencia está cambiando, pero echando una vista atrás, se nos queda mal cuerpo. El cannabis sintetizado y tratado es medicina, puede cambiar vidas, vidas de enfermos que en otra etapa, tal vez ya estarían tratándose con un medicamento más sano y natural.

Componentes de Bendito Jardín

Bendito Jardín, abuelos argentinos a favor de la legalización del cannabis medicinal

Hace unos meses, saltaron a la palestra mediática por el proyecto que iniciaron en las montañas del valle de Punilla en Córdoba (Argentina). Tras la nueva ley que legaliza el cannabis medicinal, hablamos con Paula Culaciati, fundadora de Bendito Jardín.

Hace unos meses, gracias a la prensa argentina, nos enterábamos de la noticia de que un grupo de personas mayores, llamado Bendito Jardín, se había reunido para conformar un grupo de presión en el Valle de Punilla (Córdoba, Argentina), con el que comenzar a reabrir y presionar dentro del debate del cannabis medicinal.

El grupo, llamado Mayores Cultivan (en redes están como Bendito Jardín), tiene por objetivo servir de escudo frente al prohibicionismo hasta ahora vigente para ayudar a las personas más jóvenes y a todos los usuarios que emplean el cannabis con fines medicinales o lúdicos.

Valle de Punilla en Córdoba, Argentina.

Valle de Punilla en Córdoba, Argentina.

En muchas ciudades de Argentina se está luchando activamente por la legalización sobre todo, medicinal del cannabis. Son muchos los grupos de acción cannábica que se están organizando y prueba de ello, ha sido la ley que se promulgó hace apenas una semana en el Senado Argentino.

Nekwo se ha interesado por saber de donde surge todo esto, ver cómo funcionan y que es lo que pretenden estos mayores que cultivan en Argentina. Por ello nos pusimos en contacto con Paula Culaciati, presidenta y portavoz de la asociación para que nos respondiera a unas breves preguntas que queríamos hacerle. Aquí abajo os dejamos la transcripción íntegra de éstas.

Paula Culaciati

Paula Culaciati

  • ¿Cómo surgió el proyecto? ¿Qué es Mayores cultivan o Bendito Jardín?

El proyecto surge de la necesidad que tenemos los mayores (hablo de personas de más de 50) de dar la cara, empoderarnos del conocimiento  y la experiencia que poseemos para manejar nuestra salud libremente y apoyar a los enfermos que encuentran en el cannabis y sus derivados una solución a sus dolencias.

  • ¿Tenéis apoyo de las autoridades? ¿Habéis tenido algún problema en la constitución de la asociación?

Obviamente no tenemos apoyo de autoridades ya que en Argentina todavía es considerada un estupefaciente peligroso y su cultivo esta penado por la ley. Tampoco hemos perdido tiempo en constituirnos como asociación, ya que buscamos ser una red orgánica, virtual, sin limitaciones.

  • ¿Qué proyectos tenéis ahora mismo en marcha? ¿Cuáles son vuestros objetivos a corto plazo? ¿Y a largo plazo?

En nuestro país se esta tratando una ley para poder importar aceite de cannabis de otros países y comenzar una investigación local, cosa que nos parece insuficiente e inaccesible a la mayoría.

No se contempla el cultivo, por lo cual estamos buscando otras alternativas legales, como un amparo masivo de enfermos y sus familias para poder cultivar y producir la cantidad necesaria para los remedios, sobretodo de los indigentes y adultos mayores sin recursos económicos para costear tratamientos caros.

Lograr la masa crítica necesaria es un objetivo a corto plazo, a medio es conseguir un amparo para cultivar y a largo, pero no tanto, es lograr que se retire de la lista de estupefacientes a la planta de cannabis Sativa e Indica, lo cual depende del Poder Ejecutivo, no del Legislativo.

Miembros de Bendito Jardín

AbuelosMiembros de Bendito Jardín

Hemos leído que habéis propuesto la creación de un centro de investigación cannábica que ayude a estudiar las terapias y los fármacos derivados del cannabis para adjuntarlos en nuevas prescripciones médicas ¿cómo va esa propuesta?

Estamos ahí. La ciencia logró demostrar algo que en la práctica milenaria estaba plenamente demostrado, que es el efecto que hace esa planta específicamente en nuestra salud. Es una planta tan sabia que no se deja sintetizar; los laboratorios están desesperados por sintetizarla y empezar a lucrarse con ella, pero no lo han conseguido. Por ello queremos se estudie. Debemos investigar para proporcionar a los enfermos nuevas terapias.

En Nekwo esperamos que os vaya todo como prevéis y sigáis contribuyendo a la normalización del cannabis de la forma que lo estáis haciendo. Acciones como esta son las que hacen falta. Gracias por atendernos. Seguiremos al tanto de vuestras novedades para continuar informando a nuestros lectores.

Together we grow!

Conoce el ‘Proyecto África’ de Plagron

¿Conoces ya el ‘Proyecto África’ de nuestros colegas de Plagron? Gracias al apoyo de la comunidad hortícola, han podido desarrollar un proyecto solidario en África que permita la formación de gente para la explotación de la agricultura en el país.

Durante 25 años, la empresa holandesa Plagron ha ido creciendo hasta convertirse en una de las empresas de fertilizantes más fuertes internacionalmente hablando, y uno de los máximos exponentes en investigación de nutrientes y para nuestras plantas del mundo.

Por ello, han querido demostrar que el éxito siempre es cuestión de trabajo en equipo devolviendo la confianza de los clientes (mayoristas, minoristas, consumidores…) depositada en ellos. Dado que su organización y estructura empresarial como marca es capaz de evolucionar y mejorar día a día, han querido desarrollar sus valores empresariales en consonancia, aportando un poco de conciencia social. Por ello, han decidido crear un proyecto solidario en África, que va a asegurar la expansión de los valores que ellos quieren transmitir como empresa a lo largo y ancho del mundo.

Equipo Plagron en Suráfrica

Equipo Plagron en Suráfrica

Con el lemaTogether, we grow’ (juntos, crecemos) Plagron ha creado un plan de ayuda a la fundación Mabhalane Mthembu en Sudáfrica, que pretende acercar el mundo de la agricultura al pueblo africano, para que, de forma autónoma, el día de mañana haya famílias enteras que puedan vivir del cultivo de las tierras. Además de ayudar a esta fundación con planes específicos in situ, Plagron ha prometido que por cada producto que compres de la marca durante este año, plantará una planta en el país surafricano.

Cada producto, llevará en el envase un código que deberá ser introducido en la web para que los trabajadores de Plagron, junto a las famílias de Mooirivier puedan plantarlas en sus propios cultivos.

Tomates cultivados por el proyecto de Plagron

Tomates cultivados por el proyecto de Plagron

Además de este proyecto agrícola, la fundación desempeña tareas de educación en la zona (posee tres escuelas de diferentes grados) alimentación y empleo.

Contenido de su estancia en Suráfrica.

Cómo ya os contamos, la presentación de este proyecto fue una de las novedades que trajo consigo la Spannabis de este año en Barcelona y fue uno de los atractivos de la zona de stands de la feria. Pero, si no habéis tenido la oportunidad de verlo en allí, podéis esperar a Madrid, o meteros en la web del proyecto para poder conocer de primera mano todo el contenido que han creado para que disfrutemos de la obra social que tanto Plagron como la Fundación Mabhalane Mthembu han creado para que veamos.

Web del Proyecto África de Plagron

Web del Proyecto África de Plagron

De momento os dejamos por aquí el vídeo de presentación del proyecto, pero os recordamos que dentro de la web, tenéis mucho más contenido, desde vídeos en 360 grados, a un diario de viaje de la estancia de Plagron en la zona. Desde Nekwo felicitamos a Plagron por este bonito proyecto y nos agrada saber que tenemos colegas en el sector que representan valores tan importantes como los que vais a ver a continuación.

Together, we grow!

Rafael Mechoulam impartiendo clase

Rafael Mechoulam: El hombre que descubrió el THC y nunca lo probó

Rafael Mechoulam fue la primera persona en sintetizar el ingrediente psicoactivo más famoso del cannabis, el tetrahidrocannabinol. A pesar de lo que podáis pensar, nunca jamás lo probó. 

Probablemente en 1963 cuando en el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos le denegaron por primera vez su petición de beca para estudiar las propiedades del cannabis, jamás pensaría que años después se convertiría en el primer científico capaz de descubrir el ingrediente más conocido de todos los que se compone el cannabis; el tetrahidrocannabinol, comúnmente conocido como THC.

Rafael Mechoulam en su laboratorio en el Instituto Weizmann

Rafael Mechoulam en su laboratorio en el Instituto Weizmann

Os contamos la historia del científico que cambió la visión que se tenía de la marihuana, del científico dio la vuelta a todo lo conocido anteriormente sobre el cannabis para demostrar que esta compuesto de múltiples cannabinoides con diferentes propiedades.

Rafael Mechoulam, sus inicios en las investigaciones cannábicas

En 1960, se comenzaban a dar saltos de gigante en el conocimiento científico vegetal, sobretodo en las parcelas fitosanitarias. Los avances en cuanto a extracción de principios activos de las plantas era ya una rutina. Desde hacía ya tiempo, plantas como la amapola servían para, tras sintetizarlas, crear morfina en este caso o diferentes medicamentos.

Un tal Rafael Mechoulam, tras recibir la negativa del NIH (las siglas en inglés del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos ), volvió a su Israel Natal para desde el Instituto Weizmann de investigaciones médicas comenzar su proyecto y lo consiguió.

Instituto Weizmann en Israel

Instituto Weizmann en Israel

Mechoulam junto a su compañero Yehiel Gaoni, comenzó una investigación para encontrar la forma de analizar sus componentes activos para extraerlos y sintetizarlos, en especial, los componentes psicoactivos. Ahí fue donde se dieron cuenta que el cannabis sólo tenía uno y por primera vez, sintetizaron el THC.

Rafael Mechoulam y un compañero en 1963

Rafael Mechoulam y Yehiel Gaoni en 1963

Según cuenta en un documental que le hicieron hace apenas unos años, hasta el conseguir la propia sustancia a analizar fue muy costoso. El mismo Rafael tuvo que pedirle al director de investigaciones si se podía poner en contacto con la policía para que les diera algo de hachís o cannabis para sus investigaciones.

“Cuando fui a la comisaría me estaban esperando con una bolsa de 5kg de hachís para que me la llevara. Me fui con la bolsa y subí de nuevo al autobús que me llevaba de nuevo al Instituto. A los 20 minutos de viaje, toda la gente del autobús me miraba mal debido al fuerte olor que desprendía mi bolsa.”

A partir de aquí la historia ya es conocida, con los 5 kilos que obtuvo, pudo desentrañar por completo cuales eran los componentes del cannabis y de los endocannabinoides que se encuentran en la periferia del cerebro y en él mismo. Sus intereses en las cuestiones más químicas y biológicas de productos naturales han conformado un conocimiento fitofarmacológico increíble para la sociedad.

Icono y padre de la cultura cannábica medicinal

Lógicamente, ser la persona que desgrana cada uno de los ingredientes que configuran las propiedades del cannabis, rápidamente se convirtió en el padre de la cultura sobre todo, la biología, química y conocimiento fitosanitario de la planta.

Rafael siendo premiado por la Universidad de Jerusalem

Rafael siendo premiado por la Universidad de Jerusalem

La comunidad cannáfila lo catapultó a la categoría de icono y en Nekwo, es uno de nuestros imprecindibles. Premios y honores no le faltan ni en el panorama científico internacional, habiendo sido reconocido en países como Israel (de donde es nativo), Estados Unidos, Alemania, o incluso España. Actualmente es profesor titular en la Universidad de Jerusalem y todavía continúa con las investigaciones en la planta.

Lo más gracioso de todo es que ha reconocido en numerosas ocasiones, que como consumible recreativo no le ve ninguna curiosidad y que por esa razón no lo ha probado jamás. En su última entrevista para nuestros colegas de Culture Magazine, lo confirmó:

“Nunca lo he utilizado. Si en mi investigación se hubiera sabido que consumía cannabis de forma recreativa, no hubieran tenido credibilidad mis investigaciones y nadie me hubiera tenido respeto. Básicamente, no tenía esa curiosidad, tan solo la científica y más medicinal”

Si queréis saber más y tenéis un ratito en el sofá de vuestra casa, os dejamos por aquí abajo un documental en el que el mismo os contará todo acerca de su historia.

Pigmeos de camino a sus cultivos

¿Conoces la relación entre el pueblo Pigmeo y el cannabis?

Desde hace siglos, el pueblo pigmeo Bantu que vive en la zona norte del Congo, han utilizado el cannabis para múltiples usos medicinales. Ahora, debido a la crisis que sufre el país comercian con la planta para poder subsistir de manera digna.

Realmente todavía no se sabe a ciencia cierta cuál es el origen de la relación entre el pueblo Pigmeo que vive en el norte de la República del Congo, conocido como Bantu, y el cannabis. Se cree que pudo ser introducido en el país gracias a la influencia de los comerciantes hindús allá por el siglo I antes de Cristo.

Lo cierto es que desde esa etapa no se vuelven a tener muchas noticias por la zona en los registros que se tiene hasta los siglos XVII y XVIII donde puede que los colonizadores europeos volvieran a ponerlo en uso. Sea como fuere, el arraigo que tiene en la zona como consumible habitual, ha hecho que varios estudios tanto científicos como etnográficos se fijen en este curioso binomio.

Se estima que en la República del Congo, sobre todo en las zonas más rurales, viven alrededor de 600 mil pigmeos. Gracias a dos investigaciones se han podido conocer los usos que se llevan a cabo con el cannabis por el pueblo pigmeo, uno de forma inconsciente, el medicinal, y otro más lucrativo, obligados por mejorar su situación civil. Vamos a verlos.

Los Aka y el uso del cannabis como medicina

Hace un par de años, científicos de la Universidad de Washington en Estados Unidos realizó una investigación sobre el consumo de cannabis que realizaba esta tribu del pueblo pigmeo en el Congo de forma ancestral.

Pigmeos caminando por uno de los frondosos bosques del Congo

Pigmeos caminando por uno de los frondosos bosques del Congo

El estudio, que estaba encuadrado en un análisis mayor, tenía por objetivo determinar cuál era el uso que se hacía del cannabis fuera de las civilizaciones occidentales. Este demostró que, aún sin saberlo, el cannabis en la sociedad pigmea de los Aka procedía de unos hábitos de consumo medicinales milenarios.

Según Ed Hagen, uno de los científicos que publicó el estudio en la revista ’American Journal of Human Biology’ pudo determinar gracias a un análisis de los excrementos de esta tribu pigmea (una forma un tanto escatológica pero efectiva), que de forma instintivamente biológica, los pigmeos que consumían cannabis de forma habitual, tenían un porcentaje nímio de parásitos intestinales en comparación con los que no lo consumían en la zona. Hagen explica en su investigación:

“Del mismo modo que la sal nos provee del sabor a los humanos desde tiempos inmemoriables, el cannabis y sus sustancias psicoactivas y medicinales de origen vegetal han sido utilizadas para paliar ciertas enfermedades”

El estudio realizado sobre alrededor de 400 adultos Aka, expuso además que el consumo de cannabis continuaba siendo muy normal sobre todo en el género masculino, con un 70% de los varones como consumidores habituales y tan solo un 6% de las mujeres.

Edward Hagen en el Congo junto a un pigmeo

Edward Hagen en el Congo junto a un pigmeo

Actualmente se conocen muchos más pueblos pigmeos que usan y conocen (debido a la influencia occidental en la zona tras las investigaciones) los beneficios del cannabis como medicina, como los Bantu, de los que vamos a hablar a continuación.

Los Pigmeos del norte de Kivu y el comercio de cannabis contra la pobreza 

Gracias a un magnífico reportaje de National Geographic sobre los pigmeos del norte de Kivu, hemos podido conocer de primera mano cuál es la situación de esta amplia etnia (unos 600 mil habitan los grandes bosques de la zona).

Mapa de la zona del Norte del Congo y Kivu

Mapa de la zona del Norte del Congo y Kivu – Fuente: National Geographic

Desde hace siglos, los pigmeos en África han sido ultrajados y vejados por etnias como los Mokpala debido a su pequeña estatura y a las creencias que se extendieron desde hace mucho tiempo en la zona. En el pasado, este pequeño pueblo ha llegado a ser hasta cazados y comidos debido a que por su pequeña estatura, se creía que su carne contenía propiedades mágicas y rituales.

Por ello, se han visto casi siempre oprimidos, llegando incluso a trabajar una jornada completa a cambio de 2 plátanos. Debido a su tamaño, tenían muy pocas opciones de trabajo. Gracias a la llegada de diferentes organizaciones occidentales y reportajes como el de National Geographic la situación esta revertiéndose pero todavía queda mucho por hacer.

Pigmeo cosechando cannabis - Fuente: National Geographic

Pigmeo cosechando cannabis – Fuente: National Geographic

Prueba de ello es el cambio brusco que le han dado en esta región del norte del Congo al uso que se hace del cannabis. Originariamente se ha utilizado (como los anteriores pueblos pigmeos de los que hemos hablado más arriba) como remedio medicinal por los curanderos de las tribus, pero ahora, comienzan a venderlo para uso recreativo en las ciudades colindantes a sus poblados y asentamientos.

A pesar de que es ilegal, en ciudades como Goma se pueden ver como se comercializa y vende entre los lugareños. Esperemos que cambie la situación de los Bantu.

Summerland

Summerland: Cuando fumar se convierte en algo artesanal

Summerland es un refugio para los amantes del sol perdido, los que adoran las olas y los que sueñan con la costa

“Cuando despertó, la pipa ya estaba allí”.

Un par de detalles de índole histórico que denotan que el uso de la pipa se remonta a tiempos muy remotos. Durante la ‘Edad de piedra’, objetos rudimentarios vislumbraban lo que podían ser considerados como las primeras proto-pipas. Algún espacio-tiempo después, diversas tribus indígenas hacían fuego en el interior de unas pipas construidas con bloques de arena para fumar hojas de cáñamo y después aspirar el humo, aproximando la boca a los agujeros.

Aunque el hombre fumaba desde mucho antes del descubrimiento de América, es conocido por los libros de historia que en el Nuevo Continente existían dos especies diferentes de tabaco. Y es allí, entre las olas y los tiburones de las playas de California, donde Summerland sentó su base para volver a los orígenes del ser humano para producir de una manera artesanal sus productos: pipas hechas con cerámica. No dudes en visitar su página web para disfruta de todos sus diseños.

 

Una foto publicada por @summerland_ceramics el

 

Una foto publicada por @summerland_ceramics el

 

Un vídeo publicado por @summerland_ceramics el

 

Una foto publicada por @summerland_ceramics el

 

Cómics y cannabis

Cómics, superhéroes y cannabis: lectura, arte y buenos humos

Pocos nexos de unión pueden tener estos tres mundos totalmente diferentes pero, en ocasiones, encontramos algunos que incorporan a la industria del cómic nuevas temáticas y nuevas realidades que acompañan al contexto que vivimos. Marihuana y cómics.

Con poco que conozcas el mundo de los cómics sabrás que es extensísimo. Cómics de todas las temáticas y de todos los colores, superhéroes, superheroínas, historias fantásticas reducidas a viñetas en las que nos cuentan historias que, lejos o cerca de la realidad, muchas veces se valen de referentes de la actualidad para crear todo el imaginario de sus relatos en imagen.

El cannabis, es uno de esos referentes del contexto actual que no para de cambiar y de reconfigurarse. Actualmente la hierba está en la palestra mediática día si, día también. Por ello, hemos creído interesante desde Nekwo, echar un vistazo atrás y seleccionar 3 casos en los que el mundo de las historias hechas dibujos unen sus caminos para encontrarse con la marihuana. Aquí os dejamos estas tres opciones, que si no has leído, te recomendamos encarecidamente.

DC Cómics y ‘Harley Quinn Anual #1’

Durante la edición 2014 de la convención de cómics de San Diego (la Comic-Con DC) se presentó la colección de cómics de la veterana y conocida empresa DC Comics. Ésta contenía la novedad en sus portadas de que sus viñetas portarían un sistema de ‘rasca y huele’ (como el de los viejos cromos de los Simpsons) que aromatizaría con diferentes olores las portadas de la colección.

Cómic con olor a marihuana de Harley Quinn

Cómic con olor a marihuana de Harley Quinn

Cuando estrenaron el primer volumen llamado Harley Quinn Annual #1, toda el panorama viñetero estaba a la expectativa de ver cuáles serían los olores que usarían en sus portadas y el anuncio llegó. Habría olores de pizza, de bronceador e incluso de cannabis.

Su primer cómic de la colección contenía una escena dentro de la historia en la cual una de las antagonistas (Poison Ivy) atacaba con un alucinógeno llamado ‘Cannabisylocibe 7-A’, y justo en esa viñeta, se incluiría el aroma de la hierba para realizar una contextualización mejor de la historia.

Cómic con olor a marihuana de Harley Quinn

Beso entre Harley Quinn y Poison Ivy en Harley Quinn 1# (2014)

Actualmente la primera edición de este cómic se ha convertido en un objeto de culto y su valor a día de hoy tiene muchos ceros, de todas formas, si no quieres conseguir esa edición, por apenas 6 dólares lo tienes en casa.

‘MarijuanaMan’ y Ziggy Marley

En abril del 2011, el propio Ziggy Marley presentaba el proyecto de esta manera:

“Marijuana Man representa la esperanza del futuro, la esperanza de que llegará un momento en que utilizaremos todo el poder que el universo nos ha concedido para salvar nuestro planeta”

Y eso mismo hacía en sus ilustraciones. De la mano de uno de los hijos más conocidos de Bob Marley salió la manufactura de este cómic. Realmente, en un primer momento la idea del cómic surgió para un guión de cine, pero tras repensarlo con sus dos socios y co-creadores, Joe Casey y Jim Mahfood, crearon este cómic.

MarijuanaMan de Ziggy Marley

MarijuanaMan de Ziggy Marley

Su trama es la que os imagináis; un hombre de una galaxia lejana fue enviado a la tierra en una especie de nave-bong con la misión de eludir todos los conflictos y llevar la paz a la tierra. Su biología extraterrestre basada en el THC le dotan de unos súper poderes con los que enfrentará a las compañías farmacéuticas para acabar con su monopolio farmacológico.

En España lo distribuyó Khalada Cómics. A día de hoy podéis ver los primeros capítulos de esta historieta en Youtube.

The Superhighs’ de Dani Marie y Jessica Vitali

Desde Massachusets (en el año 2012) nos llega la historia en viñetas de dos jóvenes fumetas (Mia y Clarissa) que quieren salvar el mundo pillándose las mayores fumadas posibles. Por el día, trabajan en un restaurante como personas normales. Por la noche, salvan el mundo.

The Superhighs

The Superhighs

Con este cómic las autoras, Dani Marie y Jessica Vitali, pretendieron profundizar en el diálogo existente entre el consumo responsable de cannabis y la discriminalización. Básicamente, pretendían mostrar en su novela gráfica una serie de valores positivos que también puede tener un fumeta, para normalizar la situación en torno al cannabis.

Si  husmeas un poco por las redes, podrás encontrarlo en inglés.