Bruce Lee en una escena de 'Game of Death'

El idilio entre Bruce Lee y el cannabis

Probablemente nunca te hubieras imaginado que Bruce Lee, uno de los iconos mundiales de las artes marciales, tuviera relación con el cannabis pero lo cierto es que lo usaba de forma terapéutica y habitual. Un dato: su postre favorito era el brownie con hachís nepalí.

La historia de la que vamos a hablar hoy sorprende sobre todo, por el estigma que se tiene asociado a las personas que consumen cannabis. Hasta hace unos años, hablar de un consumidor de cannabis era sinónimo de estar hablando (aunque no fuera verdad) de alguien dejado, poco intelectual y que iba colocado todo el día, sin mayor interés por nada. Gracias a que, poco a poco, se van revelando más datos sobre personalidades que famosas que consumían, o consumen y se va sacando del armario toda la diversidad de personas que esconde un buen número de figuras relevantes de nuestra historia, lejana y cercana. Por ello, hoy queremos hablar de uno de los iconos más relevantes de la historia de las artes marciales y su relación con el cannabis; hablamos de Bruce Lee y su idilio con el cannabis o el hachís nepalí.

Bruce Lee en una escena de 'Game of Death'

Bruce Lee en una escena de ‘Game of Death’

El posible origen de este idilio

Por lo que parece y lo que se ha podido deducir tras su muerte, en declaraciones de personas allegadas al ‘Dragon’ (nombre por el que era conocido en China) en libros como el ‘Tao de Bruce Lee’ o el libro, ‘Bruce Lee el hombre de acero’ su relación con el cannabis y el hachís vendría precedida de una lesión cervical. El 10 de mayo de 1970, Bruce durante un entrenamiento con pesas, se dañó un disco cervical de la columna vertebral. En el momento de la lesión, nuestro protagonista fue llevado al hospital sin poder apenas andar, incluso los médicos dudaban de su completa curación.

Bruce Lee entrenando con pesas

Bruce Lee entrenando con pesas

Tras una serie de tratamientos, y aquí es donde viene la parte en la que descubriría el cannabis, por lo que parece el dolor y los pinchazos consecuentes tras la aparición de una hernia discal no acababan. El dolor le perseguía allá donde fuera y más pensando en la carga de entrenamientos y actuaciones que tenía que realizar Lee. Según las declaraciones de uno de sus productores en uno de sus libros biográficos:

“Tal vez fueron los médicos los que le aconsejaron además de la terapia con fuertes analgésicos, probar los tratamientos con hachís nepalí y hojas de cannabis para mitigar el dolor. En China, es muy frecuente entre la sabiduría popular este remedio”

El caso es que fue aquí cuando el maestro de las artes marciales conocería los beneficios de la planta y no dudaría en utilizarla hasta el final de sus días. De hecho, una vez muerto en 1973, se le practicó una autopsia en la que encontraron en el estómago restos de hojas de marihuana digeridas, además de ristras de hachís y gran cantidad del medicamento que tomaba (la causa oficial de su muerte) para paliar el fuerte dolor que comentábamos antes. Tal vez Bruce Lee conocía los beneficios del cannabis desde tiempo atrás ya que es tradicional en la cultura popular china y, muy conocido entre los expertos del cine que, entre los rodajes de sus películas, fumaba de vez en cuando. Por ello, sabemos que probablemente no consumiría sólo hachís o cannabis como terapia, ya que también es de sobra conocida su pasión por los brownies de hachís nepalí.

Portada del libro 'Tao de Bruce Lee'

Portada del libro ‘Tao de Bruce Lee’

Atleta, actor y experto en artes marciales

Como ya sabéis su legado fue construido en base al despunte multidisciplinar del que gozaba nuestro protagonista. Bruce Lee combinaba su pasión por el deporte, la actuación y las artes marciales sin perder la más mínima exigencia o estándar de calidad en todas las acciones que realizaba.

En su faceta como deportista, Bruce tenía obsesión por el cuidado del cuerpo y su entrenamiento. Practicaba desde Boxeo, a atletismo o, incluso, esgrima. Fue a raíz de las incursiones en diferentes deportes como acabaría aterrizando en las artes marciales. Esto unido a sus estudios en filosofía (obteniendo incluso un doctorado) le llevaron a crear su propia arte marcial incluida en un estilo de vida que el mismo bautizó como Jeet Kune Do (El camino del puño interceptor). A raíz de crear una escuela de entrenamiento, que se hizo famosa en muy poco tiempo, Bruce Lee comenzó a hacer pequeños cameos en la televisión en series, hasta que comenzó a ganar popularidad y ser un habitual de las películas de artes marciales.

Distintas posturas del Jeet Kune Do

Distintas posturas del Jeet Kune Do

Su legado es un legado multidisciplinar del que se puede extraer una cantidad ingente de conocimiento en diferentes planos que dotarían al personaje creado en torno a la figura de Bruce Lee de un misticismo clave en su construcción como referente e icono de la lucha marcial. Por ello, nos llena de orgullo el hecho de poder contar esta historia, con la que pretendemos visibilizar que el referente de usuario de cannabis (poco intelectual, sin inquietud por ninguna cosa y con poco discernimiento en cuanto a un uso responsable) que se tenía hasta ahora, nada tiene que ver con lo que debería de ser. Ahora con el fenómeno del destape en el cannabis, podemos ver como van saliendo del armario miles de historias sobre gente relevante en nuestra historia que consumía habitualmente las flores de esta planta milenaria. Abajo os dejamos una de las escenas más míticas del actor chino, esperamos que la disfrutéis tanto como nosotros.

 

Los vikingos viajaban con semillas de cáñamo

Descubre la historia entre los vikingos y el cáñamo

¿Conocías la relación entre el pueblo vikingo y el cáñamo? Desde hace miles de años, el cáñamo se lleva cultivando en Europa por diferentes civilizaciones. Hoy, queremos hablaros de la relación que mantuvieron los vikingos con la planta y su cultivo.

En muchas ocasiones, en Nekwo nos gusta echar una vista atrás para entender las implicaciones que han podido tener las plantas en muchas culturas y civilizaciones que han pisado parte de la tierra en la que ahora, muchas de ellas no se pueden plantar. En esta ocasión, nos vamos a detener hace aproximadamente unos 1300 años atrás, más concretamente en el norte de Europa con los vikingos y su relación con el cáñamo.

Recreación vikinga

Recreación vikinga

Los vikingos se sabe que eran proporcionalmente igual de buenos luchadores que buenos cultivadores o ganaderos. Tanto es así, que casi todo su mundo giraba en torno a poder cultivar y cosechar, no sólo para conseguir alimento, si no para construir y confeccionar cualquier utensilio o herramienta del día a día que pudieras pensar, desde ropa, hasta un barco. La planta elegida para todo ello, como ya presuponéis, era el cáñamo.

Encontrado en yacimientos en Noruega

Esto no se sabe por meras conjeturas, investigadores tanto en Noruega como en Suecia o Dinamarca hasta hace poco, ya tenían constancia por las muestras de polen analizadas en los asentamientos vikingos que se conocían, de que de alguna forma se utilizaba la planta del cannabis. Pero no fue hasta hace unos 5 años, allá por el 2012, cuando investigadores del Museo Nacional de Dinamarca encontraron pruebas sólidas almacenadas desde 1940 y 1950, que provienen de un estudio previo del yacimiento vikingo en Sosteli Farmsted, una región al sur del condado noruego de Vest-Adger. Estas pruebas habrían quedado almacenadas, hasta hace 5 años.

Yacimiento de Sosteli

Yacimiento de Sosteli

En este yacimiento, lo que se encontró fueron las pruebas fehacientes de que los vikingos ya no sólo usaban el cáñamo si no que además, lo cultivaban. Estas pruebas fueron gracias a las muestras de polen tomadas en un pantano en la excavación original, en las que se descubrió un alto contenido de polen de cannabis que se había mantenido disponible gracias al estar sumergido. Según comentó uno de los geólogos que publicó el estudio en la revista Viking, el historiador Jessen:

‘La concentración de polen obtenido nos muestra que no se trataba de plantas silvestres, si no que este cáñamo debía haber sido cultivado’

Gracias a hallazgos como este, ha sido posible afirmar lo que ya se venía comprobando desde hace tiempo pero todavía no se podía asegurar. Desde hace tiempo se sabía que se usaba. En infinidad de yacimientos o ruinas, tanto de construcciones vikingas como de barcos, se encontraron utensilios confeccionados con cáñamo, así como en todas las zonas en las que se tuvo constancia que se asentaron.

Casas de cáñamo vikingas

Casas de cáñamo en un asentamiento vikingo

Lo que no se puede asegurar en cambio, es si lo utilizaban como medicina, pero viendo la cercanía al pueblo romano o a los barbaros germanos y sabiendo que estos si lo hacían, no es de extrañar que en breves se pueda comprobar este uso.

Expandieron el cáñamo por todo el mundo

Herman Busse por ejemplo en 1986 encontró en un drakkar naufragado según los expertos sobre el 850, en la costa de Norte América, trozos de plantas de cáñamo, semillas, hilos de pescar y velas de cáñamo. Esto vino a indicar que probablemente, los vikingos fueron los que expandieron por parte de la zona americana, sobre todo el norte, el cáñamo y sus bondades, por lo que se presupone que fueron ellos los que llevaron a suelo americano la planta. La razón probablemente no tendría nada que ver con exportar las semillas a pesar de que fueran buenos comerciantes, el motivo radicaba en que dado lo largos que eran sus viajes, muchas veces querían asegurarse una garantía de materia prima con la que en un momento dado reparar o volver a contruir sus barcos, o las velas de estos, o incluso como alimento.

Zapatos vikingos confeccionados con tejido de cáñamo.

Zapatos vikingos confeccionados con tejido de cáñamo.

Sea como fuere, lo que está claro es que como en cualquiera de las etapas de la historia, diferentes civilizaciones han ido utilizando e implementando plantas y hierbas a su repertorio de materias con las que confeccionar desde utensilios y herramientas, a ropa o medicina.

Ten en cuenta que en aquel momento no había laboratorios, no había grandes empresas farmacéuticas y el conocimiento que se tenía era a través de la empíria y el raciocinio. La realidad es que ellos veían beneficios, los mismos que ha día de hoy se demuestran en laboratorios. ¿Quién sabe? Igual Ragnar Lothbrok era un visionario y vestía con cáñamo.

Bhang Lassi, el batido de cannabis hindú

Bhang Lassi: El mayor vicio de Shiva, ahora en tu nevera

El Bhang Lassi es una bebida a base de cannabis, que desde hace siglos se ha convertido en el ingrediente secreto de todas las festividades hindús dedicadas a Shiva y con el que muchos Sadhus consiguen alcanzar estados elevados.

Bhang Lassi, la bebida de Shiva

Bhang Lassi, la bebida de Shiva – Fuente: Ekplate.com

Como vimos ayer, la historia del cannabis esta ligada en gran medida a la historia social de la humanidad. En la India como en otros lugares, su uso ha estado siempre muy unido a dos principalmente: el medicinal y el ritual. Ayer hablamos del medicinal, hoy, queremos centrarnos en el uso ritual mediante la bebida conocida como Bhang Lassi.

Monjes hindús bebiendo Bhang Lassi durante el Shirivatri

Monjes hindús bebiendo Bhang Lassi durante el Shirivatri

El Bhang Lassi, si nos fuéramos al sentido literal de la traducción sería algo así como un batido de cannabis. Y cierto es; el Bhang, es la forma popular con la que allí se conoce a una comida preparada con marihuana, y Lassi, es un tipo de batido de yogurt muy característico del país, que se toma dulce o salado, mezclándose con infinidad de cosas, como en este caso, hierba.

El Bhang en la tradición hindú

Shiva preparando el Bhang Lassi para el resto de mortales

Shiva preparando el Bhang Lassi para el resto de mortales

La bebida además, tiene una rica historia en torno al folklore hindú. Según la tradición, el Bhang era la comida favorita con la que se alimentaba el dios más poderoso de todo el hinduismo, Shiva. Conocedor de sus beneficios y propiedades, quiso que el común de los mortales pudiera disfrutar de ellas. Para ello, creo un brebaje y lo dispuso en las montañas del Himalaya para que aquél que osara llegar a las puertas del cielo, pudiera obtener aquel deseado premio.

Debido a esto, los monjes de esta religión, entre otras cosas, usan el cannabis como potenciador de la meditación y como puerta de entrada a estados mentales elevados con los que puedan acercarse a los dioses. Además (como sabréis por nuestro anterior artículo), lo usan como principal remedio para muchas de las pequeñas enfermedades que puedan contraer.

Bola de Bhang

Bola de Bhang

Su uso es muy típico por tanto en las festividades dirigidas a Shiva (por ejemplo el famoso Holi Festival o el Shivatri), y sobre todo, en las ciudades más religiosas de todo el territorio hindú, como pueden ser Varanasi, Puhskar o Jailsharmer.

Receta del Bhang Lassi

Si estas vacaciones tenéis tiempo libre y excedente de flor seca con la que experimentar y probar nuevas bebidas, os vamos a explicar de una forma muy simple como hacer vuestro propio Bhang Lassi. Los ingredientes son muy habituales en cualquier despensa o supermercado en nuestro país, así que no tienes excusa.

Ingredientes:

  • Bhang (cannabis) – 15 gr
  • Semillas de cáñamo – 2gr
  • Leche – 2 vasos aproximadamente
  • Azúcar – 100 gr
  • Leche de Coco – 1 cucharada
  • Almendras picadas – 1 cucharada
  • Jengibre en polvo – 1 cuchara pequeña
  • Garam Masala – 1 pellizco
  • Granadina – Media cuchara

El modo de cocinarlo es muy simple. Pones agua en una cazuela, la dejas hervir y una vez rompa a burbujear, añades las flores secas. Las dejas durante 10 minutos. Una vez pase este tiempo, extraemos la hierba del agua, la picamos en un mortero y añadimos dos cucharadas de leche mezclándolo todo junto y conformando una pasta verde muy característica. Repite este proceso 2 o 3 veces.

Bhang Lassi para estas pascuas

Bhang Lassi para estas pascuas

Una vez hecho este proceso varias veces, añade las almendras picadas y mézclalo todo junto de nuevo mientras lo machacas en el mortero con la leche y el cogollo picado y molido. Le añades la leche restante, la cucharada de leche de coco, la granadina, las semillas de cáñamo y un vaso de agua en una sartén. Lo llevas todo a ebullición de nuevo mientras lo remueves y añades el resto de especias que faltan. Lo dejas durante 15 minutos aproximadamente hirviendo y una vez transcurrido ese tiempo, lo retiras del fuego, y una vez se enfríe lo suficiente, lo metes en la nevera durante 3 o 4 horas, listo para consumirlo.

Recomendamos que se ingiera muy frío ya que el sabor, aunque va a gustos, es muy fuerte. ¡Disfrutad!

Usos ancestrales del cannabis como medicina

¿Conoces los usos ancestrales del cannabis como medicina en el mundo?

Desde hace milenios muchas de las diferentes civilizaciones que han morado en nuestro planeta tierra, han usado como medicina el cannabis para diferentes afecciones. Conócelas en el artículo que te presentamos a continuación.

El uso de las plantas como remedio de las enfermedades no es una moda que haya llegado ahora para implantarse en la sociedad. La botánica y la fitorremediación han sido técnicas que, aunque de forma más primitiva, se han ido usando a lo largo de la historia. Por ello, hemos querido echar un vistazo atrás (y no tan atrás) para demostrar que el cannabis, cuando todos los que habitamos el presente actual y por aquel entonces todavía no estábamos ni pensados, ya ayudaba en el tratamiento de diferentes patologías o enfermedades como medicina.

Para ello, queremos hacer un recorrido por casi toda la geografía terrestre en este artículo para poner de manifiesto como el cannabis llega miles de años ayudando a prevenir, curar o paliar muchas dolencias. Empecemos este recorrido.

Asia y el uso de cannabis como paliativo del dolor

China y su relación con el cannabis desde hace mucho tiempo

China y su relación con el cannabis desde hace mucho tiempo

Se le empieza a conocer como la cuna de origen del cannabis, sobre todo por la cantidad de restos que se están encontrando en yacimientos de hace más de 4000 años antes de Cristo (en Nekwo os contamos el último).

Si rebuscamos un poco más concretamente alrededor del uso medicinal, podemos encontrar registros escritos del año 2700 a.C. en los que ya se hablaba de los beneficios de utilizar la raíz seca y molida del cannabis para crear una pasta con la que reducir el dolor causado por fracturas o golpes. Por lo que se puede decir claramente, que desde hace miles de años el cannabis, se utiliza como analgésico y paliativo del dolor.

Como dato curioso, debéis de saber que uno de los lugares con mayor tasa de longevidad del mundo se encuentra en la localidad China de Bama Yao, donde los foráneos del lugar, desde hace muchas generaciones, basan su dieta en semillas de cáñamo.

Sadhus, sabios hindús que desde muchas generaciones atrás usan el cannabis como remedio medicinal

Sadhus, sabios hindús que desde muchas generaciones atrás usan el cannabis como remedio medicinal

No sólo China utilizaba el cannabis en Asia como medicina en la India por ejemplo, los Shadus, monjes ascetas en penitencia, ya usaban hace más de 2000 años el cannabis como relajante, o para combatir problemas estomacales.

África: prevención de parásitos intestinales, sedante y anestésico

Pigmeos

Pigmeos

En Nekwo hemos hablado ya de la relación del cannabis con la región del norte de África y, por ejemplo, el pueblo pigmeo. Contamos como usan el cannabis para protegerse de los parásitos intestinales, que a menudo, suelen aquejar los habitantes del continente africano.

Pero no sólo esta etnia usa en la región el cannabis como remedio medicinal. Los bereberes en la zona del Rif y al norte de Marruecos, desde tiempos remotos han usado la hierba como sedante o anestésico para cualquier tipo de operación que hicieran con sus rudimentarias y primitivas técnicas.

El pueblo beréber de la zona del Rif también ha usado el cannabis como remedio medicinal

El pueblo beréber de la zona del Rif también ha usado el cannabis como remedio medicinal

Las Américas (Norte y Sur): problemas psíquicos y relacionados con el estómago

Tanto los pueblos indígenas de la parte norte de América, como pueden ser los Sioux (de los que os hablamos hace ya algún tiempo) o los Cherokee , como las tribus prehispánicas suramericanas, ya hacían uso y conocían las propiedades digestivas del cannabis, el cual usaban sobre todo para ciertos rituales.

Los Sioux, índios nativos de América del norte

Los Sioux, índios nativos de América del norte

Por su parte, los  pueblos post-aztecas, en el sur de América, aunque después de las incursiones hispánicas en el lugar también lo utilizaban para llegar a estados de euforia, o superar depresiones y conseguir un bienestar psíquico que les permitiera estar bien emocionalmente antes por ejemplo de la batalla. El que permitía que se usara, a modo de médico actual, era el chamán del poblado, ya que, generalmente, su uso y distribución de la ‘medicina cannabica’ recaía en sus manos.

Europa: infusiones para curar heridas, hemorragias y dolores de cabeza

Del periodo romano y griego se tiene mucha documentación escrita en torno al uso del cannabis como medicina. Por ejemplo, el famoso médico griego Galeno, habló sobre tratamientos con infusiones de cannabis para la gonorrea o las hemorragias severas.

Fresco romano del año 70, en el que se intuye una ánfora llena de cannabis

Fresco romano del año 70, en el que se intuye una ánfora llena de cannabis

Plinio el viejo, investigador botánico del emperador Titus, también se refirió, en el año 77, al cannabis como remedio para múltiples enfermedades en el libro ‘Historia Naturalis’.

“Se dice que la semilla reduce el semen masculino, el aceite de cáñamo expulsa los gusanos de los oídos, y la raíz cocinada alivia los dolores de las articulaciones y de la cabeza”

Sea como fuere, lo que bien es cierto es que, por una fatídica lucha de intereses suprasociales, la sociedad se ha visto en el último siglo vetada del uso de uno de los remedios naturales más usados por las diferentes civilizaciones que han cohabitado en el transcurso de la evolución social. En Nekwo sabemos que la tendencia está cambiando, pero echando una vista atrás, se nos queda mal cuerpo. El cannabis sintetizado y tratado es medicina, puede cambiar vidas, vidas de enfermos que en otra etapa, tal vez ya estarían tratándose con un medicamento más sano y natural.

Pigmeos de camino a sus cultivos

¿Conoces la relación entre el pueblo Pigmeo y el cannabis?

Desde hace siglos, el pueblo pigmeo Bantu que vive en la zona norte del Congo, han utilizado el cannabis para múltiples usos medicinales. Ahora, debido a la crisis que sufre el país comercian con la planta para poder subsistir de manera digna.

Realmente todavía no se sabe a ciencia cierta cuál es el origen de la relación entre el pueblo Pigmeo que vive en el norte de la República del Congo, conocido como Bantu, y el cannabis. Se cree que pudo ser introducido en el país gracias a la influencia de los comerciantes hindús allá por el siglo I antes de Cristo.

Lo cierto es que desde esa etapa no se vuelven a tener muchas noticias por la zona en los registros que se tiene hasta los siglos XVII y XVIII donde puede que los colonizadores europeos volvieran a ponerlo en uso. Sea como fuere, el arraigo que tiene en la zona como consumible habitual, ha hecho que varios estudios tanto científicos como etnográficos se fijen en este curioso binomio.

Se estima que en la República del Congo, sobre todo en las zonas más rurales, viven alrededor de 600 mil pigmeos. Gracias a dos investigaciones se han podido conocer los usos que se llevan a cabo con el cannabis por el pueblo pigmeo, uno de forma inconsciente, el medicinal, y otro más lucrativo, obligados por mejorar su situación civil. Vamos a verlos.

Los Aka y el uso del cannabis como medicina

Hace un par de años, científicos de la Universidad de Washington en Estados Unidos realizó una investigación sobre el consumo de cannabis que realizaba esta tribu del pueblo pigmeo en el Congo de forma ancestral.

Pigmeos caminando por uno de los frondosos bosques del Congo

Pigmeos caminando por uno de los frondosos bosques del Congo

El estudio, que estaba encuadrado en un análisis mayor, tenía por objetivo determinar cuál era el uso que se hacía del cannabis fuera de las civilizaciones occidentales. Este demostró que, aún sin saberlo, el cannabis en la sociedad pigmea de los Aka procedía de unos hábitos de consumo medicinales milenarios.

Según Ed Hagen, uno de los científicos que publicó el estudio en la revista ’American Journal of Human Biology’ pudo determinar gracias a un análisis de los excrementos de esta tribu pigmea (una forma un tanto escatológica pero efectiva), que de forma instintivamente biológica, los pigmeos que consumían cannabis de forma habitual, tenían un porcentaje nímio de parásitos intestinales en comparación con los que no lo consumían en la zona. Hagen explica en su investigación:

“Del mismo modo que la sal nos provee del sabor a los humanos desde tiempos inmemoriables, el cannabis y sus sustancias psicoactivas y medicinales de origen vegetal han sido utilizadas para paliar ciertas enfermedades”

El estudio realizado sobre alrededor de 400 adultos Aka, expuso además que el consumo de cannabis continuaba siendo muy normal sobre todo en el género masculino, con un 70% de los varones como consumidores habituales y tan solo un 6% de las mujeres.

Edward Hagen en el Congo junto a un pigmeo

Edward Hagen en el Congo junto a un pigmeo

Actualmente se conocen muchos más pueblos pigmeos que usan y conocen (debido a la influencia occidental en la zona tras las investigaciones) los beneficios del cannabis como medicina, como los Bantu, de los que vamos a hablar a continuación.

Los Pigmeos del norte de Kivu y el comercio de cannabis contra la pobreza 

Gracias a un magnífico reportaje de National Geographic sobre los pigmeos del norte de Kivu, hemos podido conocer de primera mano cuál es la situación de esta amplia etnia (unos 600 mil habitan los grandes bosques de la zona).

Mapa de la zona del Norte del Congo y Kivu

Mapa de la zona del Norte del Congo y Kivu – Fuente: National Geographic

Desde hace siglos, los pigmeos en África han sido ultrajados y vejados por etnias como los Mokpala debido a su pequeña estatura y a las creencias que se extendieron desde hace mucho tiempo en la zona. En el pasado, este pequeño pueblo ha llegado a ser hasta cazados y comidos debido a que por su pequeña estatura, se creía que su carne contenía propiedades mágicas y rituales.

Por ello, se han visto casi siempre oprimidos, llegando incluso a trabajar una jornada completa a cambio de 2 plátanos. Debido a su tamaño, tenían muy pocas opciones de trabajo. Gracias a la llegada de diferentes organizaciones occidentales y reportajes como el de National Geographic la situación esta revertiéndose pero todavía queda mucho por hacer.

Pigmeo cosechando cannabis - Fuente: National Geographic

Pigmeo cosechando cannabis – Fuente: National Geographic

Prueba de ello es el cambio brusco que le han dado en esta región del norte del Congo al uso que se hace del cannabis. Originariamente se ha utilizado (como los anteriores pueblos pigmeos de los que hemos hablado más arriba) como remedio medicinal por los curanderos de las tribus, pero ahora, comienzan a venderlo para uso recreativo en las ciudades colindantes a sus poblados y asentamientos.

A pesar de que es ilegal, en ciudades como Goma se pueden ver como se comercializa y vende entre los lugareños. Esperemos que cambie la situación de los Bantu.

Woodstock 1970 - Imagen: PINTEREST

Los orígenes del 4/20

El número de sustancias activas de la planta. La hora del té en Holanda (¿en serio, Holanda?). El cumpleaños de Adolf Hitler. El número de letras de alguna canción random de Bob Dylan, Janis Joplin o Jimmi Hendrix. El código de la policía norteamericana por delitos de posesión o consumo. Las teorías sobre el origen del  4/20 y su relación con la marihuana alcanzan casi la propia cifra de 420. ¿Cuál es su verdadero significado?

Para todos los fans de ‘Lost’ (los resentidos y los que no), los números 4 8 15 16 23 42 significaron un gran enigma durante seis años. Seis temporadas de teorías, referencias, humo negro, John Locke y osos polares que acabaron en una absurda explicación (sí, somos fans resentidos). Extrapolado al mundo cannábico y stoner, el 4/20 es el equivalente a aquella mágica cifra de ficción.

Cada 20 de abril, los fumadores de hierba, las empresas del sector, los defensores del cáñamo y Snoop Dogg celebran a lo largo de todo el mundo el día mundial de la marihuana. Mientras en España el 90% de las personas postean en sus redes sociales la canción de Celtas Cortos, en el resto del planeta se festeja y/o reivindica esta efeméride dedicada a la planta más contracultural que existe.

Pero, ¿por qué el 20 de abril? Haciendo un rápido repaso a las efemérides del día, nos encontramos con nacimientos tan dispares como el de Adolf Hitler, Joan Miró o Tito Puente. Nada que pueda llevarnos al cannabis y su consumo. Tratándose de un símbolo que aúna reivindicaciones sociales, contraculturales y libertarias, sería de lógica pensar que existe una intrahistoria en el nacimiento de esta celebración.

Dependiendo de los recuerdos nebulosos que las fuentes puedan tener, el origen del 4/20 te lleva a dos corrientes predominantes. Otra vez como en ‘Lost’ y los habitantes de la isla, ¿estaban muertos o vivos?

Según la edición de mayo de 1991 de la revista ‘High Times’, el 4/20 comenzó en algún lugar de San Rafael, California, durante la década de los 70. El artículo firmado por Steven Bloom hablaba de que 420 era el código que utilizaba la policía para informar de un posible delito por consumo de hierba. Pero la realidad no tenía nada que ver con un código policial, aunque sí con la población californiana de San Rafael.

Hippies en los 70

Hippies en California – Imagen: PINTEREST

Un grupo de estudiantes de la High School autodenominados Los Waldos recibieron la noticia en otoño de 1971 de que un miembro del servicio de Guardacostas ya no podía cuidar su cultivo marihuana cerca de la península de Point Reyes. Al grupo de amigos se le encendió la bombilla y, como en tantas expediciones de ‘Lost’ o ‘Los Goonies’ con su mapa del tesoro, tramaron su propia aventura.

Los Waldos acordaron reunirse después de sus prácticas deportivas (eran todos atletas) en la estatua de Loius Pasteur que había fuera de la escuela. ¿La hora? Las 4:20.

Aunque las incursiones nunca tuvieron éxito ni encontraron el cultivo escondido, el grupo continuó quedando a la misma hora, las 4:20. Obviamente, todas estas quedadas iban acompañadas de porros, caladas y humo.  Y como suele ocurrir en tantos grupos de amigos, convirtieron la hora de quedada en una palabra clave. Una manera de poder comunicarse entre ellos y saber que iban a fumar. Decir “420” era decir “¿Quieres fumar?”. Ni el resto de estudiantes, ni los profesores, ni sus padres podían identificar de qué estaban hablando.

magen: Pinterest - © Jim Marshall Photography LLC

Janis Joplin y Jimmy Hendrix en los 70 – Imagen: Pinterest – © Jim Marshall Photography LLC

La clave, 420, comenzó a difundirse de manera espontánea y natural por todo San Rafael y posteriormente otras partes del estado de California. Para cuando el mundo entró en la década de los 90, el término ya se había propagado por lugares inesperados: Ohio, Florida o Canadá.

La internacionalización del 4/20 corrió a cargo de ‘High Times’. Su editor Steve Hager lo incorporó a todos los grandes eventos que organizaban, como la ‘Cannabis Cup’. Todo un mundo alrededor del 420. La publicidad que la revista dio es lo que lo convirtió en un concepto global.

Y de aquí, del 420, se sacó el día internacional de la marihuana. Tan sólo hubo que fijar una fecha a esa cifra de una manera lógica. Según el calendario estadounidense 4/20 es el 20 de abril. Así de fácil fue, no como ocurrió en ‘Lost’.