El mercado de la marihuana podría desplazar al del alcohol

Ayer poníamos a prueba la afirmación polémica y contraintuitiva de que la marihuana, antes que ser una droga de entrada, era más bien una droga de salida. Hoy ponemos a prueba otra afirmación del mismo corte: que el mercado de la marihuana tiene potencial para desplazar al del alcohol.

 

Por supuesto solo se puede someter a prueba una afirmación así en aquellos lugares donde ambas sustancias sean legales bajo términos parecidos, como ocurre ya en muchos lugares de Estados Unidos. Antes de bucear en los entresijos del tema, podemos tener una panorámica muy general del asunto haciendo una búsqueda en google con estas entradas: marijuana, alcohol, sales (marihuana, alcohol, ventas). En la primera página de resultados ya nos encontramos titulares bastante llamativos como:

Marijuana sales overtake alcohol in US city for first time (Las ventas de marihuana sobrepasan las de alcohol en una ciudad de EEUU por primera vez)

Recreational weed is killing alcohol sales in legal states (La marihuana recreativa está matando las ventas de alcohol en los estados donde está legalizada)

Medical marijuana took a bite out of alcohol sales (La marihuana medicinal le arrebata un bocado a las ventas de alcohol)

Y un largo etcétera. Lejos de tratarse de un simple titular sensacionalista, parece que está sustentado por datos empíricos. Un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Connecticut y de la Universidad Estata lde Georgia, han comprobado con bastante solidez que la venta de bebidas alcohólicas se ha reducido tras la introdución de leyes que regulan el acceso a la marihuana medicinal. Comparando los datos de más de 2000 condados entre los años 2006 y 2015, han constatado que en aquellos condados situados en estados donde la marihuana medicinal es legal, la venta de bebidas alcohólicas se ha reducido un 15%. Los investigadores concluyeron que

“la marihuana y el alcohol son fuertes sustitutos. Los estados que han legalizado el consumo de marihuana medicinal experimentan disminuciones significativas en la venta agregada de alcohol, cerveza y vino. Es más, los efectos no son de corta duración, con reducciones significativas observadas hasta 24 meses después de la aprobación de la ley.”

 

Pero un estudio puede resultar anecdótico, por lo que no está de más aportar otras evidencias que sustenten la afirmación que ponemos a prueba: según datos recopilados por OutCo y Moncloe Research, los veintañeros californianos de la era post-legalización están sustituyendo en gran medida la cerveza por marihuana. Además nos encontramos que un análisis de 2016 sobre el consumo de cerveza en Colorado, Oregon y Washington, tres estados en los que la marihuana recreativa es legal, mostró que las ventas al consumidor final tuvieron muy bajos rendimientos colectivamente en los años subsiguientes a la legalización.

También la firma de análisis financieros Cowen & Co. A través de una de sus analistas, Vivien Azer, nos cuenta que:

 

“Tanto en Estados Unidos como en Canadá, hemos visto claros signos de sustitución entre el alcohol y el cannabis, en particular entre los consumidores adultos más jóvenes. … En Ontario, vemos las mismas tendencias. De hecho, en toda América del Norte, más del 60% de los consumidores de cannabis informan de una cierta reducción del consumo de alcohol cuando el cannabis ya se está consumiendo”.

 

Toda esta retahíla de evidencias podríamos enmarcarlas dentro de las pruebas positivas, pero por si aún no fueran suficientes, ¿a qué conclusión llegaríais, si os contásemos que el hecho de que no se aprobase en 2010 la Proposición 19 para la regulación del cannabis en California, fuera debido a la presión de las grandes compañías de bebidas alcohólicas? Wikileaks publicó el años pasado una serie de emails hackeados de DNC que revelaron que Wine & Spirits Wholesalers of America etiquetó en la legalización de la marihuana como un “asunto clave” y que California Beer and Beverage Distributors financió la campaña contra la Proposición 19. Más claro agua. A veces las pruebas negativas terminan de apuntalar solemnemente una afirmación en principio cuestionable.

Por último, desde Nekwo consideramos que estos datos demuestran que la sociedad no es tan idiota o infantil como las autoridades parecen pretender con sus políticas paternalistas e hipócritas. Hemos hablado muchísimas veces de un hecho que está más allá de toda duda y que la ciencia confirma una y otra vez: el alcohol es una droga muchísimo más peligrosa que la marihuana, tanto a nivel individual como social. Cuando pones ambas sustancias en un plano de igualdad, comprobamos que la sociedad prefiere la opción más segura. ¿A qué esperan nuestras autoridades para tomar en consideración estos datos?

 

 

 

Hablar del cannabis con los niños

Algunas conversaciones o temas que comienzan a ser necesarios en otros países, en los que la situación del cannabis en la sociedad evoluciona más rápidamente, parecen fuera de lugar en el nuestro, nos vienen aun grandes. En cualquier caso, no está de más ir avanzando la forma en que tendremos que abordar el tema del cannabis con nuestros niños, para cuando ocurra la eventualidad de que se acabe la prohibición.

¿Cómo hemos de hablar del cannabis con los niños?

 

A algunos les sorprenderá la respuesta rápida y a otros les parecerá una perogrullada: hemos de tratar el tema exactamente igual a como tratamos el alcohol, el tabaco o los medicamentos. En una sociedad madura eso debería bastar. De hecho, estamos seguros de que la mayoría de sociedades democráticas, libres y modernas están perfectamente preparadas para asumir la liberalización del cannabis y su regulación de forma análoga a otras sustancias controladas. Pero al igual que ocurre con un adolescente al que no se le permite ejercer la responsabilidad que se le presupone, la prohibición no solo no evita el consumo, sino que fomenta conductas rebeldes e irresponsables, pero ese es otro tema.

 

Antes de iniciar cualquier conversación lo más importante es la seguridad. Si consumes cannabis, almacénalo de forma segura. En España con toda probabilidad tu cannabis no proceda de un bonito dispensario situado entre la pescadería y el kiosko, sino que lo habrás comprado en el mercado negro, te lo habrá dado un amigo o lo habrás cultivado tú mismo. Si bien en EEUU te pueden servir tu cannabis legal en un envase a prueba de niños, en España tendrás que invertir tú mismo en recipientes o bolsas de seguridad. Pero sabemos que toda seguridad es poca, y únicamente envasar adecuadamente y esconder resultará cada vez más arriesgado conforme tus hijos crecen, por lo que te recomendamos que uses una caja de seguridad, un cajón con cerradura o cualquier otro medio de poner la sustancia bajo llave.

La conversación del cannabis con los niños

Al contrario que está ocurriendo en muchos estados de EEUU o países como Uruguay, en España aun tendremos que esperar para tener una generación nacida en la era post-prohibición. A pesar de que la marihuana va dejando de ser un tabú y aumenta su presencia en la sociedad y en los medios, aun estamos lejos de ver carteles publicitarios enormes con cogollos resinosos, como se pueden ver en Oregón o California, o dispensarios en la vía pública, excelentes oportunidades para iniciar una conversación  de cannabis con los niños. Al contrario que allá, nuestra conversación con nuestro hijo en España o en cualquier país donde el cannabis esté prohibido, tiene un aliciente de riesgo. No es lo mismo que el niño cuente en la escuela que ha hablado con su papá de marihuana en un sitio en que es legal, que en uno donde es ilegal.

 

Por supuesto, no podemos pretender, en el tema del cannabis, liderar nada, cuando nuestros responsables políticos nos tratan a la sociedad como a chiquillos, por lo que tendremos que darle la voz a quienes pueden ejercer su responsabilidad, porque sus dirigentes supieron integrar en sus políticas la madurez de las sociedades que administran.

 

En un contexto de saludable regularización del cannabis como el del estado de Colorado, el Hospital Infantil publicó una guía para ayudar a los padres a hablar con sus hijos acerca del cannabis. ¿No es esto maravilloso? Si bien sugieren que la edad ideal para inicar la conversación son los 10 años, se puede abordar antes el tema si el niño hace preguntas. Como en las eventuales conversaciones de sexo con adolescentes, a mayor comunicación, menores riesgos. En general la conversación inicial debe ir encaminada a conocer qué sabe el niño del cannabis y cuáles son sus inquietudes o temores al respecto, para lo cual se ha de crear un entorno de comunicación. Si te pones a la defensiva o tratas el tema como un tabú, tu hijo lo percibirá y el entorno de comunicación se verá afectado, aumentando las posibilidades de que el niño se relacione irresponsablemente con el cannabis en el futuro.

 

Es fundamental recalcar los riesgos de su uso en niños y adolescentes, pero si eres consumidor podrá sonar a un “haz lo que te digo y no lo que hago”. No obstante, al igual que con el alcohol y el tabaco, la limitación de edad tiene una razón de ser muy importante que tu hijo debe conocer: el cannabis (o el alcohol) no afecta de la misma manera a un niño que a un adulto. En un niño las consecuencias del consumo de cannabis pueden ser dramáticamente irreversibles, dado que afecta al crecimiento del cerebro.

 

Dependiendo de la edad de tu hijo, el enfoque de la conversación de cannabis con los niños será diferente

Antes de los 10 años, los niños son más receptivos a la información que proveas. Es una edad en la que todavía no se forman juicios propios por lo que tus opiniones y observaciones se marcarán a fuego. Sé directo y claro, comenta el uso médico y recreativo y háblales de cómo reaccionar si alguien les ofrece cannabis: rechazar algo que aun es muy peligroso para su salud y acudir a un adulto de confianza para contarle lo que ha pasado.

De 10 a 12 años aun no habrán desarrollado plenamente sus opiniones, pero ya comienzan a toparse con el tema a través de compañeros de escuela y otros entornos. En esta edad ya les puedes hablar de hechos concretos acerca de la afección de la marihuana en el cerebro en desarrollo y darles claves concretas para rechazar su uso. Pueden empezar a recibir presión social de su entorno, por lo que hay que darles herramientas, sobre todo información, para que perciban el consumo en menores como “no cool”.

De 13 a 18 años ya se habrán formado su propia opinión y si todo ha ido bien en los años previos, será un adolescente responsable que cuando alcance la adultez podrá elegir libre y responsablemente si consume o no. En cualquier caso es bueno volver a la conversación de vez en cuando, hacer preguntas que reafirmen lo que ya sabe y volver a los consejos mencionados antes. El cerebro no se desarrolla plenamente hasta los 22 años más o menos, por lo que el uso continuado del cannabis bajo esta edad puede generar efectos negativos irreversibles. Pero no se trata solo de eso: un menor que es sorprendido consumiendo se expone a sí mismo y a su familia a muchísimos otros riesgos que debe conocer, de tipo penal y social. Tu hijo debe así disponer de toda la información para poder elegir con sabiduría.

Por último, si tú mismo eres consumidor, deberás poder justificárselo a tu hijo de la forma adecuada. No te montes un peliculón: al fin y al cabo, llevamos lidiando toda la vida con la misma situación con el alcohol y el tabaco. Si es por causas medicinales, es fácil de explicar, aunque deberás insistir en que el fuerte dolor de espalda de papá se puede tratar con cannabis, pero no el de un niño, porque su cerebro aun está en desarrollo. Y si eres un consumidor recreativo siempre puedes abordarlo exactamente igual que cuando tu hijo te pregunta por qué tomas una cerveza o una copa. Es una buena ocasión para insistir de nuevo en el nivel de desarrollo del cerebro y en el consumo responsable. Tu hijo ha de percibir esa responsabilidad: que fumas fuera, en el balcón o la terraza, que no lo haces antes de conducir ni cuando realizas actividades de riesgo, que no abusas y que no afecta negativamente a tu relación con él… Siempre ten en mente que la mejor información que recibirá tu hijo será la que perciba de tu actitud, más que de tus palabras.

 

 

 

¿Fumaba Pablo Escobar marihuana?

Hace ya un tiempo os contábamos cómo Pablo escobar cambió la marihuana por la cocaína como activo principal de sus negocios en estas dos entradas (parte I y parte II). 

¿Fumaba Pablo Escobar marihuana?

Pablo Escobar entra en la escena de la Historia justo en la transición entre el reinado de la marihuana setentera y el imperio de la cocaína ochentera. Con una carrera como delincuente muy prometedora, en la que pasó de pequeños hurtos a convertirse en el mayor narcotraficante del Universo, si se me permite abarcar con esta exageración lo que podemos conocer, no le hizo ascos a prácticamente ninguna asignatura del criminal avezado: secuestro, asesinato, extorsión, estafa, contrabando, terrorismo… lo que se te ocurra.

A mediados de los 70 ya tenía negocios boyantes con el “oro verde” colombiano, al que le había tomado afición desde que traficara con él por las calles en su juventud, pudiéndose comprar su primera moto con las ganancias, hasta que se dio cuenta de que la cocaína era un mercado con un potencial mucho más poderoso. Con ella construyó su imperio, llegando a ser una de las personas más ricas del mundo. Pero, sin entrar en los tan cacareados detalles de la biografía de esta combinación de genio megalómano, influencer, Robin Hood paisa, magnate y psicópata, ¿le daba o no al porrete?

En el libro biográfico Killing Pablo de Mark Bowden (2009) menudean los testimonios que hablan de la afición de fumar Pablo Escobar la marihuana. Las nubes de humo cannábico eran una constante en sus tertulias y negociaciones, y le gustaba contar historias escabrosas Pablo Escobar fumaba marihuana. Sorprendentemente, no tenía afición por la cocaína, tampoco fumaba tabaco y tomaba poco alcohol, pero era común ver como fumaba Pablo Escobar  marihuana hasta su muerte.

En la serie Narcos de Netflix podemos ver como fumaba Pablo Escobar marihuana

La afición de Escobar por la marihuana aparece reflejada en la serie Narcos de Netflix, en la que vemos en diferentes escenas cómo el personaje interpretado magistralmente por Wagner Moura corta cogollos de una planta, o fumando con su primo Gustavo Gaviria Rivero.

También sabemos por las reuniones que el periodista Germán Castro Caycedo tuvo con el capo colombiano, en las que le sometió a entrevistas con el fin de escribir un libro que nunca se materializó, de la poca afición de Escobar al licor, siendo al parecer una cerveza sin alochol de importación su bebida favorita. Castro Caycedo cuenta además de él que sin embargo a las 3 de la mañana se fumaba religiosamente su cigarrillo de marihuana.

Parece evidente que la relación de este magnate de las drogas con la marihuana es la razón por la que existe una potente variedad de genotipo 100% colombiano bautizada con su nombre, muy psicodélica y que puede dejarte tumbado a la mínima que te pases. Parece que los efectos de este híbrido al 50/50 con su cerca de 25% de THC hacen honor a la locura de vida que tuvo el mismo Escobar.

El cannabis protege al hígado de los efectos del abuso de alcohol

¿Y si el consumo de marihuana resultase un tratamiento eficaz para reducir la prevalencia de enfermedades hepáticas en alcohólicos?

Quizá aquellos que están más mediatizados por esa idea falaz, esa importura histórica, ese despropósito que atenta contra el sentido común más básico de que la marihuana es más peligrosa que el alcohol, se enfrentarán a cierta disonancia cognitiva si continúan leyendo el artículo de hoy. En otras ocasiones ya hablamos de cuánto más peligroso es el alcohol que el cannabis o, dicho de otra forma, cuánto más seguro es el cannabis que el alcohol. También sabemos que la industria del cannabis podría mejorar la salud general de la sociedad dado su potencial para desplazar a la industria del alcohol. Pero hoy descubriremos otra sorprendente relación entre estos dos mundos.

 

En Nekwo no queremos hacer apología del consumo irracional de drogas, sino traeros información veraz, tan veraz como pueda proveer la ciencia, a la que siempre apelamos citando publicaciones de las revistas científicas más prestigiosas. Y la información de hoy no es una excepción: en la revista Liver International, que es la publicación oficial de la Asociación Internacional para el Estudio del hígado, leemos en un muy reciente artículo del Instituto Nacional para la Investigación Científica de la Universidad de Quebec, que el consumo de cannabis está asociado a una menor prevalencia de las etapas progresivas de la hepatopatía alcohólica. Esto, por supuesto, no significa en absoluto que fumar maría sea un antídoto contra los efectos de las borracheras, sino que el cannabis puede reducir la gravedad o la incidencia de las lesiones hepáticas que produce el alcohol.

 

El estudio resume sus resultados y conclusiones de esta manera:

“Nuestro estudio reveló que entre los consumidores de alcohol, aquellos que adicionalmente consumen cannabis mostraron probabilidades significativamente menores de desarrollar esteatosis alcohólica, esteatohepatitis, fibrosis, cirrosis y carciroma hapatocelular (…). Nuestros hallazgos sugieren que el consumo de cannabis está asociado a una incidencia reducida de enfermedad hepática en alcohólicos.”

 

El estudio, el más grande de este tipo realizado hasta la fecha, analizó los registros de alta de cerca de 320 mil pacientes con historial de abuso de alcohol. Terence Bukong, hepatólogo e investigador jefe del estudio, afirma además que los consumidores adictos (al cannabis) realmente están mucho más protegidos que los no adictos contra las enfermedades hepáticas alcohólicas.

 

Según el estudio, los alcohólicos que no consumían cannabis tenían un 90% de probabilidad de desarrollar una enfermedad hepática, mientras que en los alcohólicos que consumían cannabis moderadamente la cifra de incidencia bajaba dramáticamente al 8%. En adictos a la marihuana que además eran alcohólicos, la probabilidad se reducía aun más, a un 1,36%. Dicho de otra manera, aunque suene políticamente incorrecto, si tienes un problema serio con el alcohol, pero serio de verdad, al mismo tiempo que buscas ayuda para solucionarlo, quizá te convendría consumir marihuana, mucha marihuana.

 

Pero ojo, este es un estudio de correlación basado en la población, por lo que extraer conclusiones definitivas no sería lo adecuado, aunque parece consistente con otro artículo científico publicado el pasado octubre, según el cual la prevalencia más baja de esteatosis hepática no alcohólica en una población de 8200 pacientes cuyos historiales fueron consultados, se dio entre aquellos que eran consumidores adictos a la marihuana. El mismo estudio, que no se centraba necesariamente en bebedores, reveló otro dato singular: los consumidores de cannabis tenían generalmente peores dietas, consumían más calorías, refrescos y alcohol, pero presentaban menor tendencia a la obesidad.

 

A pesar de los prometedores hallazgos revelados por estos dos estudios, hace falta aun mas investigaciones para conocer con detalle las interacciones entre el cannabis y el hígado, y los efectos de diferentes concentraciones de cannabinoides en este órgano, los mecanismos moleculares que tienen lugar, así como los potenciales efectos secundarios. Por lo tanto, tomad de nuevo nuestra palabra: consumid con responsabilidad y moderación, sea lo que sea, y si tenéis algún problema serio no hagáis tonterías y buscad ayuda.

¿Cómo afecta la marihuana en la sexualidad masculina?

Los efectos terapéuticos de la marihuana y su potencial para tratar diversos síndromes y enfermedades son tomados cada vez más en serio por los investigadores, y también se está estudiando en el contexto de la sexualidad humana. ¿Qué es lo que hoy sabemos acerca la marihuana en la sexualidad masculina?

 

Resulta evidente que la prohibición generalizada de la marihuana en el mundo ha retrasado nuestro conocimiento científico acerca de sus efectos en el cuerpo humano, tanto negativos como positivos. A pesar de todo, cada vez es más indiscutible que su consumo es menos pernicioso para la salud que el del alcohol, sobre todo cuando se consume de formas alternativas que no implican la inhalación de humo. Pero, ¿cómo afecta a la sexualidad masculina?

 

Muchos son los mitos que hay acerca de los efectos de la marihuana en la función sexual masculina. La mayoría se deben al hecho de que los efectos son reportados por los mismos consumidores, por lo cual su percepción podría estar sesgada por las alteraciones que el cannabis produce en la conciencia. Por ejemplo, la afirmación de que la marihuana ayuda a los hombres a durar más tiempo realizando el acto sexual, podría deberse simplemente a que uno de sus efectos conocidos es la alteración de la percepción subjetiva del tiempo. En palabras más simples, cuando estás colocado de marihuana sientes que tardas más en consumar el acto sexual, pero su duración real podría no ser diferente que estando completamente sobrio.

 

Un estudio de la Journal of Sexual Medicine publicado en 2011, sugiere que existe una relación negativa entre el consumo de cannabis y la función eréctil. El estudio se realizó con animales en los que se constató que el cannabis producía efectos inhibitorios en determinados receptores del tejido eréctil del pene. Con todo, los autores no extraen conclusiones definitivas acerca de lo que implican estos hallazgos en la sexualidad masculina humana y recomiendan más investigaciones.

 ¿Efecto negativos de la marihuana en la sexualidad masculina?

Pero hay que tener en cuenta un argumento en el que insisten los investigadores y que podemos condensar en una cita de Paracelso: “la dosis hace el veneno”. El consumo moderado de cannabis o de alcohol no solo parece tener efectos negativos mínimos o despreciables en la función sexual, sino que pueden producir, en dosis bajas, un efecto estimulante, aumentando la deshinibición y el apetito sexual, como mostró un artículo publicado en el Current Sexual Health. Por otra parte, el abuso de estas sustancias puede producir problemas en la función sexual, como dificultades en alcanzar el orgasmo o para lograr una erección. En el caso del cannabis, un estudio de 2012 publicado en la Journal of Psychoactive Drugs concluyó que la prevalencia de la disfunción eréctil es tres veces mayor entre los consumidores diarios de marihuana que entre los no consumidores.

 

Otro estudio de la American Journal of Epidemiology publicado en 2012 encontró una relación entre el consumo de marihuana y un peor recuento y calidad del esperma. El 29% de los 215 sujetos de estudio daneses que consumieron marihuana durante tres meses (nota: ¿quién no se apuntaría a este tipo de estudios por el avance de la ciencia?) desarrollaron este efecto, aunque todo sea dicho, parece que las cosas vuelven a su cauce cuando uno deja de consumir, por lo que se considera este hallazgo como una vía de estudio para tratamientos de control de natalidad.

 

Por otro lado, un estudio realizado por la Federation of American Societies for Experimental Biology  sobre la marihuana en la sexualidad masculina halló que un receptor de nuestro sistema endocannabinoide, el CB2, ayuda a regular la formación de esperma. El estudio afirma que este hallazgo no solo supone que la marihuana puede afectar negativamente la fertilidad masculina, sino que abre la vía para una estrategia terapéutica para tratar la infertilidad masculina.

 

¿Cuáles son nuestras recomendaciones? Si planeas tener hijos, ponte a la faena un par de meses después de interrumpir el consumo de marihuana (y de alcohol, especialmente de alcohol) solo si estás experimentando problemas para conseguir una fecundación, y si lo que necesitas es un empujoncito para tener una buena experiencia en la cama, pues lo de siempre: consume responsable y moderadamente y a disfrutar de la vida, que son dos días.

Dos niños desafían el estatus legal de la marihuana en EEUU

Una demanda en la que participan dos niños de 7 y 12 años cuestiona la constitucionalidad de la prohibición de la marihuana en EEUU.

A pesar de que 30 estados de EEUU se ha legalizado la marihuana medicinal y en 9 de ellos su consumo recreativo, a nivel federal la planta sigue considerándose una sustancia peligrosa clasificada con nivel I en la Ley de Sustancias Controladas. Las sustancias que entran en este nivel de clasificación tienen, presuntamente, un elevado potencial de abuso, carecen de uso médico aceptado y de ausencia de seguridad de su uso bajo supervisión médica. Además de que ninguna de estas tres cosas es cierta para la marihuana, las leyes federales parecen contradecir la clasificación a la que está sometida, pudiendo ser incluso inconstitucional.

En este contexto, actualmente hay una demanda en curso originalmente interpuesta por cinco demandantes el pasado julio, que está desafiando la actual prohibición federal de la marihuana. Por un lado, tenemos a los demandados, que son nada menos que el mismo Departamento de Justicia, el Fical General del Estado Jeff Sessions y la DEA (Administración para el Control de Drogas) y por otro lado a cinco demandantes, dos de los cuales son dos niños de 7 y 12 años.

El primero es el pequeño Jagger Cotte, que sufre del síndrome de Leigh, una enfermedad rara neurodegenerativa, mientras que la segunda es Alexis Bortell, que padece epilepsia. Los otros tres demandantes son el ex-jugador de la NFL Marvin Washington, quien actualmente vende productos deportivos con cannabis infusionado; José Belén, que padece de síndrome de estrés postraumático, y  la Asociación Cultural del Cannabis.

Los demandantes afirman que la prohibición del cannabis es anticonstitucional y lo justifican aludiendo fundamentalmente a estos tres hechos:

  1. Que el mismísimo Gobierno Federal posee una patente de cannabis medicinal.
  2.  Que en 1976, el Programa de Uso Compasivo de Nuevos Medicamento en Investigación (Compassionate IND), suministró cannabis medicinal a 14 pacientes.
  3. Que incluso la administración Nixon intentó legalizar la marihuana.

El padre de Alexis, Dean Bortell, exponía la contradicción con estas palabras: “los niños (que necesitan la marihuana medicinal) crecen viendo esta hipocresía… pero vamos a acabar con ella”. ¿Cómo es posible que 30 estados hayan aprobado el uso medicinal de la marihuana, que su uso terapéutico esté más allá de toda duda, al mismo tiempo que sigue estando clasificada como sustancia controlada de clase I?

A pesar del poder de los demandados, Alvin Hellerstein, el juez que instruye el caso, ha reconocido que la marihuana está ayudando a Alexis y a Jagger, además de a mucha más gente. El juez Hellerstein se dirigía a Michael Hiller, el abogado principal de los demandantes, con estas palabras durante la audiencia:

“Sus clientes son la prueba viviente de las aplicaciones médicas de la marihuana. Tengo que asumir las alegaciones plausibles en su demanda como verdaderas. ¿Cómo podría nadie decir que la marihuana no ha salvado la vida de sus clientes? Nadie podría, ¿cierto?”

 

 

¿Es seguro el consumo de CBD durante el embarazo?

El aumento del consumo de marihuana entre las embarazadas en EEUU, hace más pertinente la urgencia de conocer la respuesta a la cuestión de hasta qué punto es seguro el consumo de CBD durante el embarazo.

La respuesta rápida es la misma que daríamos con respecto al alcohol o el tabaco: el consumo de marihuana durante el embarazo es peligroso para el desarrollo del bebé, por lo que su uso durante esta etapa lo desaconsejamos totalmente. Una vez aclarado esto, ¿qué pasa con los productos basados en el CBD?, ¿son igualmente peligrosos consumir CBD durante el embarazo?

El CBD o cannabidiol es el principal cannabinoide no psicoactivo presente en la marihuana. Esto quiere decir que el CBD no es el responsable del colocón, como los es el THC. Sin embargo, posee múltiples y demostradas propiedades terapéuticas como analgésico, antiinflamatorio, antiemético (reduce la náusea y el vómito), así como eficaz en el tratamiento de trastornos afectivos.

También se usa en el tratamiento de artritis y epilepsia, y se investiga su capacidad para combatir células precursoras del cáncer. Muchas de estas propiedades pueden ser aprovechadas para tratar desórdenes propios del embarazo (dolores, náusea, cambios de humor…)  con más seguridad que mediante el empleo de medicamentos sintéticos.

La forma más segura de consumir CBD durante el embarazo es mediante extractos 100% naturales del cannabis, ya sea en forma de aceite, cápsulas o lociones. Los productos basados en CBD, sin trazas de THC, son legales incluso en muchos lugares donde el cannabis es ilegal. En cualquier caso, si consideras consumir CBD durante el embarazo, conviene tener en cuenta una serie de advertencias:
1) Evita los productos publicitados como “ricos en CBD”, lo cual implica habitualmente que contienen THC. Las mujeres embarazadas deben evitar el THC aunque se encuentre presente en cantidades mínimas.
2) Evita fumar. Los químicos producidos en la combustión afectan negativamente el desarrollo del bebé.

3) Evita productos comestibles manufacturados con CBD. Durante el embarazo se deben evitar todos los químicos potencialmente peligrosos y una manera efectiva de hacerlo es evitar consumir comestibles que no hagas tú misma o de los que no tengas garantías absolutas sobre su origen e ingredientes.

4) Si decides consumir CBD, emplea su forma más orgánica: extractos 100% naturales de cannabis.

 

¿Es entonces seguro el consumo de CBD  durante el embarazo?

La investigación de las propiedades y efectos del cannabis y sus componentes es relativamente reciente. El consumo de cannabis y en particular de productos con THC está desaconsejado no sólo en embarazadas, sino en mujeres (¡y hombres!) que estén intentando tener un hijo, además de durante la lactancia. El sistema endocannabinoide de nuestro organismo regula muchísimas funciones (humor, apetito, metabolismo, memoria, sueño, movimiento, respuesta inmunológica…) y juega un papel fundamental en el desarrollo de un niño.

Los compuestos del cannabis pueden interferir en el desarrollo normal del cerebro, pero, así como existe una mayor literatura científica acerca del peligro potencial del THC en el embarazo y en el desarrollo del niño, hay muy poca acerca de la influencia del CBD.

Podemos estar razonablemente seguros de que el CBD es mucho menos pernicioso que el THC durante el embarazo, y no hay evidencia de que su consumo moderado esté asociado a problemas perinatales o del desarrollo del bebé.

En cualquier caso, apelamos a la responsabilidad de cada cual y, a falta de mayor información, recomendamos aparcar el consumo de cannabis en cualquiera de sus formas hasta que la seguridad del niño no esté comprometida. Confiamos en que la progresiva liberalización de la marihuana estimule la investigación para dar una respuesta definitiva a esta cuestión.

5 beneficios de la marihuana en la mujer

Desde la antigüedad, la marihuana ha sido un aliado habitual en muchas culturas de la salud de las mujeres, hoy hablamos de los beneficios de la marihuana en la mujer 

 

No fue sino hasta el siglo XX cuando la marihuana empezó a tener una mala reputación artificial, inducida por diversos grupos de poder. Hasta entonces, como remedio terapéutico resultaba común incluso en occidente. Hoy todavía sigue formando parte de la medicina ayurvédica de la India y es usada con fines terapéuticos por muchas culturas en el mundo. Por suerte, poco a poco la medicina moderna se está volviendo a tomar en serio las propiedades de esta planta y va demostrando los beneficios de la marihuana en la mujer. Basándonos en evidencias históricas y científicas, os presentamos algunas razones por las que la marihuana es excelente para la salud femenina.

 

Los 5  beneficios de la marihuana en la mujer:

 

Alivia los dolores menstruales

El THC, componente principal del a marihuana, tiene propiedades analgésicas además de antiespásticas, aliviando las tensiones de los cólicos menstruales. También es efectiva para tratar síntomas del síndrome premenstrual como la hinchazón, migrañas y náuseas. Se sabe que la Reina Victoria de Inglaterra trataba sus cólicos menstruales con tinturas de índica. Su médico, Sir J. Russel Reynolds, escribía sobre esta planta en 1890: “Cuando se administra con cuidado y de forma pura, se trata de una de las medicinas más valiosas de que disponemos”.

En China, el Pen T’sao Kang Mu fue compilado por Li Shih-Chen en 1569 basado en antiguas tradiciones. En él se recomendaban los cogollos de marihuana para tratar desórdenes menstruales además de desctibir el empleo de sus semillas para tratar las dificultades post-parto, así como el jugo de raíces, que parecía ser efectivo para expulsar la placenta y contener la hemorragia.

 

Calma el dolor de cabeza y las migrañas

Las mujeres son tres veces más propensas a padecr migrañas que los hombres. La marihuana era el tratamiento de preferencia para tratar dolores de cabeza en occidente hasta la década de 1940, cuando empezó a sustituirse por analgésicos más modernos. A pesar de ello, todavía hoy algunos estudios establecen la marihuana como un tratamiento más eficiente para este problema que los medicamentos comunes. Según un informe histórico y científico escrito por el doctor en neurología e investigador Ethan Russo, la marihuana era empleada como tratamiento común del dolor de cabeza en múltiples culturas antiguas (egipcia, india, china, asiria, griega, romana e islámica).

 

Combate la depresión 

Por desgracia, la incidencia de las depresiones profundas en mujeres es el doble que en hombres. La marihuana ayuda a mejorar el humor y estimula el sentimiento de bienestar. Según Cannabis: Evolution and Ethnobotany escrito por Robert Clarke y Mark Merlin, la medicina ayurvédica de la India empleaba la marihuana para promover la felicidad y estimular la locuacidad. Con este propósito también se usaba esta planta en la Islas Británicas. A finales del s. XIX, el farmacólogo británico Walter Ernest Dixon afirmaba que la marihuana era un valioso “complemento alimenticio” y que, inhalada o fumada era beneficiosa contra “ataques de depresión, fatiga mental, dolores de cabeza y agotamiento”.

Cada día, gracias a investigaciones vigentes y grupos de estudios, se van descubriendo más beneficios de la marihuana en la mujer

 

Reduce la fatiga

El síndrome de fatiga crónica es diagnosticado de entre dos y cuatro veces más a mujeres que a hombres. En la India, Himalaya y Europa, la marihuana se usaba para aumentar el aguante físico y proporcionar alivio a la fatiga. Dependiendo de la dosis, la forma de preparación y la variedad de la marihuana, se usaba como ayuda para conciliar el sueño.

 

Controla los síntomas de la menopausia

La marihuana no sólo interacciona con el cerebro humano, sino también con varios sistemas del cuerpo humano, como el sistema reproductor. Algunos componentes de la marihuana interactúan activamente con el estrógeno, la hormona sexual femenina, y factor clave en los síntomas menopausia. De esta forma la marihuana ayuda a aliviar las sofocaciones regulando la temperatura corporal, mejora el humor, fortalece los huesos, suplementa la terapia de sustitución de estrógenos, estimula el apetito sexual, combate el insomnio, ayuda a aumentar peso y alivia los dolores.

Las 10 mejores variedades de cannabis para potenciar tu vida sexual

El empleo de afrodisíacos naturales para mejorar la vida sexual es tan antiguo como la humanidad. Hoy te hablamos de las variedades de cannabis para potenciar tu vida sexual.

Dependiendo de la variedad de cannabis para potenciar tu vida sexual, podremos aprovechar sus efectos estimulantes de distintas formas en nuestra vida sexual, ya sea con alguien… o incluso a solas. La siguiente lista es una guía general cuya precisión depende de varios factores:

 

  • El tipo de sexo vas a practicar (a solas, en compañía, lento y romántico, lujuria desenfrenada…)
  • La forma en la que diferentes cepas afectan a tu cuerpo
  • El método de consumo que vas a emplear (fumada, vaporizada, aceite, ingerida…)

 

  1. GSC (Girl Scout Cookies)

Esta quizá sea la más atractiva para la mayoría porque comúnmente tenemos más acceso a la satisfacción sexual a solas que con un compañero… o varios. La GSC es ideal para la masturbación, dado que es creativa y eufórica. Ayuda a enriquecer fantasías y hacerlas más vívidas por lo que raramente necesitarás de estimulación adicional, gráfica o de cualquier otro tipo.

 

  1. Bubblegum Kush

Su subidón embriagador propicia un estado sensual, más ideal para hacer el amor que para tener simple sexo. Bubblegum Kush es más apropiado para el sexo íntimo e intenso, con caricias y contacto visual, que para el folleteo frenético. Deberás esperar un orgasmo relajado y dulce, más que una catarsis de tensión y músuclos contraídos.

 

  1. Sour Diesel

Al contrario que la Bubblegum Kush, Sour Diesel produce un subidón de energía excitante ideal para el sexo desenfrenado. Te mantiene en un estado de “no pares, sigue sigue” hasta un orgasmo explosivo. Ideal para mañanas de sábado.

 

  1. Harlequin

La mejor manera de empezar el día es obviamente con un polvete mañanero, especialmente si tienes el típico curro de 9 a 5. Esta cepa con un alto contenido en CBD produce un efecto relajante y despeja la mente, por lo que es ideal para acompañar el sexo antes de un día de trabajo. Te mantendrá enfocado y a tope en lo que estás haciendo.

 

Aumentamos el listado de las variedades de cannabis para potenciar tu vida sexual

  1. Jillybean

Eufórica, creativa y estimulante, es ideal para probar cosas nuevas, incorporar nuevos ingredientes en tu menú sexual o embarcarse en roles excitantes. Ideal para atreverte sin inhibiciones a pedirle a tu pareja nuevos juegos en la cama, o si te va el sexo excéntrico.

 

  1. Cherry Diesel

Para terminar el día relajándose y teniendo una sesión de sexo increíble al mismo tiempo, esta sativa te proporciona euforia y vitalidad con su empujón de energía instantánea, suficiente para quitarte los pantalones y para que se los quite tu pareja sin rodeos. Todos ganan.

 

  1. Strawberry Cough

Su subidón relajante y cosquilleante te pondrá de inmediato una sonrisa en la cara, y su toque revitalizante en el cerebro te pone en el tono preciso para una sesión de sexo alegre y desenfadado, sin provocar daños serios en el mobiliario.

 

  1. Granddaddy Purple

Con apenas unas caladas de esta índica que te suministra un toque de euforia cerebral y un subidón relajante, te pondrás a tono con total garantía. Quién iba a decir que el “abuelito púrpura” podría poner cachondo a cualquiera.

 

  1. Ultimate Trainwreck

Si lo que quieres es ir a otra dimensión, aniquilar tu claridad mental (en el mejor sentido) y excitar tu creatividad e imaginación sexual más atrevida, esta es tu cepa. Si tu pareja es muy aprensiva y no se atreve a hacer esto o aquello, unos toques de  Ultimate Trainwreck convertirán en humo cualquier inhibición y timidez.

 

  1. Purple Princess

Pero si lo que quieres es un achuchón de los buenos sin sentir que te ha arrollado un tren de mercancías, la princesa púrpura te pone rápidamente en un tono deliciosamente eufórico y eróticamente divertido, siempre que no le des esa calada de más. Si sigues este consejo, la princesa te llevará suavemente en su carroza en un feliz viaje hasta Villa-Orgasmo.

 

 

Nano drones y cannabinoides la solución al cáncer de pulmón

Un nuevo estudio sugiere que la utilización de nano drones con cannabinoides puedes ser la solución contra el cáncer de pulmón.

 

Aunque pueda sonar raro, incluso a ciencia ficción, la biotecnología acaba de llegar. El uso de implementaciones tecnológicas en nuestro cuerpo para diagnosticar frenar, combatir y curar enfermedades comienza a hacerse común. Por ello, ahora, un grupo de investigadores de la Harvard Medical School en Boston acaba de sugerir en su último estudio, el uso de nanomateriales inteligentes (nano drones con pequeñas partículas en su interior) para frenar y luchar contra los tumores del pulmón. A modo de misil, estas pequeñas nanopartículas se enviarían directamente al tumor en el pulmón, que se vería atacado por todo el arsenal a disposición de los pequeños drones enviados por nuestro flujo sanguíneo y así conseguir con nano drones con cannabinoides hacer frente al cáncer de pulmón.

Según cuentan en el estudio, estas nanomáquinas pueden llevar consigo cannabinoides y dispositivos radiosensibilizadores que podrían atacar directamente el tumor, debilitando la resistencia de las células cancerosas y facilitando su desaparición. La ventaja que tiene la utilización de este tipo de tratamiento, es que su uso, afectaría directamente a las células cancerosas y tumores administrando la dosis exacta de medicina y radioterapia. Como explican en la investigación:

‘Estos minidrones con cannabinoides pueden interactuar fácilmente con el resto del cuerpo, de manera que como un misil del temaño de una micra, podemos atacar directamente la célula cancerosa para aumentar los efectos de la radioterapia.’

 

La lucha contra el cáncer se mantiene viva gracias a la investigación en nuevas terapias cannábicas 

Los últimos estudios que intentar mitigar el cáncer con fármacos o terapias relacionadas con el cannabis no deja de crecer. Los últimos informes, estudios e investigaciones acerca de los efectos que tienen diferentes derivados de la planta contra esta enfermedad comienzan a ser particularmente comunes. Como paliativo contra el dolor, contra las náuseas y vómitos, como analgésico o contra el dolor. El cannabis en sus diferentes formas, comienza a ser uno de los mejores aliados en la lucha contra el cáncer.

La falta de legalización en muchos países punteros en estudiar tratamientos efectivos contra el cáncer, o ensayos clínicos que acaben por certificar muchos de los resultados obtenidos en experimentos de laboratorio o en cultivo, hacen que a día de hoy, algunos enfermos no puedan gozar de los beneficios de una planta, que contribuiría a sanar y mejorar la vida de muchos enfermos. Las nuevas tecnologías, junto al cannabis, harán de la planta uno de los recursos más valisos para nuestra salud.