Arte, deporte, cine y mucho más. Noticias e información de interés de diferentes sectores con un denominador común: innovación y cannabis.

Surfface Mag

12 marcas cannábicas que necesitamos que existan ya

La revista  Surface propuso a 12 estudios punteros de diseño que adaptaran la imagen de la marihuana a las tendencias sociales y culturales de nuestra época

Los días de raperos fumados y puritanismo anticannábico ya quedan lejos en el imaginario colectivo de los estadounidenses. La percepción de la marihuana ha cambiado de forma radical desde 2012, gracias a la regulación y legalización del consumo en Colorado y Washington, y la visión se ha ampliado hacia nuevos horizontes. Por eso, la actualización de las marcas del sector se hace más necesaria que nunca. En esto de manejar los atributos de marca de forma magistral hay algún pionero interesante, como ‘Leaf’ del rapero Snoop Dogg o Marley Natural, pero un buen porcentaje de los proyectos del sector siguen anclados en una imagen predecible y desactualizada.

Precisamente con ese propósito de modernización en mente, la revista ‘Surface’ propuso a 12 estudios punteros de diseño que adaptaran la imagen de  la marihuana a las tendencias sociales y culturales de nuestra época. Las normas de juego fueron simples: cread una marca ficticia y aspiracional alrededor de la marihuana. El futuro Starbucks de la hierba, para que nos hagamos una idea. Con este reto, que bautizaron como ‘High Design’, Surface no  pretendía otra cosa que impulsar la conversación sobre el papel del diseño en el nuevo sector del cannabis.

¿El resultado? 12 marcas de estética y concepto impecable que nos encantaría tener en la tienda de debajo de casa: tres marcas denominadas ‘Hi’ (una curiosa coincidencia), un té cannábico o un agua infusionada con cannabis pensada para las madres trabajadoras. Pasen y vean.

HI, DE BRUCE MAU DESIGN (LOS ANGELES)

Hi by Bruce Mau Design

Hi, la propuesta de Bruce Mau Design para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

BMD propone “hi.”, un servicio de suscripción mensual que aspira a democratizar la experiencia de fumar, simplificando y desmitificando el producto de forma amigable y sencilla.  Los consumidores piden online sus BudBoxes o cajas de semillas, escogiendo el tipo de experiencia  que desean tener (Soothe, Relax, Passion, Energy o Focus), y en unos días una caja personalizada llega a su puerta con los productos escogidos y dosificados con mimo.

Gracias a los colores brillantes y a las tipografías sencillas, “hi.” transmite un sentimiento de diversión y sencillez a la hora de tomar decisiones que de otro modo hubieran sido más complicadas. Su imagen casual y amigable hace que “hi.” destaque entre una competencia plagada de marcas esotéricas y/o con tintes medicinales.

OKAY, DE BASE DESIGN (NUEVA YORK)

Okay by Base Design (Nueva York)

Okay la propuesta de Base Design para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Con OKAY quisimos imaginar cómo sería el mundo de la marihuana en 10, 20 o 30 años. Envisionamos Okay como un modificador del estado de ánimo, como un aditivo tan socialmente aceptado como la manzanilla o el café – en esencia, una versión un tanto menos siniestra del SOMA de Aldous Huxley. Consideradlo un producto de masas que se ha convertido en el Kleenex de su categoría”.

SPRANKLES, DE FRANKLYN (NUEVA YORK)

Sprankles by Franklyn, New York

Sprankles, la propuesta de Franklyn para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Sprankles es el condimento de cannabis definitivo. Una mezcla Premium optimizada para destacar su efecto medicinal o psicoactivo. Sprankles es una fusión de los términos sprinkles (espolvorear) y “dank” (marihuana de alta calidad). También suena un poco hip hop, cosa que nos gusta. La identidad visual es limpia, moderna, discreta, un poco irrevente, y centrada en resaltar la mezcla herbal”.

L’ENFER EST VOLONTAIRE DE KARLSSONWILKER (NUEVA YORK)

L'Enfer est Volontaire by Karlssonwilker, New York

L’Enfer est Volontaire , la propuesta de los neoyorkinos Karlssonwilker. Fuente: Surface Mag

“El nombre de nuestra marca es francés. Y rima. Es bastante largo, indomable y agradablemente pretencioso. Significa que el infierno solo es opcional, que cada uno tiene la opción de vivir en él o no. Los productos accesibles y de calidad de L’EEV  te dan esa opción. El primero es una bolsa de patatas fritas artesanales ahumadas con aroma de marihuana orgánica de las Montañas Rocosas. Comparado con una bolsa de patatas fritas al uso, añadir este humo de marihuana no  supone un mayor gasto de energía o recursos en la cadena de producción”.

HI, DE MGMT (BROOKLYN)

hi by MGMT, Brooklyn

hi, le propuesta de MGMT, Brooklyn. Fuente: Surface Mag

“Nuestra marca es como un conserje personal que facilita un servicio online de envío  de una selección mensual de productos orgánicos a base de hierba de alta calidad. Los productos varían mes a mes, dando un enfoque artesanal a los snacks clásicos: tabletas de chocolate con sal del Himalaya, ositos de chuchería ecológicos, chips de kale… La estética podría ser descrita como una lámpara de lava post modernista. Entre nuestras fuentes de inspiración están Karel Martens o Gabriel Orozco. Desafortunadamente, ningún producto fue degustado durante la creación de esta imagen ”.

SKUNK, DE ORIGINAL CHAMPIONS OF DESIGN (NUEVA YORK)

Skunk by Original Champions of Design, New York

Skunk, la propuesta de Original Champions of Design, New York. Fuente: Surface Mag

“El envase perforado de Skunk deleita el sentido del olfato desde el primer contacto. A través de una miscelánea de productos, el aroma y la sensación trabajan de la mano para afectar al estado de ánimo. Tanto el diseño de la marca como el del envase reflejan cómo se sentirá el consumidor cuando pruebe Skunk. En la cultura del cannabis, skunk designa a las variedades de aroma más potente. Nos gustó el concepto, así que lo adoptamos”.

WATER WATER DE OMNIVORE (BROOKLYN, PORTLAND Y LOS ANGELES)

Water Water, la propuesta de Omnivore para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

Water Water, la propuesta de Omnivore para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Water Water está infusionada con cannabis, es ecológica y tiene menos calorías que el alcohol. Los sabores se combinan con suplementos alimenticios y tres niveles distintos de THC para acentuar los tres pilares principales de la vida de la mujer trabajadora: el trabajo (“Aire,-poder), los hijos (“Tierra”, equilibrio) y la pareja y las relaciones (“Fuego”-amor). Water Water nació de la observación de nuestras propias vidas como madres trabajadoras. Queríamos inyectarle un toque de diversión a nuestro sueño de “hacerlo todo” sin sacrificar nada”.

HI, DE OPEN (NUEVA YORK)

Hi by Open, New York

Hi, la propuesta de Open para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

La tercera Hi del grupo es una marca amable. “ Siempre animamos a las empresas a hablar directamente con sus clientes , a hacerles sentirse cómodos y bienvenidos. ¿Cuál es la mejor forma de hacer esto? Diciendo “Hola”. Hi vende cigarrillos, snacks y vaporizadores a gente que quiere disfrutar de la hierba, pero sin darle más importancia de la necesaria. Pero aunque queríamos hacer de Hi una marca colorida y luminosa, uno de nuestros diseñadores nos recordó que la marihuana no es para niños. Así que, aunque Hi emplea colores brillantes, solo es apta para adultos”.

ALLAY, DE PEARLFISHER (NUEVA YORK Y LONDRES)

Allay by Pearlfisher (New York, London)

Allay, la propuesta de Pearlfisher para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Allay es una gama de productos que emplea las propiedades calmantes del cannbis para aliviar síntomas recurrentes de estrés y dolor. Con una diversidad de formatos pensados para un estilo de vida en continuo movimiento, incluyendo una muñequera, un aceite comestible y pastillas efervescentes, la selección está diseñada para relajar y sedar, administrando dosis medicinales controladas y customizadas. La estética es simple, relajante y pura, desafiando al lenguaje tradicional y funcional de la industria farmacéutica”.

FLOAT DE PUBLIC LIBRARY (PORTLAND Y LOS ANGELES)

Float by Publicl Library (Los Angeles, Portland)

Float, la propuesta de Public Library para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Al pensar en el nombre de la marca, buscábamos una palabra que reflejara la emoción que deseábamos transmitir. Significado, sonido y grafías fueron elementos con los que queríamos trabajar conjuntamente para reforzar el concepto: una onomatopeya abstracta y visual. En el diseño hay un gran juego de texturas, opacidad, y colores tenues. Es la versión madura de una nostálgica experiencia de instituto”.

BOTÁNICA 1545 DE SAATCHI & SAATCHI DESIGN (NUEVA YORK)

Botanica 1545 by Saatchi&Saatchi Design (New York)

Botanica 1545, la propuesta de Saatchi&Saatchi Design para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Cannabis y té se combinan en Botánica 1545 para crear una gama de tés botánicos infusionados con cannabis. El nombre no es fortuito: 1545 es el año en el que el cannabis llegó oficialmente al Nuevo Mundo, a bordo de un barco español. Curiosamente, parece que el té empezó a abrirse camino hacia el continente americano alrededor de las mismas fechas. La conexión histórica con España inspiró tanto el nombre como la forma y el diseño de la botella”.

HAZE, DE WAX STUDIOS (BROOKLYN)

Haze by Wax Studios (Brooklyn)

Haze, la propuesta de Wax Studios para el concurso High Design. Fuente: Surface Mag

“Pensamos en responder a esta propuesta con humor, así que creamos una entrada falsa de Wikipedia sobre la situación de nuestra marca en el año 2036: “A principios de 2016, Green Seed Ventures, Inc., se asoció con  Haze Corporation para inyectar una inversión de 12 millones de dólares de capital al incipiente sector del comercio minorista de marihuana. Apenas 8 meses después, Haze se convirtió en la primera multinacional cannábica, diversificando su industria hacia menaje del hogar, moda, software y consultoría financiera. Haze ahora es dueño de amazehaze.com (antes Amazon), Goldman Shaze (antes el grupo Goldman Sachs) y Starhaze (antes Starbucks)”.

 

Clipper: Roll in style

Clipper: Roll in style

Nunca un papel de fumar fue tan cool. La idea detrás de la campaña de lanzamiento de la nueva gama de papel Clipper es precisamente esa: ir más allá. Conseguir que cada paquete de papel de fumar se convierta en un cotizado complemento de moda

Con este objetivo en mente, la agencia catalana somos usted creó un cóctel con ingredientes cuidadosamente escogidos y alineados con el ADN de la marca Clipper: una web con diseño e usabilidad óptimos, un impecable vídeo promocional con aires de videoclip y unas colaboraciones con artistas de primera. El resultado son siete tipos de papel de alta calidad y cinco colecciones de edición limitada por cada uno: Unreal, Memphis, Marble, Nebula y Brush.

Para el diseño de las distintas gamas, Clipper escogió a cinco artistas punteros para que jugaran con colores, texturas y técnicas, creando diseños inimitables y aportando su toque personal en el proceso.

Colección Marble de Clipper

Colección Marble, de Clipper. Fuente: Clipper

El resultado es una colección de más de 30 diseños únicos que conectan con el público por su aire contemporáneo, por su frescura y por desmarcarse de la competencia. Los cinco primeros artistas escogidos para diseñar los envases han sido Mau Morgó, Biel Capllonch, Pink Morro, Mireia Ruiz y Montse Buxó, pero la idea es añadir periódicamente nuevas colecciones para multiplicar las posibilidades de elección.

En cuanto al diseño de la web, desde somosusted explican que “No queríamos que el site corporativo fuera de esos que sólo se visitan una vez. Le hemos dado mucho valor al diseño y a la experiencia de navegación. Y también lleva alguna sorpresa”.  

Vídeo promocional de Clipper

Pero lo que nos ha cautivado en Nekwo es el vídeo corporativo, que no podemos parar de poner en replay. “La audiencia de este producto no ve anuncios. Ve videoclips. En el nuestro, Darrell Cole se marca unas estrofas”, explica la agencia. Bajo el título Fire yoself up” (enciéndete), las explosiones de colores, la música, los tempos, las miradas…conforman una amalgama perfecta que transmite de un plumazo el espíritu atrevido y original de la marca.  

El resultado de este trabajo es una imagen de marca contemporánea, diferente y, sobre todo, con estilo. Con estas nuevas colecciones es más fácil que nunca llevar una obra de arte en el bolsillo. Como bien reza su eslogan: Limited editions. Unlimited style.

Netflix - Imagen: Pinterest

Netflix, el servicio streaming convertido en paraíso stoner

Llevábamos tiempo reclamando un servicio streaming a precios populares. Netflix tomó nota y aterrizó en España por todo lo alto… y una gran variedad de documentales, series y películas con mucha presencia cannábica

Qué lejanos quedan aquellos  tiempos en los que la familia entera se sentaba delante del televisor (abuela incluida) para disfrutar del último capítulo de ‘Farmacia de guardia’. Con la irrupción de internet, se hizo cada vez más difícil ver a los segmentos de población más jóvenes sentarse cada noche delante de la televisión para disfrutar de su serie favorita. Aunque las cadenas generalistas españolas se resisten y siguen confiando en el modelo conocido como “señora de Cuenca” (es decir, las series están enfocadas a gustar a toda la familia), el streaming se ha impuesto. El usuario como rey absoluto. La capacidad de poder decidir qué y cuándo lo ves. E incluso donde. Y en esta coyuntura es donde apareció el amor de nuestra vida: Netflix.

Llevábamos mucho tiempo oyendo hablar maravillas de una empresa de streaming para smartTV, videoconsola, PC, Mac o móvil que además coqueteaba con ser una productora de contenidos de ficción. Netflix, al llevar años como plataforma de streaming con millones de usuarios de los que conocía todo tipo de hábitos y preferencias, realizó un laborioso estudio previo antes de lanzarse a producir su primera producción. Analizó las preferencias de los suscriptores en cuanto a géneros, intérpretes y directores favoritos para acabar realizando ‘House of Cards’, una serie que se convirtió en un éxito mundial.

A Netflix le costó entrar en España. El arraigo de la cultura de la piratería y la presión que las plataformas de la televisión de pago ejercían, ralentizaron un proceso que cuando llegó se celebró como el gol de Iniesta. Y aunque su catálogo no es el que se disfruta en países como Estados Unidos, su vertiente más creativa no para de hacernos felices con series como ‘Orange is the new black’, ‘Narcos’ o el hype del verano, ‘Stranger Things’.

Con un interfaz sencillo e intuitivo, Netflix facilita la reproducción a los usuarios con sus reproducciones en bucle y sus recomendaciones. Conforme vamos consumiendo su contenido, la plataforma se acerca más a nuestros gustos. Por ejemplo, basta con darle play a un documental para que nos aparezcan producciones similares. De esta manera fue cómo descubrimos la cantidad de producciones relacionadas de una manera u otra con el cannabis. Películas como ‘Superfumados’, series como ‘Love’ o documentales como ‘Rolling Papers’, ‘Super high me’ o ‘Cultura  colocada’.

Marihuana y Netflix, una sociedad perfecta.

EazeMD, la app medicinal

EazeMD: La app que que suministra marihuana medicinal bajo receta médica

-> Conseguir una tarjeta médica en California para consumir marihuana medicinal cuesta unos 100 dólares y dos semanas de espera
-> EazeMD es la app dedicada a la distribución legal de cannabis que rebaja ese coste a 25 dólares y unos quince minutos

El auge de las startups relacionadas con la marihuana en Estados Unidos se ha visto reflejada en los smartphones de los americanos. Muchas de estas incipientes empresas se dedican a crear apps que, de una u otra manera, ayudan al consumidor de cannabis. Pueden ser de una manera más trivial o lúdica como el ‘Who is happy’, el software que permite saber dónde se puede fumar un porro sin que nadie te moleste, o con un fin más trascendental. Este es el caso de ‘EazeMD’, la app válida para iOS y Android dedicada a la distribución legal de marihuana medicinal en el estado de California.

Conseguir una tarjeta médica en California implica la búsqueda de un médico, el pago de entre 50 y 100 dólares (según el condado donde residas) y la espera de un par de semanas para recibirla. ‘EazeMD’ permite al usuario registrado realizar todos los pasos del proceso, desde la consulta hasta la compra, una vez descargado el programa en tu smartphone.

Con ‘EazeMD’ se puede realizar una videoconferencia con un médico titulado que determinará si el paciente es apto para recibir una receta de cannabis medicinal. En caso afirmativo, la propia app rellenará los formularios que requiere el estado de California. A continuación, el paciente podrá escoger la marihuana que más le guste y la recibirá en casa en un periodo de quince minutos. La app economiza todo el proceso original de obtener la tarjeta médica. El pago de 100 dólares originales se reduce a 25.

En lo que California, el estado más poblado de USA que legalizó la marihuana para fines médicos en 1996, decide si hace lo propio con el consumo recreativo, aplicaciones como ‘EazeMD’ hacen más fácil la vida de los pacientes que requieren de cannabis medicinal.

Cartel promocional de Rolling Papers

Rolling Papers: Cuando la industria de la marihuana se convirtió en papel

-> La legalización del cannabis en Colorado hizo que The Denver Post creará una sección dedicada única y exclusivamente a la marihuana
-> The cannabist es el primer blog cannábico creado por un medio generalista
-> Rolling Papers es el documental de Netflix sobre la historia que hay detrás de ‘The cannabist’

En un ejercicio casi de metaficción, nos encontramos viendo un documental de Netflix sobre periodismo y marihuana en el que hay una escena donde el dependiente de un dispensario le vende hierba a un periodista mientras el equipo audiovisual graba el momento. Durante la transacción, el comercial dice: “Te sello la marihuana y ya puedes irte a casa a ver Netflix, ¿vale?”

Es decir, un redactor de un medio cannábico español está viendo en Netflix un documental sobre periodismo y marihuana donde se muestra a un dependiente de dispensario vendiendo hierba a un redactor de un medio americano mientras le apremia con que vaya a casa a ver Netflix. Un trabalenguas irónico, pero también muy metafórico.

Cuando los defensores de la legalización de la marihuana lanzan al mundo las razones y motivos por las que regularizar la planta y el consumo, cada vez es más frecuente leer o escuchar una muy determinada: el cannabis no sólo se limita al cultivo de una planta que luego se comercializa con ella. Existen todo tipo de negocios paralelos que se pueden crear a través de cambiar la legislación vigente. ‘Rolling Paper’ es un documental de Netflix que trata sobre uno de estas acciones relacionadas que traería la legalización de la hierba. Una muy concreta y muy especial: el periodismo cannábico.

Cuando el 1 de enero de 2014 se empezó a comercializar de manera legal la marihuana en Colorado, había un periodista del ‘The Denver Post’ para cubrirlo, Ricky Baca. ‘The Cannabist’, el blog especializado en cannabis, nació como la respuesta lógica a lo que los directivos del periódico suponían como un cambio en el paradigma de su estado. La legalización de la hierba iba a traer consecuencias políticas, económicas, legales y sociales. Por ello, pusieron a un redactor musical, pero con experiencia en el tema, a dirigir una sección dedicada al tema. Y bajo su manto, nació la primera redacción stoner dentro de un medio generalista norteamericano.

Mitch Dickman, director del documental, realiza un viaje divertido y distendido en esta nueva vía de periodismo que Colorado creó con la legalización. Desde las mismas entrañas del ‘The Denver Post’, vemos cómo se organiza una redacción de periodistas que hablan de marihuana (aunque no la fuman) y varios freelances que se dedican a realizar reseñas de variedades. Aderezado con un ritmo trepidante y una banda sonora a base de hip hop o funky, también se muestra el estado actual del periodismo. Un negocio que vive su propia “reconversión industrial”, con la transición del papel a lo online y que hasta gigantes como el medio de Colorado del que se habla en el documental vive azotado por la amenaza del cierre.

‘Rolling Papers’ ignora los debates filosóficos, morales y legales de la legalización de la planta más famosa del planeta. Se centra en cómo el negocio de la marihuana se ha entrelazado con el del periodismo. Vemos a los periodistas de ‘The Cannabist’ trabajando el día a día en una especie de viaje que acaba con una visita de Rick Baca, el redactor jefe, a Uruguay. El lugar donde la industria de la hierba ha dado un paso más.

Mass Roots, la red social de la marihuana

Conociendo Mass Roots, la red social de la marihuana

Aunque aún no tiene versión en español, en Nekwo nos hemos lanzado a crearnos un perfil en Mass Roots, la red social con temática cannábica que no para de crecer. Esto es lo que hemos podido descubrir

Aunque a Mark Zuckerberg critique la política cannábica de Estados Unidos (“los negros y los hispanos son significativamente más propensos que los blancos a ser arrestados por posesión y venta de marihuana y a recibir una condena aunque la mayoría de los consumidores de marihuana son blancos”) y el sistema penitenciario norteamericano, a Facebook no le acaba de gustar la marihuana. Su política de publicidad prohíbe actualmente la promoción de la venta de narcóticos, tabaco o armas de fuego. Y la marihuana medicinal tampoco es una excepción, como pudimos observar tras ver el cierre de varias páginas empresariales de dispensarios de New Jersey.

El auge de una industria que prevé generar 44 mil millones de dólares en 2020, las comentadas censuras de las redes sociales predominantes, el boom de las startups relacionadas con el cannabis o la publicidad que celebrities están haciendo de la marihuana llevaron a Tyler Knight e Isaac Dietrich a crear Mass Roots, considerado el Facebook de la hierba.

Desde su creación en 2013, Mass Roots no ha parado de crecer. Sus creadores cifran ya en 800 mil los usuarios registrados y en 7 millones las publicaciones diarias. Disponible tanto en versión web como para smartphone (iOS y Android), su creciente popularidad nos llevó a querer comprobar de primera mano en qué consistía esta red social y cómo es su funcionamiento.

El blog de Mass Roots

El blog de Mass Roots

Tras un simple y rápido registro (nombre de usuario y correo) ya estábamos dentro.

Lo primero que nos llamó la atención fue la cantidad de contenido que apareció de la nada. Mass Roots te muestra imágenes de cogollos y porros solo con registrarte. A diferencia de Facebook o Twitter, no necesitas seguir a nadie para recibir publicaciones.

Su interfaz recuerda un poco a Google +, pero pasada por el filtro Pinterest. Un batiburrillo de referencias que bifurcan en una RRSS de funcionamiento clásico: subir fotos, usar hashtags, seguir personas, dar “likes”, comentar imágenes… También hay influencers, a los que llaman “Featured users”, o Trendic topics llamados “featured hashtags”.

El timeline es un compendio de “selfies ahumados”, cogollos y porros que puedes filtrar a nivel global o local si incluyes tu ubicación. Una presencia algo tópica que parece anular un poco la importancia de los artículos en inglés.  Unos textos que están escritos por los propios usuarios y que hablan de la actualidad cannábica. Dispensarios, historia o los beneficios terapéuticos del consumo de marihuana medicinal son algunos de los temas que están divididos en cuatro categorías: Lastest News, Learn, How-To y Legalize. Estos posts son lo más interesante de Mass Roots.

Un usuario de Mass Roots publica una imagen de cogollos

Un usuario de Mass Roots publica una imagen de cogollos

Primer intento fallido de entrar en bolsa

MassRoots se puso en marcha en julio del 2013. Sus fundadores Isaac Dietrich y Tyler Knight decidieron crear esta red social mientras estaban fumando marihuana. Tenían ganas de subir fotos de ellos mismos, pero “no querían que sus abuelas les vieran fumando en sus fotos de Facebook”. Reclutaron a un diseñador de interfaz y a un programador y así nació la RS.

Tres años años después, Mass Roots es una de las plataformas tecnológicas que más han crecido en el mercado. Esta red social que basa y dedica su aplicación a los consumidores de marihuana cuenta ya con un millón de usuarios, 33 empleados y una financiación de 6,5 millones de dólares.

Pero ni su peso financiero ni su crecimiento han sido suficientes como para que Mass Roots pueda acceder de momento a NASDAQ. La segunda bolsa de valores electrónica más grande de los Estados Unidos y que cuenta con más de 3800 compañías y corporaciones negó el primer intento de la red social de listar sus acciones en la bolsa de valores.

MassRoots recibió la mala noticia el pasado 23 de mayo. La decisión se tomó tras considerar que la red social ayuda e instiga la distribución de una sustancia ilegal. Esto supone un nuevo contratiempo en la industria  del cannabis, la cual lleva tiempo persiguiendo entrar en un mercado más generalista.

El CEO y fundador de Mass Roots, Isaac Dietrich, valoró de la siguiente manera la negativa del NASDAQ: “Ha establecido un precedente peligroso que evitará que casi todas las empresas de la industria del cannabis formen parte de una lista de bolsa nacional. Esto tendrá un efecto dominó en toda la industria, lo que hará más difícil para los empresarios obtener capital y hará más lenta la progresión de la legalización del cannabis en los Estados Unidos”.

El comunicado de Dietrich no acababa ahí. El consejero delegado de Mass Roots instó a la industria de la marihuana a unirse: “Esta decisión no debe dejarse reposar y estamos pidiendo a todos los inversores, activistas y defensores del cannabis a escribir una breve nota al NASDAQ en apoyo de nuestra apelación”.

El objetivo está claro, luchar contra los contratiempos con los que la industria se enfrenta. Pero como bien dice el comunicado de Mass Roots: “nos movemos hacia delante”.

Imagen: Taxcredits.net

Tokken, una posible solución al problema del dinero en metálico

-> La marihuana está considerada a nivel federal como droga ilegal de tipo 1
-> Esta clasificación sólo permite a las empresas trabajar en “cash”
-> Tokken ha desarrollado una aplicación que facilita la compra-venta legal de cannabis

Cada vez que se habla de la situación cannábica en Estados Unidos se alaban los beneficios de la vertiente medicinal o el panorama de Colorado, donde la compra-venta y consumo de marihuana recreativa es legal y aplaudida. Sin embargo, a veces se olvida que a nivel federal el cannabis sigue siendo una droga ilegal de tipo 1. Es decir, el Gobierno la sitúa a la misma altura de la cocaína, la heroína o la metanfetamina. Las consecuencias de esta clasificación se traducen en que los dispensarios, los cultivadores, los distribuidores y otros negocios relacionados sólo pueden realizar transacciones en metálico. El uso de la VISA y Mastercard queda descartado y la mayoría de bancos no abren cuentas para estos empresas, lo que obliga a los propietarios y empleados a manejar todas las operaciones con dinero en efectivo.

En California, donde es legal la marihuana medicinal y que decidirá a finales del 2016 si legaliza el consumo recreativo, su ‘Agencia Tributaria’ y otros organismos públicos del estado se encuentran con situaciones de pagos en metálico de hasta 400 mil dólares. Los empresarios se ven obligados a llevar numerosas cantidades de billetes por la calle, lo cual ha creado un clima de miedo y pánico a los actos delictivos, como el que sucedió el pasado enero cuando tres hombres secuestraron al dueño de un dispensario del que sospechaban que había escondido grandes cantidades de dinero. Los acusados llevaron a la víctima hasta el desierto y lo torturaron para hacerle hablar.

Foto: 401kcalculator.org

“¿Pagarás la hierba en cash o con tarjeta?” – Foto: 401kcalculator.org

Para solucionar estos problemas con el dinero en metálico, Lamine Zarrad, ex empleado de bancos federales, ha creado la empresa Tokken. Zarrad ha ideado un sistema de pagos electrónicos que no dependen de las compañías de tarjetas de crédito ni de las redes de débito. Tokken usa ACH, un sistema de transferencias electrónicas que mueve el dinero de la cuenta bancaria de un cliente a la cuenta de Tokken, la cual tendrá subcuentas para cada dispensario, con lo cual no será necesario que los bancos traten directamente con ellos.

Zarrad quiere hacer de su experiencia en el sector financiero (trabajó como asesor de la compañía financiera ‘Merrill Lynch’ y en la organización que regula los bancos nacionales) un activo para que su Tokken arraigue en la industria de la marihuana y conseguir acabar con el problema de las transacciones en metálico.

Imagen: El lobo de Wall Street

La marihuana ya juega en Wall Street

¿Pensabas que un negocio que maneja 20 millones de potenciales clientes y 5 mil millones de dólares iba a ser ignorado por la bolsa de valores? Wall Street ya ha echado el ojo a la marihuana a través de Amercanex Corp, una empresa que vende cannabis a nivel online

Leonardo DiCaprio y Martin Scorsese, a través de ‘El Lobo de Wall Street’, resucitaron la mítica y tópica figura del bróker o trader. Es decir, cocaína, ambición, prostitutas y dinero a espuertas. Tres horas de montaje que no decaen en ningún movimiento, aunque nos hablen de valores bursátiles, mercados, acciones y “¡compra!”. Pero, ¿qué es el trading? ¿Qué es lo que realmente hacen estos tipos todo el día en rascacielos mientras gritan y escupen al teléfono? En wiki-explicación, el trading financiero consiste en comprar o vender un valor subyacente en un mercado financiero con la intención de obtener un beneficio especulativo. Traducimos, compramos algo con la intención de poder venderlo más caro, o al contrario, lo vendemos primero con la intención de comprarlo después más barato.

Si pensabas que la marihuana estaba a salvo de especulaciones, te equivocabas. Algunos veteranos de Wall Street invirtieron el pasado mes de marzo un millón de dólares en ‘Amercanex Corp’, una plataforma de negociación electrónica de cannabis que maneja unas pequeñas ventas de entre 45 y 70 kilos por semana (poco para los 5 mil millones que genera la industria en los Estados Unidos) y que pretende “asegurar un mercado totalmente transparente, neutral y no manipulado para regular un sistema eficaz que controle, regule y cobre los ingresos de la industria de la marihuana”.

Foto: El lobo de Wall Street

El cannabis cotiza en bolsa – Foto: El lobo de Wall Street

Steve Janjic y Richard Schaeffer están al frente de Amercanex como máximo responsable ejecutivo y presidente, respectivamente. Ambos, con la ayuda de otros directivos procedentes del mundo (antiguos miembros de ‘Nymex’, la Bolsa de Hong Kong o la Bolsa de Chicago), han apostado a largo plazo por un negocio que maneja 5 mil millones de dólares y más de 20 millones de consumidores de marihuana.

Amercanex arrancó en julio de 2014 con 20.000 puestos, aunque ha retirado unos 8.000. Los asientos salieron a la venta por 2500 dólares cada uno y en la actualidad se comercializan a 10000 dólares, habiendo aún disponibles 7000.

En este grupo de traders ninguno es consumidor de marihuana, lo que habla a las claras de la oportunidad de negocio que han visto.

Steve Jobs en los 70 - Foto: Pinterest

Steve Jobs, billion dollar hippy

Érase una vez un hippie que apenas pisó la universidad, fumaba marihuana porque le “volvía creativo” y acabó revolucionando el mundo de la tecnología

Nacido en 1955, Steve Jobs se crió con su familia adoptiva en Santa Clara Valley. Este cotidiano y, a priori, irrelevante dato puede adoptar más importancia si llamamos a la población donde el joven Steve creció por su nomenclatura más popular: Silicon Valley. La capital mundial de las startups, el lugar donde IBM, Apple y Microsoft se batieron a duelo por la supremacía de la informática es el lugar que vio a Jobs dar sus primeros pasos.

Fue durante su adolescencia y paso a la madurez donde Steve Jobs forjó la otra faceta de su personalidad. La más zen. El lado opuesto del ogro empresarial insaciable. Eran los años 70, con la California de hippies y San Francisco como capital de la contracultura cuando Jobs, acompañado de Daniel Kottke, devoró el ‘Be here now’, el libro sobre espiritualidad, yoga y meditación, pero también sobre las drogas psicodélicas.

“Consumí LSD durante dos años. De 1972 a1974. En ese periodo de tiempo lo consumí aproximadamente diez o quince veces. Tomaba LSD en un cubo de azúcar o en una forma dura de gelatina. Normalmente lo hacía cuando estaba sólo”.

Leer ‘Be here now’ supuso el propio viaje de Steve Jobs a su particular India. Probar el LSD supuso una liberación personal para el futuro fundador de Apple. Jobs siempre se mostró feliz de haber pasado por la experiencia de consumir LSD y lo considera una experiencia positiva. Pero alucinógenos aparte, también fumó marihuana.

“La mejor forma en que describiría el efecto de la marihuana y el hachís es que me relajaba y me hacía creativo”.

Pero su creatividad nunca tuvo nada que ver con una faceta artística. Con la máxima expresión del arte y de la creación. Steve Jobs fue más bien un visionario. Un editor. Alguien que veía los puntos y los unía. Obsesionado por el diseño, el packaging y el envoltorio, hizo que media humanidad viviera Apple como un club de fútbol del que sentir los colores y celebrar los goles. iMac, iPod, iPhone e iPad supusieron, progresivamente, pequeñas revoluciones tecnológicas y socio-culturales. La verdadera faceta artística de Jobs fue la creación de necesidades que hasta entonces no existían y de vínculos emocionales de las personas hacia una marca.

Steve Jobs no inventó ni el ratón ni el mp3 ni la animación por ordenador, pero los universalizó y lo convirtió en necesidad. Cambió el mundo con una rara mezcla de carisma, descaro, confianza en sí mismo y ambición. Creó una industria que no necesitábamos o al menos eso creíamos hasta que apareció él. En definitiva, pensó diferente para que todos acabáramos pensando igual.

OFFICIAL LEWEB PHOTOS - Flickr

Sean Parker: De cambiar la industria de la música con Napster a apoyar la del cannabis

Con menos de 30 años a Sean Parker le había dado tiempo a crear Napster para implosionar la industria de la música y ayudar a concebir Facebook junto a Mark Zuckerberg para convertirlo en el gigante que es hoy en día. Ahora tiene otro objetivo: legalizar la marihuana en California

Sean Parker es el responsable de que la industria de la música cambiara para siempre. Sin necesidad de militar en Led Zeppelin, tocar con The Rolling Stones o ser el quinto Beatle. A Parker le valió con crear Napster para que la música implosionara para siempre. La piratería ya existía pero nada volvió a ser igual desde entonces. La descarga ilegal de canciones a través de internet con programas como Napster, Ares o Kazaa se popularizó hasta límites insospechados y las discográficas comenzaron a ver como sus pérdidas se multiplicaron por millones. Así fue su influencia.

Aunque Napster cerró en 2002 y tuvo que pagar millones de dólares a la industria  musical, Sean Parker acabó siendo multimillonario. Ayudó a Mark Zuckerberg en la explosión de Facebook y formó parte de su junta directiva y accionariado. Pero, además de revolucionar el mundo digital, Parker ahora también es reconocido por militar en la causa del cannabis.

“He estado siguiendo este tema con gran interés durante bastante tiempo. Es muy alentador ver una comunidad de activistas, muchos de los cuales han dedicado sus vidas a este problema y que se unen en torno a una medida basada en una reforma sensata que protege a los niños, da cumplimiento de la ley de recursos adicionales y establece un marco regulador para que el adulto consume marihuana de manera responsable y produzca beneficios económicos para todos los ciudadanos de California”
Sean Parker a la revista Forbes.

OFFICIAL LEWEB PHOTOS - Flickr

Sean Parker tras una conferencia – OFFICIAL LEWEB PHOTOS

Es conocida la donación de 500 mil dólares por parte del multimillonario para respaldar una iniciativa que propone la legalización del consumo de marihuana recreativa en los adultos de California. Los fondos de Sean Parker fueron destinados a un nuevo comité denominado ‘Californians To Control, Regulate And Tax Adult Use Of Marijuana While Protecting Children’.

La entrada de Sean Parker en la política y el activismo en pro de la legalización de la hierba puede que tenga grandes implicaciones en la carrera electoral de este 2016. Parker y sus aliados tienen el músculo financiero suficiente como para que la balanza se decante por el “Yes”. Se estima que la campaña del creador de Napster podría llegar a recaudar  entre 10 y 20 millones de dólares. Los suficientes como  para convertirla en exitosa.

Las razones por las que Sean Parker ha tomado tanto partido y peso en la lucha por la regularización del uso recreativo del cannabis pueden estar motivadas por las ganancias. La industria de la marihuana está en constante crecimiento y una posible legalización en California podría duplicar los ingresos actuales, según datos de ‘ArcView’. Pero Parker también está interesado en la filantropía en general y es famoso por sus donaciones en efectivo para candidatos políticos y causas benéficas. En junio el año 2015  puso en marcha la Fundación Parker, dando 600 millones de dólares para financiar ciencias de la vida,  salud global y compromiso cívico. En noviembre de 2015, su fundación donó 10 millones para establecer un nuevo laboratorio de investigación de la autoinmunidad en la ‘Universidad de California’, en San Francisco. Anteriormente, el multimillonario dio 4,5 millones para ayudar a combatir la malaria y 24 millones a la ‘Universidad de Stanford’ para fundar un centro de investigación de la alergia.