Arte, deporte, cine y mucho más. Noticias e información de interés de diferentes sectores con un denominador común: innovación y cannabis.

La mayoría de adultos norteamericanos apoya la legalización del cannabis

Una nueva encuesta revela que más del 80% de estadounidenses y canadienses adultos está a favor de alguna forma de legalización del cannabis.

 

Estas cifras tenían que aparecer tarde o temprano y muestran con claridad por qué el cannabis debe ser legalizado y regulado. Dada la situación en nuestra país, no podemos ofrecer datos fiables sobre el apoyo social a la legalización del cannabis en España. Pero hemos de tener en cuenta que, dado nuestro retraso en todo lo que concierne a esta necesaria discusión, la falta de información y apoyo institucional hace que mucha gente se oponga a la legalización sin saber mucho del tema. El hechizo del tabú aun no lo hemos roto completamente aquí, por lo que la gente tiende a ser más reacia (a pesar de lo cual hay espacio para la esperanza. Las nuevas generaciones tienen mucho que decir). Sin embargo en EEUU y Canadá, con años de experiencia en la legalización del cannabis medicinal y, más recientemente, del recreativo, los tabúes están prácticamente superados, lo cual permite a la gente expresarse al respecto con menos limitaciones.

La aceptación social del cannabis en Norteamérica parece estar más allá de toda duda según una encuesta realizada a comienzos de año por BDS Analytics junto a Market Strategies International. En dicha encuesta, que se realizó de forma separada en Canadá y EE.UU. para garantizar una mayor precisión de los resultados, participaron 1135 canadienses mayores de 18 años y 11646 estadounidenses mayores de 21. La finalidad de la encuesta era alcanzar un nivel de confianza del 95%. Los participantes representaban un perfil muy diverso, incluyendo connoisseurs del cannabis, pacientes, consumidores recientes, millenials, ejecutivos de empresas, amas de casa, etc.

Los resultados son muy interesantes y muy parecidos entre ambos países. La encuesta revela que una gran mayoría de los adultos norteamericanos (más del 80%) está a favor de alguna forma de legalización del cannabis. La razón es que muchos adultos norteamericanos ya habían tenido contacto con el cannabis antes de que empezase el movimiento hacia la legalización del cannabis medicinal. Más del 20% de los encuestados habían consumido cannabis medicinal en los últimos 6 meses. Más del 30% consideró la posibilidad de consumirlo en el futuro. Pero un 39% de estadounidenses y un 47% de canadienses no se mostraron abiertos a consumirlo en el futuro, lo que muestra que aun hay espacio para que la industria crezca.

La encuesta también mostró que la edad media del consumidor típico es de 40 años. Suelen haber más solteros que casados pero, si lo están, tienen mayor tendencia a no tener hijos. También parece ser que aquellos que usan el cannabis con fines medicinales prefieren comerlo, beberlo o aplicárselo sobre la piel antes que fumarlo. Los canadienses perciben que tienen menos acceso a información y variedad de productos que sus vecinos del sur.

El informe de la encuesta también destaca que el cannabis legal ofrece un enorme potencial no solo dentro de la industria del cannabis, sino fuera de ella, como en la industria alimentaria o en la turística.

 

La industria del cannabis en EEUU ya ha creado más de 100 mil trabajos

A medida que las restricciones se van levantando, se crean nuevas oportunidades de negocios, que generan empleo y dejan sustanciosas sumas en impuestos gracias a la industria del cannabis en EEUU

En Estados Unidos, la industria cannábica no para de crecer. En la actualidad 29 estados más Washington DC aceptan legalmente el uso medicinal del cannabis, y otros 9 también aprueban el consumo recreativo. Además, son varios los que contemplan el uso médico de cierta concentración de CBD.  Poco importa que el Fiscal General Jeff Sessions insista en catalogar a la marihuana como una droga peligrosa, adictiva y sin valor médico, y que afirme que “la gente buena no fuma marihuana”. Cada vez son más los estados que se rebelan contra la ley federal, que parece destinada al fracaso frente a la inexorable marcha verde… de los negocios. Porque con miles de millones de dólares generados en impuestos y más de 100 mil trabajos creados, es difícil concebir que el proceso legalizador vaya a detenerse.

Según Chris Walsh, vicepresidente editorial de Marijuana Business Daily, entre 125 mil y 160 mil personas trabajan a tiempo completo en la industria de la marihuana legal, incluyendo a cultivadores, procesadores, vendedores y todos los puestos que una empresa requiere, además de los proveedores a quienes les compra. Según Walsh, esto significa que ya hay más trabajadores de este sector que maestros de jardín de infantes o bibliotecarios. A medida que más estados van cambiando el estatus legal de la marihuana, se espera que esa cantidad crezca a unos 340 mil empleados de tiempo completo para 2022.

Además de crear empleo, la marihuana legal también ha permitido recolectar cuantiosas sumas en impuestos. De acuerdo a Tom Adams director general del grupo BDS Analytics, que se dedica a analizar la industria, las compañías que cultivan, procesan o venden cannabis representaron 12 mil novecientos millones de dólares en ingresos públicos en 2017, y se recaudó entre $3,800 millones y $4,700 millones en impuestos a las ventas, a bienes específicos y a las ganancias. Cabe destacar que los impuestos del cannabis son, en general, más altos que los de otras industrias.

Marijuana Business Daily también informó que se espera que las ventas este año lleguen a los $8-10 mil millones de dólares, lo que significa un incremento del 50% con respecto a 2017, y la proyección es de $22 mil millones para 2022.

La industria del cannabis en EEUU, un sector en crecimiento

Por el momento la mayoría de las empresas de la industria del cannabis en EEUU son pequeñas y restringidas a sus respectivos estados, pero poco a poco comienzan a aparecer algunos grandes jugadores:

TILT surgió de la fusión de cuatro compañías de EE. UU. y Canadá. Esperan tener ganancias de $70 millones en 2018. Su objetivo es compartir información, buenas prácticas y financiación entre las compañías, que incluyen cultivadores, asesores financieros y consultores, así como desarrolladores de software para dispensarios y para fidelizar clientes, y productos para cultivo.

PalliaTech, con base en el estado de Massachussets, es otra empresa que ha crecido considerablemente. Se trata de un holding que controla inversiones en el cultivo, procesamiento y venta de cannabis en once estados y que emplea a 575 personas. Una de sus principales subsidiarias es Curaleaf, con dispensarios en Nueva York, Florida y Maryland.

iAnthus Capital opera en Nueva York, Massachusetts, Vermont y Florida con cultivadores, procesadores y dispensarios registrados, y ha recibido inversiones por $50 millones de Gotham Green Partners, un fondo de inversiones de riesgo especializado en el mercado del cannabis.

Acreage Holding maneja instalaciones para cultivo, procesadores y dispensarios en once estados. Un dato interesante: recientemente el ex presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, John Boehner, se unió a la junta directiva, a pesar de haber sido un acérrimo enemigo del cannabis en el pasado. Según él mismo aseguró, su pensamiento sobre el cannabis “ha evolucionado”.

La legalización del cannabis medicinal en Malta abre las puertas de Europa

La legalización del cannabis medicinal en Malta abre las puertas de Europa a MGC Pharmaceuticals

La australiana MGC Pharmaceuticulas (MXC en la bolsa de valores) reveló que el parlamento maltés finalmente pasó la legislación necesaria para autorizar la producción de cannabis medicinal en su territorio. Con un contrato ya aprobado por Malta Enterprise, la agencia gubernamental responsable por atraer inversiones extranjeras, y un terreno de 4000 kilómetros cuadrados ya asignado por Malta Industrial Parks para construir la planta de producción, se espera que en las próximas semanas se firmen los acuerdos finales con la Autoridad Medicinal de Malta.

Esto permitirá a MXC a producir variedades ricas en THC (tetrahidrocannabinol) y CBD (cannabidiol) para el mercado de cannabis medicinal europeo, que se calcula que tendrá un valor de $56 mil millones para el año 2020, con países de crecimiento aún más acelerado, como es el caso de Alemania, cuyo mercado actualmente es de $17.5 mil millones.

Si bien no puede saberse con certeza cuanto de este mercado MXC logrará atraer, la empresa australiana tendrá una posición privilegiada, tanto por la locación estratégica de Malta en Europa como el clima de la isla mediterránea, que con su temperatura promedio de 23° alrededor del año, es ideal para el cultivo de cannabis. Además, los costos relativamente bajos de producción comparados con los de otros países de la Unión Europea hacen de Malta un lugar ideal para penetrar el mercado europeo.

Comienza un cambio en el cannabis medicinal en Malta

Los planes para la construcción de la planta ya han comenzado, y MXC confía en que pueda empezar a realizarse inmediatamente después de la firma de los contratos finales. MXC espera también obtener la certificación GMP (Buenas Prácticas de Fabricación) para la producción. La planta contará también con un centro de investigación y desarrollo, y la capacidad de realizar una producción integral que vaya del cultivo de la semilla al producto medicinal.

Roby Zomer, co-fundador y director general de MXC, comentó: “Estoy encantado de informarles que la producción de cannabis para uso medicinal ya es legal y está regulada bajo la ley maltesa, y ya se ha designado un terreno dentro de las zonas industriales maltesas para nuestro proyecto. Una vez que la Autoridad Medicinal de Malta extienda los permisos, podremos comenzar a trabajar en el proyecto en Malta”.

MXC es una de las pocas empresas en conseguir un contrato para la producción de cannabis medicinal en Malta, y la única australiana. Como parte del contrato, MXC deberá invertir un mínimo de $6,500,000 en los primeros 3 años y emplear a un mínimo de 25 ciudadanos malteses como mano de obra.

Un estudio demuestra el impacto social de la legalización en California

Los cambios en el estatus legal de la marihuana permiten evaluar su impacto social y las características de una sociedad que decidió legalizar el cannabis para su uso medicinal y recreativo.

California es uno de esos lugares que quienes consumen marihuana asocian inmediatamente con la cultura cannábica. Desde la difusión en la cultura popular por parte del hipismo, pasando por la primera comedia fumona de la historia (“Up in Smoke”, de Cheech Marin y Tommy Chong, 1978), No solo hay una larga historia de militancia a favor de la despenalización sino que, efectivamente, esa lucha tuvo éxito: fue el primer estado norteamericano en legalizar el uso medicinal del cannabis, y desde comienzos de este año se autorizó el uso recreativo también. Eso hace de California un gran laboratorio para estudiar cómo la legalización ha impactado a la sociedad, y de paso recabar una gran cantidad de información sobre los usos y costumbres tanto de quienes consumen como de quienes no. Esto es lo que ha hecho la consultora especializada en el mercado del cannabis BDS Analytics, y del informe publicado se pueden apreciar una serie de datos que demuestran los cambios sociales respecto al viejo estigma de la marihuana, además de derribar algunos mitos.

El estudio, que fue realizado en dos partes, una a comienzos de 2017 y la otra a inicios de este año, estudió los hábitos de consumo y opiniones de la sociedad y los cambios producidos en el lapso de un año. Los resultados mostraron que hay a tres grupos definidos: los “Consumidores”, con una edad promedio de 39 años, que usaron marihuana en los 6 meses anteriores al estudio, los “Aceptadores”, con un promedio de 49 años, que no consumieron pero considerarían hacerlo en el futuro, y los “Rechazadores”, que rondan los 56 años de edad y ni han consumido ni es probable que lo hagan.

Una de las primeras cosas que se desprendió del estudio fue un marcado aumento de Consumidores, que pasaron de 23% en 2017 a 29% en 2018. Esto se corresponde con un declive en los “Aceptadores”, que pasaron de 38% a 33% y en los “Rechazadores”, que pasaron de 40% a 38%. Además, es interesante notar que la razón para no consumir más reportada no está relacionada a la moral ni a preocupaciones por sus efectos sobre la salud, sino que el motivo es simplemente porque no disfrutan de sus efectos. Más de un tercio de los no consumidores, sin embargo, estarían dispuestos a utilizarla como medicina si no tuviera efectos psicoactivos y casi el 50% de los Rechazadores estarían de acuerdo con que un ser querido utilice marihuana con fines médicos.

Otro efecto de la legalización es el aumento del consumo en zonas suburbanas, que pasó de un 31% en 2017 a un 40% en 2018, en parte gracias a la proliferación de dispensarios, que antes estaban mayoritariamente concentrados en las ciudades. También hubo un notable incremento en pueblos pequeños, que de un 4% del consumo pasaron a un 10% en 2018.

Mitos y prejuicios sobre el impacto social de la legalización

El estudio también sirvió para conocer las opiniones de la sociedad sobre el consumo, y a la vez que demostró que ciertos prejuicios están aún establecidos, también dejó en claro que ciertos estigmas son infundados.

Es interesante notar que si bien el 58% de los Consumidores tienen hijos (aunque solo un 32% está casado), hay una opinión general de que los padres que consumen cannabis son más irresponsables, aunque lo mismo no se dice por ejemplo de quienes toman vino. También se nota un tinte machista en este prejuicio, ya que existe una condena aún mayor si se trata de la madre. Sin embargo Linda Gilbert, Directora general de perspectivas de consumo de BDS Analytics, cree que estas tendencias están cambiando, especialmente en los estados donde el consumo recreativo es legal. Un dato interesante es que en los lugares donde el uso de marihuana está permitido por la ley, las microdosis durante el día parecen estar socialmente aceptadas, lo que no ocurre con el alcohol ni otras drogas.

En cuanto a estereotipos, la típica imagen del fumeta que no se levanta de un sofá rodeado de cadáveres de latas y paquetes de patatas fritas y que no hace nada de su vida se ve contradicha por este estudio. El 53% de los consumidores tienen trabajos de tiempo completo, mientras que ese número se reduce al 44% en los aceptadores y un 33% en los rechazadores. Eso sí, parece que la educación superior y la marihuana no se mezclan del todo: apenas un 10% de los consumidores cuenta con un Master o algún título superior, contra un 21% de los rechazadores y un 15% de los aceptadores.

Además de trabajar más, el consumidor también hace más actividades física, con un 43% que hace actividades al aire libre al menos una vez a la semana, contra un 35% de los aceptadores y un 25% de los rechazadores. No solo eso, sino que los consumidores también tiene más vida social: el 21% sale a bares al menos una vez por semana. En cambio este porcentaje baja marcadamente para los otros grupos: 15% para los aceptadores y solo 10% para los rechazadores. La imagen cliché de que el marihuano es perezoso no es, entonces, estadísticamente correcta.

Algo que queda bien claro en este trabajo son los grandes que pueden ser los cambios sociales en relación al cannabis en el contexto de una legalización como la que se ha realizado en California. Estos datos también nos ayudan a prever lo que puede suceder cuando, finalmente, el resto del mundo se ponga al día en materia legislativa. Los resultados muestran que el alarmismo de quienes se oponen está completamente infundado.

¿Facebook en contra del cannabis?

Las nuevas directrices de uso de facebook podrían acabar con las páginas dedicadas al cannabis.

Hace poco vivimos una ola de censura en Youtube contra páginas dedicadas al cannabis, pero también está ocurriendo en Facebook.  Recientemente Philosopher Seeds se quejaba en Twitter de que “por una imagen compartida de Instagram, nos han metido un strike de 24 horas con amenaza de volver a ser penalizados más tiempo”. Lo mismo le ha ocurrido a ReggaeSeeds y a muchos otros… desde hace años.

En 2010 Facebook ya censuraba anuncios en los que apareciesen hojas de marihuana, acusándolos de tener “contenidos ilegales”, lo cual es absolutamente ridículo (la representación gráfica de una planta no es ilegal bajo ninguna jurisprudencia).  Por ejemplo, le ocurrió a la campaña pro-cannabis Just Say Now. Como si se tratase de pezones ofendiendo la vista de vete tú a saber qué clase de seres humanos, Facebook respondió a las quejas de los responsables diciendo que “nos gustaría reiterar que Just Say Now puede promover su campaña y petición a través de los anuncios de Facebook, siempre y cuando utilicen otra imagen“, es decir que, sorprendentemente, y en una maniobra de los más curiosa, Facebook dice no tener nada contra campañas que promuevan la legalización del cannabis, pero sí contra la representación gráfica ¡¡de una planta!!

En 2014, Mason Tvert, director de comunicaciones del Proyecto de Política sobre la Marihuana y principal defensor de la Enmienda 64 que legalizó el cannabis recreativo en Colorado, dijo a The Huffington Post que “Si Google y Facebook pueden segmentar los anuncios de alcohol a los adultos, deberían poder segmentar los anuncios a adultos sobre una sustancia menos dañina, como la marihuana, en los estados donde es legal. Una decisión tan arbitraria e hipócrita no le va a sentar bien a mucha gente que utiliza estos sitios web.”

De hecho, parece que para Facebook no es un problema segmentar los anuncios de alcohol según países, pero cuando se trata de marihuana aplica otras políticas. ¿Será que Facebook no respeta la legislación de aquellas regiones donde la planta no está prohibida?

 

Según las normas de publicidad de Facebook, “los anuncios no pueden promover ni facilitar la venta o el consumo de drogas ilegales o recreativas, productos del tabaco, o parafernalia de drogas o tabaco”. Esto solo pone de manifiesto la “hipocresía pezonera” de Facebook, que clasifica la legalidad de las sustancias a su antojo. Facebook es una plataforma global, pero puede perfectamente segmentar o dirigir la publicidad en función de la localización de las conexiones. La marihuana es, efectivamente, un producto ilegal en muchas partes del mundo, pero, por ejemplo, las semillas de marihuana son legales en España, por lo que censurar páginas dedicadas a su venta basándose en que sus contenidos son ilegales es un abuso.
Parece que no se trata de la censura de páginas, posts o anuncios específicos, sino de una poco refinada moderación algorítmica, encaminada a dificultar a toda costa la presencia de información sobre el cannabis en la plataforma.

 

El mes pasado, The washington Post contaba que “Google y Facebook no anunciarán marihuana, incluso allá donde es legal”. La excusa es, según Google, que la marihuana es todavía ilegal a nivel federal en EE.UU.

 

En su política actualizada de contenidos, aparece explícitamente la marihuana en la sección de “Productos Regulados”. La sección está concebida para protegerse Facebook legalmente en caso de que alguien intente usar la plataforma para vender cannabis, pero la redacción es tan vaga que llega a niveles preocupantes. Por ejemplo, leemos que Facebook no admitirá “contenido sobre drogas no medicinales (que no sean alcohol o tabaco) que coordine o anime a otros a vender drogas no medicinales; que describa, admita o promueva la venta de drogas no medicinales por el posteador del contenido o sus asociados”. Como vemos, Facebook, a pesar de la actualización, se sigue arrogando la capacidad de decidir ya no solo qué es y qué no es legal, sino qué es y qué no una “droga no medicinal”. En el caso de la marihuana, se equivoca estrepitosamente.

A continuación, se lee que también prohibirá “contenido que represente la venta o intento de compra de marihuana y drogas farmacéuticas. Esto incluye contenido que: mencione o represente marihuana o drogas farmacéuticas”. Aquí debemos apuntar que, el hecho de que Facebook decida por sus particulares políticas recatadas antipezones prohibir la representación de la marihuana no significa que la representación de la marihuana sea ilegal. De hecho, no lo es.

Se fusionan las dos compañías productoras de cannabis más grandes de Canadá

Aurora Cannabis compra MedReleaf por 3.200 millones de dólares canadienses (2.093 millones de euros),  fusionándose así las dos productoras de cannabis más grandes de Canadá.

Se trata del acuerdo económico más grande la historia del cannabis, entre dos productoras de cannabis, que ocurre en un país que está ultimando la implementación de la legalización del consumo recreativo de marihuana. Cuando termine de dar este paso, cosa que ocurrirá a lo largo de este verano, Canadá se habrá convertido en el país más avanzado con respecto a las libertades que atañen a la marihuana, así como a su industria.

Por supuesto que es en un país donde la actitud racional hacia la marihuana ha permitido la maduración de la industria y el desarrollo de las investigaciones sobre el cannabis. Las empresas pueden operar sin los riesgos políticos y legales a los que se enfrentan las empresas en prácticamente el resto del mundo, y esto les ha permitido ponerse a la delantera y tomar las riendas de la industria en el mundo. Canadá ya tiene inversiones en Europa y parte de los 570 mil kilogramos de cannabis que la fusión de Aurora y MedReleaf producirá anualmente procederá de sus dos instalaciones en Dinamarca. El resto procederá de las nueve instalaciones que tienen en Canadá.

Terry Booth, director ejecutivo de Aurora Cannabis, declaraba en un comunicado respecto a la fusión con MedReleaf que “la combinación fortalece nuestra capacidad de servir a los mercados mundiales de cannabis medicinal en rápida expansión, y amplifica nuestra ventaja de pioneros”.

Canadá es de los pocos exportadores de marihuana que hay en el mundo lo cual permite a los productores tomar ventaja en más de 20 países donde recientemente se está legalizando la marihuana medicinal. El avispamiento canadiense constrata con la torpeza de países como España, cuya tremenda capacidad de producción de calidad está patéticamente desaprovechada por el estancamiento de cualquier avance en la regulación del cannabis.

“(Aurora) está enfocándose principalmente en Europa para las exportaciones… la demanda está firmemente establecida en términos de su mercado médico”, afirma Alan Brochstein, fundador de 420 Investor, una empresa que provee información sobre la industria del cannabis. “En principio quizá Europa tiene mejores programas en términos de cobertura de seguro y distribución a través de farmacias”, agrega.

Esta adquisición se trata de la segunda gran operación que Aurora ha realizado este año, después de comprar CanniMed Therapeutics por 1.100 millones de dólares canadienses.

Sin descartar cotizar en Nueva York, Aurora prevé más acuerdos, aunque ninguno tan grande como el que acaba de cerrar con MedReleaf. Bruce Campbell, director de inversiones de Cannabis Growth Opportunity Corp. dice al respecto que “Aurora ha sido bastante agresiva con sus planes de expansión, pero ahora los accionistas querrán ver esos activos puestos en uso antes de que la compañía se apresure a comprar otra cosa”.

 

 

 

 

 

 

¿Es el cannabis efectivo para tratar el autismo?

Diversas investigaciones buscan determinar si el cannabis es efectivo para el autismo.

Una de las razones más importantes por las que insistimos en la lucha por la legalización del cannabis es por su enorme potencial terapéutico, potencial que ya se está tomando en serio en muchas partes del mundo, donde estamos viendo cómo la regulación del cannabis está permitiendo y activando la investigación médica. Así, estamos empezando a constatar que la prohibición global de la marihuana nos ha retrasado en la ciencia de los cannabinoides, prolongando innecesariamente el padecimiento de millones de pacientes que se habrían beneficiado de los hallazgos que la ciencia está realizando.

En numerosas ocasiones hemos hablado desde una perspectiva estrictamente científica acerca de las propiedades terapéuticas de los cannabinoides: reducen las náuseas y el vómito, la espasticidad, la ataxia y los temblores de enfermedades neurológicas, reducen las crisis epilépticas, producen aumento de apetito y peso en enfermos de cáncer y SIDA, tienen propiedades analgésicas, reducen los daños hepáticos en alcohólicos, ayudan al tratamiento de adicciones severas… y parece que ahora varias líneas de investigación están considerando que el cannabis es efectivo para el autismo. 

Dado que el autismo es una condición neurológica, varios investigadores consideran que vale la pena realizar ensayos para ver hasta qué punto los cannabinoides pueden ser efectivos y seguros en el tratamiento de síntomas del autismo. A pesar de que existen reportes anecdóticos de padres con hijos con autismo, según los cuales el cannabis les ayuda a reducir la severidad de los síntomas, el Dr. Orrin Devinsky, director del Langone’s Comprehensive Epilepsy Center de la Universidad de Nueva York, implicado en dos de los ensayos clínicos que están por realizarse, afirma que en esta área “hay mucha religión y no mucha ciencia”.

El trastorno del espectro autista (TEA), una afección del neurodesarrollo que afecta a la capacidad de comunicación y de interacción con el entorno y al comportamiento, es diagnosticado en 1 de cada 88 niños en EE.UU. según datos del CDC (Centro de Control de Enfermedades) de 2012, y en 1 de cada 100 niños en España (Autism-Europe aisbl 2015). Aunque no tiene cura, existen tratamientos para algunos de sus síntomas y, dado el potencial del cannabis para tratar enfermedades neurológicas, se están empezando a impulsar algunas investigaciones en este sentido. Por ejemplo, la Fundación Ray and Tye Noorda ha donado 4,7 millones de dólares al Centro de Investigación del Cannabis Medicinal de la Escuela de Medicina de la Universidad de Califronia de San Diego. Esta es la donación privada más grande a la investigación del cannabis medicinal jamás hecha en los EE.UU. En esta investigación se tratará de comprobar la eficiencia, seguridad y tolerancia del CBD, cannabinoide no psicoactivo, en niños autistas, y su forma de interacción con el cerebro.

Otro ensayo pretende poner a prueba otro cannabinoide no psicoactivo, el CBDV en el tratamiento del autismo. Se trata de uno de los dos ensayos en los que está implicado el Dr. Orrin Devinsky, mientras que el otro se realizará en la Universidad de Nueva York, donde también se someterá a prueba al CBD como tratamiento seguro y efectivo para niños con autismo.

Fuera de EE.UU. el país más puntero en investigación médica del cannabis es Israel, donde se está investigando con los mismos fines una mezcla de THC y CBD. La investigación está dirigida por Adi Aran y Varda Gross del Shaare Zedek Medical Center.

Todos estos ensayos son doble ciego controlados por placebo, lo cual significa que a la mitad de los participantes se les da un placebo en lugar del medicamento, y ni los investigadores ni los participantes (doble ciego) saben quién recibe qué compuesto hasta que se completa el ensayo. Se trata de un mecanismo de control científico que garantiza una mayor solidez en los resultados, evitando los sesgos.

Según Devinsky, “hay una gran cantidad de consumo de [cannabis] porque 29 estados mas el Distrito de Columbia han aprobado el cannabis medicinal. En muchos de esos estados, los padres de niños con autismo obtienen el cannabis medicinal de un médico y la usan para tratar una variedad de problemas diferentes, desde ansiedad o comportamiento agresivo hasta problemas de sueño”.

Devinsky insiste en que falta investigación para determinar si el cannabis puede tratar estos trastornos sin producir efectos secundarios significativos.

“Con un poco de suerte, se descubrirá que es efectivo, y con un poco de suerte, se descubrirá que es muy seguro para estas personas. Pero ahora mismo, simplemente no tenemos ese conocimiento.”

El papel de las mujeres en la industria del cannabis

Como casi todos los titulares positivos, nos referimos a “allá”, al otro lado del charco, donde ya nos sacan del orden de lustros de ventaja en lo que se refiere a la industria del cannabis y su implementación racional en la sociedad. Porque lo que es aquí, ni mujeres ni hombres conseguimos moldear adecuadamente una industria cuya razón de ser continúa en un ridículo y anacrónico estado de ilegalidad.

 

En Estados Unidos la industria del cannabis tiene ya tanta fuerza que se pueden hacer estadísticas fiables. El pasado marzo, en la reunión anual de la American Chemical Society en Nueva Orleans, se celebró un simposio bajo el título “Mujeres en el cannabis: dando forma a una industria emergente” a cargo de Melissa Wilcox, bióloga y científica medioambiental por la Western Michigan University y directora de ventas globales y desarrollo de mercados en Regis Technologies, empresa especializada en el desarrollo y la promoción de métodos para la separación de compuestos quirales, incluidos los cannabinoides.

 

En la descripción del simposio leemos:

La industria legal del cannabis está creciendo rápidamente, y más de la mitad de la población de los Estados Unidos reside en estados con programas legales de cannabis. Las ventas del año pasado fueron de 4.000 millones de dólares y se espera que alcancen los 17.000 millones para el año 2021. Mientras que las mujeres ocupan sólo el 26% de los puestos ejecutivos en todas las empresas de EE.UU., , en la industria del cannabis ocupan, en promedio, el 36% de los puestos ejecutivos, y ese porcentaje llega hasta el 60% en los puestos ejecutivos en los laboratorios de análisis de cannabis.

 

A continuación, os ofrecemos algunos ejemplos del papel de las mujeres en la industria del cannabis y también testimonios y opiniones de mujeres que ocupan puestos ejecutivos:

 

Melissa Wilcox,  directora de ventas globales y desarrollo de mercados en Regis Technologies

 

Las mujeres se sienten atraídas por la industria del cannabis porque es realmente interesante, se mueve rápidamente y hay muchos desafíos que superar. Creo que en general a las mujeres les gustan esos retos. Si a eso le sumamos la falta de normas patriarcales que existen en otros negocios, creo que sienten que tienen más libertad, y tal vez más control y autonomía. (En la industria del cannabis) hay mucho trabajo por hacer y no mucha gente. No hay capas y capas de gestión. El número de mujeres en puestos ejecutivos en la industria del cannabis disminuyó un poco (de 2015 a 2017). Creo que esto se debe en parte a la afluencia de personas, empresas y nuevos programas que se están promulgando en los estados. Todavía hay una gran disparidad en cuanto a quién está bien financiado. Los hombres tienden a tener mejor acceso al capital.

 

Julie Kowalski, directora de ciencia e investigación en Trace Analytics

Siento que muchas personas en esta industria tienen algún tipo de historia personal acerca de alguien que conocen o de un pariente al que esperan que el cannabis medicinal le ayude. No creo que eso esté únicamente relacionado con las mujeres. Creo que en general hace que la industria sea más atractiva, independientemente del segmento en el que se encuentre. Sientes que al final de esto, parte de lo que va a salir de ello es potencialmente ayudar a la gente. La gente en organizaciones más establecidas se está involucrando, y tienden a estar tradicionalmente más dominadas por hombres, especialmente en los niveles más altos. Están introduciendo en la industria un cierto sesgo.

 

Heather Despres, consultor y defensora de la legalización del cannabis en Virginia

Con una industria más joven tienes menos ideas preconcebidas sobre cómo son los negocios, los laboratorios y la ciencia. Esta es una industria que podría ser beneficiosa para el estado y para los pacientes que necesitan un producto médico que no sean opiáceos. La industria del cannabis ya no celebra “conferencias” con mujeres en bikini y batas de laboratorio. Está habiendo una corriente de empresas pertenecientes a mujeres, en particular en el sector de los laboratorios de análisis de cannabis. Siendo el cannabis una industria tan joven, las mujeres han tenido muchas más oportunidades de involucrarse de una manera que típicamente no han sido capaces de hacerlo en otras industrias.

 

Lezli Engelking, fundadora de la Foundation of Cannabis Unified Standards, una organización de salud y seguridad del cannabis que se ocupa de las deficiencias en la calidad, seguridad y consistencia de los productos legales de cannabis.

Me enamoré de las posibilidades que tiene el cannabis medicinal para producir un impacto positivo en la vida. También me di cuenta de todos los riesgos para la salud pública y la seguridad que existen en la industria. La industria del cannabis ha comenzado a mostrar al mundo el poder de la mujer en el lugar de trabajo.  Aunque las mujeres todavía no están representadas por igual, esta industria tiene una de las tasas más altas de mujeres en puestos ejecutivos y fundadores. Todavía queda mucho por hacer entorno al cannabis, y la mayor parte de ese trabajo requiere no sólo de la ciencia, sino también de la capacidad de mantener conversaciones educativas no amenazantes con personas que tienen una opinión diferente. Las mujeres prosperan en esta área.

 

Amber Wise, directora científica en Avitas, un importante productor y procesador de productos de cannabis en Washington y Oregon

Hay una gran necesidad de científicos en el mundo del cannabis en todos los sentidos. Es mi objetivo profesional elevar el nivel científico y dar legitimidad a esta creciente industria. La industria del cannabis no tiene precedentes en términos de crecimiento en tan corto período de tiempo. Eso lo hace súper emocionante. Siento que estoy literalmente a la vanguardia de la formación de la ciencia y la creación de la política en el estado de Washington y, por lo tanto, potencialmente a nivel federal en el futuro. Inicialmente había muchas mujeres en el cannabis en comparación con otras industrias.  Esos números están disminuyendo. No está claro por qué. Mucho de esto parece apuntar a que más y más gente de negocios tradicionales se adentran en el reino del cannabis y lo diluyen en blanca masculinidad.

 

Tami Wahl, abogada y lobista

Tenemos la oportunidad de liberar una planta y corregir el curso de las políticas fallidas. Mi prioridad legislativa en el 115º Congreso ha sido asegurar que los programas promulgados por el estado estén protegidos de interferencias federales indebidas. Me dedico específicamente a explorar cómo debería ser la interacción entre los mercados regulados por los estados y el gobierno federal para permitir que estos más de 46 laboratorios de democracia continúen en un ambiente competitivo y justo. La naciente industria regulada ha experimentado una disminución en el número de mujeres empresarias que se incorporan a la industria y ocupan puestos directivos. Sería maravilloso que los hombres de la industria del cannabis intensificaran e hicieran un esfuerzo concertado para acoger la diversidad. Sin embargo, con o sin su apoyo, las mujeres están comprometidas con la industria regulada y están aquí para quedarse.

 

 

 

Miles de personas participan en la Marcha Mundial de la Marihuana en Madrid frente al silencio mediático

Varios miles de personas se daban cita el sábado a las seis de la tarde en la puerta del Sol de Madrid para reivindicar la regulación racional de la marihuana en la Marcha Mundial de la Marihuana, un evento que viene realizándose desde hace casi dos décadas en ciudades de todo el mundo.

Amarga resaca, la del silencio mediático post-evento, para la que fue una hermosa marcha pacífica y festiva que discurrió entre batucadas, desde la Puerta del Sol a la Plaza de España por la C/Montera y la Gran Vía, con un torrente de miles de personas portando globos verdes con el mensaje “Sin mordazas. No + multas” entorno a la imagen de una hoja de marihuana.

Una de las muchas pancartas que se podían ver sobresaliendo de entre la masa resumía elocuentemente algunas de las reivindicaciones de la marcha:

¡Stop censura cannábica! Por una legalización ya!! Y una regulación justa para los C.S.C (Clubs Sociales de Cannabis). No somos delincuentes, somos usuarios terapéuticos. #AutocultivaTusDerechos

Pero para muchos asistentes se trata de algo más que atender a la urgente regulación del cannabis terapéutico. En este sentido, el portavoz de la CONFAC Eloi Espósito, decía en la marcha a los medios que

 

“la regulación integral tiene sentido pedirla porque si solo haces una regulación terapéutica, al final no estas reconociendo la realidad del consumo, sino que solo estas camuflando el uso lúdico como uso terapéutico. Por lo tanto lo que reclamamos es una regularización integral de cannabis”.

 

Representantes de ENCOD (Coalición europea para una política de drogas justa y eficaz por sus siglas en inglés), de CONFAC (Confederación de Asociaciones Cannábicas) y la AMEC (Asociación Madrileña de Estudios sobre el Cannabis) encabezaban la marcha portando una pancarta con el lema:


La prohibición es discriminación. Por el autocultivo personal y colectivo.

 

 

Como cierre del evento, se leyó un manifiesto en la Plaza de España frente a la mismísima Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. La lectura estuvo a cargo de Beatriz Macho, portavoz de la Confederación de Asociaciones Cannábicas (CONFAC) y de Hector Brotons, portavoz del Observatorio Europeo de Cultivo y Consumo de Cannabis y asesor jurídico de CONFAC, quien aseguraba que en la marcha se dieron cita unas 12000 personas.

La Marcha Mundial de la Marihuana en Madrid,  bajo el lema y utilizado como hashtag #CultivaTusDerechos, no solo reivindica la legalización, sino que pretende visibilizar la cultura del cannabis, una realidad que se está empezando a reconocer en muchos países con las sociedades más avanzadas y democráticas del planeta. CONFAC decía al respecto que las leyes que, ajenas a la realidad social, criminalizan a millones de consumidores “dan la espalda a las experiencias regulatorias que se están llevando a cabo en todo el mundo”.

 

Silencio mediático contra la regulación de la marihuana: la cara oscura de la noticia de la Marcha Mundial de la Marihuana en Madrid

 

Buscando qué dicen los principales medios sobre la Marcha Mundial de la Marihuana, que se celebró el sábado en Madrid (y en centenares de ciudades de todo el mundo), nos encontramos con que al día siguiente la cosa es como si no hubiese existido. Que una imagen como esta haya no haya dejado el menor poso en los grandes medios, es un indicativo del silencio activo al que se está sometiendo una reivindicación tan necesaria como democrática y razonable:

Que varios miles de personas salgan a la calle pacíficamente a ejercer una reivindicación que se lleva reclamando desde hace cuatro lustros, reivindicación que ya han empezado a asumir total o parcialmente muchas de las democracias más avanzadas del mundo, y no se le conceda ni una triste nota en los medios, debería hacer saltar muchas alarmas, alarmas relacionadas con la libertad de expresión y de prensa, y no solo entre la comunidad cannábica, sino entre cualquier persona y organización que se identifique con los valores democráticos y las libertades fundamentales. Hace muy poco la plataforma Youtube decidía cancelar sin la más mínima explicación una serie de canales dedicados a la marihuana, atentando contra los valores de libertad de expresión y opinión que se arroga en su declaración de principios.

¿Qué tiene Santiago de Chile que no tiene Madrid?

Algo está pasando. Los medios que trabajamos por la difusión de la cultura del cannabis y por la visibilización de las reivindicaciones encaminadas a la regulación integral de la marihuana necesitamos aliados en los medios convencionales. No puede ser que tengamos esta situación en España, cuando en Chile muchos de los principales medios se han hecho eco de la Marcha Mundial de la Marihuana  que se celebró en Santiago y en otras ciudades del país. A continuación podéis ver una lista de las noticias al respecto en algunos de los principales medios chilenos. Os enlazaría encantado las de los principales medios españoles, pero no existen:

(pincha en el titular para acceder a la noticia) 

Emol.com: Realizan marcha a favor del cultivo y consumo de marihuana en Santiago

Lun.com: Cargada al humo y al relax fue la marcha de “Cultiva tus derechos” (mitad inferior de la página)

Publimetro.cl: Con más de 10 mil adherentes: marcha “Cultiva tus derechos” se tomó las calles de Santiago

Soychile.cl: Cientos de personas marcharon por el autocultivo de marihuana en Concepción

CNNChile.com: Este sábado se realizó la marcha “Cultiva tus derechos”

24horas.cl: Marcha “Cultiva tus derechos”

infogate.cl: Marcha por la marihuana “Cultiva tus derechos” es noticia mundial

elciudadano.cl: Masiva manifestación por regulación del cultivo y uso del cannabis en Santiago

thetimes.cl: Marcha “Cultiva tus derechos” se tomó las calles de Santiago

El LIDL vende marihuana en Suiza

Por extraño que parezca, existe ya un escenario en el que puedes caminar por los pasillos de un supermercado absolutamente normal, un LIDL de hecho, y encontrarte cogollos de marihuana en las estanterías.

El LIDL vende marihuana pero por supuesto, en un escenario así ha de tener truco, además de que difícilmente lo vamos a encontrar en España. Con respecto al escenario, nos deberíamos trasladar a Suiza, y con respecto al truco, se trata de una variedad de cannabis con menos de un 1% de THC, el cannabinoide psicoactivo de la marihuana.

Mientras se mantenga el THC bajo este límite de concentración, la comercialización de productos de consumo de cáñamo es legal en Suiza, al contrario de lo que ocurre en la vecina Alemania y en muchos otros países europeos.

Este cannabis comercializado en el LIDL suizo bajo la marca Artur está producido por la empresa emergente The Botanicals de forma absolutamente orgánica en invernaderos parcialmente automatizados y en instalaciones de cultivo de interior. Se presenta en el mismo formato que el tabaco de liar (de hecho, utilizan la expresión “Tabakersatz”, es decir, sustituto del tabaco, para referirse a él), en envases de dos tamaños diferentes: de 1,5 gramos a 18 francos (15€) y de 3 gramos a 20 francos (16,7€).

 

El LIDL vende marihuana y la variedad de marihuana accesible en el supermercado LIDL presenta una elevada concentración de CBD

El LIDL vende marihuana y su atractivo reside en su elevada concentración en CBD (21%), el segundo cannabinoide más importante del cannabis, sin efectos psicoactivos pero con propiedades antiinflamatorias y relajantes. El nivel de CBD de los productos de The Botanicals vendidos en LIDL es bastante superior al de muchos medicamentos basados en este cannabinoide. Por otra parte, estos productos mantienen la concentración de THC en el 0,8% para garantizar su legalidad.

The Botanicals fabrica todos sus productos en Thurgau sin emplear aditivos ni químicos sintéticos y en su web ofrece los mismos productos que en LIDL al mismo precio. También se puede adquirir online el formato de 5 gramos a 55 francos suizos (46€). Además de los cogollos para fumar, The Botanical produce cosméticos basados en el cáñamo.

Esta no es la primera vez que en Suiza se comercializan productos de cannabis en tiendas. La cadena de supermercados Coop vende desde el año pasado cigarillos de cáñamo de la marca suiza Heimat a 19,90€ el paquete (poco más de 16€).