Arte, deporte, cine y mucho más. Noticias e información de interés de diferentes sectores con un denominador común: innovación y cannabis.

¿Fumaba Pablo Escobar marihuana?

Hace ya un tiempo os contábamos cómo Pablo escobar cambió la marihuana por la cocaína como activo principal de sus negocios en estas dos entradas (parte I y parte II). 

¿Fumaba Pablo Escobar marihuana?

Pablo Escobar entra en la escena de la Historia justo en la transición entre el reinado de la marihuana setentera y el imperio de la cocaína ochentera. Con una carrera como delincuente muy prometedora, en la que pasó de pequeños hurtos a convertirse en el mayor narcotraficante del Universo, si se me permite abarcar con esta exageración lo que podemos conocer, no le hizo ascos a prácticamente ninguna asignatura del criminal avezado: secuestro, asesinato, extorsión, estafa, contrabando, terrorismo… lo que se te ocurra.

A mediados de los 70 ya tenía negocios boyantes con el “oro verde” colombiano, al que le había tomado afición desde que traficara con él por las calles en su juventud, pudiéndose comprar su primera moto con las ganancias, hasta que se dio cuenta de que la cocaína era un mercado con un potencial mucho más poderoso. Con ella construyó su imperio, llegando a ser una de las personas más ricas del mundo. Pero, sin entrar en los tan cacareados detalles de la biografía de esta combinación de genio megalómano, influencer, Robin Hood paisa, magnate y psicópata, ¿le daba o no al porrete?

En el libro biográfico Killing Pablo de Mark Bowden (2009) menudean los testimonios que hablan de la afición de fumar Pablo Escobar la marihuana. Las nubes de humo cannábico eran una constante en sus tertulias y negociaciones, y le gustaba contar historias escabrosas Pablo Escobar fumaba marihuana. Sorprendentemente, no tenía afición por la cocaína, tampoco fumaba tabaco y tomaba poco alcohol, pero era común ver como fumaba Pablo Escobar  marihuana hasta su muerte.

En la serie Narcos de Netflix podemos ver como fumaba Pablo Escobar marihuana

La afición de Escobar por la marihuana aparece reflejada en la serie Narcos de Netflix, en la que vemos en diferentes escenas cómo el personaje interpretado magistralmente por Wagner Moura corta cogollos de una planta, o fumando con su primo Gustavo Gaviria Rivero.

También sabemos por las reuniones que el periodista Germán Castro Caycedo tuvo con el capo colombiano, en las que le sometió a entrevistas con el fin de escribir un libro que nunca se materializó, de la poca afición de Escobar al licor, siendo al parecer una cerveza sin alochol de importación su bebida favorita. Castro Caycedo cuenta además de él que sin embargo a las 3 de la mañana se fumaba religiosamente su cigarrillo de marihuana.

Parece evidente que la relación de este magnate de las drogas con la marihuana es la razón por la que existe una potente variedad de genotipo 100% colombiano bautizada con su nombre, muy psicodélica y que puede dejarte tumbado a la mínima que te pases. Parece que los efectos de este híbrido al 50/50 con su cerca de 25% de THC hacen honor a la locura de vida que tuvo el mismo Escobar.

Las ventajas del cultivo orgánico

Utilizar abonos orgánicos es bueno para las plantas y para el medio ambiente. Te contamos algunos de las ventajas del cultivo orgánico.

Todo ser vivo necesita alimentarse. Un león, por ejemplo, intentará cazar una cebra, mientras que un conejo, si debemos creerle a Bugs Bunny, preferirá una zanahoria, y un ser humano, quizás una tortilla de patatas (por qué no). Las plantas lo que harán es tomar su alimentación, los nutrientes que necesitan, del suelo en el que se encuentren. Una planta sana necesita de una alimentación sana, y es ahí donde entran en juego los fertilizantes, que no son otra cosa que los aportes al suelo de los nutrientes necesarios. Existen muchos fertilizantes de origen sintético que pueden darle al cultivo lo que necesitan, y estos actúan de forma rápida y eficaz, pero tienen desventajas, como la acumulación de residuos perjudiciales para el sustrato. Por eso muchos cultivadores optan por dedicarse al cultivo orgánico.

Cultivar orgánicamente es, por un lado, hacerlo en sustrato (no en hidroponía) y utilizar para abono y control de plagas solamente elementos que provengan de organismos vivos. Nada de compuestos sintéticos o pesticidas artificiales. Después de todo, el ser humano cultivó exitosamente y sin necesidad de ellos durante miles de años.

Además de la cuestión filosófica que algunos cultivadores tienen con el uso de productos orgánicos, existen varios beneficios comprobados asociados a su uso en comparación con los fertilizantes químicos. Si bien no tienen la misma inmediatez de actuación, como los nutrientes orgánicos se liberan más gradualmente, hay menor riesgo de sobrefertilización y quemaduras con su uso.

Además, los abonos orgánicos son muy beneficiosos para los microorganismos que habitan el suelo. No se trata solo de tierra, sino de todo un mundo lleno de vida, con microorganismos, bacterias y hongos que ayudan a la planta a desarrollar mejor sus raíces y absorber mejor los nutrientes. Además, el cultivo con productos orgánicos hace que el suelo mejore con el paso del tiempo, más rico en nutrientes y en los microorganismos que favorecen a la planta, por lo que podrás usarlo durante muchas temporadas y siempre con un gran nivel de producción.

¿Que ventajas tiene el cultivo orgánico en la actualidad?

Hoy por hoy no es necesario, afortunadamente, salir a recolectar restos orgánicos como excrementos o restos de plantas o animales, lo que tomaría tiempo y sería posiblemente bastante desagradable, sino que pueden adquirirse fertilizantes orgánicos hechos a partir de ellos elaborados por muchas de las grandes marcas. Una buena opción es la nueva línea orgánica de Pro-XL, muy completa y de gran calidad, y que tiene productos ideados para cada fase de la planta y los distintos aspectos del cuidado.

Para el cuidado de las raíces está Organic Root Energy, que contribuye al crecimiento abundante de la raíz y otorga mayor resistencia a plagas y hongos, y para que el suelo donde están esas raíces sea un ámbito nutritivo y lleno de vida interior están los productos Bio Element Boost y Humic Fulvic Acid, que potencian la cantidad de microorganismos disponibles en el sustrato, y  Organic Fish Emulsion, hecho a partir de residuos orgánicos de pescado, que vuelve los nutrientes más fácilmente disponibles para las raíces, además de que airea el suelo en el proceso.

Puedes cubrir las etapas de crecimiento y floración, con todos los nutrientes que necesitan en cada una, con Organic Grow Complement, que es ideal para la formación  de la planta, y Organic Bloom Complement que es lo que debes usar para potenciar la floración y mejorar la producción. También puedes utilizar un complejo de enzimas como Organic Super Enzym Complex para ayudar a la planta a renovar el sistema radicular y potenciar los cogollos.

El suelo tratado con fertilizantes orgánicos suele mantener mucho más estable el Ph, gracias a la presencia de microorganismos, que hacen lo que se conoce como “efecto tampón”. Sin embargo, si aun así necesitas corregir el Ph, puedes hacerlo sin necesidad de productos sintéticos. Pro-XL ofrece el Organic Ph-Control, elaborado con ácido cítrico en polvo, lo que constituye una de las soluciones más efectivas sin preocuparse por los residuos químicos.

Por otro lado, dado que una de las desventajas de los fertilizantes orgánicos es que su actuación es más retardada, puedes optar por realizar una alimentación foliar mientras se desarrollan las raíces, para potenciar el crecimiento. Para tal fin puedes usar un producto como Organic Foliar Feed Grow Boost.

Realizar un cultivo 100% no sólo es una idea romántica, es además realizable e incluso deseable, ya que sus ventajas en el largo plazo son mucho mayores, y su fabricación es mucho más amigable con el medio ambiente.

Revolución en el cannabis: cannabinoides solubles en agua

La imposibilidad de los cannabinoides de disolverse en el agua supone una limitación de primer orden a la hora de desarrollar productos para su consumo saludable. Una empresa de Colorado desarrolla desde 2016 un producto a base de THC y CBD solubles en agua.

La tecnología de los alimentos llega al mundo del cannabis y esta vez de la mano de los cannabinoides solubles en agua. Cada paso que se da en las formas alternativas del consumo de la marihuana que no implican humo, más distancia se logra en su relación riesgos-beneficios con respecto a sustancias verdaderamente peligrosas como el alcohol.

La alternativa popular al porro, siempre ha sido por excelencia la repostería y bollería con extractos de cannabis disueltos en la mantequilla y, aquí convendremos en que, aunque no es tan perjudicial como fumar, el consumo de bollería tampoco es la forma ideal.

Ya podemos ver en muchos lugares donde la marihuana recreativa es legal la proliferación de bollería y chucherías infusionadas, manufacturadas y envasadas, con colores llamativos y todo tipo de aditivos que persiguen enmascarar el sabor del cannabis. En última instancia, a menos que seas un consumidor ocasional, esta forma de consumo a la larga puede pasarte factura.

El problema yace en la incapacidad de los cannabinoides de disolverse en agua. Se trata de moléculas liposolubles, es decir, que se disuelven en grasas, de ahí que los productores de comestibles infusionados se vean limitados al empleo de aceites y grasas, que impiden desarrollar productos altamente saludables y versátiles.

Pero esta limitación ha sido superada gracias a una investigación que empezó con una abuelita diabética. Justin Singer, el nieto de esta abuelita, se asoció con Jeremy Goldstein, Missy Bradley con la intención de desarrollar un producto versátil y de baja potencia para tratar los dolores crónicos de su abuela, la cual se había interesado por las posibilidades terapéuticas del cannabis para tratar su condición.

¿Cómo hacerlo sin recurrir al porro, o a métodos donde el control de dosis es ineficiente como el vapeo, o a bollería manufacturada la cual suele presentar dosis demasiado concentradas de THC, además de la criptonita de los diabéticos, el azúcar? Una opción era producir comestibles ad hoc, con bajas concentraciones, pero, además del engorro de tener que cocinar cada vez, estaba el eterno problema de las grasas.

¿Como se consigue fabricar cannabinoides solubles en agua?

Así pues el trío de socios de Colorado, EEUU, inspirados por estas limitaciones de los cannabinoides a la hora de ser consumidos mediante comestibles, comenzaron a pensar en la forma de volverlos solubles en agua. Las posibilidades que el desarrollo de la idea brindan al mundo de los comestibles e incluso de los medicamentos son infinitas. Romper la limitación de la solubilidad en grasa de los cannabinoides permitiría crear todo tipo de comestibles verdaderamente saludables.

Singer y sus colegas se asociaron con Keith Woelfel, un científico de los alimentos y, bajo el sello de Stillwater Brands, desarrollaron un producto llamado Ripple, básicamente una pastilla o polvo soluble en agua, con diversos contenidos de THC y CBD, según la variante, en dosis perfectamente calculadas.

El proceso pendiente de patente para permitir la disolución en agua los cannabinoides no es sencillo, y pasa por una compleja fase de emulsificación con el empleo de surfactantes y emulgentes de calidad alimentaria, tras lo cual pasa por un proceso de deshidratación en horno de vacío, antes de ser convenientemente dosificados y empaquetados. La dosificación de las tres variantes de Ripple con relaciones de THC:CBD de 1:0, 1:1 y 20:1 exige un proceso de cálculo meticuloso, tests rigurosos y ejecución milimétrica, para lo cual se usa la tecnología más moderna, además de ingredientes de primerísima calidad.

Las aplicaciones son muy numerosas, convirtiendo a este producto en quizá el más versátil del mercado en su categoría. Para empezar, puedes con total sencillez preparar tus productos caseros y añadirles la dosis deseada de Ripple con tan solo abrir un sobrecito y añadirlo: un té, una limonada, una salsa… Una ventaja incuestionable del producto, además de su hidrosolubilidad, es que es absolutamente inodoro, insaboro e incoloro (además de no contener calorías).

Por si fuera poco, dada su solubilidad en agua, los efectos se producen antes, con más intensidad y durante más tiempo que con los comestibles tradicionales con cannabinoides disueltos en grasas, dado que la absorción se produce simultáneamente en la boca, intestinos e hígado. Por último, saber con toda fiabilidad (al contrario que muchos otros productos del mercado) la dosis exacta que estás consumiendo, te permitirá calcular tu tolerancia y consumir más responsable y saludablemente.

 

El asombroso sistema endocannabinoide

En lo que respecta a nuestro conocimiento sobre cómo los cannabinoides interactúan con el cerebro humano a través del sistema endocannabinoide, nos encontramos aun en pañales. Vamos a asomarnos a este asombroso aspecto de nuestra biología.

 

Algunos no dejamos de lamentarnos por el retraso al que la estupidez de la prohibición del cannabis ha sometido a la investigación biomédica (entre otras áreas). Hablamos de casi un siglo de estancamiento, en el que podríamos haber logrado tantísimas cosas, en el que tantos dramas podrían haberse evitado. Ahora, bien adentrados en el siglo XXI, es cuando no solo comenzamos a atisbar el potencial terapéutico de los cannabinoides, sino a comprender el papel que juegan en la homeostasis del cuerpo humano, es decir, en su capacidad de autorregular sus desequilibrios.

Greg Gerdeman, neurocientífico y profesor de biología en la Universidad Eckerd en Florida es uno de los pocos expertos en el sistema endocannabinoide que hay en el mundo. Según cuenta, este sistema consiste en moléculas de señalización llamadas endocannabinoides, las enzimas que las sintetizan y degradan y los receptores cerebrales sobre los que actúan para llevar a cabo distintas funciones. Los genes responsables de este sistema parece ser una evolución en los vertebrados, no hallándose en etapas previas del árbol de la vida.

Este sistema recibe este nombre porque se descubrió al estudiar cómo interactuaba el cannabis con el cerebro humano. Desde estos inicios, hoy no le cabe duda a ningún neurocientífico de que se trata de una de las áreas de estudio de la neurociencia más prometedoras y con un enorme potencial para revelar muchas claves acerca de cómo nuestro cerebro y nuestro cuerpo funcionan.

El mismo cuerpo humano segrega cannabinoides. Estos son conocidos como endocannabinoides y tienen funciones e interacciones con nuestro cerebro muy similares a los fitocannabinoides de la marihuana. Los dos principales endocanabinoides son la anandamida y un compuesto conocido como 2-AG, aunque hay otras moléculas similares a los endocannabinoides que, liberados de forma conjunta producen efectos similares, particularmente regulando el bienestar homeostático. Esta parece ser la principal función de los endocannabinoides: reaccionar a los déficits del cuerpo humano y activar toda una coreografía de procesos que persiguen la regulación del desequilibrio.

Gerdeman estuvo implicado en un estudio muy interesante junto al antropólogo David Raichlen, para descubrir las razones evolutivas por las que hay personas que se involucran en carreras de fondo, tratándose de un gasto intensivo de energía que además presenta un riesgo de daño al cuerpo. Más que descubrir, confirmaron los hallazgos que otros ya habían llevado a cabo, acerca del incremento de los niveles del endocannabinoide anandamida, a través del ejercicio aeróbico, algo observado también en otras especies que han evolucionado para correr largas distancias, como los perros. Este aumento de anandamida genera una sensación de placer conocida entre los corredores de fondo como “colocón del corredor”. Parece que su función es la de recompensar y estimular el ejercicio físico, con todas las ventajas evolutivas que la resistencia y la fisiología robusta tienen para la supervivencia y, más ampliamente, para aumentar la resiliencia al estrés y la enfermedad.

De forma análoga, algunos estímulos como el miedo producen un descenso de los niveles de anandamida, lo cual desencadena una respuesta inmune de lucha y huída, además de un nivel de codificación mayor de la experiencia traumática. De ahí la importancia de los cannabinoides en el tratamiento del estrés postraumático.

Gerdeman concluye que los cannabinoides están implicados en tan diferentes niveles de enfermedad, que suponen un campo de estudio muy prometedor para tratar el dolor, el estrés y enfermedades crónicas. Apela en concreto a la capacidad de los endocannabinoides de regular el control motor, por lo que se estudia muy en serio su papel en enfermedades como el Parkinson o la enfermedad de Huntington. Pero además estas mismas moléculas pueden interactuar con otros neurocircuitos para     controlar el crecimiento tumoral o regular la sanación y cicatrización del recubrimiento intestinal y gástrico.

Por último, Gerdeman se maravilla de que una planta como el cannabis pueda actuar de una forma tan integral con el organismo, con nuestros neurocircuitos, sin que se den efectos secundarios serios, como si realmente esta planta hubiese evolucionado junto a nosotros para ofrecernos sus bondades con un bajo costo de efectos no deseados. El descubrimiento del sistema endocannabinoide ha posibilitado que el cannabis se libere de ese injusto paradigma de abuso de drogas y que cada vez más investigadores se tomen en serio el enorme campo de estudio que posibilita.

Cronos, la primera compañía de cannabis en cotizar en Wall Street

A pesar de que ya hay otras compañías relacionadas indirectamente con el cannabis cotizando en bolsa, Cronos es la primera empresa dedicada exclusivamente a la producción y exportación de cannabis en cotizar en Wall Street.

Mike Gorenstein, director ejecutivo de Cronos, contaba a CNN la semana pasada que la compañía canadiense con sede en Toronto se trata de la única compañía estrictamente cannábica cotizando en el mercado de valores estadounidense.

El Cronos Group comenzó a cotizar en Nasdaq, la segunda bolsa de valores más grande del mundo por capitalización de mercado, detrás de la bolsa de Nueva York.

Cotizar en Wall Street es todo un hito en la industria del cannabis..

Vahan Ajamian, un analista de Beacon Securities, escribía en un comunicado a los inversores que “imaginamos que la Comisión de Bolsa y Valores (SEC por sus siglas en inglés) tuvo que pasar a través de un duro proceso de revisión y veto antes de permitir a una compañía cannábica entrar en una de las grandes bolsas estadounidenses”.

Quizá el hecho de que Cronos comercie únicamente con países en los que no existe una prohibición a nivel federal del cannabis, como Alemania (que está importando marihuana de Cronos), Israel y Australia (donde Cronos está construyendo instalaciones de cultivo) o Canadá, haya ayudado a su entrada en el Nasdaq.

Ajamian también apuntó que el lanzamiento de acciones de Cronos es un gran reclamo para el mercado, porque alerta a los inversores estadounidenses de que existe a nivel federal un sector legal de la marihuana en el que pueden invertir. Algunos ya han empezado a hacerlo, como la neyorquina Constellation Brands, una compañía de bebidas alcohólicas propietaria de Corona, que ya ha invertido 245 millones de dólares por una participación del 9,9% en la canadiense Canopy Growth Corp.

La aprobación por parte del SEC de la entrada de Cronos en el Nasdaq choca con la prohibición federal del cannabis en EEUU, sustancia que se encuentra en el nivel I de la calsificación de drogas de la DEA. Esto se suma a la lista de incoherencias que mantiene a la marihuana en un estatus de ilegalidad federal, mientras que crece el número de estados que la regulan tanto a nivel medicinal como recreativo.

Tan pronto como Canadá ponga en vigor la aprobación de la marihuana recreativa el próximo verano, Cronos comenzará a producir también marihuana recreativa según informa Gorenstein.

 

 

 

El cannabis más caro del mundo, amenazado

Los productores del cannabis más caro del mundo intentan diversificarse para prosperar frente el peso de la prohibición de su cultivo tradicional.

Resulta sorprendente que a estas alturas del siglo XXI alguien siga creyendo que es buena idea prohibir la marihuana y dedicar tantísimos esfuerzos y dinero en destruirla y hacerla desaparecer. Décadas de prohibición en todo el mundo solo han servido para retrasar nuestro conocimiento de las posibilidades de la marihuana, además de para crear incontables dramas innecesarios, criminalizar inocentes y hacer perder un tiempo precioso a la humanidad, haciendo una muesca nada despreciable en su felicidad general.

De esta guisa, tenemos a las autoridades de la India y de su estado norteño Himachal Pradesh, embarcados en una ya larga “lucha” por erradicar los cultivos tradicionales de marihuana de Malana, de cuya resina se obtiene la Malana Cream, un hachís de calidad suprema (y precio), que es el verdadero reclamo turístico de la región.

Y es que parece que, a pesar de las iniciativas del gobierno local por implementar medios de vida alternativos para los granjeros, cuya economía depende de la marihuana, y de los esfuerzos de las fuerzas de seguridad por erradicar los cultivos de la región, las mafias del hachís continúan prosperando.

Algunos no arquearán las cejas al leer esto porque, señoras y señores, si algo nos enseña una y otra vez la Historia, es que la mejor manera de hacer prosperar mafias es prohibiendo algo.

Peor es aun cuando nos enteramos de que en tan remota región pocos eran los que se habían enterado de que un día la marihuana, su medio de vida tradicional, se volvió ilegal. ¿Puede alguien concebir la dimensión de la injusticia que la estupidez de la prohibición perpetró en regiones cuya economía tradicional depende de la marihuana? Hoy, por supuesto, todo el mundo en Himachal Pradesh sabe que la planta de la que han vivido los abuelos de sus abuelos está perseguida, y deben, sin alternativas reales que funcionen, intentar seguir adelante convertidos, de repente, en narcotraficantes y mafiosos, por los caprichos absurdos a los que, en última instancia, se reduce la sombra del prohibicionismo que se cernió sobre la marihuana.

¿Por que el hachís de Malana es el cannabis más caro del mundo?

El hachís de Malana es considerado como el mejor hachís del mundo. Su precio local asciende a casi 800€ el kilo, mientras que en el mercado internacional puede situarse hasta en los 30.000€, por lo que no solo se trata del mejor hachís, sino del más caro. Las granjas clandestinas se ven obligadas a producir en cotas cada vez más altas y remotas debido a la injerencia de las autoridades, que no consiguen destruir más hectáreas que las que los granjeros logran dedicar al cultivo.

El Institute for Narcotics Studies and Analysis (INSA) de Delhi estima que hay unas 350 familias dedicándose a la producción de hachís produciendo media tonelada anual. Durante septiembre y octubre se contratan temporeros para ayudar en la extracción de la resina de la que se producen delicatessen como Malana Cream, Malana Gold y Malana Biscuits. Parece ser que estas familias estarían dispuestas a abandonar el cultivo de la marihuana si el gobierno les garantizase que pueden mantener su estilo de vida, un estilo de vida que una vez les suministraba millones de rupias, mientras que hoy malviven enfrentados a una ley que no les tuvo en cuenta.

En cualquier caso, parece claro que para acabar con la marihuana hace falta mucho más que prohibirla y perseguirla. Las propuestas de sustituirla por cultivos alternativos como las manzanas o el cáñamo industrial no parecen arraigar, quizá porque se están entrometiendo en un estilo de vida y una tradición. Todo apunta a que la única forma de acabar con la marihuana en Himachal Pradesh es acabando con toda la cultura que la rodea. ¿De verdad quieren eso? Por lo pronto parece que tarde o temprano el “abandono del campo” llegará a la región dado que los granjeros han comenzado a dar una educación a sus hijos que posiblemente busquen oportunidades en la vida más allá que la dureza del cultivo en regiones extremas.

Por aquí nos quedamos pensando qué pasaría si en vez de prohibir la marihuana, la regulasen y la sometiesen a impuestos. Con esos precios de mercado ciertas regiones tradicionalmente pobres tendrían una vía para empezar a dejar de serlo. ¿O no?

 

 

 

 

 

El cannabis protege al hígado de los efectos del abuso de alcohol

¿Y si el consumo de marihuana resultase un tratamiento eficaz para reducir la prevalencia de enfermedades hepáticas en alcohólicos?

Quizá aquellos que están más mediatizados por esa idea falaz, esa importura histórica, ese despropósito que atenta contra el sentido común más básico de que la marihuana es más peligrosa que el alcohol, se enfrentarán a cierta disonancia cognitiva si continúan leyendo el artículo de hoy. En otras ocasiones ya hablamos de cuánto más peligroso es el alcohol que el cannabis o, dicho de otra forma, cuánto más seguro es el cannabis que el alcohol. También sabemos que la industria del cannabis podría mejorar la salud general de la sociedad dado su potencial para desplazar a la industria del alcohol. Pero hoy descubriremos otra sorprendente relación entre estos dos mundos.

 

En Nekwo no queremos hacer apología del consumo irracional de drogas, sino traeros información veraz, tan veraz como pueda proveer la ciencia, a la que siempre apelamos citando publicaciones de las revistas científicas más prestigiosas. Y la información de hoy no es una excepción: en la revista Liver International, que es la publicación oficial de la Asociación Internacional para el Estudio del hígado, leemos en un muy reciente artículo del Instituto Nacional para la Investigación Científica de la Universidad de Quebec, que el consumo de cannabis está asociado a una menor prevalencia de las etapas progresivas de la hepatopatía alcohólica. Esto, por supuesto, no significa en absoluto que fumar maría sea un antídoto contra los efectos de las borracheras, sino que el cannabis puede reducir la gravedad o la incidencia de las lesiones hepáticas que produce el alcohol.

 

El estudio resume sus resultados y conclusiones de esta manera:

“Nuestro estudio reveló que entre los consumidores de alcohol, aquellos que adicionalmente consumen cannabis mostraron probabilidades significativamente menores de desarrollar esteatosis alcohólica, esteatohepatitis, fibrosis, cirrosis y carciroma hapatocelular (…). Nuestros hallazgos sugieren que el consumo de cannabis está asociado a una incidencia reducida de enfermedad hepática en alcohólicos.”

 

El estudio, el más grande de este tipo realizado hasta la fecha, analizó los registros de alta de cerca de 320 mil pacientes con historial de abuso de alcohol. Terence Bukong, hepatólogo e investigador jefe del estudio, afirma además que los consumidores adictos (al cannabis) realmente están mucho más protegidos que los no adictos contra las enfermedades hepáticas alcohólicas.

 

Según el estudio, los alcohólicos que no consumían cannabis tenían un 90% de probabilidad de desarrollar una enfermedad hepática, mientras que en los alcohólicos que consumían cannabis moderadamente la cifra de incidencia bajaba dramáticamente al 8%. En adictos a la marihuana que además eran alcohólicos, la probabilidad se reducía aun más, a un 1,36%. Dicho de otra manera, aunque suene políticamente incorrecto, si tienes un problema serio con el alcohol, pero serio de verdad, al mismo tiempo que buscas ayuda para solucionarlo, quizá te convendría consumir marihuana, mucha marihuana.

 

Pero ojo, este es un estudio de correlación basado en la población, por lo que extraer conclusiones definitivas no sería lo adecuado, aunque parece consistente con otro artículo científico publicado el pasado octubre, según el cual la prevalencia más baja de esteatosis hepática no alcohólica en una población de 8200 pacientes cuyos historiales fueron consultados, se dio entre aquellos que eran consumidores adictos a la marihuana. El mismo estudio, que no se centraba necesariamente en bebedores, reveló otro dato singular: los consumidores de cannabis tenían generalmente peores dietas, consumían más calorías, refrescos y alcohol, pero presentaban menor tendencia a la obesidad.

 

A pesar de los prometedores hallazgos revelados por estos dos estudios, hace falta aun mas investigaciones para conocer con detalle las interacciones entre el cannabis y el hígado, y los efectos de diferentes concentraciones de cannabinoides en este órgano, los mecanismos moleculares que tienen lugar, así como los potenciales efectos secundarios. Por lo tanto, tomad de nuevo nuestra palabra: consumid con responsabilidad y moderación, sea lo que sea, y si tenéis algún problema serio no hagáis tonterías y buscad ayuda.

¿Cómo afecta la marihuana en la sexualidad masculina?

Los efectos terapéuticos de la marihuana y su potencial para tratar diversos síndromes y enfermedades son tomados cada vez más en serio por los investigadores, y también se está estudiando en el contexto de la sexualidad humana. ¿Qué es lo que hoy sabemos acerca la marihuana en la sexualidad masculina?

 

Resulta evidente que la prohibición generalizada de la marihuana en el mundo ha retrasado nuestro conocimiento científico acerca de sus efectos en el cuerpo humano, tanto negativos como positivos. A pesar de todo, cada vez es más indiscutible que su consumo es menos pernicioso para la salud que el del alcohol, sobre todo cuando se consume de formas alternativas que no implican la inhalación de humo. Pero, ¿cómo afecta a la sexualidad masculina?

 

Muchos son los mitos que hay acerca de los efectos de la marihuana en la función sexual masculina. La mayoría se deben al hecho de que los efectos son reportados por los mismos consumidores, por lo cual su percepción podría estar sesgada por las alteraciones que el cannabis produce en la conciencia. Por ejemplo, la afirmación de que la marihuana ayuda a los hombres a durar más tiempo realizando el acto sexual, podría deberse simplemente a que uno de sus efectos conocidos es la alteración de la percepción subjetiva del tiempo. En palabras más simples, cuando estás colocado de marihuana sientes que tardas más en consumar el acto sexual, pero su duración real podría no ser diferente que estando completamente sobrio.

 

Un estudio de la Journal of Sexual Medicine publicado en 2011, sugiere que existe una relación negativa entre el consumo de cannabis y la función eréctil. El estudio se realizó con animales en los que se constató que el cannabis producía efectos inhibitorios en determinados receptores del tejido eréctil del pene. Con todo, los autores no extraen conclusiones definitivas acerca de lo que implican estos hallazgos en la sexualidad masculina humana y recomiendan más investigaciones.

 ¿Efecto negativos de la marihuana en la sexualidad masculina?

Pero hay que tener en cuenta un argumento en el que insisten los investigadores y que podemos condensar en una cita de Paracelso: “la dosis hace el veneno”. El consumo moderado de cannabis o de alcohol no solo parece tener efectos negativos mínimos o despreciables en la función sexual, sino que pueden producir, en dosis bajas, un efecto estimulante, aumentando la deshinibición y el apetito sexual, como mostró un artículo publicado en el Current Sexual Health. Por otra parte, el abuso de estas sustancias puede producir problemas en la función sexual, como dificultades en alcanzar el orgasmo o para lograr una erección. En el caso del cannabis, un estudio de 2012 publicado en la Journal of Psychoactive Drugs concluyó que la prevalencia de la disfunción eréctil es tres veces mayor entre los consumidores diarios de marihuana que entre los no consumidores.

 

Otro estudio de la American Journal of Epidemiology publicado en 2012 encontró una relación entre el consumo de marihuana y un peor recuento y calidad del esperma. El 29% de los 215 sujetos de estudio daneses que consumieron marihuana durante tres meses (nota: ¿quién no se apuntaría a este tipo de estudios por el avance de la ciencia?) desarrollaron este efecto, aunque todo sea dicho, parece que las cosas vuelven a su cauce cuando uno deja de consumir, por lo que se considera este hallazgo como una vía de estudio para tratamientos de control de natalidad.

 

Por otro lado, un estudio realizado por la Federation of American Societies for Experimental Biology  sobre la marihuana en la sexualidad masculina halló que un receptor de nuestro sistema endocannabinoide, el CB2, ayuda a regular la formación de esperma. El estudio afirma que este hallazgo no solo supone que la marihuana puede afectar negativamente la fertilidad masculina, sino que abre la vía para una estrategia terapéutica para tratar la infertilidad masculina.

 

¿Cuáles son nuestras recomendaciones? Si planeas tener hijos, ponte a la faena un par de meses después de interrumpir el consumo de marihuana (y de alcohol, especialmente de alcohol) solo si estás experimentando problemas para conseguir una fecundación, y si lo que necesitas es un empujoncito para tener una buena experiencia en la cama, pues lo de siempre: consume responsable y moderadamente y a disfrutar de la vida, que son dos días.

Dos niños desafían el estatus legal de la marihuana en EEUU

Una demanda en la que participan dos niños de 7 y 12 años cuestiona la constitucionalidad de la prohibición de la marihuana en EEUU.

A pesar de que 30 estados de EEUU se ha legalizado la marihuana medicinal y en 9 de ellos su consumo recreativo, a nivel federal la planta sigue considerándose una sustancia peligrosa clasificada con nivel I en la Ley de Sustancias Controladas. Las sustancias que entran en este nivel de clasificación tienen, presuntamente, un elevado potencial de abuso, carecen de uso médico aceptado y de ausencia de seguridad de su uso bajo supervisión médica. Además de que ninguna de estas tres cosas es cierta para la marihuana, las leyes federales parecen contradecir la clasificación a la que está sometida, pudiendo ser incluso inconstitucional.

En este contexto, actualmente hay una demanda en curso originalmente interpuesta por cinco demandantes el pasado julio, que está desafiando la actual prohibición federal de la marihuana. Por un lado, tenemos a los demandados, que son nada menos que el mismo Departamento de Justicia, el Fical General del Estado Jeff Sessions y la DEA (Administración para el Control de Drogas) y por otro lado a cinco demandantes, dos de los cuales son dos niños de 7 y 12 años.

El primero es el pequeño Jagger Cotte, que sufre del síndrome de Leigh, una enfermedad rara neurodegenerativa, mientras que la segunda es Alexis Bortell, que padece epilepsia. Los otros tres demandantes son el ex-jugador de la NFL Marvin Washington, quien actualmente vende productos deportivos con cannabis infusionado; José Belén, que padece de síndrome de estrés postraumático, y  la Asociación Cultural del Cannabis.

Los demandantes afirman que la prohibición del cannabis es anticonstitucional y lo justifican aludiendo fundamentalmente a estos tres hechos:

  1. Que el mismísimo Gobierno Federal posee una patente de cannabis medicinal.
  2.  Que en 1976, el Programa de Uso Compasivo de Nuevos Medicamento en Investigación (Compassionate IND), suministró cannabis medicinal a 14 pacientes.
  3. Que incluso la administración Nixon intentó legalizar la marihuana.

El padre de Alexis, Dean Bortell, exponía la contradicción con estas palabras: “los niños (que necesitan la marihuana medicinal) crecen viendo esta hipocresía… pero vamos a acabar con ella”. ¿Cómo es posible que 30 estados hayan aprobado el uso medicinal de la marihuana, que su uso terapéutico esté más allá de toda duda, al mismo tiempo que sigue estando clasificada como sustancia controlada de clase I?

A pesar del poder de los demandados, Alvin Hellerstein, el juez que instruye el caso, ha reconocido que la marihuana está ayudando a Alexis y a Jagger, además de a mucha más gente. El juez Hellerstein se dirigía a Michael Hiller, el abogado principal de los demandantes, con estas palabras durante la audiencia:

“Sus clientes son la prueba viviente de las aplicaciones médicas de la marihuana. Tengo que asumir las alegaciones plausibles en su demanda como verdaderas. ¿Cómo podría nadie decir que la marihuana no ha salvado la vida de sus clientes? Nadie podría, ¿cierto?”

 

 

Tecnología Shopify para la venta de cannabis legal en Canadá

La plataforma canadiense de tiendas online será la encargada de gestionar la venta de cannabis legal en la provincia de Ontario, Canadá, tanto online como en tiendas físicas.

Además de la gestión y el seguimiento de inventario, el gobierno de Ontario usará la tecnología Shopify para operaciones de contabilidad y de recursos humanos.

La Ontario Cannabis Retail Corporation (OCRC), subsidiaria del Panel para el Control del Licor en Ontario (LCBO por sus siglas en inglés) se ha asociado a Shopify para usar su plataforma para gestionar las ventas en Ontario.

En palabras de George Soleas, director ejecutivo del LCBO:

“Nuestra prioridad principal escumplir el marco de la provincia para la segura y adecuada venta al por menor de cannabis recreativo para cuando haya sido legalizado por el gobierno federal. Queremos combinar nuestra experiencia con distribuidor socialmente responsible con las soluciones comerciales de clase mundial de Shopify para ofrece la experiencia de compra segura, informada y confiable que nuestros clientes esperarán”.

Además de ser empleada la tecnología Shopify en portales de venta online y mediante aplicación para móviles, tambißen será usada para procesar transacciones en iPads en tiendas físicas. Los iPads también se emplearán para proveer información del producto, consejos y demás. La marihuana legal se someterá a los mismos requerimientos que se exigen en otros productos cuyo abastecimiento está controlado por el gobierno federal.

Loren Padelford, vicepresedente de Sjopify Plus, decía al respecto de esta asociación con la Ontario Cannabis Retail Corporation que

“traer este diferenciador al LCBO en este proyecto histórico a los consumidores en edad legal a través de Ontario es un gran ejemplo de innovación “made in Canada”, a la que estamos muy orgullosos de pertenecer”.

La tecnología Shopify se estima que Canadá facture 8,7 mil millones de dólares anuales.

Se trata de un mercado enorme, dado que la provincia contiene 13,6 millones de habitantes y la ciudad más poblada de Canadá, Toronto, que además ejerce de capital financiera. Un informe de Deloitte estima que el cannabis legal en Canadá podría 8,7 mil millones de dólares anuales, representando los consumidores de Ontario hasta un tercio de ese mercado.

En Ontario se gestionará el cannabis legal de forma diferente a como se está haciendo por ejemplo en California, donde se permite la venta provada de cannabis por parte de propietarios de negocios con licencias. Por su parte, en Ontario todas las ventas de cannabis recreativo se realizarán en tiendas gestionadas por el gobierno. Incluso en otras provincias de Canadá la gestión será menos intervencionista por parte del gobierno, lo que está haciendo que Ontario reciba las primeras críticas por permitir que un número limitado de tiendas gestionadas por el gobierno provincial se encargue de la venta de cannabis.

La OCRC comenzará abriendo 40 tiendas, que se convertirán en 80 para verano de 2019 y unas 150 para 2020.