Tiras solubles sublinguales, cannabis con discreción y eficiencia

Los productos basados en el cannabis se van sofisticando y evolucionando para adaptarse al estilo de vida de los nuevos consumidores.

 

El fumeta del banco del parque prácticamente ha desaparecido como portavoz exclusivo de la cultura cannábica, y en su lugar encontramos a urbanitas consumiendo diferentes extractos del cannabis mediante formas de administración alternativas, a menudo más discretas y eficientes: comestibles, tinturas, vapers, concentrados… y más recientemente, tiras solubles sublinguales.

 

Aprovechando el hecho de que el CBD o cannabinol, el principal cannabinoide no psicoactivo del cannabis, es generalmente legal casi en cualquier parte y que posee múltiples propiedades terapéuticas, el mercado de los productos basados en él no ha hehco más que crecer en los últimos años. El CBD se está demostrando útil en el tratamiento de diabetes, fibromialgia, esquizofrenia, ansiedad, adicción a la nicotina… funciona además como relajante o como analgésico, antiemético, anti inflamatorio, antipsicótico, antiespasmódico…

 

Pero, obviamente, cuando se trata de la salud, la peor forma de administrar un producto es fumándolo. Cualquier alternativa viene a ser más saludable, pero unas más que otras. Aquí es donde entran las tiras solubles sublinguales, un método de administración cómodo, discreto y altamente eficiente.

 

Consiste en pequeñas láminas cuadradas de film consumible que contienen los ingredientes activos que se quieren administrar. Estas láminas son altamente solubles en agua, por lo que se disuelven rápidamente en contacto con la saliva.

 

Las ventajas de este método de administración son muchas: para empezar se trata de una forma altamente discreta de consumo. No se necesita parafernalia alguna y no llama la atención como el humo o el vapor. Ni siquiera necesitas masticar. Simplemente desenvuelves la lámina, la colocas bajo tu lengua… y eso es todo.

 

Para continuar, se trata de una forma muy eficiente de controlar la dosis. Las tiras sublinguales contienen una cantidad muy concreta de componente activo, y es fácil establecer una asociación entre dosis y efectos.

 

Para finalizar, se trata de una forma muy eficiente de entregar los componentes activos al torrente sanguíneo (y de ahí al cerebro), pues no deben pasar ni por los pulmones, ni por el estómago, sino simplemente atravesar la mucosa de la boca para ir a parar directamente a la sangre.

 

Los comestibles y las píldoras deben disolverse primero en el estómago y descomponerse en el hígado antes de pasar al torrente sanguíneo. El proceso no solo demora mucho más tiempo que la vía sublingual, sino que en el mismo, los componentes activos pierden potencia debido a la biodisponibilidad asociada a la vía de administración.

 

Debido a las características filtrantes y destructivas de la ingestión y la inhalación, consumir productos de cannabis a través de la digestión o la inhalación ofrecen menos biodisponibilidad de los principios activos que, por ejemplo, las tiras sublinguales.

 

Park Life, la dosis perfecta CBD en cómodas tiras sublinguales

 

Park Life son tiras sublinguales de CBD y terpenos del cannabis, aromatizadas con cúrcuma y mango, fabricadas por Kin Slips. Sin azúcar y absolutamente veganas, proporcionan su efecto relajante en apenas 10 o 15 minutos. También, por su formulación, están concebidas como anlagésicos. Cada dosis contiene 10mg de CBD y 1mg de THC. La discreta concentración de este cannabinoide psicoactivo no hará que te coloques, pero sí que ayuda a potenciar los efectos del CBD mediante el llamado efecto entourage o séquito.

 

Otras variantes del producto son Cloud Buster, formulado con cannabinoides y terpenos estimulantes, con aromas de estragón y cítricos. Contiene 10mg de THC por tira y está concebido para proporcionar energía y concentración para realizar actividades. Al contrario que Cloud Buster, Nice Dream está compuesto de cannabinoides y terpenos relajantes, con aromas de albahaca y sandía, y está concebido para proporcionar equilibrio y tranquilidad. Al igual que Cloud Buster, posee 10mg de THC por tira. Es bastante probable que, por su concentración de THC, Cloud Buster y Nice Dream no sean legales en cualquier lugar.

 

En Colombia florecen decenas de empresas de cannabis medicinal

Con más de un centenar de licencias concedidas, el sector del cannabis medicinal crece en Colombia, impulsado también por inversiones extranjeras

 

Realmente no hay que ser un gran estratega de la economía para entender el torrente de beneficios que la regulación del cannabis medicinal puede reportar a un país, sobre todo si tiene la suerte de tener un clima adecuado para su cultivo. Pero no solo se trata de las arcas públicas, sino de la generación de empleo y, no menos importante, del desarrollo de la ciencia y de la medicina. No, aun estamos muy lejos de estar refiriéndonos a España: hablamos de Colombia, cuarto país sudamericano en dar el tan valiente como lógico paso hacia la regulación del cannabis medicinal.
Tras más de dos años de regulación, el balance de la implementación de la medida regulatoria no podía ser más positivo. Gloria Crispín, subdirectora de Control y Fiscalización de Sustancias Químicas y Estupefacientes del Ministerio de Justicia, lo expresa de esta forma: “Hace poco se cumplieron dos años de la Ley 1787, la reglamentación duró un poco más de un año y hoy ya podemos decir que tenemos no solo un sistema normativo completo, sino también un total de 150 licencias emitidas entre los dos ministerios”, refiriéndose tanto al Ministerio de Justicia como de Salud.

En el sistema colombiano, para poder participar del negocio del cannabis, una empresa ha de contar con al menos una de las seis licencias diferentes que se expiden entre ambos ministerios.

Según Bibiana Rojas, gerente general de Spectrum Cannabis Colombia, “el proceso aquí se planteó a la inversa, así que empieza con el Ministerio de Salud, que pregunta qué es lo que se va a vender y a quién. Luego, con el Ministerio de Justicia se resuelve qué necesita para hacerlo, cuántas plantas requiere y quién se las va a vender o cómo las va a producir”.

Hasta la fecha, el Ministerio de Justicia ha expedido licencias a 70 empresas, que avalan ya sea el uso de semillas, el cultivo de cannabis psicoactivo o el cultivo de cannabis no psicoactivo.

Por su parte, el Ministerio de Salud ha expedido licencias a 41 empresas, avalando la comercialización de productos a nivel nacional, la investigación científica o la exportación.

Al respecto de esto último, las inversiones extranjeras no se han hecho esperar y empresas canadienses como Aphria, Avicanna y Canopy Growth ya están operando en Colombia.

Pero incluso las empresas locales comienzan a cotizar en bolsas extranjeras, como Khiron, la primera empresa cannábica colombiana en entrar en la bolsa de valores de Toronto, Canadá.

 

Recuperación de zonas de conflicto, gracias a la regulación de empresas de cannabis medicinal

Al comienzo enumerábamos algunos de los beneficios que la regulación del cannabis medicinal reportan para un país. Pero en casos como el de Colombia la cosa va más allá. La regulación del cannabis medicinal en el país sudamericano está empezando a rescatar antiguas zonas de guerra narco, como la región de Corinto, donde entre otras razones, los conflictos se desataban por el control de cultivos ilegales, una de las fuentes de financiación de los distintos grupos armados que se asentaban en la región.

 

Con la regulación, muchos productores de cannabis ilegal han tenido la oportunidad de legalizar sus cultivos a través de empresas que han llegado a acuerdos con los productores locales, que debían solicitar el amparo de las denominadas Zonas más Afectadas por el Conflicto Armado (Zomac), para cumplir de esta forma con uno de los requisitos de la regulación: que al menos el 10% del cannabis producido provenga de pequeños cultivadores.

 

España, solo un espectador

 

Mientras en España, un país con un clima igualmente excelente para el cultivo de grandes extensiones de cannabis y con una cultura y ciencia del cultivo muy desarrolladas, seguimos sin tener un marco de regulación del cannabis. No solo se nos escapan las inversiones, sino que estamos perdiendo toda posibilidad de tener un lugar prominente en el mercado. Hasta la fecha solo cinco entidades tienen licencia para el cultivo de marihuana, con múltiples restricciones y concedidas en base a criterios muy peregrinos. Nuestro papel parece limitarse al de sentarnos y observar cómo cambian las cosas a nuestro alrededor. Conforme nos vamos quedando atrás, más evidente se hace la miopía de los responsables políticos que insisten en mirar para otro lado ante la realidad del cannabis.

 

Fuente: La República

 

 

Un nuevo chicle de CBD, la apuesta de Roelli Roelli por el cannabis

Refrescos, cervezas, café, infusiones, golosinas… la lista de productos de consumo con alguna forma de cannabis añadido no deja de crecer. En esta ocasión la empresa de confitería suiza Roelli Roelli presenta Swiss Cannabis Gum, un chicle de CBD.

 

Según la web del producto, el Swiss Cannabis Gum “no te colocará, te liberará”, y añade que “este chicle es poderoso. Contiene 120 mg del compuesto antioxidante cannabidiol (CBD). Al masticarlo se libera su efecto positivo. Las buenas vibraciones están aseguradas. Inmediatamente. Sensación refrescante incluida: gracias al aceite de menta natural y al 15% de xilitol”.

 

Este chicle de CBD posee una alta concentración de cannabidiol de primera calidad (CBD), extraído de la planta de cannabis. Está además enriquecido con antioxidantes y aceites esenciales seleccionados (aceite del árbol del té, aceite de menta y aceite de cannabis) para nutrir y mantener la flora natural de la boca.

 

Como hemos contado en otras ocasiones, el CBD es el principal cannabinoide no psicoactivo de la planta de cannabis (a fiferencia del THC, responsable del colocón), del que se han demostrado científicamente multitud de propiedades terapéuticas, ya sea para reducir la náusea, impedir el vómito, como analgésico o antiinflamatorio, como relajante o reductor del estrés, y para el tratamiento de diversas condiciones crónicas como artritis, parkinson, epilepsia o esclerosis múltiple. Incluso se puede usar para complementar tratamientos de cáncer. Roelli Roelli cuenta que “en los viejos libros de medicina, el cáñamo es incluso llamado una panacea, o ‘curalotodo’” y que “hoy en día muchas personas utilizan con éxito el CBD para aliviar los trastornos del sueño, la ansiedad o las náuseas.”

 

Además el CBD es un poderoso antioxidante. Los antioxidantes son moléculas de vital importancia para prevenir la actuación de los radicales libres sobre el organismo y para retrasar el envejecimiento y la oxidación celular.

 

Cada paquete contiene la misma cantidad de CBD que unos 6 gramos de cannabis, repartido en 24 chicles con 5mg de CBD cada uno. Según Roelli Roelli, no solo no te colocará, sino que no existe posibilidad de que te genere ningún tipo de adicción. Como aclara en su web, según un estudio realizado en 2017 por la OMS, “en humanos, el CBD no muestra ningún efecto indicativo de abuso o dependencia potencial.

 

En cuanto a su legalidad, el fabricante aclara que este chicle “se ha desarrollado durante un largo período de tiempo en contacto con expertos y autoridades competentes. Al final de este proceso, expertos certificados por el estado prepararon un estudio sobre la seguridad e idoneidad para la venta comercial del producto. Esta evaluación se aplica a Suiza y a todos los países de la Unión Europea”, por lo que el producto es perfectamente legal en la UE.

 

Un paquete de 24 chicles de cannabis suizo se puede comprar online en la web de Roelli Roelli por poco más de 7€ excluyendo los gastos de envío.

 

 

 

 

Los inversores londinenses interesados en la industria del cannabis

En el distrito financiero londinense de Mayfair el cannabis comienza a ser un tópico entre los inversores donde oficinas privadas e inversores acaudalados proporcionan un terreno fértil para que las compañías de cannabis extranjeras recauden fondos.

Canadá es líder en el incipiente sector de la industria del cannabis, con más de 30 compañías cotizando en la bolsa de Toronto, además de ser el primer país del G8 en legaizar el consumo recreativo.

Pero Stephen Murphy, director de la consultora londinense Prohibition Partner’s, asegura que  “Europa es considerada como la siguiente fase del boom del mercado de capitales (del cannabis) después de Canadá.” También, según sus estimaciones, se han recaudado más de 200 millones de libras esterlinas para proyectos de cannabis medicinal en el extranjero.

En este sentido, Matt Bottomley, analista de Canaccord Genuity, asegura que “el mayor flujo de dinero de Londres hacia la industrial del cannabis ha sido hacia Canadá”, representando el mayor acaparamiento de mercado del momento.

Parece que los inversores británicos están muy interesados, y, desde la perspectiva de los productores canadienses, son más sofisticados que los norteamericanos. Esta es la experiencia de Scott Boyes, de la productora canadiense MPX Bioceutical, que recaudó en dos años 75 millones de dólares en inversiones procedentes en gran medida de Gran Bretaña.

Pero Londres también invierte en los productores locales, con empresas como Sativa o GW Pharmaceuticals con licencias para producir medicamentos basados en el cannabis. A pesar de que hay cierto optimismo con respecto al potencial crecimiento del mercado en cuanto el cannabis medicinal se regularice en Gran Bretaña, también existen preocupaciones debido al área gris que supone el estatus legal del cannabis recreativo en otros lugares. Los grandes bancos no quieren saber nada de eso y temen que los inversores pudieran estar quebrando la ley.

El cannabis recreativo añade un nivel de complejidad a las inversiones, no sólo por las cuestiones legales (que una empresa de un país donde el cannabis es ilegal invierta en una compañía de cannabis de un país donde es legal), sino, por lo visto, morales.

Por ejemplo Fast Forward, un inversionista londinense, decidió vender sus participaciones en un productor canadiense de cannabis al darse cuenta de que también serviría al mercado recreativo.  Su director, Ed McDermott, con una mentalidad realmente conservadora, afirma que “con el mercado recreativo que va a tener lugar en Canadá, será muy difícil para un inversor del Reino Unido invertir en cualquier empresa que esté expuesta al uso recreativo. Incluso como individuo estarías obteniendo las ganancias del crimen. No serías mejor que un traficante de drogas”.

Hombre, Ed, eso es pasarse. Para empezar, si inviertes en una empresa de cannabis en Canadá, donde es legal, no estarías obteniendo ganancias del crimen. Eso es una falta de respeto a esta conquista social, económica y política que ha alcanzado Canadá, uno de los 10 países del mundo más pacíficos y seguros. Y sí, serías mil veces mejor que un traficante de drogas, pues no solo estás lidiando con un producto legal, sino sometido a regulación y a criterios de calidad. ¿No dirás en serio, Ed, que las miles de personas que en Canadá trabajan en la industria del cannabis son criminales y delincuentes?

En cualquier caso el optimismo de este mercado en Europa se orienta, por el momento, hacia la industria farmacéutica. Patrick Morton, ex analista de inversiones, con mucho pragmatismo afirma que “podemos ayudar a la gente desde un punto de vista compasivo y podemos ayudar a cambiar la ley para que sea más beneficiosa para las comunidades. Y esperemos que también se pueda ganar dinero.”

Morton es el anfitrión del Cannabis Invest UK, una especie de B2B de la industria cannábica en Mayfair en el que las empresas se presentan ante los inversores como respuesta a la demanda de estos, conforme las leyes sobre el cannabis se van relajando en diferentes países de Europa. “Tenemos gente muy diversa aquí. Los inversores privados, los inversores institucionales y la gente de la industria del cannabis”, dice Morton. “La mayoría de la gente tiene una conexión personal con el cannabis, tiene un familiar enfermo. El nivel de conciencia no es tan alto en el Reino Unido todavía.”

Lo que está claro es que, una vez comienza a moverse el dinero, podemos esperar algunos cambios.

Fuente: Forbes

Google y PayPal no se llevan bien con la industria del cannabis

Los gigantes tecnológicos Google y PayPal siguen poniendo trabas a cualquier negocio relacionado con la industria del cannabis

 

No hay duda de que la marihuana ha demostrado ya ser un producto capaz de ser regulado racionalmente con eficiencia en sociedades modernas y maduras. Es legal actualmente en la mayor parte de los EE.UU. y, con la entrada de la regulación recreativa en Canadá a finales de verano, podemos decir que se trata de un producto legal y legítimo en la mayor parte de Norteamérica.

 

Aun así, la industria del cannabis, que podría estar rindiendo cerca de 60 mil millones de dólares anuales para finales de la próxima década, está siendo activamente obstaculizada por grandes compañías tecnológicas como Google o PayPal.

 

Por ejemplo, las empresas de cigarrillos electrónicos y vaporizadores están siendo sistemáticamente rechazadas por estas plataformas, al igual que otras empresas relacionadas más o menos directamente con la escena cannábica.

 

Es el caso de To The Cloud Vapor Store, un negocio que vende vaporizadores muy populares entre los consumidores de cannabis. Durante un tiempo, cuenta su dueño Tyler Browne, pudo anunciar y vender sus productos a través de Google Adwords y Bing Shopping, pero de un tiempo a esta parte eso se acabó. Los servicios de publicidad y venta online están rompiendo lazos con cualquier cosa que tenga ese delicioso aroma a cannabis.

 

Browne explica que “en el pasado, era como un juego del gato y el ratón. Invertíamos tanto en Google AdWords que nos asignaron un representante de cuentas, el cual bromeaba diciendo que Google conocía el uso previsto de los productos, por lo que nos proporcionaría formas de sortearlo, como llamarlos difusores de aromaterapia u omitir la palabra vaporizador”.

 

Browne continúa: “Contar con un representante de cuentas que nos ayudara a cumplir con las normas nos tranquilizó, como si pudiéramos mantener el negocio creciendo con Google AdWords.” Pero de la noche a la mañana Google canceló la cuenta de To The Cloud Vapor Store, su representante de cuentas resultó de pronto innaccesible y, ante las protestas y reclamaciones, Google solo apelaba al cumplimiento de los términos del servicio.

 

Esto, lejos de ser anecdótico, es la norma. Según la política publicitaria de Google, está prohibida la promoción de sustancias que alteren el estado mental con fines recreativos o que de otro modo induzcan colocones, o productos o servicios comercializados para facilitar el consumo de drogas recreativas.

 

Google y PayPal ponen trabas a las ventas relacionadas con la industria del cannabis

 

Pero la cosa va más allá de la publicidad. Ni siquiera To The Cloud Vapor Store puede ofrecer pagos mediante PayPal, porque permitir su asociación con una empresa que vende vaporizadores podría ponerles, a juicio de la compañía, en riesgo de “fraude, contracargos y acusaciones de malas prácticas”, según comunica To The Cloud Vapor Store.

 

Si bien la política de ventas de PayPal prohíbe estrictamente las transacciones que traten con “ciertas sustancias controladas u otros productos que representen un riesgo para la seguridad del consumidor, parafernalia de drogas, cigarrillos, artículos que animen, promuevan, faciliten o instruyan a otros a participar en actividades ilegales”, las transacciones que involucran cigarrillos electrónicos requieren aprobación previa. Pero Browne apunta que la empresas tecnológicas no aplican la misma política a todos los negocios de vaporizadores. A Browne le preocupa que las empresas pequeñas, como la suya, sean apartadas, dejando este espacio fundamental de mercado abierto a las empresas con influencia.

 

Ese temor no es infundado, pues ya vimos cómo la reciente censura de YouTube a sitios relacionados con el cannabis, se cebó con los canales más modestos, dejando intactos a los grandes medios.

 

Con esta situación, cabe pensar que el momento en el que los gigantes tecnológicos resulevan sus problemas retrógrados con el mundo del cannabis marcará un punto de inflexión en la industria.

 

 

Fuente: Forbes

 

Las 10 startups del cannabis que más fondos han recaudado

El optimismo en la industria del cannabis, a pesar de la prohibición federal, atrae fondos para financiar hasta statups del cannabis

 

Tras medio año de legalización del cannabis recreativo en California, Crunchbase News, un medio digital que ejerce de base de datos del ecosistema de las “startup” (empresas emergentes), vuelve a analizar el estado de la industria, desde que en enero hiciera un informe en el que se evidenciaba el interés por el nuevo producto legal por parte de los medios de comunicación, y de adultos que querían experimentarlo.

En esta ocasión, a pesar del capital de riesgo estancado por la ilegalidad del cannabis a nivel federal y de la postura amenazante del fiscal general Jeff Sessions, Crunchbase News ha hallado que muchas empresas se muestran optimistas acerca del futuro de la industria, lo cual se refleja en su crecimiento. En concreto se concentra en una lista de diez empresas que han surgido en los últimos dos años y que representan no solo el optimismo, sino el potencial de esta industria.

Las 10 startups del cannabis

Encabezando la lista está Eaze, una empresa californiana que no te sonará a chino si nos lees de vez en cuando. Con sede en San Francisco, inició su andadura en el sector como distribuidora de cannabis medicinal, pero se ha subido al carro de la recreativa tras la legalización y apuesta por ideas un tanto futuristas para crecer. En cinco rondas de financiación, Eaze ha recaudado 51,5 millones de dólares con inversiones provenientes de 500 Startups, DCM Ventruees, Fresh VC, Bailey Venture Partners y muchos otros.

Al igual que ocurre con las empresas de comida a domicilio, Eaze ha fundido gran parte de su capital, pero no solo confía en el hecho de que su estrategia no es diferente de la de otros startups en espacios similares, sino que achaca su crecimiento a la educación, aspecto en el que se ha concentrado en el último año. La portavoz de Eaze Sheena Shiravi contaba a Crunchbase News que “recientemente lanzamos una página web más centrada en el contenido para ayudar a los consumidores curiosos a comprender los beneficios del cannabis para el bienestar. Nuestro marketing se enfoca en formas creativas de continuar educando a los adultos sobre estos beneficios.”

En la lista también tenemos a Baker Technologies, una empresa que provee soluciones de software de gestión empresarial y relación con el cliente para dispensarios de cannabis y otros negocios del sector. Desde su fundación en 2014, ha recaudado 12,5 millones de dólares en fondos, la mayor parte de los cuales proceden de una serie A liderada por la firma centrada en la industria del cannabis Poseidon Asset Management. Esta ronda permitió a Baker Technologies abrir una oficina en Los Angeles antes de la legalización del cannabis en California.

 

A continuación te mostramos la lista completa elaborada por Crunchbase Technologies de las 10 startups del cannabis que más inversiones han recibido en la industria del cannabis:

 

Nombre de la compañía

Localización de la sede Descripción

Total recaudado

Eaze San Francisco, CA Eaze ofrece servicios de entrega de cannabis medicinal, ayudando a los clientes a pedir cannabis a la carta. $51.5M
Surterra Holdings, Inc. Atlanta, GA Compañía de terapéutica basada en cannabis $25.3M
Green Bits San Jose, CA Green Bits es una plataforma de gestión minorista y punto de venta que ayuda a los minoristas legales de cannabis a hacer crecer sus negocios. $20M
Canndescent Santa Barbara, CA Canndescent ha creado una marca de flores de cannabis producida, empaquetada y distribuida de acuerdo con todas las leyes estatales y locales. $16.5M
LeafLink New York, NY LeafLink es una plataforma de gestión al por mayor para la industria del cannabis. Conecta a las marcas de cannabis y a los minoristas. $14M
Baker Technologies Denver, CO Baker fabrica productos inteligentes para ayudar a los mejores dispensarios a mantener a sus clientes contentos y leales. $12.5M
Mj Freeway Denver, CO Plataforma de negocios premium de la industria de la marihuana, que ofrece software líder en la industria de rastreo “semilla-venta”. $11M
HelloMD San Francisco, CA HelloMD es una plataforma de salud digital para consultas médicas de médicos especializados en cannabis. $8.5M
Hound Labs Oakland, CA Hound Labs desarrolla un dispositivo científico que mide y detecta el nivel de marihuana y alcohol en el cuerpo de una persona.. $8.1M
Strainz Las Vegas, NV Strainz es una empresa líder en la gestión de marcas de cannabis que ofrece una gama de productos de cannabis de primera calidad. $8M

 

El cannabis legal sin THC llega a París

La ley francesa se ha relajado un poco y ahora permite vender, como en Suiza e Italia, cannabis que contenga una concentración inferior al 0,2% de THC, el cannabinoide psicoactivo de la planta, lo que ha impulsado la apertura de dos coffee-shops en París.

Este cannabis con bajo contenido en THC no produce el subidón que atrae a los consumidores recreativos de cannabis ni posee los efectos terapéuticos asociados a este cannabinoide, pero puede contender mayores concentraciones de CBD, un cannabinoide no psicoactivo y con reconocidas propiedades terapéuticas.

Por el momento dos “coffee-shops” han abierto sus puertas en la capital francesa, atrayendo a numerosos clientes curiosos que han tenido que hacer cola para acceder al producto.

Lo propietarios de los coffe-shops aseguran que su producto está pensado para aquellos que les guste el sabor y aroma de la planta, y no para quienes busquen colocarse. El propietario de Cofyshop, Joaquim Lousquy, consciente de que cualquier paso en falso le puede arruinar la oportunidad de negocio de la que es pionero en la capital, se cura en salud: “no hay efecto psicotrópico. No es una medicina ni un relajante. No le aconsejo a nadie fumar cannabis. Lo vendemos como cualquier otro artículo, como una tienda de muebles vende mesas o sillas”. Claro. Las sillas son para sentarse y el cannabis, oficialmente, es para decorar. Su prudencia emana del mismo avispamiento que le hizo pensar en abrir su tienda al percatarse de que las leyes francesas se relajaban un poco respecto al cannabis. Cofyshop vende su “cannabis light”, como se le conoce en Italia, a un precio de alrededor de 12€ por gramo, además de sirope, aceite para masajes e infusiones de CBD.

Stéphane Bélaiche, de E-Klop, el otro negocio que ha abierto en París, también opta por la prudencia a la hora de pronunciarse, y asegura que no vende productos CBD “para que puedan ser fumados en un cigarrillo de marihuana, sino para que la gente encuentre otro sabor para disfrutar.” De hecho, el mismo producto, importado de Suiza, contiene una etiqueta que advierte: “No fumar”, pero los clientes entienden, o creen entender los guiños y comillas implícitos.

Con respecto a estos productos CBD, sus defensores aseguran que alivian la ansiedad y tienen efectos analgésicos, pero la Autoridad Sanitaria Francesa insiste en que “ningún beneficio terapéutico puede ser reclamado por los fabricantes o vendedores o cualquier producto que contenga CBD”. Esto no significa que el CBD no presente beneficios terapéuticos, sino que los vendedores no pueden publicitar sus productos apelando a beneficios terapéuticos, dado que no están regulados como medicamentos.

5 consejos de la reina del cannabis para emprender un negocio

De la pobreza a manejar millones de dólares y codearse con las estrellas. Una cenicienta que encontró en el negocio del cannabis a su hada madrina, convirtiéndose en la reina del cannabis.

 

Se llama Cheryl Shuman y es conocida como “la reina del cannabis de Beverly Hills”. Como toda persona hecha a sí misma, detrás tiene una historia de superación en la que tocó varias veces fondo para, a través de una inusitada tenacidad, encontrar su lugar en el mundo como presidenta del Beverly Hills Cannabis Club. De vender cupones de descuento en Los Angeles a hacerse millonaria, arruinarse, vivir en su coche… a acabar codeándose con la élite del espectáculo cuando un día el mismísimo Michael Jackson entró en la óptica en la que trabajaba por 4€ la hora.

Oportunista o visionaria, llámalo como quieras: el caso es que, consciente de que al rey del pop le costaba dar dos pasos por la calle sin que le asaltasen fans como moscas pesada, Cheryl se ofreció a atenderle a domicilio. Y ahí comenzó la historia que le llevaría a presidir un club con 1700 miembros, incluida la élite del espectáculo, y gestionar millones de dólares para invertir en el negocio del cannabis.

 

Cheryl entró en contacto con la planta cuando en 1996 su psicólogo le recomendó el cannabis (“hazte un porro, Cheryl”) para tratar su depresión tras una relación que acabó mal. Ese mismo año se aprobaba en California el cannabis medicinal, así que Cheryl, poniendo en juego su capacidad de visión y oportunidad, comenzó a cultivar y a servir a domicilio a estrellas del mundo del espectáculo, desde Drew Barrymore y Cameron Diaz a Justin Timberlake y Paul McCartney.

 

Además, pensadlo bien, como mujer y madre soltera, procedente de un entorno muy pobre (no tuvo agua corriente en su casa hasta que cumplió los 14 años), tuvo que superar más obstáculos de los que cualquiera habría soportado. Por ello debemos tomar sus consejos en serio cuando se trata de iniciar un negocio basado en el cannabis.

 

5 consejos de la reina del cannabis para emprender un negocio

 

Aunque para poder trabajar en esto se precisa, ante todo, de una situación de legalidad que te permita desarrollar tu negocio sin riesgos, los cinco consejos de la reina del cannabis, Cheryl Shuman son extensibles a cualquier iniciativa de empresa:

 

  1. Hazte un experto: conoce no solo el producto, sino los medios de producción y distribución. Estudia la demanda y busca las carencias en la oferta.

 

  1. Sé comunicativo y accesible: ya sea para captar la atención sobre tu negocio o para recibir inversiones. Considera a los inversores como mentores. Así mantendrás una buena relación y te cuidarán mejor. Cuando recibas una inversión, empléala en establecer vínculos entre inversores.

 

  1. Ten un plan de negocio: cuando tengas clara la actividad a la que tu negocio se va a dedicar, comienza a solucionar las cuestiones específicas. Para ello es recomendable fundar primero un holding que gestione tus inversiones.

 

  1. Cuida las relaciones: ten siempre tarjetas de presentación a mano. Acepta siempre las que te ofrezcan y no dudes en pedirlas si sientes que hay una oportunidad. Organiza tus contactos en una base de datos.

 

  1. No abandones el espíritu emprendedor: no olvides los valores que te llevan a emprender el negocio y tenlos siempre presentes. El compromiso, la tenacidad y la pasión no solo te mantendrán enamorado de tu trabajo, sino que permitirás que los demás lo perciban, atrayendo oportunidades.

La industria del cannabis en EEUU ya ha creado más de 100 mil trabajos

A medida que las restricciones se van levantando, se crean nuevas oportunidades de negocios, que generan empleo y dejan sustanciosas sumas en impuestos gracias a la industria del cannabis en EEUU

En Estados Unidos, la industria cannábica no para de crecer. En la actualidad 29 estados más Washington DC aceptan legalmente el uso medicinal del cannabis, y otros 9 también aprueban el consumo recreativo. Además, son varios los que contemplan el uso médico de cierta concentración de CBD.  Poco importa que el Fiscal General Jeff Sessions insista en catalogar a la marihuana como una droga peligrosa, adictiva y sin valor médico, y que afirme que “la gente buena no fuma marihuana”. Cada vez son más los estados que se rebelan contra la ley federal, que parece destinada al fracaso frente a la inexorable marcha verde… de los negocios. Porque con miles de millones de dólares generados en impuestos y más de 100 mil trabajos creados, es difícil concebir que el proceso legalizador vaya a detenerse.

Según Chris Walsh, vicepresidente editorial de Marijuana Business Daily, entre 125 mil y 160 mil personas trabajan a tiempo completo en la industria de la marihuana legal, incluyendo a cultivadores, procesadores, vendedores y todos los puestos que una empresa requiere, además de los proveedores a quienes les compra. Según Walsh, esto significa que ya hay más trabajadores de este sector que maestros de jardín de infantes o bibliotecarios. A medida que más estados van cambiando el estatus legal de la marihuana, se espera que esa cantidad crezca a unos 340 mil empleados de tiempo completo para 2022.

Además de crear empleo, la marihuana legal también ha permitido recolectar cuantiosas sumas en impuestos. De acuerdo a Tom Adams director general del grupo BDS Analytics, que se dedica a analizar la industria, las compañías que cultivan, procesan o venden cannabis representaron 12 mil novecientos millones de dólares en ingresos públicos en 2017, y se recaudó entre $3,800 millones y $4,700 millones en impuestos a las ventas, a bienes específicos y a las ganancias. Cabe destacar que los impuestos del cannabis son, en general, más altos que los de otras industrias.

Marijuana Business Daily también informó que se espera que las ventas este año lleguen a los $8-10 mil millones de dólares, lo que significa un incremento del 50% con respecto a 2017, y la proyección es de $22 mil millones para 2022.

La industria del cannabis en EEUU, un sector en crecimiento

Por el momento la mayoría de las empresas de la industria del cannabis en EEUU son pequeñas y restringidas a sus respectivos estados, pero poco a poco comienzan a aparecer algunos grandes jugadores:

TILT surgió de la fusión de cuatro compañías de EE. UU. y Canadá. Esperan tener ganancias de $70 millones en 2018. Su objetivo es compartir información, buenas prácticas y financiación entre las compañías, que incluyen cultivadores, asesores financieros y consultores, así como desarrolladores de software para dispensarios y para fidelizar clientes, y productos para cultivo.

PalliaTech, con base en el estado de Massachussets, es otra empresa que ha crecido considerablemente. Se trata de un holding que controla inversiones en el cultivo, procesamiento y venta de cannabis en once estados y que emplea a 575 personas. Una de sus principales subsidiarias es Curaleaf, con dispensarios en Nueva York, Florida y Maryland.

iAnthus Capital opera en Nueva York, Massachusetts, Vermont y Florida con cultivadores, procesadores y dispensarios registrados, y ha recibido inversiones por $50 millones de Gotham Green Partners, un fondo de inversiones de riesgo especializado en el mercado del cannabis.

Acreage Holding maneja instalaciones para cultivo, procesadores y dispensarios en once estados. Un dato interesante: recientemente el ex presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, John Boehner, se unió a la junta directiva, a pesar de haber sido un acérrimo enemigo del cannabis en el pasado. Según él mismo aseguró, su pensamiento sobre el cannabis “ha evolucionado”.

La legalización del cannabis medicinal en Malta abre las puertas de Europa

La legalización del cannabis medicinal en Malta abre las puertas de Europa a MGC Pharmaceuticals

La australiana MGC Pharmaceuticulas (MXC en la bolsa de valores) reveló que el parlamento maltés finalmente pasó la legislación necesaria para autorizar la producción de cannabis medicinal en su territorio. Con un contrato ya aprobado por Malta Enterprise, la agencia gubernamental responsable por atraer inversiones extranjeras, y un terreno de 4000 kilómetros cuadrados ya asignado por Malta Industrial Parks para construir la planta de producción, se espera que en las próximas semanas se firmen los acuerdos finales con la Autoridad Medicinal de Malta.

Esto permitirá a MXC a producir variedades ricas en THC (tetrahidrocannabinol) y CBD (cannabidiol) para el mercado de cannabis medicinal europeo, que se calcula que tendrá un valor de $56 mil millones para el año 2020, con países de crecimiento aún más acelerado, como es el caso de Alemania, cuyo mercado actualmente es de $17.5 mil millones.

Si bien no puede saberse con certeza cuanto de este mercado MXC logrará atraer, la empresa australiana tendrá una posición privilegiada, tanto por la locación estratégica de Malta en Europa como el clima de la isla mediterránea, que con su temperatura promedio de 23° alrededor del año, es ideal para el cultivo de cannabis. Además, los costos relativamente bajos de producción comparados con los de otros países de la Unión Europea hacen de Malta un lugar ideal para penetrar el mercado europeo.

Comienza un cambio en el cannabis medicinal en Malta

Los planes para la construcción de la planta ya han comenzado, y MXC confía en que pueda empezar a realizarse inmediatamente después de la firma de los contratos finales. MXC espera también obtener la certificación GMP (Buenas Prácticas de Fabricación) para la producción. La planta contará también con un centro de investigación y desarrollo, y la capacidad de realizar una producción integral que vaya del cultivo de la semilla al producto medicinal.

Roby Zomer, co-fundador y director general de MXC, comentó: “Estoy encantado de informarles que la producción de cannabis para uso medicinal ya es legal y está regulada bajo la ley maltesa, y ya se ha designado un terreno dentro de las zonas industriales maltesas para nuestro proyecto. Una vez que la Autoridad Medicinal de Malta extienda los permisos, podremos comenzar a trabajar en el proyecto en Malta”.

MXC es una de las pocas empresas en conseguir un contrato para la producción de cannabis medicinal en Malta, y la única australiana. Como parte del contrato, MXC deberá invertir un mínimo de $6,500,000 en los primeros 3 años y emplear a un mínimo de 25 ciudadanos malteses como mano de obra.