Noticias, consejos, informaciones variadas, etc. sobre diseño y tecnología, dos sectores de moda.

¿Facebook en contra del cannabis?

Las nuevas directrices de uso de facebook podrían acabar con las páginas dedicadas al cannabis.

Hace poco vivimos una ola de censura en Youtube contra páginas dedicadas al cannabis, pero también está ocurriendo en Facebook.  Recientemente Philosopher Seeds se quejaba en Twitter de que “por una imagen compartida de Instagram, nos han metido un strike de 24 horas con amenaza de volver a ser penalizados más tiempo”. Lo mismo le ha ocurrido a ReggaeSeeds y a muchos otros… desde hace años.

En 2010 Facebook ya censuraba anuncios en los que apareciesen hojas de marihuana, acusándolos de tener “contenidos ilegales”, lo cual es absolutamente ridículo (la representación gráfica de una planta no es ilegal bajo ninguna jurisprudencia).  Por ejemplo, le ocurrió a la campaña pro-cannabis Just Say Now. Como si se tratase de pezones ofendiendo la vista de vete tú a saber qué clase de seres humanos, Facebook respondió a las quejas de los responsables diciendo que “nos gustaría reiterar que Just Say Now puede promover su campaña y petición a través de los anuncios de Facebook, siempre y cuando utilicen otra imagen“, es decir que, sorprendentemente, y en una maniobra de los más curiosa, Facebook dice no tener nada contra campañas que promuevan la legalización del cannabis, pero sí contra la representación gráfica ¡¡de una planta!!

En 2014, Mason Tvert, director de comunicaciones del Proyecto de Política sobre la Marihuana y principal defensor de la Enmienda 64 que legalizó el cannabis recreativo en Colorado, dijo a The Huffington Post que “Si Google y Facebook pueden segmentar los anuncios de alcohol a los adultos, deberían poder segmentar los anuncios a adultos sobre una sustancia menos dañina, como la marihuana, en los estados donde es legal. Una decisión tan arbitraria e hipócrita no le va a sentar bien a mucha gente que utiliza estos sitios web.”

De hecho, parece que para Facebook no es un problema segmentar los anuncios de alcohol según países, pero cuando se trata de marihuana aplica otras políticas. ¿Será que Facebook no respeta la legislación de aquellas regiones donde la planta no está prohibida?

 

Según las normas de publicidad de Facebook, “los anuncios no pueden promover ni facilitar la venta o el consumo de drogas ilegales o recreativas, productos del tabaco, o parafernalia de drogas o tabaco”. Esto solo pone de manifiesto la “hipocresía pezonera” de Facebook, que clasifica la legalidad de las sustancias a su antojo. Facebook es una plataforma global, pero puede perfectamente segmentar o dirigir la publicidad en función de la localización de las conexiones. La marihuana es, efectivamente, un producto ilegal en muchas partes del mundo, pero, por ejemplo, las semillas de marihuana son legales en España, por lo que censurar páginas dedicadas a su venta basándose en que sus contenidos son ilegales es un abuso.
Parece que no se trata de la censura de páginas, posts o anuncios específicos, sino de una poco refinada moderación algorítmica, encaminada a dificultar a toda costa la presencia de información sobre el cannabis en la plataforma.

 

El mes pasado, The washington Post contaba que “Google y Facebook no anunciarán marihuana, incluso allá donde es legal”. La excusa es, según Google, que la marihuana es todavía ilegal a nivel federal en EE.UU.

 

En su política actualizada de contenidos, aparece explícitamente la marihuana en la sección de “Productos Regulados”. La sección está concebida para protegerse Facebook legalmente en caso de que alguien intente usar la plataforma para vender cannabis, pero la redacción es tan vaga que llega a niveles preocupantes. Por ejemplo, leemos que Facebook no admitirá “contenido sobre drogas no medicinales (que no sean alcohol o tabaco) que coordine o anime a otros a vender drogas no medicinales; que describa, admita o promueva la venta de drogas no medicinales por el posteador del contenido o sus asociados”. Como vemos, Facebook, a pesar de la actualización, se sigue arrogando la capacidad de decidir ya no solo qué es y qué no es legal, sino qué es y qué no una “droga no medicinal”. En el caso de la marihuana, se equivoca estrepitosamente.

A continuación, se lee que también prohibirá “contenido que represente la venta o intento de compra de marihuana y drogas farmacéuticas. Esto incluye contenido que: mencione o represente marihuana o drogas farmacéuticas”. Aquí debemos apuntar que, el hecho de que Facebook decida por sus particulares políticas recatadas antipezones prohibir la representación de la marihuana no significa que la representación de la marihuana sea ilegal. De hecho, no lo es.

Alta tecnología para procesar residuos de cannabis

Una empresa emergente de Vancouver propone un sistema de alta tecnología para procesar los residuos  de cannabis.

 

Con la expansión de la industria del cannabis (otro tren del futuro que, como es habitual, se nos escapa en nuestro país) aparece también la necesidad de gestionar los residuos de cannabis. Esto se está haciendo particularmente evidente en los países que tienen una industria del cannabis muy desarrollada, como Canadá, donde el Ministerio de Salud exige que los desechos vegetales sean procesados de forma que se vuelvan inertes e inutilizables, con métodos que incluyen la mezcla con arenas, la incineración o el triturado y la mezcla con otros compuestos orgánicos para compostaje.

Algunos productores de cannabis medicinal como Tantalus Labs pueden autogestionar su volumen de desechos, mezclándolos con sustratos y otros compuestos orgánicos para compostarlos a continuación en sus instalaciones de Sunlab, en Maple Ridge. Como dice su director ejecutivo Dan Sutton, las reglas del Ministerio “realmente incentivan a los productores a crear tan pocos desechos como sea posible, lo cual asumimos” pero, aunque suponen papeleo adicional a la hora de gestionar y destruir desechos, no necesitan una solución externa, al menos mientras su volumen de desechos se mantenga en un nivel que pueda ser gestionado en su planta.

Sin embargo, empresas más grandes, con un volumen mayor de producción de desechos, tienen que recurrir a soluciones externas para gestionarlos adecuadamente de forma acorde a las imposiciones del Ministerio. Es el caso Aurora Cannabis, una de las más grandes compañías cannábicas de Canadá (y del mundo), que recientemente se ha asociado con Micron Waste Technologies Inc., una nueva empresa afincada en Vancouver, en la que Aurora ha invertido 2,3 millones de dólares para comprar una participación y colaborar en el desarrollo de un concepto de gestión de residuos de cannabis. Micron ha desarrollado un sistema de digestores aeróbicos de alta tecnología, con los que puede procesar desechos de alimentos, extrayendo agua limpia de ellos para ser reutilizada o desechada en los sistemas de alcantarillado municipales, produciendo al mismo tiempo biosólidos compostables. Micron asegura que puede adaptar esta tecnología para gestionar los residuos orgánicos de Aurora Cannabis, de una forma limpia, respetuosa con el medio ambiente y acorde con las restricciones del Ministerio de Salud.
Su presidente, Alfred Wong, lo expone con estas palabras: “tenemos esta tecnología en la que estamos trabajando junto con Aurora para tratar los desechos de cannabis in situ, asegurarnos de que todos los componentes del cannabis sean eliminados de la corriente de desechos, y al mismo tiempo reciclar el agua de vuelta al sistema”.

Wong estima que el volumen de crecimiento de la industria del cannabis en Canadá es tal, que para 2020 estará generando unas 6 mil toneladas de desechos anuales, lo cual justifica la necesidad de encontrar soluciones adecuadas para su gestión.

“Lo que tenemos ahora mismo es una serie de soluciones no del todo satisfactorias” para tratar los residuos, afirma Cam Battley, director de operaciones de Aurora. “La propuesta de Micron es una solución tecnológica elegante que está totalmente en línea con la forma en que lo hacemos todo”, continúa.
Y es que Aurora ya había trata do de compostar sus propios desechos, pero además de ser un proceso poco eficiente, produce gran cantidad de olores, por lo que los arrojan a un vertedero. “El compostaje directo, que puede tomar hasta un mes para los desechos de cannabis y a menudo viene con olores fuertes, no siempre es una opción para las compañías”, asegura Battley. “La razón por la que nos gusta el digestor de Micron es que nos permite gestionarlos de una manera limpia, verde, in situ y sin olor”.

Aurora instalará uno de los digestores de Micron en su planta de producción de Cremona, Alta, a una hora en coche al norte de Calgary, para desarrollar la propuesta de proceso de descomposición de los residuos de cannabis. Esta será la primera unidad manufacturada de Micron y se espera que esté en plena producción a finales de este año.

Tecnología del cannabis para lograr un café superior

No, hoy no vamos a hablaros de café infusionado con cannabis, ni de coffee-shops, sino de cómo la tecnología del cultivo del cannabis está empezando a ser útil para el desarrollo de otros cultivos, una razón más por la que la liberación de la prohibición general se hace imperativa.

La historia de hoy comienza con un dato extraño: café cultivado fuera de la zona intertropical. Esto es lo que hace Frinj Coffee, una empresa californiana que produce café cultivado en California, definiendo la Coastal Southern California  como la más nueva región cafetera del mundo.  Su especialidad es una variedad llamada geisha, afín al clima Californiano.

El otro protagonista de esta historia es Front Range Biosciences, una empresa de Colorado que produce plantas de marihuana libres de virus y bacterias, y que está empezando a experimentar con otros cultivos como el café. Pues bien, Fornt Range Biosciences acaba de anunciar que suministrará a Frinj Coffee más de tres millones de esquejes enraizados de café producidos con la tecnología “clean stock” con la que ha venido creando esquejes de marihuana libres de virus y bacterias. Esto podría activar esta industria cafetera californiana mediante esquejes ingenierizados en laboratorio para lograr un mejor rendimiento.

En agosto de 2016, Front Range Biosciences comenzó a desarrollar un método de cultivo de tejido de cannabis que buscaba prevenir el problema de la clonación de plantas aparentemente sanas, pero que podrían estar enfermas, y que podrían dar al traste con todo un cultivo. La idea es tomar una muestra de tejido, asegurarse de que está libre de virus y bacterias, y cultivarlas en sus propios contenedores aislados, controlando todas las variables: nutrientes, luz, etc.

Como expone Jon Vaught, director ejecutivo de Front Rage, “puedes controlar ciertos procesos mediante hormonas, como el enraizado, el brotado o la elongación. Se trata realmente de un proceso de manufacturado de plantas. No tienes que lidiar con plagas, por lo cual no tienes que usar pesticidas. Controlas el entorno. El cliente toma después estas super-plantas y las cría en un invernadero donde comienzan con una gran ventaja.”

El mismo proceso es válido para el café, pero si bien a Frinj no le preocupan las enfermedades tradicionales que afectan a los cultivos de café en los trópicos, y que no ocurren en California, sí que que considera que “es nuestra responsabilidad obtener material vegetal libre de enfermedades y mantenerlo de esta forma.  El programa clean stock nos ayudará a lograrlo.”

Si bien este método permite evitar los riesgos de la polinización cruzada, que podría arruinar la pureza y características seleccionadas de una variedad, también evita los beneficios devenidos de la diversidad genética que proceden de las hibridaciones, accidentales o no. Cuando, por polinización cruzada, ocurre de forma natural que no todas las plantas de un cultivo son genéticamente iguales, muchas pueden caer víctimas de una determinada enfermedad, pero otras sobrevivirán. Cuando eliminas esa diversidad genética corres el riesgo de que todo tu cultivo se pierda si resulta no ser resistente a una determinada enfermedad.

Jon Vaught de Front Rage acepta el riesgo: “Esa es la contrapartida que obtienes. Existen algunos riesgos asociados con tener mucho de lo mismo, pero al mismo tiempo vale la pena. Podemos mantener decenas, centenares, miles de variedades únicas sanas y salvas, para que alguna fuese totalmente eliminada, pudieras volver atrás y recuperarla”. Sería como un banco de semillas, pero en vez de semillas se preservarían tejidos.

Front Rage podría así realizar bases de datos de otros cultivos como bayas y piñas. De hecho, continúa Vaught, “la aparición de un nuevo cultivo de alto valor como el cannabis abre oportunidades para la innovación y el desarrollo”, otra razón aplastante para revisar el estatus legal del cannabis con urgencia.

 

Tecnología Shopify para la venta de cannabis legal en Canadá

La plataforma canadiense de tiendas online será la encargada de gestionar la venta de cannabis legal en la provincia de Ontario, Canadá, tanto online como en tiendas físicas.

Además de la gestión y el seguimiento de inventario, el gobierno de Ontario usará la tecnología Shopify para operaciones de contabilidad y de recursos humanos.

La Ontario Cannabis Retail Corporation (OCRC), subsidiaria del Panel para el Control del Licor en Ontario (LCBO por sus siglas en inglés) se ha asociado a Shopify para usar su plataforma para gestionar las ventas en Ontario.

En palabras de George Soleas, director ejecutivo del LCBO:

“Nuestra prioridad principal escumplir el marco de la provincia para la segura y adecuada venta al por menor de cannabis recreativo para cuando haya sido legalizado por el gobierno federal. Queremos combinar nuestra experiencia con distribuidor socialmente responsible con las soluciones comerciales de clase mundial de Shopify para ofrece la experiencia de compra segura, informada y confiable que nuestros clientes esperarán”.

Además de ser empleada la tecnología Shopify en portales de venta online y mediante aplicación para móviles, tambißen será usada para procesar transacciones en iPads en tiendas físicas. Los iPads también se emplearán para proveer información del producto, consejos y demás. La marihuana legal se someterá a los mismos requerimientos que se exigen en otros productos cuyo abastecimiento está controlado por el gobierno federal.

Loren Padelford, vicepresedente de Sjopify Plus, decía al respecto de esta asociación con la Ontario Cannabis Retail Corporation que

“traer este diferenciador al LCBO en este proyecto histórico a los consumidores en edad legal a través de Ontario es un gran ejemplo de innovación “made in Canada”, a la que estamos muy orgullosos de pertenecer”.

La tecnología Shopify se estima que Canadá facture 8,7 mil millones de dólares anuales.

Se trata de un mercado enorme, dado que la provincia contiene 13,6 millones de habitantes y la ciudad más poblada de Canadá, Toronto, que además ejerce de capital financiera. Un informe de Deloitte estima que el cannabis legal en Canadá podría 8,7 mil millones de dólares anuales, representando los consumidores de Ontario hasta un tercio de ese mercado.

En Ontario se gestionará el cannabis legal de forma diferente a como se está haciendo por ejemplo en California, donde se permite la venta provada de cannabis por parte de propietarios de negocios con licencias. Por su parte, en Ontario todas las ventas de cannabis recreativo se realizarán en tiendas gestionadas por el gobierno. Incluso en otras provincias de Canadá la gestión será menos intervencionista por parte del gobierno, lo que está haciendo que Ontario reciba las primeras críticas por permitir que un número limitado de tiendas gestionadas por el gobierno provincial se encargue de la venta de cannabis.

La OCRC comenzará abriendo 40 tiendas, que se convertirán en 80 para verano de 2019 y unas 150 para 2020.

Robots en la industria del cannabis

¿Robots en la industria del cannabis? Conforme las leyes prohibicionistas del cannabis se van relajando, la industria entorno a esta planta se va desarrollando. El previsible aumento de la demanda, ya sea para su uso medicinal, industrial o recreativo, exigirá un aumento de la producción y la implementación de sistemas que mejoren su eficiencia. ¿Hasta dónde las máquinas harán el trabajo?

Un mito muy extendido es el de que las máquinas roban el trabajo a los humanos y producen desempleo. Este temor es aplicable a cualquier área, incluida la industria del cannabis, en la que ya empiezan a testarse robots o considerar su aplicación en diferentes niveles, desde el cultivo a la venta, pasando por la seguridad. Es decir, introducir robots en al industria del cannabis.

Acerca de esto último, tenemos el ejemplo de Hardcar Security, que desarrolla servicios de seguridad exclusivamente para la industria de la marihuana. Durante el pasado verano, esta empresa realizó pruebas con robots y drones para comprobar si son más eficaces que guardas de seguridad humanos a la hora de vigilar cultivos de marihuana. El director ejecutivo de Hardcar Security, Todd Kleperis, afirma que los robots son más eficientes cuando se trata de proteger el inventario de una empresa de cannabis porque “no se duermen en su puesto, no juegan con videojuegos cuando deberían estar patrullando y no están constantemente chequeando sus redes sociales”. Por otra parte, considera que es más seguro poner máquinas en este puesto “porque los robots pueden encajar un disparo mejor que los humanos”.

Otras empresas como Eaze están experimentando el uso de drones para realizar entregas, con la idea de que en un futuro los clientes puedan comprar su marihuana mediante una aplicación en el móvil y recibir su pedido en cualquier parte del país sin tener que tratar con una persona real. La tecnología para ello está todavía en desarrollo y necesita además de aprobación del gobierno federal.

 

Otra área que comienza a automatizarse en el sector es el desbrozado de la planta. Bloom Automation, una empresa especializada en el desarrollo de robots y automatizaciones inteligentes para la industria del cannabis, ha desarrollado una máquina capaz de desbrozar una planta de cannabis en cuestión de minutos “con la precisión de un ser humano, pero con la eficiencia de una máquina”. 

 

El empaquetado es otro aspecto que se puede optimizar enormemente con el empleo de robots. El empresario Steve Chandler ha diseñado BudBot, una máquina capaz de clasificar, pesar y empaquetar cogollos de marihuana, incrementando esta fase del proceso de producción hasta en un 200%.

Pero incluso la venta está comenzando a automatizarse hasta el punto de no precisar un vendedor humano. Por ejemplo American Green ha desarrollado una máquina de vending que emplea tecnología de verificación biométrica para vender productos controlados o con restricción de edad, desde tabaco a fichas de casino, pasando por  medicamentos, drogas, alcohol… ¡e incluso armas!

 

Pero, ¿es una buena idea introducir robots en la industria del cannabis?

El caso es que, como hemos visto en cualquier área de la actividad humana, la automatización y la robótica parecen ir abriéndose paso en una industria cuyo potencial está aun por explotar. Algunos pesimistas como el Dr. Subhash Kak, experto en inteligencia artificial de la Universidad de Oklahoma, aseguran que la pérdida de empleos como consecuencia de la sustitución robótica nos llevará a una distopía. Nosotros somos más optimistas y nos acogemos a la anécdota que contaba Hans Rosling, médico sueco recientemente fallecido y gran promotor y divulgador de los avances técnicos y el desarrollo para la mejora de la humanidad:

“¿Y qué hay de mágico en ellas [las lavadoras]? Mi madre explicaba la magia de esta máquina desde el primerísimo día. Decía: ahora, Hans, hemos cargado la colada. La máquina hará el trabajo y ahora podemos irnos a la biblioteca. Porque esta es la magia: pones la colada ¿y qué es lo que obtienes de la máquina? Consigues libros de las máquinas, libros infantiles. Y mi madre conseguía tiempo para leerme. Le encantaba. Aprendí el abecé –aquí es donde comencé mi carrera como profesor, cuando mi madre consiguió tiempo para leerme. Y además obtuvo libros para sí misma. Se las apañó para estudiar inglés y aprenderlo como una lengua extranjera. Y leía tantísimas novelas… Y de verdad amábamos esta máquina. Y mi madre y yo decíamos: Gracias industrialización. Gracias planta siderúrgica. Gracias central eléctrica. Y gracias industria de procesamiento químico por darnos tiempo para leer libros”.

 

A los escépticos y pesimistas de la automatización y la implementación de la tecnología en el mundo de la marihuana (o en cualquier otro ámbito), quizá les convendría conocer la Ley de Say, de la que se deduce que es falso que los robots causen desempleo masivo. Como afirma Jonathan Newman, Profesor Adjunto de Economía y Finanzas en el Bryan College, “cuando miramos la revolución industrial y la revolución informática, no vemos un simple aumento de la producción de los bienes existentes. Vemos bienes existentes aumentando en cantidad y calidad; vemos bienes de consumo radicalmente nuevos e industrias absolutamente novedosas emergiendo, proveyendo enormes oportunidades de empleo y avances futuros al estándar de vida de todo el mundo”.

Así pues, en lo que a nosotros nos toca, y atendiendo a las ideas de Hans Rosling o Jonathan Newman, implementar avances tecnológicos en el mundo del cannabis, no sólo creará más puestos de trabajo en esta industria, sino que aumentará la cantidad y calidad de la producción, así como el acceso a los productos. Y no sólo eso: inevitablemente emergerán usos y aplicaciones que ahora ni siquiera podemos concebir.

IBM recomienda usar criptomonedas para la venta de cannabis

La compañía tecnológica IBM ha recomendado el uso de criptomonedas para la venta de cannabis legal del año que viene. 

El año que viene, Canadá será el segundo país en tener de facto legalizado el cannabis en todas sus vertientes. Como sabemos, desde Trudeau hasta el último ministro quieren tener bien todo bien atado, desde el stock disponible de cannabis, hasta cada una de las licencias que repartirán para dispensar cannabis. Ahora, la compañía IBM ha querido tener un detalle con el gobierno canadiense (o apuntarse un tanto empresarial) y, en forma de PDF, les ha enviado un extenso documento en el que les recomienda usar criptomonedas para la venta de cannabis en el país.

En todo el documento, IBM en todo momento explica cuales serían los beneficios y qué servicios podría ofrecer esta interesante nueva tecnología fiscal. Según ellos, la aplicación de este tipo de sistemas sería el mejor método para controlar esta nueva industria que se legalizará en muy poco tiempo. Como explican en el propio documento:

‘Creemos que la importancia de las criptomonedas para contribuir a la regulación del cannabis es similar a muchas de las aplicaciones de la cadena de custodia en áreas  como la farmacéutica o la alimentaria.’

Esta tecnología dotaría a la industria del cannabis  de múltiples beneficios para la distribución y control de los stocks 

Las criptomonedas para la venta de cannabis y el sistema de blockchains, podrían contribuir mucho a esta nueva industria que se va a crear en Canadá. La posibilidad de gestionar la administración de inventarios en tiempo real, identificar la demanda del mercado, qué ofertas hay, o la propia relación de las empresas cannábicas con el gobierno podría ayudar a que, Trudeau, vea de buena forma el incluir esta tecnología en el sector cannábico.

A pesar de que parece novedoso, en Colorado, el estado donde el cannabis es un consumible más como otro cualquiera, hay compañías como Paragon, que ya lanzaron un servicio similar al que propone IBM para Canadá. Es muy gratificante ver como compañías de este calibre internacional y económico, se posicionan poco a poco entorno a la nueva industria cannábica que está por llegar. Lo que está claro, es que el gobierno de Canadá quiere tenerlo todo listo para el año que viene, y no va a dejar que la legalización del cannabis sea una cuestión baladí.

 

Hemper, mochilas hechas de cáñamo por mujeres en riesgo de exclusión en Nepal

Este proyecto de Hemper, surge de la idea de 6 universitarios españoles con el objetivo de aunar las cualidades sostenibles del cáñamo con la solidaridad.

Solidaridad y cáñamo. Sobre estas dos palabras se asienta uno de los proyectos más novedosos en el mundo de la cannafilia. 6 jóvenes de distintas universidades de España, se han juntado para crear un proyecto solidario que ha venido para asentarse. Hoy queremos hablar de Hemper, una empresa que ha diseñado unas mochilas confeccionadas con cáñamo para que varias familias en Nepal puedan vivir en condiciones dignas. Gracias a su iniciativa, ya han vendido más de 2000 mochilas entre España y Portugal, y esperan que esta tendencia siga incrementando para poder continuar su labor solidaria en la región.

Para llevar a cabo su misión solidaria, a la vez que emprenden con un novedoso proyecto sostenible, han creado una ONG, con la que llevan diferentes proyectos, entre los cuales han enmarcado la producción de mochilas para poder ir creando una infraestructura sólida que les abastezca de los recursos que necesitan para trabajar en la región.

Hemper defiende la elaboración artesanal de sus productos, luchando por la ecología y cooperando con la sociedad 

El objetivo que tiene Hemper es claro: pretenden cooperar con la sociedad de regiones empobrecidas, en este caso de Nepal, enseñándoles a desarrollar productos manufacturados, que potencien la economía del lugar, usando materias primas que puedan crecer entre sus fronteras. Por ello, eligieron el cáñamo, dado que crece en la región, es barato, productivo y respeta por completo el medio ambiente.

La razón de ser en la confección de estas mochilas, no sólo radica en hacer comercio, si no en unos valores que desde Nekwo vemos importantísimos para la creación de una empresa. En este caso, Hemper, no solo ayuda monetariamente a las trabajadoras, si no que se aseguran en financiar la educación de sus hijos, además de alojamiento y comida.

Lo mejor de todo esto es que además, las mochilas tienen múltiples diseños, con unos planteamientos muy molones, en diferentes colores y por unos precios bastante asequibles. Ten en cuenta, que al comprar a Hemper no sólo estas contribuyendo a la idea de 6 jóvenes españoles, estás contribuyendo a la labor que se está desempeñando en localizaciones del planeta que necesitan  de esa colaboración para poder crecer como una sociedad digna. Por ello, te invitamos a que visites su web, y conozcas más del proyecto. En Nekwo, nos ha gustado mucho.

Eaze sigue creciendo: Más de mil millones de dólares en 2020

El Uber del cannabis, Eaze Solutions, afirma que su expansión es un hecho y prevé que en 2020 superarán la barrera de los 1000 millones de dólares.

La expansión de la industria del cannabis en los lugares en los que está legalizada es un hecho. Muchas son las empresas que están despegando sin ninguna dificultad, creciendo al amparo de una nueva industria que no hace más que generar dinero.  Hace unos días, según la empresa especializada en fiscalidad norteamericana, MarketWatch, aseguró que Eaze, el Uber del cannabis medicinal en Estados Unidos, prevé para 2020 una recaudación cercana a los 1000 millones de dólares.

 

Las estimaciones, recabadas por la información que se está dando a inversionistas para que inyecten mas dinero en la compañía, son un poco altas. Eaze actualmente es una empresa muy solvente, que ingresa alrededor de 1 millón al mes gracias al reparto de cannabis medicinal entre pacientes en California. Su evolución anual, su fiscalidad, está aumentando a un ritmo del 118%, duplicándose cada año pero, de ahí a ingresar en apenas 2 años, un billón de dólares americanos (en Estados Unidos 1000 millones es un billón), tal vez pueda ser demasiado.

Eaze espera que el mercado se amplíe en los próximos años y contribuya a su expansión y al cambio de leyes

Lo gracioso de todo este tema, es que Eaze espera cambios en las leyes que posibilite su crecimiento de facto. Por raro que parezca, este tipo de empresas de reparto de cannabis, en los lugares en los que el uso recreativo está regularizado, no pueden actuar de la misma forma con la que lo hacen en los que sólo se permite el uso medicinal. El motivo principal es el de no fomentar el uso del cannabis, como se hace con otras drogas similares como el tabaco. Por ello, creen que conforme se vaya extendiendo la legalización total en todo el país, sus reglas del juego cambiarán en pos de una mayor libertad de movimientos.

Esto unido al irrefrenable avance del cannabis como consumible, está haciendo que la compañía empiece a buscar nuevos servicios que ofrecer y que crea que su avance será el correcto para conseguir la estimación de los 1000 millones de la que hablábamos antes. Por el momento habrá que esperar, continuando el análisis de los datos de facturación de los próximos meses de Eaze. Veremos como evoluciona, y esperemos que sea cierta su estimación, pudiendo demostrar la fuerza que en poco tiempo comienza a adquirir el sector cannábico en la sociedad.

Potbot

Potbot: Tu consejero personal de cannabis medicinal

Potbot, una nueva App que pretende aconsejarte cual es la variedad de cannabis medicinal que más te conviene.

La compañía Potbotics, se presentó hace poco al mundo con su primera aplicación para móviles con la que pretenden revolucionar el mercado del cannabis medicinal. La nueva App, llamada Potbot, ha nacido para aconsejar a todo aquel usuario de cannabis medicinal en su proceso de elección de la variedad para tratar sus dolencias.

Potbot disponible en Google Play y App Store

Potbot disponible en Google Play y App Store

El objetivo de la empresa no es otro que el de maximizar la eficacia del uso del cannabis entre pacientes. Quieren aportar el conocimiento que ya hay en libros, a los bolsillos de cualquier usuario. La idea surgió, según cuenta su CEO David Goldstein en una entrevista, debido a que un miembro de su familia enfermó. Éste no quería usar el cannabis, pero David, junto a su padre, consiguieron que leyera parte de la información y estudios que ya hay actualmente. Gracias a este conocimiento, su pariente cambió de opinión. Por ello, se han decidido a crear esta App.

‘Nos costó bastante convencerlo pero se dio cuenta de que si tomas un enfoque médico, el cannabis puede ayudar bastante. Por ello decidimos hacer esta empresa y lanzar esta aplicación para móviles. Hay competencia pero ofrecemos un producto más especializado’

David y Baruch (Hijo y padre) Goldstein

David y Baruch (Hijo y padre) Goldstein

Potbot cuenta con una base de datos con más de 30.000 variedades medicinales

Gracias a la inestimable ayuda de su padre, Goldstein ha podido implementar la última tecnología en Potbot. Baruch Goldstein, progenitor del fundador de la empresa, es doctor en matemáticas especializado en Inteligencia Artificial. Gracias a ello, han implementado una base de datos enorme. Más de 30.000 variedades medicinales avaladas con estudios médicos diferentes, entre las que podrás elegir según diferentes parámetros. Además, también tiene todo el conocimiento necesario sobre formas de consumo, diferentes comestibles e incluso utilización de vaporizadores.

El sistema de Potbot funciona de la siguiente forma. Primero, te pregunta una serie de datos como tu peso, altura, sexo o hábito de consumo. Tras esto, vuelve a preguntar pero esta vez focalizada en saber qué dolencia padeces y qué efecto quieres obtener. Tras esto, crea un perfil de tus datos que cruza con su base de datos y los estudios que hay en ella para ofrecerte una selección de las mejores variedades que puedes consumir. De esta forma crean un catálogo diseñado al milímetro del paciente. Ahora habrá que ver cómo es acogida por la sociedad cannábica en Estados Unidos que ya tienen opciones parecidas como Weedmaps o Leafly, aunque, cabe destacar, tan especializadas en esta cuestión. El futuro está al caer. Puedes encontrarla en Google Play o la App Store.

Antes y después en los terremotos en Italia

Fibra de cáñamo: ¿También para terremotos?

El ENEA italiano, acaba de presentar un panel de fibra de cáñamo antisísmico capaz de repeler las sacudidas de los terremotos.

El cáñamo, esa planta con capacidades infinitas para múltiples utilidades una vez más nos ha sorprendido de nuevo. Y es que, por lo que parece, también tiene propiedades para frenar el impacto en los edificios generado por los terremotos. Científicos de la Agencia nacional italiana de nueva tecnología, energía y desarrollo económico sostenible (ENEA en sus siglas en italiano), acaba de desarrollar un kit modular basado en el cáñamo.

ENEA

ENEA

Este kit, compuesto por cuerdas y paneles confeccionados con fibra de la planta, combinado con los cimientos y el suelo, sobre el que se erige el edificio, es capaz de frenar y repeler las sacudidas de los terremotos haciendo que no se resienta la estructura o minimizando el impacto. Lo mejor, es que este nuevo producto basado en el cáñamo, como todos los derivados de esta planta, es ecológico y respetuoso con el medio ambiente. Una nueva forma de dotar a los nuevos (y viejos) edificios de la seguridad necesaria con más sostenibilidad y aislamiento.

Terremoto el año pasado en Italia

Terremoto el año pasado en Italia

El impacto de los terremotos reducido gracias al cáñamo 

Por lo que parece, estos paneles se pondrían entre los tabiques de las casas, para de esta forma repeler las sacudidas de los seísmos. Mediante una serie de cordaduras y paneles aislantes, se consigue que la flexibilidad del cáñamo se pueda aplicar a la arquitectura más novedosa. Anna Marzo, una de las investigadoras del proyecto patentado explicaba:

‘La función antisísmica se debe a una serie de paneles con cuerdas atadas unas con otras que se oponen al impacto de los terremotos repeliendo las sacudidas eliminando el deterioro de las estructuras en los edificios’

Planta de cáñamo

Planta de cáñamo

El kit contra terremotos ya está a disposición del gobierno. Tras los seísmos de los últimos años en Italia, quieren comenzar a reformar los edificios de las zonas con más actividad. Gracias a este nuevo invento desarrollado con cáñamo, se ha encontrado una buena forma de poner freno a fenómenos naturales contra los que poco podemos hacer. Por ello pretenden implementarlo en nuevo Plan de Seguridad del país. El cáñamo, cada vez que se estudia o implementa en una investigación, obtiene una capacidad o un beneficio nuevo. En Nekwo, estamos muy contentos de saber que puede contribuir hasta para evitar muertes en terremotos. El cáñamo nunca dejará de sorprendernos.