Arte, deporte, cine y mucho más. Noticias e información de interés de diferentes sectores con un denominador común: innovación y cannabis.

Grecia instala máquinas expendedoras de cannabis

Las máquinas expendedoras de cannabis van dejando de ser una novedad en EE.UU. o en Canadá, donde es posible encontrarlas desde hace años, pero en Europa son todavía algo exótico, incluso como concepto.

Pero parece que para los griegos va a dejar de serlo, desde que Hemp Oil, la primera empresa autorizada en Grecia para la venta de productos basados en el CBD, instalase a principios de mes una de estas máquinas en la Avenida Panepistimou, en en centro de Atenas.

Los compradores podrán adquirir de estas máquinas expendedoras de cannabis de uno a tres gramos de cannabis CBD a un precio de entre 10 y 15 euros por gramo, según asegura Grigoris Morakos de Hempoil. “Esta máquina es la primera en Grecia, (…) cualquier persona interesada podrá comprar su cannabis. La idea es aprovechar la temporada de turismo que comenzará muy pronto”.

La máquina ha sido instalada enfrente de una de las tiendas de Hemp Oil, en colaboración con la empresa italiana Terre di Cannabis que produce variedades ricas en CBD de lo que allá se conoce ahora como “cannabis light”, es decir, cannabis legal con menos de un 0,2% de THC, por lo que no tiene efectos embriagadores.

En el frontal de las máquinas expendedoras de cannabis se puede leer en inglés: “100% cannabis legal; máxima calidad italiana; cultivos de exterior; cogollos sin semillas”.  Los productos se podrán pagar en efectivo o con tarjeta.

El director de la compañía Christos Botsis dijo al semanario griego Protho Thema: “Esta idea fue presentada por nuestra compañía en la Expo Balcannabis y fue colocada hoy en el corazón de la ciudad. Pondremos otra máquina en Tesalónica frente a la Torre Blanca”.

Botsis afirma que la compañía planea colocar más máquinas en hoteles y áreas turísticas.

 

Crece el mercado de cannabis en Grecia

El gobierno griego legalizó la marihuana industrial en 2017 y en marzo de 2018 una ley permitió el cultivo, refinación, procesamiento y envasado de marihuana medicinal y productos farmacéuticos derivados. En noviembre del mismo año, las autoridades comenzaron a emitir licencias de producción de cannabis medicinal a dos empresas privadas griegas, Biomecann y Bioprocann, pero la cola de interesados en obtener licencias está generando unas expectativas de inversión que podrían rondar los 185 millones de euros en inversiones y podrían generar centenares de puestos de trabajo.

El Viceministro de Economía y Desarrollo de Grecia señaló que el mercado griego de cannabis medicinal tiene un gran potencial. La industria se orienta principalmente a la exportación y grandes inversores de Canadá, Israel y otros países ya han puesto su ojo en el país mediterráneo. No obstante, las autoridades no tienen planes para legalizar el mercado de consumo de cannabis.

 

Bebidas de cannabis: tendencia frente al alcohol

Apenas un mes y medio entrados en 2019 ya comenzamos a apreciar algunas tendencias en el discurso sobre el mercado legal del cannabis que marcarán las pautas sobre la evolución de la industria en los próximos tiempos. Una de esas tendencias es el afianzamiento del mercado del CBD y otra, directamente relacionada con esta, es el auge del desarrollo de bebidas de cannabis y la forma en que afectan al mercado del alcohol.

Solo esta semana encontramos en los medios varias noticias que abordan esta última cuestión desde diferentes puntos de vista:

  • Las bebidas de cannabis como sustitutas del alcohol
  • Las bebidas de cannabis como una nueva categoría de producto de consumo
  • La incongruencia entre los estatus del alcohol y el cannabis a nivel legal

Ya nos referimos en varias ocasiones a los indicios que apuntan a una incompatibilidad entre el mercado de las bebidas alcohólicas y el mercado del cannabis. Parece ser que en aquellos lugares donde el cannabis es legalmente accesible existe una tendencia a reducirse el consumo de alcohol.

 

¿Desbancará las bebidas de cannabis a las bebidas alcohólicas?

“A medida que más consumidores exploran alternativas al alcohol, el THC y el CBD ofrecen un término medio entre el tequila y el espresso para aquellos que desean una manera consciente pero al mismo tiempo relajante de desconectarse (sin la resaca)”, cuenta Garyn Angel, fundador y CEO de MagicalButter en un artículo en Green Entrepeneur. “Alejarse del alcohol es tanto una elección social como personal, pero la necesidad de mejores opciones ha existido desde el principio de los tiempos, o al menos desde el comienzo de la Hora Feliz”

La creciente conciencia social sobre los estragos del alcohol quizá tenga un gran peso en la forma en la que un mercado afecta al otro. Parece que la madurez social reclama un producto que sustituya al alcohol, pero reduciendo los perjuicios de este. Y es que, independientemente del cannabis, los jóvenes de hoy consumen mucho menos alcohol que hace décadas. Por ejemplo, en España, un país en el que la política de consumo del cannabis no ha cambiado en la práctica en nada desde que se prohibiera, un informe de la Fundación alcohol y Sociedad (FAS) revela que hoy los jóvenes beben hasta un 30% menos que hace 30 años, tendencia que se muestra en todos los países de la OCDE.

En un artículo de opinión en El Confidencial, el economista, escritor y filósofo Juan Ramón Rallo se hace eco de la “asimetría escandalosamente arbitraria en el hecho de legalizar completamente una droga (el alcohol) que solo en 2016 influyó sobre la muerte de más de 200.000 personas (dejamos fuera del cómputo las muertes por accidente de tráfico bajo la influencia del alcohol, por cuanto ese no es un uso permitido del alcohol) y en prohibir otra (el cannabis) que en 2016 no mató a nadie.”

Solo este dato, que se suma la aplastante evidencia sobre la muy superior peligrosidad del alcohol frente al cannabis, debería bastar para impulsar el mercado de bebidas basadas en el cannabis y mejorar la salud social de forma sustancial. No obstante, en un artículo de Magnet se advierte acerca del hecho de que las bebidas de cannabis y en concreto aquellas que poseen THC “aun colocan demasiado”.

 

¿Cual es el problema con las bebidas de cannabis?

El problema, expresa el artículo, es que “mientras el alcohol se absorbe en sangre y se metaboliza de forma rápida, los componentes psicotrópicos del cannabis se digieren. ¿Qué sucede? Que los efectos tardan más en manifestarse, y cuando lo hacen son más espectaculares. Es un colocón más lento, engañino y difícil de controlar.”

Quizá, me atrevo a apostillar, la dificultad de controlar el colocón de una bebida de cannabis tenga menos que ver con el metabolismo que con la falta de experiencia personal y social. Con una cultura normalizada del alcohol, la mayoría de consumidores saben modular su ingesta. Sin embargo, la falta de cultura de productos basados en el cannabis hace que hoy por hoy los ciudadanos de a pie no tengan recursos ni experiencia para controlar la dosis.

En cualquier caso, ese subidón repentino asociado a la ingesta de productos de cannabis con THC es algo de lo que el I+D de la nueva industra ya se está ocupando. Magnet cuenta que algunas empresas como Canopy Growth o Cannabiniers, “llevan cierto tiempo investigando el problema. Los últimos han lanzado TwoRoots, un producto que combina las técnicas tradicionales de fermentación con cáñamo y cannabis. El objetivo es lograr efectos relajados, ligeros e inmediatos, similares a los de cualquier cerveza”.

No hace falta decir que este problema no se aplica a las bebidas que contienen CBD (en vez de THC), dado que esta sustancia carece de efectos psicotrópicos y su potencial de adicción es nulo, razón por la cual la OMS recomienda sacar definitivamente esta sustancia de las listas de sustancias fiscalizadas internacionalmente.

 

 

Crece el consumo de cannabis en ancianos y maduros

Cuanto más se revisa la histórica “prisión permanente” del cannabis en los últimos tiempos, ya sea en Canadá, una decena larga de estados en EE.UU., Uruguay, Luxemburgo o México, mayor es el crecimiento de un mercado dentro del mundo del cannabis que venía pasando bastante desapercibido. Nos referimos a personas maduras y ancianas, particularmente la generación de baby boomers, es decir, los nacidos entre el final de la II Guerra Mundial y mediados de los años 60.

No, no se trata de una afirmación capciosa para activar el consumo entre la gente mayor, o de una observación anecdótica, sino de un hecho constatado por un estudio publicado el año pasado en la revista Drug and Alcohol Dependence, con datos de 17.608 adultos mayores de 50 años que participaron en la Encuesta nacional sobre consumo de drogas y salud en EE.UU.

El resultado mostró que la cantidad de baby boomers que consume cannabis se había duplicado desde 2006, es decir, el consumo de cannabis en ancianos se ha duplicado.  Según los doctores Benjamin Han y Joseph Palamar de la Universidad de Nueva York, directores del estudio, el resultado no es tan sorprendente.

“Aunque los usuarios actuales son más propensos a ser adultos jóvenes” señalan Han y Palamar, “la generación de los Baby Boomer es única, ya que ha tenido más experiencia con la marihuana en comparación con cualquier generación anterior”.

En cualquier caso, con o sin baby boom, la regulación del mercado de cannabis pone sobre la mesa la necesidad de cubrir adecuadamente las necesidades de un perfil de consumidor al que rara vez apuntan los productores de cannabis y fabricantes de productos, más concentrados en los millennials y la llamada generación Z, es decir, los mayores consumidores de productos de cannabis por grupos de edad.

 

El consumo de cannabis en ancianos: Los beneficios de cubrir el sector de la tercera edad

Pero al emprendedor avispado no se le debería escapar el sector de la tercera edad y fijarse en el consumo de cannabis en ancianos. Quien mejor cubra su demanda y ofrezca productos específicamente adaptados a las necesidades y particularidades de este sector demográfico, tiene mucho que ganar.

Aquí pinta mucho el cannabis medicinal y en particular el CBD. La mejora de la educación sobre el cannabis y la superación del tabú, hacen que cada vez más mayores se atrevan a preguntar abiertamente por lo que intuyen son productos que pueden suponer una alternativa a tomar seriamente en cuenta, para tratar los achaques propios de la edad, como la artritis.

El consumo de cannabis en ancianos pasa desapercibido en las campañas publicitarias

El hecho de que este sector demográfico sea apabullantemente ignorado por los publicistas, los cuales destinan apenas un 5% de sus presupuestos para centrarse en él, puede ser una oportunidad para quien les tome más en serio: los ancianos no solo son el perfil demográfico que más invierte en medicamentos, sino que también son los que tienen mayores ingresos disponibles. Por si fuera poco, algo inherente a su condición es que siempre tienen algún tipo de achaque para el cual la marihuana puede ser un bálsamo.

El empresario que quiera cubrir este sector debería abordar su estrategia de forma radicalmente diferente a como se aborda normalmente el marketing de un nuevo producto de cannabis. Las redes sociales no pintan prácticamente nada cuando se trata de gente mayor. A estos potenciales clientes hay que ganarlos en la tienda, ofreciéndoles una experiencia segura, cómoda, sin las estridencias y reclamos juveniles, de tú a tú. Generalmente se sentirán más atraídos por productos discretos que se puedan tomar oralmente o aplicar sobre la piel, y si viene en unidades con dosis prefijadas, mejor aún.

Seguro que hay un interesantísimo mundo de branding, packaging y loquese-ing que desarrollar entorno a este sector poco atendido. Quien rellene el hueco con éxito tendrá la suerte de comprobar la fidelidad de la gente mayor, que cuando encuentra algo bueno no lo suelta.

El mercado de CBD en Europa, mejor de lo esperado

Este “Renacimiento del Cannabis” que estamos experimentando en los últimos tiempos parece querer florecer también en Europa. A la corriente escéptica que piensa que todo esto se debe a meros tejemanejes de la industria, le convendría tener en cuenta la respuesta de los consumidores, la cual parece sugerir que un asentamiento del mercado de CBD en Europa es algo que también queremos los europeos.

Los analistas de Canaccord Genuity Inc., una compañía global de servicios financieros y banca de inversión especializada en compañías en crecimiento, afirman que el cannabidiol, popularmente conocido como CBD, se ha convertido en el “ingrediente de moda” en un gran número de productos de consumo, comenzando a aumentar su visibilidad en estanterías de farmacias y droguerías.

Según las estimaciones de Canaccord, el mercado del CBD movió durante 2018 entre 750 y 1000 millones de euros, es decir, hasta cinco veces más que las estimaciones que emitió en agosto.

De forma análoga, el cannabis medicinal está experimentando un crecimiento en la forma del aumento de recetas médicas. Es el caso de Alemania, Países Bajos y Dinamarca, los países que lideran el mercado del cannabis medicinal en el viejo continente, donde este crecimiento ha sido de más del doble durante 2018. Las ventas totales durante el año pasado fueron un 60% mayores de lo estimado, alcanzando los 160 millones de euros.

 

Adquisiciones y asociaciones: no solo el mercado del CBD en Europa se mueve

 

A pesar de que el mercado de CBD en Europa aún es pequeño si lo comparamos con EE.UU. o Canadá, algunas compañías grandes comienzan a relacionarse con él, como el gigante multinacional belga Anheuser-Busch InBev, el fabricante de cerveza más grande del mundo, y la farmacéutica suiza Novartis, que se han asociado recientemente con la compañía cannábica canadiense Tilray.

 

Movimientos en el mercado de CBD en Europa

Otros movimientos recientes en Europa son la adquisición por parte de EMMAC (European Independent Medical Cannabis Company) de la compañía líder de productos de CBD suiza Blossom. Antonio Costanzo, CEO de EMMAC, se hacía eco también del crecimieno del mercado: “El mercado europeo de productos para la salud de CBD está experimentando un crecimiento explosivo y estamos encantados de adquirir un líder en el mercado de productos de CBD de primera calidad. EMMAC se centrará en consolidar la posición de liderazgo de Blossom en Suiza y en maximizar el potencial de la cartera en otros mercados europeos clave”.

El pasado noviembre Columbia Care LLC se convertía en la primera compañía estadounidense de cannabis en obtener una licencia para operar en la Unión Europea, en concreto en Malta, desde donde la compañía planea acceder a otros mercados en Europa. Esta licencia autoriza a Columbia Care a importar, exportar, cultivar, procesar y distribuir cannabis medicinal.

“Con el deseo de realizar nuestra misión sin importar la geografía, esperamos alterar el statu quo fuera de los EE.UU. y llevar nuestra experiencia al resto del mundo”, expresaba Nicholas Vita, director ejecutivo de Columbia Care.

Michael Bianchi, director de Solea Limited, la empresa socia de Columbia Care en Malta, valoraba así el movimiento: “La expansión de Columbia Care en Europa es significativa, dada su bien ganada reputación como la compañía líder de cannabis medicinal en los EE.UU. Estoy convencido de que la compañía continuará demostrando la máxima excelencia, profesionalidad e innovación en Europa y mantendrá su reputación impecable a nivel internacional”.

 

El rápido crecimiento de Aurora Cannabis

Sin duda Aurora Cannabis es la empresa del sector que más activamente está expandiéndose. Aprovechando el impulso que 2018 brindó a la industria del cannabis con la legalización de la marihuana en Canadá, numerosos modelos comerciales legítimos han comenzado a proliferar.

El potencial de mercado es tal, que los productores han comenzado a buscar estrategias para aumentar su capacidad de producción, la creación de productos y el desarrollo de marcas, siendo sin duda Aurora Cannabis la que más méritos está realizando en todos estos frentes.

A comienzos de 2018 Aurora Cannabis contaba con unos cuantos cultivos más bien modestos, pero se encontraba desarrollando sus instalaciones de Aurora Sky, su proyecto insignia de gran capacidad, la cual debería alcanzar una capacidad de producción de 100 mil kilogramos por año. Según su última actualización trimestral, la empresa ya produce esa cantidad, pero además este año recibe a una Aurora Cannabis que, sin duda, está liderando el potencial de producción anual gracias a su estrategia de “crecimiento a cualquier costo”.

Se calcula que, en base a su capacidad actual, Aurora Cannabis podría producir entre 700 mil y 1,2 millones de kilogramos por año.

 

Claves del rápido crecimiento de Aurora Cannabis

Son tres las razones fundamentales del meteórico aumento de capacidad de producción y del rápido crecimiento de Aurora Cannabis:

1) Crecimiento orgánico eficiente mediante la creación desde cero de enormes instalaciones de cultivo como Aurora Sky y Aurora Sun. Esta última superará a cualquiera de las otras instalaciones de la compañía en términos de producción, alcanzando los 150 mil kilogramos anuales.

2) La creación de empresas conjuntas por asociación, como la que forjó con la danesa Alfred Pedersen & Son. Este movimiento fue a la vez oportunista e ingenioso, pues permitió a Aurora Cannabis introducirse con solidez en Europa aprovechando instalaciones de cultivo existentes, que solo precisaban modernizarse para adaptarlas al cultivo de cannabis, ahorrando pues tiempo y dinero. Se calcula que este proyecto conjunto, bajo el nombre de Aurora nordic, pueda generar hasta 120 mil kilogramos al año.

3) La adquisición estratégica de empresas, como hizo con MedReleaf, CanniMed Therapeutics e ICC Labs en Sudamérica. Estas adquisiciones también han permitido un aumento notable de la capacidad de producción de Aurora Cannabis.

 

Adquiriendo marcas de cannabis con reputación

Pero la estrategia de Aurora Cannabis no solo consiste en la expansión de la capacidad de producción, sino en la adquisición de marcas bien establecidas con una buena diversificación de productos. Esta es la razón por la que a comienzos de semana Aurora Cannabis compró Whistler Medical Marijuana por 175 millones de dólares canadienses, empresa que ofrece 16 variedades comerciales de cannabis, 16 aceites diferentes, y posee un banco de semillas con más de 150 cepas.

Whistler Medical Cannabis fue una de las primeras empresas en obtener una licencia para cultivar en Canadá cuando se legalizó el cannabis medicinal en el país en 2001, por lo que sus marcas han dispuesto de tiempo suficiente para ganarse una excelente reputación, la cual quiere aprovechar Aurora Cannabis, que planea introducir los productos de Whistler en nuevos mercados y maximizar su alcance gracias a la enorme infraestructura que está desarrollando.

 

El riesgo de crecer muy rápido

Pero esta estrategia de adquisiciones a todo trapo podría acabar pesando sobre los accionistas, dado que el aumento de acciones en circulación repercute en un descenso de su valor. También se reduce la capacidad de ganancia por acción (en 2014 circulaban 16 millones de acciones de Aurora Cannabis, mientras que ahora son ¡962 millones!), por no mencionar el hecho de que este tipo de estrategias generan un gran peso sobre la empresa que las acomete.

Algunos analistas temen que Aurora Cannabis acabe teniendo que volcar todos sus esfuerzos en la integración de todos los negocios que está adquiriendo, proceso en el cual puede perder su identidad, como un gigante torpe por haber crecido demasiado rápido.

Navidad cannábica en Uruguay

Quizá la noticia, en esta Navidad de 2018, no sea ya el hecho de que, aunque aun bastante imperfecto, el modelo de regulación del cannabis en Uruguay permita montarte de forma legal una cena con cannabis, sino de que CNN Latinoamérica haga un reportaje de ello en plena Nochebuena, haciendo así la navidad cannábica en Uruguay.

Sopa de soja japonesa, pastelitos chinos rellenos de carne de cerdo y repollo con mayonesa de pimientos, risotto de miso y shiitake, tempura de raíz de flor de loto… es el menú con el que la cocinera Marcela Ikeda de Casa Larica recibe a sus comensales en su propia casa, en su mayoría brasileños que vienen a probar una experiencia hasta el momento impensable en el vecino país.

Sin menospreciar lo más mínimo la más que segura pericia y buen hacer de la cocinera de un restaurante excelentemente valorado en Trip Advisor, especializado en cocina italiana, japonesa, brasileña, internacional, fusión y sudamericana, el ingrediente que hace especialmente atractiva la propuesta de Ikeda y su restaurante Casa Larica, es nada menos que el cannabis, que aplica en la elaboración de sus platos a través de aceites y mantequillas que prepara ella misma.

Ikeda llegó desde Brasil hace cuatro años con la idea de emprender en el mundo del cannabis, después de la regulación de su consumo en Uruguay. Comenzó elaborando los clásicos brownies, pero no tardó en expandir las posibilidades de la cocina con cannabis cuando comenzó a recibir encargos, dándose cuenta de que un proyecto como Casa Larica podría hacerse realidad.

 

Navidad cannábica con el concepto “Cenas con María”

Ikeda creó el concepto de “Cenas con María”, que consiste en una experiencia privada en la que se crean cuatro platos específicos para la ocasión, todos ellos elaborados con aceite o mantequilla con cannabis.

“El THC es liposoluble pero no es hidrosoluble, es decir, se puede disolver en grasas pero no en agua”, cuenta Ikeda en la web de Larica. En la primera experiencia de este tipo, que tuvo lugar en el Museo del Cannabis de Montevideo, Ikeda cuenta que utilizó manteca, aceite de oliva y aceite de coco para infusionar cannabis en cuatro platos “pensados cuidadosamente, donde la estrella provenía del mar: el famoso escandinavo Salmón Gravlax, marinado durante 48 horas en azúcar, sal, eneldo y mucho aceite cannabico. Un gazpacho concentrado con aceite cannábico también fue parte del menú, finalizado con costillas de cerdo y boniatos al horno, con mucho, pero mucho aceite especial.”

Ikeda trabaja con plantas de entre 18 y 25% de THC, y afirma que “hay muchas maneras de extraer el THC del cannabis” para infusionar la manteca. Pero, asegura, se puede infusionar leche e incluso, como descubrió hace unos días, azúcar.

A la última cena de Nochebuena de Ikeda, cuenta el reportero de CNN, “los comensales van llegando con más dudas que certezas”. Avanzada la cena, los comensales se muestran positivamente sorprendidos y curiosos por lo que vendrá a continuación. Todo se desarrolla en un ambiente tranquilo y familiar, muy lejos de los tópicos con que los detractores del cannabis insisten en esgrimir para demonizar una planta que, tras su legalización, no solo no ha desatado ningún tipo de infierno en Uruguay, sino que está permitiendo desarrollar una hermosa cultura, y demostrar que la madurez social puede gestionar de forma razonable cualquier contrapartida que se pudiese asociar al cannabis.

Los efectos del cannabis consumido por vía gastronómica son diferentes a los de fumarlo. Demoran más tiempo en aparecer, pero después son más persistentes, por lo que los expertos insisten en respetar las dosis bajas, dado que es fácil pasarse cuando los efectos no son tan inmediatos. Esta es también la finalidad de la cocina de Ikeda: “hacer a la gente feliz”, ofreciéndoles una buena experiencia con el cannabis, demostrando que es en el consumo moderado y racional donde se pueden explotar al máximo sus virtudes.

 

 

Vapear cannabis produce mayores efectos que fumar

Por si alguno aun no ve claro cómo la legalización del cannabis ayudaría a mejorar el consumo responsable en vez de desatar el caos y el desenfreno que temen los detractores, hoy nos asomaremos a las implicaciones de este pequeño estudio que han publicado investigadores del hospital John Hopkins en los cuales se compara vapear cannabis con fumarlo.

Antes que nada, debemos puntualizar que el prohibicionismo del cannabis ha sido y es uno de los principales obstáculos a la investigación de los cannabinoides y los efectos del consumo de cannabis en el cuerpo humano. Las legislaciones prohibicionistas implican engorrosos trámites para acceder a las licencias de las sustancias de estudio, además de limitar la investigación sobre humanos. Sin embargo, la legalización está disparando la investigación científica y, por lo tanto, mejorando nuestra comprensión del cannabis y sus efectos en el cuerpo a corto y largo plazo, en consumidores ocasionales o regulares, y en pacientes médicos.

La progresiva legalización del cannabis en diferentes estados de EE.UU., así como la reciente regulación canadiense y la perspectiva de que en los próximos tiempos asistamos a un efecto dominó en la liberalización del cannabis de las garras del prohibicionismo en muchos otros lugares, está generando una mayor masa de un perfil de consumidor hasta ahora muy limitado: el consumidor primerizo u ocasional.

Es cierto que cada vez más gente se atreve a probar el cannabis no solo a consecuencia de su legalización, sino debido a la aparición de múltiples formas de consumo alternativas, que relegan al clásico porro a un lugar poco destacado en este nuevo mercado.

 

¿Vapear cannabis o fumarlo?

Y aquí es donde entra este pequeño estudio, que se ha enfocado en comparar los efectos del consumo de dosis determinadas de cannabis a través de dos métodos distintos: fumando y vapeando.

Sabemos que generalmente vapear cannabis es más seguro que fumar, dado que se evita gran cantidad de sustancias nocivas de la inhalación directa de productos de combustión, pero los investigadores del John Hopkins han hallado que vapear una determinada cantidad de cannabis produce efectos notablemente más acentuados que fumar la misma cantidad.

“Vapear cannabis produjo mayores efectos farmacodinámicos y mayores concentraciones de THC en la sangre en comparación con dosis iguales de cannabis fumado” asegura el artículo.

En lo que respecta al consumo responsable, esto nos lleva a la conclusión de que al vapear conviene moderar las cantidades con respecto a las empleadas al fumar, particularmente en los consumidores ocasionales o novatos.

“Pueden ocurrir efectos significativos, a veces adversos, de la droga a dosis relativamente bajas de THC en consumidores infrecuentes de cannabis y, por lo tanto, estos datos deben considerarse con respecto a la regulación de los productos de cannabis al por menor y a la educación de las personas que inician el consumo de cannabis” continúa el artículo.

Como vemos, el estudio apela a los controles regulatorios y a la educación del consumidor, en vez de a la demonización y a la prohibición. Estos hallazgos pueden así ayudar a los organismos regulatorios a encontrar criterios para estudiar la conveniencia de imponer límites a la concentración de THC en determinados productos, mejorar la descripción e información de los mismos y ayudar al consumidor a consumirlos de forma más responsable e informada.

El estudio se considera preliminar, ya que se realizó sobre un grupo muy limitado de personas, 17 voluntarios adultos con una media de 27 años de edad y que no habían consumido cannabis en al menos 30 días.

Los participantes acudieron una vez por semana a la Unidad de investigación de farmacología conductual del Centro Médico Johns Hopkins Bayview durante seis semanas, para, en un entorno controlado, consumir aleatoriamente 0,10mg o 25mg de THC vapeado o fumado. La prueba fue de doble ciego, de forma que ni los investigadores ni los participantes sabían qué dosis de THC recibían en cada sesión.

Los investigadores monitorizaron durante cada una de las seis sesiones los efectos fisiológicos, además de los efectos auto-reportados en un cuestionario, midieron signos vitales y analizaron la sangre de los participantes, llegando a la conclusión de que el vapeo es una forma sensiblemente más eficiente de obtener los efectos del THC, tanto los deseables como los indeseables.

“Definitivamente existe una diferencia en la cantidad de droga que llega a la sangre cuando es vapear cannabis en lugar de fumarla, así que hay que tener en cuenta la dosis para asegurar que la gente esté usando cannabis de manera segura”, afirma Tory Spindle, investigador de la unidad de investigación de farmacología del comportamiento de Johns Hopkins Bayview.

Los investigadores insisten en que estos resultados se aplican a los consumidores ocasionales y pueden no ser extensibles a consumidores regulares, los cuales pueden haber desarrollado tolerancia a estos efectos y aprendido a regular la dosis.

 

Un abogado exige legalizar el cannabis en Alemania

Un ciudadano alemán exige al gobierno federal que se elimine el cannabis de la Ley de Estupefacientes y se legalice su cultivo, consumo y venta, informa Legal Tribune Online.

Se trata del abogado ya jubilado Thomas H., cuyo propio abogado Volker Gerloff ha presentado en su nombre una demanda de más de 90 páginas que los jueces del Tribunal Administrativo discutirán mañana en Berlín.

 

Thomas H. Tiene 69 años y quiere pasar el resto de sus días consumiendo cannabis sin meterse en problemas y montar un pequeño negocio de venta de productos de cannabis en Alemania. Parece que lo tiene claro y, está tan determinado a ello, que se ha puesto a indagar en la constitucionalidad de las leyes que se lo prohíben.

Gerloff asegura que su cliente “ha sido testigo de la destrucción de muchos currículums de consumidores de cannabis en su vida profesional debido a la criminalización del cannabis“, lo cual le convirtió desde hace años en un comprometido partidario de la legalización.

Pero tanto la Ley de Estupefacientes como la Ley Penal alemanas se interponen en sus planes, de ahí que H. Haya emitido esta demanda con el fin de que el Gobierno Federal promulgue una ordenanza para eliminar el cannabis de la Ley de Estupefacientes y lo legalice.

 

La prohibición del cannabis en Alemania es inconstitucional

Los principales argumentos que baraja la demanda son la protección de los menores y el “drenaje” del mercado negro, además de que la ilegalidad del cannabis atenta presuntamente contra derechos fundamentales recogidos en la Ley Fundamental alemana, como el derecho al libre desarrollo de la personalidad, el derecho a ejercer libremente una profesión y el derecho a la igualdad de trato.

La demanda pone el dedo en la llaga cuando apunta la incoherencia de que el tabaco y el alcohol sean sustancias legales, cuando el cannabis no supone una amenaza mayor para la salud física y mental ni para la organización de la coexistencia social que la de estas otras sustancias. “Es sólo en los regímenes autoritarios donde ciertos conceptos morales son aplicados por la represión estatal”, dice en este sentido el texto de la demanda.

Pero un comunicado de prensa del Tribunal Administrativo encuentra la demanda inadmisible, no solo porque el demandante no tenga derecho a exigir la promulgación de una ordenanza, sino porque “no existen pruebas que sugieran que las consideraciones del poder legislativo y de las ordenanzas, que se basan en una prohibición de gran alcance de la manipulación de productos de cannabis, sean claramente erróneas”.

 

El Gobierno Federal ignora la evidencia científica

Es decir, según sugiere el Tribunal Administrativo, el cannabis sería una sustancia justificadamente más peligrosa que el alcohol o el tabaco, algo que resulta obviamente falso y solo puede sostenerse por la “represión estatal” a la que se refiere la demanda.

En 1994 el Tribunal Constitucional sentenció que la ilegalidad del cannabis se ajustaba a la constitución alemana, pero el Gobierno Federal ha ignorado sistemáticamente la acumulación de evidencia científica que pone en cuestión la peligrosidad atribuida a la sustancia, negándose a reconsiderar la prohibición.

Pero para Gerloff la demanda es perfectamente admisible. “Si una regulación legal en vigor viola los derechos fundamentales a gran escala, y es posible que el Gobierno Federal pueda cambiar esta situación por medio de una ordenanza, entonces el margen de maniobra del gobierno puede reducirse de tal manera que el demandante pueda reclamar la ordenanza correspondiente”, asegura Gerloff.

El demandante espera que espera al menos que el Tribunal Constitucional considere incinstitucional la situación jurídica actual con respecto al cannabis.

En los últimos años, desde funcionarios de policía hasta más de un centenar de profesores de derecho penal se han pronunciado a favor de la legalización en Alemania, llegando estos últimos incluso a presentar una petición al Parlamento, dado que la prohibición no solo es inútil, sino cara y perjudicial para la sociedad y los consumidores.

Alemania no tiene leyes excesivamente duras con respecto al cannabis, en comparación con sus vecinos. Además, existen muchas voces de autoridad pronunciándose a favor de la legalización e incluso existen iniciativas para demostrar que es posible sin que afecte negativamente a la sociedad. Se considera que al menos un 5% de la población es consumidora y, al igual que en cualquier parte, la prohibición no limita necesariamente su acceso al producto, pero sí su calidad y salubridad, además de atentar contra sus derechos fundamentales, por no hablar del hecho de que el prohibicionismo alienta un mercado negro que está provocando que el número de consumidores menores no deje de crecer.

 

Primer calendario de adviento de cannabis legal en Canadá

El año pasado a Coast to Coast Medicinals, compañía canadiense de cannabis medicinal, se le ocurrió por estas fechas poner a la venta un calendario de adviento de cannabis. La reacción del público fue totalmente inesperada según contaba la fundadora de la compañía, Lorilee Fedler. La demanda fue tal que se acumuló una lista de 1500 personas intentando acceder al producto, el cual se en ofrecía diversas variantes: cogollos de sátiva, de índica, de ambos, productos comestibles o productos de CBD.

 Navidad 2018, la primera navidad con un calendario de adviento de cannabis

Este año y, tras más de un mes de legalización del consumo recreativo de cannabis en Canadá, la compañía de reciente creación Kush Calendars, previendo un éxito similar al de Coast to Coast, acaba de poner a la venta un calendario de adviento cannábico. Se trata de la primera vez que un producto de este tipo se vende en un contexto de estricta legalidad.

 

Según su sitio web, “el equipo de Kush Calendars ha trabajado muy duro para asociarse con un puñado de MoM’s (distribuidores de cannabis online) para que puedas disfrutar de una variedad de productos con algo diferente cada día hasta Navidad.” Pero, además de un gramo de cannabis de diferentes variedades en cada casilla del calendario, también hay “algunas sorpresas extra” que los socios han añadido.

 

Los socios de Kush Calendars son 11 compañías de cannabis canadienses entre las que se cuentan West Coast Cannabis, Green Society o Emerald Castle Medicinals, que proveen las mejores variedades para el calendario, las cuales no han sido reveladas para mantener la sorpresa.

El precio del calendario de adviento de Kush Calendars es de 220 dólares canadienses, lo que vienen a ser 146€.

“Mientras los niños reciben su ‘subidón de azúcar’, tú te estarás colocando con el calendario de adviento de cannabis”, anuncia Kush Calendars en su web, el cual solo se vende a mayores de 19 años y exclusivamente en Canadá.

 

Regular para eliminar preocupaciones

El año pasado, Rebecca Jesseman, del Centro Canadiense sobre el Uso de Sustancias y Adicciones, expresaba su preocupación acerca de la falta de regulación de un producto como el calendario que ofrecía Coast to Coast Medicinals. “La mayor preocupación es que no es un producto regulado”, dijo Jesseman. “Estamos hablando de un producto que no ha pasado por controles de calidad, así que no hay manera de estar seguros de lo que hay en el producto en términos de niveles de THC y otros cannabinoides, así como cuál será el nivel de intoxicación”.

En este sentido, gracias a la regulación, el paso adelante es evidente: el calendario de Kush Calendars es totalmente legal y su contenido ha sido sometido a los controles de calidad establecidos por la ley.

 

Hacer el cannabis feo para alejarlo de los niños

Por su parte, Mark Haden, profesor de la Facultad de Población y Salud Pública de la Universidad de Columbia Británica, expresaba el año pasado que, por una parte, Canadá debía permitir el acceso al cannabis, pero sin promocionarlo. Sin embargo, la realización de este tipo de productos era un paso en la dirección equivocada.

 

“No queremos criminalizarlo. No queremos promoverlo. Queremos que sea aburrido”, declaraba Haden. Pero objetaba: “No lo hacemos aburrido con el calendario de adviento de cannabis.”

 

Una de las principales razones para mostrar el cannabis como algo aburrido es evitar atraer a los niños. “Es razonable suponer que los niños querrán abrir los calendarios de adviento. Esa no es una buena idea”, dijo Haden.

 

Por esa misma razón Kush Calendars ha prescindido de colores y diseños llamativos, optando por un estilo sobrio y, ciertamente aburrido para un niño, cumpliendo con las prescripciones de Health Canada, equivalente a nuestro Ministerio de Sanidad.

 

Primera Navidad con cannabis legal en Canadá

Mientras Canadá se prepara para su primera Navidad con cannabis legal, algunas organizaciones ya están pidiendo que los fumadores se abstengan de consumir cannabis en las cabalgatas de Santa Claus.

Es el caso de Vancouver, donde el organizador de la cabalgata de Santa Claus, Elyse Gawley, pretende “ofrecer un ambiente seguro y cómodo para comenzar la temporada festiva”. La petición se extiende por supuesto también al tabaco. Pero Gawley no parece tener nada en contra del cannabis: “Simplemente pedimos que, si estás planeando usar cannabis o tabaco, lo hagas antes o después del desfile”.

 

Se trata de ayudar a crear un ambiente más cómodo para las familias con niños pequeños, que constituirán la mayoría de los 300.000 espectadores esperados.

 

 

Jujuy albergará la plantación de cannabis más grande del mundo

Player’s Network, una compañía norteamericana de cannabis, acaba de cerrar un acuerdo con las autoridades de la provincia argentina de Jujuy para desarrollar la que será la mayor plantación de cannabis legal del mundo.

 

Para lograr este propósito, se ha creado una joint venture entre, Green Leaf Farms Jujuy, división de Player’s Network creada ad hoc, y la empresa provincial Cannabis Avatãra Sociedad del Estado.

La idea es cubrir el mercado de abastecimiento de aceites de CBD a hospitales de Argentina para estudios clínicos y tratamientos de epilepsia refractaria, única actividad relacionada con el cannabis permitida por las leyes argentinas.

No obstante, esta joint venture tiene licencias para cultivo, extracción, fabricación y exportación de otros productos de cannabis a países donde sean legales, incluyendo el mercado recreativo de EE.UU. y Canadá.

Grean Leaf Farms Jujuy es la división jujeña de Grean leaf Farms Holdings, empresa con licencias de producción en los estados de Nevada y California, donde está legalizado el mercado recreativo del cannabis, y que es propiedad de Player’s Network.

Los expertos de Green Leaf se trasladaron a Jujuy para desarrollar un plan para iniciar los cultivos a comienzos del próximo año, pero con el tiempo se irán ampliando en fases, incluyendo una serie de instalaciones para cubrir todas las etapas de producción.

La granja de cannabis legal más grande del mundo

El resultado final será un gran complejo con grandes extensiones de cultivos al aire libre e invernaderos que podrán emplear a más de 1000 personas cuando se encuentre a pleno rendimiento, y constituirá la granja de producción de cannabis legal más grande del mundo. El proyecto revitalizará una finca agrícola de un siglo de antigüedad. El abastecimiento de agua para riego está garantizado por la proximidad de dos ríos.

“Este proyecto es uno de los mayores desafíos profesionales de mi carrera”, cuenta Mark Bradley, CEO de Player’s Network. “Trabajé intensamente durante los últimos meses con un destacado equipo de asesores y líderes del gobierno argentino. Me complace ver que una visión colectiva se haga realidad con la realización de este acuerdo.”

“Mi objetivo es curar el mundo a través de los aceites de cannabis y promover la prosperidad a través de la creación de oportunidades económicas tanto para la gente de Argentina, los accionistas de Players Network como también para nuestros socios internacionales.”

Regeneración agrícola y creación de empleo

Por su parte, el gobernador de Jujuy Gerardo Morales, encuentra en el proyecto una posibilidad de desarrollo económico para la región. “Vemos en el desarrollo de la producción y la industrialización del cannabis con fines medicinales no sólo la posibilidad de cumplir con la ley y permitir que miles de personas accedan legalmente a los productos de cannabis medicinal, sino también la posibilidad de cambiar la matriz productiva de la provincia de Jujuy, la creación de centenares de puestos de trabajo y la transferencia de conocimientos y tecnología.”

“Estamos trabajando estrechamente con las autoridades nacionales en materia de seguridad, con el respaldo del Ministerio de Salud de la Nación. Este desafío que hemos emprendido con Green Leaf Farms va a tener un gran impacto en Argentina y en toda la región”.