Arte, deporte, cine y mucho más. Noticias e información de interés de diferentes sectores con un denominador común: innovación y cannabis.

Vapear cannabis produce mayores efectos que fumar

Por si alguno aun no ve claro cómo la legalización del cannabis ayudaría a mejorar el consumo responsable en vez de desatar el caos y el desenfreno que temen los detractores, hoy nos asomaremos a las implicaciones de este pequeño estudio que han publicado investigadores del hospital John Hopkins en los cuales se compara vapear cannabis con fumarlo.

Antes que nada, debemos puntualizar que el prohibicionismo del cannabis ha sido y es uno de los principales obstáculos a la investigación de los cannabinoides y los efectos del consumo de cannabis en el cuerpo humano. Las legislaciones prohibicionistas implican engorrosos trámites para acceder a las licencias de las sustancias de estudio, además de limitar la investigación sobre humanos. Sin embargo, la legalización está disparando la investigación científica y, por lo tanto, mejorando nuestra comprensión del cannabis y sus efectos en el cuerpo a corto y largo plazo, en consumidores ocasionales o regulares, y en pacientes médicos.

La progresiva legalización del cannabis en diferentes estados de EE.UU., así como la reciente regulación canadiense y la perspectiva de que en los próximos tiempos asistamos a un efecto dominó en la liberalización del cannabis de las garras del prohibicionismo en muchos otros lugares, está generando una mayor masa de un perfil de consumidor hasta ahora muy limitado: el consumidor primerizo u ocasional.

Es cierto que cada vez más gente se atreve a probar el cannabis no solo a consecuencia de su legalización, sino debido a la aparición de múltiples formas de consumo alternativas, que relegan al clásico porro a un lugar poco destacado en este nuevo mercado.

 

¿Vapear cannabis o fumarlo?

Y aquí es donde entra este pequeño estudio, que se ha enfocado en comparar los efectos del consumo de dosis determinadas de cannabis a través de dos métodos distintos: fumando y vapeando.

Sabemos que generalmente vapear cannabis es más seguro que fumar, dado que se evita gran cantidad de sustancias nocivas de la inhalación directa de productos de combustión, pero los investigadores del John Hopkins han hallado que vapear una determinada cantidad de cannabis produce efectos notablemente más acentuados que fumar la misma cantidad.

“Vapear cannabis produjo mayores efectos farmacodinámicos y mayores concentraciones de THC en la sangre en comparación con dosis iguales de cannabis fumado” asegura el artículo.

En lo que respecta al consumo responsable, esto nos lleva a la conclusión de que al vapear conviene moderar las cantidades con respecto a las empleadas al fumar, particularmente en los consumidores ocasionales o novatos.

“Pueden ocurrir efectos significativos, a veces adversos, de la droga a dosis relativamente bajas de THC en consumidores infrecuentes de cannabis y, por lo tanto, estos datos deben considerarse con respecto a la regulación de los productos de cannabis al por menor y a la educación de las personas que inician el consumo de cannabis” continúa el artículo.

Como vemos, el estudio apela a los controles regulatorios y a la educación del consumidor, en vez de a la demonización y a la prohibición. Estos hallazgos pueden así ayudar a los organismos regulatorios a encontrar criterios para estudiar la conveniencia de imponer límites a la concentración de THC en determinados productos, mejorar la descripción e información de los mismos y ayudar al consumidor a consumirlos de forma más responsable e informada.

El estudio se considera preliminar, ya que se realizó sobre un grupo muy limitado de personas, 17 voluntarios adultos con una media de 27 años de edad y que no habían consumido cannabis en al menos 30 días.

Los participantes acudieron una vez por semana a la Unidad de investigación de farmacología conductual del Centro Médico Johns Hopkins Bayview durante seis semanas, para, en un entorno controlado, consumir aleatoriamente 0,10mg o 25mg de THC vapeado o fumado. La prueba fue de doble ciego, de forma que ni los investigadores ni los participantes sabían qué dosis de THC recibían en cada sesión.

Los investigadores monitorizaron durante cada una de las seis sesiones los efectos fisiológicos, además de los efectos auto-reportados en un cuestionario, midieron signos vitales y analizaron la sangre de los participantes, llegando a la conclusión de que el vapeo es una forma sensiblemente más eficiente de obtener los efectos del THC, tanto los deseables como los indeseables.

“Definitivamente existe una diferencia en la cantidad de droga que llega a la sangre cuando es vapear cannabis en lugar de fumarla, así que hay que tener en cuenta la dosis para asegurar que la gente esté usando cannabis de manera segura”, afirma Tory Spindle, investigador de la unidad de investigación de farmacología del comportamiento de Johns Hopkins Bayview.

Los investigadores insisten en que estos resultados se aplican a los consumidores ocasionales y pueden no ser extensibles a consumidores regulares, los cuales pueden haber desarrollado tolerancia a estos efectos y aprendido a regular la dosis.

 

Un abogado exige legalizar el cannabis en Alemania

Un ciudadano alemán exige al gobierno federal que se elimine el cannabis de la Ley de Estupefacientes y se legalice su cultivo, consumo y venta, informa Legal Tribune Online.

Se trata del abogado ya jubilado Thomas H., cuyo propio abogado Volker Gerloff ha presentado en su nombre una demanda de más de 90 páginas que los jueces del Tribunal Administrativo discutirán mañana en Berlín.

 

Thomas H. Tiene 69 años y quiere pasar el resto de sus días consumiendo cannabis sin meterse en problemas y montar un pequeño negocio de venta de productos de cannabis en Alemania. Parece que lo tiene claro y, está tan determinado a ello, que se ha puesto a indagar en la constitucionalidad de las leyes que se lo prohíben.

Gerloff asegura que su cliente “ha sido testigo de la destrucción de muchos currículums de consumidores de cannabis en su vida profesional debido a la criminalización del cannabis“, lo cual le convirtió desde hace años en un comprometido partidario de la legalización.

Pero tanto la Ley de Estupefacientes como la Ley Penal alemanas se interponen en sus planes, de ahí que H. Haya emitido esta demanda con el fin de que el Gobierno Federal promulgue una ordenanza para eliminar el cannabis de la Ley de Estupefacientes y lo legalice.

 

La prohibición del cannabis en Alemania es inconstitucional

Los principales argumentos que baraja la demanda son la protección de los menores y el “drenaje” del mercado negro, además de que la ilegalidad del cannabis atenta presuntamente contra derechos fundamentales recogidos en la Ley Fundamental alemana, como el derecho al libre desarrollo de la personalidad, el derecho a ejercer libremente una profesión y el derecho a la igualdad de trato.

La demanda pone el dedo en la llaga cuando apunta la incoherencia de que el tabaco y el alcohol sean sustancias legales, cuando el cannabis no supone una amenaza mayor para la salud física y mental ni para la organización de la coexistencia social que la de estas otras sustancias. “Es sólo en los regímenes autoritarios donde ciertos conceptos morales son aplicados por la represión estatal”, dice en este sentido el texto de la demanda.

Pero un comunicado de prensa del Tribunal Administrativo encuentra la demanda inadmisible, no solo porque el demandante no tenga derecho a exigir la promulgación de una ordenanza, sino porque “no existen pruebas que sugieran que las consideraciones del poder legislativo y de las ordenanzas, que se basan en una prohibición de gran alcance de la manipulación de productos de cannabis, sean claramente erróneas”.

 

El Gobierno Federal ignora la evidencia científica

Es decir, según sugiere el Tribunal Administrativo, el cannabis sería una sustancia justificadamente más peligrosa que el alcohol o el tabaco, algo que resulta obviamente falso y solo puede sostenerse por la “represión estatal” a la que se refiere la demanda.

En 1994 el Tribunal Constitucional sentenció que la ilegalidad del cannabis se ajustaba a la constitución alemana, pero el Gobierno Federal ha ignorado sistemáticamente la acumulación de evidencia científica que pone en cuestión la peligrosidad atribuida a la sustancia, negándose a reconsiderar la prohibición.

Pero para Gerloff la demanda es perfectamente admisible. “Si una regulación legal en vigor viola los derechos fundamentales a gran escala, y es posible que el Gobierno Federal pueda cambiar esta situación por medio de una ordenanza, entonces el margen de maniobra del gobierno puede reducirse de tal manera que el demandante pueda reclamar la ordenanza correspondiente”, asegura Gerloff.

El demandante espera que espera al menos que el Tribunal Constitucional considere incinstitucional la situación jurídica actual con respecto al cannabis.

En los últimos años, desde funcionarios de policía hasta más de un centenar de profesores de derecho penal se han pronunciado a favor de la legalización en Alemania, llegando estos últimos incluso a presentar una petición al Parlamento, dado que la prohibición no solo es inútil, sino cara y perjudicial para la sociedad y los consumidores.

Alemania no tiene leyes excesivamente duras con respecto al cannabis, en comparación con sus vecinos. Además, existen muchas voces de autoridad pronunciándose a favor de la legalización e incluso existen iniciativas para demostrar que es posible sin que afecte negativamente a la sociedad. Se considera que al menos un 5% de la población es consumidora y, al igual que en cualquier parte, la prohibición no limita necesariamente su acceso al producto, pero sí su calidad y salubridad, además de atentar contra sus derechos fundamentales, por no hablar del hecho de que el prohibicionismo alienta un mercado negro que está provocando que el número de consumidores menores no deje de crecer.

 

Primer calendario de adviento de cannabis legal en Canadá

El año pasado a Coast to Coast Medicinals, compañía canadiense de cannabis medicinal, se le ocurrió por estas fechas poner a la venta un calendario de adviento de cannabis. La reacción del público fue totalmente inesperada según contaba la fundadora de la compañía, Lorilee Fedler. La demanda fue tal que se acumuló una lista de 1500 personas intentando acceder al producto, el cual se en ofrecía diversas variantes: cogollos de sátiva, de índica, de ambos, productos comestibles o productos de CBD.

 Navidad 2018, la primera navidad con un calendario de adviento de cannabis

Este año y, tras más de un mes de legalización del consumo recreativo de cannabis en Canadá, la compañía de reciente creación Kush Calendars, previendo un éxito similar al de Coast to Coast, acaba de poner a la venta un calendario de adviento cannábico. Se trata de la primera vez que un producto de este tipo se vende en un contexto de estricta legalidad.

 

Según su sitio web, “el equipo de Kush Calendars ha trabajado muy duro para asociarse con un puñado de MoM’s (distribuidores de cannabis online) para que puedas disfrutar de una variedad de productos con algo diferente cada día hasta Navidad.” Pero, además de un gramo de cannabis de diferentes variedades en cada casilla del calendario, también hay “algunas sorpresas extra” que los socios han añadido.

 

Los socios de Kush Calendars son 11 compañías de cannabis canadienses entre las que se cuentan West Coast Cannabis, Green Society o Emerald Castle Medicinals, que proveen las mejores variedades para el calendario, las cuales no han sido reveladas para mantener la sorpresa.

El precio del calendario de adviento de Kush Calendars es de 220 dólares canadienses, lo que vienen a ser 146€.

“Mientras los niños reciben su ‘subidón de azúcar’, tú te estarás colocando con el calendario de adviento de cannabis”, anuncia Kush Calendars en su web, el cual solo se vende a mayores de 19 años y exclusivamente en Canadá.

 

Regular para eliminar preocupaciones

El año pasado, Rebecca Jesseman, del Centro Canadiense sobre el Uso de Sustancias y Adicciones, expresaba su preocupación acerca de la falta de regulación de un producto como el calendario que ofrecía Coast to Coast Medicinals. “La mayor preocupación es que no es un producto regulado”, dijo Jesseman. “Estamos hablando de un producto que no ha pasado por controles de calidad, así que no hay manera de estar seguros de lo que hay en el producto en términos de niveles de THC y otros cannabinoides, así como cuál será el nivel de intoxicación”.

En este sentido, gracias a la regulación, el paso adelante es evidente: el calendario de Kush Calendars es totalmente legal y su contenido ha sido sometido a los controles de calidad establecidos por la ley.

 

Hacer el cannabis feo para alejarlo de los niños

Por su parte, Mark Haden, profesor de la Facultad de Población y Salud Pública de la Universidad de Columbia Británica, expresaba el año pasado que, por una parte, Canadá debía permitir el acceso al cannabis, pero sin promocionarlo. Sin embargo, la realización de este tipo de productos era un paso en la dirección equivocada.

 

“No queremos criminalizarlo. No queremos promoverlo. Queremos que sea aburrido”, declaraba Haden. Pero objetaba: “No lo hacemos aburrido con el calendario de adviento de cannabis.”

 

Una de las principales razones para mostrar el cannabis como algo aburrido es evitar atraer a los niños. “Es razonable suponer que los niños querrán abrir los calendarios de adviento. Esa no es una buena idea”, dijo Haden.

 

Por esa misma razón Kush Calendars ha prescindido de colores y diseños llamativos, optando por un estilo sobrio y, ciertamente aburrido para un niño, cumpliendo con las prescripciones de Health Canada, equivalente a nuestro Ministerio de Sanidad.

 

Primera Navidad con cannabis legal en Canadá

Mientras Canadá se prepara para su primera Navidad con cannabis legal, algunas organizaciones ya están pidiendo que los fumadores se abstengan de consumir cannabis en las cabalgatas de Santa Claus.

Es el caso de Vancouver, donde el organizador de la cabalgata de Santa Claus, Elyse Gawley, pretende “ofrecer un ambiente seguro y cómodo para comenzar la temporada festiva”. La petición se extiende por supuesto también al tabaco. Pero Gawley no parece tener nada en contra del cannabis: “Simplemente pedimos que, si estás planeando usar cannabis o tabaco, lo hagas antes o después del desfile”.

 

Se trata de ayudar a crear un ambiente más cómodo para las familias con niños pequeños, que constituirán la mayoría de los 300.000 espectadores esperados.

 

 

Jujuy albergará la plantación de cannabis más grande del mundo

Player’s Network, una compañía norteamericana de cannabis, acaba de cerrar un acuerdo con las autoridades de la provincia argentina de Jujuy para desarrollar la que será la mayor plantación de cannabis legal del mundo.

 

Para lograr este propósito, se ha creado una joint venture entre, Green Leaf Farms Jujuy, división de Player’s Network creada ad hoc, y la empresa provincial Cannabis Avatãra Sociedad del Estado.

La idea es cubrir el mercado de abastecimiento de aceites de CBD a hospitales de Argentina para estudios clínicos y tratamientos de epilepsia refractaria, única actividad relacionada con el cannabis permitida por las leyes argentinas.

No obstante, esta joint venture tiene licencias para cultivo, extracción, fabricación y exportación de otros productos de cannabis a países donde sean legales, incluyendo el mercado recreativo de EE.UU. y Canadá.

Grean Leaf Farms Jujuy es la división jujeña de Grean leaf Farms Holdings, empresa con licencias de producción en los estados de Nevada y California, donde está legalizado el mercado recreativo del cannabis, y que es propiedad de Player’s Network.

Los expertos de Green Leaf se trasladaron a Jujuy para desarrollar un plan para iniciar los cultivos a comienzos del próximo año, pero con el tiempo se irán ampliando en fases, incluyendo una serie de instalaciones para cubrir todas las etapas de producción.

La granja de cannabis legal más grande del mundo

El resultado final será un gran complejo con grandes extensiones de cultivos al aire libre e invernaderos que podrán emplear a más de 1000 personas cuando se encuentre a pleno rendimiento, y constituirá la granja de producción de cannabis legal más grande del mundo. El proyecto revitalizará una finca agrícola de un siglo de antigüedad. El abastecimiento de agua para riego está garantizado por la proximidad de dos ríos.

“Este proyecto es uno de los mayores desafíos profesionales de mi carrera”, cuenta Mark Bradley, CEO de Player’s Network. “Trabajé intensamente durante los últimos meses con un destacado equipo de asesores y líderes del gobierno argentino. Me complace ver que una visión colectiva se haga realidad con la realización de este acuerdo.”

“Mi objetivo es curar el mundo a través de los aceites de cannabis y promover la prosperidad a través de la creación de oportunidades económicas tanto para la gente de Argentina, los accionistas de Players Network como también para nuestros socios internacionales.”

Regeneración agrícola y creación de empleo

Por su parte, el gobernador de Jujuy Gerardo Morales, encuentra en el proyecto una posibilidad de desarrollo económico para la región. “Vemos en el desarrollo de la producción y la industrialización del cannabis con fines medicinales no sólo la posibilidad de cumplir con la ley y permitir que miles de personas accedan legalmente a los productos de cannabis medicinal, sino también la posibilidad de cambiar la matriz productiva de la provincia de Jujuy, la creación de centenares de puestos de trabajo y la transferencia de conocimientos y tecnología.”

“Estamos trabajando estrechamente con las autoridades nacionales en materia de seguridad, con el respaldo del Ministerio de Salud de la Nación. Este desafío que hemos emprendido con Green Leaf Farms va a tener un gran impacto en Argentina y en toda la región”.

 

 

 

La crema de CBD más concentrada de España

La empresa valenciana Hemps Pharma ha elaborado una línea de cremas de CBD con una elevada concentración de este cannabinoide, hasta tres veces mayor que la de productos similares. Sus mismos creadores aseguran que posee “la mayor concentración de CBD de España y de parte de Europa”.

 

“Hemos logrado un producto tópico de gran efectividad cuyo secreto es la alta concentración en CBD que triplica a productos similares que actualmente existen en el mercado”, relataba a Europa Press la directora ejecutiva de Hemps Pharma, Blanca Otegui.

Se trata de CBD Balm, una crema concebida para descontracturar, relajar y aliviar el dolor muscular, aprovechando las propiedades analgésicas y antiinflamatorias del CBD o cannabinol, el cannabinoide del cannabis con más propiedades terapéuticas científicamente reconocidas y sin efectos psicoactivos.

Hemps Pharma extrae directamente el CBD de plantas de cáñamo industrial, que, aunque pertenece a la misma especie que la marihuana, se diferencia fundamentalmente de esta en sus bajas concentraciones de THC, el principal componente psicoactivo de la planta. Los laboratorios de Hemp Pharma aíslan el CBD directamente de una variedad de cáñamo con una genética rica en este cannabinoide, mediante un proceso para el que han dedicado dos años de investigación en colaboración con otros centros de investigación.

Este CBD de gran pureza es introducido en la formulación de CBD Balm, que se presenta en envases de 50 ml. Hay dos variantes del producto: CBD Balm 400, con una concentración de 8mg/ml de CBD, y CBD Balm 800, con 16mg/ml de CBD, con un precio de 48,50€ y 74,90€ respectivamente.

Aunque todavía no son concluyentes, algunos estudios sugieren que la aplicación tópica del CBD podría ser más eficiente que la oral, lo que la hace especialmente atractiva para tratar dolores crónicos localizados en músculos, articulaciones y huesos, y para su empleo por deportistas.

“Durante estos años hemos estado trabajando sobre el tipo de planta y sus características fitoquímicas, para poder extraer los cannabinoides con la máxima pureza, y rigurosidad. El cannabis, es una planta que tiene muchísimas propiedades, muchas de ellas todavía desconocidas”, asegura Otegi.

Por ahora CBD Balm está disponible para la venta en su página web y en algunas farmacias, pero según Otegi esperan ampliar los puntos de venta en los próximos meses.

 

Incautaciones de CBD como complemento alimenticio

Recientemente ha habido en España una serie de incautaciones de productos de CBD en grow-shops y distribuidores por parte de las autoridades, dado que el cannabinol, como comlemento alimenticio, no está admitido desde el pasado mes de marzo en virtud del Real Decreto 130/2018 que modifica el Real Decreto 1487/2009.

En este sentido, las disposiciones de este Real Decreto (RD) no se aplican a productos de uso externo o cosmético, como los que comercializa Hemps Pharma. Como explicita en su web, el CBD que emplea ‘es obtenido en la Unión Europea, y cumple con todos los requisitos legales de “semilla a la venta” especialmente en la fase de extracción de flores de cáñamo’ además de que ‘dispone de todos los certificados exigibles`.

El problema es la falta de regulación relativa a la fabricación de complementos alimenticios que contengan sustancias distintas de vitaminas y minerales, como es el caso del CBD, el cual no está definido en la Directiva 2002/46 / CE del Parlamento Europeo como complemento alimenticio autorizado, directiva que aparece reflejada en el RD 1487/2009 y modificada en el RD 130/2018.

El CBD se encuentra pues en un vacío legal y todavía no aparece registrado como un complemento alimenticio en la “lista de suplementos alimenticios autorizados” de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Antes de la modificación, el RD impedía su fabricación, pero no su comercialización, mientras se obtuviese la autorización correspondiente a través de estado miembro y el correspondiente reconocimiento mutuo, pero recientemente la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) informó a todos los países miembros de la Unión Europea a través de AECOSAN (Agencia para Asuntos del Consumidor, Seguridad Alimentaria y Nutrición), que es su agencia correspondiente en España, la inmovilización de todos los productos calificados como suplementos alimentarios que contienen CBD hasta que Europa los regule.

El CBD no es droga

La revisión de la clasificación del CBD como sustancia estupefaciente debe ser realizada con urgencia, dado que no solo está demostrada su seguridad como producto de consumo, sino que sus potenciales aplicaciones terapéuticas son numerosas. Además no produce intoxicación ni efectos psicoactivos, ni tiene potencial como sustancia de abuso.

El CDB está actualmente clasificado en la Lista 1 de acuerdo con la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961 y la Ley de Prevención y Control del Uso Indebido de Drogas de los Estados Unidos. La Ley de Sustancias Controladas (CSA, por sus siglas en inglés) define las sustancias de la Lista I como que presentan “un uso médico no aceptado en la actualidad, una falta de seguridad aceptada para su uso bajo supervisión médica y un alto potencial de abuso”, características atribuidas al CBD demostradamente falsas.

 

 

La radula, una seria alternativa al cannabis

Un grupo de científicos de la Universidad de Berna y de la Escuela Politécnica Superior de Zúrich ha comenzado a mostrar interés por una planta autóctona de lugares tan dispares como Costa Rica, Nueva Zelanda y Japón, la Radula perrottetii, por presentar propiedades similares a las del cannabis.

La radula es una planta de la familia de las Radulaceae que contiene una variante del THC (tetrahidrocannabinol), la principal sustancia psicoactiva de la marihuana, llamada perrottetineno, la cual ha sido aislada por los científicos y aplicada en ratones para estudiar sus efectos.

La curiosidad de estos científicos se disparó al conocer el creciente uso recreativo de la radula en aquellos lugares donde crece naturalmente.

Con el aumento del interés de la comunidad científica sobre las posibilidades terapéuticas de los cannabinoides, era cuestión de tiempo que alguien pusiese el ojo en esta plantita parecida a un musgo.

“Hasta el momento, las especies de rádula que contienen esta variante de THC son legales en todo el mundo”, explica Jürg Gretsch, uno de los bioquímicos participantes en la investigación.

“Probablemente, los efectos recreativos son menos fuertes, pero la radula puede ofrecer una oportunidad mayor de aplicaciones medicinales”, añade.

Según el estudio generado en la investigación, el perrottetineno podría tener efectos antiinflamatorios superiores a los del THC al mismo tiempo que efectos psicoactivos más moderados, por lo que sus posibilidades para el desarrollo de medicamentos podrían ser más atractivas que las del THC del cannabis.

Según Gretsch, la radula y el cannabis „difieren en términos de potencia y, posiblemente, efectos adversos“. Además, “esta sustancia natural tiene un efecto psicoactivo más débil y, al mismo tiempo, es capaz de inhibir los procesos inflamatorios en el cerebro”.

Al contrario que el THC, “el perrottetineno inhibe las prostaglandinas en el cerebro, que son factores que causan inflamación”, lo cual produce „un efecto sobre los receptores de cannabinoides similar al de los endocannabinoides producidos por nuestro propio cuerpo“.

“No probamos los efectos de la propia planta“, explica Gretsch. „Podemos esperar que el contenido de perrottetineno varíe entre diferentes muestras.”

Relacionado: otras plantas que contienen cannabinoides

El objetivo del estudio era analizar los efectos del principio activo a nivel molecular para establecer sus propiedades toxicológicas. De esta forma, observando sus efectos en 44 puntos del sistema nervioso central, se constató que el perrottetineno, al igual que el THC, se acumula en el cerebro, constatándose propiedades analgésicas además de su capacidad de generar catalepsia e hipotermia.

La rádula “es menos potente y podemos esperar menos efectos en el sistema nervioso central y, por ejemplo, en la memoria, pero todavía se necesitan más estudios para comprobarlo” aclara Gretsch.

En este sentido, los investigadores consideran que el perrottetineno podría ser sintetizado industrialmente para la generación de medicamentos, ya que “la planta en sí crece muy lentamente y produce sólo pequeñas cantidades del compuesto”.

Al igual que el cannabis, la radula es una planta cuyas propiedades ya eran conocidas por tradiciones ancestrales, como en la cultura maorí de Nueva Zelanda. Según Gretsch, “puede haber una conexión etnofarmacológica. La radula marginata tiene una larga historia de uso tradicional”, hasta el punto de que es considerada una taonga, término maorí para referirse a los patrimonios ancestrales de la cultura de Oceanía.

Facebook permitirá la verificación de compañías de cannabis

La relación de Facebook con las páginas dedicadas al cannabis sigue siendo la de una pareja que se lleva muy mal.

Muchas páginas relacionadas con el cannabis siguen sin estar disponibles en los resultados de las búsquedas que hacen los usuarios, aunque recientemente Facebook ha anunciado que las páginas verificadas de negocios relacionados con el cannabis estarán disponibles de nuevo en los resultados de búsqueda.

No obstante, la medida, aunque en principio positiva, no convence a muchos, como le ocurre a Olivia Mannix, CEO de Cannabrand, que relataba a Cannabis Business Time que “según lo entiendo, podrás buscar compañías relacionadas con el cannabis, pero no creo que esto solucione realmente los problemas con estas compañías cuyas páginas que están siendo marcadas y cerradas”.

Solo las páginas que hayan superado el proceso de verificación de Facebook, identificadas con una insignia en sus perfiles, estarán disponibles en los resultados de búsqueda. Para el resto de páginas, se necesitarán enlaces directos para acceder a ellas, dado que estarán bloqueadas en las búsquedas.

Por supuesto, Facebook ejerce el control absoluto sobre la verificación, un proceso que según Mannix, es muy difícil de superar, por lo que “siempre está en su control y en sus manos”.

“Si esos estatutos han cambiado en particular en Canadá, creo que todavía hay una enorme área borrosa”, dijo Mannix. “¿Cómo puede Facebook regular basándose en dónde están ubicadas las empresas? ¿En qué lugares están vendiendo? ¿Cuánto tiempo y dinero va a invertir Facebook en la verificación? Se necesitaría todo un equipo de personas al menos para todos los negocios que están surgiendo. De nuevo, es un área borrosa”.
Verificarse o perecer

Amy Donahue, fundadora y consultora de medios sociales de Hybrid Social, ejerce de abogada del diablo. “No entiendo por qué nadie verificaría su página”, se pregunta Donahue. “Para mí, todos los negocios deben ser verificados en Facebook de todos modos, lo que te hace ver más profesional. Y si eso es lo que quiere Facebook, a veces tenemos que apaciguar a los dioses y hacer lo que dicen”.

La medida beneficiará doblemente a las compañías que superen la verificación. Por un lado, se sitúan en una posición más ventajosa al aparecer en los resultados de búsquedas y, por otro, los usuarios darán referencia a aquellas páginas que presenten la insignia de verificación debido a los sesgos del consumidor, tal y como cuenta Justin Simon, fundador y productor ejecutivo de Cannabest Productions, un productor de vídeos promocionales y de marketing para la industria del cannabis:

“Cuando un consumidor está buscando compañías a las que podría querer comprar que tal vez no tengan un sitio web, y quieren consultar sus medios sociales, comparar dos compañías iguales donde una está validada en Facebook y la otra no lo está, puede ser suficiente para convencerlos de que se dirijan a la compañía verificada”.

Todavía las políticas de Facebook con respecto a las compañías de cannabis siguen siendo poco claras. Algunos opinan que la reciente legalización del consumo recreativo en Canadá está revolviendo las cosas dentro de la compañía.

“Creo que están viendo que la presa se ha roto”, apunta Simon en este sentido. “Facebook tiene realmente dos opciones. Uno, o se quedan con la cabeza enterrada la arena y fingen: ‘Vamos a esperar a que todos se suban al tren’, o hacen lo que una compañía de tecnología debería hacer: subirse a la primera ola y decir: ‘Mirad, estas son compañías legítimas, algunas con gigantescas capitalizaciones, e ignorarlas y pretender que no están ahí fuera es ridículo, así que vamos a mostraros sus páginas'”.

 

¿Sigue todo igual?

Para Jamie Cooper, fundador de Cannabiz Connection, nada ha cambiado desde la notificación de Facebook. “Desafortunadamente, con mis clientes, no he visto ningún cambio positivo desde que hicieron el anuncio en ninguna de mis páginas o en las páginas de mis clientes”, dijo. “No he visto ninguna diferencia. Creo que sería bueno que Facebook aclarara con nuestra industria exactamente lo que eso significa, porque creo que su comentario al respecto fue bastante vago. … Si Facebook fuera más abierto y coherente con su política, los empresarios comprenderían mejor lo que se nos permite y lo que no se nos permite hacer”.

Lo que Facebook, que generalmente sigue las directrices federales de EE.UU. para establecer su normativa, está acusando, es el choque que hay entre las políticas federales del cannabis, que siguen considerándolo como sustancia ilegal, y las políticas de los diferentes estados en donde está legalizado.

Amy Donahue opina que gran parte del problema desaparecerá conforme se vaya desestigmatizando la percepción del cannabis. “Cuanto más profesionales nos presentemos online con páginas profesionales en Facebook, más se eliminará el estigma”.

 

Facebook veta la publicidad del cannabis

Para Kyra Reed, de Markyr Digital, el problema de la prohibición de Facebook es el estancamiento del crecimiento de compañías relacionadas con el cannabis. “Hay dos estrategias digitales para poder aumentar la visibilidad y ganar nuevos seguidores, una es orgánica, y la otra es pagada. Pagada está fuera de discusión para cualquiera de nosotros, así que nos quedamos con la orgánica. La prohibición en la sombra ha disminuido realmente nuestra capacidad para aumentar nuestro alcance orgánico en Facebook. Levantar esa prohibición nos daría un poco más de espacio del que hemos tenido en los últimos meses para difundir nuestro contenido a pesar de que no podemos difundir nuestros anuncios”.

Francesca Vavala, cofundadora y directora de marketing de Alias Cann, piensa que la legalización de Canadá “va a crear un efecto dominó de muchas maneras en algunas de las cosas que estamos viendo. Habrá buenas y malas consecuencias, y la publicidad en lo social es una de las cosas que se pondrán en juego, seguro.”

De hecho en Nekwo recientemente también hemos acusado las restricciones que Facebook impone a la publicidad relacionada con el cannabis, cuando nos inhabilitaron nuestra cuenta publicitaria por contravenir sus políticas de publicidad. “No admitimos anuncios de tu modelo comercial”, nos comunicó la compañía.

 

Esperanza, a pesar de todo

Para Vavala, el hecho de que Facebook dé la oportunidad a las compañías cannábicas de verificar sus páginas, es un paso positivo y esperanzador.

“Nadie quiere ser el primero en muchos sentidos cuando se es una compañía suficientemente grande, así que es muy difícil para un gigante como Instagram o Facebook girar y permitir cosas que nadie más está permitiendo”, dijo. “Así que, creo que es un poco como ‘tú primero. No, tú primero”.

Solo nos queda confiar en que la tendencia de apertura hacia el cannabis que se está reflejando en la sociedad y en los cambios legislativos de no pocas partes del mundo continúe influyendo posiivamente en las políticas restrictivas de Facebook.

 

Tokyo Smoke y la contribución del lujo a la legalización

Quién la ha visto y quién la ve. Nos referimos a la yerba, a la mota a María. Acostumbrados a verla embutida en un botecito de carrete de fotos o en un chivato cuando íbamos a buscarla los que no teníamos la suerte ni los medios de cultivarla… y hoy, en algunas partes del mundo, puedes comprarla en un establecimiento que se parece más a un Apple Store que a otra cosa, o incluso online, con un packaging a la altura de las grandes marcas de lujo.

Quizá no queríamos aspirar a tanto, pero la regulación, lógicamente, lleva asociados unos criterios de calidad, salubridad e información al consumidor, precisamente para garantizar que el este no acabe envenenado o con un colocón de campeonato que no buscaba. Y por eso la regulación implica un mercado legal, por lo que no es de extrañar que el lujo busque acaparar un pedazo del mismo. Y oigan, no nos parece mal, mientras sea una opción para quien pueda o quiera permitírsela. En realidad, resulta fascinante encontrarnos a esta antigua compañera proscrita vestida con las mejores galas reposando en una vitrina como una joya de la corona.

No, no exagero: el lujo hace tiempo que llegó al cannabis, pero con la reciente legalización del consumo recreativo en Canadá, este hecho comienza ser más aparente y seguro que le hará explotar la cabeza a más de un acérrimo detractor de la marihuana.

 

Tokyo Smoke. El lujo también ayuda a la normalización

Es el caso de marcas como Tokyo Smoke, compañía creada en 2015 en Toronto, que hizo una apuesta fuerte por el lujo en un producto entonces ilegal, dado que nada hacía sospechar que tres años después la legalidad del consumo recreativo de cannabis iba a ser una realidad en Canadá. Es más, aunque lo nuestro no sea el lujo y aunque haya quien entre nosotros reniegue del cannabis como producto de mercado, hemos de reconocer la enorme influencia que este tipo de iniciativas ha tenido en el cambio de percepción social del cannabis y en la legalización en Canadá.

“Hemos estado cambiando la percepción pública del cannabis desde sus inicios a través de productos bien diseñados y una venta al por menor cautivadora. Hemos recorrido un largo camino, siempre con la creencia de que el uso intencional de cannabis puede mejorar la vida de las personas. Tokyo Smoke permite a los consumidores tomar decisiones bien informadas sobre productos seguros y de alta calidad”, leemos en la web de Tokyo Smoke.

Eso es: no solo quitarle los harapos a la marihuana y vestirle bien, sino crear una gama de productos de calidad, seguros y acompañados de la más rigurosa información para los consumidores. Pero para hacer que esto funcionase, primero había que crear una marca y hacer que los potenciales consumidores se familiarizasen con ella, mientras se consolidaba la regulación del cannabis.

Su fundador, Alan Gertner, abandonó su trabajo en Google y se adentró en esta aventura junto con su padre Lorne Gertner. Su intención, desde el principio, fue crear un entorno cannábico para aquellas personas que no se identificaban con los entornos disponibles.

 

Crear marca y apuntar a un consumidor objetivo

Una manera de hacerlo según contaba a strategy Josh Lyon, director de marketing y asociaciones de Tokyo Smoke, era a través de los consumidores medicinales. A pesar de representar un pequeño grupo, el consumo medicinal de cannabis ya era legal en Canadá desde comienzos de siglo, por lo que suponía una oportunidad ideal para construir la marca a la espera de que se implementase el consumo recreativo. Otra estrategia consistió en la apertura de una flagship store en Toronto como foco del debate sobre la comercialización del cannabis, donde se vendía café y merchandising para dar a conocer la marca.
Actualmente Tokyo Smoke vende cannabis, accesorios y kits a precios en línea con la posición de mercado de lujo, con el que pretende poner sus productos en manos de médicos, abogados y consumidores “con gustos exigentes”, desmarcándose de la más tradicional línea juvenil y urbana que abunda en el mercado legal. Según Lyon, dirigirse a estos consumidores de gama alta es un intento de normalizar el uso de la marihuana en el mercado de consumo en general. Tomamos nota

Seedo, el armario de cultivo automatizado definitivo

El armario de cultivo automatizado definitivo llega de Israel

La evolución tecnológica en el mundo del cannabis ofrece ya soluciones para aquellos que les gustaría consumir su propia marihuana, pero no disponen del tiempo o de las habilidades necesarias: el armario de cultivo automatizado de cannabis

 

Inteligencia artificial y múltiples sensores permiten controlar y monitorizar el crecimiento de una planta mediante una aplicación, gestionando sus necesidades nutricionales y ambientales desde la semilla hasta la cosecha, sin necesidad de abrir el armario de cultivo automatizado en todo el proceso.

 

Al menos eso es lo que promete Seedo, una empresa Israelí especializada en automatización de cultivos domésticos.. “El objetivo de nuestra compañía es hacer que el cultivo de plantas sea fácil y accesible para todos”, dice Uri Zeevi, director general de Seedo. “También queremos que sea asequible.”

Seedo se controla cómodamente desde una aplicación en el móvil

Seedo App

Seedo planeaba comenzar a comercializarse en EE.UU. a partir de febrero, pero una filtración del espectacular vídeo promocional del producto provocó un cambio de planes, retrasando la venta de Seedo al menos hasta verano.

 

“Uno de los extras del video lo publicó en su página de Facebook y se volvió viral”, cuenta Zeevi. “Estábamos bastante sorprendidos por la respuesta a esa exposición. No teníamos grandes expectativas; estábamos planeando producir pequeñas cantidades. Ahora, estamos renegociando todo completamente, así que seremos capaces de satisfacer la demanda inicial”.

 

Seedo mejorará los tratamientos con cannabis medicinal con su armario de cultivo automatizado

 

Para ello, Seedo se ha asociado con Cannabics Pharmaceuticals, una empresa de Maryland, EE.UU., que desarrolla tratamientos de cáncer paliativos y personalizados basados en los cannabinoides.

Seedo ofrece tecnología puntera para lograr una cosecha sin tener ni idea de cultivo

Seedo

El director de Cannabics, Eyal Barad, asegura que “esta iniciativa permitirá a los pacientes y eventualmente a las empresas tomar el control de su suministro de cannabis medicinal de una manera revolucionaria. Los dispositivos de alta tecnología de Seedo y las capacidades de Cannabics favorecerán la administración sostenible en la forma y calidad correcta de cannabis medicinal.”

 

Aunque es particularmente ideal para el cultivo de cannabis, Seedo es versátil para el cultivo de muchísimas otras plantas: simplemente se coloca la semilla deseada en el armario, se selecciona en la aplicación la planta que vas a cultivar y listo. La batería de sensores se encarga de gestionar la temperatura, humedad, ciclos de luz, administración de nutrientes, etc. Cuando el cultivo ha concluido, la misma aplicación envía una notificación.

 

Al tratarse de un armario hermético con condiciones completamente controladas, el sistema mantiene a la planta a salvo de plagas. Pero si necesitas saber lo que está ocurriendo dentro, Seedo incluye una cámara HD con la que puedes observar la planta desde cualquier parte del mundo en tu móvil, evitando la necesidad de abrir el armario, lo cual podría afectar negativamente al desarrollo correcto de la planta y exponerla a agentes indeseables.

 

Con un precio de unos 2000€, Seedo está ya disponible en preventa para su entrega durante el primer cuarto de 2019. Con esta inversión inicial y un mantenimiento de unos 10 dólares al mes, según asegura la compañía, Seedo se perfila como un serio competidor de otros fabricantes como Corsica Innovations con su armario Leaf o Cloudponics con su bonito Grobo, menos parecido a una nevera que a un armario, ambos dotados también de un sistema avanzado de sensores para el cultivo completo y controlables mediante una aplicación de móvil.

La industria del cannabis busca catadores

Imagínate que te pagasen por catar cannabis. Para algunos esto sería un sueño, pero lo cierto es que se trata de un puesto de trabajo real que la industria del cannabis está ofertando cada vez más.

Con la progresiva legalización del consumo recreativo en algunos lugares del mundo, se va haciendo patente la necesidad de profesionales en muy diversos ámbitos de la industria del cannabis. Uno de los perfiles de los que apenas hemos hablado, es el de catador de cannabis: un experto que pueda describir con la mayor precisión las características y efectos de cada variedad concreta de cannabis, exactamente igual que en el mundo del vino.

 

A los profanos del cannabis seguramente se les escapará el enorme abanico de matices que ofrecen las distintas variedades de cannabis en cuanto a aroma, sabor, efectos psicoactivos o medicinales, que proporcionan las diferentes concentraciones de cannabinoides y terpenos, entre otros aspectos como el tipo de producto o la forma de consumo. Pero eso también nos ocurre a los profanos del vino.

En este sentido, Jake Browne, quien es considerado el primer catador oficial de cannabis en EE.UU. según el New York Times, considera que “la gente subestima el cannabis. Igual que tú no entras en un restaurante y pides solo vino, la gente busca una variedad de marihuana en concreto con unas características concretas”.

 

Hasta ahora, la única posibilidad de convertirse en un competente catador de cannabis era al margen de la ley, intercambiando conocimiento con otros catadores, cultivadores o aficionados, compartiendo cepas y acudiendo a publicaciones especializadas y copas cannábicas. Al menos así sigue siendo en casi todo el mundo.

Pero hoy la industria del cannabis está reclamando este perfil de sabios para la elaboración de productos. Es el caso de la convocatoria que la empresa de marketing AHLOT ha lanzado en Canadá, a menos de un mes de que entre en vigor la legalización del consumo recreativo de cannabis, el próximo 17 de Octubre. AHLOT se encarga de la gestión y distribución de pedidos de Solace Health, un productor autorizado de cannabis en Mississauga, provincia de Ontario. Se trata de una oferta tan estrambótica que la empresa explicita en su web que “sí, es un trabajo real”.

 

El presidente ejecutivo de AHLOT, Greg Pantelic, asegura que “la industria del cannabis es una de las industrias de más rápido crecimiento en el país y el 17 de octubre los canadienses dispondrán de un tsunami de opciones”. De ahí la importancia de ofrecer descripciones precisas de los productos, tanto para los más profanos que se acercan para ver qué es lo que más les conviene, como para los conoisseurs exigentes que buscan productos concretos.

 

AHLOT ofrece 6 puestos de catador de cannabis, a 600 dólares canadienses al mes por 12 horas de trabajo. Pero este atractivo trabajo obviamente no consiste únicamente en catar cannabis, sino en elaborar informes detallados y formar parte de un comité para realizar recomendaciones sobre las variedades que se van a comercializar. En definitiva, como expresa AHLOT, estos catadores deberán  “evaluar lo mejor que los productores de Canadá tienen para ofrecer”. Los expertos en cannabis deberán además realizar publicaciones en redes sociales, participar en las campañas de publicidad de la compañía, y asistir a eventos corporativos, por lo que también ejercerán de agentes comerciales.

 

Por el momento ya son más de 500 personas las que se han presentado a la golosa convocatoria. El hecho de AHLOT deba seleccionar a los mejores candidatos para que estos seleccionen las mejores variedades, se presenta ante los consumidores como una doble garantía de calidad, algo que mirarán con envidia sana muchos consumidores que todavía deben acudir a la calle o conformarse con lo que tengan a mano.

 

Fuente: La república