gobierno de Canadá asegura que habrá suficiente cannabis

El Gobierno de Canadá asegura que habrá suficiente cannabis

Ante la preocupación de que no se pueda cubrir la demanda, el gobierno canadiense niega los rumores y asegura que habrá suficiente cannabis

 

En menos de una semana se podrá, por fin, consumir cannabis de forma legal en Canadá. El país norteamericano se convertirá así en la primera nación del G20 en implementar una regulación integral del cannabis, desafiando la Convención única sobre estupefacientes de 1961 de la ONU.

 

Pero conforme se acerca la fecha, van aumentando las preocupaciones acerca de la capacidad de abastecimiento y del stock de suministros. Ante ello, el gobierno canadiense ha expresado su confianza en que habrá suficiente cannabis para ir cubriendo la demanda conforme las tiendas vayan abriendo a partir del 17 de octubre.

 

Mathieu Filion, portavoz de la ministra de Salud, Ginette Petitpas Taylor, asegura que el país está “bien posicionado” para cubrir la demanda inicial, con 66 productores autorizados.

 

“Basándonos en los niveles actuales de existencias y en el crecimiento de la capacidad de producción, la industria está bien posicionada para suministrar productos a medida que los consumidores hagan la transición al mercado legal”, contaba Filion a Bloomberg en un email.

 

 

Pocos productos y largas esperas

 

No obstante solo unos pocos establecimientos estarán funcionando cuando se inicie la venta legal. En Ontario, la provincia más grande, no habrá ningún negocio vendiendo cannabis legal el 17 de octubre, mientras que en la Columbia Británica solo habrá un establecimiento abierto. Esta provincia, junto con Nueva Escocia, prevén recibir menos género del que solicitaron a los productores debido a problemas con los cultivos y fallos de provisión de empaquetado.
dispensario de cannabis
En general, los productores son conscientes de que no podrán cubrir la demanda inicial debido a los retrasos en la obtención de licencias y de cierre de acuerdos de suministro.

 

“Será un mercado bastante flojo para empezar y tal vez por eso muchas de estas provincias no se han apresurado a conseguir locales de distribución y tiendas físicas para el primer día”, dijo el analista financiero de PI, Jason Zandberg. “Preveo que habrán largas esperas y tipos de productos muy limitados.”

 

Así, a pesar de las declaraciones optimistas desde el gobierno, un estudio realizado por la Universidad de Waterloo y el Instituto C.D. Howe anticipa que la oferta de cannabis legal en Canadá solo cubrirá del 30 a 60 por ciento de la demanda.

 

Canadá esperaba poner en marcha la venta legal el verano pasado, pero tuvo que postergar la fecha hasta este otoño para dar a los productores más tiempo para producir, cosechar, procesar, empaquetar y enviar los productos a los establecimientos y distribuidores autorizados.

 

A pesar de todo, el Gobierno confía en que esta situación se vaya remediando durante el próximo. Más de 160 ampliaciones o modificaciones de instalaciones existentes han sido aprobadas desde junio de 2017 y el gobierno estima que los cultivadores con licencia disponían de más de un millón de metros cuadrados de espacio de cultivo e instalaciones hacia finales de ese mes.

 

Volar con cannabis en Canadá

cannabis en el equipajeMientras tanto, vamos conociendo algunas particularidades de la implementación de la nueva regulación, como el hecho de que se podrá transportar hasta 30 gramos de cannabis de forma legal en el equipaje de mano o facturado, aunque únicamente en vuelos internos dentro del país, según contaba a AFP Delphine Denis, portavoz del Ministro de Transporte, Marc Garneau.

 

En vuelos internacionales está estrictamente prohibido el transporte de cannabis, incluso en vuelos desde o hacia estados de EE.UU. donde el cannabis es legal, bajo penas criminales que pueden ser muy severas.

 

Fuentes: Bloomberg, ViveUSA

precio del cannabis

Precio del cannabis en el mundo: legalidad y calidad

El cannabis es un producto que está sujeto a precios muy dispares, principalmente debido a la falta de regulación y de una economía estable del producto. Mientras que se aprecia una asociación entre ilegalidad y un precio más elevado, dentro de un mercado con cannabis legal, el precio del cannabis es más caro que el ilegal

Los datos del último Índice de precio del cannabis 2018 elaborado por la empresa Seedo, que analiza los precios del cannabis legal, parcialmente legal e ilegal en 120 grandes ciudades de todo el mundo, muestran que un gramo nos puede costar desde 1.34 dólares en Quito, Ecuador, a 32.66 dólares en Tokio, Japón. ¡24 veces más caro en un sitio que en el otro!

Las ciudades con el cannabis más caro del mundo se encuentran principalmente en Asia, donde además las leyes sobre su tenencia, cultivo y consumo son más duras.

# Ciudad, País Legalidad Precio por gramo, US$
 1 Tokio, Japón Ilegal 32.66
 2 Seúl, Corea del Sur Ilegal 32.44
 3 Kioto, Japón Ilegal 29.65
 4 Hong Kong, China Ilegal 27.48
 5 Bangkok, Tailandia Parcial 24.81
 6 Dublín, Irlanda Ilegal 21.63
 7 Tallin, Estonia Parcial 20.98
 8 Shanghai, China Ilegal 20.82
 9 Beijing, China Ilegal 20.52
 10 Oslo, Noruega Parcial 19.14

 

En el otro extremo, las ciudades con el cannabis más barato se encuentran principalmente en Latinoamérica, donde se encuentran los principales productores y además la situación de legalidad es más relajada.

 

# Ciudad, País Legalidad Precio por gramo, US$
1 Quito, Ecuador Parcial 1.34
2 Bogotá, Colombia Parcial 2.2
3 Asunción, Paraguay Parcial 2,22
4 Yakarta, Indonesia Ilegal 3.79
5 Ciudad de Panamá, Panamá Ilegal 3.85
6 Johannesburgo, Sudáfrica Ilegal 4.01
7 Montevideo, Uruguay Legal 4.15
8 Astana, Kazajstán Ilegal 4.22
9 Amberes, Bélgica Parcial 4.29
10 Nueva Delhi, India Parcial 4.38

 

Entre las conclusiones que Seedo extrae de este análisis, descubrimos que la ciudad de Nueva York presenta la tasa de consumo más alta, con 77.44 toneladas al año. En cuanto al precio en regiones legales, el más caro se encuentra en Boston (11.01$), mientras que el más barato se encuentra en la capital uruguaya, Montevideo (4.15$). La parcialidad de su legalidad dispara dramáticamente la diferencia de precios. Así, en Quito, Ecuador, el gramo cuesta 1.34$, mientras que en Bangkok, Tailandia cuesta 24.81$.
Si os estáis preguntando en qué consiste la legalidad parcial en estos dos lugares, con respecto a Ecuador, a pesar de que es ilegal cultivar y distribuir cannabis, la ley es bastante relajada con respecto al consumo personal. Se pueden poseer hasta dos cigarrillos de marihuana y fumarlos sin que llegue a a ser constitutivo de delito.

 

Respecto a Tailandia, la parcialidad de su legalidad es muchísimo más dura: se refiere a su parcial descriminalización para uso médico o de investigación, o para la elaboración de productos bajo licencia, mientras no contenga más de un 1% de THC. La posesión y consumo con fines recreativos siguen siendo un delito a todos los niveles.

 

Otra conclusión que salta a la vista es que el precio del cannabis es notablemente más elevado en aquellos lugares donde es ilegal y con sanciones más duras por su tenencia y consumo, que en aquellos donde es legal.

 

En lo que respecta a España, el informe de Seedo revela que Madrid es, de entre las 120 ciudades analizadas, la que más growshops posee, con un total de 68.

Pero, ¿qué ocurre con el precio del cannabis dentro de las regiones donde el mercado ilegal compite con el legal?

Lo que observamos dentro de estas regiones es el proceso inverso: el cannabis legal es más caro que el ilegal en un entorno de competencia. En general, el cannabis del mercado ilegal en este tipo de regiones tiende a bajar para competir con el cannabis legal.

 

En este sentido, Tina Fraser, socia y directora del grupo CannaLaw, con sede en Ottawa, Canadá, afirma que el precio precio del cannabis ilegal “ya ha bajado en anticipación a la legalización. El gobierno es consciente de ello y ha expresado su intención de acercarse al precio del cannabis ilegal”. A mediados de la próxima semana se podrá consumir legalmente cannabis con fines recreativos en Canadá.
Con todo, es prácticamente imposible que el cannabis legal pueda llegar a ser más barato que el ilegal en un mercado donde compiten, debido a que el primero está sujeto a controles de calidad e impuestos. No obstante, este mayor precio implica obvias ventajas para el consumidor: para empezar, sabrá exactamente qué está consumiendo, qué cepa y con qué concentración de cannabinoides, además de poder disponer de información fiable sobre otras características como efectos esperados, etc.

 

“Tenemos que aspirar a vender un producto de alta calidad, un producto seguro que ha pasado por pruebas y controles y que proviene de una fuente legal sin que los beneficios caigan en manos del crimen organizado”, dice Fraser.

 

Un estudio elaborado por Statistics Canada llamado “Cannabis Economic Account, 1961 to 2017” muestra que, en ese lapso, el 90% del cannabis comprado en Canadá procedía del mercado ilegal, pero hay estudios que sugieren claramente que una gran parte de consumidores estarían dispuestos a pagar incluso algo más por un producto legal, seguro y fácilmente accesible.

Esta migración del consumidor del mercado ilegal al legal es algo que ya se ha podido constatar en Uruguay, donde el consumo recreativo fue legalizado hace unos años.

 

El pasado julio, un artículo de investigación elaborado por Michael Amlung y James MacKillop, de la Universidad McMaster, sugería que “la introducción de cannabis legal en el mercado puede perturbar y reducir las compras ilegales, contribuyendo a la reducción de los daños asociados con el mercado ilegal”.

 

“A fin de cuentas, sabemos que hay muchos factores diferentes que influyen en la decisión de compra de un consumidor y no creo que vaya a ser diferente con respecto al cannabis”, contaba Fraser a 680News. “Esperamos que, en igualdad de condiciones, la gente prefiera comprar de una fuente legal que de una ilegal.”

 

¿O acaso comprarías licores sin etiquetado, precinto ni garantía de ninguna clase a algún traficante de un arrabal pudiendo ir al supermercado? ¡Tomen nota las autoridades!