Noticias cannabis

Entérate de las últimas noticias cannabis en Nekwo. Información actual e interesante de España y el resto del mundo sobre legalización, productos, etc. para que estés enterado de todo.

El Periódico: 4 artículos cannábicos en un fin de semana

Hace unos días hablábamos del papel de la prensa española en la comunicación sobre el tema del cannabis, y en su histórica postura perpetuadora de la legitimación del prohibicionismo, ya sea por connivencia con el discurso político y legal dominante, por la difusión de mitos o por sesgar la realidad, dando voz únicamente a la platea anti-cannábica.

En aquél artículo referíamos la demanda del autor de El papel de los medios de comunicación en la regulación del cannabis, Jordi Cebrián, según la cual “periodistas, opinadores y creadores de opinión” deben hoy posicionarse más allá de “una imposible objetividad sobre el tema” e implicarse conscientemente “para equilibrar el sesgo prohibicionista con que se ha informado durante décadas.”

En este sentido nos complace ver cómo un medio como El Periódico, durante el fin de semana, ha abierto un frente con cuatro artículos sobre el cannabis, tres de ellos en su edición global y uno en ediciones regionales, en las secciones de Sanidad, Sociedad y Firmas (opinión). A continuación veremos de qué forma cubren una diversidad de aspectos y visibilizan de forma adecuada la cuestión:

¿Legalizar la marihuana? El debate se abre paso en España

Con este titular arranca el artículo que firmaba Patricia Martín el pasado sábado. En él se hace eco del empuje internacional que está logrando el debate después de la legalización del consumo recreativo en Canadá y de la progresiva legalización en diferentes estados de EE.UU. Este empuje tiene su reflejo en España donde, a pesar de posturas muy polarizadas, parece que aumenta la aceptación en el arco parlamentario.

La articulista refiere también cómo, a pesar del prohibicionismo, el cannabis es sumamente accesible, siendo España el cuarto país más consumidor de la UE. Un 7,3% de la población reconocía en 2016 haber consumido durante el último mes, y un 2,1% se declaraban consumidores habituales. Pero quizá la preocupación principal sea la elevada tasa de consumo entre adolescentes.

Una cuestión que saca a relucir el artículo es si la regulación implicaría un descenso del consumo, para lo cual recurre a los datos de California y Colorado, donde la medida parece haber reducido el acceso de los jóvenes al cannabis. Esta cuestión parece ser de la que el PSOE haría depender su aprobación de una regulación integral, y propone la creación de una subcomisión en el seno de la comisión mixta del Congreso y Senado sobre drogas, donde se analicen «los pros y los contras» (lamentablemente parece que las subcomisiones son el lugar donde enterrar asuntos engorrosos para postergar su abordaje ad infinitum).

Por su parte Ciudadanos se muestra más proactivo. Si bien su reclamo se centra en la regulación del uso terapéutico, a rebufo de las iniciativas de otros países europeos, su portavoz Francisco Igea asegura que la formación está abierta a una despenalización del cannabis si se hace con una política sanitaria responsable y aprendiendo de los errores cometidos con la regulación del alcohol y el tabaco.

Podemos es quien lidera la propuesta de despenalización completa. El artículo se refiere a las jornadas de Congreso de los Diputados el pasado mes, y a los beneficios asociados a la regulación integral: reducción de la criminalidad asociada y aumento de ingresos para el estado. Con los beneficios se propone financiar programas de prevención y mejorar los servicios públicos.

Pot último, ante el hecho de que a comienzos del próximo año la formación morada presentará una proposición de ley para la regulación integral del cannabis en el Congreso, sale a relucir la oposición rotunda del PP, que teme un incremento del consumo por la reducción de la percepción de riesgo (a pesar de los datos en las regiones donde se ha legalizado) y considera que es falso que el cannabis tenga aplicaciones terapéuticas.

ERC se alinea con el PP en este sentido, mientras que PDECat defiende la regulación terapéutica y que sea competencia de la Generalitat la regulación de los clubs cannábicos. Por último, el PNV estaría abierto a una regulación más integral si esta sirve para reducir el consumo.

 

El cannabis, paliativo pero no curativo

Este artículo firmado por Beatriz Pérez también apareció en la edición online de El Periódico este sábado y básicamente pretende enfrentar el mito de que la legalización debería basarse en los presuntos beneficios de fumar porros para la salud. Quienes sostienen este tipo de afirmaciones hacen más daño a la lucha pro-legalización que muchos detractores.

El artículo da un sucinto repaso a la diversidad de aplicaciones terapéuticas que presentan los cannabinoides pero, citando al oncólogo y vicepresidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) Álvaro Rodríguez-Lescure, el hecho de que algunos componentes de la marihuana puedan ser objeto de uso farmacológico “no equivale a decir que fumarse un porro tenga eficacia terapéutica”.

Javier Medel, de la unidad del dolor del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona reconoce el uso paliativo del cannabis para el tratamiento del dolor y náuseas en pacientes con cáncer, aunque recalca que no existe evidencia de que tenga efectos antitumorales. Elisa Arbonés, anestesista y responsable de la unidad del dolor del Hospital del Mar también se refiere al uso “compasivo” de un medicamento como Sativex para pacientes con neuropatías prácticamente intratables.

Por su parte Antoni Mur, jefe de pediatría del mismo hospital y miembro de la Societat Catalana de Pediatría del Acadèmia de Ciències Mèdiques de Catalunya, a pesar de reconocer los peligros del cannabis, particularmente en adolescentes, está abierto a una regulación: «Legalizar no implica fomentar el consumo, sino que permitiría acabar con la criminalidad en torno a la marihuana».

En una línea similar se posiciona Magí Farré, jefe de Farmacología Clínica del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol (Badalona) y catedrático de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), quien estaría “a favor de que se regulase porque en los países en los que es legal el uso terapéutico está demostrado que no aumenta el consumo de porros. Así, la marihuana es de mejor calidad y sin mercado negro”.

Con respecto a los peligros del cannabis, Francina Fonseca, psiquiatra del Hospital del Mar de Barcelona y miembro de la Societat Catalana de Psiquiatria i Salut Mental de la Acadèmia de Ciències Mèdiques de Catalunya, se explaya más asegurando que fumar porros «causa más accidentes de tráfico, mayor riesgo de sufrir psicosis y más fracaso escolar», además de los riesgos asociados al tabaco, de la posibilidad de desarrollar adicción y de afectar al cociente intelectual.

Precisamente argumentos de peso como estos, sumados al hecho de que la regulación parece limitar el acceso de los jóvenes al cannabis, además de mejorar la calidad sanitaria del producto, justifican de sobra la necesidad de revisar con urgencia la situación legal de la sustancia.

 

Legalizar el cannabis podría reportar 3.300 millones al año

En las ediciones regionales de Extremadura y Aragón de El Periódico nos encontramos con este artículo publicado el pasado domingo, que se hace eco de un artículo de David Pere Martínez Oró, coordinador de la unidad de políticas de drogas de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y doctor en Psicología, publicado en la pasada edición de la revista Cáñamo, centrado en el impacto económico de una eventual regulación integral del cannabis.

Martínez Oró se refiere a un modelo de regulación para España diferente al de EE.UU. o Canadá, basado en autocultivo, clubs y dispensarios y, usando los más recientes datos sobre consumo en España, deduce grosso modo, que España recaudaría más de 1.500 millones en impuestos indirectos como el IVA y más de 1.800 en gravámenes directos como el impuesto de sociedades y el IRPF, además de que se generarían unos 92 mil puestos de trabajo.

«En realidad, la millonada aún sería mayor, ya que en el artículo solo hago referencia al cáñamo recreativo, cuando el Estado podría ingresar fondos del medicinal, el textil, la industria cosmética… incluso estableciendo tasas medioambientales a quien cultivara en interior porque contamina y gasta mucha energía» cuenta Martínez oro a El Periódico. Para competir con el mercado negro, asegura además que habría que gravar el cannabis con menos impuestos que el tabaco, para no exorbitar los precios. “Yo lo dejaría en 8 euros, lo más barato posible, el Fortuna del cannabis”, aconseja.

Por último, afirma que no habría un incremento del gasto sanitario por problema derivados del cannabis, ya que “quien quiere consumir ya puede hacerlo” (aunque no menciona que la mejora de la calidad sanitaria de los productos también repercutiría psoitivamente) y que el alcohol provoca muchos más problemas de salud pública. El principal escollo de la regulación lo encuentra en el hecho de que  “generaría mucha controversia en la Unión Europea porque un país sacaría dinero de un negocio que otros prohíben”.

 

Regulación del cannabis para acabar con el tráfico

El último artículo al que nos referimos hoy los firma Gemma Altell, Psicóloga social, y directora técnica de la Fundació Surt. Se trata de un artículo de opinión en el que abre con una contundente e innegable afirmación: “La evidencia histórica nos muestra que las prohibiciones de cualquier tipo –y especialmente en el ámbito del consumo de alcohol y otras drogas- solo nos han llevado a la invisibilización del fenómeno, pero nunca a su desaparición”.

Defiende pues una regulación dado que el consumo recreativo existe a pesar de la prohibición y es al Estado al que le corresponde asegurar los derechos de la ciudadanía en cuanto a su salud y desplegar medidas que reduzcan la criminalidad asociada a ese consumo.

Denuncia que gran parte de la información vital sobre el consumo está oculta al sistema y por lo tanto la población consumidora está desprotegida. Una regulación permitiría aplicar mejores medidas de prevención, reducir riesgos y aumentar la responsabilidad social. Además de ello, permitiría controlar la producción desde una perspectiva de la salud pública, limitando la potencia del producto o quitando de circulación las variantes más nocivas.

Por último se refiere al impacto de la regulación en el tráfico ilegal, el cual se reduciría drásticamente y apunta que la mayor parte de los problemas derivados del consumo de drogas está relacionados con su estatus ilegalidad y la criminalidad asociada.

“Con la regulación tenemos la oportunidad de acabar con esa hipocresía de los países que dedican cantidades ingentes de dinero a garantizar la seguridad ante las redes de tráfico y por otro lado permiten que se produzca sosteniendo un negocio que, por no ser transparente y regulado, lleva asociado marginalidad, violencia, insalubridad, etcétera.” Afirma Altell.

Jujuy albergará la plantación de cannabis más grande del mundo

Player’s Network, una compañía norteamericana de cannabis, acaba de cerrar un acuerdo con las autoridades de la provincia argentina de Jujuy para desarrollar la que será la mayor plantación de cannabis legal del mundo.

 

Para lograr este propósito, se ha creado una joint venture entre, Green Leaf Farms Jujuy, división de Player’s Network creada ad hoc, y la empresa provincial Cannabis Avatãra Sociedad del Estado.

La idea es cubrir el mercado de abastecimiento de aceites de CBD a hospitales de Argentina para estudios clínicos y tratamientos de epilepsia refractaria, única actividad relacionada con el cannabis permitida por las leyes argentinas.

No obstante, esta joint venture tiene licencias para cultivo, extracción, fabricación y exportación de otros productos de cannabis a países donde sean legales, incluyendo el mercado recreativo de EE.UU. y Canadá.

Grean Leaf Farms Jujuy es la división jujeña de Grean leaf Farms Holdings, empresa con licencias de producción en los estados de Nevada y California, donde está legalizado el mercado recreativo del cannabis, y que es propiedad de Player’s Network.

Los expertos de Green Leaf se trasladaron a Jujuy para desarrollar un plan para iniciar los cultivos a comienzos del próximo año, pero con el tiempo se irán ampliando en fases, incluyendo una serie de instalaciones para cubrir todas las etapas de producción.

La granja de cannabis legal más grande del mundo

El resultado final será un gran complejo con grandes extensiones de cultivos al aire libre e invernaderos que podrán emplear a más de 1000 personas cuando se encuentre a pleno rendimiento, y constituirá la granja de producción de cannabis legal más grande del mundo. El proyecto revitalizará una finca agrícola de un siglo de antigüedad. El abastecimiento de agua para riego está garantizado por la proximidad de dos ríos.

“Este proyecto es uno de los mayores desafíos profesionales de mi carrera”, cuenta Mark Bradley, CEO de Player’s Network. “Trabajé intensamente durante los últimos meses con un destacado equipo de asesores y líderes del gobierno argentino. Me complace ver que una visión colectiva se haga realidad con la realización de este acuerdo.”

“Mi objetivo es curar el mundo a través de los aceites de cannabis y promover la prosperidad a través de la creación de oportunidades económicas tanto para la gente de Argentina, los accionistas de Players Network como también para nuestros socios internacionales.”

Regeneración agrícola y creación de empleo

Por su parte, el gobernador de Jujuy Gerardo Morales, encuentra en el proyecto una posibilidad de desarrollo económico para la región. “Vemos en el desarrollo de la producción y la industrialización del cannabis con fines medicinales no sólo la posibilidad de cumplir con la ley y permitir que miles de personas accedan legalmente a los productos de cannabis medicinal, sino también la posibilidad de cambiar la matriz productiva de la provincia de Jujuy, la creación de centenares de puestos de trabajo y la transferencia de conocimientos y tecnología.”

“Estamos trabajando estrechamente con las autoridades nacionales en materia de seguridad, con el respaldo del Ministerio de Salud de la Nación. Este desafío que hemos emprendido con Green Leaf Farms va a tener un gran impacto en Argentina y en toda la región”.

 

 

 

El cannabis legal mejora la calidad del mercado negro

Una consecuencia quizá poco tomada en consideración de la regulación del cannabis legal en algunos estados de EE.UU. es que está mejorando la calidad del mercado negro del cannabis en aquellos estados donde sigue siendo ilegal. Esto más que una tesis, es una constatación que Mike Adams, articulista especializado en cannabis y que contribuye con High Times, Cannabis Now y BroBible, acaba de publicar en Forbes.

 

Aunque la afirmación pueda parecer controvertida, merece la pena profundizar en ella. “Parece que mientras más se afianza la legalización de la marihuana en todo el país, más mejora la situación de la hierba para las personas que viven en partes del país donde los legisladores se niegan a hacer el cambio” afirma Adams.

Lejos de ser un argumento contra la legalización, como veremos se trata de todo lo contrario, de una razón más por la que se hace necesaria una legalización integral del cannabis en toda la nación.

Tras hacer un repaso sobre la aventura de conseguir cannabis decente en el pasado, cuando ni siquiera nadie se refería a la planta con ese nombre sino como mota, hierba, maruja, etc., Adams explica el cambio de situación que se ha dado particularmente desde que los estados de Colorado y Washington decidiesen legalizar el consumo recreativo seis años atrás.

Desde entonces “la variedad de productos de cannabis en el mercado negro ha mejorado mucho. Tanto, que los carteles de la droga mexicanos ni siquiera se molestan en tratar de vender sus ladrillos de hierba de baja estofa a los estadounidenses.”

Así, continúa Adams, hoy incluso los camellitos de barrio están ofreciendo nueve variedades distintas, vaporizadores desechables y montones de comestibles de cannabis. A modo de ejemplo, Adams relata que el mes pasado la Policía Estatal de Nebraska incautó 1600 onzas (unos 726 kg) de comestibles de cannabis, incluyendo 500 cajas de barras de chocolate con THC infusionado, un hecho que apenas se conocía antes de la legalización en Colorado y Washington.

Y no solo mejora el producto, sino que los camellos ofrecen una mayor calidad de servicio, informando y educando al cliente sobre las variedades y sus beneficios terapéuticos. Incluso son ellos los que te llaman, como un budtender personal, algo que contrasta con esas escenas del pasado en las que conseguir un poco de mota pasaba por hacer tú mismo un puñado de llamadas, aguantar largas esperas, cambios de planes y paseos interminables dando vueltas a la manzana para conseguir, en el mejor de los casos, un poco de hierba de calidad regular.

Con este panorama, Adams opina que “es fundamental entablar un diálogo abierto sobre este tema para descartar aún más la eficacia de la prohibición. Tal vez el proveer a la población con la verdad sobre lo que realmente está sucediendo podría inspirar a más legisladores anti-cannabis desde Texas hasta el Capitolio para que se sumen a la idea de permitir que la marihuana se convierta en parte del comercio estadounidense.”

Y aquí es donde se pone de manifiesto la ironía de la prohibición: el hecho de que la marihuana esté prosperando en calidad y variedad incluso en aquellas zonas donde continua siendo ilegal, prueba que liberarla únicamente en unos estados determinados solo está empeorando la situación para aquellos que se empeñan en el prohibicionismo.

En otras palabras: la legalización del consumo recreativo en una decena de estados, está poniendo mas aun en evidencia la inoperancia del prohibicionismo en los estados ilegales, donde los consumidores de cannabis están empezando a acceder al cannabis legal de otros estados por vía ilegal.

El cannabis legal invade los estados ilegales

El jefe de policía de Springfield Paul Williams, relata Adams, contaba a News Leader la semana pasada que el estado (Missouri) estaba siendo “inundado” con marihuana de los estados legales, situación que parece estar ocurriendo en toda la nación, según informes recientemente publicados.

El mismo Adams asegura que no necesita que informes policiales le confirmen la situación: él mismo se está beneficiando de ella, e incluso apuesta que cualquier lector estadounidense consumidor que se encuentre en estados de cannabis ilegal, también está accediendo sin problema al cannabis procedente de los estados legales.

“La marihuana legal está en todas partes… literalmente en todas partes”, sentencia Adams.

Por ello se pregunta a qué están esperando los legisladores e incluso la nación a nivel federal para convertir en ley lo que es normal en la calle (parafraseando a Suárez), más aun cuando, dice Adams, “ninguno de los horrores que se pronosticaron para gasear a la población tras la legalización de la marihuana, ha ocurrido en ninguno de los estados que han sido lo suficientemente audaces como para dar el paso.”

Incluso el gobernador saliente de Colorado, John Hickenlooper, quien se oponía a la legalización, reconoció que «las peores cosas de las que teníamos más miedo – gran aumento del consumo, niños, gente conduciendo colocada – no las hemos visto en absoluto.»

Adams considera que tras seis años el test de la legalización está superado y que implementar políticas de legalización es la solución para los otros estados y no un catalizador para otros problemas (algo de lo que quizá debería tomar nota Pedro Sánchez). Pero mientras los estados prohibicionistas y el Tío Sam se toman su tiempo para pensárselo, dice Adams, seguirá habiendo un montón de camellos proveyéndonos buen material.

El mercado negro del cannabis se desinfla en EE.UU y México

Uno de los principales argumentos que se esgrimen a favor de la legalización, es el de reducir el mercado negro del cannabis, el poder de las mafias y la criminalidad asociada a su tráfico. En los últimos años, el dramático descenso de incautaciones de cannabis a ambos lados de la frontera entre México y EE.UU. parece estar confirmando este argumento.

 

Lógico, si eliminamos el mercado negro del cannabis y se instaura un mercado legal de un producto hasta entonces prohibido, el consumidor va a preferir ir a lo seguro. Así, la legalización del cannabis en una decena de estados de EE.UU. está llevando a una visible reducción de la marihuana de contrabando.

Al menos esa idea es la que se desprende de las cifras: desde 2015, las incautaciones de marihuana ilegal proveniente de México hacia EE.UU. han descendido en un 44 por ciento (de 694 toneladas a 389 en 2017) según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos.

Todavía no se disponen de los datos específicos para este año sobre las incautaciones entre los dos países, pero la CBP dispone de los datos hasta el mes de agosto las incautaciones en todas las fronteras (México, Canadá y las costas estadounidenses), que dan un total de solo 327 toneladas. Se trata de una cifra llamativa si tenemos en cuenta que en 2012 la CBP incautó cuatro veces más, 1270 toneladas.

Por otro lado, las incautaciones de cannabis por parte de las autoridades mexicanas, a través del ejército, se han reducido casi un 90% entre 2015 y septiembre de 2018 según informa el diario Milenio.

 

 

¿Desciende el contrabando o aumenta la vista gorda?

A pesar de las asombrosas cifras, InSight Crime, una fundación especializada en el análisis del crimen organizado en Latinoamérica y el Caribe se muestra cautelosa con las conclusiones. Si bien reconoce que el descenso de incautaciones pueda tener relación directa con el descenso de la demanda de marihuana de contrabando, también sugiere que puede haber otro factor importante en juego: que las fuerzas de seguridad estén prestando menos atención al tráfico.

Con todo, es improbable que este último factor explique por sí solo el dramático descenso de las incautaciones. Resulta obvio que la disponibilidad de marihuana legal de producción interna para consumo recreativo en diez estados de EE.UU., y medicinal en 23, ha llevado a un descenso de la demanda de cannabis mexicano.

Por supuesto, para poder sostener la demanda sin recurrir a importaciones, ha tenido que crecer la producción interna. Así lo confirma Beau Kilmer, codirector del Centro de Investigación RAND sobre Política de Drogas, a InSight Crime. “El cannabis que se consume en Estados Unidos proviene cada vez más de fuentes internas”, afirma Kilmer. “Pero no sabemos en qué cantidad”. Kilmer elaboró hace unos años un estudio que señalaba que entre un 40 y 67 por ciento del cannabis consumido en EE.UU. provenía de México, aunque todo apunta a que esas cifras se han reducido.

En cualquier caso el tiempo dará una mejor perspectiva de la situación, sobre todo si se implementa la ley que recientemente López Obrador ha presentado en México para la regulación integral del cannabis.

“Pata verde”: cerdos alimentados con cannabis

Si a este lado del Atlántico tenemos jamón pata negra, podríamos decir que, en el otro lado, y más concretamente en Forest Grove, Oregon, tienen un “pata verde”, por ponerle un nombre.  En la granja de cannabis Moto Perpetuo se usa el desbrozado de la marihuana para alimentar a sus cerdos.

 

Uno de sus granjeros, Dave Tyson, explicaba a Eater.com un 25% de la dieta de sus cerdos procede de ramas frondosas recortadas de plantas de cannabis, cepellones viejos y tallos que de otro modo se desperdiciarían.

Por supuesto, una de las primeras cuestiones que nos asaltan es si los cerdos se colocan con esta alimentación, algo que sin duda plantearía una serie de problemas éticos. La respuesta, tal y como aclara Tyson, es no: «Los cerdos tienen un sistema de receptores cannabinoides muy similar al de los humanos», aclara. «Para que cualquier cantidad mínima de THC que hay en estas partes de la planta sea psicoactiva, hay un proceso por el que el THC tendría que pasar.»

“Estas plantas ya han sido podadas varias veces, así que si dejas que la planta crezca silvestre, desarrolla un follaje realmente denso, se vuelve un arbusto loco, con un montón de niveles más bajos, flores más pequeñas, así que podamos mucho material, y eso es con lo que nos visteis alimentar esta mañana a los cerdos”, contaba Tyson al equipo de Eater.com.

La granja Moto Perpetuo han encontrado un equilibrio perfecto entre las necesidades de sus laboratorios para desarrollar flores de cannabis de gran calidad cultivadas al sol y la gestión del desbrozado, dado que es mucho más barato que los piensos comerciales. Pero económico no significa aquí de baja calidad, dado que el cultivo de las plantas de las que procede este desbrozado es 100% orgánico y libre de OMG, al contrario que los “productos básicos estándar baratos”.

Tyson aclara que “parte de la razón por la que usamos los cerdos, es que no compostamos este material devolviéndolo al sistema. Estamos en un estado de cannabis recreativo legal, lo que nos permite hacer esto, pero también nos permite contar la historia más grande de un sistema de granja integrado, y de lo que creemos sobre cómo criar nuestros animales, y producir nuestro cannabis y nuestros vegetales.”

Vitaly Paley, chef y propietario del restaurante Imperial en Portland, obtiene el cerdo para su cocina de Moto Perpetuo.

“Esta es la historia para mí”, conviene con Tyson. “Esta integración, este sistema de agricultura que funciona únicamente en Oregón”.

 

Pero, ¿sabe el cerdo a cannabis?

«No, no sabe a marihuana», asegura Ben Turley, de Eater.com, tras probar junto a su compañero Brent Young el cerdo secretto con romesco en el restaurante de Paley. «Pero cualquier animal es más saludable con ensalada en su dieta, y los cerdos no son diferentes.»

El chef Matthew del Imperial, quien preparó el plato a sus invitados de Eater.com suscribe las palabras de Turley: “Diría que (la dieta) realmente no imparte el sabor de la marihuana (a los cerdos) o lo que entendemos que es ese sabor. Lo que sí saboreo es un animal más sano.”

A propósito de la dieta y la calidad de vida de los cerdos de Moto Perpetuo con que elabora sus platos, el chef Matthew se refirió a los cerdos ibéricos mientras preparaba el secretto con romesco a sus comensales: “(…) cuando pruebas cerdos de España, el famoso para negra, realmente saboreas lo terroso de las bellotas que comen al final de su vida o a lo largo de ella.”

Una dimensión sobre la voluntad de normalización del cannabis entre los cultivadores del estado de Oregón nos la ofrece Tyson de Moto Perpetuo: “Yo no soy un agricultor de cannabis, soy un agricultor. Y esta es una parte activa e importante de un sistema de agricultura diversificada que funciona en mi escala de operaciones, la cual es muy pequeña”, dice señalando la fronda de cannabis que le rodea.

El estado de Oregón es uno de los estados pioneros en muchas facetas relacionadas con la liberación del prohibicionismo del cannabis. Fue el primer estado en descriminalizar la posesión de pequeñas cantidades de cannabis en 1973 y uno de los primeros en autorizar su consumo con fines medicinales. En 2014 legalizó el consumo recreativo de cannabis, después de Colorado y Washington y, como en otros estados que han tomado esta medida, se ha podido constatar una declinación en el consumo entre adolescentes.

 

Imagen: Eater.com

México presenta un proyecto para la regulación integral del cannabis

Si hace poco ya os comentábamos acerca de las sentencias judiciales favorables al consumo recreativo de marihuana en México, hoy el país norteamericano da un paso más hacia la legalización con una ley que el presidente electo López Obrador acaba de presentar y que podría ser aprobada a mediados de 2019.

 

Esta ley que regularía la producción, venta y consumo, pretende aliviar el conflicto entre Gobierno y mafias, así como las reyertas entre estas últimas. Se espera así que, al sacar la marihuana de la lista de sustancias prohibidas, se reduzca la delincuencia asociada a su tráfico y a la fallida “guerra contra las drogas”.

Dado que la formación de López Obrador posee la mayoría en el Congreso, no debería tener muchos problemas para lograr la aprobación en el plazo de unos meses. La que será secretaria de gobernación, Olga Sánchez Cordero, afirmaba al presentar el proyecto de ley en el Senado: “Tenemos que replantear la política de drogas en nuestro país. Es momento de cambiar, porque siempre han sido un discurso polémico. El combate frontal [al narcotráfico] a través de las armas solo ha producido más muertes en nuestro país. No estamos a favor de la liberación absoluta de las drogas, sino de la regulación del cannabis”.

Esta regulación implicaría un máximo de 30 gramos de cannabis transportables por adultos para consumo privado, el cultivo de hasta 20 plantas con un máximo de recolección anual de 480 gramos y se endurecerían las sanciones por la venta a menores. Se prevé también un sistema de licencias para la producción y venta, que incluiría las elaboraciones para uso terapéutico, industrial y de investigación. La ley también contempla la posibilidad de creación de cooperativas de producción que podrían tener hasta 150 miembros. El límite de producción por persona sería análogo al de la producción privada. Para el consumo público se aplicaría una normativa similar a la del tabaco.

La ley prevé también la creación de un organismo gubernamental, el Instituto Mexicano de Regulación y Control de Cannabis, para desarrollar la normativa de producción, venta y consumo y velar por su cumplimiento.

Todavía queda por ver quiénes podrían beneficiarse de licencias de producción o venta, a qué se dedicarán los impuestos que se deriven de este nuevo mercado legal, así como el futuro de los condenados por delitos relacionados con el cannabis que dejarían de serlo tras la regulación.

Más de la mitad de los presos por narcotráfico continuaban en prisión en 2012 por delitos relacionados con el cannabis. El año anterior 1509 presos tenían sentencias por consumo o posesión.

Latinoamérica se abre al desarrollo del cannabis dando paso a la regulación integral del cannabis.

Este proyecto de ley en México se suma a la serie de eventos que recientemente se vienen sucediendo en toda la región latinoamericana, que apuntan en la dirección de la revisión del prohibicionismo del cannabis. Ya Uruguay legalizó el consumo recreativo hace unos años con un modelo todavía imperfeto, pero se convirtió en el primer país del mundo en hacerlo de forma integral.

Por su parte Chile, el país de Latinoamérica que más cannabis consume, ha ido aflojando la persecución a consumidores medicinales, y es el único país de la región con una industria asentada de producción de cannabis medicinal.

Colombia le pisa los talones, con una normativa reciente que regula la producción de cannabis medicinal y tiene posibilidades de erigirse como líder en Latinoamérica. También este país está siendo objeto del interés de empresas norteamericanas, que han acelerado la compra de compañías productoras colombianas. Otros países que están mostrando interés por desarrollar esta industria en sus territorios son Perú y Puerto Rico.

También recientemente Argentina aprobó una regulación del uso medicinal del cannabis.

Cabe prever que, tras la regulación del consumo recreativo en Canadá, Uruguay y una decena de estados de EE.UU., y a tenor de los intereses comerciales de la industria cannábica en Latinoamérica, las distintas regulaciones que se limitan al cannabis para uso medicinal y de investigación eventualmente se amplíen hacia la regulación del consumo recreativo. En este sentido la iniciativa mexicana podría desencadenar cambios drásticos en los próximos años.

La crema de CBD más concentrada de España

La empresa valenciana Hemps Pharma ha elaborado una línea de cremas de CBD con una elevada concentración de este cannabinoide, hasta tres veces mayor que la de productos similares. Sus mismos creadores aseguran que posee “la mayor concentración de CBD de España y de parte de Europa”.

 

“Hemos logrado un producto tópico de gran efectividad cuyo secreto es la alta concentración en CBD que triplica a productos similares que actualmente existen en el mercado”, relataba a Europa Press la directora ejecutiva de Hemps Pharma, Blanca Otegui.

Se trata de CBD Balm, una crema concebida para descontracturar, relajar y aliviar el dolor muscular, aprovechando las propiedades analgésicas y antiinflamatorias del CBD o cannabinol, el cannabinoide del cannabis con más propiedades terapéuticas científicamente reconocidas y sin efectos psicoactivos.

Hemps Pharma extrae directamente el CBD de plantas de cáñamo industrial, que, aunque pertenece a la misma especie que la marihuana, se diferencia fundamentalmente de esta en sus bajas concentraciones de THC, el principal componente psicoactivo de la planta. Los laboratorios de Hemp Pharma aíslan el CBD directamente de una variedad de cáñamo con una genética rica en este cannabinoide, mediante un proceso para el que han dedicado dos años de investigación en colaboración con otros centros de investigación.

Este CBD de gran pureza es introducido en la formulación de CBD Balm, que se presenta en envases de 50 ml. Hay dos variantes del producto: CBD Balm 400, con una concentración de 8mg/ml de CBD, y CBD Balm 800, con 16mg/ml de CBD, con un precio de 48,50€ y 74,90€ respectivamente.

Aunque todavía no son concluyentes, algunos estudios sugieren que la aplicación tópica del CBD podría ser más eficiente que la oral, lo que la hace especialmente atractiva para tratar dolores crónicos localizados en músculos, articulaciones y huesos, y para su empleo por deportistas.

“Durante estos años hemos estado trabajando sobre el tipo de planta y sus características fitoquímicas, para poder extraer los cannabinoides con la máxima pureza, y rigurosidad. El cannabis, es una planta que tiene muchísimas propiedades, muchas de ellas todavía desconocidas”, asegura Otegi.

Por ahora CBD Balm está disponible para la venta en su página web y en algunas farmacias, pero según Otegi esperan ampliar los puntos de venta en los próximos meses.

 

Incautaciones de CBD como complemento alimenticio

Recientemente ha habido en España una serie de incautaciones de productos de CBD en grow-shops y distribuidores por parte de las autoridades, dado que el cannabinol, como comlemento alimenticio, no está admitido desde el pasado mes de marzo en virtud del Real Decreto 130/2018 que modifica el Real Decreto 1487/2009.

En este sentido, las disposiciones de este Real Decreto (RD) no se aplican a productos de uso externo o cosmético, como los que comercializa Hemps Pharma. Como explicita en su web, el CBD que emplea ‘es obtenido en la Unión Europea, y cumple con todos los requisitos legales de “semilla a la venta” especialmente en la fase de extracción de flores de cáñamo’ además de que ‘dispone de todos los certificados exigibles`.

El problema es la falta de regulación relativa a la fabricación de complementos alimenticios que contengan sustancias distintas de vitaminas y minerales, como es el caso del CBD, el cual no está definido en la Directiva 2002/46 / CE del Parlamento Europeo como complemento alimenticio autorizado, directiva que aparece reflejada en el RD 1487/2009 y modificada en el RD 130/2018.

El CBD se encuentra pues en un vacío legal y todavía no aparece registrado como un complemento alimenticio en la “lista de suplementos alimenticios autorizados” de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Antes de la modificación, el RD impedía su fabricación, pero no su comercialización, mientras se obtuviese la autorización correspondiente a través de estado miembro y el correspondiente reconocimiento mutuo, pero recientemente la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) informó a todos los países miembros de la Unión Europea a través de AECOSAN (Agencia para Asuntos del Consumidor, Seguridad Alimentaria y Nutrición), que es su agencia correspondiente en España, la inmovilización de todos los productos calificados como suplementos alimentarios que contienen CBD hasta que Europa los regule.

El CBD no es droga

La revisión de la clasificación del CBD como sustancia estupefaciente debe ser realizada con urgencia, dado que no solo está demostrada su seguridad como producto de consumo, sino que sus potenciales aplicaciones terapéuticas son numerosas. Además no produce intoxicación ni efectos psicoactivos, ni tiene potencial como sustancia de abuso.

El CDB está actualmente clasificado en la Lista 1 de acuerdo con la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961 y la Ley de Prevención y Control del Uso Indebido de Drogas de los Estados Unidos. La Ley de Sustancias Controladas (CSA, por sus siglas en inglés) define las sustancias de la Lista I como que presentan “un uso médico no aceptado en la actualidad, una falta de seguridad aceptada para su uso bajo supervisión médica y un alto potencial de abuso”, características atribuidas al CBD demostradamente falsas.

 

 

El cannabis en la prensa española

Imparable. Ese es el adjetivo que podríamos aplicar sin lugar a dudas al seguro regreso de la marihuana desde los oscuros derroteros del prohibicionismo. La reciente revisión de la política del cannabis en muchos lugares del mundo, algunos de los cuales incluso han llegado a legalizar su consumo recreativo, está poniendo el debate en un primer plano, también gracias a la visibilidad que le están dando la prensa y medios de comunicación

 

El que un país como Canadá, potencia económica y política del mundo, miembro del G7 y conocido por su “savoir faire” en muchísimos ámbitos, haya puesto en marcha un modelo en el cual los consumidores de cannabis puedan ejercer su derecho con una libertad aceptable, ha supuesto un empujón definitivo a la visibilidad del debate en el resto del mundo. Sonará discriminatorio, pero el que Uruguay hubiese implementado una medida similar años antes no provocó, ni de lejos, el efecto que ha logrado el país norteamericano.

Una cosa parece clara a la luz de cómo se están desarrollando las cosas: no se trata ya de si en España se va a regularizar o no el cannabis, sino de cuándo y cómo, idea que ponía en juego Pablo Iglesias hace poco y de la que los medios se hicieron eco.

 

El cannabis en la prensa española:

Los medios también están participando bastante en la visibilidad de la cuestión, aunque todavía con escaso compromiso en el terreno de la opinión. En El País, a lo largo de este año, las noticias relacionadas con el cannabis han ido aumentando en frecuencia, particularmente entorno a la fecha de la legalización canadiense, encontrándonos con 7 artículos en el mes de octubre (frentes a los 2 o 3 por mes que se publicaban anteriormente), casi todos acerca de los cambios que están teniendo lugar en el mundo en el sentido de una revisión de políticas del cannabis. Incluso el tópico del cannabis llegó a estar en primera plana el 18 de octubre, un día después de la celebración del foro de debate “Hacia la regulación integral del cannabis” que tuvo lugar en el Congreso de los Diputados.

En La vanguardia lo que menudean, entre noticias sobre los cambios internacionales, son los sucesos en los que el cannabis o el hachís aparece implicado y las noticias sobre incautaciones, narcotráfico y detenciones, en algunos casos correspondientes a delitos que no lo son en regiones donde el consumo recreativo es legal. Simplemente consultando los titulares uno se puede hacer una idea general de la estrambótica situación española: el consumo aumenta, el tráfico de drogas es una constante, la percepción de riesgo baja, se suceden, sin solución de continuidad, las detenciones por posesión o cultivo… todo ello poniendo en clara evidencia la disfuncionalidad o el fracaso del actual modelo prohibicionista.

El periódico 20Minutos, cubre con frecuencia noticias y sucesos del cannabis, pero de vez en cuando se permite algún monográfico, más relacionados con la visibilidad que el tópico está teniendo en la actualidad, que con eventos concretos. Es el caso de este bastante aceptable artículo sobre las diferentes fórmulas de legalización en Países Bajos, Uruguay, EE.UU. y Canadá, para concluir con un análisis de la situación española. El tono general del artículo expone la conveniencia de la regulación a tenor de las experiencias positivas de las regiones donde ya se ha regulado. Este tipo de iniciativas periodísticas suponen un cambio positivo en el tratamiento que los medios hacen del tema de la marihuana, algo de lo que nos felicitamos.

ABC o El Mundo no se quedan cortos a la hora de hacerse eco de la actualidad del cannabis en cuanto a las noticias de mayor relevancia, pero echar un vistazo a los resultados de búsqueda del tópico en sus buscadores nos da una idea de tratamiento general que confieren a la cuestión. Un caso claro es el de La Razón, que se concentra en los aspectos más negativos del cannabis.

El papel de los medios en la regulación

Por supuesto, los medios barren para casa y, cuando los vientos soplan favorables, despliegan su vela a conveniencia. En realidad, y como expone Jordi Cebrián en su artículo El papel de los medios de comunicación en la regulación del cannabis, los medios han sido fundamentales en la perpetuación del prohibicionismo, y reclama que hoy deben comprometerse a tomar partido, compensando los sesgos con los que apoyaron el discurso oficial y alimentaron los mitos sobre el cannabis, dando de una vez voz a las opiniones y a los hechos que recomiendan una urgente revisión de las políticas anti-cannabis, en vez de limitarse, como muchos hacen todavía, a buscar un enfoque aséptico.

“Los medios de comunicación tradicionales han jugado un papel esencial en el mantenimiento de la prohibición”, expone Cebrián en el resumen de su artículo. “Durante años los medios se han limitado a difundir la verdad oficial de prohibicionismo y han hurtado a la sociedad el debate, ignorando de forma sistemática las opciones alternativas y planteando la prohibición como la única salida posible. La popularización de internet ha propiciado la aparición de nuevos medios, abriendo una brecha en la ortodoxia prohibicionista.”

“Esto, junto con la normalización del consumo de cannabis en un sector cada vez mayor de población, fuerza a exigir a los periodistas, opinadores y creadores de opinión algo más que una imposible objetividad sobre el tema, sino una implicación consciente para equilibrar el sesgo prohibicionista con que se ha informado durante décadas.”

Este artículo aparece en el libro uno Las sendas de la regulación del cannabis en España (descargable de forma gratuita en la web de la Universidad de La Rioja), una compilación de artículos de diferentes autores que cubre prácticamente cualquier aspecto sobre el cannabis en nuestro país, suponiendo una lectura prácticamente obligada no solo para todo aquel que quiera estar completamente informado sobre el tema, sino particularmente para todo aquel que crea estar informado porque lee los periódicos.

A tenor de todo esto, cabe esperar que los medios generales vayan adaptando su discurso en función de la aceptación social, pero sería deseable que algunos de ellos comenzasen a tomar la delantera, ayudando a modular la percepción social al margen de los sesgos y discursos prohibicionistas, comprometiéndose con su responsabilidad como comunicadores, reconociendo de una vez que darle cobertura al discurso prohibicionista equivale a continuar apoyando un modelo que expone a los consumidores a una situación de riesgo sanitario y social, además de facilitar el acceso de los menores a las drogas a través del mercado negro, a criminalizar o estigmatizar a consumidores y a negar la realidad del cannabis en España.

Las mejores variedades de cannabis de 2018

Croptober, así es conocido en el mundo de la marihuana el mes de la cosecha, haciendo un juego de palabras entre crop (cosecha) y october, pasado el cual comienzan a menudear las listas de las mejores variedades de cannabis de este año 2018.

¿Cuales son las mejores variedades de cannabis de 2018?

La revista Leafly ha elaborado su top 7 de este año, que son las índicas Purple Punch, Zkittlez, Forbbiden Fruit y Do-Si-Dos, y las híbridas Sunset Sherbert, Original Glue (Gorilla Glue #4) y Key Lime Pie.

Leafly destaca la tensión que existe entre la decisión de cultivar éxitos de ventas asegurados y buscar algo más original.

«Muchos cultivadores están tratando de hacer lo que todos los demás hacen», asegura a Leafly Kym Kemp, experta en la industria del cannabis de Humboldt, California. «Están tratando de minimizar los problemas. Necesitan un nombre que la gente reconozca. Gorilla Glue, un poco de Gelato…  esos son nombres de los que sabes que alguien en algún lugar va a querer».

 

¿Mejor cuanto más fuerte?

Por su parte Marijuana Break asocia las mejores variedades del año a las más potentes, explicando que la mayor concentración de cannabinoides es una de las características que los cultivadores modernos persiguen con más celo.

El progresivo aumento de la concentración de THC es un hecho que radica fundamentalmente en la producción sinsemilla, es decir, a partir de las puntas de plantas femeninas en floración sin fecundar. Este tipo de producción garantiza niveles de THC notablemente superiores a los de las plantas fecundadas. Además, explica Marijuana Break, los productores modernos, al contrario que en el pasado, desbrozan la planta de aquellas partes que no contienen THC o lo presentan en concentraciones muy bajas, como las hojas.

También el desarrollo de variedades a través de un cuidadoso cruce de cepas ha permitido lograr niveles muy altos de cannabinoides, siendo las más potentes las generadas a partir de cruces híbridos de cepas bien conocidas. En este sentido, apunta Marijuana Break, en los años 60 y 70 era raro encontrar variedades con más de un 10% de THC, mientras que hoy abundan cepas con más de un 20% de THC.

La lista de Marijuana Break se reduce a cinco variedades, todas ellas híbridas, que son las dominantes índica Godfather OG (considerada la más potente del mundo con picos de hasta 34% de THC), Chemdawg (THC 32%), Irish Cream (THC 27%), White Tahoe Cookies (de nueva creación, con THC 27%) y la Strawberry Banana (“la cepa que sabe como un postre”, con THC 31%).

La regulación desarrolla el gusto

Por su parte The Weed Blog destaca el papel de la industria legal de la marihuana en el desarrollo del gusto de los consumidores. Al tener la posibilidad de acceder a un producto variado, de calidad, bien presentado y con toda la información disponible, los consumidores no solo aprenden a modular racionalmente el consumo, como la inmensa mayoría de la población hace con el alcohol, sino que aprende a diferenciar variedades por sus sabores y efectos.

Esto demuestra que lo que realmente hace peligrosa a la marihuana es circunscribirla a un marco de prohibición, donde los consumidores no pueden aprender a modular el consumo por la falta de variedad, de calidad y de información.

The Weed Blog destaca que la legalización está permitiendo que los dispensarios y los comercios electrónicos puedan encontrar nuevos clientes entre veteranos consumidores y novatos a los que presentar las nuevas variedades. De esta forma, los consumidores van ganando conocimientos sobre el cannabis, lo que les permite consumir de forma madura y racional.

The Weed Blog elabora una lista de las 8 mejores variedades de cannabis de este año, basada en los reportes de los consumidores, en la que, cómo no, encontramos la mayor cantidad de clásicos: Blue Dream, Gorilla Glue #4 (que aparece también en la lista de Lefly), Girl Scout Cookies, OG Kush, Sour Girl, Skywalker OG, Green Crack y Jack Herer.

 

La Universidad de La Rioja debate sobre el futuro del cannabis

La Universidad de La Rioja acogió el pasado fin de semana unas jornadas sobre el futuro del cannabis en España con especialistas y representantes políticos, en las que se presentó la propuesta de ley de regulación que Podemos pretende introducir el próximo año.

 

Con el título “El Futuro del Cannabis”, las jornadas consistieron en varias mesas de debate que cubrieron los diferentes aspectos de la regulación y la realidad del cannabis: modelo de libertades y sociedad civil, modelo terapéutico y derechos de los pacientes, impacto en el sistema judicial y penitenciario, modelo sociopolítico, modelo rural y productivo… Hubo incluso una mesa sobre la cuestión de género en el ámbito del cultivo y consumo de cannabis con el nombre de “Cannabis en femenino”, lo que da una idea de la amplitud de perspectivas que el debate sobre el cannabis está generando.

También se presentó la Propuesta 264, un borrador de la ley para legalizar y regular el cannabis que Unidos Podemos pretende introducir en el Congreso a comienzos del próximo año.

Estas jornadas en La Rioja suponen la tercera edición de una serie de jornadas promovidas por la GUE y Podemos Europa, que anteriormente se celebraron en el Parlamento Europeo y en Santander y que, junto al foro de debate que tuvo lugar el pasado 18 de octubre en el Congreso, tienen como finalidad, según Cantrabrana, “llevar a la sociedad civil el debate sobre la posible regulación integral del cannabis”.

Cantabrana resumía a LaRioja.com las múltiples razones por las que la legalización del cannabis es fundamental. “Podemos tener una cantidad de ingresos por impuestos que se podrían revertir en mejorar nuestros servicios sociales, en mejorar nuestra sanidad, en mejorar nuestra educación”. Sobre la seguridad del producto, Cantabrana añadía que “la calidad del producto sería muy superior”. También apuntó el hecho de que, en aquellas regiones donde el cannabis se ha legalizado, se ha constatado un acceso más tardío de los jóvenes a la droga. Además de ello, la regulación reduciría el poder de las mafias y la criminalidad y violencia asociadas al tráfico y al menudeo.

 

Elevar a ley lo que es normal en la calle

Desde el comienzo de las jornadas, casi a modo de eslogan, estuvo presente la idea que el secretario general de Podemos, Pablo iglesias, lanzó hace tres semanas en la presentación del foro “Hacia la regulación integral del cannabis” en el Congreso: “El debate no es si hay que legalizar el cannabis, sino cuándo y cómo”.

En consonancia con esta idea, Cantabrana reflexionaba en el cierre de la primera jornada acerca de la realidad del cannabis en España y el fracaso del prohibicionismo. Tras incidir en que, efectivamente, el cannabis no es un producto inocuo y que su regulación debe venir acompañada de una pedagogía, de un sistema de educación social de prevención e información, que se financiaría con el mismo impuesto al cannabis, recalcó la importancia de la regulación para proteger a la juventud de los daños potenciales de su consumo.

“Elevemos a ley lo que es normal en la calle”, dijo Cantabrana citando una conocida frase de Adolfo Suárez. “Creo que todos los que estamos aquí hemos visto a la gente de nuestras cuadrillas, nuestros amigos y conocidos consumiendo cannabis lúdicamente, recreativamente, cuando les apetecía. En España es uno de los productos más fáciles de conseguir, lo cual demuestra que la guerra contra las drogas, el prohibicionismo, nunca ha logrado el efecto para el que estaba pensado. ¿Qué se ha logrado? Muchas sanciones, muchos efectos recaudatorios, pero realmente muy poco efecto a la hora de proteger a la ciudadanía”, se lamentaba.

“Solo veo ventajas en una regulación integral del cannabis, para que deje de haber vacíos legales que permiten aparte de ese acoso a los consumidores y su criminalización”.

 

Educar e informar a la sociedad

Hugo Azcona, portavoz del Círculo Cannábico en La Rioja, destacó en la jornada de la Universidad de La Rioja, la falta de información y de educación sobre el cannabis en cualquier estamento de población, así como la estigmatización social del consumidor. “Si empezamos a educar y a formar a la gente de manera correcta, sin esos prejuicios, yo creo que esto realmente podría cambiar”.

En estrecha relación con la falta de educación social sobre el cannabis, en las jornadas salieron a relucir en no pocas ocasiones las recientes declaraciones desafortunadas de la Ministra de Sanidad María Luisa Carcedo, quien afirmó contradiciendo la vasta literatura científica al respecto, que no hay evidencia científica sobre las propiedades terapéuticas del cannabis, en particular como analgésico.

La Fundación Daya de Chile, centrada en los usuarios terapéuticos, también estuvo presente en las jornadas mediante videoconferencia, a través de la cual su directora ejecutiva, Ana María Gazmuri, expuso los esfuerzos y los logros que su organización está realizando en el camino de la legalización del cannabis en el país americano, además de los problemas que está afrontando por la todavía vigente criminalización de los usuarios a pesar de la Ley 20000.