Noticias cannabis

Entérate de las últimas noticias cannabis en Nekwo. Información actual e interesante de España y el resto del mundo sobre legalización, productos, etc. para que estés enterado de todo.

El mercado del cannabis le pisa los talones al del alcohol

El Business Insider acaba de revelar que el mercado del cannabis está alcanzando al de la cerveza y el vino. Solo en ventas legales de cannabis en EE.UU. estamos hablando de una previsión de 47 mil millones de dólares anuales de aquí a una década.

 

Ya no hay duda posible: la liberación del cannabis es un acierto no solo para hacer justicia a miles de enfermos, proteger la salud pública, reducir la criminalidad asociada y el acceso de menores a la droga, o descongestionar recursos policiales, judiciales y penitenciarios, sino además para hacer crecer la economía de un país. Ya lo sabíamos, lo hemos contado por activa y por pasiva, pero parece que no hay información ni datos suficientes que puedan romper la inercia con que la miopía institucional sigue tratando al cannabis en tantísimas partes del mundo.

 

Según el analista de RCB Nik Modi, “lo que impulsa el crecimiento es el uso recreativo del producto, en particular los concentrados y comestibles. Las estimaciones ya sugieren que la categoría de los EE.UU. por sí sola ya es de 50.000 millones de dólares, que se compara con los 58.000 millones de las bebidas alcohólicas, los 65.000 millones del vino y los 117.000 millones de la cerveza”.

 

Efectivamente, las compañías de cannabis están comprobando que, conforme se legaliza el consumo recreativo y aumenta la oferta de productos, los cogollos puros de la planta son los que peores índices de venta tienen. Por ejemplo, en los cuatro años de consumo recreativo legal en Colorado, la venta de cogollos ha caído del 70% de ventas totales al 46%, diferencia que ha venido a ocupar la venta de concentrados y extractos.

 

Esta tendencia viene a apoyar las estimaciones de Bruce Linton, CEO de la canadiense Canopy Growth, la compañía de cannabis más grande del mundo, quien afirma que los consumidores irán prefiriendo productos ingeribles (comestibles y bebidas), alejándose de la planta pura. A medida que caigan las ventas de cogollos, irá aumentando su precio hasta convertirse en una oferta personalizada, como ocurre con las cervezas artesanales de gama alta.

Precisamente por el desarrollo de esta economía, se estima que las empresas del sector en Norteamérica estarán empleando a 340.000 personas para 2020. Son tan obvios los beneficios de la legalización, que se prevé que a finales de año cuatro estados más se sumen a los nueve en que actualmente el cannabis recreativo es legal, estimándose además que este efecto dominó se extienda a toda la nación durante los próximos años. Nos preguntamos si el gobierno federal dará el paso hacia la descriminalización del cannabis antes de que lo haga la totalidad de los gobiernos estatales.

 

El cannabis, que un día se vio relegado al trapicheo y al tráfico, lugar que aun ocupa en la mayor parte del mundo, hoy comienza amoverse también en los grandes mercados bursátiles. Constellation Brands, el grupo gigante al que pertenecen marcas de cerveza como Corona y Modelo, compró recientemente un 38% de las acciones de Canopy Growth, poniéndola a la cabeza del mercado del cannabis frente a sus competidores.

Al respecto, Modi considera que “es exactamente el tipo de medida que deberían tomar más empresas (no necesariamente en el cannabis, pero teniendo la previsión de invertir en futuras fuentes de ingresos, especialmente en un momento en que el negocio principal está funcionando)”, y añade que “creemos que el enfoque de Constellation de aumentar secuencialmente su participación en Canopy es un enfoque en el que todos salen ganando”.
Por su parte, Bruce Linton señala que el principal desafío con respecto al mercado del cannabis en la próxima década reside en la cuestión de “cómo migrar a la gente de una actividad ilegal a una actividad legal y cómo tomar un ingrediente prohibitivo y convertirlo en algo convincente”. A Linton también le preocupa la cuestión de la desintegración del sector, en vez de su consolidación, fenómeno que ocurre, según el CEO de Canopy Growth “cuando la gente hace promesas y valoraciones que no puede cumplir”.

 

Por ello, para Linton, el futuro del sector parece que pasará por la hegemonía de una compañá similar a Google pero en el sector del cannabis, mientras que la competencia se desarrollará para ocupar el segundo, tercer y cuarto puesto.

 

Fuentes: Fortune, Libre Mercado, Markets Insider

Restaurantes exclusivos y spas: el cannabis entra en el lujo

El cannabis entra en el lujo, a través de restaurantes y spas exclusivos.


Desde luego, para cualquier profano del mundo del cannabis, los usos que este producto está desarrollando en aquellos lugares donde está legalizado, le podrán parecer de lo más exótico. Es curioso que aquí tengamos que andar a escondidas con este asunto, mientras puedes ir a restaurantes o a spas en Los Angeles o en Colorado, y tomarte una copa con cannabis infusionado, o recibir un tratamiento facial con aceite de CBD.

 

Los que toleran y participan sin problemas de nuestra exacerbada y sempiterna cultura del alcohol, son capaces de mirar con ojos sospechosos a quien se toma una barra de limón con yogur helado y crumble de frambuesa al CBD, postre que ofrece el hotel Hollywood Rooswelt de Los Angeles. Su carta de postres con CBD también incluye una crema bávara de manzana verde y una panna cotta de yogur con bayas maceradas. Casi nada.

No dejemos de observar el curioso fenómeno que se produce cuando se legaliza este producto, que tradicionalmente se asociaba con los barrios bajos, la delincuencia, el vicio y la holgazanería: comienza a emerger como un producto de lujo ofrecido en spas y restaurantes con mucha clase. De un chaval desgreñado en Valencia fumándose un porro a escondidas en un parque, a una señorita en Los Angeles tomándose el mojito con cannabis infusionado del hotel Rooswelt, a 18 dólares el copazo.

 

Qué mundo tan dispar, qué contrastes tan acentuados puede producir la arbitraria ilegalización de una planta que ha acompañado al ser humano durante toda su Historia.

 

El cannabis como cosmético tampoco es una novedad, pero el oscuro bache del prohibicionismo ha provocado que sus usos tradicionales aparezcan como novedosos. En el Spa Solage en Napa Valley, California, puedes recibir masajes y tratamientos exfoliantes soltando ¡entre 160 y 420 dólares!. Ahí lo tenéis, la cosa chunga esa de las calles incorporada al lujo.

 

Eso solo es posible porque, en realidad, querido lector casual con prejuicios, el cannabis nunca fue la cosa chunga esa de las calles, más de lo que pudiera serlo el alcohol. Hablamos de la misma distancia que hay entre un borracho mamando una botella de ginebra barata en un callejón maloliente y un señorito degustando un Château Margaux en un restaurante de lujo.

 

Hablando de spas, el del hotel St Julien en Boulder, Colorado, comenzó a ofrecer tratamientos con CBD a petición de sus clientes. Nadene Moccia, una de sus masajistas, afirma que “desde que la marihuana se hizo legal en Colorado, he tenido clientes que me han preguntado si podíamos dar tratamientos con CBD porque habían oído hablar de los beneficios de bienestar, y ahora puedo decir que sí”.

¿Os imagináis eso aquí?, ¿clientes de un spa sugiriendo incluir el cannabis en los tratamientos? Me da que aun nos queda cacho para eso.

Otro hotel donde te puede salir a 500 dólares la noche, el Thompson Seattle, organiza ocasionalmente un evento cannábico consistente en una cena de varias entradas, en la que se combina comida con cannabis, ya sea como ingrediente o como complemento. Imaginaos marihuana integrada en un menú a base de remolachas con arenque, vieiras con manzanas y anís y mejillas de ternera con coliflor y pacanas. La primera cena de este tipo que organizó el Thompson era gratuíta pero limitada a clientes habituales del hotel. Su propietario, Derek Simcik, está considerando repetir el evento para el público en general, obviamente cobrando. “Las cenas son divertidas y no se trata en absoluto de que la gente se coloque”, dice, a pesar de emplear marihuana con THC de  Lux Pot Shop, una tienda local que vende marihuana recreativa. “Pretendemos que sean una forma innovadora de mostrar la marihuana”. Innovadora…. y seguramente cara. Muy cara.

Claro, que lo que en realidad pedimos no es ni lo uno ni lo otro, sino el camino del Buda, el del medio, es decir, poder acceder a productos de calidad, con garantías sanitarias y precios razonables, como está ocurriendo en Canadá, un país que difícilmente podemos asociar con los valores negativos con los que se insiste en identificar al cannabis en casi todo el mundo. Desde ahí, que se pueda desarrollar un mercado del lujo, pues genial para quien pueda permitirse 200€ en un masaje o 20€ en una copa.

 

Fuente: NYTimes

Foto cabecera: Amber Fouts

Canopy Growth desarrollará productos de cannabis medicinal en Chile

Aprovechando la regulación del consumo y cultivo de cannabis para pacientes medicinales, el gigante canadiense, Canopy Growth, pone su ojo en el país andino.

 

No hace falta ser profeta ni un avezado analista económico para llegar a la conclusión de que aflojar la correa a la marihuana en un país atrae inversiones y, con ellas, toda la serie de ventajas asociadas: generación de empleo, impulso de la economía, reducción de la criminalidad, mejora de la salud pública… Esto es algo que está comenzando a ocurrir en Chile. Aunque en el país sudamericano el cannabis es todavía ilegal, desde hace unos meses los consumidores medicinales se benefician de la Ley 20.000, que les permite el cultivo limitado de cannabis siempre que cuenten con una prescripción médica.

 

Solamente este pequeño pero importantísimo avance ha logrado que la mayor empresa cannábica del mundo, la canadiense Canopy Growth, ponga sus ojos en Chile para convertirlo en una sede latinoamericana de su proyecto multinacional.  Así lo expresaba el director médico de Canopy Growth, Mark Ware: “Canopy quiere entrar en América Latina y eligió Chile como su centro de I+D, para desarrollar productos que esperamos se vendan en toda la región”.

 

La reciente asociación del gigante de las bebidas Constellation Brands con Canopy Growth, ha permitido a la compañía canadiense posicionarse por delante de sus competidores, con una gran entrada de capital para iniciar sus operaciones en Chile, tras hacerlo en Brasil (mediante Entourage Phytolab S.A.) y en Colombia (a través de Spectrum Cannabis Colombia).

 

Spectrum Cannabis Chile es el nombre de la filial de Canopy en el país andino. En su página web leemos: “El mercado chileno, como muchos otros alrededor del mundo, está emergiendo en respuesta a las necesidades de los pacientes. Spectrum Chile se ha asociado con una red local de apoyo a pacientes sin ánimo de lucro para que los chilenos tengan acceso al cannabis con fines médicos”.

 

Desde Nekwo no podemos dejar de poner el acento en la crucial reivindicación que expone Canopy: atender las necesidades de los pacientes. Por supuesto que siempre va a haber alguien detrás de una necesidad para hacer un negocio, pero aquí se benefician todos. Esta es la reivindicación mínima que planteamos todos los defensores del cannabis para evitar las situaciones esperpénticas que estamos viviendo incluso en el primer mundo, donde miles de pacientes se ven abocados a acudir a la delincuencia para acceder a su medicina.

 

Medicamentos “made in Chile” para tratar dolores crónicos

 

Con una inversión inicial de 10 millones de dólares, Canopy Growth busca posicionar en el mercado chileno, a través de Spectrum Cannabis Chile, diversos productos medicinales.

Según explica Felipe Varas, director de Spectrum e ingeniero comercial de la Universidad Católica, “pensamos en tres tipos de cápsulas blandas que Canopy está investigando y que se diferencian entre sí por las concentraciones de THC y CBD (componentes del cannabis) que tiene cada una. La que estamos investigando en Chile está equilibrada entre ambos compuestos y podría servir para tratar dolores crónicos”.

 

Con diferentes combinaciones en la concentración de ambos cannabinoides, Spectrum ofrecerá productos con los que se podrán tratar desde la ansiedad hasta problemas del sueño.

 

Por el momento la compañía se está preparando para presentar el producto que pretende desarrollar en Chile ante el Comité Ético Científico del Servicio de Salud Metropolitano. Si el comité da el visto bueno, deberá pasar la aprobación del Instituto de Salud Pública antes de poder ser lanzado al mercado para su venta.

 

Fuentes: El Heraldo, El Dínamo

 

 

 

 

Todo listo para Expogrow 2018

Desde el viernes 14 al domingo 16 de septiembre las instalaciones de Ficoba tendrá lugar Expogrow 2018. Irún acogerá por séptima vez Expogrow, una de las ferias internacionales del sector profesional del cannabis más importantes de Europa.

 

Teniendo en cuenta su estratégico emplazamiento en la la Bahía de Txingudi, frontera natural de entrada y salida entre España y Europa, se espera que este año predomine de nuevo el público francés, dado que la legislación del país galo prohíbe este tipo de eventos. No es pues inexacto afirmar que para empresas, medios, asociaciones y público franceses sea Expogrow su feria de cannabis.

 

En honor a su slogan “más que una feria de cannabis”, Expogrow ofrece además todo tipo de actividades paralelas y de animación, el espacio de reflexión y debate internacional Cannabis Box Forum, una zona exterior de recreo y gastronomía, la Copa Cannábica Internacional para profesionales, y un festival de música en toda regla, sin duda uno de los highlights de Expogrow, particularmente para los profanos del mundo del cannabis que visiten la feria.

 

Una “marca de la casa” en Expogrow 2018 es sin duda su atención a las relaciones B2B (business to business), facilitando espacios para que los profesionales puedan realizar sus negocios y entablar relaciones con tiempo y tranquilidad. No es por casualidad que casi el 80% de los expositores sean fieles a la feria, exponiendo de nuevo año tras año.

 

Cannabis Box Forum

 

Desde sus inicios en 2012 Expogrow se ha preocupado por ofrecer un espacio de reflexión, debate e información sobre el cannabis bajo la denominación de Foro Social Internacional, pero el año pasado, haciendo acopio de la experiencia acumulada, se decidió dotarle de un formato talk show, más cercano y participativo para el público, pasando a llamarse Cannabis Box Forum. Este espacio gratuito y abierto a todo aquel que quiera participar, tendrá lugar este año en una nueva ubicación, la Sala Hall Ficoba.
En sus seis años de celebración, por el Cannabis Box Forum han pasado más de 70 ponentes de todo el mundo, entre políticos, activistas, médicos, abogados, investigadores, periodistas y profesionales de distintos ámbitos, que han acercado la realidad del cannabis en todas sus facetas al público.

Las dos jornadas del Cannabis Box Forum estarán divididas en temas. El viernes 14 se tratará la evolución durante los últimos años en el sector del cannabis, centrándose en las áreas de investigación y tecnologíaindustria y laboratorios con Juanma Fernández (Easy CSC) y Gullermo Moreno-Sanza (bioquímico especialista en cannabinoides), la situación jurídica con Diego Silva Forné (coautor de la ley que legalizó el cannabis en Uruguay) y la realidad de los Clubes Sociales de Cannabis con Aitor Brión (asesor legal de la Federación de Asociaciones de Cannabis del País Vasco). El sábado 15 militantes y especialistas en las cuestiones tradicionales de la lucha por la regulación, tanto en el ámbito terapéutico como en el recreativo, cubrirán el tema de la regulación del cannabis, con ponentes como Kenzi Riboulet (FAAAT), Carola Pérez (OECM), Bernardo Soriano (Regulación Responsable), Araceli Manjón (exdirectora del Plan nacional Sobre Drogas) y Amber Marks (Universidad de Londres). En esta jornada también se desarrollará un panel específico para tratar la situación del cáñamo industrial tanto a nivel nacional como en su contexto europeo.


Festival de Música

 

Algo que nadie puede negar es que Expogrow se está labrando un nombre importante en lo que se refiere a la organización de un festival de música. La calidad del cartel de este año nos hace bromear a algunos melómanos con la idea de que Expogrow, más que una feria de cannabis, es más que un festival de música. Además de la exquisita atención al público francés, trayendo artistas de la talla de Deluxe con su electro-hiphop festivo y Demi Portion con su rap emotivo y sincero, la ecléctica y multicultural edición del festival de música de este año acogerá a los italianos del tango-punk España Circo Este, al guitarrista tuereg Bombino, a la fanfarria portuguesa Kumpania Algazarra, al andaluz El Canijo de Jerez y a los DJ’s Don Cornelius y Víctor Santana.

Además de ello la zona exterior estará animada durante todo el día por el Sound System de Monkey Products y por las noches con los dos clash organizados por Soft Secrets en su stand en forma de VIP Party.

 

Con una organización exquisita, Expogrow se va confirmando con esta séptima edición como uno de los eventos cannábicos más emblemáticos del sector en Europa. Con un pie en Francia y otro en España, podemos afirmar que es un lujo poder gozar en un evento de este tipo de la calidez y la generosidad características de los anfitriones vascos.

El propietario de la cerveza Corona invierte millones en cannabis

Un nuevo movimiento de Constellation Brands, el grupo responsable de cerveza Corona o Modelo, acerca las industrias de la cerveza y la marihuana aun más.

Alrededor de 5 mil millones de dólares son los que ha invertido el grupo radicado en Nueva York en la compañía Canopy Growth, la mayor productora de cannabis medicinal de Canadá.

 

Rob Sands, CEO de Constellation Brands, dijo al respecto que “durante el último año, hemos llegado a comprender mejor el mercado del cannabis, la tremenda oportunidad de crecimiento que presenta y las capacidades líderes del mercado de Canopy en este espacio”, y añadió que “esperamos poder apoyar a Canopy para que extienda su reconocida posición de liderazgo mundial en el espacio del cannabis medicinal y recreativo “.

Tras una serie de retrasos en su implementación, la recientemente aprobada ley del cannabis en Canadá se hará finalmente efectiva el próximo 17 de octubre, situación que está estimulando las inversiones en un mercado potencialmente jugoso.

Dooma Wendschuh, CEO de Province Brands, una compañía de Toronto que está desarrollando una cerveza elaborada a partir de cannabis, contaba en el programa de radio canadiense de entrevistas CBC Radio que se trata de “dos de las más grandes sustancias conocidas por el hombre, la cerveza y el cannabis, en el mismo vaso. Cannabis y lúpulo están estrechamente relacionados.  Ambos pertenecen a la familia de las cannabáceas, que es una familia de plantas. Es natural cuando estamos hablando de hacer una bebida de cannabis, que la cerveza sea lo primero que venga a la mente”.

Aunque celoso de la inversión de Constellation Brands en Canopy Growth, Wendschuh reconoce que “es un movimiento fantástico para nuestra industria y también ha ayudado bastante a nuestra pequeña empresa Province Brands.”

 

¿Alcohol o cannabis? Dos mercados que se afectan entre sí

Las inversiones de la industrial del alcohol en el cannabis no son únicamente resultado de su voluntad de abrir nuevos mercados, sino un calculado movimiento de autoprotección dadas las evidencias de que la liberación del cannabis afecta negativamente a la industria de las bebidas alcohólicas, es decir, en aquellos lugares en los que el cannabis medicinal o recreativo es legal se ha constatado una reducción en la venta y consumo de alcohol. Parece ser que ambas sustancias son, a nivel global, fuertes sustitutos, de ahí que la industria del alcohol se esté interesando tanto por el cannabis.

 

Por otra parte ya están empezando a aparecer en algunos lugares mecanismos regulatorios que limitan el mercado de las bebidas cannábicas, como en California, donde el Departamento de Control de Bebidas Alcohólicas ha estipulado la prohibición de que las bebidas contengan a un mismo tiempo alcohol y cannabis, incluso cuando se trate de CBD, el cannabinoide no psicoactivo, por lo que las bebidas alcohólicas infusionadas o elaboradas con cannabis no estarán disponibles en este estado.

 

El mercado de la cerveza elaborada con cannabis está aun por explotar. La mayoría de productores recurren a la infusión de aceites de cannabis en cerveza sin alcohol, mientras que otros, como Province Brands, apuestan por otras técnicas. Según Wendschuh, su empresa ha desarrollado una tecnología pendiente de patente para elaborar cerveza directamente de la planta de cannabis.

 

Fuentes: Chicago Sun Times, CBC Radio

 

 

 

 

Miles de alemanes se manifiestan a favor del cannabis en Berlin

Por la legalización completa del cannabis, una multitudinaria marcha copó las calles convirtiéndose en una gran manifestación a favor del cannabis en Berlín.

“Ilustración en lugar de prohibición”. Bajo ese eslogan miles de manifestantes salieron a las calles de Berlín el pasado sábado en la “Hanfparade”, una marcha que se realiza desde hace diez años a favor de la legalización del cannabis como recurso, medicina y recreación.

Como una gran fiesta callejera llena de música electrónica a todo volumen y vestimentas con motivos cannábicos, la caravana salió de la plaza Alexanderplatz y recorrió el distrito gubernamental. Pasó, parte caminando y parte bailando, por las inmediaciones del Parlamento y la Cancillería, con pancartas que tenían frases como “sin hierba no hay diversión”, “ninguna planta es ilegal” o “adiós a la prohibición”.

La “Hanfparade” entregó también la llamada “Declaración de Berlín”, que brega por el fin de la criminalización de los usuarios y la amnistía de quienes consideran “víctimas de la guerra contra las drogas”.

Entre los oradores estuvo Werner Graf, ex – líder del partido opositor Alianza 90/Los Verdes, quien también criticó que muchos berlineses fueran perseguidos por  consumir marihuana, incluso dentro de sus propios hogares.

Para la ley alemana, el cannabis solo es legal con prescripción médica, según se estableció en marzo de 2017, aunque incluso antes de ello había unos mil pacientes autorizados a utilizarlo como tratamiento.  Según la publicación farmacéutica Deutsche Apotheker Zeitung, se recibieron más de 5 mil órdenes en los primeros cuatro veces luego de la legalización del cannabis medicinal. Además, se prepararon 10 mil seiscientos remedios con cannabis y se distribuyeron otros 12 mil quinientos productos medicinales terminados con contenido de cannabis o extracto de cannabis.

Cualquier otro uso del cannabis está actualmente prohibido, aunque la Ley de Narcóticos considera que puede permitirse la tenencia de una “pequeña cantidad”. La Corte Suprema fijó esa “pequeña cantidad” en 7.5 gramos, pero cada estado tiene su interpretación: hasta 6 gramos se permiten en casi todas partes, como en Renania del Norte, que acepta 10 gramos, o Berlín, donde se pueden tener hasta 15.

La ilegalidad, sin embargo, no ha mermado la cantidad de consumidores, que por el contrario viene en acenso, especialmente en la franja que va de los 18 a los 25 años.

La coalición gobernante comandada por Ángela Merkel ya se ha expresado terminantemente en contra de la legalización completa de la marihuana, aunque tanto los neoliberales del Partido Libre Democrático como el partido de izquierda Die Linke y los ya mencionados Alianza 90/Los Verdes han unido fuerzas contra la actitud del gobierno.

Sin embargo, y a pesar de la posición del oficialismo, el mes pasado finalmente se ha llamado a concurso para obtener licencias de cultivo, luego de un intento fallido de hacerlo el año pasado. El plan busca producir 10 mil cuatrocientos kilos de cannabis medicinal en los próximos cuatro años, un número que parece modesto para los estándares de países como Canadá, pero que es una puerta de ingreso al mercado potencial más grande de Europa, y a todo el continente.

 

¡Cuidado! Ese aceite de CBD podría ser falso

En Estados Unidos están proliferando los productos con CBD adulterados que tienen cantidades inferiores a las informadas, o directamente otras sustancias, de alta toxicidad.

En Estados Unidos el CBD se ha convertido en una sensación. El cannabinoide no tiene la misma regulación que su hermano el THC, por lo que se comercializa comúnmente como suplemento para la salud en distintas tiendas naturistas o por sitios como Amazon e e-Bay. El entusiasmo es entendible, ya que se está hablando cada vez más de sus beneficios saludables, con apoyo público de deportistas como el ex – jugador de fútbol americano Andre Reed y de personajes del espectáculo como la actriz Kristen Bell, ganadora del People´s Choice Awards por su trabajo en la serie The Good Place. La aceptación del público del CBD como un compuesto medicinal implica también dólares invertidos en una industria con un valor que se espera que sobrepase los dos mil millones de dólares para la próxima década. Por desgracia, eso también implica la aparición de productos adulterados que pueden ir de una ser decepción a una intoxicación severa.

A comienzos de este año en el estado de Utah 52 personas se intoxicaron con CBD falso, con síntomas como convulsiones, confusión, nauseas o alucinaciones, o bien con la clara sensación de sentirse colocado cuando el CBD, que no es psicoactivo, no debería producir eso. Los productos tenían la marca “Yolo CBD oil” y no tenían información de su procedencia o composición. Lo que sí contenían era el cannabinoide sintético de nombre 4-cyano CUMYL-BUTINACA, o 4-CCB, más conocido como K2 o “Spice” con una reputación ya ganada por sus severos efectos secundarios.

El caso de Utah es especialmente grave, pero existen otros tipos de adulteración que, si bien no tienen efectos tan nocivos, pueden implicar llevarse un verdadero chasco. Muchos productos que claman tener CBD podría ser falso. De acuerdo a un estudio, de 84 productos comprados online, tan solo un tercio contenían la cantidad de CBD que decían sus etiquetas, el 40% tenían menos del especificado, y el 26% tenía mayor cantidad. Incluso había un 20% con cantidades de THC suficientemente altas como para dar positivo en los análisis de drogas.

 

¿Cómo saber si el CBD es auténtico?

La mayoría de la gente no anda por ahí con kits de ciencia para analizar los productos, pero sí se puede prestar atención a algunas cosas para cerciorarse en la medida de lo posible de que estemos lidiando con una empresa seria y responsable.

Por un lado, es importante ver si se indica la proveniencia de la materia prima. Una compañía que brinda información sobre el cáñamo que utiliza nos ayuda a confiar en ella. Tanto si es importado como si es cultivado por ellos mismos. Cuando más se esmeren en informar a sus clientes sobre la elaboración del aceite de CBD, más confianza se podrá tener en esa empresa. En cambio las adulteraciones no suelen tener más información que la mínima indispensable, e incluso en algunos casos algo tan escueto como la inscripción “aceite de CBD”. Si se trata de cáñamo importado, también se puede verificar si la empresa que lo provee es rastreable. Una simple búsqueda online arrojará resultados sobre si tienen redes sociales o algún tipo de sitio web que permita asegurarse de que, en efecto, existen y se preocupan por que los clientes los conozcan.

La Mar de Músicas desplegó sus mil y un sonidos

Rubén Blades, Gregory Porter, Salvador Sobral o Alba Molina lucieron la semana pasada en el festival de La mar de Músicas que acoge Cartagena desde hace 24 años

 

 

Esta vida pide otra, que decían los maños Tachenko. Al menos mientras alguien no patente el teletransporte o el desdoble de almas. Apenas anda uno recuperándose de un festival, enseguida lo empalma con otro del que apenas puede degustar menos de la mitad de su programación, porque su semana de conciertos se ensarta con precisión en nuestro saturadísimo calendario entre dos fines de semana que sustancian dos de las citas más concurridas de la costa mediterránea. El cartagenero La Mar de Músicas llegaba este año a su vigesimocuarta edición (vaya, las mismas que el FIB, cuyo inicio coincidía en fechas) con la misma fidelidad a sus principios, los que ha mantenido durante casi un cuarto de siglo: cartel ecléctico, muy internacional y con preferencia por sonidos de latitudes que nos son muy lejanas (este año era Dinamarca el país invitado), siempre acercando su oferta al público (los conciertos gratuitos de la Plaza del Ayuntamiento, las proyecciones cinematográficas y los talleres infantiles) y apostando por nombres fiables pero no demasiado trillados.

 

Quien esto firma no llegó a tiempo – por aquello tan viejo de la imposible multiplicación de los panes, los peces y los hombres – de ver conciertos como el del enorme Rubén Blades y la imponente Nathy Peluso, pero tanto sus actuaciones en los Jardines de Viveros de Valencia como en el recinto del FIB (respectivamente) nos aportaron pruebas como para dar crédito a quienes cuentan que fueron de lo mejor de un cartel que gozó de una nómina variopinta: Morcheeba, Texas, The Human League, Songhoy Blues, Fatoumata Diawara o Soleá Morente con Napoleón Solo (todos ubicados en la parte más noble de su cartelería, por decirlo de algún modo).

 

La forma en la que La Mar de Músicas se imbrica en la ciudad portuaria – y muy castrense – es uno de sus principales atractivos: si hasta el año pasado un antiguo cuartel de artillería acogía en su patio algunos de sus mejores conciertos, en esta ocasión fue un reformado cuartel de instrucción de marinería (que nació como cárcel a finales del siglo XVIII) el que abrigó actuaciones tan imponentes como la de Alba Molina, recreando de forma emocionada – y emocionante – el repertorio de Lole y Manuel con la aportación de excepción de su madre, Lole Montoya.

 

No deja de ser en cierto modo una bendita paradoja del destino que un recinto que se ideó para enmanillar con grilletes a legiones enteras de combatientes haya acabado acunando espectáculos en los que si algo se plasma es una innegociable libertad creativa. La misma que lucieron allí mismo dos de los nombres más proteicos de ese pequeño país que es Dinamarca, y del que tan poco conocemos más allá de un diminuto puñado de artistas como Efterklang, Mew o The Raveonettes, que con tanta frecuencia nos visitan.

 

El flamígero rock psicodélico de The Savage Rose, liderado por la veteranísima Annisette Koppel (69 años, lo más parecido a una Janis Joplin danesa) o la propuesta híbrida de la singular cantautora feroesa (de islas Feroe, vaya) Eivør fueron dos de sus estimulantes presencias. Otro punto cardinal que sumar a la confluencia de sonidos de La Mar de Músicas, tradicionalmente escorada a Latinoamérica y África. El extraordinario e hipnótico concierto de los malienses Bamba Wassoulou Groove en la plaza del ayuntamiento, por cierto, fue otro de los buenos momentos que pudimos disfrutar.

 

La misma buena acogida se les dispensó a Gregory Porter o a Salvador Sobral en el auditorio del Parque Torres, en lo alto de la colina que preside la ciudad. Con el primero ocurre algo parecido a lo que pasa tras ver un partido de la selección francesa de fútbol: despliega su vozarrón con la misma suficiencia, pero a la vez con similar carencia de fantasía. Complace, pero no enamora. Es un portento, pero no se aparta ni un milímetro de los convencionalismos de una fórmula soul jazz satinada a la que no le vendría mal un meneo, un chute de lo que sea, un arrebato de genio.

 

Más aún si además remata la faena con versiones sumamente reverentes de Nat King Cole. Salvador Sobral, por contra, seduce desde el arrullo, y no desde la potencia. El rango expresivo de su jazz vocal escanciado con la saudade del fado tampoco es la panacea, pero derrochó el encanto personal de quien se encuentra con la notoriedad prácticamente sin quererlo, por la vía menos – en su caso – deseada, la que le brindó su triunfo en Eurovisión 2017. Acompañado por trío básico de jazz (piano, contrabajo y percusión), el lisboeta se metió al público en el bolsillo por versatilidad y por esa ausencia de pretensiones con la que lo aborda todo, complacido de estar gozando de una bola extra tras su inesperado éxito y la viabilidad del trasplante de corazón al que fue sometido.

Los suplementos deportivos a base de cannabis hacen un fichaje estelar

La empresa líder estadounidense Medical Marijuana Inc. contrató como representante de su subsidiaria Kannaway a la estrella del fútbol americano Andre Reed para dar a conocer los suplementos deportivos a base de cannabis.

Son varios los deportistas que en los últimos tiempos han expresado públicamente que utilizan CBD como suplemento para mejorar la recuperación muscular y calmar los dolores asociados a la práctica de actividades físicas. Los luchadores de artes marciales mixtas Gina Mazany y Nate Díaz, que compiten en el Ultimate Fighter Championship (UFC) lo han hecho, e incluso Díaz utilizó un vaporizador en vivo durante una conferencia de prensa. En la liga profesional de Fútbol Americano, la NFL, los jugadores Leonard Marshall, Eugene Monroe y Derrick Morgan aseguraron que lo usan, y este último apoya la campaña Bright Lights, que busca incentivar las investigaciones científicas sobre los beneficios del CBD en el deporte. Ahora, es el ex – jugador Andre Reed, una leyenda dela NFL, quien se sumó al apoyo al CBD, pero esta vez como representante oficial de los productos de Kannaway, una subsidiaria de Medical Marijuana, la primera compañía cannábica estadounidense en cotizar en bolsa.

Reed, que fue ingresado al Salón de la Fama del Fútbol Profesional, es el nuevo vocero de Kannaway, y sostiene que usa regularmente los productos de CBD de la marca. El CEO de Medical Marijuana, el Dr. Stuart Titus, expresó: “Estamos encantados de trabajar con individuos como Andre Reed, quien no solo ha tenido una gran experiencia con este suplemento tan beneficioso, sino que también quiere ayudar a compartir su experiencia con otros. Esperamos que este apoyo y difusión nos ayude a incrementar el conocimiento público de los beneficios del CBD para la salud y el bienestar”.

El negocio de los suplementos deportivos a base de cannabis

El negocio de los suplementos nutricionales y deportivos es altamente lucrativo: de acuerdo a la consultora Zion Market Research, se trata de un mercado que alcanzaba los 28 mil trescientos setenta millones de dólares en 2016, pero se anticipa que llegue a los 45 mil doscientos setenta para 2022. No es de extrañarse, entonces, que Kannaway busque obtener una parte, y atletas reconocidos tales como Reed permiten legitimar al CBD y alejarlo de la imagen negativa que los años de prohibición le dieron a los cannabinoides.

Por otro lado, no son solo los deportistas quienes contribuyen al cambio de paradigma con respecto al cannabis y el deporte. Desde el primero de enero de este año, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que está a cargo del testeo de drogas en los Juegos Olímpicos, la UFC y otros eventos deportivos, removió al CBD de las listas de sustancias no permitidas. De acuerdo a la agencia, el CBD no cumple ninguno de los criterios que pueden llevar a que una droga sea vetada: no actúa como un potenciador del desempeño, no representa riesgo de salud para los atletas y no viola el espíritu deportivo.

Por su parte, si bien la NFL sigue considerando al cannabis una sustancia prohibida, la liga se comprometió a estudiar sus efectos positivos, y los equipos sencillamente no tienen gran interés por penalizar a los consumidores. Según aseguró el recientemente retirado Martellus Bennett, “cerca del 89%” de los jugadores consumen marihuana medicinal para ayudarlos con los dolores musculares y la inflamación que producen los golpes propios de este deporte. Además, existen estudios que sugieren que el cannabis podría ayudar a combatir la Encefalopatía Traumática Crónica, una enfermedad neurodegenerativa que se produce cuando se reciben múltiples lesiones cerebrales traumáticas, y que es muy común en el fútbol americano.

El apoyo de los atletas es clave para que el CBD pueda ser aceptado en todas las competiciones, dado que ellos son los principales interesados en usarlo para cuidar su salud. Kannaway ha tomado nota, y se ha sumado un punto importante al contratar a Reed como su vocero. Y tanto en las competiciones deportivas como en las comerciales, sumar puntos tempranamente puede ser decisivo.

Las empresas de cannabis apuntan a la industria alimenticia y de bebidas para atraer talentos.

De cara a la próxima legalización del uso  recreativo del cannabis en Canadá, las empresas de cannabis buscan tentar a profesionales especializados a sumarse a sus equipos.

El 17 de Octubre de 2018 entrará en efecto la legalización del cannabis para uso recreativo en Canadá, que ya cuenta con una importante industria dedicada a la marihuana medicinal. Las empresas canadienses, atentas a las nuevas oportunidades comerciales que traerá este cambio en el estatus legal, se preparan para competir a lo grande, y para ello están a la búsqueda talentos con los que engrosar sus filas. Por ello,  los sectores de alimentos y bebidas están en el ojo de los responsables de RRHH., que buscan atraer profesionales altamente calificados y con conocimientos de gran utilidad para la joven industria cannábica.

“Los alimentos y bebidas tienen mucha regulación, y requieren lidiar con el gobierno, con impuestos y con distribución, las mismas cosas con las que tenemos que vernos nosotros”, expresó Jay Wilgar, CEO de Up Cannabis Inc., con base en la ciudad de Oakville, Ontario. La empresa, que actualmente cuenta con 80 empleados, espera aumentar su planta a unos 200 para fines de 2019.

Algo similar sostuvo Jordan Sinclair, vicepresidente de comunicaciones de Canopy Growth, una de las empresas cannábicas más grandes de Canadá: “No hay demasiados talentos ejecutivos en la industria del cannabis porque aún es nueva. Ponemos la mira en industrias como la de la cerveza, la producción de alimentos o la farmacéutica porque todas ellas requieren habilidades que se aplican al cannabis de distintas formas”.

Canopy Growth cuenta con Dave Binoni como director de marketing, quien es un veterano de la industria cervecera. De acuerdo a Sinclair, era la persona ideal gracias a que ya tiene experiencia con productos regulados que apuntan a un público adulto, lo cual le da una ventaja competitiva.

Sin embargo, no son los únicos que esperan tentar a profesionales de esas industrias para sumarse a sus equipos. De hecho, los ejemplos abundan. Recientemente, Harvest One Cannabis Inc., con base en Vancouver, nombró como director ejecutivo a Grant Froese, quien durante 38 años trabajó en  la  compañía alimenticia y farmacéutica Loblaw Cos. Ltd., donde se desempeñó como director de operaciones. GreenTec Holdings Ltd., con sede en la ciudad de Kelowna, hizo lo propio con dos altos rangos de la manufacturera de bebidas y alimentos Sun-Rype Products Ltd.: nada menos que el presidente, David Lynn, y el analista de seguridad alimenticia y experto en regulaciones, Stefan Sarachie.

Sin embargo, hay quienes no se sienten cómodos trabajando en la industria del cannabis debido al estigma que aún le pesa por haber sido ilegal, según asegura Miriam Groom, vicepresidente de la agencia de empleos de Montreal Groom & Associates. Además, no es fácil atraer a los cargos altos, que ya gozan de salarios altos y muchos beneficios, y solo las empresas con bolsillos holgados pueden permitírselo.

Por otro lado, hay quienes consideran una gran oportunidad formar parte de una industria joven y llena de oportunidades, que puede proporcionarles mayor crecimiento y estímulo que industrias establecidas.

Además, la legalización de productos comestibles y bebidas elaboradas con cannabis que se espera para 2019 proveen un incentivo extra que se espera que haga esta tendencia todavía más pronunciada. Dado que el caso Canadiense permite vislumbrar el futuro del cannabis, quizás no sea mala idea que quienes aspiren algún día formar parte de compañías dedicadas a la marihuana legal se posicionen en la industria de los alimentos y la de las bebidas. Algún día, alguien de RRHH. puede llamar a su puerta para ofrecer el trabajo soñado.