Actualidad del cannabis

Noticias, informaciones y toda la actualidad del cannabis para estar informado de todos los cambios y avances en España y el resto del mundo. ¡Entérate en Nekwo!

Tecnología Shopify para la venta de cannabis legal en Canadá

La plataforma canadiense de tiendas online será la encargada de gestionar la venta de cannabis legal en la provincia de Ontario, Canadá, tanto online como en tiendas físicas.

Además de la gestión y el seguimiento de inventario, el gobierno de Ontario usará la tecnología Shopify para operaciones de contabilidad y de recursos humanos.

La Ontario Cannabis Retail Corporation (OCRC), subsidiaria del Panel para el Control del Licor en Ontario (LCBO por sus siglas en inglés) se ha asociado a Shopify para usar su plataforma para gestionar las ventas en Ontario.

En palabras de George Soleas, director ejecutivo del LCBO:

“Nuestra prioridad principal escumplir el marco de la provincia para la segura y adecuada venta al por menor de cannabis recreativo para cuando haya sido legalizado por el gobierno federal. Queremos combinar nuestra experiencia con distribuidor socialmente responsible con las soluciones comerciales de clase mundial de Shopify para ofrece la experiencia de compra segura, informada y confiable que nuestros clientes esperarán”.

Además de ser empleada la tecnología Shopify en portales de venta online y mediante aplicación para móviles, tambißen será usada para procesar transacciones en iPads en tiendas físicas. Los iPads también se emplearán para proveer información del producto, consejos y demás. La marihuana legal se someterá a los mismos requerimientos que se exigen en otros productos cuyo abastecimiento está controlado por el gobierno federal.

Loren Padelford, vicepresedente de Sjopify Plus, decía al respecto de esta asociación con la Ontario Cannabis Retail Corporation que

“traer este diferenciador al LCBO en este proyecto histórico a los consumidores en edad legal a través de Ontario es un gran ejemplo de innovación “made in Canada”, a la que estamos muy orgullosos de pertenecer”.

La tecnología Shopify se estima que Canadá facture 8,7 mil millones de dólares anuales.

Se trata de un mercado enorme, dado que la provincia contiene 13,6 millones de habitantes y la ciudad más poblada de Canadá, Toronto, que además ejerce de capital financiera. Un informe de Deloitte estima que el cannabis legal en Canadá podría 8,7 mil millones de dólares anuales, representando los consumidores de Ontario hasta un tercio de ese mercado.

En Ontario se gestionará el cannabis legal de forma diferente a como se está haciendo por ejemplo en California, donde se permite la venta provada de cannabis por parte de propietarios de negocios con licencias. Por su parte, en Ontario todas las ventas de cannabis recreativo se realizarán en tiendas gestionadas por el gobierno. Incluso en otras provincias de Canadá la gestión será menos intervencionista por parte del gobierno, lo que está haciendo que Ontario reciba las primeras críticas por permitir que un número limitado de tiendas gestionadas por el gobierno provincial se encargue de la venta de cannabis.

La OCRC comenzará abriendo 40 tiendas, que se convertirán en 80 para verano de 2019 y unas 150 para 2020.

Spannabis 2018, la feria del cannabis más importante de Europa

Los próximo 9, 10 y 11 de marzo regresa Spannabis a Barcelona. En lo que es considerado como el mayor evento cannábico de Europa, prácticamente década y media después de su fundación, lo mejor del sector del cannabis vuelve a reunirse en la Feria de Cornellá.

Spannabis es un evento necesario, sobre todo dada la situación actual de la discusión sobre la legalización de la marihuana en nuestro país, con una comisión parlamentaria perezosa que no ha producido ningún avance y con los sucesivos varapalos que están recibiendo los clubes cannábicos, mientras nuestros vecinos europeos

258 expositores cubrirán todas las áreas del mundo del cannabis: bancos de semillas, expertos en nutrientes, productos para el cultivo, parafernalia, growshops, distribuidoras, marihuana medicinal, cáñamo industrial, medios de comunicación, asociaciones… trayéndonos sus novedades y fortaleciendo lazos para seguir haciendo crecer la familia cannábica. El evento es una gran oportunidad para que la sociedad se acerque a conocer de cerca el mundo del cannabis, y tener una impresión de primera mano acerca de la absurda situación legal de la planta en nuestro país.

Como el año pasado, las conferencias de Spannabis tendrán lugar durante las World Cannabis Conferences en el Auditorio de Cornellá, con un total de 24 ponencias. Estas conferencias están concebidas como un punto de encuentro entre distintas personalidades nacionales e internacionales del mundo de la marihuana y el público, cubriendo los enfoques político, cultural, social y científico. En ellas se nos informará de las novedades y avances en estos campos y se debatirá sobre el futuro de la marihuana en nuestro país. Se trata de una oportunidad inigualable para analizar la situación y encontrar vías constructivas para acercarnos a la legalización. La misma entrada a Spannabis te permitirá acceder a las conferencias.

Spannabis contará también con las actuaciones de Ravid Goldschmidt, Toxic in dub, El Loren, Olive Tree Dance, Mina’s Collective, Daddy Panda, Warriors of Dub, Tetra Hydro K, Dub Engine, DJ Stonermanbrujo, Mapuxe Sound, Baino di Lion, Karlixx y DJ Rambla.

 

Los bancos españoles invierten en marihuana

BBVA, Bankinter, La Caixa y Caixabank son las primeras entidades españolas de la banca que invierten en marihuana.

 

Ahora va y resulta que la marihuana es un activo para cotizar en bolsa. Los bancos ya invierten en marihuana, lo cual es buena señal: un mercado que no tenga perspectivas de crecer no sería del interés de inversores como BBVA, Bankinter, La Caixa o Caixabank, las cuatro entidades españolas que han comenzado a apostar por el nuevo “oro verde”.

Pero a pesar de que el de la marihuana sigue siendo un negocio de riesgo, donde la mayoría de empresas son de reciente creación y con flujos negativos, los números están saliendo. Los bancos españoles apuntan a la parte más estable de la industria: las grandes productoras.
BBVA es la entidad que más fuertemente ha apostado, con cerca de 3 millones de dólares repartidos entre las tres productoras más grandes del mundo, que resultan ser canadienses: Canopy Growth, Aurora Cannabis y Aphria. De la primera, Canopy Growth, BBVA ha adquirido 58 mil acciones por un millón de dólares. Se trata de la productora de cannabis más grande por capitalización: el año pasado ingresó en bruto 57 millones de dólares y triplicó desde octubre su valor en bolsa. De Aurora Cannabis, BBVA se ha hecho con 139 mil acciones por 1,1 millones de dólares, una compañía que desde 2016 ha crecido… ¡¡¡un 1500%!!! Y de Aphria, compañía que recientemente se fusionó con Nuuvera, ha adquirido 69 mil acciones por 800 mil dólares.

El cambio de estatus legal que está viviendo este activo (sí, aun suena raro referirse a esa cosa que tenemos que llevar y consumir a escondidas como “activo”) en América está impulsando las inversiones.

El cannabis medicinal está autorizado en 29 estados de EEUU y el consumo recreativo en 10 de ellos; Canadá ya ha puesto fecha a la legalización del consumo recreativo este verano (además de ser la sede de las productoras más grandes del mundo); Uruguay es el primer país en legalizar totalmente la marihuana en 2013… En Europa las cosas van más despacio, pero van, y conforme se fortalece el lobby del sector, es presumible que las legislaciones vayan aflojando la correa hacia la legalización, que, tenemos confianza, tarde o temprano llegará.

Pero esta actitud optimista de la banca hacia la marihuana no es universal. Algunas entidades rehúsan operar con las empresas y particulares que se dedican al negocio del cannabis, como Banco Santander, que cerró cuentas en Uruguay relacionadas con el negocio del cannabis, pese a su legalización total en el país suramericano.

Mientras que, como vemos, BBVA no tiene ningún problema con las operaciones relacionadas con el nuevo oro verde, el año pasado Banco Santander Uruguay decidió cerrar las cuentas bancarias de las farmacias de Uruguay que venden cannabis legal. El mismo presidente Mújica afirmó al respecto: “no quiero pensar que deliberadamente se está beneficiando al narcotráfico o que el narcotráfico tiene una influencia tan grande que puede determinar políticas de frenar una iniciativa de este tipo” y calificó la acción de Banco Santander como “una forma de matar burocraticamente una ley que ha salido del Parlamento Uruguayo”.

Chocolates con cannabis en San Valentín

La regulación del cannabis recreativo en California ha propiciado la manufactura de chocolates con cannabis y bombones de primera calidad con THC y CBD. Es el regalo perfecto para parejas amantes de la marihuana este San Valentín. Se trata de productos de lujo elaborados con los mejores ingredientes y bellamente empaquetados.

 

Canadá prevé retrasos en la venta de cannabis tras su legalización

El tiempo apremia mientras los legisladores provinciales y federales canadienses se apuran por dar forma a la regulación del cannabis recreativo, que en principio se hará efectiva a finales de junio, cuando el Senado canadiense haya concluido las discusiones para concretar los detalles de la legalización.

Estos detalles abarcan restricciones e imposiciones en el empaquetado, el transporte, la publicidad y muchos otros aspectos de lo que será Canadá, uno de los mercados de marihuana legal más grandes del mundo.

El ministro de Sanidad Ginette Petitpas Taylo transmitió la semana pasada la decisión del gobierno de conceder a la industria del cannabis más tiempo para adaptarse a las regulaciones y garantizar la seguridad del abastecimiento a los vendedores antes de “levantar la veda”. Este tiempo de adaptación podrá ser de entre 2 y 3 meses, lo que implica que la marihuana legal no estará disponible para los consumidores hasta finales de verano.

 

Las distintas provincias de Canadá tendrán libertad para definir sus propios detalles acerca de la distribución y regulación del consumo.

Por su parte el gobierno provincial de Manitoba asegura que esta provincia estará totalmente preparada para el cannabis legal el 1 de julio. Consciente de los plazos apretados, la provincia de Canadá ha introducido un modelo híbrido para la venta según el cual la Compañía de Licores y Loterías de Manitoba gestionará el control del cannabis vendido en la provincia y asegurará el suministro, mientras que la Autoridad de Licores y Juegos regulará los pedidos, almacenamiento, distribución y venta.

Otras provincias, como la Columbia Británica, no son tan optimistas. Su ministro de Seguridad Pública y Fiscal General Mike Farnworth afirma que “llevará tiempo antes de que tengamos el sistema de venta al consumidor y el sistema completo funcionando de la manera en que ha de hacerlo”. Lo que sí que ha podido avanzar son algunos detalles: las licorerías de la Columbia Británica no podrán vender cannabis. En su lugar, la Sucursal de Distribución de Licores de la provincia creará sus propias tiendas para la venta de cannabis.

Otros detalles concernientes a la regulación del cannabis legal en la provincia que Farnworth ha revelado son que los adultos mayores de 19 años podrán poseer hasta 30 gramos para consumo personal y se permitirá el cultivo de hasta cuatro plantas por hogar. El uso del cannabis estará prohibido en vehículos, espacios públicos y cualquier lugar frecuentado por niños. Los comestibles con marihuana no estarán disponibles en tiendas hasta 2019 como pronto y los clientes no podrán probar productos de cannabis en las tiendas.

 

Preocupación en EEUU tras la situación de Canadá

Conforme Canadá afina la regulación del cannabis legal, crece la preocupación entre las autoridades del otro lado de la frontera acerca de que la legalización de la marihuana de sus vecinos aumente ya no el tráfico ilegal de cannabis con EEUU… sino el tráfico de automóviles en la frontera. El ministro canadiense de Seguridad Pública Ralph Goodale transmitía al secretario de seguridad nacional de los EEUU Kirstjen Nielsen que no debía preocuparse por ello, a menos que EEUU cambiase sus procedimientos, algo que no sería necesario dado que el transporte de marihuana a través de la frontera continuará siendo tan ilegal como antes de la regulación canadiense.

 

Crece la popularidad de productos con cannabidiol

El cannabidiol o CBD es un cannabinoide no psicoactivo de la marihuana cuyas propiedades terapéuticas se estudian actualmente. Si bien existen algunos medicamentos disponibles en el mercado que lo contienen, el alcance de sus posibilidades y efectos aun necesita de mayores investigaciones. En cualquier caso, el conocimiento de algunas de sus propiedades terapéuticas ha aumentado la popularidad de otros productos que presuntamente contienen CBD.

Decimos presuntamente, porque se han dado no pocos casos de productos con cannabidiol sin tener la menor traza del mismo, o que contienen proporciones diferentes de la que publicitan. En muchas ocasiones, estos productos exageran o inventan beneficios. Incluso, se utiliza el efecto llamada del CBD como panacea para estafar a consumidores incautos. Dada la falta de una regulación clara sobre este compuesto, conviene ser precavido a la hora de comprar o consumir productos que afirmen contener CBD, por lo que recomendamos siempre acudir a marcas y fabricantes confiables.

Como ocurre con cualquier medicamento, sus efectos terapéuticos dependerán de una adecuada relación entre dosis y modo de consumo. Esto no es diferente con el CBD. Si bien tiene algunas propiedades demostradas como analgésico, o para tratar síntomas de epilepsia, el control facultativo es recomendable para sacar el máximo provecho a sus propiedades terapéuticas con total seguridad.

Situación de los productos con cannabidiol en España

¿Cómo contar con la ayuda de un médico si no se aprueba el cannabis como medicamento legítimo? En España, como ha ocurrido y ocurre en otras áreas, tendremos que esperar. Mientras aquí aun no saben ni cómo organizar una comisión parlamentaria para darle luz verde al cannabis medicinal, no pocos de nuestros vecinos nos llevan años de ventaja, como Países Bajos, AlemaniaRepública Checa.

En cualquier caso, parece que hay pocas dudas acerca de la seguridad del CBD y a pesar del limbo en el que se encuentra, es posible comprarlo y consumirlo legalmente en España. El CBD no está regulado como medicamento en nuestro país y tampoco entra en la categoría de suplemento alimenticio (al contrario que en otros países como Alemania, Reino Unido, Bélgica, Holanda, Italia, y la República Checa), pues nuestra legislación, tan extraña a veces, considera que los suplementos alimenticios solo pueden ser vitaminas o minerales, no plantas.

A pesar de ello, la empresa barcelonesa Sativida comercializa suplementos nutricionales basados en el CBD, es decir productos con cannabidiol en forma de aceite y de crema antiinflamatoria que ayudan a “paliar los síntomas del dolor crónico, mitigar los vómitos y náuseas en pacientes que se encuentran en tratamientos contra el cáncer y reducir los efectos adversos de los medicamentos”.

En cuanto a otros productos con cannabidiol en España, debido al deficiente estatus regulatorio del este cannabinoide, carecen de autorización administrativa para vender abiertamente en el mercado, por lo que circulan en circuitos cerrados e internet, pero los compradores no incurren en ninguna ilegalidad al comprarlos dado que se trata de una sustancia no fiscalizada.

En Europa la investigación y comercialización del CBD medicinal las lidera GW Pharmaceuticals con sus medicamentos Sativex and Epidiolex. El primero es un spray nasal también disponible en España con receta médica, para tratar dolores agudos. El segundo es un jarabe para tratar dos formas de epilepsia infantil severa, el síndrome de  Lennox-Gastautel síndrome de Dravet.

Barcelona, capital del porro

El presidente del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Barcelona quiere derogar la normativa de Colau sobre los clubes cannábicos.

Al presidente del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, le preocupa la normativa del cannabis de Colau, conviertiendo, según él “a Barcelona en la capital del porro, olvidándose del turismo de calidad que aporta valor añadido a la ciudad y beneficia al comercio” después de que el gobierno municipal de Ada Colau consiguiera la aprobación del Plan de ordenación territorial de clubes y asociaciones de consumidores de Cannabis. El voto en contra fue del PP y y del PDeCat mientras que Cs se abstuvo.

Alberto Fernández reclama la derogación de una normativa que “sitúa a Barcelona en las principales guías turísticas del cannabis y supone un efecto llamada de este tipo de turismo. De hecho, algunos medios de comunicación internacionales ya comparan a Barcelona con ciudades históricamente vinculadas a esta actividad como Amsterdam”. Un momento: ¿una actividad que se ejerce en privado en determinados locales que produce un efecto llamada convirtiendo a Barcelona en un destino atractivo para más turistas, además de compararla con nada menos que Amsterdam ¿Y cuál es el problema? Seguramente Fernández participa, como muchos otros, de los rancios mitos que se generan entorno al cannabis y que perpetúan su situacion de ilegalidad en nuestro país.

Lo vemos claramente en la declaraciones de Fernández que leíamos más arriba, según las cuales la normativa del cannabis de Colau perjudica “al turismo de calidad que aporta valor añadido a la ciudad y beneficia al comercio”, como si de verdad creyese en el estereotipo del turista cannábico que llega a Barcelona, se infla a porros y se pasa su estancia tirado en un portal babeando. Para Fernández el cannabis no le aporta un valor añadido a la ciudad y los turistas atraídos por la oferta cannábica barcelonesa no benefician al comercio. Parece que, según Fernández, estos turistas no se alojan en hoteles, no comen en restaurantes, no compran souvenirs, no hacen tours ni visitan museos.

Fernández considera que la actividad de los clubes cannábicos “banaliza y socializa el consumo de drogas” afectando a la imagen de Barcelona. Lo dice un político de una ciudad con  más de 7400 bares y restaurantes y varias decenas de discotecas y clubs, donde cada fin de semana como mínimo, se banaliza y socializa el consumo de una droga mucho más destructiva que el cannabis, que lo único que tiene a su favor con respecto a la marihuana es que es legal.

Para Fernández el alcohol parece no afectar en la misma medida la imagen de la ciudad ante el turista, pese a ser, al contrario que el cannabis, un problema de primer orden. Quizá a los gestores de las normativas en las ciudades les convendría conocer la capacidad del comercio del cannabis por desplazar al del alcohol. Si realmente se tratase de proteger la salud de los ciudadanos, la legalización de la marihuana sería una acción muy cabal en este sentido, además de activar el comercio y generar muchos puestos de trabajo. El año pasado leíamos que los adolescentes barceloneses han ido reduciendo el consumo de alcohol y tabaco al mismo tiempo que aumentaban el de marihuana, algo que no nos parece casual.

Pero si la voluntad política no está por la labor de revisar la situación legal de la marihuana al nivel que se está haciendo en EEUU, Canadá u Holanda, que al menos sea cabal con respecto a la propuesta de los clubes cannábicos.

Alberto Fernández afirma que el 41% de los 137 locales de cannabis inspeccionados en 2017 han sido sancionados por no tener las instalaciones en condiciones.  En vez de ponerle la zancadilla a estos locales, un político responsable debería considerar en qué medida sirven para sacar el consumo de la calle y reducir la delincuencia asociada a mafias y menudeo.

Por último, no, el turista cannábico que llega a Barcelona puede ser tan normal como cualquier otro turista, y de hecho lo es. No es cierto que el turismo cannábico en la ciudad suponga un problema de imagen o de banalización de las drogas. Eso es demagogia.  Lo que se está banalizando aquí es la capacidad de la sociedad de una ciudad europea moderna y cosmopolita por ser responsable.

En Nekwo nos felicitamos porque una de nuestras ciudades lo esté haciendo suficientemente bien como para aparecer en las guías internacionales del turismo cannábico. No en vano acoge Spannabis, la feria de la marihuana considerada como el mayor evento cannábico de Europa, además de Expogrow Business Barcelona, una propuesta que acaba de nacer y pretende ser un punto de encuentro para dinamizar el negocio del sector cannábico español e internacional.

La tendencia está clara, señor Fernández. El del cannabis es un tren que solo va hacia adelante y cuanto más obstruyamos su paso más atrás nos quedaremos con respecto a otras sociedades más modernas que ya han dado el paso, más oportunidades de negocio perderemos y menos posibilidades de generación de empleo brindaremos a la sociedad.

 

San Francisco quiere anular todas las condenas por posesión o consumo de marihuana desde 1975

San Francisco es un ejemplo más de que conforme más se liberaliza la planta, más evidente se hace la absurda injusticia en que nuestros sistemas legales han incurrido durante décadas e incurren actualmente en la mayoría de los casos.

Esta injusticia la podemos apreciar de forma nítida en la decisión del Fiscal del Distrito George Gascon de anular inmediatamente todos los delitos menores relacionados con la marihuana desde 1975. La medida también borrará el historial de arrestos por esta causa de las personas implicadas. San Francisco planea también revisar todos los delitos más graves registrados durante ese periodo y, en los casos apropiados, rebajarlos a delitos menores.

 

En palabras del mismo fiscal Gascon:

“Queremos abordar los errores cometidos por los fracasos en la guerra contra las drogas durante muchos años en este país y comenzar a reparar parte del daño cometido no solo a la nación entera, sino específicamente a las comunidades de color”.

Estas palabras revelan tres cosas fundamentalmente: 1) que las políticas para gestionar la relación de determinadas drogas con la sociedad han sido un fiasco, 2) que no solamente no han funcionado sino que han hecho y hacen más mal que bien, activando mafias, criminalizando a inocentes y obstruyendo programas de educación sobre las drogas y 3) que el prohibicionismo de la marihuana se basó también en un componente racista nada desdeñable.

Criminales que nunca lo fueron

La decisión se basa en el cambio de legislación que entró en vigor a comienzos de este año en el estado de California, según el cual queda regulado el consumo recreativo legal de marihuana. Con este nuevo estatus legal de la planta, las condenas emitidas por actos que ahora han dejado de ser delito ya no son legítimas y los condenados por crímenes relacionados con la marihuana pueden solicitar que sus casos sean revisados. Pero dado que la difusión de la medida ha sido escasa y el proceso para llevarla a cabo exige cierta burocracia, muchos afectados, o no se han dado cuenta de que pueden solicitar la revisión de su historial y su eventual anulación, o tendrían dificultades para llevarla a cabo, de ahí que el Fiscal del Distrito esté impulsando una revisión automática de las condenas sin que se tengan que procesar tras una solicitud.

“Así pues, en vez de esperar a que la comunidad actúe, estamos nosotros actuando por la comunidad” dijo Gascon en un ejemplo de actitud proactiva del que deberían tomar nota muchos políticos.

Gascon estima que alrededor de 3000 condenas serán automáticamente anuladas y 5000 condenas por crímenes más graves, revisadas y eventualmente reducidas. La ley se aplicará pues retroactivamente a las condenas anteriores a su implementación. Por ejemplo, si alguien fue condenado por poseer una onza de marihuana, la condena se anulará porque ya no es ilegal según la ley de California.

La falta de ética y responsabilidad social que el prohibicionismo de la marihuana ha ejercido durante años queda expuesta en San Francisco con todas sus vergüenzas al aire: tantísimas personas con vidas y carreras truncadas, enredadas o echadas a perder por un sistema que decidió tratarlas como criminales. Solo en California hablamos de medio millón de arrestos en los últimos 10 años relacionados con la marihuana, y hasta un millón de personas en el estado tienen condenas revisables en su historial.

La iniciativa de San Francisco debería hacer saltar los colores a los responsables homólogos de aquellos estados o países que se empeñan en criminalizar la planta. Por supuesto, es deseable que esto sea un precedente y un ejemplo que impulse decisiones análogas en tantísimos lugares donde gente absolutamente normal se encuentra entre los barrotes por consumir marihuana.

¿Es seguro el consumo de CBD durante el embarazo?

El aumento del consumo de marihuana entre las embarazadas en EEUU, hace más pertinente la urgencia de conocer la respuesta a la cuestión de hasta qué punto es seguro el consumo de CBD durante el embarazo.

La respuesta rápida es la misma que daríamos con respecto al alcohol o el tabaco: el consumo de marihuana durante el embarazo es peligroso para el desarrollo del bebé, por lo que su uso durante esta etapa lo desaconsejamos totalmente. Una vez aclarado esto, ¿qué pasa con los productos basados en el CBD?, ¿son igualmente peligrosos consumir CBD durante el embarazo?

El CBD o cannabidiol es el principal cannabinoide no psicoactivo presente en la marihuana. Esto quiere decir que el CBD no es el responsable del colocón, como los es el THC. Sin embargo, posee múltiples y demostradas propiedades terapéuticas como analgésico, antiinflamatorio, antiemético (reduce la náusea y el vómito), así como eficaz en el tratamiento de trastornos afectivos.

También se usa en el tratamiento de artritis y epilepsia, y se investiga su capacidad para combatir células precursoras del cáncer. Muchas de estas propiedades pueden ser aprovechadas para tratar desórdenes propios del embarazo (dolores, náusea, cambios de humor…)  con más seguridad que mediante el empleo de medicamentos sintéticos.

La forma más segura de consumir CBD durante el embarazo es mediante extractos 100% naturales del cannabis, ya sea en forma de aceite, cápsulas o lociones. Los productos basados en CBD, sin trazas de THC, son legales incluso en muchos lugares donde el cannabis es ilegal. En cualquier caso, si consideras consumir CBD durante el embarazo, conviene tener en cuenta una serie de advertencias:
1) Evita los productos publicitados como “ricos en CBD”, lo cual implica habitualmente que contienen THC. Las mujeres embarazadas deben evitar el THC aunque se encuentre presente en cantidades mínimas.
2) Evita fumar. Los químicos producidos en la combustión afectan negativamente el desarrollo del bebé.

3) Evita productos comestibles manufacturados con CBD. Durante el embarazo se deben evitar todos los químicos potencialmente peligrosos y una manera efectiva de hacerlo es evitar consumir comestibles que no hagas tú misma o de los que no tengas garantías absolutas sobre su origen e ingredientes.

4) Si decides consumir CBD, emplea su forma más orgánica: extractos 100% naturales de cannabis.

 

¿Es entonces seguro el consumo de CBD  durante el embarazo?

La investigación de las propiedades y efectos del cannabis y sus componentes es relativamente reciente. El consumo de cannabis y en particular de productos con THC está desaconsejado no sólo en embarazadas, sino en mujeres (¡y hombres!) que estén intentando tener un hijo, además de durante la lactancia. El sistema endocannabinoide de nuestro organismo regula muchísimas funciones (humor, apetito, metabolismo, memoria, sueño, movimiento, respuesta inmunológica…) y juega un papel fundamental en el desarrollo de un niño.

Los compuestos del cannabis pueden interferir en el desarrollo normal del cerebro, pero, así como existe una mayor literatura científica acerca del peligro potencial del THC en el embarazo y en el desarrollo del niño, hay muy poca acerca de la influencia del CBD.

Podemos estar razonablemente seguros de que el CBD es mucho menos pernicioso que el THC durante el embarazo, y no hay evidencia de que su consumo moderado esté asociado a problemas perinatales o del desarrollo del bebé.

En cualquier caso, apelamos a la responsabilidad de cada cual y, a falta de mayor información, recomendamos aparcar el consumo de cannabis en cualquiera de sus formas hasta que la seguridad del niño no esté comprometida. Confiamos en que la progresiva liberalización de la marihuana estimule la investigación para dar una respuesta definitiva a esta cuestión.

Ranking de precio de la marihuana por ciudades

La semana pasada os ofrecimos una lista con los países del mundo más consumidores de marihuana. Pero, ¿Cuál es el precio de la marihuana en diferentes ciudades? ¿Existe alguna relación entre el estatus legal y el precio?

La compañía Seedo, conocida por su sistema automático de hidroponía para cultivar marihuana, desde la semilla hasta la cosecha sin tener que hacer prácticamente nada, ha elaborado una lista del Índice del Precio del Cannabis 2018, que incluye detalles sobre el precio del cannabis en 120 países. El director de marketing de Seedo, Uri Zeevi, expone una de las conclusiones más destacables que ha proporcionado el estudio con el que se ha elaborado la lista:

“Este estudio ha revelado algunos aspectos increíbles acerca del tipo de ingresos públicos que la legalización de la marihuana generaría. Toma por ejemplo la ciudad de Nueva York, que es la ciudad con mayor nivel de consumo en el estudio, con 77,44 toneladas métricas de cannabis al año. Si se gravase allí la marihuana con el nivel de impuestos medio sobre el cannabis en Estados Unidos, la ciudad generaría 156,4 millones de dólares en impuestos públicos potenciales al año. Esto sería equivalente a suministrar tres meses de comidad escolar gratis a cada alumno de escuela pública en Nueva York”.

 

El precio de la marihuana es más caro en Asia y más barato en Latinoamérica

El estudio también ha revelado que no existe siempre una relación inversamente proporcional entre precio y nivel de consumo o incluso estatus legal. En los extremos de la lista se ubican Tokio y Quito como las ciudades en las que la marihuana es más cara y más barata respectivamente. En la capital japonesa un gramo cuesta alrededor de 26,3€ mientras que en la ecuatoriana poco más de 1€. Aunque resulte demasiado obvio, queremos subrayar la enorme diferencia que se da aquí: ¡con lo que te gastas en marihuana en Tokio podrías comprar 26 veces más en Quito! La capital coreana Seúl se encuentra en segundo puesto, seguida de Kioto, Hong Kong y Bangkok. Entre las diez ciudades con marihuana más cara encontramos tres europeas: Dublín (Irlanda, con 7,43€/g), Tallinn (Estonia con 16,91€/g) y Oslo (Noruega con 15,42€/g).

Las otras siete ciudades del top ten están en Asia, un continente en el que los países tienen con frecuencia posturas muy conservadoras y legilsaciones muy duras contra la marihuana. Por ejemplo en Japón y, en concreto, en Tokio y Kioto, los elevadísimos precios son un reflejo de la ley de control del cannabis según la cual el consumo y posesión son castigables con hasta cinco años de prisión, además de exponerte como ciudadano a exclusión social y pérdida de empleo.

Sin embargo en Ecuador, donde el estudio ha hallado el cannabis más barato, la posesión para consumo personal hasta 10 gramos es legal. Quito encabeza pues la lista de ciudades con marihuana más barata y le siguen Bogotá (Colombia, donde es legal hasta 22 gramos para uso personal), Asunción (Paraguay, legal hasta 10 gramos), Jakarta (Indonesia, donde no solo es absolutamente ilegal desde que, irónicamente, fuese prohibida en la época de la colonia holandesa, sino que te puede caer un mínimo de 4 años por posesión y consumo) y Ciudad de Panamá (Panamá, donde es ilegal totalmente). Entre las diez más baratas solo Antwerp en Bélgica es la única europea, con 3,46€/g.

Madrid y Barcelona aparecen en los puestos 85 y 100 respectivamente, con precios entre los 5 y 6€.

La lista fue elaborada con datos suministrados por consumidores de cannabis en páginas de crowdsourcing como PriceoOfWeed.com y MarijuanaTravels.com, además de emplearse algoritmos para ajustar valores atípicos. Luego se evaluaban los resultados comparándolos con reportes anecdóticos públicos de consumidores de cannabis y los precios nacionales reportados en el informe de 2017 de la Oficina Nacional de las Naciones Unidas contra las Drogas y la Delincuencia. También ofrece datos de cuántos ingresos reportaría su legalización si se le aplicase las tasas de impuestos del tabaco o el impuesto medio de la marihuana en EEUU.