Actualidad del cannabis

Noticias, informaciones y toda la actualidad del cannabis para estar informado de todos los cambios y avances en España y el resto del mundo. ¡Entérate en Nekwo!

Miles de alemanes se manifiestan a favor del cannabis en Berlin

Por la legalización completa del cannabis, una multitudinaria marcha copó las calles convirtiéndose en una gran manifestación a favor del cannabis en Berlín.

“Ilustración en lugar de prohibición”. Bajo ese eslogan miles de manifestantes salieron a las calles de Berlín el pasado sábado en la “Hanfparade”, una marcha que se realiza desde hace diez años a favor de la legalización del cannabis como recurso, medicina y recreación.

Como una gran fiesta callejera llena de música electrónica a todo volumen y vestimentas con motivos cannábicos, la caravana salió de la plaza Alexanderplatz y recorrió el distrito gubernamental. Pasó, parte caminando y parte bailando, por las inmediaciones del Parlamento y la Cancillería, con pancartas que tenían frases como “sin hierba no hay diversión”, “ninguna planta es ilegal” o “adiós a la prohibición”.

La “Hanfparade” entregó también la llamada “Declaración de Berlín”, que brega por el fin de la criminalización de los usuarios y la amnistía de quienes consideran “víctimas de la guerra contra las drogas”.

Entre los oradores estuvo Werner Graf, ex – líder del partido opositor Alianza 90/Los Verdes, quien también criticó que muchos berlineses fueran perseguidos por  consumir marihuana, incluso dentro de sus propios hogares.

Para la ley alemana, el cannabis solo es legal con prescripción médica, según se estableció en marzo de 2017, aunque incluso antes de ello había unos mil pacientes autorizados a utilizarlo como tratamiento.  Según la publicación farmacéutica Deutsche Apotheker Zeitung, se recibieron más de 5 mil órdenes en los primeros cuatro veces luego de la legalización del cannabis medicinal. Además, se prepararon 10 mil seiscientos remedios con cannabis y se distribuyeron otros 12 mil quinientos productos medicinales terminados con contenido de cannabis o extracto de cannabis.

Cualquier otro uso del cannabis está actualmente prohibido, aunque la Ley de Narcóticos considera que puede permitirse la tenencia de una “pequeña cantidad”. La Corte Suprema fijó esa “pequeña cantidad” en 7.5 gramos, pero cada estado tiene su interpretación: hasta 6 gramos se permiten en casi todas partes, como en Renania del Norte, que acepta 10 gramos, o Berlín, donde se pueden tener hasta 15.

La ilegalidad, sin embargo, no ha mermado la cantidad de consumidores, que por el contrario viene en acenso, especialmente en la franja que va de los 18 a los 25 años.

La coalición gobernante comandada por Ángela Merkel ya se ha expresado terminantemente en contra de la legalización completa de la marihuana, aunque tanto los neoliberales del Partido Libre Democrático como el partido de izquierda Die Linke y los ya mencionados Alianza 90/Los Verdes han unido fuerzas contra la actitud del gobierno.

Sin embargo, y a pesar de la posición del oficialismo, el mes pasado finalmente se ha llamado a concurso para obtener licencias de cultivo, luego de un intento fallido de hacerlo el año pasado. El plan busca producir 10 mil cuatrocientos kilos de cannabis medicinal en los próximos cuatro años, un número que parece modesto para los estándares de países como Canadá, pero que es una puerta de ingreso al mercado potencial más grande de Europa, y a todo el continente.

 

¡Cuidado! Ese aceite de CBD podría ser falso

En Estados Unidos están proliferando los productos con CBD adulterados que tienen cantidades inferiores a las informadas, o directamente otras sustancias, de alta toxicidad.

En Estados Unidos el CBD se ha convertido en una sensación. El cannabinoide no tiene la misma regulación que su hermano el THC, por lo que se comercializa comúnmente como suplemento para la salud en distintas tiendas naturistas o por sitios como Amazon e e-Bay. El entusiasmo es entendible, ya que se está hablando cada vez más de sus beneficios saludables, con apoyo público de deportistas como el ex – jugador de fútbol americano Andre Reed y de personajes del espectáculo como la actriz Kristen Bell, ganadora del People´s Choice Awards por su trabajo en la serie The Good Place. La aceptación del público del CBD como un compuesto medicinal implica también dólares invertidos en una industria con un valor que se espera que sobrepase los dos mil millones de dólares para la próxima década. Por desgracia, eso también implica la aparición de productos adulterados que pueden ir de una ser decepción a una intoxicación severa.

A comienzos de este año en el estado de Utah 52 personas se intoxicaron con CBD falso, con síntomas como convulsiones, confusión, nauseas o alucinaciones, o bien con la clara sensación de sentirse colocado cuando el CBD, que no es psicoactivo, no debería producir eso. Los productos tenían la marca “Yolo CBD oil” y no tenían información de su procedencia o composición. Lo que sí contenían era el cannabinoide sintético de nombre 4-cyano CUMYL-BUTINACA, o 4-CCB, más conocido como K2 o “Spice” con una reputación ya ganada por sus severos efectos secundarios.

El caso de Utah es especialmente grave, pero existen otros tipos de adulteración que, si bien no tienen efectos tan nocivos, pueden implicar llevarse un verdadero chasco. Muchos productos que claman tener CBD podría ser falso. De acuerdo a un estudio, de 84 productos comprados online, tan solo un tercio contenían la cantidad de CBD que decían sus etiquetas, el 40% tenían menos del especificado, y el 26% tenía mayor cantidad. Incluso había un 20% con cantidades de THC suficientemente altas como para dar positivo en los análisis de drogas.

 

¿Cómo saber si el CBD es auténtico?

La mayoría de la gente no anda por ahí con kits de ciencia para analizar los productos, pero sí se puede prestar atención a algunas cosas para cerciorarse en la medida de lo posible de que estemos lidiando con una empresa seria y responsable.

Por un lado, es importante ver si se indica la proveniencia de la materia prima. Una compañía que brinda información sobre el cáñamo que utiliza nos ayuda a confiar en ella. Tanto si es importado como si es cultivado por ellos mismos. Cuando más se esmeren en informar a sus clientes sobre la elaboración del aceite de CBD, más confianza se podrá tener en esa empresa. En cambio las adulteraciones no suelen tener más información que la mínima indispensable, e incluso en algunos casos algo tan escueto como la inscripción “aceite de CBD”. Si se trata de cáñamo importado, también se puede verificar si la empresa que lo provee es rastreable. Una simple búsqueda online arrojará resultados sobre si tienen redes sociales o algún tipo de sitio web que permita asegurarse de que, en efecto, existen y se preocupan por que los clientes los conozcan.

La legalización trae oportunidades para el mercado cannábico en Reino Unido

El Reino Unido se posiciona como un mercado prometedor después de que se anunciara la legalización del cannabis con fines medicinales. Es por ello que la legalización trae oportunidades para el mercado cannábico en Reino Unido.

El pasado jueves las autoridades del Reino Unido anunciaron la legalización de las medicinas a base de cannabis. En rigor, el cannabis dejará de ser una droga de categoría 1 y pasará a ser de categoría 2, lo que quiere decir que si bien se la considera de gran potencial adictivo y se la mantiene regulada, ahora se le reconocen sus propiedades medicinales y puede ser recetada legalmente por un médico.

 

Esto es un gran cambio con respecto a la tradicional postura del Reino Unido frente al cannabis, que no permitía ningún tipo de posesión de cannabis, con algunas excepciones, como los permisos de investigación que emite el Estado.

 

Recientemente el tema estuvo en las primeras planas por los casos de Alfie Dingley y de Billy Caldwell, dos niños con epilepsia a quienes se había negado el tratamiento con aceite de cannabis.

El Ministro del Interior Sajid Javid dijo: “Los casos recientes con niños enfermos me dejó claro que nuestra posición sobre los productos medicinales derivados del cannabis no era satisfactoria.” Sin embargo, Javid dejó bien en claro que esta reclasificación para casos clínicos “excepcionales” no implica un paso hacia la legalización con fines recreativos.

 

El mercado cannábico en Reino Unido

 

Aunque pueda parecer paradójico, mientras el gobierno del Reino Unido mantenía hasta hace apenas unos días que el cannabis no tenía ningún valor medicinal, se trata según un reporte de Naciones Unidas del mayor productor mundial de marihuana con fines medicinales y de investigación, con el 44.9% del total mundial, y también el mayor exportador, con cerca de un 70% del total.

Mientras tanto, su mercado ilegal fue recientemente estimado por el Institute of Economic Affairs en 2 mil ochocientos millones de euros, y tiene el potencial dejar más de mil cien millones de euros al año en impuestos.

El interés de los inversores en Gran Bretaña ya se hizo sentir desde comienzos de este año, cuando Oxford Cannabinoid Technologies recaudó 8 millones quinientos mil euros de varios inversores, entre los que se cuenta Casa Verde, la firma que pertenece al rapero estadounidense Snoop Dogg. Además, la inversora Sativa Investments recaudó 1 millón doscientos mil euros el pasado marzo.

Este mercado interno se suma al potencial del mercado europeo. De acuerdo al co-fundador de la consultora especializada Prohibition Partners, Stephen Murphy, el futuro tamaño de ese mercado no es fácil de predecir, pero se trata de una industria que definió como “única en el mundo”.

 

“Hay muchas estimaciones, pero creemos que irá de cero a 56 mil millones de euros en una década. Se trata de una oportunidad increíble”, consideró Murphy.

La Mar de Músicas desplegó sus mil y un sonidos

Rubén Blades, Gregory Porter, Salvador Sobral o Alba Molina lucieron la semana pasada en el festival de La mar de Músicas que acoge Cartagena desde hace 24 años

 

 

Esta vida pide otra, que decían los maños Tachenko. Al menos mientras alguien no patente el teletransporte o el desdoble de almas. Apenas anda uno recuperándose de un festival, enseguida lo empalma con otro del que apenas puede degustar menos de la mitad de su programación, porque su semana de conciertos se ensarta con precisión en nuestro saturadísimo calendario entre dos fines de semana que sustancian dos de las citas más concurridas de la costa mediterránea. El cartagenero La Mar de Músicas llegaba este año a su vigesimocuarta edición (vaya, las mismas que el FIB, cuyo inicio coincidía en fechas) con la misma fidelidad a sus principios, los que ha mantenido durante casi un cuarto de siglo: cartel ecléctico, muy internacional y con preferencia por sonidos de latitudes que nos son muy lejanas (este año era Dinamarca el país invitado), siempre acercando su oferta al público (los conciertos gratuitos de la Plaza del Ayuntamiento, las proyecciones cinematográficas y los talleres infantiles) y apostando por nombres fiables pero no demasiado trillados.

 

Quien esto firma no llegó a tiempo – por aquello tan viejo de la imposible multiplicación de los panes, los peces y los hombres – de ver conciertos como el del enorme Rubén Blades y la imponente Nathy Peluso, pero tanto sus actuaciones en los Jardines de Viveros de Valencia como en el recinto del FIB (respectivamente) nos aportaron pruebas como para dar crédito a quienes cuentan que fueron de lo mejor de un cartel que gozó de una nómina variopinta: Morcheeba, Texas, The Human League, Songhoy Blues, Fatoumata Diawara o Soleá Morente con Napoleón Solo (todos ubicados en la parte más noble de su cartelería, por decirlo de algún modo).

 

La forma en la que La Mar de Músicas se imbrica en la ciudad portuaria – y muy castrense – es uno de sus principales atractivos: si hasta el año pasado un antiguo cuartel de artillería acogía en su patio algunos de sus mejores conciertos, en esta ocasión fue un reformado cuartel de instrucción de marinería (que nació como cárcel a finales del siglo XVIII) el que abrigó actuaciones tan imponentes como la de Alba Molina, recreando de forma emocionada – y emocionante – el repertorio de Lole y Manuel con la aportación de excepción de su madre, Lole Montoya.

 

No deja de ser en cierto modo una bendita paradoja del destino que un recinto que se ideó para enmanillar con grilletes a legiones enteras de combatientes haya acabado acunando espectáculos en los que si algo se plasma es una innegociable libertad creativa. La misma que lucieron allí mismo dos de los nombres más proteicos de ese pequeño país que es Dinamarca, y del que tan poco conocemos más allá de un diminuto puñado de artistas como Efterklang, Mew o The Raveonettes, que con tanta frecuencia nos visitan.

 

El flamígero rock psicodélico de The Savage Rose, liderado por la veteranísima Annisette Koppel (69 años, lo más parecido a una Janis Joplin danesa) o la propuesta híbrida de la singular cantautora feroesa (de islas Feroe, vaya) Eivør fueron dos de sus estimulantes presencias. Otro punto cardinal que sumar a la confluencia de sonidos de La Mar de Músicas, tradicionalmente escorada a Latinoamérica y África. El extraordinario e hipnótico concierto de los malienses Bamba Wassoulou Groove en la plaza del ayuntamiento, por cierto, fue otro de los buenos momentos que pudimos disfrutar.

 

La misma buena acogida se les dispensó a Gregory Porter o a Salvador Sobral en el auditorio del Parque Torres, en lo alto de la colina que preside la ciudad. Con el primero ocurre algo parecido a lo que pasa tras ver un partido de la selección francesa de fútbol: despliega su vozarrón con la misma suficiencia, pero a la vez con similar carencia de fantasía. Complace, pero no enamora. Es un portento, pero no se aparta ni un milímetro de los convencionalismos de una fórmula soul jazz satinada a la que no le vendría mal un meneo, un chute de lo que sea, un arrebato de genio.

 

Más aún si además remata la faena con versiones sumamente reverentes de Nat King Cole. Salvador Sobral, por contra, seduce desde el arrullo, y no desde la potencia. El rango expresivo de su jazz vocal escanciado con la saudade del fado tampoco es la panacea, pero derrochó el encanto personal de quien se encuentra con la notoriedad prácticamente sin quererlo, por la vía menos – en su caso – deseada, la que le brindó su triunfo en Eurovisión 2017. Acompañado por trío básico de jazz (piano, contrabajo y percusión), el lisboeta se metió al público en el bolsillo por versatilidad y por esa ausencia de pretensiones con la que lo aborda todo, complacido de estar gozando de una bola extra tras su inesperado éxito y la viabilidad del trasplante de corazón al que fue sometido.

Los suplementos deportivos a base de cannabis hacen un fichaje estelar

La empresa líder estadounidense Medical Marijuana Inc. contrató como representante de su subsidiaria Kannaway a la estrella del fútbol americano Andre Reed para dar a conocer los suplementos deportivos a base de cannabis.

Son varios los deportistas que en los últimos tiempos han expresado públicamente que utilizan CBD como suplemento para mejorar la recuperación muscular y calmar los dolores asociados a la práctica de actividades físicas. Los luchadores de artes marciales mixtas Gina Mazany y Nate Díaz, que compiten en el Ultimate Fighter Championship (UFC) lo han hecho, e incluso Díaz utilizó un vaporizador en vivo durante una conferencia de prensa. En la liga profesional de Fútbol Americano, la NFL, los jugadores Leonard Marshall, Eugene Monroe y Derrick Morgan aseguraron que lo usan, y este último apoya la campaña Bright Lights, que busca incentivar las investigaciones científicas sobre los beneficios del CBD en el deporte. Ahora, es el ex – jugador Andre Reed, una leyenda dela NFL, quien se sumó al apoyo al CBD, pero esta vez como representante oficial de los productos de Kannaway, una subsidiaria de Medical Marijuana, la primera compañía cannábica estadounidense en cotizar en bolsa.

Reed, que fue ingresado al Salón de la Fama del Fútbol Profesional, es el nuevo vocero de Kannaway, y sostiene que usa regularmente los productos de CBD de la marca. El CEO de Medical Marijuana, el Dr. Stuart Titus, expresó: “Estamos encantados de trabajar con individuos como Andre Reed, quien no solo ha tenido una gran experiencia con este suplemento tan beneficioso, sino que también quiere ayudar a compartir su experiencia con otros. Esperamos que este apoyo y difusión nos ayude a incrementar el conocimiento público de los beneficios del CBD para la salud y el bienestar”.

El negocio de los suplementos deportivos a base de cannabis

El negocio de los suplementos nutricionales y deportivos es altamente lucrativo: de acuerdo a la consultora Zion Market Research, se trata de un mercado que alcanzaba los 28 mil trescientos setenta millones de dólares en 2016, pero se anticipa que llegue a los 45 mil doscientos setenta para 2022. No es de extrañarse, entonces, que Kannaway busque obtener una parte, y atletas reconocidos tales como Reed permiten legitimar al CBD y alejarlo de la imagen negativa que los años de prohibición le dieron a los cannabinoides.

Por otro lado, no son solo los deportistas quienes contribuyen al cambio de paradigma con respecto al cannabis y el deporte. Desde el primero de enero de este año, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que está a cargo del testeo de drogas en los Juegos Olímpicos, la UFC y otros eventos deportivos, removió al CBD de las listas de sustancias no permitidas. De acuerdo a la agencia, el CBD no cumple ninguno de los criterios que pueden llevar a que una droga sea vetada: no actúa como un potenciador del desempeño, no representa riesgo de salud para los atletas y no viola el espíritu deportivo.

Por su parte, si bien la NFL sigue considerando al cannabis una sustancia prohibida, la liga se comprometió a estudiar sus efectos positivos, y los equipos sencillamente no tienen gran interés por penalizar a los consumidores. Según aseguró el recientemente retirado Martellus Bennett, “cerca del 89%” de los jugadores consumen marihuana medicinal para ayudarlos con los dolores musculares y la inflamación que producen los golpes propios de este deporte. Además, existen estudios que sugieren que el cannabis podría ayudar a combatir la Encefalopatía Traumática Crónica, una enfermedad neurodegenerativa que se produce cuando se reciben múltiples lesiones cerebrales traumáticas, y que es muy común en el fútbol americano.

El apoyo de los atletas es clave para que el CBD pueda ser aceptado en todas las competiciones, dado que ellos son los principales interesados en usarlo para cuidar su salud. Kannaway ha tomado nota, y se ha sumado un punto importante al contratar a Reed como su vocero. Y tanto en las competiciones deportivas como en las comerciales, sumar puntos tempranamente puede ser decisivo.

Las empresas de cannabis apuntan a la industria alimenticia y de bebidas para atraer talentos.

De cara a la próxima legalización del uso  recreativo del cannabis en Canadá, las empresas de cannabis buscan tentar a profesionales especializados a sumarse a sus equipos.

El 17 de Octubre de 2018 entrará en efecto la legalización del cannabis para uso recreativo en Canadá, que ya cuenta con una importante industria dedicada a la marihuana medicinal. Las empresas canadienses, atentas a las nuevas oportunidades comerciales que traerá este cambio en el estatus legal, se preparan para competir a lo grande, y para ello están a la búsqueda talentos con los que engrosar sus filas. Por ello,  los sectores de alimentos y bebidas están en el ojo de los responsables de RRHH., que buscan atraer profesionales altamente calificados y con conocimientos de gran utilidad para la joven industria cannábica.

“Los alimentos y bebidas tienen mucha regulación, y requieren lidiar con el gobierno, con impuestos y con distribución, las mismas cosas con las que tenemos que vernos nosotros”, expresó Jay Wilgar, CEO de Up Cannabis Inc., con base en la ciudad de Oakville, Ontario. La empresa, que actualmente cuenta con 80 empleados, espera aumentar su planta a unos 200 para fines de 2019.

Algo similar sostuvo Jordan Sinclair, vicepresidente de comunicaciones de Canopy Growth, una de las empresas cannábicas más grandes de Canadá: “No hay demasiados talentos ejecutivos en la industria del cannabis porque aún es nueva. Ponemos la mira en industrias como la de la cerveza, la producción de alimentos o la farmacéutica porque todas ellas requieren habilidades que se aplican al cannabis de distintas formas”.

Canopy Growth cuenta con Dave Binoni como director de marketing, quien es un veterano de la industria cervecera. De acuerdo a Sinclair, era la persona ideal gracias a que ya tiene experiencia con productos regulados que apuntan a un público adulto, lo cual le da una ventaja competitiva.

Sin embargo, no son los únicos que esperan tentar a profesionales de esas industrias para sumarse a sus equipos. De hecho, los ejemplos abundan. Recientemente, Harvest One Cannabis Inc., con base en Vancouver, nombró como director ejecutivo a Grant Froese, quien durante 38 años trabajó en  la  compañía alimenticia y farmacéutica Loblaw Cos. Ltd., donde se desempeñó como director de operaciones. GreenTec Holdings Ltd., con sede en la ciudad de Kelowna, hizo lo propio con dos altos rangos de la manufacturera de bebidas y alimentos Sun-Rype Products Ltd.: nada menos que el presidente, David Lynn, y el analista de seguridad alimenticia y experto en regulaciones, Stefan Sarachie.

Sin embargo, hay quienes no se sienten cómodos trabajando en la industria del cannabis debido al estigma que aún le pesa por haber sido ilegal, según asegura Miriam Groom, vicepresidente de la agencia de empleos de Montreal Groom & Associates. Además, no es fácil atraer a los cargos altos, que ya gozan de salarios altos y muchos beneficios, y solo las empresas con bolsillos holgados pueden permitírselo.

Por otro lado, hay quienes consideran una gran oportunidad formar parte de una industria joven y llena de oportunidades, que puede proporcionarles mayor crecimiento y estímulo que industrias establecidas.

Además, la legalización de productos comestibles y bebidas elaboradas con cannabis que se espera para 2019 proveen un incentivo extra que se espera que haga esta tendencia todavía más pronunciada. Dado que el caso Canadiense permite vislumbrar el futuro del cannabis, quizás no sea mala idea que quienes aspiren algún día formar parte de compañías dedicadas a la marihuana legal se posicionen en la industria de los alimentos y la de las bebidas. Algún día, alguien de RRHH. puede llamar a su puerta para ofrecer el trabajo soñado.

 

The Clear, el destilado californiano por excelencia, introduce su nuevo producto a base de CBD

La compañía que lidera la industria de destilados presenta nuevos productos de CBD para expandir sus fronteras comerciales al estado de Colorado.

The Clear fue uno de los primeros emprendimientos comerciales de extracción y destilado de THC, y en California (donde fue fundado) tuvo un impacto tal que para muchos “The Clear” es sencillamente sinónimo de cualquier destilado. Ahora, la empresa busca expandir sus fronteras con un desembarco en el estado de Colorado, pero esta vez con una novedad: destilado de CBD.

El cannabidiol (CBD) conlleva muchos menos problemas legales que el tetrahidrocannabinol (THC), y dado que puede extraerse del cáñamo, cuyo cultivo es mayormente legal, no necesariamente aplican las mismas restricciones que para los productos ricos en THC. Esto ha llevado a varias empresas cannábicas a fabricar y vender productos con CBD como suplementos para la salud y así expandir sus mercados. El CBD es conocido por sus propiedades medicinales, con usos como el tratamiento de la ansiedad, el alivio del dolor y la inflamación, las convulsiones y desórdenes del sueño, entre otros.

Además, el CBD no produce los mismos efectos psicotrópicos del THC, o sea que no te deja colocado, y por lo tanto es ideal para su uso como medicina. The Clear se propone ahora proveer de un producto vaporizable a quienes busquen buscan los beneficios del CBD sin tener que ingerir humo ni quedar colgados haciendo una maratón de series para luego caer en un atraco de patatas fritas.

De acuerdo a The Clear, la nueva línea de productos vaporizables contienen más de 99% de CBD, y cada inhalación entrega alrededor de diez miligramos. Actualmente se ofrecen sabores que incluyen arándanos, uva, lima-limón, crema de naranjas, piña y fresas.

Qué es el destilado The clear

Aunque muchos lo conozcan con el nombre de su marca más famosa, el destilado es una forma de extracción del THC (y ahora también el CBD) que se realiza mediante un proceso de destilado molecular, similar al que se utiliza para hacer acetona, gasolina y diesel a partir del petróleo. Para ello se congela el aceite de hachís (butane hash oil) refinado con alcohol o etanol y se destila para concentrar aún más el cannabinoide. También se usan máquinas industriales que separan a los cannabinoides termalmente.

El proceso tiene como consecuencia la separación de los terpenos, que son los que proporcionan el sabor y el aroma, por lo que frecuentemente se extraen por separado y se añaden posteriormente, para que sea posible disfrutar también de algún sabor que acompañe el cannabinoide.

 

Líbano apuesta a la legalización del cannabis para impulsar su economía

Una consultora propuso al gobierno de Líbano la legalización del cultivo de cannabis con fines medicinales para sumarse a un mercado global que, según predicciones, moverá 32 mil millones de dólares para 2022.

Para apuntalar su economía, la República Libanesa se estaría preparando para legalizar el cultivo de cannabis con fines medicinales. La movida, que fue propuesta por la consultora McKinsey & Company, tiene perfecto sentido: después de todo, el Líbano es actualmente el tercer productor mundial de hachís, y ya cuenta con grandes extensiones y cultivadores muy especializados, que por el momento se dedican al tráfico ilegal.

La producción actualmente está comandada por un grupo de clanes del valle de Bekaa, en el este del Líbano, que han acumulado gran poder a lo largo de los años, e incluso cuentan con verdaderos arsenales que les permiten enfrentarse – con todo éxito – a las autoridades. Estos grupos, sin embargo, verían con buenos ojos la posibilidad de una industria legal, según aseguró su vocero Qassem Tlaiss, aunque aún no está claro si el plan oficial contemplaría la formalización de estos cultivos y su ingreso a los mercados, o bien una industria paralela. Lo cierto es que el Estado libanés no tiene mucho poder en la zona, que presenta un entramado complejo de intereses que incluyen la presencia de Hizbolá, un movimiento político chií con poderío militar similar al del ejército libanés y que, de acuerdo a Tlaiss, no estarian de acuerdo con el proyecto. Queda por verse de qué manera se podrá poner en efecto la legalización.

Es importante destacar que la zona cuenta con una larga tradición de cultivo de cannabis que se remonta a las épocas del Imperio Otomano, y tuvo su pico durante la guerra civil, entre 1975 y 1990, cuando se transportaban unas 2 mil toneladas de cannabis al año.

Uno de los factores que afectan negativamente a la economía libanesa es, justamente, la gran cantidad de personas que trabajan en la industria ilegal del cannabis, a los que se persigue actualmente por tráfico de drogas. Según informó el periódico inglés The Guardian, en el distrito Baalbek-Hermel hay aproximadamente 42 mil personas con órdenes de detención pendientes, que no pueden conseguir otros empleos por culpa de ello, y no tienen opción que seguir trabajando en la ilegalidad. Además, según el vocero de los clanes del valle Qassem Tlaiss, es la ausencia del Estado en la zona lo que llevó al desarrollo de la industria ilegal, ya que no existen muchas otras opciones para sus habitantes.

Otro factor de mucho peso en la economía libanesa es la guerra en Siria, su país vecino. De acuerdo al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), hay aproximadamente un millón de sirios indocumentados en el Líbano desde que comenzó la guerra. El crecimiento económico cayó del 9% al 2% en ese período. El presidente del Banco Central del Líbano, Riad Salameh, expresó en 2015 que los refugiados sirios le costaban al Estado mil millones de dólares anuales de modo directo, y otros tres mil millones indirectamente. El Líbano es el tercer país más endeudado del mundo, con un ratio de PBI/deuda del 153%.

Frente a esta situación, el Estado decidió encargar a la consultora McKinsey & Company un informe con propuestas para mejorar la economía. El documento, 1000 páginas, fue entregado este mes al presidente, y además de la legalización del cannabis propone el impulso al turismo e invertir en la producción de aguacates, entre otras medidas.

Sin embargo, el contexto internacional favorable a la industria medicinal del cannabis que viene de la mano de recientes cambios regulatorios en varios países en los últimos es lo que llamó la atención del ministro de Economía, Raed Khoury, quien aseguró a la agencia Bloomberg: “La calidad del cannabis de nuestro país es una de las mejores del mundo”, y que la industria estaría valorada en unos mil millones de dólares.

 

 

Entrevista a Podemos Cannábico

El pasado mayo, antes del cambio de gobierno devenido de la moción de censura registrada por el PSOE, realizábamos esta entrevista a Manuel Hernández, portavoz del Círculo Sectorial Estatal Podemos Cannábico, en la que nos ofrece una panorámica bastante completa de la situación del cannabis en España, y de las expectativas de acción en el futuro.

 

¿Qué es Podemos cannábico?

El Círculo Sectorial Estatal Podemos Cannábico es un grupo de personas de la sociedad civil, del activismo, que impulsa y trabaja sobre el sector del cannabis. Lo que promueve e impulsa el círculo es la adopción de unas políticas justas y necesarias para que las personas y usuarios de esta planta, y toda la gente que esté incorporada a su cultura, puedan disfrutar de unos derechos, unas libertades y unas garantías que hoy en día no tienen.

En principio el círculo lo que hace es trabajar usando Podemos como una herramienta de la que disponen los ciudadanos y ciudadanas para promover cambios en la política y, de esta forma, impulsar también los cambios legislativos necesarios en esta materia.

 

¿Cuándo se fundó Podemos cannábico?

El círculo se funda en 2014, poco después que el propio Podemos, pero empieza a tener una actividad sólida a partir del año 2015, previo a elecciones autonómicas y municipales. Existía antes pero no como un proyecto consolidado, sino como una agrupación de gente próxima al partido y es en esta campaña cuando se consolida como círculo estatal.

En ese mismo año consigue incluir su propuesta en el programa electoral de las generales del 20D y más tarde en el 26J dentro del famoso «catálogo Ikea» de Podemos. Una propuesta que entra con el número 264 y desde entonces es reconocida en el partido por dicho número. Además, el círculo redacta entonces una serie de documentos sobre cómo debería ser una regulación acorde a los principios y valores de Podemos, y las directrices que sirven como guía a diputados, senadores y cargos, para impulsar esos cambios a distintos Parlamentos y regiones.

¿En qué situación nos encontramos al respecto ahora a nivel político? ¿En qué punto se hallan las proposiciones parlamentarias que se han realizado últimamente?

Estamos en una situación complicada. Se han producido dos maniobras muy feas por parte del resto de grupos políticos. La primera ha sido la proposición no de ley para una regulación del cannabis terapéutico, que el Partido Socialista y Ciudadanos han dejado metida en una subcomisión. Una subcomisión, para los profanos, es aquel sitio donde metes las cosas que en ese momento no te interesa que salgan adelante y se postergan indefinidamente. Fue una maniobra bastante fea, ya que esta proposición partía del Observatorio de Cannabis Medicinal y venía avalada incluso por Ciudadanos. La han dejado metida en la subcomisión y de ahí no saldrá en esta legislatura.

Por otro lado, la proposición no de ley que presentó en 2016 Unidos Podemos en el Senado, también está durmiendo el sueño de los justos, porque el Partido Popular ha decidido dilatar el primer tema con el que ha abierto la comisión mixta sobre drogas de forma que ocupe toda la legislatura, bloqueando el resto de asuntos. Gracias a estos dos movimientos consiguen que nuestra propuesta, en esta legislatura donde Podemos tiene fuerza y relevancia, no salga adelante.

Así es como está la situación. ¿Alternativas? No hay muchas. La alternativa es explorar todas las vías técnicas posibles para desbloquear la comisión mixta, pues parece que hay algunas, y, por otro lado, lanzarnos a un proyecto de ley propio que, visto lo ocurrido en los otros proyectos de ley, estaría abocado al «No es No» de unos y al «no vamos a darle porros a los niños» de otros.  Con lo cual se trataría también un brindis al sol.

¿La legalización de la marihuana mejoraría la seguridad ciudadana?

Por supuesto. Esto ha ocurrido ya en muchos Estados que se nos han adelantado y que ya han regulado, pero es una cuestión de lógica. Tú tienes una presión comercial de un producto que la gente demanda, que la gente consume pero el Estado, que tiene la potestad de regularlo, le da la espalda. En el momento que el Estado da la espalda, esa potestad cae de facto directamente en las mafias, en lo que es el mercado negro, y es el mercado negro el que toma dicha potestad regulatoria, estableciendo sus reglas y haciendo suyo el negocio. ¿Por qué la tienen? Porque no tienen competencia. Si el Estado compite, toma la potestad de regular el producto, toma el control, el mercado negro no puede competir ni en calidad ni en precio con el mercado regulado. En aquellos sitios donde se ha regulado de una manera eficaz, el mercado negro del cannabis ha desaparecido. ¿Por qué? Porque automáticamente se incorpora al mercado legal. El traficante y el productor de cannabis son personas que quieren generar una riqueza a través del negocio. Con estas personas se produce además una paradoja: si alguien tiene, por ejemplo, en una nave un cultivo ilegal de 3000 plantas, aquí en España la acción de perseguirlo va a generar un coste policial, un coste judicial procesarlo y un coste penitenciario encarcelarlo. Esa misma persona que cultiva 3.000 o 4.000 plantas en Colorado, en lugar de generar todos estos costes para la sociedad, está generando empleo, cotizaciones en la seguridad social y recaudación de impuestos, que pagan la asistencia médica y sanitaria a sus veteranos, pagan la educación y las escuelas. La misma acción, la misma persona, en un lugar o en otro produce efectos completamente opuestos. En uno genera un drama y en el otro aporta riqueza, aporta impuestos, aporta empleo. ¿Qué estamos haciendo? ¿En qué estamos pensando?

Claro que desciende la inseguridad, porque desciende la criminalización del producto y de sus usuarios. Y repito que estamos dedicando ingentes recursos policiales y judiciales a perseguir macetas, a perseguir plantas, a perseguir personas que quieren trabajar en un negocio que no tiene por qué ser peor ni mejor que otros. No estoy defendiendo a los traficantes, simplemente digo que este modelo de negocio en otros países en los que está regulado produce riqueza en lugar de sufrimiento. Todo ese coste policial, judicial y penitenciario se está dejando de usar para otras causas. La policía que está deteniendo cultivadores de cannabis, no está protegiendo a las mujeres víctimas de la violencia de género, no está investigando la corrupción. Si las dotaciones destinadas a perseguir el consumo y el autocultivo las pudiésemos destinar a otras unidades, ya veríamos qué composición tendrían Senado y Congreso hoy en día.

A mí me gustaría recordar que, en España, el sistema penitenciario está pensado para recuperar a la gente y no para tirarla a un abismo. El único sentido del sistema penitenciario es la reinserción. Bueno, pues aquí tenemos la oportunidad de adelantarnos al sistema penitenciario, hacer que este no sea necesario y reinsertar esa parte de la sociedad que está al margen de la ley directamente al ciclo productivo y extraerla del mercado negro y la criminalidad.

¿Ha habido algún avance significativo hacia la legalización o descriminalización de la marihuana en España en los últimos tiempos?

A nivel político lo que ha habido son retrocesos. Sin embargo es cierto que a nivel judicial hay avances porque en estos años, a través de la jurisprudencia, se han establecido unos límites en el pesaje y en la cantidad para que tengan relevancia penal o no, lo que rebaja la inseguridad jurídica sobre los autocultivadores, es decir, las personas que cultivaban para ellas mismas. Desgraciadamente, desde que entró el gobierno del PP, se establecieron directrices a la fiscalía para que volviese a perseguir a todo el tejido asociativo del cannabis. De repente, el entorno judicial se vuelve más hostil, empiezan a procesarse de manera masiva asociaciones y clubs y en 2015, con la Ley de seguridad ciudadana, se incrementan además las multas al cultivo, la tenencia y el consumo de esta sustancia. Además, por primera vez es posible penar o sancionar el autocultivo sin orden judicial, de forma administrativa. Según dice la ley, basta con que la policía haga una fotografía del cultivo de tu patio o tu ventana para que te pueda caer una multa de hasta 10.600€, suficiente para arruinar la vida de cualquier familia o persona normal de este país.

 

¿Se percibe algún cambio a nivel social?

A nivel social es quizá donde más hemos percibido un cambio. Te voy a dar dos datos: en las recientes encuestas por primera vez en España un 52,1% de la población está a favor de la regulación. Más de la mitad de las personas de este país quiere que el cannabis se regule, pero si nos vamos además a la encuesta del CIS, la preocupación sobre el problema de las drogas ha bajado al 0,3%, es decir, es inexistente. En este sentido, la sociedad española ha cambiado con respecto a los años 80 y 90 su percepción sobre las drogas en general y el cannabis en particular. Por eso creo que ahora la sociedad está madura a nivel de percepción para iniciar una regulación de esta planta.

Esto no es un cambio que nazca de la nada. Ha habido 30 años de activismo para conseguir ese cambio. El tejido asociativo en España es inmenso, es quizás de los más grandes del mundo. Hay asociaciones de cultivadores, asociaciones de pacientes, hay más de 50.000 de activistas dando la guerra, poniendo la regulación encima de la mesa todos los días y sin dar un paso atrás, para que por mucho que quieran silenciar este asunto, no lo consigan. Es gracias a este tejido por lo que se consigue que la percepción del cannabis como un problema no exista nada más que para cuatro frikis que viven de las subvenciones por tratar a los consumidores como enfermos, siguiendo con su cruzada interesada para convencernos de que el cannabis produce paranoia, psicosis y que es la destrucción de nuestros jóvenes y niños. Cuando hablas con estas personas y te mencionan a los niños, yo siempre les digo que los niños están indefensos porque ellos con su actitud no sacan el cannabis de las calles, porque ellos con su actitud no dejan que lo llevemos a los dispensarios, esos donde piden el DNI y evitan el consumo a menores. Lo siguen queriendo en los parques, se lo han entregado al mercado negro. ¿Cómo van a estar protegidos los niños?

Haced la prueba: a cualquier chaval de 15 años en un parque, dadle 20€ y veréis cómo en menos de una hora te trae una bolsa de marihuana o una pieza de hachís. Esa es la facilidad actual, y esa facilidad solo se consigue teniendo el producto descontrolado en la calle. Si el producto está controlado, si está en dispensarios, esto no ocurre, pero el mercado negro no pide el DNI.

Además, las afirmaciones sobre los efectos sobre la salud en su mayoría se alimentan de encuestas sobre un material que viene del mercado negro, que no sabes si lleva pesticidas, acaricidas, metales pesados, hongos…  Al tratarse realmente de encuestas livianas, no son concluyentes, ya que no estás dando una seguridad de que el producto cuyas consecuencias estás analizando sea el que dices que es. Puede tener interacciones con todo tipo de productos ajenos al cannabis de los que el usuario no es consciente.

 

¿Conocéis algún sector político que activamente luche por perpetuar la situación de ilegalidad total de la marihuana?

Hay dos sectores políticos que están luchando para impedir esto, uno con la performance y la difamación y otros con los hechos consumados.

Con la performance, me refiero a la gente de Vox, que son muy de montar el show. Los afines de Santiago Abascal son bastante escandalosos. Se les da muy bien trolear. Esto no nos impacta, es espectáculo y nada más. El día que saquen un diputado, me empezaré a preocupar.

Y los de los hechos consumados son los del Partido Popular. Ellos no dan espectáculo, ellos escuchan, atienden, asienten, pero luego en silencio y a través de los hechos, te bloquean todo. Ellos dieron órdenes a la fiscalía para perseguir con dureza a las asociaciones, ellos alumbraron una Ley de seguridad ciudadana que persigue y asfixia a cultivadores, consumidores y a los usuarios del cannabis. Y ellos a través de sus hechos son los que han puesto más presión sobre los 4 millones de consumidores de cannabis que hay en España.

En definitiva, unos a través del show y otros a través de los hechos, son los dos grupos políticos que activamente trabajan por impedir o estigmatizar a esta parte de la sociedad civil.

 

Se acaba de aprobar la Ley del Cultivo Seguro en Chile, que despenaliza el uso medicinal del cannabis. ¿Esta noticia tiene algún impacto en nuestro país? ¿Cómo está la situación del cannabis medicinal en España?

Nosotros acogemos todas estas noticias. Es fantástico que los países se vayan sumando a la regulación, aunque solo sea regulación del cannabis terapéutico y no regulaciones integrales como la que nosotros proponemos.

Hace milenios que el cannabis acompaña a los humanos, a pesar de ello, se vive desde la anormalidad a partir de los años 30 del siglo pasado. Es hora de que los países se sumen a lo que nunca debió de dejar de ser normal, es hora de normalizar.

En España, otro impacto que puede tener, es que la gente que se aferra a la prohibición, a esta sinrazón de que «somos el demonio» y esto es «malísimo de la muerte», se den cuenta que se están quedando solos, que a nivel mundial se están quedando en evidencia. Por esto para nosotros es siempre un balón de oxígeno recibir a otro país que avanza en la senda de la regulación.

 

¿Llegará la liberación de la marihuana a España algún día, con un modelo como el de Uruguay o como el que implementará Canadá a partir de este verano?

Si, llegará algún día, no sabemos si con la vergüenza de ser los últimos o no, pero llegará. ¿El modelo? No puede ser ni el de Uruguay ni el de Canadá, por una simple circunstancia muy sencilla de entender: España tiene una casuística sociocultural y geopolítica muy particular que no existe en ningún otro país en que esté regulado.

En España existe un tejido asociativo de entre 1.000 y 2.000 asociaciones de cannabis. Incluso en Cataluña se llegó a aprobar una ley de regulación de estas asociaciones muy importante. Esto no existe en otros países que han regulado.

Otro hecho diferencial de España es que está pegada a Marruecos. En Marruecos el 10% de PIB procede del cannabis. 200.000 familias viven directamente de la producción de cannabis. España es la puerta a las exportaciones ilegales marroquíes de cannabis. Esto no lo tienen Uruguay, ni EEUU. Esto es un hecho diferencial, como también lo es que desde hace más de 30 años haya una cultura del autocultivo y activismo tremendamente importante en España. Es tan importante este factor que gran parte de las variedades y fenotipos de cannabis en el mundo han sido hibridadas en España. El cannabis que se cultiva en Uruguay es español, por ejemplo. Muchas variedades que triunfan en otros países son variedades generadas aquí. Un porcentaje tremendo de semillas de bancos a nivel mundial descienden de variedades hibridadas y cultivadas en casas de autocultivadores españoles, de gente que durante 30 años se ha dedicado a darle amor a la planta, a cruzarla, a mejorarla, a buscar cualidades organolépticas particulares, a estabilizarla… Es un trabajo impresionante que proviene de gente de España que amaba con locura esta planta y que le ha dado años y años de su vida. El mundo no es consciente de que, cuando consume cannabis, detrás de gran parte de ese cannabis lo que hay es amor infinito de miles de autocultivadores españoles que durante veranos han dado el cariño, dedicación y disciplina a sus plantas.  No sabemos el potencial que tenemos; si fuésemos un poquito más espabilados, nos estaríamos comiendo el mundo en este terreno. Es tan grande el potencial que hay en España y tan escaso el mérito que se le ha reconocido a los cultivadores de este país, que me entristece. Pero realmente es para quitarse el sombrero el hecho de que seamos pioneros en genética cannábica.

 

¿Qué impresiones tenéis sobre la reciente censura de Youtube a múltiples páginas españolas dedicadas al cannabis?

No podemos caer en el infantilismo de pensar que esto es casual. Siempre que pasa algo así es porque hay intereses y en este caso yo personalmente pienso que hay fuertes intereses económicos. Ha sido una operación global. Los youtubers más pesados que han caído son extranjeros y, en ese sentido, lo que buscan estos intereses es impedir que se avance y rebajar la presión que el sector del cannabis está ejerciendo sobre la regulación.

Hay sectores que están molestos con la presión que estamos ejerciendo por parte del activismo, por las empresas del sector, de todo el movimiento cannábico a nivel mundial, y toman sus medidas para contrarrestarlo; esta es una de ellas. Yo no me atrevo a decir quién está detrás de todo ello. Que cada cual que piense por sí mismo.

 

¿Cuáles son los objetivos de Podemos Cannábico a corto plazo?

Los objetivos a corto plazo: difíciles. Ahora mismo, desbloquear algunos de los dos puntos que comentamos antes para introducir el debate en sede parlamentaria. Sabemos que con las fuerzas que hay actualmente es casi imposible sacar nada, a menos que demos caña. Conseguir llevar la voz de los expertos al Parlamento y dar un pasito más. Porque yo creo que cuando realmente se escuche la voz de los expertos en la sede parlamentaria van a cambiar muchas mentalidades que ahora mismo se resisten por falta de información. Muchos siguen viendo a través de clichés y prejuicios un tema cuya realidad no es como se ha contado, un problema que tiene muchas más aristas de las que piensan y que tiene a mucha gente, especialmente los pacientes y los autocultivadores, en una situación muy mala de falta de libertades e inseguridad. No se puede postergar por más tiempo dar a esta gente una solución. Yo creo que cuando en las Cortes sean conscientes de la realidad habrá muchas voces, de un color y de otro, que van a decir cosas distintas. Con lo cual el objetivo más urgente es llevar el debate a la sede parlamentaria y empezar a cambiar conciencias.

 

¿Qué logros entendéis que son realistas a considerar?

Lo comentábamos antes, está muy difícil. ¿Realistas? A mí me gustaría ver el debate en sede parlamentaria. ¿Cómo conseguirlo? A través de alguna maniobra técnica que permita desbloquear la comisión mixta. Otra opción sería lanzarnos en plan kamikaze con un proyecto de ley en solitario, pero todos sabemos dónde iba a quedar, porque nos han bloqueado todo lo que se presenta, y si consigues sacarlo adelante, el ejecutivo, el gobierno del PP, te lo mete en un cajón.

Posibilidades realistas en esta legislatura, casi ninguna, pero es necesario explorar toda posibilidad de llevar el debate al Congreso antes de que acabe la legislatura y quien tenga que retratarse, que se retrate. Aún queda por definir qué vía usaremos, pero hay que conseguir llevarlo a sede parlamentaria.

Para ello necesitamos la despolarización del debate. Ahora mismo la política está súper polarizada. No se avanza en nada, Cataluña lo polariza todo por culpa del auge de los nacionalismos centralistas. Vivimos una situación de continuo enfrentamiento por cosas que no van a construir nada en nuestro país.  Esto hace que se produzca un bloqueo continuo y sistemático de las políticas que realmente necesita la sociedad.

Esta, la del cannabis, es una ley que requeriría que todos los grupos escuchásemos, que participásemos y aportásemos, para que la sociedad se viese reflejada, y actualmente es muy difícil.

 

¿Cuál es la estrategia Podemos cannábico para avanzar en la legalización?

La estrategia es clara, intentar recoger la voz de la sociedad civil, que está muy madura en España, transformándola en ideas y cambios políticos que lleguen al Legislativo. Llevar primero ese debate a las Cortes y, gracias al mismo, materializar propuestas dentro del tejido legislativo español.

Nosotros hemos trabajado impulsando este debate y además hemos generado documentos e ideas propias para alimentarlo. Por ejemplo, el año pasado en Santander organizamos un acto muy importante donde presentamos, por primera vez en España, un estudio del impacto económico de la regulación del cannabis, y la verdad es que fue un éxito. Esto nos ha servido para poder tener cifras reales sobre la regulación.

Ahora sabemos que la regulación del cannabis implica 3.000 millones de recaudación de impuestos al año solamente en España, sin contar exportaciones. Hablamos de casi 1.400 millones en impuestos directos y casi 1.600 en impuestos indirectos. Todo esto sin contar las posibles exportaciones que multiplicarían varias veces estas cifras si supiésemos aprovechar las oportunidades de negocio.

En un país con la sanidad quebrada, con las pensiones en peligro, donde están quitando a los pensionistas todos los meses un poquito más, les estás cobrando los medicamentos…. que te permitas prescindir de 3.000 millones de euros con los que poder paliar todo esto, no solo es hipócrita, es cruel.

 

 

 

 

 

El Congreso admite a trámite una propuesta para legalizar el autocultivo de cannabis

El Congreso de los Diputados ha comenzado la tramitación de la propuesta emitida por el Parlamento de Navarra para legalizar el autocultivo de cannabis, informa Pamplona Actual.

 

Representación Cannábica de Navarra – Nafarroako Ordezkaritza Kanabikoa (RCN-NOK), el partido responsable de la ILP que reguló los Clubes Sociales de Cannabis (CSC) en Navarra, a través de otra ILP iniciada en febrero conocida como “Tu papel importa” ha impulsado una ley que, de aprobarse, permitiría a los consumidores cultivar hasta 8 plantas en exterior y un espacio de hasta 4m2 en interior por cada usuario mayor de edad.

El 13 de julio se publicaba la admisión a trámite de la propuesta en el Boletín Oficial del Congreso. Esta será la primera propuesta de ley sobre el cannabis que se debatirá en el Congreso. Esta propuesta en concreto no persigue una regulación integral del cannabis, sino cubrir el vacío legal que existe actualmente sobre el autoconsumo y el autocultivo. De hecho, el autocultivo para autoconsumo es la base de la proposición, que se apoya en los CSC amparados por la jurisprudencia española.

El proyecto de ley pasará al Senado, donde se aprobará en segunda lectura por mayoría absoluta o mayoría relativa en caso de introducir modificaciones. En tal caso caso las enmiendas introducidas serán evaluadas por el Congreso de los Diputados para una eventual aprobación en tercera lectura.

Se trata de que, de una vez, los CSC sean oficialmente legales, de forma que se reconozcan sus servicios y se mejoren mediante la creación de registros y el sometimiento a códigos de buena conducta. Con la ley aprobada, los CSC serían sometidos a inspecciones regulares y análisis de los productos dispensados y deberían establecer controles estrictos del acceso a usuarios miembros. La propuesta insiste en el derecho al autocultivo para evitar y debilitar el mercado negro, a la vez que enumera los beneficios de ahorro en recursos policiales, judiciales y penitenciarios que implicaría una regulación de este tipo, sin olvidarse de los beneficios fiscales.

Ramón Morcillo y Fermín Les, impulsores de la propuesta, afirman que con esto ‘se abre la posibilidad de un debate histórico en el Congreso, importante para las y los consumidores y para la democracia española’.

Junto a su equipo, son responsables de la recogida de las más 250 mil firmas durante la campaña “Tu papel importa” que ha permitido la rápida admisión de la ILP, abriendo un capítulo importante en el futuro de la regulación del cannabis en España.