Actualidad del cannabis

Noticias, informaciones y toda la actualidad del cannabis para estar informado de todos los cambios y avances en España y el resto del mundo. ¡Entérate en Nekwo!

A Pablo Iglesias le parece interesante producir cannabis español para su exportación

El sábado algunos medios se hacían eco de la opinión de Pablo Iglesias acerca de una propuesta de su compañero de partido Jorge Moruno, sociólogo y miembro del Consejo Ciudadano de Podemos, acerca de producir cannabis español para su exportación a Canadá.

 

Para Iglesias, la propuesta, realizada a colación de la reciente legalización del cannabis recreativo en Canadá, resulta “interesante”. Y no es para menos, dado que en nuestro rincón del mundo gozamos de un clima ideal para producir cannabis a gran escala, además de que, por ser un país tradicionalmente agrícola, poseemos el conocimiento y las infraestructuras necesarias para desarrollar una economía fuerte en esta área.

Pero claro, si ni siquiera hemos solucionado el acceso al cannabis medicinal, cuestión en la que media Europa ya nos saca la delantera, esta propuesta, por muy interesante y racional que sea, no parece que tenga posibilidades de salir adelante antes de que se realice una regulación integral del cannabis en España.

Escribía Moruno en un twitter que “España tiene un clima privilegiado que bien podría exportar marihuana con denominación de origen -como el vino- a Canadá; pero nada, será una locura…”

No, no es una locura. De hecho hay ya unos cuantos países que han superado esa mojigatería retrógrada contra el cannabis de la que nosotros todavía adolecemos y están exportando la planta, beneficiándose de un mercado que se nos escapa por todos lados. Uno de esos países es, precisamente, Canadá. Resulta irónico que nos esté “robando” el mercado un país que, a pesar de su inmenso tamaño, tiene una capacidad de producción muy inferior a la de España.

Además, que el cannabis sea ilegal en un país no parece ser una traba para producir y exportar, según vemos que ocurre en el Reino Unido, donde el cannabis es ilegal pero resulta ser el mayor exportador de cannabis medicinal del mundo, seguido de Canadá. Es más, incluso empresas canadienses están usando suelo europeo para producir cannabis y distribuir medicamentos en Europa, como Tilray desde Portugal o Aurora Cannabis y Canopy Growth desde Dinamarca. ¿Y por qué no usar suelo español? Es más, ¿por qué no tenemos ya empresas españolas cubriendo esta área de mercado?

Por lo tanto una locura, como dice con sarcasmo Moruno, no es. Debemos también tener en cuenta el enorme potencial que tiene el cannabis para recuperar la economía agrícola, generar empleo y activar una enorme industria llena de múltiples aplicaciones en muy diversas áreas: farmacia, construcción, cosmética, alimentación… De hecho, no se nos ocurre ninguna razón por la que no deberíamos estar trabajando en ello desde ya.

Iglesias respondía así al tweet de Moruno: “Supongo que generará polémica y es un tema en el que hay muchas posiciones, pero me parece absurdo poder comprar tequila o ginebra en un supermercado y que la marihuana sea ilegal”. Aunque sea ya otro tema, la “locura” no está en producir y exportar marihuana, sino en que no podamos hacerlo mientras somos el tercer mayor exportador de vino del mundo.

Más adelante añadía Igleisas que “una empresa pública que asegurara un escrupuloso control en el cultivo y comercialización de la marihuana para usos terapéuticos y recreativos generaría ingentes ingresos al Estado que podrían hacernos contar con la mejor sanidad pública del mundo. Hay que estudiarlo”.

Para estudiarlo, lo tenemos fácil. Solo tenemos que mirar las cifras que se mueven en países como Canadá, o en la treintena de estados de EE.UU. donde es legal la marihuana, tanto en el nivel económico (ingresos para el estado, generación de puestos de trabajo, activación de la economía), como en el social (reducción de consumo en menores, reducción de mafias…).

Por último, ¿quién en su sano juicio no estaría de acuerdo con esto?:

“Me parece más digno exportar marihuana y obtener ingresos para mejorar la sanidad y los servicios públicos que exportar armamento”

                                                                                              —Pablo Iglesias

 

Fuente: EFE

 

 

Diferencias entre THC y CBD

THC y CBD son dos cannabinoides presentes en el cannabis, pero na de las diferencias entre THC y CBD es que el primero coloca y el segundo, no.

Conforme el cannabis se va abriendo paso lento, pero inexorablemente hacia la legalización, también va aumentando el conocimiento popular sobre la vastedad de particularidades y matices que hay entre las diferentes variedades de la planta, fruto del esfuerzo de personas, asociaciones e instituciones que nunca han dejado de transmitir formación e información, manteniendo viva la cultura cannábica incluso en los momentos más oscuros del prohibicionismo.

Es por ello que, hoy ya muchísima gente ha oído hablar de los cannabinoides, compuestos que se encuentran por decenas en la planta del cannabis y, en particular, de dos de ellos, el THC (tetrahydrocannabinol) y el CBD (cannabidiol), ambos con reconocidas propiedades medicinales.

 

¿Hay diferencias entre THC y CBD?

THC y CBD son los dos cannabinoides más abundantes en la mayoría de variedades, por lo que es habitual referirse explícitamente a la relación de concentración entre ambos para conocer las propiedades potenciales de una determinada variedad de cannabis. A esta relación se la conoce como ratio THC:CBD.

Por ejemplo, si una variedad se nos presenta con un ratio 2:1, esto significa que tiene el doble de concentración de THC que de CBD. 1:1 significa que la variedad posee concentraciones similares de ambos cannabinoides.

Estos dos compuestos, aunque molecularmente son muy similares, poseen propiedades y efectos muy diferentes.

Una de las diferencais entre THC y CBD es que mientras que el THC es conocido por ser el responsable del colocón cuando se consume marihuana, el CBD contrarresta o modula los efectos del THC, además de poseer grandes propiedades medicinales. Por ello, la distinta relación entre ambos (ratio THC:CBD) producirá, en principio, efectos notablemente diferentes.

 

Efectos del cannabis en función del ratio THC/CBD

Ratio 1:0

Con una presencia despreciable de CBD y conteniendo THC, probablemente una variedad de este tipo produzca euforia, risa incontrolable y un colocón confuso.

Ratio 2:1

Con el doble de THC que de CBD, el efecto psicoactivo será potente y pesado, pero también sedante.

Ratio 1:1

Con la misma concentración de ambos cannabinoides, el efecto del THC se tornará lúcido debido a la modulación del CBD. Producirá ralajación y bienestar.

Ratio 1:2

Con el doble de CBD que de THC, los efectos no deseados de este último serán nimios. Predominará la relajación con un ligero efecto mental.

Ratio 0:1

Con prácticamente solo CBD no habrá efecto psicoactivo alguno, por lo que es ideal para tratamientos terapéuticos basados en este cannabinoide.

 

Efectos del THC y del CBD

 

THC CBD
Euforia y ralajación Reduce ansiedad
Sedación y confusión Neuroprotector
Estimulación del apetito Anticonvulsivo
Analgésico Analgésico
Antiemético (evita náusea y vómito) Antipsicótico
Relajación muscular Antiinflamatorio

 

El THC

El tetrahydrocannabinol o THC es el principal cannabinoide psicoactivo del cannabis y el responsable directo de la reticencia a levantar la prohibición sobre la planta en la mayor parte del mundo (aunque seguramente no el causante de la prohibición en sí). A pesar de sus efectos negativos cuando se consume en elevadas cantidades (reducción de función cognitiva, ansiedad, paranoia, sequedad bucal, adormecimiento…), también posee efectos benéficos con potencial terapéutico en el tratamiento del dolor, náuseas, asma y anorexia nerviosa. También hay estudios que muestran que puede ser empleado para tratar la esclerosis múltiple o enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o el Alzheimer.

 

El CBD

Es el cannabinoide que más popularidad ha ganado debido a que, por un lado, no está sometido a regulaciones tan estrictas como el THC, gozando en algunos sitios de un estatus de legalidad y en otros de semi-legalidad. Por otro lado, sus abundantes propiedades médicas probadas han atraído la atención de un público cada vez mayor y el desarrollo de una industria de productos basados en el CBD. Entre sus propiedades terapéuticas están su capacidad para reducir la ansiedad y el estrés, controlar las crisis epilépticas y la depresión, reducir el dolor neuropático y la espasticidad asociada a la esclerosis múltiple, además de reducir algunos efectos negativos inducidos por la quimioterapia en tratamientos de cáncer. También se estudian sus potenciales propiedades antipsicóticas. Apenas se le conocen efectos secundarios negativos, por lo que es considerado un compuesto

El Senado de Canadá aprueba la ley del cannabis, pero se retrasa su implementación

Tras su aprobación definitiva por el Senado de Canadá, la implementación de la nueva ley del cannabis recreativo se retrasa hasta el 17 de octubre.

 

Inicialmente se habían propuesto 12 semanas para hacer efectiva la nueva legislación tras su aprobación definitiva el pasado miércoles por el Senado, pero las autoridades provinciales se han dado cuenta de que necesitan algo más de tiempo para garantizar una transición suave hacia el nuevo estatus del cannabis, y asegurar así que el sistema de distribución esté en perfectas condiciones.

 

El Primer Ministro Justin Trudeau afirma que “estos es algo que queremos hacer bien”, y añade que “aunque reconocemos que la legalización de la marihuana es un proceso, y no un evento de un solo día, esperamos que, al dar a las provincias más tiempo para asegurar que estén plenamente preparadas para el día de la entrada en vigor de esta legislación, resultará un éxito sin contratiempos en todos los sentidos que podemos prever”.

 

El diputado del NDP Don Davis propueso el pasado miércoles una moción para “proporcionar de inmediato indultos a aquellos con antecedentes penales por delitos de cannabis que pronto serán legales”. Lamentablemente la moción no gozó de unanimidad y no fue aprobada. “No tiene sentido buscar indultos mientras la vieja ley está en los libros”, dijo al respecto Trudeau. “Una vez que la ley entre en vigor, empezaremos a examinar el tema de los indultos y los antecedentes penales.”

 

Mientras tanto, la ministra de justicia Jody Wilson-Raybould recuerda a los canadienses que “el cannabis para uso no médico aún no es legal” y que “la ley sigue siendo la ley”.

 

Con respecto al autocultivo, Quebec y Manitoba se oponen, pero la ministra Wilson-Raybould opina que esto puede suponer problemas legales interprovinciales, por ejemplo si un consumidor es sorprendido con marihuana cultivada en una provincia donde el autocultivo es legal, en una provincia donde es ilegal.

 

“Sabemos que está permitido hacer tu propio vino, hacer tus propios cigarrillos, cultivar tu propio tabaco. Muy pocas personas hacen esto, pero algunas lo hacen. Lo hacen de una manera controlada y regulada por la ley. Así que si la gente quiere cultivar plantas para consumo personal, será necesario disponer de las medidas para contrarrestar el crimen organizado”, dijo en este sentido Wilson-Raybould.

 

Canadá se convertirá así, tras Uruguay, en el segundo país del mundo en legalizar el consumo recreativo del cannabis. Tras la decisión de antes de ayer del Senado, Trudeau se manifestó así: “Ha sido demasiado fácil para nuestros jóvenes conseguir marihuana y para los criminales cosechar las ganancias. Hoy cambiamos eso. Nuestro plan para legalizar y regular la marihuana acaba de ser aprobado por el Senado”.

 

Tomemos nota el resto del mundo civilizado sobre la coherencia y racionalidad ejemplares en esta nueva actitud hacia el cannabis que inició Uruguay y ahora asume Canadá. Al contrario que en EE.UU., donde los diferentes estados implementan leyes al respecto con la oposición del gobierno federal, en Canadá el Estado trabaja codo con codo con las provincias para hacer realidad este proyecto a nivel nacional.

 

Fuente: The Globe and Mail

 

 

 

Beneficios de las semillas de cáñamo para la salud

¿Cómo es posible que un alimento tan versátil, nutritivo y rico como las semillas de cáñamo no gocen de mayor popularidad a pesar de saber los beneficios de las semillas de cáñamo? Los años de prohibicionismo del cannabis han hecho mucho daño a todas las industrias y usos tradicionales asociados al cannabis sativa, especie a la que pertenecen tanto el cáñamo como la marihuana, que se diferencian fundamentalmente en la concentración del cannabinoide psicoactivo THC. Y eso a pesar de que las semillas de cáñamo (o de marihuana) son legales en nuestro país, al contrario de lo que ocurre en Portugal, donde son solo legales aquellas semillas con certificación de cáñamo industrial, nombre con que se identifica la variedad de cannabis con niveles muy bajos de THC.

 

Pero, ¿Cuáles son los beneficios de las semillas de cáñamo?

 

La semilla de cáñamo es técnicamente un fruto seco que, además de estar riquísimo, con su textura crujiente y suave, es fácil de digerir y de aplicar en múltiples opciones culinarias. Es una de las mejores fuentes vegetales de proteína de alta calidad, que constituye un 25% de su composición, haciéndola superior a la quinoa y otros “superalimentos”.  Por ello y por otras muchas razones, posee muchos beneficios para la salud.

 

Beneficios de las semillas de cáñamo

 

  • Mejora la salud cardíaca: ayuda a equilibrar el colesterol o los ácidos grasos en el cuerpo, lo cual es esencial para el funcionamiento correcto del organismo y la prevención de afecciones como la arterioesclerosis y los infartos. La abundante fibra de las semillas también ayuda a eliminar grasas de las arterias, mejorando aun más su capacidad de proteger la salud cardíaca. La abundante presencia de GLA (ácido gamma-linolénico) también apoya estas propiedades. Se trata de un ácido de la serie omega 6 presente en muy pocos alimentos, pero con unas sorprendentes propiedades para la protección del sistema cardiovascular.

 

  • Mejora la salud digestiva: su elevado contenido en fibra, tanto insoluble como soluble, previene o reduce afecciones como la diarrea o el estreñimiento. También estimula la producción de jugos gástricos que mejoran la digestión y reduce la absorción de la glucosa. Estas propiedades están relacionadas con una menor incidencia de cáncer colo-rectal y de enfermedades cardiovasculares.

 

  • Combate el insomnio: su alto contenido en magnesio ayuda a relajar el cuerpo, y es responsable de la estimulación de enzimas y hormonas que inducen el sueño. Por ejemplo, estimula la producción de serotonina, que se convierte en melatonina en el cerebro. Se trata de la hormona que regula nuestro ciclo de sueño. Un puñadito de semillas de cáñamo contiene alrededor del 50% de la dosis diaria recomendada de magnesio.

 

  • Combate la anemia y reduce el estrés: su rica presencia de otro metal, el hierro, ayuda a combatir la anemia, condición que produce síntomas como fatiga, cefaleas, debilidad muscular, ansiedad y estrés. El hierro es un constituyente fundamental de los glóbulos rojos de la sangre.

 

  • Previene osteoporosis: estas semillas también contienen calcio, que fortalece y repara los huesos. Ayuda a prevenir enfermedades como la osteoporosis y la artritis y mejora la salud de las articulaciones.

 

  • Ayuda a mantener la línea: se trata de una fuente de proteína muy rica con bajos niveles de sodio y de calorías, por lo que puede consumirse en grandes cantidades sin temor a engordar. Al ser una proteína completa, genera más rápidamente una sensación de satisfacción, lo que evita que se coma de más. Su abundante fibra, al mejorar la digestión y la eficiencia de la absorción de nutrientes, contribuye a la reducción de peso.

 

  • Mejora la masa muscular: las semillas de cáñamo contienen 8 ácidos esenciales que no puede sintetizar el cuerpo humano, que son fundamentales en la creación de nuevos tejidos y en el fortalecimiento de de la densidad y la masa muscular.

 

¿Qué otros beneficios de las semillas de cañámo hay?

Además de todo ello, el aceite extraído de las semillas y aplicado en la piel a través de cosméticos ayuda a combatir condiciones como la dermatitis, eczema, psoriasis, caspa… El aceite, como suplemento, también está asociado a la mejora de condiciones como la esclerosis múltiple, la hipertensión, además de participar en la prevención del cáncer, fortalecer el sistema inmunológico, regular el sistema endocrino y aliviar síntomas de la menopausia.

Parece que, después de todo, no parece mal idea introducir este maravilloso alimento en tu dieta diaria.

Las autoridades del Reino Unido confiscan su medicina cannábica a un niño con graves crisis epilépticas

La madre teme que su hijo muera si las autoridades no le devuelven su medicina cannábica para tratar sus graves crisis epilépticas

 

Cuanto más nos adentramos en el siglo XXI, más absurdas resultan situaciones como la que os contamos hoy. Billy Caldwell, un niño británico de 12 años que padece crisis epilépticas graves, es uno de los tantísimos “refugiados cannábicos” que se ven obligados a buscar su medicación en otros países, por culpa de la falta de revisión de la legislación de sus propios países. Y no estamos hablando de remotos países subdesarrollados, sino del Reino Unido, una potencia del primer mundo que, como ocurre en España, es incapaz de ponerse a la altura de su nivel de desarrollo en el resto de ámbitos, y actualizar de una maldita vez (y disculpen si nos ponemos emocionales) la retrógrada y anacrónica política sobre el cannabis, resultado de intereses prohibicionistas que nada tienen que ver con proteger a la sociedad de los supuestos males de una sustancia muchísimo menos peligrosa que el alcohol.

 

Billy regresaba de Canadá con su madre, donde habían acudido a recoger un suministro de 6 meses del único tratamiento que ha resultado efectivo para las crisis de su hijo. Se trata de un aceite de cannabis que contiene CBD, el cannabinoide no psicoactivo responsable del alivio de las crisis epilépticas, hecho científicamente comprobado e incluso respaldado por la American Epilepsay Society. Cuando declaraba el suministro en la aduana del aeropuerto de Heathrow, se lo confiscaron. Los mismos funcionarios de aduanas sentían la injusticia que estaban cometiendo por ajustarse a una ley que obviamente debe, con la urgencia que requiere una situación literalmente de vida o muerte, ser revisada. Según cuenta Charlotte Caldwell, la madre de Billy, uno de los funcionarios “tenía lágrimas en los ojos, no quería tener que hacerlo”.

 

Un portavoz del Ministerio del Interior decía al respecto el día de los hechos que “El Ministerio del Interior simpatiza con la difícil y poco común situación a la que se enfrentan Billy y su familia. Aunque reconocemos que las personas con enfermedades debilitantes buscan aliviar sus síntomas, la Fuerza Fronteriza tiene el deber de impedir la entrada al Reino Unido de sustancias prohibidas. Por lo tanto, a la Sra. Caldwell le han incautado aceite de cannabis esta mañana en el aeropuerto de Heathrow al regresar de Canadá”.

 

Como vemos, incluso una de las más altas instancias del Estado es incapaz de arreglar un permiso para garantizar la seguridad de uno de sus súbditos, mientras lleva a cabo los trámites que sean necesarios para modificar una ley que hoy está siendo responsable del inútil sufrimiento de miles de familias. Y es que en el caso de Billy no hay duda: de los cientos de crisis epilépticas potencialmente mortales que tenía antes de comenzar su tratamiento con cannabis, pasó a no tener ni un ataque en 300 días, después de iniciar su tratamiento.

 

Según el ex ministro de drogas Norman Baker, la incautación de la medicina de Billy por parte de las autoridades es “cruel e inhumana. En mi época como ministro de drogas me quedó muy claro que el cannabis tiene propiedades médicas útiles y, de hecho, que es la única sustancia que funciona para algunas personas, una situación ampliamente reconocida en otros países”. Entre ellos están Alemania, Italia, Portugal u Holanda.

 

Billy había sido la primera persona en el Reino Unido en recibir una receta de cannabis a través del NHS (sistema nacional de salud), con el apoyo de su médico de cabecera del condado de Tyrone, Irlanda del Norte, pero el mes pasado, el Ministerio del Interior, el mismo que “simpatiza con la difícil y poco común situación a la que se enfrentan Billy”, ordenó al médico de cabecera suspender la receta si no quería perder su licencia médica. De esta forma Billy se convirtió en un “refugiado cannábico” que tuvo que marchar a Canadá a buscar su medicina, pero la alegría de poder respirar tranquilos durante 6 meses se esfumó en el aeropuerto de Heathrow.

Charlotte expresa su indignación: “Una cosa es no darle a un niño medicamento cuando lo necesita, pero otra cosa es quitárselo cuando ya lo tiene. Es verdaderamente un crimen”.

 

En el Reino Unido, al igual que en EE.UU., el cannabis sigue clasificado como sustancia de tipo 1, lo cual implica la falacia de que no tiene propiedades médicas reconocidas. Esta vergonzosa mentira, institucionalizada en la legislación del Reino Unido, puede ser responsable de muertes, una vez que sabemos a ciencia cierta que el tratamiento más efectivo para ciertas condiciones, como algunas formas graves de epilepsia, incluye medicamentos basados en el cannabis.

 

Charlotte asegura que “sin su medicina, las crisis de Billy volverán y seguramente morirá”. ¿De verdad a estas alturas las autoridades están esperando a que se concreten los temores de una madre angustiada para hacer algo?

 

Fuente: The Guardian, Independent

Portugal legaliza el cannabis medicinal

Por mayoría parlamentaria y con la única abstención del CDS-PP, Portugal legaliza el cannabis medicinal, aunque excluye el autocultivo

 

Portugal acaba de dar otro paso significativo en lo que respecta a la regulación del cannabis. No solamente implementó en 2001 un sistema para regular las drogas basado en el tratamiento y la prevención, en lugar de en la sanción y la criminalización, sino que acaba de aprobar el viernes pasado la regulación del uso medicinal del cannabis. La ley, presentada por el bloque de Izquierda, fue aprobada en primera lectura por todos los grupos parlamentarios salvo por la abstención del derechista CDS-PP.

 

Lamentablemente, y a pesar de los avances racionales en la materia, nuestro vecino luso se mantiene muy inflexible respecto al autocultivo de cannabis, aspecto que tuvo que ser retirado del proyecto de ley para su aprobación definitiva por mayoría parlamentaria. En este sentido Portugal sigue siendo uno de los pocos países europeos que criminaliza la posesión de semillas y prohíbe la venta de equipos destinados al cultivo de cannabis, actitud contradictoria e incompatible con su política de no criminalización, al vetar a los consumidores la posibilidad de acceder a su propia sustancia, teniendo que recurrir al mercado negro.

 

La regulación aprobada también estipula que los pacientes podrán únicamente recurrir a esta sustancia en caso de que otros tratamientos convencionales fracasen, y siempre bajo una receta médica especial. El medicamento podrá dispensarse en farmacias en forma de distintos preparados, desde la flor deshidratada hasta aceites.

 

La legalización del cannabis medicinal en Portugal plantea aun muchos problemas

 

A pesar de la aprobación, asociaciones cannábicas como Cannativa lo consideran solo un éxito parcial y exponen una serie de problemas alos que la nueva ley no da solución. Por ejemplo, la ley solo prevé la prescripción médica en caso de que los tratamientos convencionales fallen, sin cuestionarse de entrada la posibilidad de que un tratamiento basado en el cannabis sea específicamente más eficaz para la condición de un paciente. En este sentido, la asociación también llama la atención sobre el hecho de que sean los criterios reguladores los que se atenpongan al criterio médico para establecer la conveniencia de un tratamiento, obligando a pacientes a experimentar tratamientos que puedan ser de entrada inconvenientes o contraindicados para dolencias específicas, solo porque la ley establece que han de fracasar primero para poder tener acceso legítimo al cannabis. De igual forma, Cannativa apela a la urgencia de esclarecer el estatus legal del CBD, un cannabinoide no psicoactivo y  con múltiples propiedades terapéuticas de las que podrían beneficiarse los pacientes inmediatamente.

 

Cannativa también considera que la falta de formación de los profesionales de la salud dificultará el acceso de los pacientes al cannabis. Por ello la asociación ha promovido la realización de Lisbon Medical Cannabis, la Primera Conferencia Internacional sobre el cannabis medicinal en Portugal, que tendrá lugar en Lisboa el 9 y 10 de noviembre, un evento que incluye formación acreditada para médicos, enfermeros, farmacéuticos y veterinarios.

 

 

La Madre Teresa de los presos por cannabis

Beth Curtis lleva años trabajando a favor de condenados por crímenes no violentos relacionados con el cannabis, lo que le ha llevado a recibir el sobrenombre de la Madre Teresa de los presos por cannabis.

 

En un país donde en la mayoría de estados está legalizado el cannabis medicinal, además de un creciente puñado de ellos en el que también se ha legalizado el cannabis recreativo, sorprende que haya aun personas condenadas a sentencias absurdamente largas, incluso cadenas perpetuas, por delitos no violentos relacionados con el cultivo o el comercio de cannabis.

 

Aliada de los condenados en esta situación es Beth Curtis, una viuda anciana que, en vez de dedicarse a sus antiguos pasatiempos, se pasa el tiempo comunicándose con presos, escribiendo a compañías cannábicas, hablando con los medios y gestionando LifeForPot.com, trabajando en favor de delincuentes no violentos que cumplen cadena perpétua sin posibilidad de libertad condicional, por delitos relacionados con el cannabis.

 

Curtis es conocida como “la Madre Teresa de los convictos por marihuana”, y se está convirtiendo en una especie de Erin Brockovich de esta causa. Ya es conocida en los círculos de justicia criminal por su dedicación.

 

Con un pasado como trabajadora social y como voluntaria, su vocación actual le vino forzada cuando su hermano John Knock fue condenado a dos cadenas perpetuas mas 20 años sin posibilidad de libertad condicional por participar en una red ilegal de cannabis. A pesar de haberse dedicado a esto durante unos años entre finales de los 70 y principios de los 80, no fue acusado hasta 1994 y detenido en Francia dos años más tarde. En 1999 fue extraditado y juzgado en EE.UU. donde, tras agotar todas las apelaciones, nueve años después ingresó en prisión… de por vida, separado de su familia y su hijo, por haber comerciado con una planta que se está volviendo legal en casi toda Norteamérica, y sin que se le hubiese relacionado con violencia alguna.

 

Su hermana expresaba su impotencia así: “Nuestra familia estaba conmocionada porque realmente no entendíamos el sistema de justicia y pensábamos que no podía ser correcto”.

 

A partir de ese momento, Curtis empezó a contactar con presos en situaciones similares, investigando y enviando cartas, con la esperanza de recibir respuesta.

 

“No fue tan fácil, en ese momento no había mucha gente que estuviera abogando por ellos”, dice Curtis. “Cuando un extraño te escribe a una prisión federal, creo que es muy lógico que temas que se trate de un investigador oculto tratando de obtener información sobre ti que pueda perjudicarte”.

 

Cuando comenzó a ganarse la confianza de algunas de las personas a las que escribía, comenzó a contar sus historias en su página web, para crear conciencia sobre casos como el de su hermano. Con el tiempo comenzó a ser conocida entre prisioneros con el mismo perfil. Ya no tenía que buscarlos: ellos se ponían en contacto con ella. Pero Curtis debía investigar cada caso para filtrar exclusivamente aquellos condenados por delitos no violentos relacionados con la marihuana.

Con una merecida reputación, los medios de comunicación acuden a su experiencia y datos para organizar la información, e incluso ejerce de intermediaria entre presos y medios para las entrevistas.

 

Espacio para la esperanza: el cannabis se legaliza poco a poco

Al menos cinco condenados a cadena perpetua por los que Curtis ha abogado han recibido conmutaciones, pero aun hay mucho trabajo que hacer. A pesar de todo conserva el optimismo, dado que opina que el presidente Trump está obsesionado con su poder para conceder misericordia y el pasado 8 de junio revelaba que estaba revisando una lista de 3000 presos “que han sido tratadas injustamente o donde su sentencia es demasiado larga”.

“Mi hermano ha estado en prisión a través de las administraciones de Clinton, Bush y Obama, así que no veo la esperanza hacia atrás, la esperanza tiene que ser hacia adelante”, dice Curtis, confiando en que la administración Trump haga algo al respecto, dado que el cannabis se está progresivamente despenalizando y hay en marcha un proyecto de ley para impulsar la despenalización a nivel federal.

 

Fuente: Forbes

Google y PayPal no se llevan bien con la industria del cannabis

Los gigantes tecnológicos Google y PayPal siguen poniendo trabas a cualquier negocio relacionado con la industria del cannabis

 

No hay duda de que la marihuana ha demostrado ya ser un producto capaz de ser regulado racionalmente con eficiencia en sociedades modernas y maduras. Es legal actualmente en la mayor parte de los EE.UU. y, con la entrada de la regulación recreativa en Canadá a finales de verano, podemos decir que se trata de un producto legal y legítimo en la mayor parte de Norteamérica.

 

Aun así, la industria del cannabis, que podría estar rindiendo cerca de 60 mil millones de dólares anuales para finales de la próxima década, está siendo activamente obstaculizada por grandes compañías tecnológicas como Google o PayPal.

 

Por ejemplo, las empresas de cigarrillos electrónicos y vaporizadores están siendo sistemáticamente rechazadas por estas plataformas, al igual que otras empresas relacionadas más o menos directamente con la escena cannábica.

 

Es el caso de To The Cloud Vapor Store, un negocio que vende vaporizadores muy populares entre los consumidores de cannabis. Durante un tiempo, cuenta su dueño Tyler Browne, pudo anunciar y vender sus productos a través de Google Adwords y Bing Shopping, pero de un tiempo a esta parte eso se acabó. Los servicios de publicidad y venta online están rompiendo lazos con cualquier cosa que tenga ese delicioso aroma a cannabis.

 

Browne explica que “en el pasado, era como un juego del gato y el ratón. Invertíamos tanto en Google AdWords que nos asignaron un representante de cuentas, el cual bromeaba diciendo que Google conocía el uso previsto de los productos, por lo que nos proporcionaría formas de sortearlo, como llamarlos difusores de aromaterapia u omitir la palabra vaporizador”.

 

Browne continúa: “Contar con un representante de cuentas que nos ayudara a cumplir con las normas nos tranquilizó, como si pudiéramos mantener el negocio creciendo con Google AdWords.” Pero de la noche a la mañana Google canceló la cuenta de To The Cloud Vapor Store, su representante de cuentas resultó de pronto innaccesible y, ante las protestas y reclamaciones, Google solo apelaba al cumplimiento de los términos del servicio.

 

Esto, lejos de ser anecdótico, es la norma. Según la política publicitaria de Google, está prohibida la promoción de sustancias que alteren el estado mental con fines recreativos o que de otro modo induzcan colocones, o productos o servicios comercializados para facilitar el consumo de drogas recreativas.

 

Google y PayPal ponen trabas a las ventas relacionadas con la industria del cannabis

 

Pero la cosa va más allá de la publicidad. Ni siquiera To The Cloud Vapor Store puede ofrecer pagos mediante PayPal, porque permitir su asociación con una empresa que vende vaporizadores podría ponerles, a juicio de la compañía, en riesgo de “fraude, contracargos y acusaciones de malas prácticas”, según comunica To The Cloud Vapor Store.

 

Si bien la política de ventas de PayPal prohíbe estrictamente las transacciones que traten con “ciertas sustancias controladas u otros productos que representen un riesgo para la seguridad del consumidor, parafernalia de drogas, cigarrillos, artículos que animen, promuevan, faciliten o instruyan a otros a participar en actividades ilegales”, las transacciones que involucran cigarrillos electrónicos requieren aprobación previa. Pero Browne apunta que la empresas tecnológicas no aplican la misma política a todos los negocios de vaporizadores. A Browne le preocupa que las empresas pequeñas, como la suya, sean apartadas, dejando este espacio fundamental de mercado abierto a las empresas con influencia.

 

Ese temor no es infundado, pues ya vimos cómo la reciente censura de YouTube a sitios relacionados con el cannabis, se cebó con los canales más modestos, dejando intactos a los grandes medios.

 

Con esta situación, cabe pensar que el momento en el que los gigantes tecnológicos resulevan sus problemas retrógrados con el mundo del cannabis marcará un punto de inflexión en la industria.

 

 

Fuente: Forbes

 

El cannabis legal sin THC llega a París

La ley francesa se ha relajado un poco y ahora permite vender, como en Suiza e Italia, cannabis que contenga una concentración inferior al 0,2% de THC, el cannabinoide psicoactivo de la planta, lo que ha impulsado la apertura de dos coffee-shops en París.

Este cannabis con bajo contenido en THC no produce el subidón que atrae a los consumidores recreativos de cannabis ni posee los efectos terapéuticos asociados a este cannabinoide, pero puede contender mayores concentraciones de CBD, un cannabinoide no psicoactivo y con reconocidas propiedades terapéuticas.

Por el momento dos “coffee-shops” han abierto sus puertas en la capital francesa, atrayendo a numerosos clientes curiosos que han tenido que hacer cola para acceder al producto.

Lo propietarios de los coffe-shops aseguran que su producto está pensado para aquellos que les guste el sabor y aroma de la planta, y no para quienes busquen colocarse. El propietario de Cofyshop, Joaquim Lousquy, consciente de que cualquier paso en falso le puede arruinar la oportunidad de negocio de la que es pionero en la capital, se cura en salud: “no hay efecto psicotrópico. No es una medicina ni un relajante. No le aconsejo a nadie fumar cannabis. Lo vendemos como cualquier otro artículo, como una tienda de muebles vende mesas o sillas”. Claro. Las sillas son para sentarse y el cannabis, oficialmente, es para decorar. Su prudencia emana del mismo avispamiento que le hizo pensar en abrir su tienda al percatarse de que las leyes francesas se relajaban un poco respecto al cannabis. Cofyshop vende su “cannabis light”, como se le conoce en Italia, a un precio de alrededor de 12€ por gramo, además de sirope, aceite para masajes e infusiones de CBD.

Stéphane Bélaiche, de E-Klop, el otro negocio que ha abierto en París, también opta por la prudencia a la hora de pronunciarse, y asegura que no vende productos CBD “para que puedan ser fumados en un cigarrillo de marihuana, sino para que la gente encuentre otro sabor para disfrutar.” De hecho, el mismo producto, importado de Suiza, contiene una etiqueta que advierte: “No fumar”, pero los clientes entienden, o creen entender los guiños y comillas implícitos.

Con respecto a estos productos CBD, sus defensores aseguran que alivian la ansiedad y tienen efectos analgésicos, pero la Autoridad Sanitaria Francesa insiste en que “ningún beneficio terapéutico puede ser reclamado por los fabricantes o vendedores o cualquier producto que contenga CBD”. Esto no significa que el CBD no presente beneficios terapéuticos, sino que los vendedores no pueden publicitar sus productos apelando a beneficios terapéuticos, dado que no están regulados como medicamentos.

Los veteranos de EEUU. reclaman la desclasificación federal del cannabis

Los veteranos de EEUU siguen sin tener acceso al cannabis en el sistema de salud federal de EE.UU.

 

¿Podéis imaginar un colectivo cuya tasa de suicidio sea de una media de 20 al día? ¿Y qué tiene esto que ver con el cannabis? Hablamos de los veteranos de guerra estadounidenses, un colectivo que, según un estudio publicado en 2016 por el Departamento de Asuntos de Veteranos de los Estados Unidos (VA), registró en 2014 una media de 20 suicidios al día (¡¡¡7300 al año!!!).

A estas cifras horribles y alarmantes le hemos de sumar el índice de dolores crónicos severos entre los veteranos, un 40 por ciento mayor que entre los civiles. Además, según el VA, hasta un 20% de los 2,7 millones (has leído bien) de veteranos de las guerras en Irak y Afganistán experimentarán depresión y estrés post-traumático.

Como ya hemos relatado múltiples veces, entre las propiedades del cannabis tomadas en serio por la ciencia, están las de poder tratar estas condiciones propias de los veteranos de guerra: dolores crónicos, depresión, ansiedad, trastornos del sueño, estrés post-traumático… pero los médicos de la Veterans Health Administration (VHA) siguen recetando cócteles de medicamentos peligrosos como opiáceos y benzodiacepinas, incluso en aquellos estados donde el cannabis terapéutico es legal.

Esto se debe a que la VHA es un organismo federal y el cannabis sigue clasificado como sustancia de tipo 1 en la ley federal de sustancias controladas. Esta clasificación presupone dos aspectos que, atribuidos al cannabis, resultan absolutamente falsos: a) que no tiene propiedades medicinales reconocidas y b) que presenta un elevado poder de adicción. Así pues, por muy legal que sea el cannabis en un estado, el VHA nunca lo reconocerá como tal.

 

El gobierno federal de EE.UU. sigue negando la evidencia científica sobre las propiedades terapéuticas del cannabis, es por ello que los veteranos de EEUU reclaman la desclasificación del cannabis.

El gobierno federal sigue pues negando a los veteranos el acceso a una opción alternativa de tratamiendo demostradamente más segura. Con las cifras terribles que mostramos más arriba, sumado a que la mayoría de estados ha legalizado el cannabis medicinal y con el reconocimiento del potencial terapéutico por parte de profesionales del Colegio Americano de Médicos, la Asociación Americana de Salud Pública y la Asociación Americana de Enfermeros, los veteranos se preguntan cuánto más ha de subir el índice de suicidios para que el gobierno recapacite y cambie la ley federal sobre el cannabis. Además, esto no se trata de un capricho de cuatro veteranos fumetas, sino de un reclamo generalizado de más del 80% de veteranos de guerra.

Por nuestra parte, mientras defendemos la conveniencia de facilitar el acceso al cannabis a veteranos con desórdenes y problemas médicos derivados de la guerra, no podemos dejar de pensar que la primera línea de acción para reducir la tasa de suicidios y problemas mentales y físicos de los veteranos, pasa por que EE.UU. deje de meterse donde no le llaman, enviando a la juventud de su nación al matadero para poder seguir siendo el gallo del corral.