Cannabis para hacer deporte

La legalización y normalización del cannabis en muchos estados de EE.UU. pone de manifiesto su común consumo entre los deportistas, ya sea para realizar su actividad física o para recuperarse.

 

Como hay que ponerle un nombre a todo, está surgiendo el concepto de “cannatleta” para referirse a los deportistas que practican sus disciplinas bajo los efectos del cannabis. Según ellos, el cannabis les ayuda a mejorar la concentración y relajación durante el ejercicio físico y a gestionar mejor el dolor y el agotamiento en la recuperación tras ejercicios intensos o particularmente duros, como alternativa a analgésicos opiáceos y medicamentos prescritos.

 

En una reciente entrevista en un podcast de Simms & Lefkoe, el ex jugador de los New England Patriots Martellus Bennett, estimaba que alrededor del 90 % de los jugadores de la NFL consumen marihuana, a pesar de no estar permitida por la liga, porque les ayuda a gestionar el enorme estrés físico al que están sometidos durante la temporada. Aunque la cifra podría ser una exageración, es un indicativo de que entre los deportistas de la NFL y otras ligas, el cannabis no se trata de un elemento extraño o tabú, más aun teniendo en cuenta que más del 50% de los jugadores usan opioides durante su carrera y más del 70% han abusado de las drogas de alguna forma. La popularización del cannabis entre los deportistas sometidos a un intenso nivel de estrés físico (y en muchas ocasiones mental) no es de extrañar, dado que su potencial de adicción es muy inferior al de los opiáceos y sus daños secundarios mucho menores.

 

Al fin y al cabo, el cannabis tiene mucho más que ver con comilonas de patatas fritas que con sobredosis mortales.

 

Es tal el nivel de normalización social de esta situación de consumir cannabis para hacer deporte (aquí debo manifestar una sana envidia) que la policía estatal de Massachusetts, en una campaña para concienciar acerca del uso del cannabis, hacía un guiño a lo que aquí relatamos: “Hacer ejercicio colocado es legal. Conducir no.”

 

“Es un fenómeno extraño, pero es un fenómeno cada vez más común”, dice Peter Grinspoon, médico de atención primaria del Hospital General de Massachusetts y autor del libro “Free Refills: Un médico se enfrenta a su adicción”. “El hecho de que mucha gente diga que les ayuda no puede ser ignorado.”

 

La asociación deporte-marihuana comienza a ser una tendencia, más que un tabú. Por ejemplo, Jim McAlpine, organizador de los 420 Games con sede en California, invita a los participantes a hacer ejercicio bajo la influencia del cannabis. Pero, por supuesto, en general se impone la racionalidad y el sentido común que definen a las sociedades modernas y avanzadas, e incluso los más acérrimos defensores del “spliff-and-lift” (una forma coloquial de referirse a hacer ejercicio bajo los efectos del cannabis) reconocen que no es una práctica recomendable para todo el mundo, especialmente para quienes no tienen experiencia. Como en todo, uno a de conocer sus límites y qué productos y dosis son útiles o perjudiciales. Con el cannabis la ventana de beneficios cuando se consume para el deporte es muy estrecha y es muy fácil caer fuera de ella.

 El cannabis para hacer deporte aporta muchos beneficios

En determinadas disciplinas deportivas, los consumidores reportan mayor concentración y una emergente capacidad de abordar enfoques que no están ahí cuando se está sobrio, revirtiendo en una actividad más creativa y espontánea o proporcionando mayor agilidad mental para resolver situaciones durante la práctica deportiva. También ayuda a vencer el aburrimiento en actividades monótonas que se extienden por un lapso de tiempo dilatado, como las carreras de fondo.

 

También hay que tener en cuenta que las diferentes variedades de cannabis producen diferentes efectos. En este sentido Eric Wilson, entrenador personal y propietario de Movement Sciences en Boston, prevé que en los próximos años surgirán extractos y cepas de cannabis diseñados específicamente para determinadas actividades deportivas (y no deportivas). Por ejemplo, dice, “si vas a pescar, tal vez quieras una mezcla de índica. Si quieres correr una gran distancia, tal vez una mezcla diferente.”

 

En el mundo del deporte en EE.UU. se multiplican las voces que piden que las ligas profesionales permitan el uso del cannabis. Por ejemplo, el ex comisionado de la NBA David Stern abogaba por la eliminación del cannabis medicinal de la lista de sustancias prohibidas por la liga.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *