El cannabis legal sin THC llega a París

La ley francesa se ha relajado un poco y ahora permite vender, como en Suiza e Italia, cannabis que contenga una concentración inferior al 0,2% de THC, el cannabinoide psicoactivo de la planta, lo que ha impulsado la apertura de dos coffee-shops en París.

Este cannabis con bajo contenido en THC no produce el subidón que atrae a los consumidores recreativos de cannabis ni posee los efectos terapéuticos asociados a este cannabinoide, pero puede contender mayores concentraciones de CBD, un cannabinoide no psicoactivo y con reconocidas propiedades terapéuticas.

Por el momento dos “coffee-shops” han abierto sus puertas en la capital francesa, atrayendo a numerosos clientes curiosos que han tenido que hacer cola para acceder al producto.

Lo propietarios de los coffe-shops aseguran que su producto está pensado para aquellos que les guste el sabor y aroma de la planta, y no para quienes busquen colocarse. El propietario de Cofyshop, Joaquim Lousquy, consciente de que cualquier paso en falso le puede arruinar la oportunidad de negocio de la que es pionero en la capital, se cura en salud: “no hay efecto psicotrópico. No es una medicina ni un relajante. No le aconsejo a nadie fumar cannabis. Lo vendemos como cualquier otro artículo, como una tienda de muebles vende mesas o sillas”. Claro. Las sillas son para sentarse y el cannabis, oficialmente, es para decorar. Su prudencia emana del mismo avispamiento que le hizo pensar en abrir su tienda al percatarse de que las leyes francesas se relajaban un poco respecto al cannabis. Cofyshop vende su “cannabis light”, como se le conoce en Italia, a un precio de alrededor de 12€ por gramo, además de sirope, aceite para masajes e infusiones de CBD.

Stéphane Bélaiche, de E-Klop, el otro negocio que ha abierto en París, también opta por la prudencia a la hora de pronunciarse, y asegura que no vende productos CBD “para que puedan ser fumados en un cigarrillo de marihuana, sino para que la gente encuentre otro sabor para disfrutar.” De hecho, el mismo producto, importado de Suiza, contiene una etiqueta que advierte: “No fumar”, pero los clientes entienden, o creen entender los guiños y comillas implícitos.

Con respecto a estos productos CBD, sus defensores aseguran que alivian la ansiedad y tienen efectos analgésicos, pero la Autoridad Sanitaria Francesa insiste en que “ningún beneficio terapéutico puede ser reclamado por los fabricantes o vendedores o cualquier producto que contenga CBD”. Esto no significa que el CBD no presente beneficios terapéuticos, sino que los vendedores no pueden publicitar sus productos apelando a beneficios terapéuticos, dado que no están regulados como medicamentos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *