Cannabis de laboratorio para la industria farmacéutica

La reciente asociación entre Ginkgo Bioworks, una startup de Boston dedicada a la creación de bienes de consumo en laboratorio a partir de microorganismos, y Cronos, un productor canadiense de cannabis, podría abrir la puerta a una producción más eficiente y económica de cannabinoides para la industria farmacéutica.

 

Quizá uno de los principales retos del cannabis en la industria farmacéutica, sea la forma de convertir la planta en medicamentos de una forma eficiente y económica. Los métodos convencionales de cultivo siguen siendo muy costosos, por no hablar del maremágnum de confusas leyes entre países y estados que convierten el proceso de aprobación de medicamentos basados en el cannabis en un auténtico engorro.

 

Jason Kelly, CEO de Gingko Bioworks, tras meses de búsqueda, se topó con Cronos.

“Tenían salas verdes, pistas automatizadas para mover las plantas, pruebas de A a B en varias configuraciones de luz… ¡todo! Era exactamente lo que estábamos buscando”, contaba Kelly a Business Insider.

 

Kelly iba detrás de alguna compañía de cannabis que le permitiese aplicar sus técnicas para producir cannabis en laboratorio con potencial terapéutico, y Cronos parece ser la opción ideal, por lo que, tras un acuerdo de 122 millones de dólares, Gingko Bioworks podrá jugar con el ADN del cannabis para producir hasta ocho cannabinoides como el CBD (no psicoactivo y con múltiples propiedades terapéuticas), el THC, además de otros que se presentan en menores cantidades en la planta pero con un gran potencial farmacéutico, empleando fragancias y levaduras a través de procesos que la compañía ha ido perfeccionando.

“Más allá del THC y CBD, hay toda una clase de cannabinoides raros [en la planta], pero acceder a ellos a un costo remotamente razonable no ha sido factible”, dice Kelly.

 

Cannabis de laboratorio en vez de en cultivos

 

La idea es obtener estos ingredientes básicos para medicamentos a menor coste y en mayores cantidades mediante procesos similares a los que emplea Ginkgo Bioworks para “diseñar” microorganismos a la carta. Estos ingenieros de microorganismos utilizan la biónica para reemplazar tecnología por biología. Su área de trabajo es tan prometedora y exclusiva, que algunas grandes compañías como Bayer AG y Cargill se han asociado con ellos.

 

Estos métodos aplicados al desarrollo de medicamentos basados en el cannabis tienen un futuro muy prometedor, dado que ayuda a solucionar la obtención de cannabinoides de una forma más eficiente y menos engorrosa que a través de cultivos tradicionales, algo que persiguen las compañías farmacéuticas desde hace mucho tiempo.

 

“Hay tanto trabajo de nuevos descubrimientos en el área farmacéutica, que ahora es posible usar nuestro enfoque”, dijo Kelly. “Se trata definitivamente un área que nos entusiasma.”

 

Fuente: Business Insider

Imagen cabecera: Chris Wattie/Reuters

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *